El intelectual estadounidense arremete en México contra la incapacidad de la clase política liberal de su país para conectar con la clase trabajadora blanca

Un gobernante habilidoso y demagogo, que ha sabido conectar con los “miedos legítimos” de parte de la sociedad, “como antes lo hicieron Hitler o Mussolini”. Así dibujó este miércoles a Donald Trump el intelectual vivo de la izquierda clásica más importante de su país, Noam Chomsky, en una escueta rueda de prensa en Ciudad de México.
“Trump es un fenómeno que refleja el momento en que se encuentra el país después de décadas de políticas que han concentrado el poder político y económico en unos pocos, y que han deformado la capacidad de las instituciones para servir a sus ciudadanos”, añadió el profesor emérito del Massachusetts Institute of Technology (MIT) invitado a México por su universidad insignia, UNAM, al ciclo de conferencias Los acosos a la civilización. De Muro a muro, organizado en alianza con la Universidad Estatal de Arizona.


El ascenso del magnate republicano es para el lingüista de 88 años, que empezó su activismo político contra la guerra de Vietnam, resultado del vacío, el desamparo y hasta la humillación que siente la clase trabajadora blanca ante el establishment político estadounidense. “Especialmente el partido demócrata, que se ha olvidado de atender las cuestiones materiales y en ocasiones ha tratado como estúpidos a estas capas de la sociedad”.


“Trump ha conseguido que sientan que es el único político que les da voz, que defiende sus tradiciones y su cultura, que sienten amenazada. Además, ha construido un enemigo externo: los mexicanos, los asiáticos, los migrantes. Es la misma lógica que utilizó Hitler con los judíos, aunque obviamente ni los judíos iban a destruir Alemania ni los migrantes lo van a hacer con EE UU”.


Sobre la renegociación del tratado de libre comercio norteamericano (TLC), el filósofo interpretó la postura intransigente de EE UU como una oportunidad para los otros dos socios “México y Canadá deberían aprovechar para introducir elementos que favorezcan a sus ciudadanos, como los derechos sindicales”, además de subrayar que “el origen del problema del narco en México es EE UU”, recordando que del vecino del norte proceden la mayor demanda de drogas y la mayor oferta de armas.


La emergencia de los nuevos movimientos sociales contra las políticas neoliberales de finales de los noventa, conocidos como antiglobalización, recuperaron la figura del veterano filósofo con títulos como Miedo a la democracia o Como nos venden la moto, donde aterrizaba con lenguaje sencillo y voluntad pedagógica los peligros de la desregularización de los mercados, la entronización de las finanzas y el debilitamiento de los sindicatos.


Aplicadas, por ejemplo, al fenómeno del calentamiento global, sus tesis sonaron así este miércoles en México: “Si tú eres una empresa petrolera, tu único interés y objetivo es el lucro inmediato. En tus planes operativos no concibes que lo que estés haciendo pueda acabar con la vida de tus hijos. Todo lo que no beneficio es considerado una externalidad, algo accesorio. Ese es el corazón de la economía capitalista, un sistema que está destinado a la autodestrucción”

Publicado en Internacional

Los acontecimientos en Oriente Próximo se aceleran como nunca. Saad Hariri, primer ministro de Líbano, acaba de anunciar su dimisión de forma insólita, desde Arabia Saudí donde se está produciendo una “revolución palaciega” . En Siria el ejército ha obtenido importantes victorias y anuncian el fin de un conflicto mortífero. ¿Cuál será el desenlace de esta crisis política? Para profundizar en estas cuestiones hemos preguntado al historiador y exministro de Finanzas libanés Georges Corm, aut or del libro El Líbano contemporáneo* [Le Liban contemporain].


Hace un año las elecciones presidenciales permitían a Líbano salir de un largo periodo de inestabilidad. ¿Cómo se explica este golpe teatral?


En efecto, el contexto libanés era muy estable. El gobierno constituido por Saad Hariri en diciembre comprendía a todos los grandes partidos políticos, excepto el Partido Falangista que se erigió en oposición. Por consiguiente, incluía a Hizbulá y parecía que las cosas iban bien, en particular se habían aprobado la ley electoral y el presupuesto. El tono de Saad Hariri seguía siendo muy moderado en lo que concierne a la política iraní y la de Hizbulá, partido que formaba parte de su gobierno.


Su llamamiento en Arabia Saudí tres días después de una visita y su precipitada salida sin que le acompañara nadie de su entorno ni ministros libaneses demuestra que se trata de una dimisión forzada hecha en Arabia Saudí, como todo señala, en un contexto de un golpe de Estado que se desarrolla en el país.


Esta dimisión se ha producido en Arabia Saudí, donde acaba de tener lugar una crisis inédita en la que se ha apartado a parte del gobierno.


Animado por el presidente estadounidense, el príncipe heredero está cambiando el régimen de este reino obsoleto. Liquida a muchos miembros de la familia real, intimida a los grandes hombres de negocios del país y cambia de hecho el régimen político convirtiéndose en el dictador único del reino mientras que la regla principal de la familia real hasta ahora era una dirección de tipo colegiada y un consenso entre los primogénitos de las diferentes ramas de la familia.


El objetivo de estos cambios es también llevar a cabo una “deswahhabisación” y una desradicalización religiosa del reino, de ahí que, sobre todo, se permita conducir a las mujeres y el restablecimiento del ocio en público, pero también la abolición de las consultas a los jeques de la clase dirigente religiosa.


En su opinión, ¿qué revela el hecho de que Hariri haya dimitido en un país extranjero y que permanezca ahí a día de hoy?


Ya no hay duda alguna de que el primer ministro permanece por la fuerza en Arabia Saudí. La actuación televisada de anoche con una periodista libanesa que trabaja en la emisora de televisión de su partido confirmó a los telespectadores entendidos su estatus de secuestrado (frases mecánicas y repetitivas, rostro demacrado y muy triste, su necesidad de beber agua cada pocos minutos).


¿Se puede relacionar lo que ha ocurrido con el desenlace de la guerra en Siria que se perfila en el horizonte?


Sí, no hay que excluirlo ya que la situación en Siria ha cambiado claramente a beneficio de su gobierno legal. Se puede tratar de una forma de represalia por parte de Arabia Saudí que junto Qatar ha sido el principal financiador de los movimientos terroristas en Siria.


También hay que recordar el boicot al emirato de Qatar por parte de Arabia Saudí y los miembros del Consejo de Cooperación del Golfo, que no tiene ningún sentido excepto el de quitarse la responsabilidad del fracaso de la política en Siria atribuyéndosela al pequeño emirato.


¿Cuáles han sido las primeras reacciones de las diferentes fuerzas políticas que componían el gobierno Hariri?


Aparte de algunas voces extremistas provenientes de Courant du futur, el partido de Hariri, la gran mayoría de los partidos políticos libaneses, incluido el de Hariri, reclaman con fuerza la vuelta del primer ministro.


Una figura de Courant du futur, el ministro del Interior, ha hecho unas declaraciones muy fuertes diciendo a Arabia Saudí que en Líbano las cosas no ocurren como en Arabia Saudí y que los libaneses no son un rebaño de ovejas.


¿Qué efecto podría tener en la sociedad libanesa el llamamiento a volver hecho por Arabia Saudí a sus ciudadanos?


Ninguno porque desde 2011 o 2012 se ha pedido a los saudíes que no vayan a Líbano. Solo debe de concernir a unos cientos de personas. Más grave para Líbano sería la expulsión de los 250.000 ciudadanos libaneses que trabajan en Arabia Saudí.


Pero esta medida provocaría un gran daño a la economía saudí porque la comunidad libanesa en este país desempeña un gran papel económico: no se trata de trabajadores pobres, sino de hombres de negocios, de técnicos y de cuadros de alto nivel. Su salida del país contribuiría a paralizar aún más la economía saudí, a la que han perjudicado la caída de los precios del petróleo y los actuales acontecimientos internos.


Especialmente desde la invasión de Iraq por parte de Estados Unidos en 2003, Oriente Próximo es el escenario de nuevas injerencias de las potencias extranjeras y regionales, que los medios de comunicación a menudo presentan como rivalidades interconfesionales. En su reciente libro Pensamiento y política en el mundo árabe** [Pensée et politique dans le monde arabe] usted denuncia la noción de “choque de civilizaciones” por ser lo contrario de la realidad pluriconfesional del mundo árabe. ¿Qué influencia tiene en su país el esquema elaborado por las petromonarquías?


En realidad el esquema de las petromonarquías es el mismo que el de Estados Unidos y de los medios de la OTAN. Todo se explicaría por medio de un conflicto entre los sunníes “buenos” y los chiíes “malos” a quienes Irán manipula a su antojo (esto es, un conflicto tipo conflicto entre civilizaciones). Desde la llegada de Trump a la presidencia de Estados Unidos la crimininalización de Irán ha adquirido unas dimensiones histéricas. El gobierno estadounidense considera que la fuente del terrorismo islámico en el mundo es Irán (y no sus aliados de las petromonarquías), lo que es a todas luces contradictorio con los acontecimientos actuales.


La política saudí, que también se ha vuelto histérica, no hace sino reflejar la actual política estadounidense. En mi opinión, es también Estados Unidos quien exige hoy la “deswahhabisación” de Arabia Saudí. Para Líbano el sesgo antichií de Arabia Saudí no es nuevo. Se expresó ya en 2006 durante el salvaje ataque israelí contra Líbano en el que Arabia Saudí culpó a Hizbulá por su aventurismo y no al Estado de Israel que por un incidente fronterizo desencadenó un ataque de una envergadura enorme contra Líbano.


Actualmente, con el pretexto de luchar contra la influencia chií e Irán, Arabia Saudí destruye Yemen con bombardeos continuos desde 2015, el bloqueo de sus puertos y una temible epidemia de cólera resultado de ello, en medio del silencio atronador de la comunidad internacional. La justificación de esta guerra intolerable por medio de la necesidad de luchar contra la influencia de un “triángulo chií” subversivo en Oriente Próximo es una hoja de parra ideológica para justificar la política saudí y estadounidense en la zona. Quiero recordar aquí que fue Iraq bajo la influencia de las petromonarquías y de Estados Unidos quien intentó invadir Irán en 1980 y le declaró la guerra, y no lo contrario.


Para estar más cerca de la realidad sobre el terreno se podría resumir la situación afirmando que estamos ante el enfrentamiento de dos bloques geopolíticos: por una parte el de la OTAN y por otra el eje que discute la supremacía estadounidense en el mundo, esto es, de China, Rusia e Irán. Siria y actualmente Yemen han sido víctimas de este enfrentamiento; Líbano con su primer ministro secuestrado por su falta de activismo antiiraní lo sufre también.


Solo las personas ingenuas, víctimas de los grandes medios occidentales y árabes bajo influencia occidental, pueden pensar que se trata de una lucha entre “sunníes” y “chiíes”.

 

Alex Anfruns
Investig’Action

Traducido del francés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos.

* Georges Corm, El Líbano contemporáneo: historia y sociedad, Barcelona, Bellaterra, 2006; [traducido por José Miguel Marcén].
** Georges Corm, Pensamiento y política en el mundo árabe: contextos históricos y problemáticas, siglos XIX-XXI, Barcelona, Bellaterra, D.L., 2016; [traducción de Juan Vivanco]

Publicado en Internacional
Sábado, 11 Noviembre 2017 07:19

Crean una comisión de verdad

La Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, Convivencia y No Repetición tendrá un carácter extrajudicial, es decir, sus hallazgos y publicaciones no podrán vincular a procesos judiciales a sus implicados.

 

Ya se conocen los integrantes de la Comisión de la Verdad que, como parte de lo pactado en el Acuerdo de Paz negociado en La Habana, entrará en funcionamiento el año próximo. Se trata de cinco mujeres y seis hombres diversos que tendrán la labor de investigar y presentar a la sociedad la verdad sobre el conflicto colombiano con el objetivo de comprender, reparar y avanzar en la construcción de paz que defiende un amplio sector de la sociedad colombiana, pese a los contradictores de derecha, sector empresarial y grupos ilegales que no están interesados en pasar la página de la guerra.


La Comisión Para el Esclarecimiento de la Verdad, Convivencia y No Repetición tendrá un carácter extrajudicial, es decir, sus hallazgos y publicaciones no podrán vincular a procesos judiciales a sus implicados. Sin embargo, la esperanza en la utilidad de su entrada en funcionamiento va más allá de poner a cualquiera tras las rejas sino que se cifra en conocer, al fin, las verdades sobre las causas, orígenes, víctimas y responsables de la larga guerra en Colombia. Su función, según el Acuerdo de Paz que avanza en una atropellada implementación en el Congreso, será contribuir al esclarecimiento de las violaciones e infracciones y ofrecer una explicación promoviendo el reconocimiento de las víctimas.


Por eso, entre sus 11 integrantes se encuentran personas que han acompañado de cerca las comunidades afectadas por el conflicto como el escritor Alfredo Molano, la gestora cultural Lucía González Duque, y María Patricia Tobón Yagarí, indígena y víctima. Quien presidirá será el sacerdote católico Francisco De Roux a quien han empezado a llamar el apóstol de la paz por su compromiso con la reconciliación. Además, un militar hace parte del grupo: el mayor del Ejército Carlos Guillermo Ospina Galvis. Ospina fue director de la Asociación Colombiana de Militares Víctimas del Conflicto Armado desde 2013.


También una periodista, Marta Cecilia Ruiz, asesora de la Revista Semana, fue elegida para integrante este organismo histórico que saldará una deuda pendiente en Colombia. Los abogados e investigados también hacen parte del grupo seleccionado por el Comité de Escogencia: Saúl Alonso Franco Agudelo, Carlos Marrín Beristain, Alejandra Miller Restrepo, María Ángela Salazar Murillo, y Alejandro Valencia Villa.


Para Soraya Bayuelo, lideresa de la región Montes de María donde paras, guerrillas y Estado aporrearon por décadas a los más inocentes, “este es un grupo excepcional, fueron escogidos con mucho acierto; todos tienen una capacidad de comprensión, ética y reconocimiento, y además algunos se destacan por su acompañamiento directo a nosotros las víctimas en nuestros momentos más difíciles”. Bayuela dice que es importante que los comisionados tengan un oído muy grande y el corazón abierto para desarrollar tan loable labor.


“El Padre Francisco, por ejemplo, es un hombre admirable y excepcional. Lucía González de seguro hará un aporte grandísimo con su mirada desde la cultura... Nosotros las víctimas nos sentimos representados en ellos y rechazamos a sectores de la política que desde el Congreso han señalado que esta escogencia va en contra de nosotros”, asegura la mujer a PáginaI12. “Me parece una falta de respeto la polémica que quieren generar, es una ofensa contra nosotros que hablen a nombre de las víctimas”, asegura.


“Estará bueno que en Colombia nos dejemos de distractores y nos centremos en la esencia, en que el proceso de paz que siga adelante, y que conozcamos la verdad”, agrega Soraya con júbilo porque, pese a que existen bastantes informes del conflicto y producciones de memoria en el país, esta será la primera Comisión de la Verdad en el país. También el Comité de Escogencia entregó al Fiscal General la terna de nombres para la Unidad de Desmantelamiento de Organizaciones Criminales, otro órgano contemplado en el Acuerdo de Paz. Se trata de Nubia Stella Chávez, Geisa Larrota Peña y Martha Janeth Mancera.


Esta Unidad también derivada del acuerdo de paz será responsable de investigar a los “responsables de homicidios y masacres o que atenten contra defensores/as de derechos humanos, movimientos sociales o movimientos políticos, incluyendo a las organizaciones criminales que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo, y la persecución de las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz”.

Publicado en Colombia
Jueves, 09 Noviembre 2017 16:25

La paz entre el bloqueo y las trizas.

Ya resulta hasta una necedad reiterar en los diferentes eventos que están destruyendo los Acuerdos de paz entre el Gobierno y las Farc.


Si bien es cierto la mayoría de los Acuerdos de paz firmados por el resto del mundo han fracasado por el incumplimiento de las elites dominantes que los firman, no estamos condenados a repetir esas tragedias que se han cernido sobre otras naciones. Pero, el caso del trámite de la Justicia Especial para Paz (JEP) en el Congreso de la Republica, está demostrando de manera palpable la ausencia de voluntad política de la cúpula dominante de la sociedad y el Estado colombiano, para hacer de la paz una realidad en la vida de millones de ciudadanos.


La paz muere asfixiada por el bloqueo del santísimo y las trizas de la ultraderecha.


El oficialismo santista y toda la red gubernamental que gira a su alrededor se las han arreglado para ir rediseñando regresivamente el texto de los acuerdos, mediante los trucos judiciales del Fiscal Martinez, la hermenéutica tramposa de la mayoría de Magistrados de la Corte Constitucional y la acción violenta de los aparatos armados del Gobierno que aplastan sobre el terreno, con masacres y asesinatos, la voluntad guerrillera de cumplir con lo pactado.


El uribismo no ha sido menos contundente en su ofensiva. Su anuncio de hacer trizas la paz ya es un hecho y las 150 trampas de José Obdulio Gaviria para sofocar la JEP en el legislativo es una demostración de tal objetivo, proclamado a los cuatro vientos.


La JEP se hundirá de forma ineluctable en el escenario legislativo y con ésta todo el proceso de solución del conflicto social y armado que fue utilizado como tabla de salvación del régimen político prevaleciente, carcomido por grandes crisis de legitimidad, gobernanza, recesión económica y corrupción.


Pero bien. Como todas estas encrucijadas hay que resolverlas en el campo de la política no hay otra alternativa que explorar salidas desde la reflexión institucional, sociológica y politológica.


Mi criterio es que la extrema división de la elite dominante está configurada como una estructura de oportunidad política que debe ser leída y analizada en cada momento.


Hay una división en la clase dominante y tal hecho tiene grandes implicaciones institucionales y políticas.


Desde el ángulo institucional se sugiere acudir a la Conmoción interior para superar el bloqueo de las cúpulas parlamentarias amangualadas en sus profundas afinidades para frenar los avances de la paz. Si esa es una opción debe usarse sin vacilaciones jurídicas. Por supuesto, sin descartar el recurso de la Asamblea Constituyente como instrumento de la transición política en curso.


Desde la perspectiva política es necesario insistir en las movilizaciones y agitación civil para poner en evidencia el atroz sabotaje a la pacificación del país.


La muerte de la paz, asesinada por los promotores y ejecutores de la violencia contra las clases subalternas, es una responsabilidad histórica con grandes repercusiones en el curso futuro de Colombia.


Nos preguntamos ¿Con qué autoridad el Gobierno y sus delegados adelantan diálogos y negociaciones con el Eln para que cesen su lucha y resistencia armada a la luz de los hechos perversos que estamos presenciando con los pactos firmados con la insurgencia de las Farc?


Con las Farc, Santos repite la vieja historia del alzamiento de los Comuneros del Socorro en el siglo XVIII, firmaron y después descabezaron.


Tomen nota, ciertas almas ingenuas y también las avispadas, de lo que se nos viene. Más guerra, más muerte y más dolor para los débiles.


Definitivamente este país no tiene arreglo en la vía pacífica.

 

Publicado en Colombia
Martes, 07 Noviembre 2017 08:28

“Al final todos vamos en el mismo barco”

La atmósfera política que cubre al país es electrizante. Los acontecimientos se precipitan en cascada en la medida en que los días pasan y se acercan las jornadas electorales de marzo y mayo de 2018. Martí resuena en el ambiente: en política lo verdadero es lo que no se ve. Las voces que otean el horizonte guardan prudente silencio con la conciencia clara de que lo que hoy aparece como inexorable, mañana puede no serlo.

 

Nos reunimos con Alirio Uribe Muñoz (AUM), Representante a la Cámara, quien ha preservado el tesoro sin par de la virtud en medio del sobrecogedor proceso de degradación en que el país político, con las clases dominantes a la cabeza, está hundido. La labor insomne, la serena capacidad de análisis y su apuesta de toda una vida por los humildes, nos permite una valiosa ventana de observación a lo que sucede en estos días en el Congreso Nacional y en sus pasillos. Ese espacio que un día anhelamos tenga el carácter de templo sagrado del amor y las ideas depuradas en la deliberación acerada y honesta, que sirvan a nuestras gentes.

En enero pasado publicamos otra entrevista a Alirio Uribe y nos advirtió: “lo que no se apruebe de aquí a junio tendrá muchas dificultades para su aprobación. En el segundo semestre el Congreso estará volcado en las elecciones”.

En efecto, durante la semana del 2 al 6 de octubre no registró quorum para la conciliación del Acto Legislativo referente a la prohibición del paramilitarismo, ni para la ley de innovación agropecuaria relacionada con el punto uno de los Acuerdos Gobierno-Farc. Con la reforma política quedaron registrados cincuenta impedimientos y después no hubo quórum para votar más impedimentos. Y así “nos dice Alirio” hasta poner al gobierno contra las cuerdas. No hay más mermelada. Y la campaña de todo el mundo, derecha, centro, izquierda, es darle palo al gobierno.


HA: Cuesta trabajo hacerse a la idea de que los Acuerdos de Paz estén sujetos al dios dinero y sus tentáculos, pero es el signo de los tiempos que corren. Nuestra primera pregunta es por lo que está sucediendo con la Justicia Especial de Paz (JEP).
AUM: Cada vez más el Centro Democrático y Cambio Radical, Uribe y Vargas Lleras, se unen en contra de la JEP. Y esto tiene una lógica. Porque esta Justicia afectará intereses y personas que no quieren ver afectados: los empresarios que financiaron la guerra y los altos mandos militares que no quieren verse procesados por su responsabilidad de mando.

La JEP, de alguna manera, es una respuesta a la crisis de la justicia, porque hasta ahora ha sido imposible avanzar en procesos de verdad, justicia y reparación, por ejemplo con relación a las cadenas de mando, o a las empresas que financiaron al paramilitarismo.

El país conoce lo sucedido con las Farc, los crímenes y delitos cometidos. Tanto lo que es verdad, como lo endilgado por la guerra mediática. Pero la mayor parte de la gente no conoce cosas que tienen que ver con la paraeconomia, sobre todo. Cuando Cambio Radical dice que no confía en los jueces –porque no son los corruptos de siempre–, que ‘porque van a perseguir a los empresarios honestos’, es porque se saben expropiadores y se saben beneficiarios de la guerra. Entonces, es obvio que sientan mucho temor con que aflore la verdad. Miedo a que se sepa quiénes financiaron la guerra y quiénes se beneficiaron con la misma.

Pero recuerde que cuando ellos hicieron el proceso de Justicia y Paz, se aseguraron de que no les pasara nada. No podían ser investigados en Justicia y Paz los que no fueran paramilitares. Y tenían garantizado, además, que las compulsas de copias no iban a ser investigadas en la fiscalía ordinaria.

Cuando se aprueba la JEP, queda claro que se investigará lo no investigado. Se investigará a las Farc y a los militares, pero también a los actores económicos.


El otro sector opuesto a la JEP son los militares, para tratar de eliminar la responsabilidad de mando. Las Fuerzas Militares están dispuestas a que respondan los autores materiales, pero no los máximos responsables; que no haya responsabilidad de mando de comandantes.


HA: Pero hay generales que ya se acogieron a la JEP
AUM: Sí, los generales Uscategui, Escalante y Rito Alejo del Rio, lo cual llama poderosamente la atención. Será interesante ver en que tónica hablarán: si pedirán revisión de fallo por inocencia, o si pedirán revisión por reconocer la responsabilidad y hablar. Pero no solo ellos, ya se han acogido a la JEP un total de 1.689 militares. Es interesante lo que pueda salir de ahí. Algunos integrantes del Centro Democratico y algunos integrantes de las Farc han cuestionado la composición del Tribunal de la JEP; personalmente pienso que los Magistrados elegidos son personas competentes, diversas y creíbles.

De Justicia y Paz no esperábamos nada. Y mire todo lo que ha salido a flote. Igual puede suceder con la JEP. Hay que esperar. Pero creo que van a darse muchas revelaciones. La semana pasada salió una sentencia de dos mil páginas sobre lo sucedido en el Magdalena Medio. Entre otras cosas si usted retoma el libro de Baez, el jefe paramilitar, y lo compara con el Plan de Desarrollo de Uribe, verán que son idénticos. Salió también –hace unos días– el informe del Centro de Memoria sobre el Bloque Tolima, y revela que el sesenta por ciento de sus integrantes eran servidores públicos.

Soy consciente de que en el Congreso abundan los sucesores de la parapolítica. Pero creo que la JEP saldrá adelante como expresión indispensable de cumplimiento con los acuerdos de paz. También es posible que se apruebe la JEP y se hunda la reforma política. Si esto sucediera, quedaría aplazada la reforma política, no se hasta cuándo.


HA: Hilemos con la reforma política, ¿cuál es su estado actual?
AUM. La reforma política nace, por una parte, ante la necesidad de desarrollar el punto 2 de los Acuerdos y, por otra parte, porque hay una necesidad postergada de cualificar, ampliar y profundizar la democracia. Es imposible desconectar la violencia vivida de las graves limitaciones de la democracia realmente existente en nuestro país.

Pese a ello, congresistas de otros partidos se oponen a esta reforma, porque prefieren no variar las reglas con las que hasta ahora han ganado. Piensan, ¿para que sumar más incertidumbre a la ya existente? Hay un temor comprensible porque la inscripción de listas comienza el 11 de noviembre y termina el 11 de diciembre, y ya estamos en octubre, pese a lo cual aún no se sabe cuáles serán las reglas de juego.

Debemos hacer el esfuerzo por impulsar la reforma política, ya que necesitamos avanzar en la pluralidad política, sin embargo las circunstancias actuales no son favorables para su aprobación. Las coaliciones para cargos unipersonales existen, pero no así para corporaciones, y este es uno de los temas que hemos incluido. Lo que quiero decir es que con la legislación actual es posible construir coaliciones para aspirar a una alcaldía o a la presidencia, pero no es posible para acceder al Congreso. Hemos propuesto que sean posibles para el Congreso, de manera que los movimientos pequeños puedan coaligarse y optar por una curul.

Entonces, sin reforma política las opciones para presentar listas a Senado se limitan al PDA, los Verdes y las Farc, los demás, o se meten en esas listas o desaparecen. Creo, y por eso defendí las coaliciones en la reforma política, que debemos apoyar la diversidad política: los Progresistas, la UP, el Partido Comunista... Sin reforma se impide la unidad programática, con lo cual viene la rapiña y las prácticas clientelistas que degradan la política: me meten en la lista de manera individual, por prebendas y no por acuerdos pluralistas.

Lo cierto es que en los pasillos del Congreso se percibe una corriente creciente que señala que, sea cual sea el próximo gobierno, debe convocarse una Asamblea Constituyente. Me parece interesante. Lo que respondo a los congresistas que me preguntan al respecto es que estoy de acuerdo, pero que la única condición que pondría es que ningún congresista pueda ser constituyente, tampoco ningún gobernador o similar. Hay necesidad de renovar la clase política, así sea con una autoinmolación.

HA: Entonces, ¿tendremos elecciones sin reforma política?
AUM: Nuestra tarea es seguir defendiendo esta reforma. De pronto el escenario varía y se aprueba. Defiendo una financiación más democrática, una renovación del control electoral, y condiciones que permitan la pluralidad de las minorías. Fijémonos, lo evidenciado con Odebrecht es un campanazo de alerta. Si aplicas la ley proyectada a lo de Odebrecht Santos pierde la investidura, pues en ella queda prohibido que cualquier ente extranjero financie campañas.

Lo hecho por Odebrecht es lo mismo que por décadas han realizado los poderes económicos en Colombia: apostarle a los dos caballos finalistas, de manera que con cara ganan, pero también con sello. Pero no solo Santos perdería la investidura, Cambio Radical ni ningún partido de la Unidad Nacional, ni el Centro Democrático, podrían presentar candidatos a la presidencia en 2018.

Por esto es necesario el debate al Consejo Nacional Electoral, para que no sirva –como hoy sucede– para la impunidad de los grandes partidos, para evitar las revocatorias demandadas por las mayorías –como sucede con el caso de Peñaloza. El Consejo Electoral actual es responsable de que no se cumpla la ley.

 

Circunscripciones especiales de paz

 

HA: En este ambiente, ¿qué puede pasar con las circunscripciones especiales de paz, también contempladas en los acuerdos?, le pregunto.
AUM. En el Senado no les importa porque su votación depende de las capitales. Hay 19 departamentos que no tienen senadores. Entonces, los senadores no tienen problema en señalar: “que las Farc tomen sus diez curules, y que las 16 circunscripciones especiales de paz se den como sea”.

Pero en la Cámara sí les importa, porque sienten que se les meten al rancho, que amenazan sus curules...

Lo que puede darse, y se está dando, es que si, por ejemplo, el gobernador es de Cambio Radical y el dinero abunda por alguna razón, entonces pueden ofrecer un combo a los electores: voto por la lista oficial de Cámara, voto por el candidato para quedarse con la circunscripcion especial de paz y voto por el gobernador en el 2020. El votante, el elector que ha sido corrompido por la cultra política imperante, va donde el otro candidato y le dice: allí me dan tanto por los tres votos, ¿usted qué me ofrece?

Los que manejan las maquinarias electorales pueden apoyar los seguros que hemos intentado incorporar –para proteger el espíritu de la norma que crea la circunscripciones especiales de paz– como un mecanismo de reparación a las zonas más pobres y afectadas por la violencia, entre ellas: sacar las cabeceras municipales de municipios de más de 25 mil personas en el censo electoral, prohibir la inscripción de alguien que haya sido candidato, o que haya sido funcionario de partidos existentes; y pueden apoyar este tipo de procederes porque, aún con este tipo de seguros, pueden ganar.

 

El escenario electoral

 

HA: Ante lo explicado por Alirio, si los desarrollos legales de los Acuerdos se han visto ralentizados por la irrupción de la dinámica electoral, también es importante conocer cómo contempla él lo que ocurre ahora en este escenario electoral turbulento, en el que se adentró la agenda política oficial.
AUM: Está muy abierto, y cualquier cosa puede pasar. Hasta ahora, dominan más los egos y las ambiciones que las razones. Si tuviésemos presente de dónde venimos, quizás no sería tan difícil alcanzar acuerdos programáticos y reunirnos en una solo opción democratizadora.

Está clara la necesidad de comprender cuáles son los poderes económicos que están detrás de las fuerzas políticas. Por ejemplo, ¿quién es el candidato de las mafias hoy? No deberíamos ignorar qué aún estamos en una especie de narco-economía que configuró desde hace décadas una especie de narco-Estado.

El poder del dinero ha aflorado con un nuevo escándalo durante estos meses. Con tal de alcanzar el poder estatal, los representantes de la clase dominante no reparan en los medios por utilizar. Poder espurio, por lo cual la candidata Claudia López y Jorge Enrique Robledo denunciaron, durante la primera semana de octubre, lo que está haciendo Vargas Lleras con el Fiscal: le dicen a los alcaldes y gobernadores ‘estás conmigo o tienes orden de captura’.

 

Esperanza

 

La actitud de Alirio Uribe ante un panorama tan desolador, me recuerda a Laura Daniela, una niña del barrio Arborizadora Alta, en la localidad de Ciudad Bolívar en Bogotá, que encontró en el pensamiento de Martí una forma de proteger una llamita de esperanza en medio de tanta adversidad. Decía Martí: el mal es accidental, sólo el bien es eterno. Contra el dogma del mal eterno, el eterno trabajo por el bien.

 

La ley 1864

 

HA: Cerramos la entrevista preguntándole a Alirio por algún suceso en el Congreso que aliente en medio de la turbiedad de una cultura política lejana frente a las necesidades impostergables de nuestra vida colectiva. Y nos responde:
AUM: La ley 1864, presentada por el Centro Democrático que adiciona el Código Penal (ver recuadro “Ley...).

Cuando abrimos los ojos con estupor ante su respuesta, reafirma: la ley 1864 de agosto de 2017 debe ser conocida por toda la ciudadanía y ayudar a preservarla.
Es importante enfatizar que nunca habíamos tenido una ley que se ocupara de manera tan precisa de las conductas corruptas que afectan la democracia. Esta Ley contiene disposiciones de excepcional valor para proteger los mecanismos de participación democrática (Ver recuadro), pues describe muy bien las conductas prácticadas en las elecciones, las que por su impureza lesionan la democracia. Allí asignan penas de cuatro años, sin excarcelación, para quienes incurran en esas conductas. Y le colocan agravantes a todas las penas si son funcionarios públicos, es decir los políticos.

Esta ley, bien pedagogizada, serviría mucho para frenar la avalancha de conductas dolosas con las que se impide el libre y transparente juego democrático. Prácticas usuales, como las de las Juntas de Acción Comunal, que se acercan a los candidatos y les dicen: ‘le vendo cien votos mi doctor’, serán sancionadas.

Prácticas como las recientemente denunciadas en medios, en las que los jefes de empresa llaman a los trabajadores a votar por un candidato, también serán sancionadas. Con que un trabajador grave al jefe diciendo “vamos a votar por x”, esa persona puede ir a la cárcel. Me parece que la ley fue aprobaba sin una conciencia muy clara de sus alcances. Pero una vez aprobada nuestro deber colectivo es protegerla.

HA: Más allá de la coyuntura y de los diversos enfrentamientos, cómo contemplas ya no el horizonte electoral, sino el político, le pregunto a Alirio para concluir la entrevista.
AUM: Creo que todos vamos en el mismo barco. Y creo que desde el nacimiento de nuestra República hemos estado enfrentados con la recurrencia de la violencia como medio de acción política. Este enfrentamiento intestino –que también ha sido alentado desde fuera para mejor dominarnos–, ha sido catastrófico para la nación.

Estamos ante un proceder político transformado en tragedia nacional, producto del proceder de las clases dominantes que disputan el control del Estado simplemente como botín. El resultado de este proceder ha sido un Estado ineficaz, sin capacidad para responder a demandas sociales inaplazables. Y una sociedad postrada por graves problemáticas que no cesan de enconarse, convirtiendo la vida colectiva en un ámbito infernal.

Ante esta realidad, urge una nueva forma de hacer política. Urge transformar desde el plano internacional el modo de abordar las plantas y las substancias prohibidas. La prohibición ha fracasado y nos ha legado una dinámica de violencia. Urge un nuevo Estado. Urge una nueva cultura política. Urge una capacidad de ponernos de acuerdo en un modelo de país con tareas que debemos adelantar conjuntamente, porque todos vamos en el mismo barco y hasta ahora, quienes lo han capitaneado, han hecho todo lo posible por averiar la nave con tal de no dejar que primen los intereses colectivos, así como impedir que otros capitanes la conduzcan.

Publicado en Colombia

 

Algo chistoso sucedió en medio de otra controversia más provocada por el comportamiento del presidente esta semana: se descubrió otro frente más de la aparente infinita “guerra contra el terrorismo” de Estados Unidos.

Pocos dentro y fuera del gobierno sabían que casi mil militares estadunidenses operan en Níger hasta que cuatro de ellos murieron en un enfrentamiento, uno de los cuales detonó otra controversia ya que el comandante en jefe Donald Trump no se acordó de su nombre cuando llamó a su viuda para consolarla la semana pasada.

Al inicio, toda la atención giró sobre el asombroso intercambio entre Trump y la familia de uno de los soldados caídos en una emboscada en el país africano, algo que ha continuado hasta ahora. Trump de nuevo insistió el miércoles en que todos menos él están mintiendo, incluyendo la viuda del soldado, quien sostiene que Trump no recordó el nombre de su marido cuando la llamó para consolarla, afirmando que tenía “una de las mejores memorias de todos los tiempos”, y se ufanó de haberse cominicado con todas las familias, más que sus antecesores, entre otras cosas que después han sido disputadas.

Trump enfatizó que fue sumamente cordial y “muy cortés” con la viuda del sargento La David Johnson. Preguntado sobre las críticas de senadores de su propio partido por, entre otras cosas, su capacidad como comandante en jefe, y sus respuestas descalificándolos, se quejó de que “la prensa me hace parecer más incivilizado de lo que soy. Fui a una universidad del Ivy League, fui un estudiante agradable, y me fue muy bien. Soy una persona muy inteligente”.

Mientras el comandante en jefe presumía de qué tan bueno e inteligente es, otros empezaron a preguntar qué fue lo que sucedió en Níger el 4 de octubre y la naturaleza de la misión militar estadunidense ahí y en esa región en general.

Los legisladores encargados de supervisar al Pentágono no estaban enterados de la operación ni de las dimensiones de la presencia estadunidense. El influyente senador republicano y “halcón” pro militar Lindsey Graham del Comité de Fuerzas Armadas dijo que “yo no sabía que había mil tropas [estadunidenses] en Níger”. El líder de la minoría demócrata de la cámara alta Chuck Schumer también afirmó que no sabía de la presencia de tantas tropas de su país ahí. El presidente del Comité de Fuerzas Armadas y veterano de guerra John McCain insistió en que el Pentágono - que después informó que tiene 800 efectivos en Níger- debe proporcionar más información sobre sus operaciones en África.

Ante ello, ahora se abrió un debate sobre la autorización del comandante en jefe de enviar tropas para operaciones bélicas sin autorización expresa del Congreso. Hasta ahora, bajo Trump como sus antecesores, estas operaciones son consideradas autorizadas por la orden aprobada en 2001 por el gobierno estadunidense para el uso de fuerza militar inmediatamente después de los atentados del 11-S, pero algunos dicen que es hora de que el Congreso limite o por lo menos autorice ese despliegue de fuerza internacional.

Todo esto es parte de las guerras más largas de la historia del este país que se lanzaron a partir y con la justificación del 11-S de 2001. Según datos oficiales, Estados Unidos hoy día tiene más de 240 mil tropas desplegadas en por lo menos 172 países -o sea, casi todo país en el planeta- más otros 40 mil que aparentemente están en misiones secretas ya que el Pentágono no revela dónde están ubicados más que en lugares desconocidos.

La lista de países donde hay militares estadunidenses incluye lugares menos conocidos como Níger, hasta ahora, junto con Jordania, Tailandia y Somalia además de los frentes más conocidos como Afganistán, Irak, Siria y Yemen. El Pentágono informó -después de lo ocurrido en Níger- que tiene aproximadamente 6 mil efectivos en 53 países en África.

Más allá de decenas de miles de tropas que han permanecido durante décadas en Europa o Japón y Corea del Sur desde que Estados Unidos se convirtió en el superpoder militar desde la era de la Segunda Guerra Mundial, a partir de 2001, las invasiones de países (Irak, Afganistán) más la ampliación de la llamada “guerra contra el terror”, ahora la misión militar en diversas regiones gira en torno al “contra-terrorismo”, con un nuevo perfil para las fuerzas especiales y nuevas tecnologías como los drones. Estas no se llaman intervenciones militares ni guerras, sino cosas como “operaciones de contingencia”. Aunque el nivel total de tropas estadunidenses desplegadas en el exterior se ha reducido durante las últimas décadas, su alcance es tal vez más amplio.

Vale señalar que esto no es promovido solo por Trump, el Congreso ya aprobó unos 700 mil millones para el presupuesto militar del próximo año –más de los que había solicitado el comandante en jefe.

El nuevo comandante en jefe carece de credibilidad y genera preocupación no solo por su carácter ya tan comentado, ni por sus afirmaciones insultantes durante su campaña de que él era más inteligente que los generales, sino también porque evadió el servicio militar. Cuando el servicio era obligatoria durante la guerra de Vietnam, Trump, como muchos hijos de ricos, obtuvo aplazamientos médicos de su servicio en cinco ocasiones, con el diagnóstico de esporas de hueso en el pie. El senador McCain, quien es veterano condecorado de guerra de Vietnam y prisionero de guerra, hizo alusión a eso hace unos días, cuando comentaba sobre esa guerra y cómo el reclutamiento obligatorio se aplicó a “los de ingresos más bajos... mientas que el nivel de ingreso más alto encontraba un doctor que diría que tienen una espora de hueso. Eso está mal“.

Mientras tanto, ante las tensiones con Corea del Norte que en un momento llevaron al comandante en jefe a declarar que se tenía que contemplar “destruir totalmente” ese país -no dijo su aparato militar, ni su complejo nuclear, sino todo el país lo cual tendría que incluir sus 25 millones de habitantes- ha regresado al centro de atención ya que Trump, calificado como mentalmente inestable por expertos -tiene su dedo sobre el botón del arsenal nuclear más grande del mundo, con unas 4 mil ojivas.

Trump no solo ha amenazado con el uso de las armas nucleares sino que aparentemente sugirió, en una reunión en julio, que ese arsenal actual debería de multiplicarse por 10. Fue ese comentario por el que supuestamente su secretario de Estado Rex Tillerson habría dicho que su jefe era “un ímbecil”.

Por hora, bajo la Ley de Energía Atómica de 1946, el presidente tiene el control exclusivo para lanzar bombas nucleares. “Podría desatar la fuerza apocalíptica del arsenal nuclear solo por su palabra, y en minutos”, recuerda el New York Times en un editorial reciente.

No por nada el Congreso está considerando promover una ley prohibiendo al presidente lanzar un ataque nuclear sin una declaración de guerra por el poder legislativo.

El experto militar y ex coronel Andrew Bacevich, escribiendo en TomDispatch.com, afirma que hoy día dos hechos son indisputables: Estados Unidos está permanentemente involucrado en operaciones de conflicto en por lo menos siete países, y el segundo es que a la gran mayoría de los estadunidenses no les importa. “En el Estados Unidos del siglo 21, la guerra ya no es gran tema... los estadunidenses podrían no darle la bienvenida [a la guerra] pero han aprendido a vivir con ella”.

 

 

Publicado en Internacional
Viernes, 20 Octubre 2017 07:11

La batalla por el petróleo en Kirkuk

Tres semanas después de que ganara el Sí en el referéndum de independencia en la región kurda de Irak, el gobierno iraquí envió tropas a la provincia iraquí de Kirkuk, muy rica en petróleo, controlada por los kurdos pero que Bagdad les disputa.


Kirkuk, tierra en la que bulle el petróleo, en los últimos días se convirtió en un nuevo punto de conflicto en Oriente Medio.


Ubicada al norte de Irak, la provincia de Kirkuk es un territorio árido, aunque muy rico, que desde hace décadas se encuentra en disputa entre el gobierno central de Bagdad y la administración semiautónoma del Kurdistán iraquí (Bashur). En la zona existen vastas reservas de crudo, además de refinerías, y por allí pasan los oleoductos hacia Ceyhan, en Turquía, y Baniyas, en Siria, en el Mediterráneo.


La tensión entre el gobierno central y la administración kurda se profundizó a partir del referéndum de independencia (no vinculante) que impulsó el gobierno de Bashur del Partido Democrático de Kurdistán (Pdk) el pasado 25 de setiembre.


La participación popular en la consulta fue masiva y una aplastante mayoría votó a favor de la independencia, tras lo cual el Ejecutivo de Bagdad aprobó una serie de sanciones contra el Kurdistán iraquí y deslegitimó el referéndum, todo con el apoyo de Turquía, Irán, Siria y Estados Unidos.


El anquilosado Pdk respondió con tibieza, tratando de hacer equilibrio entre sus aliados ofuscados –Ankara y Washington–, los problemas sociales y económicos internos, y la demanda legítima de libertad e independencia del pueblo kurdo expresada en el referéndum.


Desde la invasión de Estados Unidos a Irak y la caída de Saddam Hussein, en 2003, los kurdos controlan Kirkuk y áreas de Nínive, Diyala y Salah al-Din, al norte de Bagdad.
Luego de sufrir los ataques y masacres cometidas por la organización Estado Islámico, ahora Kirkuk es escenario de una escalada bélica que puede terminar en una guerra interna. Desde hace varios días el Ejército iraquí y las Unidades de Movilización Popular (Al Hashad al Shabi, grupo conformado por milicias árabes) se encuentran en Kirkuk, en donde se produjeron enfrentamientos armados a pequeña escala. Los peshmergas (fuerzas militares de la administración de Bashur) apenas resistieron y, como hicieron en 2014 frente al avance del Estado Islámico, se retiraron.


Por otro lado, pese a las fuertes críticas que mantienen hacia el Pdk y los peshmergas, las Fuerzas de Defensa Popular (Hpg, guerrilla vinculada al Partido de los Trabajadores del Kurdistán, Pkk), que tienen sus bases en la montaña de Qandil, un extenso territorio en la frontera con Irán, se trasladaron a Kirkuk para defender el territorio. En un comunicado, las Hpg calificaron como “una invasión” lo que ocurre en Kirkuk, por lo cual, indicaron, “nuestras fuerzas guerrilleras tomaron posición defensiva a raíz de los ataques”. Desde el mando de las Hpg confirmaron que “se produjeron enfrentamientos esporádicos entre nuestras fuerzas y el Ejército iraquí y Al Hashad al Shabi, después del retiro de los peshmergas”. Desde la guerrilla criticaron a las fuerzas del Pdk por huir de la zona y no establecer “una coordinación conjunta para proteger” la capital de Kirkuk.


A su vez, el portavoz del Ministerio del Petróleo iraquí, Asem Yihad, declaró que su gobierno ya controla todos los yacimientos petrolíferos de la provincia.
La Unión de Comunidades del Kurdistán (Kck), una de las principales organizaciones que representan al pueblo kurdo en Oriente Medio, también se pronunció. Este miércoles rechazó la vía militar para resolver el actual problema y alertó sobre “los poderes antikurdos” que intentan evitar que ese pueblo “tenga un lugar influyente y gane un estatus”.
Los hechos que ocurren en Kirkuk se desencadenaron por el control del petróleo en una de las provincias más ricas del territorio iraquí. Pero en Kirkuk también se observa la disputa entre las principales líneas ideológicas que atraviesan al Kurdistán. Por un lado, la burguesía representada en el Pdk con sus alianzas internacionales, aunque éstas ahora se encuentran debilitadas; por otro, la guerrilla kurda y su proyecto de un Kurdistán confederal, inclusivo y democrático, que encuentra su experiencia más concreta en el norte de Siria (Rojava), donde, pese a la guerra, desde hace más de cinco años se construye una sociedad nueva, antiestatal y con un concepto de democracia comunal y anticapitalista que es la gran novedad para todo Oriente Medio.

Publicado en Internacional

La guardería para adultos, nuevo término para referirse a la presidencia estadunidense

 

El torbellino de ataques y descalificaciones de Donald Trump contra percibidos enemigos y aliados, incluso contra su propio equipo, sus exabruptos y ocurrencias que toman por sorpresa no sólo a extraños, sino a sus más íntimos asesores, y que a veces sacuden a la cúpula política, económica y militar de este y otros países, provocan un debate constante sobre si existe un método detrás, o si es, sencillamente, locura.


Hace unos días un ex aliado de Trump, el senador republicano Bob Corker, declaró que la Casa Blanca se ha convertido en una guardería para adultos y ahora ese término lo utilizan muchos para referirse a esta presidencia. Trump, en lo que ha sido su constante, sigue inundando el mundo político con provocaciones y ataques, haciendo que la alteración sea la condición normal en Washington.


Trump asombró este jueves a casi todos cuando se calificó con un 10 por su respuesta a la crisis en Puerto Rico después de los huracanes, al afirmar ante reporteros, con el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, a su lado: “creo que hemos hecho realmente una gran labor... me daría un 10”. Un mes después del huracán María, aproximadamente 80 por ciento de la isla no tiene electricidad y la mayoría de su población sigue sin acceso a agua potable ni a medicinas.


En los pasados tres días, Trump provocó una tormenta cuando insistió en que él se ha comunicado más con las familias de soldados caídos en operaciones militares que sus antecesores, algo que casi de inmediato fue comprobado como falso por varios medios.


Peor aún, la controversia detonó cuando una representante demócrata que viajaba con la viuda y la tía de uno de los soldados para recibir sus restos en Florida, declaró que Trump, al hablar por teléfono con la viuda, le dijo: sabías que esto podía suceder, pero que aun así, duele, algo que calificó de insensible. La viuda supuestamente estaba más molesta de que Trump aparentemente no recordaba del nombre de su marido, el sargento La David Johnson. La tía de Johnson confirmó la versión de la legisladora y opinó que el presidente mostró una falta de respeto. La reacción de Trump fue contratacar, afirmando que la representante fabricó lo que le había dicho a la viuda, que tenía pruebas de eso (aún no las ha ofrecido) y que todo era una manipulación de opositores políticos.


En otro frente, en medio de otro intento por anular o modificar la reforma de salud de Barack Obama, Trump ha asumido por lo menos seis posturas diferentes ante una nueva propuesta legislativa, lo que ha dejado a casi todos –de ambos partidos– sin idea, hasta ahora, de cuál es la buena.


A la vez, en su incesante ataque contra los medios, esta semana amenazó incluso con retirar la licencia a la NBC, una de las principales cadenas nacionales, por reportar que él había sugerido multiplicar el arsenal nuclear estadunidense (algo que su comisionado de comunicaciones tuvo que descartar). Este jueves, por otro lado, el procurador general, Jeff Sessions, rehusó garantizar la plena libertad de prensa. Al preguntarle durante una audiencia en el Senado si se comprometería a no encarcelar a periodistas por hacer su trabajo, respondió: No sé si puedo comprometerme ciegamente a eso, e indicó que tal vez lo haría si fuera necesario.


Mientras tanto, como ha sido el caso desde el inicio de su presidencia, Trump ha descalificado, se ha burlado y hasta atacado a varios integrantes de su propio gabinete. El caso más reciente es el del secretario de Estado, Rex Tillerson, quien mientras anunciaba que estaba estableciendo vías de interlocución con el régimen norcoreano para calmar tensiones hace un par de semanas, Trump publicó en un tuit que su canciller “estaba perdiendo el tiempo. Trump había amenazado con destruir totalmente a Corea del Norte, país con 25 millones de habitantes. El pasado domingo, Tillerson, procediendo como si nada, afirmó que los esfuerzos diplomáticos continuarán hasta que caiga la primera bomba.


Al mismo tiempo, Tillerson negó que los tuits de Trump minaran su trabajo, pero no desmintió que hubiera llamado al presidente imbécil durante una reunión por la sugerencia de éste de multiplicar el arsenal nuclear. Y en respuesta a comentarios de su aliado, el senador Corker, de que Trump había castrado a su canciller, Tillerson comentó: revise, estoy plenamente intacto.


Por otro lado, al mismo tiempo que Trump amenazaba con anular el acuerdo nuclear con Irán, el secretario de Defensa, James Mattis, declaraba ante el Congreso que el pacto debería permanecer intacto.


Sobre el Tratado de Libre Comercio, o el caso de los inmigrantes jóvenes conocidos como dreamers, entre tantos temas más, las señales de Trump han sido tan incoherentes que nadie puede adivinar su objetivo real, si es que existe.


Y mientras amenaza con una guerra nuclear, deportar a jóvenes migrantes, y autoelogia su respuesta a los desastres naturales, entre otras cosas, Trump se ha obsesionado con ordenar a los jugadores de futbol americano profesional a que permanezcan de pie durante el himno nacional, en respuesta a que algunos se han arrodillado durante las ceremonias patrióticas antes de cada partido en protesta por la violencia policiaca contra los afroestadunidenses.


Cada semana los medios reportan que fuentes dentro del gobierno advierten que el comportamiento de Trump es cada vez más preocupante para su propio equipo y figuras influyentes de su propio partido ya expresan su alarma públicamente.


Este jueves, el ex presidente George W. Bush, quien se ha mantenido al margen de la política, ofreció un discurso en el que, sin mencionar su nombre, reprobó a Trump. Bush declaró en Nueva York: Hemos visto nuestro discurso degradado por la crueldad causal. Agregó: Hemos visto al nacionalismo distorsionado en nativismo y hemos olvidado el dinamismo que siempre ha traído la inmigración a Estados Unidos.


El senador y héroe de guerra, John McCain, quien nunca ha sido aliado de Trump, ha intensificado sus críticas al mandatario y a principios de esta semana condenó el nacionalismo espurio en Estados Unidos, con la advertencia de que el país estaba por perder su posición de liderazgo mundial como consecuencia. Trump, en respuesta al mensaje de McCain, advirtió que suele contratacar, y que no será bonito.


El senador Corker, después de anunciar que no se presentará a la relección el próximo año, se ha vuelto portavoz de un amplio círculo de sus colegas que aún no se atreven –por posibles consecuencias electorales– a expresarse contra Trump. Hace unos días, advirtió, en entrevista con el New York Times, que él no entiende que podríamos estar encaminados hacia la tercera guerra mundial con el tipo de comentarios que está haciendo. Corker es el presidente de Relaciones Exteriores de la cámara alta.


Entre tanta distracción generada por Trump, algunos legisladores se quejan de que no han podido impulsar varias iniciativas que supuestamente son prioridades del presidente. De hecho, en los nueve meses de su presidencia, Trump y las dos cámaras del Congreso, controladas por su partido, no tienen un solo triunfo legislativo mayor hasta la fecha.


A la vez, no hay semana en la que no haya un reportaje que, citando fuentes internas del gobierno, insinúe algo como inestabilidad mental del presidente, su creciente molestia y su frustración con todos a su alrededor, y los esfuerzos de su equipo por tratar de controlar su comportamiento. Todo ello alimenta algo inusual en Estados Unidos y que ha acompañado a Trump desde su toma de posesión: la constante especulación abierta y pública sobre si acabará o no su cuatrienio.

Publicado en Internacional
Lunes, 16 Octubre 2017 17:19

El rey saudí visita Rusia

Por primera vez el rey saudí visita Rusia, donde mantuvo una reunión con el presidente Vladimir Putin. De ese modo, uno de los aliados más estables de Washington produce un giro descomunal, impensable años atrás, lo que provoca un natural temblor en toda la región, donde las alianzas se habían mantenido estables desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

 

El inminente fin de la guerra en Siria con el triunfo del régimen de Bashar al Asad, auxiliado por Rusia, Irán y Hizbolá, es la causa del viraje saudí. Las tropas sirias están avanzando, protegidas por la aviación rusa, hacia los últimos bastiones del Estado Islámico, que ya no puede revertir su derrota.


El régimen saudí se comprometió a fondo en la guerra siria promoviendo la caída de Al Asad a través del apoyo a las milicias yihadistas. Su objetivo era, y sigue siendo, contrapesar la creciente influencia iraní en toda la región. El fracaso le impone ahora un giro pragmático. Pero la monarquía de Salmán bin Abdulaziz al Saúd tiene también problemas internos, agudizados desde que se lanzó a la guerra en Yemen.


Hace más de dos años una coalición internacional dirigida por Arabia Saudita decidió intervenir en el conflicto interno a favor de las fuerzas del ex presidente Abd Rabbuh Mansur al Hadi, que combate a las fuerzas hutíes leales al también ex presidente Ali Abdullah Saleh, que cuenta con apoyo iraní. El empate que se registra en este conflicto es otro de los dolores de cabeza de la monarquía saudí, acusada por los organismos internacionales de propiciar una hambruna generalizada que afecta a siete millones de yemeníes, mientras el 80 por ciento de sus 21 millones de habitantes necesitan ayuda humanitaria ante la propagación de enfermedades, como el cólera.


Para no dejar el final de la guerra en manos exclusivas de Rusia e Irán, al parecer los saudíes apuestan a una salida negociada al conflicto sirio a través de las Naciones Unidas. Un dato curioso es que cuando Riad mostró interés en la compra de los misiles rusos S-400, el Pentágono se precipitó para anunciar la aprobación de la venta a Arabia Saudita del sistema antimisiles Thaad por 15 mil millones de dólares, que había sido negociado por el presidente Donald Trump en mayo pasado. Hasta ahora Washington había sido el vendedor casi exclusivo de armas en toda la región, pero cada vez encuentra mayor competencia rusa que ha probado exitosamente sus cazas y misiles en Siria.


PETRÓLEO


Arabia Saudita tiene amplias reservas financieras, pero crecientes dificultades económicas. De ahí su interés en participar en el lucrativo negocio de la reconstrucción de Siria, aunque la estabilización del mercado petrolero es quizá el mayor interés común entre Moscú y Riad. Ambos países producen el 25 por ciento del crudo del mundo y una reducción permanente de la producción puede contribuir a elevar los deprimidos precios del petróleo que tanto los afectan.


En efecto, la caída de los precios influyó negativamente en el presupuesto saudí, que depende básicamente de la exportación de hidrocarburos, lo que complica la situación interna de una monarquía vetusta que tiene cada vez mayor oposición interna.


Según el analista mexicano Alfredo Jalife, la imponente delegación saudí de 1.500 personas que llegó a Rusia la semana pasada pretendía negociar la inversión de los multimillonarios Fondos Soberanos de Riqueza en la economía rusa. En ese sentido, debe tenerse en cuenta que no sólo el petróleo y las armas están en la mesa de negociaciones, sino también los alimentos. Por un lado, Rusia es el mayor exportador de trigo del mundo y, por otro, Arabia Saudita está sumamente preocupada por su seguridad alimentaria, ya que la escasez de agua ha erosionado la producción de ganado y de trigo (La Jornada, 11-X-17).

 

“INCERTIDUMBRE CAÓTICA”


Es evidente que Riad no pretende romper sus estratégicas relaciones con Estados Unidos ni su reciente acercamiento hacia Israel, pero el viraje en curso evidencia que Rusia se convirtió en un actor imprescindible en Oriente Medio, desde que decidió jugarse militarmente por el régimen sirio. La visita del rey Salmán a Moscú enseña los agudos cambios que se están produciendo en el mundo, donde ya no es posible menospreciar el poder de Rusia y de China, aliados a su vez frente a Occidente.


Un mundo dominado por una “incertidumbre caótica”, como acaba de señalar Immanuel Wallerstein, que la define como “una situación donde hay constantes vaivenes extremos en las prioridades de todos los actores”. Esa descripción se ajusta a lo que viene sucediendo en Oriente Medio, donde las alianzas se habían mantenido estables desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, hace ya siete décadas.


Entre los cambios probables, figura la creciente erosión del petrodólar, ya que varios países (Rusia, Irán y Venezuela, por lo menos) están comenzando a vender petróleo a cambio de yuanes convertibles en oro. Se trata de una propuesta china que cambia las reglas del juego y el papel del dólar en el comercio de petróleo (OroyFinanzas.com, 13-IX-17).


TURQUÍA SE ALEJA. En paralelo, el creciente alejamiento de Turquía de Estados Unidos y de la Unión Europea es un dato que se consolida mes a mes. Dos hechos recientes confirman que estamos ante algo más que un enfriamiento temporal en las relaciones. Ankara toma distancia de la Otan al comprar el sistema de misiles rusos tierra-aire S-400, que no es compatible con los que utiliza la alianza atlántica.


En paralelo, Washington suspendió la entrega de visas en Turquía luego de que uno de sus empleados en el consulado de Estambul fue atrapado espiando en favor del prelado opositor Fethulá Gulen, quien según Ankara habría estado detrás del intento de golpe de Estado contra el presidente Recep Tayyip Erdoğan en julio del año pasado. Una medida que Estados Unidos no aplicó ni siquiera contra Rusia a raíz del conflicto en Ucrania y Crimea.


Lo cierto es que el tablero regional atraviesa una sucesión interminable de movimientos de placas tectónicas. El fiel aliado turco se aproxima nada menos que a Irán y a Rusia. Riad tiende puentes con Moscú, mientras los kurdos son apoyados por Washington y Tel Aviv, que son a su vez atacados por Turquía con el consentimiento ruso. Muy fuerte, pero estamos apenas en los primeros tramos de reajustes inimaginables, cuando el centro del mundo se traslada hacia Eurasia y China.

Publicado en Internacional
Viernes, 06 Octubre 2017 11:01

“La orden es erradicar o erradicar”

Las noticias no podían ser peores y llegan como cascada durante las primeras horas de la noche del jueves 5 de octubre. Las informaciones, provenientes desde la zona de Alto Mira y Frontera, veredas Tandil, Brisas, Puerto Rico y el Divorcio, municipio de Tumaco, empezaron denunciando el asesinato de 4 campesinos, los que luego sumaron 9; el viernes 5 los asesinados ya suman 15 y  los heridos “más de 50”, al ser impactados por disparos de las armas del Ejército y de la Policía Nacional.

Las acciones militares que terminaron con un saldo de masacre tuvieron lugar en el marco del plan del gobierno nacional de erradicar los cultivos de coca que pululan por diversas partes de la geografía nacional. Decisión oficial que contradice lo acordado con las Farc al momento de la firma de los acuerdos que dieron paso a su desarme y desmovilización: concertar con las comunidades la sustitución de cultivos ilícitos, implementando planes alternativos para la economía agraria que le permita a miles de familias campesinas vivir de manera digna.

Según informa Asominuma, los hechos ocurrieron “En el marco de las manifestaciones pacíficas que se adelantan por parte de las comunidades campesinas [...] desde el día jueves 28 de septiembre [...] en diferentes veredas [...] en cuanto a la concertación y voluntariedad que debe caracterizar los procesos de sustitución de cultivos de uso ilícito”.

Contrariando lo acordado, informa la Comisión nacional de derechos humanos de la coordinadora de cultivadores de coca, amapola y marihuana, que el día 29 de septiembre desembarcaron en esta zona “[...] tropas de la policía y el ejército en dos helicópteros, llegaron con orden de erradicar todos los cultivos de coca. La comunidad interlocuta con ellos y les dicen que la orden es erradicar o erradicar y solamente pararían si llega una orden presidencial, que ahí se encontraban 800 efectivos y que el día 30 llegarían otros 800 más”. Por su parte los campesinos alcanzan a reunir hasta 1.000 de los pobladores de esta región.

Según puede concluirse de lo ocurrido, tras varios días de forcejeo y de tensión entre los uniformados y los campesinos, quienes demandan la presencia de Naciones Unidas y delegados civiles del gobierno nacional, forcejeo entre quienes pretenden “erradicar o erradicar” y los campesinos que demandan alternativas económicas viables para que así procedan, la situación llega al límite: los campesinos parados en su derecho y los uniformados radicalizados amparados en el poder de sus armas, radicalización que lleva al límite impensable: el accionar de sus armas contra cientos de personas desarmadas, arrojando como resultado final el saldo ya registrado.

Por su parte, el Ejército informa que los muertos fueron el resultado de una incursión de un grupo armado disidente de las Farc, que arrojó “[...] al menos cinco cilindros bomba contra los integrantes de la fuerza pública y contra la multitud, que se encontraba en el lugar, y luego atacaron con fuego indiscriminado de fusiles y ametralladoras a los manifestantes y a las autoridades”.

¿Una explicación para negar la verdad de los hechos?, ¿una explicación para ganar tiempo?, ¿una explicación para confundir la opinión pública? Como en otras ocasiones ha sucedido, así podría ser, lo que significaría que estamos ante una operación de contrainformación que solamente permitirá ver la realidad de los hechos pasados varios años.

Sin embargo, y como una pista no desdeñable sobre el actor que consumó esta masacre, tenemos la exigencia del gobierno de los Estados Unidos, que hace unas pocas semanas le anunció al gobierno colombiano que sino quería que las relaciones entre ambos sufrieran deterioro, tenía que erradicar los cultivos de coca. No es casual, por tanto, que los militares trasladados a este territorio le afirmaran a los campesinos “La orden es erradicar o erradicar”, no importa como, así lo confirman la cantidad de muertos y heridos.

Publicado en Colombia
Página 1 de 165