Está en el origen, anualmente, de 25.000 muertes en la UE (en 2050, si no se adoptan medidas, podría causar más fallecimientos que el cáncer) y 1.500 millones de euros en pérdidas económicas. La Comisión Europea anunció el pasado 29 de junio un plan para afrontar la resistencia a los antibióticos. Entre los factores que explican el incremento de esta resistencia a los antimicrobianos, la institución comunitaria cita su uso “excesivo” e “inadecuado” en la medicina, su “abuso” en la veterinaria, las deficientes condiciones higiénicas en centros sanitarios o en la cadena alimentaria y la falta de sensibilización suficiente entre las poblaciones.


De hecho, según el Eurobarómetro de junio de 2016, más de la mitad de los europeos (57%) desconocen que los antibióticos no son eficaces contra los virus; y un 44% no saben que carecen de efecto frente a la gripe y los resfriados. Esta resistencia de los microorganismos a un fármaco que, teóricamente, debería destruirlos, es un fenómeno que ocurre hasta cierto punto de modo natural; cuestión diferente son las disfunciones que generan factores como el uso y la comercialización masiva señalados por la UE.
Asimismo la Comisión Europea constata, durante los últimos años, el aumento de las infecciones que presentan resistencias a la politerapia y los tratamientos de último recurso; menciona como ejemplo los carbapenémicos (antibióticos para el tratamiento de la neumonía), cuya tasa de resistencia pasó del 6,2% en 2012 al 8,1% en 2015. Pero el problema trasciende el territorio europeo. Cerca de 700.000 personas fallecen cada año en todo el mundo por infecciones resistentes a los antibióticos.


En el estado español, el pasado 30 de marzo el Ministerio de Sanidad suspendió la autorización para comercializar 17 medicamentos, tras la recomendación de la EMA (Agencia Europea de Medicamentos). Entre los productos retirados del mercado figuraban el “Tadalafilo”, de la empresa Aurovitas; y tanto el “Amlodipino/Valsartán” como el “Naproxeno”, de la compañía Aurobindo. En abril de 2014 el grupo farmacéutico indio Aurobindo adquirió la compañía Actavis Spain, que tomó entonces la denominación Aurovitas. Según su página Web, esta empresa farmacéutica comercializa en el mercado español marcas y genéricos para el tratamiento del sistema nervioso central, digestivo y cardiovascular, entre otros.


En los discursos, campañas e iniciativas institucionales suele omitirse la responsabilidad de la industria farmacéutica. “Aurobindo contamina”; “Aurobindo responde: la resistencia a los antibióticos no espera”; “Aurobindo dispara la resistencia a los antibióticos”. Los carteles de protesta aparecieron en la sede de la mencionada empresa en Madrid, a primeros de abril; la acción pretendía denunciar las responsabilidades de la industria farmacéutica y, en concreto, de este grupo empresarial indio. En un comunicado que explicaba el acto reivindicativo, Ecologistas en Acción apuntó a esta compañía, con sede en la ciudad india de Hyderabad, como “la más contaminante” por el historial de vertidos que registran sus factorías en este país.


Para la elaboración de antibióticos, Aurobindo importa materias primas de factorías –contaminantes- radicadas por ejemplo en China. Además, se la considera “muy bien relacionada” con gigantes estadounidenses de la industria farmacéutica, como Mckesson y CVS Health, y cuenta con una densa red de filiales –como Aurovitas- para su acceso a Europa.


Precisamente los activistas denunciaban que las factorías de India y China, en las que se producen la mayoría de antibióticos distribuidos por el mundo, “no tratan adecuadamente los residuos o los vierten sin ningún control a ríos y lagos”; estos abocamientos favorecen la proliferación de superbacterias, cepas bacterianas que se han vuelto resistentes a los antiinfecciosos. El factor de la contaminación industrial se revela capital, según el documento “Resistencia a los antibióticos: Cómo la contaminación de las fábricas de medicamentos en India y China está disparando la aparición de las superbacterias”, realizado por Changing Markets y Ecostorm, difundido en España por Ecologistas en Acción en abril de 2017. El informe explica que el volumen enorme de antibióticos que arrojan las fábricas con sus vertidos, añadidos a la escorrentía que proviene de los residuos generados por granjas y residuos humanos, llegan a los ríos y plantas de depuración; esto supone “un excelente caldo de cultivo para las bacterias resistentes a los antibióticos”.


Pero en la época del comercio transoceánico y los viajes a escala global, la cuestión trasciende a los dos gigantes asiáticos: “Una vez creadas las superbacterias, pueden expandirse rápidamente por el planeta”. Ello no obsta para que en India puedan constatarse de manera singular algunos de los impactos. Así, estudios citados por Changing Markets y Ecostorm apuntan que cerca de 60.000 recién nacidos fallecen anualmente en India por el efecto de las bacterias resistentes a los antibióticos “de primera línea”. Además, el informe “Estado de los antibióticos en el mundo” (2015), del Center for Disease Dynamics, Economics and Policy (CDDEP) pone de manifiesto casos de patógenos como el “Klebsiella pneumoniae”, que puede provocar neumonía, meningitis o infecciones en la sangre; es uno de los numerosos patógenos cuya tasa de resistencia a los fármacos ha aumentado en India, al pasar del 29% en 2008 al 57% en 2014.


Los carteles contra la actividad de Aurobindo son la síntesis de diferentes informes e investigaciones. Entre otras, la realizada en junio de 2016 por la agencia de investigación periodística Ecostorm, con la supervisión de la Universidad de Cambridge. ¿Con qué resultados? Del análisis de las tomas de agua, se desprende unos “altos niveles” de bacterias resistentes a los medicamentos en las fábricas de antibióticos de Hyderabad, Nueva Delhi y Chennai, en India. De los 34 lugares analizados, en 16 se hallaron bacterias resistentes a los antibióticos; llama la atención la existencia de cuatro puntos, en los que pudo constatarse la resistencia a los tres principales antibióticos: cefalosporinas, carbapenemos y fluoroquinolonas. El informe de Ecostorm cita nombres de concretos de compañías. Entre las fábricas analizadas, figuran tres propiedad de las compañías indias Aurobindo, que emplea a 15.000 personas en 30 países y ha incrementado sus beneficios un 800% en la última década; Orchid Chemicals, que ha firmado acuerdos con empresas de 70 países; y la empresa Asiatic Drugs and Pharmaceuticals, ubicada al suroeste de Nueva Delhi y especializada en la producción de sustancias farmacéuticas activas (APIs ); tras la investigación sobre el terreno, el informe las califica como “focos de resistencia”. Los antibióticos producidos por estas empresas se exportan directa o indirectamente a la Unión Europea (Gran Bretaña, Francia o Alemania) y Estados Unidos.


Otra circunstancia de interés es que el 50% del consumo total de antibióticos se concentra en la cría de animales para la alimentación. Sin necesidad de que haya contraído enfermedades, se utilizan para que el ganado crezca de modo acelerado. Aunque no ocurre así en la UE, que prohibió el uso de los antiinfecciosos como suplemento alimenticio para animales en 2006, recuerda el informe difundido por Ecologistas en Acción. En el ámbito europeo se han venido utilizando, en la ganadería intensiva, como mecanismo preventivo. En India los antimicrobianos se utilizan sin limitaciones, al igual que en otros países, en las granjas intensivas. Así, el CDDEP apunta que en pollos y aves de corral del país asiático se ha detectado una tasa de resistencia a la sulfadiacina del 100% (se trata de un antibiótico que la Organización Mundial de la Salud considera esencial para el ser humano).


Mientras esto ocurre, las fábricas de antibióticos en India continúan campando a sus anchas. La investigación de Changing Markets y Ecostorm se hace eco de estudios académicos que revelan cómo las concentraciones de antimicrobianos en el entorno de la ciudad de Hyderabad (donde se ubican la mayor parte de fábricas de medicamentos de India) y el río Musi, que la recorre, es mil veces superior a las que se hallan habitualmente en ríos de países del Norte; las muestras tomadas en río por los investigadores permitía observar “la espuma de los efluentes en la superficie”. El informe se refiere asimismo al complejo industrial Patancheru Bollaram, en la periferia de Hyderabad, que se halla en estado “crítico” por la contaminación. Un estudio de 2014 centrado en el lago Kazipally, próximo a Patancheru, reveló que por razones como los vertidos de las farmacéuticas los genes resistentes son hasta 7.000 veces superiores a los de un lago de Suecia.


En China un estudio de Yezli y otros autores de 2012, del que se hacen eco Changing Markets y Ecostorm, ya apuntaba la tendencia creciente a la resistencia a los antimicrobianos: un aumento, como media, del 22% en seis años, mientras que en un periodo de tiempo equivalente el incremento en Estados Unidos se situó en el 6%. Los investigadores atribuyen el crecimiento al uso “incorrecto” de los antibióticos, así como a los ingresos que supone la venta de medicamentos para los hospitales en la potencia oriental; pero también al desarrollo de la cría intensiva de la ganadería y al impacto sobre el medio ambiente de las farmacéuticas.

Publicado en Sociedad

Unas 50 mil personas marcharon este domingo en rechazo a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) en Chile, en una manifestación convocada por la coordinadora "No + AFP".

La movilización comenzó en la plaza Italia, tradicional punto de reuniones masivas en la capital chilena, y se desplegó hacia el poniente con dirección al presidencial palacio de La Moneda.

En la protesta participó la candidata presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, quien la semana pasada presentó un proyecto de campaña para terminar con estas instituciones y afirmó que "es importante insistir en las calles: No más AFP".

En tanto, Luis Mesina, líder de la coordinadora "No + AFP", sostuvo que “el hecho que el gobierno haya mantenido el gigantesco ahorro de propiedad de los trabajadores, que desgraciadamente no pueden disponer de él, es la constatación concreta que el Estado no puede resolver el problema de las pensiones.

“Por tanto, es menester que los trabajadores estemos unidos, ya que los cambios van a venir solamente de nuestra mano, en la medida que nos empoderemos”, añadió Mesina.

En un momento de la marcha apareció en la manifestación un hombre desnudo, quien explicó que fue “un sello particular, un sello personal, para llamar la atención; una manera lúdica de protestar para salir un poco de lo común.

"Lamentablemente ya llevan un año con estas movilizaciones y de parte del gobierno no hay ninguna salida. Las soluciones que han dado no son las más acordes ni las más lógicas", aportó el manifestante.

Durante la manifestación, Mesina llamó a la ciudadanía a participar en un plebiscito en contra del sistema que se realizará en los últimos días de septiembre y que las autoridades han dicho que está "fuera de la institucionalidad".

 

Publicado en Internacional
Sábado, 02 Septiembre 2017 10:35

Ante la paulatina despedida del cuerpo

Imagine que se encuentra en un cuerpo que no le permite moverse, donde sus pensamientos son los mismos que tiene ahora, pero la única manera de conectarse con el mundo y con las demás personas es a través del parpadeo de sus ojos. Imagine cómo se sintió cada día mientras vivía la pérdida de movilidad de su cuerpo, hasta que llegó el momento en el que quedó en estado de inmovilidad.

 

Ante tal posibilidad, ¿cuáles serían sus angustias?, ¿estaría dispuesto a seguir viviendo? ¿Qué haría con un familiar en este estado? Estas preguntas las deben abordar y responder los pacientes y familiares que viven cada día con esta enfermedad.

 

La Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), es una enfermedad neuromuscular que afecta las células nerviosas (neuronas motoras) encargadas del control del movimiento de los músculos voluntarios –los que se controlan mentalmente–. Con el avance de la patología estas neuronas se degeneran y mueren, lo que lleva, gradualmente, a que todos los músculos del cuerpo se atrofien y queden totalmente inmóviles. Aunque parezca extraño por el paso del tiempo sin encontrar solución alguna ni medicamento que la neutralice, la enfermedad fue descrita por primera vez en 1869 por el neurólogo Jean-Martin Charcot.

 

Síntomas

 

La ELA es una de las enfermedades neurodegenerativas más frecuentes, después del Alzheimer y el Parkinson. Algunos de sus síntomas son tan imperceptibles que muchas veces no les prestamos atención, ignorándolos. Muchos casos inician con debilidad muscular en diferentes partes del cuerpo, manos, brazos y piernas, pero también puede presentarse con dificultades al tragar, pérdida de capacidad para proyectar la voz, calambres o tics-fasiculaciones (movilidad involuntaria del cuerpo).

 

En Colombia, el número de pacientes con ELA no suma ni mil. Por el desconocimiento que sobre ella existe, el diagnóstico de un paciente tarda hasta dos años.

 

A continuación, una paciente y una familiar comparten sus testimonios sobre lo que implica vivir y acompañar esta enfermedad:

 


 

Johanna Andrea, “Un día la vida me dijo, no más

 

“Sin imaginar lo que me esperaba, notaba como mi cuerpo anunciaba que estaba próximo a irse poco a poco sin regreso”.

 

Los primeros síntomas empezaron para la época del Mundial de Fútbol de 2014; tenía dolor fuerte de cintura y en la noche calambres en las piernas, que me despertaban; sentía mucho cansancio mientras caminaba, me daba mareo y llegaba sudando. Inicialmente no le daba mucha importancia, la verdad amaba los días de carro o taxi para llegar al trabajo. Llegó un momento donde empecé a notar que caminar en línea recta me era imposible, parecía borracha y en ocasiones me tropezaba con frecuencia.

 

Pensé que todo lo que me estaba sucediendo era causa de la vida sedentaria que llevaba y empecé a hacer ejercicio, trotaba en las mañanas y utilizaba la elíptica; cada día era más difícil, me dolían y sentía temblores en las rodillas. Decidí ir al médico, quien sin realizar ningún tipo de examen dijo que era falta de ejercicio y dio fin a la consulta.

 

Ante el diagnóstico médico, mi esposo decidió regalarme una bicicleta, esto fue un reto para mí, aunque salíamos con alguna frecuencia, en realidad no era capaz de subir con facilidad y cada vez me costaba más seguirle el ritmo.

 

Ese mismo año, durante el mes de diciembre, asistimos al matrimonio de una prima. Para esa época tenía muchos problemas para caminar, el pie izquierdo no tenía fuerza y se veía caído. En medio de la fiesta me caí dos veces, con solo leves raspones, pero dejándome totalmente asustada.

 

La pesadilla se volvió real


Al ver que los médicos no decían nada, empecé a tramitar el cambio de EPS. Para el mes de febrero me enviaron una electromiografía; tenía bastante temor y cuando empezó el examen el doctor puso cara de sorpresa, fue tal la novedad –por mi corta edad (26)– que llamó tres médicos más y repitieron el examen. Todos me preguntaban cosas y concluyeron diciendo lo mismo: “debe buscar urgente un neurólogo”. Hicieron entrar a mi hermana por los resultados y le explicaron la gravedad del diagnóstico.

 

Con ese examen llegamos al hospital Rooslvelt, el neurólogo que me atendió me dijo de una vez: “la voy a remitir urgente con la doctora Martha Peña, la están esperando para repetir la electromiografía”. Luego de eso me enviaron varios exámenes más.

 

Al mes asistí a una nueva cita con la doctora Martha. Recuerdo tanto que era una sala con tres sillas y el consultorio. Junto a mí estaban dos señoras en sillas de ruedas, acompañadas por sus familiares. Me senté en medio de los dos familiares y empecé a escuchar lo que hablaban.

 

Las dos señoras padecían ELA. Una tenía 44 años y no podía hablar, solo escribía, en su boca tenía bastante saliva y la tenían que mover porque se cansaba rápido de estar en una misma posición. La otra señora tenía unos 80 años, era su segunda cita, sólo movía los ojos y el cuello estaba totalmente caído, se encontraba completamente inmóvil.

 

Sus familiares hablaban de lo cruel de la enfermedad, yo estaba asustada. En ese momento escuché mi nombre y entramos al consultorio; la doctora empezó a revisarme y me dijo: “Andrea tienes ELA”. Ella siguió hablando pero yo no la escuchaba, estaba en estado de shock, solo pensaba ¿ahora qué? y a mi mente venían las imágenes de las dos señoras que estaban afuera. Al subirme al carro empecé a llorar desconsolada, pues ya había leído todo acerca de la enfermedad.

 

Una enfermedad que llegó sin respetar mi tiempo

 

Vivir con esto no es sencillo, cada vez te falla algo nuevo y así tengas claro lo que se te va a venir encima, vivirlo es muy diferente. Algunos días te preguntas ¿por qué a mí? Y piensas: si Dios existe ¿por qué te tocó vivir esto?

 

La enfermedad me tomó en mi mejor momento profesional, amaba lo que estaba haciendo y quería seguir subiendo de cargo, intenté trabajar hasta donde las fuerzas me dieron. El apoyo de mi esposo fue fundamental y por eso le agradezco; él me ayudaba a arreglar, empacaba el almuerzo, dinero, medicamentos y me llevaba en el carro para facilitar mi movilidad.

 

Mientras tanto, yo trataba de seguir mi vida normal. Me había caído dos veces en la oficina pero nadie me había visto y nunca dije nada a nadie porque quería seguir trabajando.

 

Un día la vida me dijo, no más. Iba entrando al trabajo y me resbalé, me pegué fuerte con la máquina del lector de huellas, quedé en el piso sin poder levantarme sola, un señor me ayudó. Como pude subí al ascensor y apenas llegué al baño me puse a llorar de rabia; tenía que aceptar que ese sería mi último día de trabajo. Le escribí a mi jefe, pues no me sentía bien y él me llevó a la casa. Al día siguiente, en la cita de neurología, empecé a pedir incapacidades y nunca más pude volver a trabajar

 

Otro momento duro de la enfermedad fue aceptar la silla de ruedas. El mundo es muy diferente desde aquí, te llenas de limitaciones, aunque en realidad la enfermedad es una limitación constante, llegas al punto que te deben ayudar a bañar, cambiar, cepillar, limpiar, debes aceptar que te lleven a donde quieras, en fin, dependes completamente de otros.

 

Vivir con ELA es estar condenado en vida, es sentarse a ver cómo los demás viven normalmente, es desear, añorar cosas tan sencillas como caminar, sostener una conversación, salir de la casa para estar solo/a, bailar o simplemente voltearse en la cama.

 

Ahora puedo afirmar que sí existe el infierno y es aquí en la Tierra. Este infierno es vivir atrapado en un cuerpo que cada día es más inservible, mientras tu mente intacta sueña todo el tiempo con volver a lo que eras antes.

 

Llevo tres años luchando día a día y viviendo al máximo

 

Hice una lista de cosas que quiero hacer antes de morir y eso estoy haciendo. He viajado por diferentes partes de Colombia y descubrí la mejor experiencia de mi vida, volando en globo; disfruté del paisaje del eje cafetero. En cuanto a mi movilidad, las personas que nos atendieron fueron muy amables y cuidadosas conmigo.

 

También viajé fuera del país. Visité Panamá y su imponente canal; pasé por Brasil, conocí el mejor acuario de Suramérica; volví al mar en Cancún y quedé sorprendida, allí existen sillas anfibias especiales para personas con movilidad reducida, que te permiten entrar en el agua con facilidad.

 

Me gustan mucho los animales. En México pude cumplir el sueño de nadar con delfines que, a propósito, son animales hermosos. Actualmente tengo dos perros que me acompañan y no me dejan sola, son mi felicidad.


Siempre quise un tatuaje pero me daba miedo hacerme alguno, pero desde que tengo ELA ya no le temo a nada y ya voy para el cuarto.

 

Otras actividades me han hecho muy feliz. Hacer parapente, montar en limosina, asistir a conciertos, donar comida a fundaciones de animales y comer en los mejores restaurantes, pues llegará el momento en que no pueda hacerlo.

 

Aún me faltan más cosas por tachar en mi lista y en eso continuo enfocada.

 

Para el futuro


Tengo claro que no deseo que me conecten ningún tipo de dispositivo (traqueotomía o gastrostomía) y cuando llegue el momento, optaré por tener una muerte digna con el procedimiento de eutanasia. La enfermedad me alejó de la religión, hoy no creo en un ser superior ni en milagros, por eso creo que cada persona es libre de decidir hasta dónde quiere llevar esta condición, y en eso agradezco que en Colombia esté permitido este procedimiento.

 

Ya, para finalizar, agradezco los cuidados, apoyo y amor de dos personas que siempre están incondicionalmente a mi alrededor: mi esposo y mi hermana, pues han sacrificado su tiempo para que mi vida sea más llevadera”.

 


 

Luisa Pinto, “Las cosas pasan por alguna razón...”

 

“Mi nombre es Luisa Pinto y mi padre fue diagnosticado en agosto del 2014. En un principio nuestra relación como padre e hija era un poco diferente a otras, pues después de muchas situaciones llegamos a construir una cercanía de camaradas.

 

Al conocer el diagnóstico no conocía cuáles eran los síntomas, ni la gravedad de la patología, pues para mí él era de esos hombres que no se enfermaban nunca.

 

Desde ahí, desde el conocimiento del diagnóstico, empezó un conflicto interno para el reconocimiento de la gravedad de la enfermedad y de las consecuencias que podía traer el transitar del tiempo. Como primer paso, opté por dejar de vivir con mi madre y decidí acompañar a mi padre en su casa, esto lo hacía en medio de mis obligaciones en la universidad y el trabajo; los síntomas avanzaron, cojeaba un poco y se sentía sin energías para seguir con su diario vivir, esto me impulsó a renunciar a mi trabajo.

 

Desde que empezó a ser más constante mi acompañamiento con él, la experiencia fue modificándome, es decir, además de ir adquiriendo responsabilidades con el avanzar de la enfermedad, fui cambiando mi forma de ver las cosas, las relaciones con los otros integrantes de mi familia, con mis amigos, con mi pareja.

 

El progreso de la enfermedad me obligó a adquirir nuevas habilidades o destrezas para poder ayudarle a mi padre; logré construir una relación sana con él y conmigo misma; reevalué mi actuar y mis decisiones; me convertí en una mujer que no solo se responsabiliza por si misma sino que tiene una responsabilidad por otro.

 

Fortaleza y corazón para continuar viviendo

 

La enfermedad avanza y genera un poco de conflicto frente a las necesidades del paciente y de su cuidador, es demasiado complicado manejar a una persona que pasa por esto. Las limitaciones físicas, el estrés, la frustración de no poder hacer lo mismo que antes, son elementos que afectan el estado emocional de los pacientes crónicos, y para mi padre fue algo que especialmente le afectó, pues antes jugaba voleibol constantemente, salía en bicicleta por Bogotá y, en especial, disfrutaba mucho salir a bailar.

 

Pérdida de autonomía. No me di cuenta de cómo fueron evolucionando sus síntomas hasta que tuvo que empezar a usar bastón, y fue aún más reiterativo en el momento que no pudo seguir manejando el carro, sin embargo, en todo momento estuve negando que su situación podría avanzar aún más. Actualmente la movilidad de mi padre es muy limitada.

 

Es complicado, siento que desde que tuvo un accidente tratando de tomar agua a media noche, no pude dejarlo más, me siento responsable de él, pues soy la persona que siempre ha tenido. Tampoco voy a mentir, en ocasiones es difícil, pues a pesar de que soy fuerte, en diferentes situaciones me abruman las responsabilidades y los compromisos que debo adquirir para procurar su calidad de vida.

 

No es fácil ser única hija y estar a cargo de él, a veces me siento sola, se complica más cuando no puedo entenderle, o manejarle, porque es frustrante para mí no poder ayudarlo con algo que necesita, creo que sentir esa frustración conmigo misma –en el momento en el que él no se encuentra del todo bien– ha sido lo más conflictivo para mí.

 

Con el pasar del tiempo, y las nuevas facetas presentadas, deseo no recordar momentos del pasado que me puedan hacer sentir triste al respecto de lo que está pasando en el presente, pues, antes de la enfermedad, con mi padre éramos camaradas, no éramos padre e hija; hubo momentos que por su orgullo y el mío dejamos de hablar.

 

Siento que le debo a la enfermedad de ahora, poder redimirle tantos años de comprensión y apoyo, espero en algún momento hacerlo con mi madre, demostrarles con mi paciencia y mi compañía que, aunque sean los seres humanos más testarudos que conozco, los amo infinitamente.

 

Las frustraciones diarias, los malos ratos, o los momentos de total ignorancia en los que no puedo manejarlo, me han hecho un mejor ser humano, una persona más cercana a mi familia, más agradecida por los sacrificios que hicieron mis padres para darme todo. Manejar a mi padre con estrés, con sus molestias o, incluso, con su peculiar fijación por los detalles mínimos, me convirtieron en una persona más tranquila conmigo misma, pero cuidadosa con los detalles de las cosas.

 

Para mí el ahora, como acompañante de mi padre y su diagnóstico de dos años con ELA, significa disponer de mi tiempo, poder escuchar, ser paciente, comprensiva, mantener el vínculo significativo con él y, sobre todo, recordar que las cosas pasan por alguna razón, tal vez la vida quería que fuéramos más cercanos”.

 

Este artículo hace parte de un especial sobre la enfermedad, proyectado para 6 entregas. En ellos trataremos: el diagnóstico de la enfermedad en Colombia y sus posibles causas; sistema de salud colombiano y ELA; avances científicos y medicinas alternativas para tratar la enfermedad; papel de los cuidadores de pacientes con ELA y organizaciones en torno a la enfermedad; personas emblemáticas con ELA y referentes culturales (películas y literatura).

Publicado en Edición Nº238


La Corte solicita a las autoridades sanitarias mejorar los protocolos de seguridad del tratamiento para evitar el cáncer del cuello de útero entre las mujeres

 

La Corte Constitucional de Colombia ha publicado una sentencia que se limita a recordarle al Ministerio de Salud que debe informar a las familias que tienen el derecho a negarse a vacunar del virus del Papiloma Humano a sus hijas de entre nueve y 17 años. El organismo judicial emite este veredicto como respuesta a la solicitud de tutela de la madre de una joven de 15 años de la ciudad de Cali. La niña sufrió "fuertes dolores en el lado derecho de su cuerpo y en sus extremidades superiores e inferiores" un mes después de que en su colegio le pusieran la última de las tres dosis de esta vacuna. Las dolencias han evolucionado en una enfermedad.


"Es la causa número 1 de mortalidad entre las mujeres de 15 y 45 años en el mundo", ha asegurado el doctor Carlos Castro, director médico de la Liga Colombiana de Lucha contra el Cáncer. "Cada año 5.000 mujeres son diagnosticadas, 2.000 mueren por este tipo de cáncer". Con estos argumentos el especialista ha defendido la campaña de vacunación que desde 2012 llega de manera obligatoria a todos los colegios públicos y privados de Colombia, además de a las instituciones sanitarias encargadas de vacunar a la población.


Además, el Constitucional le ha solicitado a las autoridades sanitarias que, en caso de que no se pueda garantizar la seguridad en la vacunación, "procedan a suspender la misma teniendo en cuenta los efectos colaterales, según el principio médico 'primero que todo no hacer daño".


La decisión de la Corte no cuestiona la seguridad de la vacuna ni la campaña que desde 2012 lleva a cabo el Ministerio de Salud para vacunar de manera gratuita a todas las niñas colombianas. Aún así, se ha generado un debate público en el país porque la sentencia se ha interpretado desde varios sectores, sobre todo los conservadores, como el freno definitivo a un tratamiento que previene el cáncer de cuello uterino entre la población femenina.


Ante la polémica, las autoridades sanitarias colombianas han tenido que recordar en rueda de prensa que "no existe ningún estudio a nivel internacional que relacione el tratamiento del virus del Papiloma Humano con el desarrollo de enfermedades autoinmunes". Los especialistas colombianos no niegan el caso de la joven caleña, como tampoco infravaloran a las 15 niñas que se desmayaron en un colegio de Carmen de Bolívar, en el interior del Caribe colombiano, tras recibir la vacuna.


"La ley de 2013 no solo garantizó la obligatoriedad", ha explicado el doctor Diego Alejandro García Londoño, médico pediatra y coordinador nacional de vacunación del Ministerio de Salud. "También se estableció un documento de elegibilidad para que aquellos padres que se negaran a vacunar a sus hijas lo firmaran, lo presentaran en el colegio y en la secretaría de salud correspondientes y así asumieran los riesgos de su decisión".


Es decir, en Colombia todas las instituciones educativas y sanitarias tienen la obligación de suministrar de manera gratuita esta vacuna que se administra en tres dosis. La población con el derecho a recibirla son niñas de entre nueve y 17 años vayan o no al colegio. Y sus padres pueden negarse al tratamiento siempre que firmen un documento. "Ojalá un día podamos vacunar también a niños, así se erradicaría esta enfermedad como ha sucedido con otras como el polio", ha ejemplificado Carlos Castro.
Una vacuna con metales


En 2012, una joven de Cali, como el resto de sus compañeras de colegio, recibió las tres dosis de la vacuna del Papiloma que se establecen en el tratamiento y con el consentimiento de su familia. Un mes después comenzó a tener dolores en las articulaciones. Las molestias continuaron, acudieron al médico y fue diagnosticada con una artritis reactiva poliarticular. El tratamiento a esta patología no funcionó y su familia acudió a unos laboratorios en Estados Unidos para que le hicieran unos análisis de pelo en busca de una respuesta concreta. "El resultado concluyó que presentaba una intoxicación por metales pesados (plomo, aluminio, cadmio, titanio y plata)", según se lee en la sentencia. El mismo veredicto le dieron en un hospital de Bogotá.


Ante esta situación, la familia denunció al Ministerio de Salud y otros organismos sanitarios por los supuestos efectos secundarios de la vacuna del Papiloma, también incluyó a la empresa aseguradora que, según su versión, no dio el tratamiento adecuado a su hija.


"Los programas de inmunización se han enfrentado a la pérdida de credibilidad por parte de los usuarios debido al crecimiento de la publicidad negativa relacionada con sus resultados. Aunque se han manifestado preocupaciones de seguridad sobre las vacunas, estas han sido investigadas de manera sistemática a la fecha. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la inclusión de la vacunación en los programas nacionales de inmunización en los que la prevención del cáncer cervicouterno sea una prioridad de la salud pública y que la inclusión sea factible en términos del programa”, se lee en la sentencia.


Toda la documentación que incluye la sentencia de la Corte se dirige a mejorar los protocolos de administración de la vacuna, las campañas informativas a familias, profesores e instituciones, pero en ningún momento relaciona la composición del tratamiento con la intoxicación, ni los dolores musculares.


La Corte ha incluido la opinión de varios médicos: "Si bien es cierto que estas vacunas contienen un aditivo de aluminio y fragmentos residuales de ADN, no existe un motivo suficiente que permita determinar un vínculo causal de dichas lesiones por la aplicación de esta vacuna".

 

Bogotá 28 AGO 2017 - 18:19 COT

Publicado en Colombia

Investigadores de la Universidad de California lograron retener las remembranzas beneficiosas y suprimir las perjudiciales en ratones

Ayudará a tratar el trastorno de estrés postraumático



Investigadores de la Universidad de California en Riverside, Estados Unidos, idearon un método para eliminar selectivamente los recuerdos de miedo en particular, debilitando las conexiones entre las células nerviosas (neuronas) involucradas en la formación de esas imágenes en la memoria.

Una visión, sonido u olor que hemos detectado no puede desencadenar más tarde el miedo, pero si el estímulo se asocia con un evento traumático, como un accidente automovilístico, se forma un recuerdo y las respuestas temibles son activadas por él.

Para sobrevivir en un ambiente dinámico, los animales desarrollan respuestas de miedo a situaciones peligrosas. Sin embargo, no todos los recuerdos en ese sentido, como los del trastorno de estrés postraumático (TEPT), son beneficiosos para nuestra supervivencia. Por ejemplo, mientras una respuesta extremadamente temible a la vista de un helicóptero no es útil para un veterano de guerra, una reacción rápida al sonido de un disparo sigue siendo necesaria. Por el contrario, para los supervivientes de accidentes de coche, no sería bueno revivir el trauma cada vez que se sientan en un auto.

En sus experimentos de laboratorio, Jun-Hyeong Cho, profesor asistente de Biología Molecular, Celular y de Sistemas, y Woong Bin Kim, su investigador posdoctoral, descubrieron que el recuerdo del miedo puede manipularse de tal manera que los beneficiosos son retenidos, mientras los perjudiciales para nuestra vida cotidiana se suprimen.

La investigación, hecha usando un modelo de ratón y publicada en Neuron, ofrece ideas sobre cómo pueden tratarse mejor el TEPS y fobias específicas. "En el cerebro, las neuronas se comunican entre sí por medio de conexiones sinápticas, en las que las señales de una neurona se transmiten a otra por medio de neurotransmisores", subrayó Cho, quien dirigió la investigación.

"Hemos demostrado que la formación del recuerdo del miedo asociada con una señal auditiva específica implica el fortalecimiento selectivo en las conexiones sinápticas que las transmiten a la amígdala, área del cerebro esencial para el aprendizaje del miedo y la memoria. También comprobamos que el debilitamiento selectivo de las conexiones borró el recuerdo del miedo por la señal auditiva", detalló.

En el laboratorio, Cho y Kim expusieron a ratones a dos sonidos: un tono alto y uno bajo. Ninguno de los dos produjo una respuesta de miedo en los roedores. A continuación, emparejaron sólo el agudo con una suave descarga en la pata de los animales. Después de esto, volvieron a exponer a los ratones a los dos tonos.

Para el tono alto (sin acompañamiento de la descarga), los ratones respondieron cesando todo el movimiento, llamado comportamiento de congelación. Los ratones no mostraron tal respuesta al sonido bajo (sin descarga). Los investigadores descubrieron que este entrenamiento conductual fortaleció las conexiones sinápticas que transmiten las señales de tono alto a la amígdala.

Entonces, los científicos emplearon un método llamado optogenética para debilitar la conexión sináptica con la luz, que borró el recuerdo de miedo para el tono alto. "Las neuronas que reciben las señales de tono de alto y bajo están entremezcladas", subraya Cho, miembro del Centro de Interacciones Glial-Neuronales en la Escuela de Medicina de la UC Riverside.

Publicado en Ciencia y tecnología
Sábado, 19 Agosto 2017 07:04

Secretos sucios de la carne vegetal

La industria de la carne es un problema grave para la salud, el ambiente y los animales que tienen que vivir toda su vida en condiciones deplorables. Por todo ello, cada vez más personas optan por comer menos carne o dejar totalmente su consumo. Ante esta demanda, la industria de los sustitutos vegetales de carne crece aceleradamente, pero ¿realmente son mejores?

Por ejemplo, la llamada "hamburguesa imposible" (Impossible Burger) de la empresa de alta tecnología Impossible Foods, es uno de los productos de este floreciente mercado, en el que muchos actores vienen de la industria bioquímica e informática, más que de la alimentaria. La presentan como totalmente vegetal, pero con una "salsa secreta" que la hace "sangrar" y tener un sabor y color muy parecido al de la carne.

El ingrediente que le da ese efecto, la leghemoglobina (abreviado en inglés SLH o simplemente "heme"), es en este caso un producto derivado de ingeniería genética, que no fue aprobado como seguro para la salud humana por la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), pese a lo cual la empresa lo puso en el mercado desde 2016.

El tema salió a la luz por un artículo del New York Times del 8 de agosto 2017, a partir de que las organizaciones Amigos de la Tierra y Grupo ETC obtuvieron mediante la ley de acceso a la información, los documentos que la empresa presentó a la FDA, intentando obtener su aprobación (https://tinyurl.com/yd9aglax).

Según explica Jim Thomas, del Grupo ETC, "La FDA dijo a Impossible Foods que su hamburguesa no alcanzaba los estándares de inocuidad, y la compañía admitió que no conocía todos sus ingredientes. Aún así la ha vendido a miles de consumidores incautos. La empresa debería retirar del mercado sus hamburguesas hasta que la FDA establezca la seguridad del producto y se ofrezcan disculpas a quienes fueron puestos en riesgo."

La leghemoglobina usada para esta hamburguesa es una proteína creada en laboratorio que imita una presente en la raíz de las plantas de soya, pero producida en tanques por microbios alterados mediante biología sintética. En los documentos presentados por la empresa a la FDA, la agencia advirtió que según los datos aportados, el heme, ingrediente clave de la hamburguesa, no cumplía los estándares para el estatus de seguridad generalmente reconocidos (GRAS, por sus siglas en inglés). La empresa admitió que en el proceso de ingeniería genética para el heme se habían generado 46 proteínas adicionales "inesperadas" de las cuales ninguna había sido evaluada en el dossier presentado a la FDA. Para evitar que la FDA rechazara la solicitud, la empresa la retiró voluntariamente, asegurando que realizaría nuevas pruebas, las cuales actualmente asegura haber realizado exitosamente –en experimentos de alimentación con ratones de laboratorio– pero pese a ello, el estudio no es público. Aunque la empresa sostiene que la proteína en la soya ha sido consumida por mucho tiempo y no se conocen efectos adversos, la versión construida mediante biología sintética, así como las proteínas adicionales inesperadas, son desconocidas y tienen potencial alergénico y otros desconocidos.

El caso de esta hamburguesa vegetal "sangrante" es significativo del desarrollo en esta industria. No se trata, como uno podría pensar, de alternativas sustentables, sino que en muchos casos son sustitutos con ingredientes excretados en tanques de fermentación, por microbios o levaduras alteradas genéticamente mediante biología sintética, un campo escasa o nulamente regulado, en el cual no existen siquiera normas de bioseguridad adecuadas a este proceso industrial nuevo y nada natural. Otros ejemplos del mismo tipo son los sustitutos que imitan leche de vaca producidos por la empresa Perfect Day o las "claras de huevo" de Clara Foods, ambos producidos con biología sintética.

Son empresas que intentan aprovecharse comercialmente de los vacíos regulatorios y la crítica y sensibilidad de cada vez más gente ante la producción industrial de carne y la crueldad de la cría animal, pero sin explicar que el proceso de producción se basa en tecnologías riesgosas, sea en estos u otros casos, como los que producen carne en laboratorio, otra aventura de alta tecnología que implica riesgos de salud no evaluados.

El motor de esta industria es que el mercado de sustitutos de productos animales es enorme y de muy rápido crecimiento, el fundador de Impossible Foods estima que será de billones de dólares en pocos años. Seguramente también es la razón para que Impossible Foods consiguiera inversiones de 200 millones de dólares por parte de Bill Gates, Khosla Ventures y el también billonario Li Ka-Shing, de Hong Kong, a la que este mes se sumaron 75 millones de dólares más del fondo soberano de inversión de Singapur (NYT, http://tinyurl.com/yag68oql).

El cuestionamiento a la cría industrial de animales está totalmente justificado por un amplio espectro de razones, pero no necesitamos cambiarlo por otra industria nociva y riesgosa. La producción campesina, agroecológica, de pastores y pescadores artesanales, nos brinda abundantes alternativas reales, sanas y probadas.

 

Silvia Ribeiro, investigadora del Grupo ETC

Publicado en Sociedad

El presidente de EE UU sitúa como prioridad de su gobierno el combate contra la adicción a los opiáceos: "En este país nunca había ocurrido nada como lo que ha pasado en los últimos cuatro o cinco años"


Ante la imparable ola de muerte causada por la heroína en Estados Unidos, el presidente Donald Trump ha declarado el problema “emergencia nacional”. Unos 35.000 estadounidenses fallecieron en 2016 por sobredosis de heroína sola o adulterada, cifra que forma parte de las 60.000 muertos que hubo el año pasado por consumo de drogas en general, incluidos los opiáceos legales de farmacia, un récord histórico que supuso más americanos muertos que en las dos décadas de la Guerra de Vietnam y que según las previsiones oficiales se verá superado en 2017 por un dato todavía peor.

 

“Es una emergencia nacional. Vamos a poner un montón de tiempo, un montón de esfuerzo y un montón de dinero en la crisis de los opiáceos”, dijo este jueves por la mañana Trump en una rueda de prensa en su retiro de verano en su club de golf de Bedminster, estado de Nueva Jersey. El dirigente calificó la crisis como “un problema serio” y afirmó: “En este país nunca había ocurrido nada como lo que ha pasado en los últimos cuatro o cinco años”.


El consumo de heroína y de opiáceos sintéticos ilegales contrabandeados desde China y México despuntó desde inicios de esta década. La raíz del problema estuvo en la adicción a los opiáceos legales recetados sin control por los médicos y promocionados agresivamente por la industria farmacéutica. Cuando el Gobierno federal tomó medidas para restringir el acceso a las pastillas contra el dolor, muchos de sus consumidores encontraron una alternativa en el tráfico callejero de heroína, que desde entonces no ha dejado de crecer.


Esta epidemia afecta más que nunca a la población blanca y a diferencia de anteriores crisis de muertes por drogas no se limita a comunidades marginales. El problema se ve agudizado por la potencia de los nuevos cócteles, en los que la heroína se corta con opiáceos de laboratorio clandestinos como el fentanil, 50 veces más potente que aquella, o el aún más brutal carfentanil.


El anuncio de Trump, que insistió en campaña en la necesidad de combatir la crisis de los opiáceos y la puso como un ejemplo de lo que considera el crepúsculo de América, llegó tras la difusión la semana pasada de un informe de la Comisión de Combate a la Drogadicción, recién creada por orden presidencial, en la que se urgía al mandatario a declarar la epidemia como emergencia nacional, lo que permitirá a la Casa Blanca liberar fondos para poner en marcha medidas contra el problema, aligerar trabas burocráticas para que los estados o condados actúen y permitir que el seguro de salud para personas necesitadas Medicaid cubra también drogodependencia.


En dicho documento se describía el fenómeno de las sobredosis como “un 11 de septiembre cada tres semanas”, comparando las cifras de muertos con las del ataque de Al Qaeda a las Torres Gemelas en 2001.


Las drogas son la principal causa de muerte entre los americanos menores de 50 años. Más que el cáncer, los accidentes de coche o las armas. Según datos oficiales, en los primeros nueve meses de 2016 el índice de fallecimientos por sobredosis fue de 19,9 por cada 100.000 personas, tres puntos más alto que en el mismo periodo de 2015. La epidemia no ha tocado techo. La América de Trump tiene una aguja clavada en el antebrazo.

Publicado en Internacional

En junio la Organización Mundial de la Salud (OMS) resolvió retirar el oseltamivir (Tamiflu o Zanamivir) de su lista de medicamentos esenciales. Fue el resultado de una larga lucha de los científicos, que inició en 2009 a raíz de la "pandemia" de influenza A/ H1N1. En esta lucha el British Medical Journal (BMJ) ha desempeñado un papel sobresaliente junto con investigadores especialistas de Cochrane (organismo internacional dedicado a evaluaciones basadas en evidencias) sobre el tema. A partir de este proceso se han creado nuevas reglas para la publicación en algunas revistas científicas con el requisito de proporcionar las bases de datos completos que apoyan un artículo y una creciente conciencia de la falta de rigor aún de las investigaciones publicadas en revistas reconocidas.

Su gran contrincante en este combate es la farmacéutica La Roche. La vergonzosa historia empieza con la publicación del primer plan para influenza pandémica de la OMS en 1999 a raíz de los primeros casos humanos de influenza aviar elaborado junto con un grupo (ESWI) financiado por Roche y otros productores de medicamentos contra la influenza. Durante los años siguientes oseltamivir es autorizado en Estados Unidos –con ciertas reservas– y en Europa. En 2002 la OMS recomienda a los países mantener grandes reservas de este medicamento. Se basa para ello en una investigación que supuestamente mostraba que oseltamivir disminuía las complicaciones de la enfermedad.

El siguiente capítulo empieza con la pandemia de influenza A/ H1N1 en 2009, cuando Cochrane volvió a revisar los artículos sobre oseltamivir y descubrió que Roche tenía más resultados no publicados. Solicitó a Roche las bases de datos completos, pero al recibirlas encontró que todas estaban incompletas. Mientras tanto Roche contrata otro estudio de las mismas bases de datos a la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, cuyo director en este momento era Julio Frenk. Finalmente Cochrane consigue los informes de investigación completos de Roche (25,453 páginas) por medio de un nuevo mecanismo de transparencia de la Unión Europea en 2011.

Los hallazgos finales del estudio hecho con estos datos (Ebell, 2017 10.1136/bmj.j3266) fueron una pequeña reducción del tiempo de duración de los síntomas, ningúna evidencia de que se reducía la probabilidad de neumonía, hospitalización o complicaciones que requerían tratamiento con antibióticos. Estos resultados llevaron a la OMS a retirar oseltamivir de su lista de medicamentos escenciales, donde había estado desde 2010.

El negocio para Roche ha sido de 18 mil millones de dólares entre 1999 y 2014 (BMJ 2014;348:g2695).

Paralelamente se desató una polémica internacional en 2009 sobre la recomendación de la OMS respecto al uso masivo de oseltamivir y de vacunación con biológicos sin las debidas pruebas clínicas. Fue especialmente cuestionada la composición de su grupo de expertos con vínculos estrechos con la industría farmacéutica productora de medicamentos y vacunas. Como resultado varios países suspendieron la vacunación masiva, y posteriormente se ha comprobado que la vacuna Panderix ha causado casos de narcolepsia.

Esta historia tiene importancia para México por ser el país donde que desató el pánico por la epidemia de la influenza A/ H1N1. Como se recordará la autoridad sanitaria mexicana inicialmente no descubrió la epidemia por fallas en la vigilancia epidemiológica y la falta de recursos de virología a pesar de que se tenía en el papel un plan de emergencia presentado a la OMS en cumplimiento de sus recomendaciones.

Tal fue el miedo del gobierno mexicano que paralizó el país, lo que provocó un costo de uno por ciento del producto interno bruto (PIB). La OMS originalmente hizo una declaratoria de pandemia, pero al observar la progresión de la epidemia negó a México un apoyo especial lo que se ha interpretado como un reconocimiento de que se había precipitado.

Adicionalmente el gobierno mexicano hizo compras masivas de oseltamivir y las polémicas vacunas, violando las reglas de compras gubernamentales, de tiempos de caducidad y de registro sanitario de los productos. La Auditoría Superior de la Federación demostró que no sólo se había violado estas reglas, sino también se había cargado ilegalmente el costo, unos mil millones de pesos, al Fidecomiso de Protección Social en Salud.

Cabe preguntar si están mejor preparadas las autoridades sanitarias del país para enfrentar una emergencia epidemiológica actualmente. Por lo pronto parece que el intenso debate sobre oseltamivir no ha llegado a oídos de la Secretaría de Salud que hace poco declaró que el país tenía el Tamiflu suficiente para enfrentar los casos de influenza.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado en Ciencia y tecnología

El doctor Jaime Breilh cuestiona el modelo tradicional de salud pública. Teórico de la epidemiología crítica, impulsa una universidad que adopte los valores culturales de la sociedad a la que pertenece. Y rescata la resistencia cultural de los pueblos de América.

 

“No hay enfermedades de la pobreza. Hay enfermedades de la riqueza con desigualdad. Es necesario cambiar el punto de vista, porque si no aparecen los pobres como responsables de las enfermedades. Lo que el modelo de salud pública dominante llama ‘enfermedades de la pobreza’ debería llamarse ‘enfermedades generadas por un sistema social que necesita de la desigualdad’.”


El doctor Jaime Breilh es un teórico reconocido como uno de los mayores impulsores, desde la década de los 70, de una nueva visión de la epidemiología crítica –rama fundamental de la nueva salud pública– y promotor de la aplicación sistemática de la categoría “determinación social de la salud”. Sus obras circulan en tres idiomas y varias de ellas están reconocidas como clásicos de la literatura científica en salud de América Latina. Establece cuestionamientos esenciales al modelo de investigación convencional (positivista) ligado al funcionalismo y abre caminos innovadores para la metodología científica. Estudiosos de la salud pública y epistemólogos lo han catalogado como uno de los cuatro teóricos sobresalientes de América Latina en el campo de la Epidemiología junto a Asa Cristina Laurell, Naomar Almeida y Cecilia Donnangelo. La Organización Panamericana de la Salud ha incorporado su obra Epidemiología Crítica a su programa de textos.


–Usted habla de epidemiología crítica, de medicina social y de salud colectiva. ¿Podemos desarrollar un poco estos conceptos?


–Son nombres distintos para un proyecto que fue cambiando con el tiempo, pero que básicamente se opone al concepto de salud pública imperante. La medicina social está en el camino de Ramón Carrillo, de Salvador Allende... Como ministro de Salud, Allende publicó La realidad médico-social chilena, obra sobre la salud pública con énfasis en la medicina social, en la que se señalaba claramente que el principal condicionante del nivel de salud de una población es su nivel socioeconómico. La medicina social busca entender cómo las condiciones sociales y económicas impactan en la salud, así como su importancia en la medicina. Y también fomentar las condiciones en las cuales la comprensión pueda conducir a una sociedad más sana. Ahora hablamos de salud colectiva, entendiendo salud como el articulador de las características personales con los condicionamientos sociales.


–Ajá, por eso es importante hablar de enfermedades de la riqueza con desigualdad si hablamos de diarrea infantil, mal de Chagas...


–Es que la salud pública tradicional no mira el contexto social. Por ejemplo, las poblaciones infantiles en América latina están sometidas a productos químicos desde la vida intrauterina. Hay innumerables obras, estudios, trabajos científicos sobre este tema. Basta recordar a Andrés Carrasco...


–Con su lucha contra el glifosato y los problemas que eso le acarreó...


–Bien. Ahora veamos las diferencias entre los enfoques de la salud de los que hablábamos al comienzo. La salud pública tradicional descubre que hay muchísimos chicos anémicos en América latina, y los trata con suplementos de hierro. La salud colectiva, además de tratar la anemia, llama a suspender las fumigaciones, busca cortar la causa.
–De ahí su referencia a Carrasco...


–Pero el modelo imperante, el farmacobiológico, es muy poderoso. No estudia los problemas de salud como una totalidad sino que lo divide todo, y para cada porción tiene un medicamento.


–Es un negocio que cierra bien redondito... Las fumigaciones favorecen su renta y aumentan las ventas de medicamentos.


–Y así es como las matrices de poder determinan las potencialidades de defensa y los problemas. La agricultura se torna entonces una economía de la muerte por destrucción ecológica. Los recursos naturales se toman sólo como recursos para hacer negocios. Muchas de las actividades económicas actuales, como la minería extractivista, la agroindustria con transgénicos, están ligadas a grandes intereses. Y todo se reduce a una cuestión de ganancias, no hay un enfoque ecológico.
–Y volvemos a las verdaderas causas de las enfermedades...


–Sí. Hay que cambiar el objeto de la salud. Se debe trabajar sobre el proceso de enfermedad, cómo y por qué se enferman las personas. Voy a darle un ejemplo claro. Una cosa es estudiar el dengue y cómo combatirlo. Y otra muy distinta es entenderlo en relación con los sistemas de producción que hacen que prolifere el vector. Los determinantes sociales de la salud son las condiciones sociales y económicas que influyen en las diferencias individuales y colectivas en el estado de salud. Son los riesgos asociados a las condiciones de vida y de trabajo –por ejemplo, la distribución de ingresos, bienestar, poder–, más que factores individuales –como sería el estilo de vida individual o la herencia genética–, que aumentan la vulnerabilidad hacia las enfermedades.


–Entonces esa imagen bucólica del campo como un lugar sano, con la naturaleza en su esplendor..

.
–Ya no. Ya hablamos de la agricultura de la muerte. Se produce lo que llamamos hoguera tóxica, que es desencadenar los efectos deletéreos del calentamiento global en zonas cada vez más chicas. Con el uso de agrotóxicos, se destruye la naturaleza.


–¿Y qué justifica esa destrucción? ¿Sólo el afán de riqueza?


–Sí. La biodiversidad es un pésimo negocio.


–Es cierto... Impide la explotación a gran escala, el trabajo en serie... Exige métodos casi artesanales...


–¡Por supuesto! El monocultivo eleva la renta. Y está también el tema de la aplicación de la tecnología. La mala aplicación va destruyendo la vida, al destruir la biodiversidad.
–Pero sigue siendo económicamente rentable.


–Ya empieza a quedar en evidencia que no es así, por los enormes gastos que exige la salud pública. Esto demuestra que el actual modelo no sirve.
–Usted es rector de la Universidad Andina de Ecuador. ¿Cómo juega la universidad en este contexto? No se forma igual a los profesionales en esquemas tan distintos.
–Claro que no. Pero el tema del modelo universitario es mucho más amplio. Queremos cambiar el concepto de riqueza académica. No todos los modelos de universidad son igualmente válidos en todas las circunstancias. Queremos una universidad abierta a la comunidad, que sea un proveedor de pensamiento crítico, no un proveedor de datos.
–Hay que repensar, entonces, nuestras universidades.


–Sí. No todos tenemos que parecernos o imitar a Harvard. Pero tampoco vale la actitud cerril de rechazar o negar todo lo que venga de Harvard, que es una institución maravillosa y muy valiosa. Nosotros propugnamos una metacrítica del poder capitalista, con la articulación de los “buenos saberes”.


–¡Qué lindo eso de adaptar las universidades a nuestras comunidades! Es un alivio que haya catedráticos para los cuales nuestra cultura sea valiosa.
–Es que yo rescato algo muy importante en nuestra América, que es el concepto de resiliencia en lo social y en la vida cultural.


–Tiene razón... Más de quinientos años después de ese genocidio que la cultura dominante llama Descubrimiento, las culturas indígenas en América.
–Y sus aportes tienen que ser integrados a nuestro corpus académico.

Renata Padín
Página/12

Publicado en Sociedad

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) advirtió del incremento en los eventos extremos en el planeta asociados a los efectos del cambio climático. Reportó que junio de este año ha sido el segundo más caliente en la historia, después de las temperaturas alcanzadas ese mismo mes, pero de 2016, debido a un periodo de "calidez global excepcional que comenzó hace dos años".

Agregó que este verano los termómetros han alcanzado temperaturas muy elevadas. En Turbat, Pakistán, se elevó a 54 grados centígrados, y en Ahwaz, Irán, llegó a 53.7, mientras en Estados Unidos "se están rompiendo marcas en varias ciudadaes; en Phoenix, por ejemplo, el calor ascendió a 48.3 grados centígrados".

El organismo de la ONU, que agrupa a 191 estados y territorios miembros, es el portavoz autorizado del sistema de Naciones Unidas sobre el estado y comportamiento de la atmósfera del planeta, su interacción con la tierra y los mares, su efecto en el clima y la distribución de los recursos hídricos.

En julio pasado informó que 2017 está marcado por olas de calor y nuevas marcas sin precedentes de temperaturas. En un esfuerzo por alertar sobre los efectos del cambio climático, convocó a quienes reportan el clima en las transmisiones televisivas a analizar cómo la elevación de la temperatura afectaría a las principales ciudades del mundo.

Prevén alza en temperatura global

Alerta que si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan en aumento, "la temperatura media global de la Tierra en superficie podría incrementarse más de 4 grados centígrados de aquí a finales del siglo XXI".

Para analizar sus efectos, convocó a Climate Central, organización de investigación y comunicación de los Estados Unidos para reducir la escala de los modelos climáticos globales evaluados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), a fin de conocer los efectos en las temperaturas que se alcanzarán en el verano en varias ciudades en 2100.

Los resultados revelaron que hacia finales de siglo, los residentes de París –donde las temperaturas altas diarias en verano llegan a un promedio de 22.7 grados centígrados– "podrían experimentar temperaturas altas como las de hoy en día en Fez, Marruecos, donde se alcanzan 29.2 grados centígrados".

Afirma en un comunicado, que en muchas ciudades evaluadas, las temperaturas máximas diarias durante el verano "po-drían ascender a entre 6 y 9 grados centígrados".

Petteri Taalas, secretario general de la OMM, destacó que "el aumento del calor y de los fenómenos meteorológicos extremos, entre éstos las tormentas estivales, tendrán efectos importantes en el suministro de energía y agua, la salud pública y el transporte. Las olas de calor más intensas también causarán disminución de la calidad del aire, lo que puede ser mortal", agregó.

Si bien el funcionario de la ONU reconoce que los reportes elaborados por los presentadores del tiempo en diferentes ciudades, entre ellas Barcelona, Berlín, Bruselas, Buenos Aires, Ciudad del Cabo, Frankfurt, La Habana, Hanoi, Kampala, Madrid, Montreal, Nairobi, Sofía y Tokio, "son sólo posibles escenarios y no pronósticos reales, están basados en la ciencia climática más actualizada y dan un panorama convincente de cómo el cambio climático puede afectar la vida diaria en las ciudades donde vive la mayor parte de la población mundial".

Publicado en Internacional
Página 1 de 66