Domingo, 30 Septiembre 2018 06:12

La inestabilidad neoliberal en Latinoamérica

La inestabilidad neoliberal en Latinoamérica

Estabilidad, confianza, certidumbre y eficiencia son las cuatro promesas más repetidas por cualquier proyecto neoliberal. ¿Se cumplen? ¿Es un gobierno neoliberal capaz de dar estabilidad a un país? ¿Saben cómo generar confianza y certidumbre? ¿Logran tener economías eficientes? Veamos qué sucede en Latinoamérica. Empecemos por Argentina.

Crear un buen eslogan es siempre más fácil que estabilizar la economía de un país en un ambiente de fuerte restricción externa. El macrismo se desgasta a mucha más velocidad de lo previsible porque demuestra que no sabe gobernar ni gestionar. En algo menos de tres años consiguió que el país esté patas arriba. La economía no va, se mire por donde se mire. La inflación apunta este año 2018 a estar por encima del 40 por ciento según las últimas estimaciones oficiales, a pesar de que la tenían calculada en el 15 por ciento a fines del año pasado. La economía se contraerá por encima del 2 por ciento, aunque habían pronosticado que crecería por encima del 3 por ciento. La liberalización cambiaria provocó una devaluación que no tiene fin: en este tiempo lo llevaron de 10 pesos hasta casi 40, y veremos cómo acaba. La inversión extranjera jamás llegó. Se prometieron dólares que era imposible de producirlos en casa, y sólo han podido ser obtenidos parcialmente, con una deuda eterna con el mundo. El Fondo Monetario Internacional pide más ajuste: más recortes sociales, menos salarios, provocando así que la demanda interna pierda toda su fuerza como motor económico. La tasa de interés va por el 60 por ciento: espaldarazo ideal para que la economía financiarizada acabe con la economía real. La industria se desmorona. La balanza comercial es cada día más deficitaria tras la liberalización de las importaciones.


El cuadro macroeconómico del neoliberalismo en Argentina no resiste a ningún test de equilibrio ni eficiencia. Mauricio Macri y Cambiemos trajeron consigo justamente lo contrario de aquello que siempre promete: incertidumbre y desconfianza. La inestabilidad no sólo es económica, también lo es política y social. Las protestas crecen y se extienden a casi todos los sectores gremiales. La marcha de las mujeres demostró también la incapacidad del Gobierno para entender que está surgiendo otra nueva mayoría que refleja un sentido común cada vez más protagónico en la sociedad argentina. Tampoco les funciona el oído; se alejaron de todo lo que pasa en la calle. El timbreo como apuesta publicitaria está bien, pero no les sirve para que la ciudadanía resuelva sus problemas. Están atrapados en sus propios anuncios mientras que la inestabilidad afecta a la gente.


Pero no es únicamente en Argentina donde neoliberalismo e inestabilidad se dan la mano. Brasil es otro buen ejemplo de ello. Con elecciones a la vista y un presidente no electo desde hace años, este país presenta un largo etcétera de sucesos que conforman un panorama ciertamente inestable. Su economía no crece. El real se devalúa. El país se ha militarizado para frenar protestas. Y Naciones Unidas desautoriza que se impida a Lula ser candidato a presidente.


Otro caso es el de Perú, que aunque su macroeconomía es estable, el sistema político y judicial hace aguas por todas partes. Posee un presidente no electo tras el caso de corrupción que sacó a Kuczynski de su condición. Tiene a otros tantos ex presidentes también en la cárcel o prófugos por haberse enriquecido ilegalmente. El sistema judicial está completamente podrido. El actual fiscal general está con múltiples casos en su contra. La mayoría de la ciudadanía no cree en sus instituciones.


Es fácil seguir dando ejemplos de países que bajo la gestión neoliberal no saben generar ni confianza ni certidumbre. Colombia es otro país con una economía real raquítica, desindustrializada progresivamente, con productividad muy baja, sin demanda interna que logre generar crecimiento sostenido, y con indicadores sociales más propios de países en guerra. Y con un conflicto cada vez más difícil de resolver por la llegada de Iván Duque a la presidencia. Y, mientras tanto, las muertes de lideres sociales continúan. Chile es otro destino no tan ideal como lo presentan. Con una economía que no despega, y en medio de continuos paros nacionales por parte de una gran diversidad de sectores, el país tampoco muestra un marco de estabilidad. Y no olvidar a México, cuyo neoliberalismo ha hecho que la economía siga estancada, con alta inflación, fuertemente endeudado, con un sector petrolero venido a menos luego de las últimas reformas, y con pobreza y desigualdad de carácter estructural que, además de ser injustas, suponen un freno a cualquier intento de reactivación económica.


Se mire por donde se mire, el neoliberalismo no sabe gobernar, ni siquiera bajo sus propias premisas. Dime de qué presumes y te diré de qué careces. Si las agencias de calificación de riesgo hicieran bien su trabajo, desde criterios estrictamente ortodoxos, les daría a todos ellos una nota muy negativa.


La verdadera experticia del neoliberalismo es comunicar lo que no sabe hacer. Ni estabiliza; ni da certeza ni confianza; y tampoco logra consolidar economías eficientes

Por Alfredo Serrano Mancilla, director del Celag, doctor en economía

Publicado enPolítica
Martes, 28 Marzo 2017 07:22

PIB crecerá poco por bajo consumo

Foto archivo: El Nuevo Siglo

 

El crecimiento de la economía colombiana no fue el mejor durante 2016. Con apenas 2%, según las cifras oficiales, muestra una pérdida de dinamismo de la producción en el país, que se vio afectado no solo por la baja en los precios internacionales del petróleo, la caída en las exportaciones que comenzaron su recuperación hacia el último trimestre, el fenómeno de El Niño y el paro camionero.

El crecimiento del último trimestre fue según las cifras oficiales de 1,6%. En el mismo trimestre de 2015 fue de 3,4%.

Las ramas con mayor crecimiento en el cuarto trimestre de 2016 fueron Servicios financieros e inmobiliarios con 5,0%, Construcción con 3,5% y Agricultura, ganadería, caza, silvicultura y pesca con 2,0%.

El investigador asociado de Fedesarrollo, Mauricio Reina, dijo que el crecimiento de la economía durante el primer trimestre que está por terminar sería del orden de 1,6%, es decir igual a lo registrado en el último cuarto de 2015.

Durante este primer tramo del año, en el que se definen muchos de los proyectos a nivel empresarial y gubernamental a desarrollar a lo largo del año, impactará el crecimiento de la economía, la entrada en vigencia de la reforma tributaria, que contempla un aumento de tres puntos en el Impuesto al Valor Agregado, al igual que beneficios para las empresas en el impuesto de renta, y la puesta en marcha del llamado impuesto verde y el monotributo, que están a punto de ser reglamentados por el Gobierno.

Para la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, ANIF, dada la desaceleración de 2016 y la frágil recuperación internacional, el centro de estudios económicos ha decidido mantener inalterados sus pronósticos de crecimiento local en 2,2% para 2017 y en 2,8% para 2018. Teniendo en cuenta las evidentes señales de desaceleración y la disminución de la inflación total.

Los pronósticos de Fedesarrollo sobre el crecimiento de la economía en el mediano plazo se soportan en supuestos acerca de los principales indicadores macroeconómicos locales, los niveles de producción y precios de los productos básicos (commodities) y el desempeño económico de los principales socios comerciales.

 

No hay confianza

 

Sumado a lo anterior hay que mirar cómo influyen los aspectos subjetivos dentro de la economía. No hay duda que la confianza del consumidor en el país llegó en enero y febrero a los niveles más bajos desde que se hace esta medición y eso lleva a que el futuro no se vea tan halagüeño.

La baja en la confianza de los consumidores al arranque de 2017 ha lastimado las ventas de la industria y el comercio tal como lo han reflejado las encuestas realizadas por la ANDI y Fenalco, que han visto cómo la gente está adquiriendo menos productos, y parte de ello se refleja en el pesimismo reportado en la medición realizada por Fedesarrollo.

En enero, el Índice de Confianza del Consumidor, ICC, mostró una drástica reducción y se ubicó en el nivel más bajo desde que se realiza la encuesta.

La caída en la confianza obedeció a un deterioro tanto en el componente de expectativas como en el de condiciones económicas actuales, cuyos balances se situaron en mínimos históricos.

La confianza de los consumidores disminuyó en las cinco ciudades encuestadas, particularmente en Bogotá y Barranquilla.

La disposición a comprar vivienda y bienes durables disminuyó frente al mes anterior, pero se mantuvo en niveles superiores a los observados en enero de 2016.

La reducción en la confianza de los consumidores en el primer mes del año frente a los periodos anteriores se debe a un deterioro importante tanto en la percepción acerca de la situación económica del país como la del hogar.

Los balances para las preguntas relacionadas con la valoración del hogar se ubicaron en terreno negativo y en niveles inferiores a los del cuarto trimestre del año anterior.

Por su parte, la valoración del país disminuyó fuertemente y se mantuvo en balance negativo. La disposición a comprar bienes durables presentó un deterioro importante luego de la recuperación observada en los últimos trimestres, dice la encuesta.

 

Industria y perspectivas

 

El valor agregado del sector manufacturero se expandió un 3% real durante el año 2016, frente a 1,7% en 2015, según el DANE.

Así, la industria fue el tercer sector más dinámico de la economía, por debajo de los establecimientos financieros y la construcción.

Esta buena dinámica obedeció principalmente a tres factores: la entrada en funcionamiento de Reficar, derivando en crecimientos del 9,8% en la cadena petroquímica durante 2016; el buen dinamismo del sector de bebidas y sus conexos, como consecuencia de la ola de calor registrada el primer semestre del año; y la sustitución de importaciones que impulsó algunos sectores de producción nacional, dado el encarecimiento de los productos importados ante la fuerte devaluación de la tasa de cambio (de 37% en 2015 y 11,2% en 2016).

Ahora, señala ANIF, vale la pena analizar también el desempeño de la industria de manera más desagregada, a través de la Encuesta Mensual Manufacturera, EMM, del DANE.

De acuerdo con la EMM, al corte de enero de 2017, las ventas de la industria crecieron un 4,1% en su variación acumulada 12 meses, vs. 2% un año atrás, al tiempo que la producción industrial lo hizo en un 3,2% contra 2,5% y el empleo en un 0,6% frente a 1%.

Subsectorialmente, 20 de las 39 actividades industriales registraron expansiones en su producción real a enero de 2017, un leve deterioro frente a los 24 sectores observados un año atrás. Las actividades industriales con mejor desempeño fueron: refinación de petróleo con 20,6%; productos de caucho con 10,6%; productos elaborados de metal 9,5%; productos de panadería 6,8%; y elaboración de bebidas 5,3%.

En contraste, los sectores con el peor desempeño fueron curtido-recurtido de cueros que cayó 16,9%; otros tipos de equipo de transporte -14,6%; elaboración de azúcar -12%; carrocerías para vehículos y remolques -10,9%; y aparatos y equipo eléctrico -9,1%.

Estas cifras revelan que buena parte de las actividades que registraron caídas están atadas al sector de automotores, un marcado cambio frente a lo observado en 2015, cuando los peores desempeños estaban ligados a la cadena petroquímica.

En cambio, en 2016, buena parte de la recuperación de la industria obedeció al repunte observado en la cadena petroquímica. De hecho, si se excluye la refinación de petróleo, el crecimiento de la producción industrial fue de tan solo el 0,3% anual en enero de 2017, inferior al 1,7% observado un año atrás en la industria sin refinación.

 

 

Publicado enColombia
Solidez financiera: Los países con mayor flujo de capitales de América Latina

 

De seguir la tendencia, Latinoamérica tendrá más ingresos que egresos, hecho que no se vivía en la región desde hace 5 años.

 

Pese a la fluctuación política, económica y social que experimenta América Latina en 2016, algunos países ven en esta coyuntura, una oportunidad para continuar creciendo y fortalecer sus económicas.


Tal es el caso del triunvirato conformado por Brasil, Colombia y Chile, que juntas encabezan la lista de las naciones de la región con mayor incremento en el fluyo de capitales en sus respectivas y dinámicas económicas en el primer semestre de 2016.


La información se desprende de un informe divulgado por la empresa de consultoría financiera estadounidense EPFR Global, recogida por el portal Emol, donde en concreto, se habla de la cantidad de dólares reflejada en los intercambios en la región hasta el pasado 20 de julio.


En opinión de director de la empresa DVA Capital de Chile, Fernando Gómez, la situación de la región y los cambios que están ocurriendo, permiten pensar en un reenfoque y en el interés renovado de los inversores hacia la región.

 

 

Fluidez económica

 

En cuanto a cifras concretas, Brasil percibió capitales netos por el orden de 1.331 millones de dólares, Colombia captó 343 y Chile le sigue de cerca con 303 millones.

 

De mantenerse la tendencia, agrega el experto financiero, "sería la primera vez en 5 años que la región registra mayores ingresos de flujos de capitales con respecto a las salidas de fondos".

 

El economista de la Universidad del Pacífico del Perú, Jorge González Izquierdo, coincide con el panorama favorable del repunte del fluyo de capitales en la región, aunque aclara que no todos los países reciben la misma valoración por parte de los inversionistas. En específico, habló de su país: Perú.

 

"Recibimos menos que Colombia y ellos tiene el problema de las FARC, para estos fondos pesa mucho la institucionalidad", precisa González, quien aduce este fenómeno al carácter dinámico y de mayor confiabilidad que poseen las economías de Colombia y Chile.

 

 

Recuperación emergente


Para muchos especialistas y con la argumentación de datos económicos, América Latina lleva la vanguardia en cuanto a mercados emergentes y oportunidades de inversión, incluso, por encima de regiones mucho más desarrolladas.


Según se desprende de un despacho de la agencia Reuters, Perú, Brasil y Colombia, destacan entre los países con mejor percepción en el mercado accionario emergente, en términos de dólares, con un alza ubicada de 47, 40 y 24 por ciento, respectivamente.


Además, el atractivo del mercado latinoamericano, tiene varias razones, entre ellas, el factor "Brexit" en Europa, el tema de los precios de las materias primas y las políticas de la Reserva Federal en referencia a las tasas de interés, que aún no han sido aumentadas.

 

 

Publicado enColombia
Viernes, 07 Mayo 2010 07:10

Los días que vivimos en peligro

Fue la reacción del “día después”. La histeria se apoderó de los mercados. Las escenas del miércoles de una multitud colmando las calles de Atenas, la bronca expresada en rostros y consignas y la noticia de las primeras tres víctimas fatales por el clima de agitación que vive Grecia cambiaron las expectativas de los compradores de activos financieros. Ya no están convencidos de que el gobierno de George Papandreu pueda seguir adelante con el severo plan de ajuste impuesto por el FMI y el Banco Central Europeo, por más que ayer haya conseguido el respaldo parlamentario (ver aparte). Ayer, la desconfianza ganó la partida, que se disputará cada día. Hubo caídas generalizadas en las Bolsas europeas, se derrumbó Wall Street, sufrió pérdidas el euro frente a las demás monedas y la Bolsa porteña no pudo despegarse del desánimo respecto del futuro inmediato de la crisis en Grecia. Más que al contagio, el temor es a que los sucesos en Atenas no sean más que un emergente de la misma crisis que empezó en Estados Unidos, sigue un recorrido sinuoso golpeando en diferentes puntos del planeta y avanza con destino incierto.

Al repasar los resultados de la jornada bursátil de ayer, Buenos Aires aparece como una de las plazas que registraron mayor retroceso. El índice Merval (empresas líderes) cayó un 5,4 por ciento, acumulando en tres ruedas consecutivas a la baja un descenso del 10,4 por ciento. El impacto probable del hundimiento de Grecia sobre la salud de las empresas que cotizan en Bolsa tiene poco o nada que ver con estos vaivenes en las cotizaciones, que suelen amplificar en la plaza local lo que sucede afuera. La fuga de inversores también afectó los títulos de la deuda (ver página 5). El resto de Latinoamérica acompañó el deslizamiento por el tobogán con menos aceleración. San Pablo perdió 2,3 por ciento; México 1,9; Bogotá cedió 2,8 por ciento y Santiago, poco más del uno por ciento.

Las Bolsas europeas fueron las primeras en dar testimonio de una jornada negativa, quizás dándole el puntapié inicial al clima de desconfianza que se irradió a todo el mundo. El indicador bursátil madrileño tuvo un retroceso de 2,9 por ciento, superada por el 4,3 por ciento de caída en Milán. Londres bajó 1,5 por ciento, París un 2,2 y Francfort, la de mejor performance entre las más importantes, cayó tan sólo un 0,8 por ciento. En Portugal, el mercado de Lisboa registró una caída del 2,6 por ciento.

Ni siquiera las declaraciones del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, lograron infundir ánimo. “Para mí, la cesación de pagos de Grecia está descartada”, sentenció en una conferencia de prensa que dio al término de un encuentro de la entidad en Lisboa. No alcanzó el efecto buscado, sino todo lo contrario. La sensación entre los financistas era de “decepción” por los dichos de Trichet, de quien esperaban argumentos más sólidos en vez de una apreciación a título personal. Algunos analistas le atribuían al jefe de la autoridad monetaria continental haber provocado el desplome de las Bolsas europeas, que habían iniciado la jornada con tendencia moderadamente favorable. La impresión generalizada en los mercados financieros europeos es que Grecia sigue amenazada de quiebra.

La Unión Europea no sólo está comprometida por ser uno de sus miembros el que está en el centro de la crisis. Sus dos socios mayores, Alemania y Francia, son los países de origen de los principales acreedores de la deuda griega. El Banco Central Europeo es el eje de la estrategia de sostenimiento de Grecia y, a la vez, garante de la estabilidad del euro. Todos ellos, incluso Alemania como estratega mayor, se juegan en la resolución de esta crisis algo más que una pérdida de valor en sus activos financieros.

La Bolsa de Nueva York resultó el espejo de lo que puede la histeria ante la inseguridad, en especial cuando afecta a quienes hasta hace poco se creían invencibles. El índice Dow Jones llegó a registrar a media jornada una caída del 9 por ciento. A esa altura, nadie podía eludir la calificación de “pánico” a lo que se vivía en la mayor plaza financiera mundial. En apenas 15 minutos, el principal termómetro de los valores accionarios se desplomó en un 9 por ciento, para luego ir recortando la pérdida hasta cerrar con una baja neta en la jornada del 3,2 por ciento.

La cadena de información financiera CNBC señaló posteriormente, haciendo referencia a “múltiples fuentes”, que el momentáneo hundimiento podría haber comenzado por el error de un broker al ejecutar una orden de venta de acciones, posiblemente de Procter & Gamble, agregándole tres ceros a la cantidad vendida (multiplicándola por 1000). El papel perdió de inmediato un 23 por ciento de su valor.

Bank of America, con una caída del 7,1 por ciento, y Hewlett-Packard, con el 5,1, se anotaron las pérdidas más agudas entre los treinta papeles que componen el Dow, donde General Electric, American Express, JP Morgan Chase, Boeing y Alcoa tuvieron descensos superiores al 4 por ciento. El mercado estadounidense está pendiente de las cifras oficiales de desempleo en abril que se difundirán hoy, lo que podría influir en el tono con que Wall Street concluya esta primera semana de mayo.

El mercado de Tokio arrancó la jornada de este viernes con una caída del 4 por ciento, que se suma a la baja del 3,3 por ciento registrada en la jornada anterior.

Las imágenes valen más que mil palabras, pero las de los disturbios en Atenas ni siquiera tuvieron contrapeso en las insípidas declaraciones de Trichet. Sobre las primeras, los comentarios de los principales brokers y analistas europeos era que sigue sin estar en claro quién toma las decisiones en ese hoy castigado país europeo. “Los disturbios en las calles muestran que la decisión de pagar la deuda no la va a tomar el pueblo alemán, el francés o el suizo, sino el pueblo griego, que ya ha decidido no pagarla”, opinó un consultor entrevistado por la cadena de información financiera CNBC. Otros la comparten, muchos dudan. Casi nadie la desestima.

A Trichet y al BCE, en tanto, se les reclaman medidas más audaces, que demuestren actitud de liderazgo en medio de la crisis. No declaraciones de autoconformismo, como se leyó ayer que fue el tono que les dio el jefe de la autoridad monetaria a sus palabras. Al ratificar y defender las políticas del BCE en materia de tasas de interés y las operaciones de mercado que viene realizando, Trichet mostró que no tiene más para ofrecer. Para los observadores, demasiado poco para enfrentar no sólo una crisis mayúscula, sino además acciones especulativas en la plaza financiera que podrían acelerar las peores consecuencias.

Por Raúl Dellatorre
Publicado enInternacional
Sábado, 12 Septiembre 2009 08:10

Ecuador propone agenda a Unasur

Medidas de confianza mutua y un Código de Conducta Regional serán los puntos principales que analizarán los cancilleres y ministros de Defensa de los 12 países que integran la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en la reunión prevista para el próximo martes en Quito.

El evento que tendrá como preámbulo la reunión del Consejo de Delegados de los países, el lunes próximo, pasará revista también al documento sobre los temas abordados en la Cumbre Presidencial de Bariloche, Argentina, efectuada el mes anterior, entre ellos el asunto de las bases militares de Estados Unidos  instaladas en territorio colombiano.

Para la cita de Quito, Ecuador, en su calidad de presidente pro témpore de la Unasur ha preparado un documento que contiene una propuesta de un conjunto de medidas de confianza mutua y otra del Código de Conducta, afirmó el canciller, Fánder Falconí, quien se pronunció confiado de que habrá acogida, porque tiene como base los acuerdos preliminares de Bariloche.

El ministro de Defensa, Javier Ponce, precisó que la propuesta de medidas de confianza contiene tres aspectos: el primer punto de información y de transparencia, que no es más que compartir entre los países de Unasur la información sobre las estrategias, el tipo de maniobras, la capacidad militar, de defensa, los presupuestos de defensa, las características de los equipos, de las instalaciones, etc.

El segundo  consiste en que se pueda verificar las medidas de confianza mutua, “quizá es el aspecto más complejo y delicado de la propuesta, pero es indispensable que sea posible que a través de equipos compuestos por integrantes de varios países puedan realizar la verificación de esas medidas de confianza”.

Y tercero,  informar sobre ciertos aspectos específicos de las operaciones y tratados  bilaterales, “tal es el caso de los convenios establecidos entre Estados Unido y Colombia, tener una información sobre eso, sobre operaciones conjuntas entre dos o más países y tener una información previa sobre maniobras o ejercicios militares que se realicen a nivel de la frontera o acciones militares que puedan tener una significación transnacional”, remarcó el ministro.

En cuanto a la propuesta ecuatoriana sobre el  Código de Conducta,  sostuvo que es una serie de principios y compromisos básicos de comportamiento “para llevar a convertir a la región en una región de paz”, agregó Ponce.

Con respecto a la posibilidad de que se solicite a los Estados Unidos que proporcione información sobre las instalaciones de las bases norteamericanas en Colombia, el canciller Falconí aclaró que la Unasur es un proyecto de integración regional orientado a establecer un proceso de cooperación mutua en diferentes ámbitos, por lo que está en capacidad de procesar su propia problemática y consecuentemente puede pedir información, pero lo que no se haría es convocar al presidente Barack Obama para que informe.

Sin embargo, dijo que si se podría establecer un diálogo bilateral de la Unasur con el Presidente de los Estados Unidos, “pero por el momento no está planteada esa posibilidad”, remarcó.
 

Patricio González
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 

Publicado enInternacional
El Análisis sobre la Situación Económica Mundial y las Perspectivas para 2009 llama a instrumentar un estímulo económico coordinado, masivo y determinante para enfrentar la crisis global, según reportó la agencia alemana DPA.

El informe proyecta un declive del ingreso per capita el año próximo, así como también una desaceleración en el crecimiento de las exportaciones y los flujos de capital.

Además prevé costos más elevados en los créditos para los países en vías de desarrollo y una continuidad en la carrera de declive del dólar estadounidense.

Si las condiciones de la crisis actual perduran, "los países desarrollados podrían ingresar a un profunda recesión en 2009", advirtió.

"Esto llevaría la tasa de crecimiento económico en los países en vías de desarrollo a ubicarse por debajo de 2,7 por ciento, un nivel peligrosamente bajo en cuanto a las posibilidades de mantener los esfuerzos por reducir la pobreza y la estabilidad social y política", advirtió la ONU.

El estudio se publica en esta fecha para hacerlo coincidir con la Conferencia Internacional de Financiamiento y Desarrollo, que tendrá lugar esta semana en Doha, Qatar. En este marco, la ONU reclamará reformas más profundas del sistema financiero global para evitar futuras crisis.
Los economistas de la ONU indicaron que no alcanza con las inyecciones de liquidez proporcionadas hasta ahora en los principales países desarrollados.

"Con la confianza del consumidor y el empresario seriamente deprimidas y los bancos reticentes a prestar dinero, el continuar con la baja en las tasas de interés por parte de los bancos centrales no logrará mucho en cuanto a estimular el crédito y el consumo privado", añadieron.

El documento destaca que China ya lanzó un paquete de estímulo fiscal por 580.000 millones de dólares ó 15 por ciento de su PIB, a ser implementado en dos años. En Estados Unidos, el estímulo fue de 1,1 por ciento del PIB en la primera mitad de 2008.

"De todas formas, actualmente no hay un mecanismo creíble, institucionalizado, para la coordinación internacional de los paquetes de estímulo o las políticas monetarias", señala y remarca la necesidad de "crear ese mecanismo junto a otras reformas fundamentales".

Economistas de la ONU advirtieron que la economía mundial podría entrar en una profunda recesión si los paquetes de estímulo financiero de los distintos países no logran subsanar la crisis crediticia y restaurar la confianza del consumidor en los próximos meses.

El Análisis sobre la Situación Económica Mundial y las Perspectivas para 2009 llama a instrumentar un estímulo económico coordinado, masivo y determinante para enfrentar la crisis global, según reportó la agencia alemana DPA.

El informe proyecta un declive del ingreso per capita el año próximo, así como también una desaceleración en el crecimiento de las exportaciones y los flujos de capital.

Además prevé costos más elevados en los créditos para los países en vías de desarrollo y una continuidad en la carrera de declive del dólar estadounidense.

Si las condiciones de la crisis actual perduran, "los países desarrollados podrían ingresar a un profunda recesión en 2009", advirtió.

"Esto llevaría la tasa de crecimiento económico en los países en vías de desarrollo a ubicarse por debajo de 2,7 por ciento, un nivel peligrosamente bajo en cuanto a las posibilidades de mantener los esfuerzos por reducir la pobreza y la estabilidad social y política", advirtió la ONU.

El estudio se publica en esta fecha para hacerlo coincidir con la Conferencia Internacional de Financiamiento y Desarrollo, que tendrá lugar esta semana en Doha, Qatar. En este marco, la ONU reclamará reformas más profundas del sistema financiero global para evitar futuras crisis.

Los economistas de la ONU indicaron que no alcanza con las inyecciones de liquidez proporcionadas hasta ahora en los principales países desarrollados.

"Con la confianza del consumidor y el empresario seriamente deprimidas y los bancos reticentes a prestar dinero, el continuar con la baja en las tasas de interés por parte de los bancos centrales no logrará mucho en cuanto a estimular el crédito y el consumo privado", añadieron.

El documento destaca que China ya lanzó un paquete de estímulo fiscal por 580.000 millones de dólares ó 15 por ciento de su PIB, a ser implementado en dos años. En Estados Unidos, el estímulo fue de 1,1 por ciento del PIB en la primera mitad de 2008.

"De todas formas, actualmente no hay un mecanismo creíble, institucionalizado, para la coordinación internacional de los paquetes de estímulo o las políticas monetarias", señala y remarca la necesidad de "crear ese mecanismo junto a otras reformas fundamentales".

La economía estadounidense está en recesión desde hace un año

El Comité de Investigación del Ciclo Económico de la Oficina Nacional de Investigación Económica dijo que llegó a esa conclusión, durante una teleconferencia realizada el viernes.

Pese a que una recesión es generalmente definida como dos trimestres consecutivos de descenso de la actividad económica, el panel tiene sus propios criterios para determinarla.

"Una recesión es un descenso significativo de la actividad económica que se extiende a través de sus sectores, que dura más de unos pocos meses, normalmente visible en producción, empleo, ingreso real y otros indicadores", señala el comité.

"La recesión comienza cuando la economía alcanza un pico de actividad y termina cuando la economía alcanza su piso. Entre piso y pico, la economía está en expansión", agrega.

El comité subraya que "identificó diciembre de 2007 como el mes en el que la economía alcanzó la cima, luego de determinar que el subsecuente declive de la actividad económica fue lo suficientemente amplio como para calificar como una recesión".
Publicado enInternacional