Sábado, 18 Noviembre 2017 08:02

Cincuenta y dos segundos

Escrito por Juan Pablo Duch
Valora este artículo
(0 votos)
Cincuenta y dos segundos

 

Rusia y Estados Unidos, que tienen los arsenales nucleares con mayor capacidad de devastación, siguen sin poder pasar página a su desencuentro –por momentos casi ruptura–, que más allá de cualquier pretexto obedece a la intención de sacar beneficios a costa del otro.

Así lo confirmó el reciente fiasco de la esperada reunión en Vietnam de los presidentes ruso, Vladimir Putin, y estadunidense, Donald Trump, la cual no se llevó a cabo, a pesar de que Moscú la daba por segura. Más grave resultó que la Casa Blanca la canceló de modo brusco y humillante para el Kremlin, cuyos portavoces llevaban días anticipando que los mandatarios se disponían a buscar soluciones para Siria, Corea del Norte, Ucrania y otras grandes controversias de la agenda mundial.

A final de cuentas, como notable y único éxito, se dijo que los presidentes acordaron una declaración conjunta sobre Siria, que las respectivas cancillerías aprobaron tres días antes del esperado encuentro de Putin y Trump y que, en sentido estricto, es de carácter ambiguo: frases correctas que a nadie obligan a reconsiderar sus propios planes, antagónicos, para el futuro del país árabe.

No sorprende que poco después de difundir la declaración –presentada aquí como testimonio de que no todo está mal entre Moscú y Washington–, el Ministerio de Defensa de Rusia no encontró nada mejor que acusar al Pentágono de bombardear a tropas leales al gobierno sirio con imágenes sacadas no de un satélite militar, sino de un videojuego (los responsables admitieron la pifia, atribuyéndola a una simple confusión). Tampoco es raro que Estados Unidos obligara al canal de televisión ruso RT America a registrarse como agente foráneo, lo que establece limitaciones a su trabajo y tendrá una respuesta similar en Rusia contra medios financiados por Washington.

Para salvar la cara y consumo interno, algún funcionario ruso que no ha reclamado los derechos de autor se inventó el concepto de reunión de pie, con lo cual el Kremlin quiso demostrar a su auditorio que el encuentro de Putin y Trump sí tuvo lugar, aunque por problemas de agenda no pudieron mantener conversaciones amplias y formales, sentados en cómodos sillones.

La fórmula hizo dudar incluso a los periodistas que integran el pool presidencial y uno de ellos, admirador abierto de Putin, llegó a publicar que ese encuentro tuvo una duración de apenas 52 segundos. Después el titular del Kremlin minimizó la suspensión de la reunión con su homólogo estadunidense por errores del personal que se encarga de coordinar los asuntos de protocolo, aunque reconoció que la relación bilateral atraviesa por una profunda crisis.

La mejoría en realidad no depende de cuánto dure la siguiente reunión de los presidentes. El problema es que la Casa Blanca ya no define la política hacia Rusia: es el Congreso el que marca la pauta y, mientras no levante sus severas restricciones legislativas, es previsible que se mantendrá –si es que no se incrementa– la tensión entre Moscú y Washington.

 

Información adicional

  • Antetítulo:Apuntes postsoviéticos
  • Autor:Juan Pablo Duch
  • País:Rusia
  • Fuente:La Jornada
Visto 427 vecesModificado por última vez en Sábado, 18 Noviembre 2017 08:49

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.