La coalición se convirtió en la tercera fuerza política

 

El conglomerado liderado por Beatriz Sánchez tiene un gran abanico para negociar con Alejandro Guillier de cara al ballottage. Sin embargo, hay quienes ven como traición negociar con un representante de la política tradicional.

Cuando el polvo que levantó la elección presidencial del pasado domingo en Chile comienza a disiparse, también aparecen los primeros recuentos en frío, lejos de los acalorados análisis del domingo por la noche, donde muchos de los que ganaron abultaban más ese triunfo con arengas ampulosas y los que perdieron minimizaban la derrota con discursos de bajo calado. Lo primero es señalar que la segunda vuelta no será pan comido para Sebastián Piñera, que deberá enfrentarse al senador Alejandro Guillier, que representa a Fuerza de la Mayoría. El multimillonario empresario, logró el 36 por ciento de los sufragios, muy por debajo del 45 por ciento que indicaban las encuestas previas y que incluso lo llevó a soñar con un triunfo en primera. Los electores dijeron otra cosa y la duda e incertidumbre se posó sobre sus adherentes, que ya no cantan victoria a grito pelado, sino que más bajo, con susto en algunos casos.

Por el lado de Guillier, tampoco las cuentas deben ser muy alentadoras, apenas un 22 por ciento y con el sorpresivo 20 por ciento de Beatriz Sánchez, la candidata del Frente Amplio –coalición más a la izquierda y transformista que la aún pacata centroizquierda chilena– pisándole los talones y que con su excelente votación, transformó a su sector en la tercera fuerza política de Chile y a ella en la principal ganadora de estos comicios, donde la alta abstención sigue siendo un fantasma que sigue preocupando.

Lograron 20 diputados y un senador. Hasta antes de estas elecciones, contaban con apenas tres parlamentarios y un alcalde de peso en Valparaíso. Ahora, con la chapa de proyecto político grande, el Frente Amplio tiene un amplio abanico para negociar con Guillier, su aliado que podría pensarse como natural dada el paladar político de sus miembros, pero que no es así. Ahora, el conglomerado liderado por Giorgio Jackson y Gabriel Boric, diputados reelectos con amplia mayorías e hijos sobresalientes de la crisis estudiantil del 2011 (que puso en jaque a Piñera, derribando a varios de sus ministros de Educación), saben que tienen en sus manos, buena parte de los resultados del ballottage del próximo 17 de diciembre.

Parte de estos resultados se explican en los detalles. Mientras los otros candidatos se reunieron en lujosos hoteles de Santiago de Chile tras las elecciones del domingo, el Frente Amplio se instaló en plena calle de un barrio de clase media.

Como cuenta una crónica de La Tercera, la iluminación era insuficiente. No había comida para los invitados ni salón de prensa. Los asistentes no solo eran militantes y periodistas: había estudiantes, parejas de homosexuales, niños.

El contraste con los partidos tradicionales está en la esencia del Frente Amplio. Su acto del domingo lo reflejaba.

“Vamos a ir a una conversación”, aseguró Sánchez quien en la víspera decía que no pedirá a su gente votar por Guillier.

Pero el teatro de operaciones se modificó y su nuevo capital político puede lograr concesiones relacionadas con su programa como cambiar la Constitución heredada del dictador Augusto Pinochet.

No será del todo fácil. Dentro del Frente Amplio, que está conformado por 11 asociaciones, muchos ven como una traición negociar con un representante de la política tradicional como Guillier.

El movimiento que se destapó en las protestas estudiantiles de 2011, tiene sus mayores adherentes entre los jóvenes, y se proyecta como una alternativa a la política binominal que gobernó a Chile por los últimos 19 años.

 

na20fo01 13

EFE / Guillier trabaja en los puentes que deberá tender con el Frente Amplio.

 

“En el seno de su nacimiento está su mayor obstáculo: no poder negociar con las principales fuerzas políticas del país”, dice el análisis de La Tercera.

“Sus integrantes son todos de izquierda, pero no son todos iguales; y su voto no es popular, sino el del estudiante, del ilustrado”, le dijo a BBC Mundo José Cabezas, politólogo de la Universidad Diego Portales, en Santiago.

Cabe consignar que en 2010, cuando ganó Piñera, el joven político Marco Enríquez-Ominami obtuvo un también sorpresivo 20% y se proyectó como una renovación de la Concertación que gobernó al país desde 1990; sin embargo, el en ese entonces joven dirigente no negoció con el candidato democratacristiano que competía en la segunda vuelta, Eduardo Frei, y finalmente Piñera llegó a La Moneda luego de 50 años sin que la derecha lo lograra. MEO, como le conocen en Chile, no terminó de despegar e incluso fue candidato el domingo y obtuvo un 5%.

Cabezas sostiene que Sánchez tendrá que ser hábil en su relación con la política tradicional, que sigue siendo mayoritaria, si no quiere desinflarse. “Llegamos para quedarnos”, es su último eslogan. “Si las encuestas hubieran dicho la verdad (le daban hasta un 9 por ciento de los votos), estaríamos en segunda vuelta”, acusó la dirigente.

En ese escenario, Alejandro Guillier, ya trabaja en los puentes que deberá tender con el Frente Amplio y la Democracia Cristiana si quiere ponerse la banda tricolor. En su primera entrevista tras las elecciones publicada por EMOL, aseguró que con ambos sectores tiene muchas coincidencias en la “esencia” de los programas, pero aclaró que no negociará sólo con el fin de atraer esos votos, ya que prefiere ser coherente con el país. “A veces más vale perder defendiendo tus principios, a entregarlo todo a un triunfo porque después tienes que cumplir lo que dijiste y si después vienes y no cumples, la gente se va a sentir engañada”.

El candidato reconoció que se sintió sorprendido por los resultados que obtuvo el Frente Amplio y que eso representó la nueva generación de chilenos que está interesado en la política que no se siente representada por los dos bloques hasta ahora posicionados en el país, pero señaló que no por eso “les voy a decir, ya pásame tu programa, voy a gobernar con el tuyo...No hay que empezar a confundir las cosas. No es mi tarea empezar a negociar. Mi tarea es dirigir un mensaje al país y si ese mensaje le hace sentido a la Democracia Cristiana, al Frente Amplio y a la izquierda, la idea es obviamente integrarlos.

Por el lado de la DC, las cosas parecen menos complejas a la hora de los apoyos, no así en el seno interno. La candidata y actual senadora Carolina Goic renunció ayer a la presidencia de la Democracia Cristiana, tras la derrota electoral y parlamentaria que enfrentó la colectividad el domingo.

“Nuestra campaña se ha basado en la ética y la responsabilidad, hoy en el momento de la derrota esos conceptos están más presentes que nunca...no necesito que nadie venga a pedirme la renuncia, menos por la prensa y lejos de la institucionalidad del partido. Yo a diferencia de otros asumo y asumiré siempre mis responsabilidades”.

Respecto al respaldo a Guillier, le entregó un apoyo implícito: “es él quien debe liderar la tarea que se le ha encomendado. Será su responsabilidad como candidato tomarlas, si lo estima pertinente, y conducir este proceso con todos aquellos que queremos seguir avanzando en el desarrollo que requiere nuestro país”.

Desde la vereda del frente, hasta el comando de Sebastián Piñera, llegaron los presidentes y secretarios generales de Chile Vamos, para reunirse con su abanderado. Cita que estuvo marcada por el análisis de los resultados de las elecciones del domingo y ante los cuales se hicieron algunas autocríticas, pensando también en la estrategia de la segunda vuelta. Es que el 36,64% de los votos obtenido por el ex mandatario, estaba por debajo de las proyecciones.

“Mantendremos el rumbo, no nos vamos a izquierdizar ni a derechizar”. “Yo creo que hubo un exceso de triunfalismo, yo creo que hubo una mala lectura de las encuestas, lo reconocieron también quienes hacen las encuestas. Pero al final del día lo importante es que se suman todos los votos del sector, estamos en un escario muy parecido al del 2009”, afirmó la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe.

En la misma línea, uno de los voceros del comando y senador Alberto Espina (RN), planteó que “nosotros sinceramente en el comando siempre fuimos muy cautelosos, lo que sí hubo en sectores de nuestros partidarios una sensación de exitismo, de que esta era una carrera corrida, de que la elección estaba ganada y nosotros advertimos siempre que lo que nos interesaba era obtener 10 puntos sobre nuestro competir y eso se logró”.

Las fichas de la derecha ahora estarán puestas en un mayor despliegue territorial de alcaldes, salir a la calle a buscar el voto, que siendo el mismo, hoy vale mucho más que hasta antes del domingo.

 

na21fo01 15

EFE / Piñera ganó la primera vuelta con menos de lo esperado.

 

 

Publicado en Internacional
Sábado, 18 Noviembre 2017 07:53

Los independentistas, juntos pero no revueltos

 

Tres formaciones del bloque se presentan por separado, con Puigdemont como candidato desde Bélgica y Junqueras desde la prisión. Podemos se une al partido de Colau. Socialistas, PP y Ciudadanos son las opciones unionistas.

 

Desde Barcelona

El rompecabezas catalán renueva sus piezas para intentar rearmarse, por fin, tras las elecciones impuestas por Mariano Rajoy el 21 de diciembre. Los últimos dos meses frenéticos no solo acabaron con políticos encarcelados, gobernantes exiliados en Bruselas y una Comunidad autónoma intervenida por el Ejecutivo central sino también que trajeron consigo la reconfiguracióñ de los partidos de cara a los próximos comicios regionales.

La primera novedad llega desde el propio independentismo, el cual optó –después de semanas de negociaciones– por romper la coalición que lo llevó al gobierno de Cataluña en 2015 y presentar este viernes listas separadas. Aunque el partido de Carles Puigdemont, PDeCAT, hizo todo lo posible por mantener el bloque unido, ni Esquerra Republicana (ERC) ni la formación anticapitalista CUP quisieron repetir el pacto, por lo que el “tripartito” que gobernó los últimos años bajo el paraguas del secesionismo no podrá reeditarse. No obstante esta disolución, desde las filas independentistas se insiste en que habrá una estrategia en común para “ensanchar muchísimo la base independentista y afrontar con garantías las elecciones del 21 de diciembre” o, al menos, así lo aseguró la secretaria general de ERC, Marta Rovira, al volver esta semana de un viaje a Bruselas para reunirse con Carles Puigdemont. Su objetivo, según declaró la dirigente republicana, es “obtener de nuevo la mayoría en escaños entre las candidaturas secesionistas y superar, de manera conjunta, el 50% en votos”, lo cual, desde su punto de vista, les daría la legitimidad necesaria para seguir adelante con el proyecto de la independencia.

Juntos pero no revueltos, así se presentarán los partidos defensores de la separación de España. El presidente catalán destituido, Carles Puigdemont, volverá a ser cabeza de lista de su formación aunque, para ello, los actos de campaña los tenga que hacer desde Bélgica. Ayer el líder independentista y los consellers cesados por la aplicación del artículo 155 de la Constitución declararon ante los tribunales belgas a la espera de que el juez decidiera si acepta o no la petición de extradición de la Audiencia Nacional española, pero el magistrado no decidió. La resolución se pospuso para el 4 de diciembre con el objetivo de que “las defensas puedan tener más tiempo para hacer sus alegaciones por escrito”, explicó el abogado del expresident. Además, sea cual sea la decisión del juez, tanto la defensa como la fiscalía podrán recurrirla hasta dos veces, por lo que todo el proceso es susceptible de alargarse hasta dos meses.

En cualquier caso, el ex president, será el candidato presentado por su partido para el 21 de diciembre, repitiendo fórmula pero no nombre. Los del PdeCAT en vez de integrar la coalición “Junts pel Sí” que hasta ahora formaba con Esquerra Republicana, serán parte de Junts Per Catalunya (JUNTSxCAT), una confluencia entre su actual partido y el antiguo, Convergència. Esta nueva– vieja– marca pretende diferenciarse de la anterior en que cuenta con una mayor presencia de figuras independentistas que no son necesariamente del mundo de la política. Así, la lista de Puigdemont tendrá como número dos al presidente de la asociación independentista Assemblea Nacional Catalana, Jordi Sánchez, encarcelado desde hace un mes en Madrid; ocupando puestos prominentes a los ex consejeros Clara Ponsatí –huida en Bruselas– y Jordi Turull, Josep Rull y Lluis Puig– los dos primeros en prisión preventiva y el tercero en Bruselas pendiente de extradición a España– y a periodistas, actores, escritores o historiadores fuertemente involucrados en la causa separatista.

Los republicanos, por su parte, también harán campaña desde la prisión. El partido que todas las encuestas dan, de momento, como vencedor en los próximos comicios regionales se presenta bajo la marca ERC-Catalunya Sí (ERC-CatSí) con su líder y ex vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, como candidato, aun encontrándose entre rejas por orden de la Audiencia Nacional a raíz de la declaración unilateral de independencia del pasado 27 de octubre. Los siguientes puestos en la lista también están ocupados por miembros del grupo “castigado” por la Justicia española y el gobierno del Partido Popular: Raül Romeva, Carles Mundó y Toni Comín en los números 3, 5 y 7 por Barcelona; Dolors Bassa como cabeza de lista por Girona, y Meritxell Serret liderando la de Lleida, son los consellers en prisión preventiva o en Bruselas que buscarán recuperar sus antiguas sillas en el Palacio de la Generalitat.

Para el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, sin embargo no es buena idea que quienes están en la cárcel por su papel en el proceso independentista se presenten a las elecciones sino que “deberían estar inhabilitados”. En una entrevista a la radio española COPE, el jefe del Ejecutivo afirmó que tanto el ex presidente Carles Puigdemont y su vicepresidente Oriol Junqueras están “inhabilitados políticamente” y que los ciudadanos tomarán nota de sus “mentiras”. “Ahora se le está diciendo a la gente que se les ha engañado. No solo no estaban preparados (para la independencia), sino que era imposible”, expresó Rajoy en referencia a las declaraciones que diversos miembros del bloque secesionista hicieron durante la semana matizando la inminencia de la separación de España. Pero más allá de las opiniones del líder conservador y de las aparentes reculadas de los independentistas, lo cierto es que Junqueras y los siete ex consejeros del gobierno catalán actualmente en prisión están todavía pendientes de juicio y, por tanto, pueden presentarse a las urnas mientras no haya sentencia firme de inhabilitación.

Contra los dos partidos independentistas competirá el que hasta la intervención del Poder central compartía con ellos el gobierno de la Generalitat, la plataforma anticapitalista CUP, quienes tras las cada vez mayores desavenencias con ambos irán a los comicios en solitario. Podemos, por su parte, se une a la formación de Ada Colau –después de que sus bases aprobaran la confluencia en una consulta– para defender en Cataluña la opción soberanista no independentista. Xavier Domènech será el número uno de Catalunya En Comú-Units Podem, una coalición que integran cinco partidos de izquierda favorables al derecho a decidir y a la implementación de políticas sociales como prioridad, por encima de la formación o no de un Estado independiente.

Dentro del bloque unionista estarán quienes apoyaron la aplicación del artículo 155 de la Carta Magna, es decir, la suspensión del autogobierno catalán para evitar que siguiera adelante el proceso hacia la secesión. Los socialistas, con Miquel Iceta a la cabeza, los populares, con Xavier García Albiol y Ciudadanos, con Inés Arrimadas, coinciden en repetir los candidatos de los comicios del 2015 y en conformar nuevamente la opción en las urnas para aquellos que rechazan el proyecto independentista.

 

 

Publicado en Internacional

 

El 1 de enero de 1994 un levantamiento armado en Chiapas, compuesto en su mayoría por indígenas mayas, hacía pública una declaración de guerra al Estado mexicano; dando a conocer el por qué de su lucha en la Primera Declaración de la Selva Lacandona que se concentraban en 11 demandas: Tierra, trabajo, alimentación, salud, educación, vivienda digna, independencia, democracia, libertad, justicia y paz.1

Su aparición coincidió con un año electoral, los zapatistas declararon abiertamente su no participación pero sí su apoyo al entonces candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Cuauhtémoc Cárdenas, quien fuera el primer civil por el que las bases zapatistas se movilizaron para darle un recibimiento masivo. Su relación con los procesos electorales ha sido más o menos la misma, declarar que su organización como tal no participa, pero puede apoyar a otros. Don Amado Avendaño, candidato a la gubernatura de Chiapas, fue otro de los que recibieron en su momento el apoyo zapatista en aquel 1994.

Hoy, junto con el Congreso Nacional Indígena (CNI) fundado en 1996,2 como parte de los esfuerzos entre el EZLN y varias representaciones de pueblos indígenas para formar una plataforma común, llevan adelante una iniciativa en la que impulsan a una mujer indígena (una de las fundadoras del CNI junto a otras mujeres y hombres), como su representante y vocera, para aparecer en las boletas electorales de 2018: María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy. Su registro es fundamental para aparecer en las papeletas de la elección como la imagen “individual” de la propuesta colectiva a la presidencia del país, o como el “símbolo de los tiempos y las demandas populares.”

 

thumbnail con marichuy8 640x427

 

La vocera candidata inició su gira por el país en septiembre pasado, para recabar las firmas necesarias para su registro ante el Instituto Nacional Electoral (INE), con las bases de apoyo y la estructura militar del EZLN, en el estado que vio también su nombramiento: Chiapas. En su recorrido por los 5 Caracoles zapatistas, Marichuy recibió las muestras de apoyo de las bases civiles y el EZLN volvió a mostrar su presencia en gran número, que da fe de no ser una fuerza política menor.

¿Pero entonces, hay candidata a presidente o hay vocera candidata o todavía no hay candidata?

Las emociones ya se agolpan y las acciones de simpatía hoy se logran ver más en las redes sociales que en las calles, pero esto apenas comienza. Lo cierto es que el CIG, el EZLN, el CNI y todas las redes de apoyo tenemos como primer compromiso lograr alcanzar las 867 mil firmas de apoyo en por lo menos 17 entidades federativas, hasta el 12 de febrero de 2018, lo cual demanda una labor titánica en un escenario adverso por donde se le vea. A pesar que el zapatismo guarda una gran vitalidad dentro de sus comunidades y bases civiles, no sucede lo mismo a nivel nacional.

Recordemos que en 1995, apenas a un año de su aparición pública y ante un muy reciente proceso electoral perdido, los zapatistas declaraban: “señalamos en nuestra Tercera declaración de la Selva Lacandona, (la necesidad de) un Movimiento para la Liberación Nacional que junte todas las fuerzas, a todos los ciudadanos y organizaciones que luchan contra el sistema de partido de Estado. Un movimiento que encuentre el punto en el que todas las fuerzas democráticas coincidan. Un movimiento que enarbole un programa de lucha común. Un movimiento que proponga un plan de acción nacional de lucha por la democracia, la libertad y la justicia para todos los mexicanos, y por la defensa de la soberanía nacional.”

 

thumbnail con marichuy1 640x427

 

Hoy declaran su oposición a todas las fuerzas políticas electorales: “Ninguna reivindicación de nuestros pueblos, ninguna determinación y ejercicio de autonomía, ninguna esperanza hecha realidad ha respondido a los tiempos y formas electoreras que los poderosos llaman democracia. Por lo que no sólo pretendemos arrebatarles el destino que nos han quitado y desgraciado, pretendemos desmontar ese poder podrido que está matando a nuestros pueblos y la madre tierra y las únicas grietas que hemos encontrado y que han ido liberando conciencias y territorios, dando consuelos y esperanza están en la resistencia y rebeldía.”4

“Nuestro llamado es a organizarnos en todos los rincones del país, para reunir los elementos necesarios para que el Concejo Indígena de Gobierno y nuestra vocera sea registrada como candidata independiente a la presidencia de este país y sí, echarles a perder su fiesta basada en nuestra muerte y hacer la propia, basada en la dignidad, la organización y la construcción de un nuevo país y de un nuevo mundo.”

Bueno, la cosa es que se necesitan las miles de firmas; pensando en que la sociedad civil nacional ha tenido un papel fundamental en algunas de las iniciativas zapatistas precedentes, podríamos tener de referencia dos concretas: la Consulta Nacional e Internacional de 1995, donde como hoy, fue posible con recursos de simpatizantes, y en la cual participaron 1,300,000 personas, Alianza Cívica fue clave y sí, también se necesitaba credencial de elector para poder participar o en su caso, un documento con fotografía oficial. Y el otro precedente es la “Consulta Nacional por el Reconocimiento de los Derechos Indígenas y por el Fin de la Guerra de Exterminio” realizada el 21 de marzo de 19995 y en la cual participaron 2 millones 854 mil personas, con credencial para votar o documento con fotografía oficial, cartilla militar, cédula profesional o credencial de escuelas; la fundación Arturo Rosenblueth, fue la encargada del cómputo de resultados de esa jornada.

Hoy el llamado es a recoger casi un millón de firmas en 17 estados, y es como una especie de consulta, no un llenado de plazas, no una marcha; al pedirte la firma es como invitarte a que digas SÍ, que Marichuy.

logre su registro, SÍ, que el CIG esté en las boletas electorales en 2018 con el nombre de la vocera, SÍ que el CNI-EZLN entren al escenario electoral cumpliendo las formalidades para “echarles a perder la fiesta”, como afirman los zapatistas y el CNI.

En el escenario electoral donde todos buscan los votos y alcanzar la presidencia, la iniciativa de CNI-EZLN que va por los medios y la organización, sigue siendo uno de sus paradigmas más riesgosos.

Todavía hay mucho que responder, pero pensamos varios que todas las preguntas se reducen en este momento a una sola ¿Lograremos el registro de la vocera ante el INE?, la historia ha demostrado que no sólo es alcanzable sino necesario, porque son iniciativas como estas las que siguen poniendo el “dedo en el renglón”, en los temas de fondo, no en la frivolidad de la politiquería. Evidentemente no son ni las únicas, ni siquiera las mejores, pero las iniciativas zapatistas son una constante en poco más de dos décadas, para bien y para mal, y algunas han permitido avances en la vida política nacional, mismos que están amenazados y son agraviados todos los días por un sistema político entrelazado con el crimen organizado, imposibilitado por su falta de visión de Estado, por un pensamiento empresarial que todo lo define como mercancía y como utilidad.

La campaña del CNI-EZLN es una nueva paradoja en el contexto de la cultura política mexicana donde se hace a un lado al líder máximo (hombre en todos los casos), donde no es un partido político tradicional, donde la vocera candidata siempre va acompañada de miembros del CIG, donde el proyecto es el CIG y no la candidata vocera, donde se vuelve a poner a prueba el racismo, el clasismo y la misoginia mexicana. Si bien muchos quisieran ir por todo en esta coyuntura, hay que ir por lo primero, que son las firmas para lograr el registro, ya después vendrá lo que falta por hacer.

 

 

Publicado en Internacional
Miércoles, 08 Noviembre 2017 06:13

Puigdemont sube la apuesta en Bélgica

Rodeado por los ministros que viajaron con él a Bruselas, y por 200 alcaldes independentistas, instó a las autoridades europeas a decir si apoyarán al nacionalismo catalán si gana los comicios de diciembre. Habló de "fascismo español".


Carles Puigdemont embistió hoy desde Bruselas contra la Unión Europea por su apoyo al gobierno español en la crisis catalana y lanzó el desafío: ¿el bloque continental aceptará la voluntad independentista?. Así lo hizo en una comparecencia en Bruselas en un acto que le organizaron 200 alcaldes proclives a la independencia, que viajaron a la capital belga.


“Debemos saberlo, ¿aceptarán ustedes o no el resultado de los catalanes? Porque si la elección es seguir apoyando un Estado independiente, ¿lo aceptarán? ¿O seguirán ayudando al señor Rajoy en este golpe de Estado?”, inquirió Puigdemont en el acto refiriéndose al titular de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y al presidente del Parlamento Europeo, Antonio Trajani, respecto de la votación del 21 de diciembre, en la que se votará un nuevo parlamento en Cataluña. También se dirigió a ambos para preguntar si “¿es ésta la Europa que quieren, la que manda un gobierno a prisión?” y reclamó el por qué de su apoyo a España, a la que catalogó como "una democracia fallida".


El acto significó la reaparición pública del destituido presidente de la Generalitat, luego que la justicia belga le concediese la libertad mientras se debate sobre el pedido de arresto y extradición a España por parte de la Audiencia Nacional de España. La idea era hacer la presentación en el Parlamento Europeo, pero finalmente se hizo en el Palacio de Bellas Artes de Bruselas, donde se convocó a una reunión en la cual no estaba anunciada la presencia de Puigdemont.


El líder nacionalista habló junto a los cuatro ex ministros de su gobierno sobre los que también pesa orden de detención. Habló tras el respaldo explícito de los alcaldes a la independencia, en un reclamo de reconocimiento del proceso soberanista por parte de la Unión Europea. “Europa está mejor protegida por todos aquellos que protegieron las urnas el 1 de octubre que por la Policía que les golpeó”, dijo para reivindicar el polémico referéndum que desató la crisis institucional.


Puigdemont habló en francés y fustigó al “fascismo español”, que “ejecutó a Lluís Companys” (el líder nacionalista que declaró la independencia en 1934 y luego fue fusilado por el franquismo), y que “hoy, en 2017, con impunidad total, participa en las manifestaciones convocadas por el partido del Gobierno de España. Ese fascismo es lo que hay ahora en España, esto es lo que hay ahora en el clan del 155”. Así criticó también la aplicación del artículo 155 de la Constitución de España, que permitió su destitución y la intervención del gobierno de Madrid.


Mientras hablaba era ovacionado por los presentes, al grito de “presidente, presidente” y “libertad”. Además de los alcaldes que viajaron, también estuvieron presentes varios eurodiputados de los nacionalismos vasco y gallego, y también del Sinn Fein irlandés y la Liga del Norte de Italia, que escucharon a Puigdemont preguntarse “por qué no hay reacción en Europa”, y pidiendo a la UE “que no mire para otro lado”.


Hubo, además, una referencia al rey. “De Felipe V a Felipe VI, desgraciadamente, nuestra historia está llena de suspensiones, intervenciones, de golpes de estado, encarcelamientos, persecuciones, prohibiciones”. El acto se cerró con todos entonando el himno catalán.


Uno de los eurodiputados presentes, Joseph Maria Terricabras, de Ezquerra Republicana de Cataluña, afirmó por su parte que "Juncker dice que no quiere ver Europa con 80 u 85 o no sé cuántos dijo pequeños países. ¡Eso lo dijo él, que viene de Luxemburgo, que es mucho más pequeño que muchas ciudades de Cataluña. Espero que cambie de idea". Fue uno de los encargados de organizar el evento, que podría haber costado entre 7 y 10 mil euros. “Es la pregunta marxista. ¿Quién paga esto?”, fue la respuesta de Terricabras ante la consulta. Tampoco quiso decir cómo se financió el viaje de los alcaldes y cómo se sostiene Puigdemont en Bruselas

Publicado en Internacional

Hace cincuenta años cuando se fundó CLACSO, resultaba difícil imaginar la importancia que tendría nuestra institución en la región, no sólo en el plano académico sino como referente para quienes pensamos a Latinoamérica y el Caribe como un territorio de independencia económica y cultural, integración, inclusión y a la vanguardia de los debates y propuestas que permitan abordar la crisis civilizatoria del nuevo milenio. Hoy CLACSO es un referente para las Ciencias Sociales en el mundo y eso, se lo debemos a generaciones de investigadoras e investigadores que han trabajado para ello; debemos sentirnos muy orgullosos de nuestras raíces plurales que hicieron posible la construcción, en la realidad, de un sueño colectivo.


Las ciencias sociales no son una moda, ni un nicho de sectores académicos, sino un factor clave en los procesos de toma de decisiones, llamadas a permear la gestión de los asuntos públicos, aún cuando hoy día lo haga con timidez. Ante la realidad actual llena de desafíos que permitan resguardar a la humanidad, llegó la hora de convertir el esfuerzo de miles de científicas y científicos sociales del continente Latinoamericano y Caribeño y de otros que se han venido sumando, en la fuente inagotable de ideas y conocimientos para la construcción de un destino de justicia social, bienestar colectivo y progreso para los habitantes de este hermoso y muchas veces sometido territorio nuestroamericano. En ese sentido, se hace impostergable allanar los caminos para que los procesos y las dinámicas, que se generan a partir de logros tan importantes como la Red de Postgrados o los GT CLACSO, se conviertan en un referente sustantivo para la incidencia política y la toma de decisiones gubernamentales; en consecuencia debemos elevar nuestra capacidad de interacción, de mediación Política -con “P• mayúscula- con el mundo de los decisores. Ello no implica desconocer la disputa ideológica presente hoy en nuestras sociedades, se trata de escuchar, proponer y trabajar en diálogo permanente con los gobiernos, desde nuestros referentes, para contribuir a alcanzar mayores niveles de inclusión y justicia social en la región. En consecuencia las Ciencias Sociales tienen el desafío de allanar el camino de la viabilidad política para las propuestas resultantes de la investigación social; CLACSO es una de las pocas instituciones en la región que está en la capacidad de hacerlo. Convirtamos esta fortaleza en voluntad de transformación.
Esta posibilidad adquiere una especial relevancia, dadas las profundas modificaciones que el neoliberalismo impulsa en el marco de la cuarta revolución industrial. La seguridad social, el mundo del trabajo, los sistemas escolares y de salud, están en la primera ola de choque que amenaza a retrotraernos en materia de seguridad jurídica a los albores de la segunda revolución industrial. La crisis civilizatoria que implica la posibilidad de extensión de la jornada laboral en la región a doce horas diarias y más de doscientas mensuales, son solo la punta del iceberg del ataque a la seguridad social de las y los trabajadores, los derechos a la educación, salud y la vida misma, presentados de manera “amigable” con el discurso de la singularidad tecnológica. CLACSO tendrá que jugar un papel estelar en los próximos años, en la construcción de narrativas y políticas que permitan la apropiación positiva del desarrollo tecnológico y la innovación que generará esta cuarta revolución industrial, sin descuidar con ello el análisis, explicación y contribución a la articulación de las resistencias ante nuevas formas de explotación, dominación y pérdida de derechos fundamentales, así como también de las luchas contra todas las opresiones y la invisibilización de las identidades históricamente postergadas como las mujeres, los pueblos originarios, las y los afrodescendientes, entre otros.


El crecimiento exponencial de los las actividades de CLACSO en los últimos años abre posibilidades reales para este trabajo, pero nos presenta nuevos desafíos al interior de la institución. Contar hoy en día con más de seiscientos centros de investigación y más de cien Grupos de Trabajo (GT), obliga –de cara a los próximos años- a revisar el modelo de gestión institucional, tomando en cuenta que tratar de redimensionarnos y adaptarnos al salto organizacional que hemos dado, no es un cuestionamiento a estilos ni modelos de gestión alguno. Se trata de insistir como ya otros y otras lo han hecho, en el alcance de mayores niveles de democratización en la configuración, desarrollo y acceso de la agenda de CLACSO en la región, de allí la absoluta sintonía en las propuestas que se han asomado en el seno del CD, para la construcción de una institución horizontal, con métodos abiertos a partir de los cuales puedan incorporarse a todos en la toma de decisiones fundamentales, tanto del Comité Directivo como de la Secretaría Ejecutiva. Precisamente el desarrollo tecnológico y el uso de la plataforma virtual actual de la institución, hacen que sea posible pensar en un mayor protagonismo de todos los centros miembros, en la orientación y destino de CLACSO para los próximos años. Atrevámonos a modelar desde nuestras dinámicas la sociedad que soñamos.


Desde esta perspectiva, la democratización de CLACSO pasa por pensar e impulsar una nueva y funcional estructura de funcionamiento, que descentralice y desconcentre algunas de las funciones y tareas que hoy asumen los órganos directivos. Como idea y necesidad sentida, planteamos la importancia de desarrollar algunas propuestas que cristalicen y hagan operativas las ideas que se han compartido sobre la territorialización de algunas de las dinámicas internas de gestión, lo que implicaría la modificación estatutaria que haga posible la creación de tres subsecretarias operativas, integradas al comité directivo: una en el Caribe, otra al norte y centro del continente y una tercera en algún otro país del sur. Esto tendría la ventaja de concentrar a la Secretaria Ejecutiva en el trabajo estratégico de articulación regional y mundial y posibilitaría una gestión más eficiente de los recursos conforme a la expansión que hemos vivido en los últimos años.


Por otra parte CLACSO está llamado a profundizar su capacidad de relacionamiento con los órganos nacionales y multilaterales para tener mayor capacidad de incidencia en las decisiones que toma la llamada “gobernanza” nacional, regional y mundial en la era de la globalización económica y la mundialización cultural. Al entender la investigación social como el camino para la construcción de conocimiento crítico en temas de particular relevancia social para la región, es urgente construir juntos un marco común de propuestas para enfilarnos en un plan de acción que nos inste a dialogar y presentar a los gobiernos de la región, las aspiraciones más sentidas en materia de políticas sociales expuestas en diferentes momentos por parte de las y los investigadores sociales de CLACSO, en permanente e imprescindible dialogo con los movimientos sociales. En este marco, particularmente se hace relevante el desarrollo de acciones que nos permitan analizar e incidir en las políticas en desarrollo relacionadas con el mundo del trabajo, dada la eminente agenda de precarización del mundo laboral, en especial la de los jóvenes, tal como lo alertan los diferentes informes que al respecto se han venido divulgando.


En consonancia, se hace relevante e imprescindible revisar y retomar con fuerza nuestra relación con UNESCO, UNICEF, PNUD, PNUMA, UNRISD, entre otras, ruta que nos puede permitir avanzar en la construcción de un Plan estratégico político-financiero que posibilite la capacidad de incidir en las agendas de discusión de interés para los Centros, así como de diversificar las fuentes y mecanismos de financiamiento de nuestra institución. Desde esta perspectiva y tomando en cuenta que el futuro de un CLACSO que ha crecido exponencialmente está asociado a nuestra capacidad de acceder a distintas fuentes de financiamiento que hagan sustentable esta expansión, se hace necesario cristalizar las propuestas para la transparencia y la gestión horizontal de los recursos, aspectos que deben convertirse en un tema clave en el modelo organizacional de CLACSO para los próximos años, lo que a su vez sentaría precedente como ejemplo para instituciones no solo académicas-investigativas, sino de orden gubernamental y social.


En la era de la imagen y las narrativas emergentes, es urgente elaborar un programa que permita el encuentro creciente, entre las distintas generaciones de investigadoras e investigadores sociales, pero fundamentalmente trazar el camino para hacer de CLACSO una institución atractiva para las y los jóvenes investigadores. El bono demográfico que vive la región requiere expresarse en mayores capacidades institucionales para entender las necesidades, expectativas y sueños de los más chicos y eso pasa ineludiblemente por una ofensiva institucional que permita atraer a quienes recién se incorporan a la academia y la investigación social. Dentro de esta perspectiva, se hace necesario sumar la mirada feminista, el protagonismo conceptual y organizacional de las mujeres resulta fundamental, junto a una renovada capacidad de interlocución con la diversidad cultural, los movimientos sociales y los procesos migratorios internos, entre otros, sobre los cuales ya CLACSO ha iniciado un tránsito.


Se suma a los anteriores retos, la relevancia de convocar a todos los centros miembros para construir juntos una orientación más ampliada de la política editorial que es la cara más visible de CLACSO y que hoy denota un hermoso acumulado de logros que deben ser fortalecidos con nuevas experticias que den cuenta de los desafíos del libro impreso en la era digital, en el mundo de la imagen y las narrativas breves, así como los retos de seguir impulsando la política de acceso abierto de toda la creación intelectual que se desarrolla en los centros y grupos de trabajo, abriendo la misma a la creación de políticas que nos permitan adentrarnos operativamente, en dar también acceso a los datos de nuestras investigaciones, así como a plantearnos modelos de investigación abierta tan necesarios en nuestros días.


Finalmente debo señalar, que animado por centros CLACSO de varios países, he puesto mi nombre a disposición, para aspirar a la Secretaria Ejecutiva de la institución en la elección que tendremos en 2018. Por ello, estas ideas son un primer aporte, sistematizado a partir del dialogo con mis colegas, texto que estoy seguro será enriquecido en el diálogo que sostendré, durante los próximos meses con integrantes de los distintos centros miembros.


No soy el candidato de la Secretaría Ejecutiva y eso es bueno. Soy UN investigador que hace de la divergencia una virtud y por lo tanto valoro, entiendo y estimulo la disidencia como el arte de buscar caminos alternativos que nos permitan crecer. Más que el candidato de una persona o un sector me veo como un investigador que quiere construir con todas y todos ideas y propuestas que potencien la razón de estar y seguir creciendo juntos. Para mi, todos los equipos y las figuras que han dirigido a CLACSO a través del tiempo han hecho posible el éxito institucional que somos hoy, por ello, quiero trabajar con todos y todas, respetando sus diferencias y aproximaciones, dejando claro que mi interés es garantizar la unidad dialéctica de la familia CLACSO, unidad que garantiza mantener el horizonte necesario para consolidarnos como una red de pensamiento crítico mundial con capacidad de incidencia política. Les pido que me acompañen en este esfuerzo.

Publicado en Sociedad
Miércoles, 01 Noviembre 2017 18:22

Timochenko, candidato presidencial

La fórmula de la flamante "Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común", integrada por los ex miembros de la guerrilla colombiana, estará encabezada por Rodrigo "Timochenko" Londoño, el último comandante de la organización. Su compañera de fórmula será Imelda Daza, integrante de la coalición "Voces de Paz". Otros ex negociadores de la paz liderarán las listas de los candidatos al Congreso.


Tras los acuerdos de paz, que terminaron con más de cincuenta años de enfentamientos, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia ya eligieron a sus candidatos para las próximas elecciones presidenciales. Imelda Daza, la líder de izquierda y miembro del movimiento Voces de Paz, la alianza creada a principios de año para verificar la implementación del Acuerdo de Paz, será la compañera de fórmula de Timochenko.


Iván Márquez, el portavoz de la “Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común” confirmó la noticia a través de una conferencia de prensa, brindada en Bogotá, en la cual ratificó que a pesar de que Timochenko perdió el habla en julio pasado a raíz de un accidente cerebrovascular, del cual se recupera en Cuba, sede de las conversaciones de paz, la nueva organización lo nombró presidente del nuevo partido en septiembre.


Márquez y Jesús Santrich, miembros del consejo directivo de las FARC, encabezarán las listas al Senado y a la Cámara baja, respectivamente. De las listas sobresalen también los ex negociadores Pablo Catatumbo, Carlos Lozada y Victoria Sandino.


A pesar de la imagen negativa que le asignan la mayoría de las encuestas, La FARC mostraron sus cartas electorales aun cuando el Congreso todavía no definió el sistema de justicia al que deberán someterse los ahora ex guerrilleros ni si los los candidatos de la FARC podrán asumir antes de haber sido juzgados por la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).


Según el acuerdo de paz suscripto el año pasado, los rebeldes y militares implicados en el conflicto podrían recibir penas alternativas a la cárcel si confesaran sus delitos, repararan a las víctimas y se comprometieran a no ejercer la violencia nunca más.

Publicado en Colombia
Miércoles, 01 Noviembre 2017 06:59

Desde Bélgica, Puigdemont aceptó ir a las urnas

El depuesto gobernante dijo que estaba en Bruselas “para evidenciar el problema catalán en el corazón de Europa y la politización de la Justicia española al perseguir las ideas” y negó que fuera a solicitar asilo.

 

El ex presidente catalán Carles Puigdemont afirmó ayer desde Bruselas que no pretende pedir asilo en Bélgica para eludir a la Justicia española, pero tampoco volverá a España hasta “tener garantías”, en un nuevo movimiento que internacionaliza el conflicto y confunde a la ciudadanía al aceptar también las elecciones del 21 de diciembre.


“Podemos asegurar nuestros derechos y cumplir con nuestras obligaciones desde aquí”, dijo el líder secesionista en una multitudinaria conferencia de prensa en el club de periodistas de Bruselas, donde quiso dejar claro que “nadie abandonó” su cargo, a pesar de que él y su gobierno fueron destituidos por el Ejecutivo español. Además, remarcó que seguirá “trabajando” para hacer frente a la “ofensiva altamente agresiva” del Estado español y, en lo que supone una contradicción, anunció que acepta como un “reto democrático” las elecciones del 21 de diciembre, convocadas por el Ejecutivo español de Mariano Rajoy en el marco de su intervención en la norteña región para abortar la secesión.


Puigdemont llegó de incógnito el lunes a la capital de Bélgica, y enseguida se dispararon los rumores de que iba a solicitar asilo político, una opción que su abogado admitió que estudiaba, ante la presentación por parte de la Fiscalía española de una querella en su contra por delitos de rebelión, sedición y malversación, el primero de ellos penado con hasta 30 años de cárcel.


A pesar de que el dirigente catalán no dio ese paso, su permanencia en Bruselas obligará eventualmente a la Justicia española a pedir su extradición, con lo que jueces belgas tendrán que valorar los argumentos jurídicos de la grave querella presentada en su contra por el Fiscal General del Estado que, según dijo, “no responde a un deseo de justicia sino de venganza”.


Mientras Puigdemont hablaba en la capital belga, a la que se desplazó con nueve miembros de los 14 que integraban su antiguo gabinete, el ex vicepresidente Oriol Junqueras se reunía en el Parlamento catalán con otros cuatro políticos catalanes cesados, en una maniobra interpretada como un intento de escenificar que continúan en funciones.
Sin embargo, casi en simultáneo, el Tribunal Constitucional español suspendió de forma cautelar la declaración de independencia realizada por el parlamento regional el pasado viernes. Además, el Tribunal Supremo citó a declarar mañana y el viernes a la presidenta del parlamento catalán, Carme Forcadell, y los otros cinco ex integrantes de la Mesa de la cámara catalana, imputados por delitos de rebelión, sedición y malversación por haber permitido la tramitación y aprobación de las leyes que llevaron a la declaración unilateral de independencia.


Con ese telón de fondo, el ex presidente afirmó que estaba en Bruselas “para evidenciar el problema catalán en el corazón de Europa y la politización de la Justicia española al perseguir las ideas”, y negó que fuera a solicitar asilo. “Queremos evidenciar ante el mundo el gran déficit democrático que se da en el Estado español”, manifestó Puigdemont y añadió: “No vamos a escapar a la acción de la Justicia”.


No obstante, el dirigente catalán denunció la “politización de la Justicia” española y la “ausencia de imparcialidad”, de ahí que, insistió en que su traslado allí busca “libertad y seguridad” y las “garantías jurídicas que no se dan en Cataluña y España”. En ese sentido, advirtió que no regresará a su país hasta obtener la garantía de que tendrá “un proceso judicial justo” frente a un Estado español que lo quiere “meter en la cárcel” por “cumplir” su programa electoral, y que se quedará en la capital belga el tiempo que “considere necesario”.


Al inicio de su comparecencia ante numerosos medios de prensa de todo el mundo, en la que se expresó en francés, catalán, español e inglés, Puigdemont sostuvo que ante la intervención de Cataluña por parte del Ejecutivo español, su gobierno “podía haber optado por forzar a los funcionarios afines para iniciar una disputa por la hegemonía”, pero no lo hizo porque la resistencia habría tenido una “reacción violenta” del Estado como la del referéndum del 1 de octubre.
Tras reivindicar una vez más el carácter pacífico del movimiento independentista catalán, el dirigente pidió a la Unión Europea que “reaccione, que haga algo” porque, remarcó, Cataluña tiene “delante un Estado que solo entiende la razón de la fuerza”.
Por otro lado, señaló que a los catalanes “no le dan miedo los retos democráticos”, por eso, aceptará las elecciones autonómicas del 21 de diciembre y sus resultados, y pidió al gobierno español que haga lo mismo.
“Si el gobierno ha querido hacer un plebiscito sobre el artículo 155, aceptamos el desafío. Votando se resuelven los problemas”, aseguró en un intento por convertir los comicios en un nuevo aval a la secesión.
Puigemont pidió al pueblo catalán que se prepare para “un camino largo”, y advirtió que pese a las dificultades, “no van a conseguir que abandonemos nuestro proyecto político”.


En Barcelona, los partidos no independentistas recibieron sus palabras con gran perplejidad e indignación. El líder del Partido Popular (PP) de Rajoy en Cataluña, Xavier García Albiol, sostuvo que “nadie persigue a Puigdemont por sus ideas políticas”, sino que tendrá que rendir cuentas por “haber provocado o intentar provocar un golpe de Estado”, al tiempo que acusó al ex presidente de “insultar a los catalanes” cuando afirma que no puede regresar porque corre riesgo su integridad.


“No es coherente ni serio decir que se le está persiguiendo políticamente cuando tiene a la mitad de los compañeros circulando por Barcelona sin ningún problema y a su partido presentándose a las elecciones”, añadió.


En la misma línea se expresó la socialista Eva Granados, quien calificó la intervención de Puigdemont como “un insulto a la inteligencia de los catalanes”, “victimista” y “llena de incongruencias y falsedades”.


La presencia de Puigdemont en Bélgica puede derivar en un conflicto diplomático en el seno de la Unión Europea, de ahí que el gobierno belga salió a desmarcarse de la situación: “Si declaras la independencia, es el momento de quedarte con tu gente”, dijo ayer el viceprimer ministro del país, el conservador flamenco Kris Peeters.


La coalición independentista volvería a ganar en Cataluña

Aumentó el apoyo a la secesión

 

Las próximas batallas de los catalanes separatistas se librarán en las urnas, pero también en los tribunales. La Justicia española citó a declarar esta semana a Carles Puigdemont y a 13 miembros de su destituido gabinete.

 

Un mes después del referéndum de autodeterminación declarado inconstitucional del 1 de octubre en Cataluña, estratégica región de España cuyo Parlamento declaró la independencia el viernes, las próximas batallas se librarán en los tribunales y en las urnas.


La coalición independentista catalana Junts pel Sí volvería a ganar las elecciones regionales autonómicas y quedaría un Parlamento muy similar el disuelto la semana pasada por el gobierno central español, según una encuesta publicada ayer por el Centro de Estudios de Opinión catalán (CEO).


La encuesta, realizada en medio de una creciente tensión en España, también reveló que el apoyo a la independencia de Cataluña aumentó 7 puntos con respecto a un estudio similar realizado en junio: hoy, un 48,7 por ciento de los catalanes quiere la independencia frente a un 43,6 por ciento que la rechaza.


El sondeo se conoce a menos de dos meses de los comicios convocados por el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, luego de aplicar, el viernes pasado, el artículo 155 de la constitución nacional para poner un freno a los planes independentistas del gobierno de Carles Puigdemont en Cataluña.


Junts pel Sí, coalición formada por el Partido Demócrata Europeo Catalán (PDeCat), de Puigdemont, y por el izquierdista Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), sería la primera fuerza con entre 60 y 63 diputados de los 135 de la Cámara catalana, frente a los 62 que tenía hasta ahora. Aunque no obtendría mayoría absoluta ni tampoco ganaría en porcentaje de voto, podría gobernar de nuevo gracias al apoyo de la Candidatura de Unidad Popular (CUP), formación antisistema y separatista que lograría entre ocho y nueve escaños, uno menos que los que tenía hasta ahora.


Junts pel Sí y la CUP sumarían un 45,9 por ciento del sufragio, mientras que los partidos contrarios a la independencia tendrían el 50,9 por ciento.
En segundo lugar quedaría de nuevo el partido liberal Ciudadanos, con entre 25 y 26 diputados, seguido por el Partido Socialista, que subiría a entre 17 y 19, frente a los 16 que tenía.


Catalunya Sí Que Es Pot, coalición de izquierda que integra al partido Podemos, tendría entre 12 y 14, mientras que el Partido Popular (PP) de Rajoy lograría en Cataluña entre 10 y 11 diputados, similar a los 11 que tenía en la pasada legislatura.


La encuesta, realizada sobre una muestra de 1500 personas entre el 16 y el 29 de octubre, hace referencia a las mismas coaliciones que se presentaron en los comicios catalanes de 2015, aunque se desconoce si se repetirán las mismas alianzas.


Los partidos que deseen presentarse a los comicios deben notificarlo. En las pasadas elecciones, en septiembre de 2015, la derecha y la izquierda independentistas (PDeCat y ERC) se presentaron juntos. No obstante, los disensos entre los dos aliados no han hecho más que aumentar en los últimos meses. Pero si asisten con candidaturas separadas podrían entrar en una lógica de división en plena derrota del conato de República Catalana.


Del 13 al 18 de noviembre los partidos catalanes deben oficialmente transmitir la lista de sus candidatos, incluidos sus cabezas de lista. La CUP debe decidir si presenta candidatos a esta elección organizada por un Estado al que busca desobedecer, aunque ya ha dejado la puerta abierta para hacerlo.
Pero antes, los independentistas deberán enfrentar una embestida judicial.


Mañana y el viernes Carles Puigdemont y trece miembros de su gabinete, todos ya destituidos, están citados en la Audiencia Nacional para declarar como investigados por impulsar el proceso de secesión. La jueza del caso aceptó a trámite la querella de la fiscalía de imputarlos por rebelión, sedición y malversación de fondos y les impuso una fianza de 6,2 millones de euros a abonar en un máximo de tres días. Si Puigdemont no acude a la citación, la fiscalía puede solicitar su detención. Si sigue en Bélgica, España deberá enviar una solicitud de arresto.


También entre mañana y el viernes, a partir de las 9.30 horas locales, la presidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell, y otros cinco dirigentes están citados a declarar como investigados por el Tribunal Supremo. La corte no ha precisado el orden de comparecencia. La fiscalía pidió que sean imputados por rebelión, pasible de 30 años de prisión, sedición (hasta 15 años) y malversación de fondos.


La Audiencia Nacional debe examinar el viernes los recursos interpuestos por los dirigentes de las dos principales organizaciones independentistas catalanas, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, contra la prisión preventiva que les fue dictada el 16 de octubre, acusados del cargo de sedición ligado a manifestaciones secesionistas.


La duración de la intervención de la autonomía de Cataluña, amparada en el artículo 155 de la Constitución española, es en principio de seis meses, hasta abril. Según una fuente gubernamental española, se mantendrá más allá del 21 de diciembre, hasta la formación de un nuevo gobierno.

Publicado en Internacional

Hay que tener sumo cuidado con los espectaculares "bombazos judiciales y multimediáticos" que lanzó a un día del Halloween el ex director del FBI, Robert Mueller: operador judicial de los Bush, en colusión con los abogados del establishment jurídico de los Clinton (Bill y Hillary) y Obama.

La grave acusación contra Paul Manafort, ex director fugaz de campaña de Trump, y su asociado Rick Gates, versa sobre sus tétricas tratativas con Ucrania –no con Rusia– en 2014 (sic), mucho antes de formar parte del equipo trumpiano. El implacable Mueller los colmó de acusaciones por lavado y evasión fiscal.

El muy menor "voluntario sin sueldo (sic)" para asuntos internacionales, George Papadopoulos, confesó su culpabilidad, a cambio de una sentencia muy benigna y una multa simbólica, por lo que Trump lo fulminó de "mentiroso".

Al corte de caja de hoy, no existe estricta ni legalmente un smoking gun (cuerpo del delito) contra Trump ni Rusia.

Al día siguiente de la piromanía judicial de Mueller, en pleno Halloween, subieron el dólar y la bolsa a niveles antigravitatorios, mientras declinaba el oro (ícono de una "crisis" verdadera).

Todavía el Deep State no empuja de lleno a Trump a la fase de "crisis", como propalan sus pletóricos enemigos en la aplastante mayoría de los multimedia –bien ganados a pulso por su irreverencia estrafalaria–, pero sí se avizora, con el horizonte de la elección intermedia de 2018, una "crisis constitucional" de gobernabilidad, si el Deep State, que padece una patológica rusofobia, aprieta demasiado las tuercas judiciales.

Porque tampoco Trump está manco y es capaz de defenestrar a Mueller, como lo hizo con el íntimo amigo de éste, el ex director del FBI, James Comey.

El drama de guerra intestina en Washington aún no alcanza su paroxismo y AP, presuntamente vinculada a la CIA, reporta que Trump, bajo presión del ala dura de su estratega Steve Bannon, sopesa defenestrar también a Mueller y, de paso, otorgar un indulto a Manafort y a Gates (https://goo.gl/Gi2nse).

A mi juicio, como comenté a la conductora Patricia Ramos de CNN, la batalla jurídica la tiene perdida Trump de antemano frente a la poderosa alianza de la CIA –donde pesan mucho los Bush con el grupo de los mormones (conducidos por Brent Scowcroft y el ex candidato presidencial Mitt Romney), con su intrigante ex director John Brennan, quien sembró todas las trampas inimaginables con los guiños de Obama al ingenuo y muy locuaz Trump, y el FBI (la obscena colusión de Mueller/Comey), sumados del omnipotente bloque jurídico de los tres abogados Bill Clinton, Hillary y Obama.

El portal trotskista WSWS (boicoteado por Google), comenta que “ninguno de los cargos contra Manafort y su principal socio Rick Gates(...) tiene algo que ver directamente con los alegatos de la manipulación rusa en la campaña electoral de EU”. Por cierto, el ex presidente demócrata J. Carter ha desechado también esta acusación rusofóbica (https://goo.gl/7S1vDr).

WSWS afirma que el fiscal especial Mueller “es el representante del Deep State conformado por la rama militar, funcionarios del espionaje y sus lacayos políticos y de los multimedia” (https://goo.gl/db7u3M).

Se trata de una guerra civil que no se atreve a pronunciar su nombre entre los perdedores Clinton, apoyados por los Bush y Obama, y el vencedor Trump quien aún no es digerido ni por su "propio" Partido Republicano.

En las antípodas del espectro político y financiero, el editorial del portal Bloomberg defiende al presidente atribulado: "No se precipiten en juzgar a Trump" ya que los "cargos contra Paul Manafort son un escándalo, pero no son ninguna evidencia (sic) de la culpa del presidente" (https://goo.gl/APi6q7).

Para NYT, febrilmente anti Trump, las "primeras acusaciones de Mueller envían un mensaje (sic)" al presidente quien insiste que se trata de una "cacería de brujas", un día antes del Halloween, basada en un “engaño inventado por los demócratas y los multimedia (https://goo.gl/ZiMshw)”. Trump rechazó su relevancia en Twitter al refrendar que "no existe colusión".

Roger Stone Jr., consejero intermitente de Trump, comentó que el presidente "no debe defenestrar (sic) a Mueller", pero que mediante el Departamento de Justicia debe indagar las sórdidas tratativas de Hillary quien sí se coludió con los "intereses rusos" al otorgarles, siendo presidente Obama, parte del mercado de uranio en EU (https://goo.gl/qazBjT). Tal investigación sería "la última jugada" de supervivencia de Trump.

Edward Luce, del FT y gran conocedor de los laberintos en Washington, comenta que la lista de inculpados puede elevar su nivel e incluye al defenestrado teniente general Michael Flynn, al hijo mayor de Trump y a su yerno, el israelí estadunidense Jared Kushner (https://goo.gl/CrzVs8).

Edward Luce considera que Trump "es un experto de la diversión mediática" y, al unísono de su bombardeo retórico contra Nor-corea durante su próximo periplo asiático de 11 días, ya está explotando el papel turbio de Hillary en la venta de 20 por ciento de la empresa canadiense Uranium One a Rosatom (de Rusia).

Edward Luce juzga que "la sentencia que más pesa es la del Partido Republicano" que no ha blindado a Mueller, como exige el Partido Demócrata (https://goo.gl/aprucd).

Lo que más interesa a Trump es que su base de apasionados fieles del Partido Republicano lo siga apoyando y eso también es lo que más "le importa a la mayoría de los legisladores republicanos".

Con el apoyo intransigente de sus supremacistas evangelistas blancos, "Trump siente que puede salir ileso (sic) defenestrando a Mueller", pero, "en este punto, EU se sumiría en una crisis constitucional", lo cual tiene una probabilidad de 50 por ciento, a juicio de Edward Luce.

El "consultor de petróleo y gas" Manafort y su fétida empresa de cabildeo se llevó entre las piernas a Tony Podesta, quien compartió los mismos asuntos pestilentes con Ucrania (https://goo.gl/U82PV6).¡Vaya cabilderos bipartidistas bidireccionales!

Tony Podesta es hermano de John, jefe de campaña de Hillary y socio en la mafiosa empresa Global Solutions de la que es, o fue, "director(sic)" Arturo Sarukhan (https://goo.gl/9EXHzM), ex embajador calderonista galardonado por entidades sionistas de EU y hoy "consultor" del canciller Videgaray (https://goo.gl/5wfxPg).¡Cómo se ha degradado la cancillería mexicana!

El influyente general John Kelly, jefe del gabinete trumpiano, lanzó sus propias bombas sulfúricas al comentar que la "guerra civil empezó debido a la incapacidad de operar un compromiso" (https://goo.gl/RDRTz1), en alusión tangencial a la guerra doméstica bipartidista en curso.

El general Kelly aumentó la puja al exhortar el nombramiento de un fiscal especial para investigar la venta de uranio durante la presidencia de Obama y el "papel de los demócratas al financiar una controvertida investigación contra Trump" (https://goo.gl/MFe8ye).

El temerario Mueller propinó un fulgurante jaque a Trump, todavía sin mate, que provocó un efecto bumerán sobre los hermanos Podesta –uno de ellos, Tony, quien renunció un día antes del Halloween a su fétida empresa cabildera vinculada a la infecta Fundación Clinton– asociados en los avernos ucranianos con Manafort.

AlfredoJalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado en Internacional

Sale a la luz que Papadopoulos, ex asesor del magnate, confesó haber mentido a la FBI


El mensaje es claro: la investigación independiente va por todos, señala experto en leyes

 

El fiscal especial Robert Mueller presentó este lunes cargos contra el ex jefe de la campaña electoral de Donald Trump, su socio y, por separado, un asesor menor de la campaña, y con ello sacudió a Washington, donde estalló otra tormenta de especulación sobre las implicaciones que esto tiene para la Casa Blanca.

Al revelarse las primeras acusaciones de la investigación en torno a la influencia rusa en la elección presidencial en favor de Trump, así como una posible obstrucción de la justicia que ha puesto en jaque a esta presidencia durante sus nueve meses en el poder, toda la atención primero se enfocó en Paul Manafort, quien fue jefe de la campaña de Trump durante varios meses en 2016, y su socio de negocios y también su segundo en la campaña Rick Gates, quienes fueron acusados de 12 cargos, desde lavado de dinero hasta conspiración (para cometer un delito), evasión de impuestos y falsedad de declaraciones.

Pero podría ser que la noticia más importante del día resultara la de un personaje secundario, George Papadopoulos, quien el mes pasado secretamente se había declarado culpable de mentir a la FBI sobre sus interacciones con personas vinculadas al gobierno ruso, y que ha estado cooperando con el equipo de Mueller durante los pasados tres meses.

Manafort y Gates fueron obligados a presentarse en las oficinas de la FBI la mañana de este lunes y después ante un tribunal federal, donde ambos se declararon no culpables de todos los cargos. Manafort tiene fijada una fianza de 10 millones de dólares, y su socio una de 5 millones; ambos están bajo arresto domiciliario, por ahora. Los dos fueron obligados a entregar sus pasaportes mientras esperan su juicio.

Los cargos formulados en su contra no incluyen referencia a la campaña de Trump ni colusión con los rusos para fines de esa campaña. Manafort es acusado de lavado de dinero por más de 18 millones de dólares, y de encubrir transferencias y presentar declaraciones falsas. Gates es acusado de transferir más de 3 millones a sus cuentas en el extranjero sin reportarlas. Todo esto mientras trabajaban brindando asesoría y cabildeo al gobierno pro ruso de Ucrania, entre otros clientes extranjeros.

Los 12 cargos son minuciosamente detallados en la acusación de 31 cuartillas del fiscal especial, que incluye cuánto dinero trasladó Manafort para pagar por la renovación de casas de lujo en Nueva York y Florida; compra de autos de lujo como Mercedes Benz, y hasta los cientos de miles de dólares que pagó a sus sastres. Los cargos sólo por lavado de dinero pueden llevar condenas potenciales hasta de 20 años de cárcel.

Al mismo tiempo, la oficina del fiscal especial informó este lunes que Papadopoulos fue detenido en julio, después de ser acusado de mentir a la FBI sobre sus contactos con un profesor ruso vinculado con oficiales del Kremlin cuando era integrante de la campaña presidencial de Trump.

Papadopoulos había intentado programar reuniones entre representantes de Trump con oficiales del gobierno ruso. Además, tenía comunicación con un profesor ruso que le informó que el Kremlin contaba con información dañina contra Hillary Clinton, entre otras interacciones. Aunque fue un asesor de bajo nivel en la campaña, algunos creen que el equipo de Mueller sabe que él tiene información que podría servir para perseguir a integrantes de mayor nivel de la campaña.

Papadopoulos ha estado cooperando con los investigadores durante tres meses, reuniéndose "en numerosas ocasiones para otorgar información y responder preguntas", según los documentos oficiales. Algunos expertos en leyes consideran que esta podría ser la noticia más preocupante para el equipo de Trump que la de su ex jefe de campaña.

Sin embargo, aunque Manafort aparentemente no está cooperando, por ahora, algunos observadores señalan que es práctica común entre fiscales atacar a un integrante clave de la agrupación bajo investigación, y presionarlo hasta que acepte cooperar –o sea, delatar a sus cómplices– a cambio de una reducción o anulación de castigos penales.

Vale recordar que Manafort es un operativo veterano en los circuitos del poder, y ha aportado sus talentos a varios presidentes y candidatos presidenciales republicanos desde los tiempos de Gerald Ford.

El presidente responde

El ocupante de la Casa Blanca buscó distanciarse de su ex jefe de campaña y restar importancia a Papadopoulos. La primera reacción de la presidencia fue, para variar, en un par de tuits de Trump. "Perdón, pero esto es de hace años, antes de que Paul Manafort fuera parte de la campaña Trump", escribió (a pesar de que en las acusaciones se comenta que algunas de sus actividades ilícitas continuaron hasta este año). Eso fue seguido por otro tuit: "También. No hay Colusión".

Poco después, Sarah Sanders, vocera de la Casa Blanca, reiteró esta línea ante los reporteros, al declarar que "el anuncio de este lunes (sobre Manafort y Gates) no tiene nada que ver con el presidente, las campañas presidenciales o cualquier actividad de campaña". Calificó a Papadopoulos de simple "voluntario en un consejo de asesoramiento" de la campaña, olvidando aparentemente que fue el mismo Trump quien anunció su nombramiento en ese consejo.

Aunque es cierto que en los cargos contra Manafort y Gates no se menciona la posible colusión, lo anunciado sobre el tercer acusado está dirigido justo a establecer que hubo intentos de relaciones entre oficiales rusos y representantes de Trump.

Desde el viernes pasado, cuando se filtró que este lunes se presentarían los primeros cargos formales de la investigación, Trump libró una tormenta de tuits, y sus aliados repitieron su mensaje en entrevistas con los medios, acusando que la investigación de Mueller es parcial, reiterando que todo esto es una "cacería de brujas" y acusando que los verdaderos culpables de relaciones sospechosas con los rusos son Clinton y sus aliados. "Hay tanta culpabilidad por Demócratas/Clinton, y ahora los hechos se están dando. ¡Hagan algo!", escribió Trump el viernes.

Próximos pasos

Expertos en leyes y ex fiscales entrevistados por los medios trataban de interpretar lo ocurrido y sus implicaciones. "No podrían haber enviado un mensaje más claro si huberian rentado un anuncio electrónico en Times Square", comentó Patrick Cotter, ex fiscal federal y ahora abogado de defensa en Chicago en entrevista con el Washington Post. “Y el mensaje es no sólo sobre Manafort, es un mensaje a los próximos cinco tipos con quienes van hablar, y el mensaje es: ‘ahí vamos, y no estamos jugando’”.

A la vez, consideraron otros analistas, todo esto genera preocupación y hasta paranoia en la Casa Blanca sobre quién más está o no cooperando.

Por ahora todos esperan que Mueller presente cargos contra más individuos en el futuro próximo, alimentando aún más la especulación sobre quién, y qué tan cerca de la familia Trump llegará todo esto, y, obviamente, si llegará hasta el mismo presidente.

El Departamento de Justicia nombró a Mueller fiscal especial en mayo pasado para encabezar la investigación sobre la intromisión rusa en la elección estadunidense después de que Trump despidió al jefe de la FBI James Comey, incidente que ahora también forma parte de esta investigación.

Algunos ahora temen que si esta investigación avanza de manera demasiado peligrosa para la Casa Blanca, Trump pudiera despedir también a Mueller, algo que podría provocar una grave crisis política en este país.

Por ahora hay susto en varias esquinas de Washington en este Halloween.


 

El País

Las ‘fake news’ rusas en Facebook llegaron a 126 millones de estadounidenses


Los 'trolls' del Kremlin publicaron unas 80.000 entradas en esta red social entre 2015 y 2017


R. J. C.

El contenido ruso en Facebook que pudo influir en las elecciones estadounidenses de 2016 mediante noticias falsas —conocidas como fake news por su nombre en inglés— llegó a 126 millones de usuarios, según publica este lunes el diario The Washington Post. Los trolls del Kremlin publicaron unas 80.000 entradas en esta red social entre 2015 y 2017 que fueron vistas en un primer momento por 29 millones de estadounidenses. Facebook, sin embargo, calcula que entre las veces que la información fue compartida la cifra pudo haber alcanzado a un máximo de 126 millones de usuarios.


Esta cantidad es muy superior a la que en un principio se calculaba, en torno a 10 millones de norteamericanos. Esta primera estimación solo se basaba en los alrededor de 3.000 posts anunciados y pagados por la trama rusa en la compañía fundada por Mark Zuckerberg. Sin embargo, las entradas gratuitas en Facebook publicadas por el aparato del Kremlin ampliaron sobremanera el radio de difusión.


Facebook emitió el pasado 2 de octubre un comunicado explicando la situación, que se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para la compañía, tanto que ha actualizado dos veces la versión inicial de 3.000 anuncios difundidos desde 470 cuentas.


En el marco de la investigación de la trama rusa, que busca esclarecer si hubo coordinación entre el equipo electoral de Donald Trump y el Kremlin para influir en las últimas elecciones presidenciales de EE UU, Google ha reconocido este lunes por primera vez que sus plataformas también se vieron comprometidas, revelando que los trolls cargaron más de 1.000 vídeos en YouTube en 18 canales diferentes. Este martes está previsto que el asesor general de Facebook, Colin Stretch, informé a la investigación de la trama rusa de la estimación que hace su compañía, es decir, que unos 126 millones de norteamericanos fueron víctimas de las fake news.


La población estadounidense afectada por las noticias falsas representa un 40% del total, unos 310 millones de personas. La cifra ha saltado a la luz el mismo día que ha sido señalado Paul Manafort, quien fuera uno de los hombres fuertes del presidente, Donald Trump. Manafor, exdirector de campaña se entregó al FBI junto a un socio suyo, Rick Gates, para responder por una docena de delitos que incluyen la conspiración contra Estados Unidos (por ocultar sus actividades y sus ingresos) y el lavado de dinero. Los cargos no se refieren a la campaña electoral, sino que se centran en la asesoría a un político ucraniano afín a Putin. En cambio, la confesión de otro asesor de Trump, George Papadopoulos, sí abona las sospechas de connivencia: admitió contactos con una persona cercana al Kremlin que le prometía trapos sucios sobre Hillary Clinton y se declaró culpable de haber mentido al respecto.


El próximo miércoles será el día que las tecnológicas se las vean con Washington. Además de Facebook, que ese mismo día dará resultados del trimeste, Google and Twitter testificarán para dar más detalles.


Google ha dado de baja, sin concretar el tipo de contenido que les hizo tomar la medida, esas 18 cuentas conectadas con la trama. Publicaron 1.108 vídeos en YouTube que se vieron más de 309.000 veces entre Junio de 2015 y Noviembre de 2016. El buscador tan solo ha reconocido que no respetaba los términos de uso de la plataforma.

Publicado en Internacional
Martes, 31 Octubre 2017 06:34

El antichavismo no va a las urnas

Tres de las fuerzas opositoras que confluyen en la Mesa de Unidad Democrática (MUD) no participarán en las elecciones municipales venezolanas programadas para diciembre. “Ratificamos que en esta oportunidad y en estas condiciones no vamos a participar”, dijo el ex presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática (AD) –el partido más antiguo de Venezuela—, tras señalar que tomaron esa decisión pese a que consideran que “la vía para salir de la dictadura es la electoral”. Primero Justicia (PJ), partido en el que milita el dos veces candidato presidencial Henrique Capriles, se expresó en igual sentido y aseguró que trabajará para lograr reformas en el Consejo Nacional Electoral (CNE). El presidente Nicolás Maduro rechazó que los principales partidos de oposición se marginaran de los comicios de diciembre y amenazó con cárcel a quienes, según él, buscan sabotear el proceso electoral. El mandatario señaló que los partidos opositores obedecen una orden que les dio el fin de semana la embajada de Estados Unidos en Caracas.


Acción Democrática, que obtuvo cuatro de las cinco gobernaciones que logró la oposición en los comicios regionales del 15 de octubre, explicó que la decisión también se tomó tras realizar una consulta con otras organizaciones políticas y por considerar que el gobierno hace elecciones cuando le conviene. En ese sentido, Ramos Allup dijo que seguirán luchando por condiciones electorales que consideren imparciales. El diputado señaló que aquellos afiliados a AD que decidan participar de los comicios serán excluidos de la organización.


El secretario general de PJ, Julio Borges, confirmó la decisión que ya había sido adelantada por él mismo, y reiteró que esa formación dará pelea para “lograr tener condiciones, garantías y elecciones libres para que el país pueda elegir un nuevo gobierno como lo quiere el 80 por ciento de los venezolanos”.


Durante un encuentro con los gobernadores elegidos el 15 de octubre, en comicios ganados ampliamente por el oficialismo, Maduro aseguró: “Me declaro en batalla contra quienes pretenden insurreccionar y atacar el sistema electoral. Están llamando a sabotear el proceso electoral. Bastantes cupos hay en las cárceles para quienes pretenden incendiar Venezuela”, sentenció el líder chavista.

Publicado en Internacional
Página 1 de 78