Sábado, 07 Enero 2017 06:26

Una masacre de reclusos salpica a Temer

Una masacre de reclusos salpica a Temer

Desde noviembre pasado el Palacio del Planalto sabía que sería inexorable la matanza ocurrida en el presidio de Roraima.


Michel Temer negó el envío de agentes federales para reforzar la seguridad de las cárceles que había sido solicitado con “urgencia” por la gobernación de la de Roraima donde ayer fueron asesinados al menos 31 presos, con lo cual ya suman al menos 91 los muertos esta semana en reclusorios de la región amazónica.


Un documento oficial demostró que desde noviembre pasado el Palacio del Planalto sabía que era inexorable la matanza ocurrida en el Presidio Agrícola Monte Cristo ubicado en los suburbios de Bela Vista, la capital de Roraima, provincia fronteriza con Venezuela y la Guyana inglesa.
Los asesinos, quienes podrían ser miembros de la organización Primer Comando de la Capital (PCC), torturaron y luego decapitaron a algunas de sus víctimas cuyos cuerpos estaban diseminados en el centro de detención.


“Estamos rastrillando el predio, es un lugar muy grande, hay plantíos, ya encontramos muchos cuerpos pero no me extrañaría se hubiera más, esto es una barbaridad, los cuerpos tienen las marcas de una crueldad sin límites” declaró Uziel Castro, secretario de Justicia y Ciudadanía de Roraima. “Esta guerra entre el PCC y la Familia del Norte no puede ser contenida por una provincia, no tenemos los medios para enfrentar bandas con mucho dinero y armas”.


Ante la llegada de familiares de los detenidos la Tropa de Choque de la Policía Militarizada interceptó el camino de asfalto, teñido de tierra roja, que lleva desde el centro de Boa Vista a la cárcel de Monte Cristo donde en octubre de 2016 hubo otra matanza que costo la vida de al menos 10 personas. Para algunos funcionarios del gobierno provincial de Roraima esta carnicería puede estar conectada con lo ocurrido el domingo pasado en el Complejo Penitenciario Anicio Jobim, de Manaus, en el estado de Amazonas.


Hasta ayer a la noche aún no se había identificado a todas las víctimas fallecidas en la cárcel Jobim de Manaus, que son entre 56 y 60 personas, mientras continuaban prófugos 109 presos. Se atribuye a esos presidiarios en fuga parte de los más de 10 asesinatos ocurridos en la periferia de Manaus en la noche del miércoles, algunos de los cuales podrían ser “ajustes de cuentas”.


Comercios y una universidad de Manaus cerraron sus puertas al anochecer de ayer ante el temor de más ataques y asesinatos.
Mientras no hay una versión unánime sobre los crímenes del viernes en Roraima se da por seguro en Manaus los muertos pertenecen al PCC y sus victimarios son miembros de la Familia del Norte.


El ministro de Justicia Alexandre de Moraes convocó ayer a la prensa en Brasilia donde relativizó el pedido de fuerzas federales formulado por la gobernación de Roraima y deslindó toda responsabilidad federal con los hechos de sangre. Poco después de la conferencia del funcionario de Temer el Partido de los Trabajadores, de Lula y Dilma Rousseff, solicitó su renuncia. “Tras los acontecimientos de Roraima y Amazonas se tornó inviable la permanencia del ministro en su cargo”, dijo el diputado petista Paulo Teixeira.


No sólo el PT cuestionó al gobierno, también hubo comentarios críticos sobre el sistema carcelario por parte del papa Francisco, Naciones Unidas y Amnistía Internacional. La Orden de Abogados de Brasil informó ayer que analiza llevar el caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, la misma que hace un par de meses recibió una denuncia por el golpe contra la presidenta electa Dilma Rousseff.


Con una estructura disciplinada y vertical el PCC, surgido en el estado de San Pablo, es el cártel más poderoso del país. Bajo el comando del enigmático Herbas Willian Camacho, alias “Marcola”, esa banda controla decenas de presidios en el sureste y sur brasileño, y ahora se propone conquistar “La Ruta del Río Salimoes”, por el cual navegan los alijos de cocaína procedentes de Colombia y Perú.


Desde Manaus los cargamentos siguen por río o avionetas hacia el litoral atlántico y de allí embarcan a Europa o los grandes centros consumidores de San Pablo y Río de Janeiro. Pero para hacerse de ese botín piscotrópico el PCC tendrá que destronar a la Familia del Norte, que además de detentar el control de varios presidios de la región amazónica cuenta con la tolerancia, sino complicidad, de políticos, jueces y miembros del servicio penitenciario.


Para la mayoría de los analistas los crímenes de Roraima, el viernes, y Amazonas, el domingo, son las batallas iniciales de una guerra que puede prolongarse por meses y extenderse al resto del país.


Según trascendió ayer hay un “clima de tensión” en algunos presidios de Río de Janeiro, controlados por el Comando Vermelho, otra formación irregular, que está en guerra con el PCC.


Buena parte de los columnistas, en general simpáticos al gobierno, consideran que éste, que asumió el 31 de agosto, fue desbordado por una crisis que puede agravar su desgaste político prematuro.


Temer oscila entre la arrogancia y el autismo: luego de restarle importancia a los crímenes de Manaus el jueves finalmente tocó el tema, al que definió como un “accidente”.


Ayer el ministro de Justicia Moraes replicó a su jefe, cuando además de descartar una contienda entre el PCC y la Familia del Norte, llegó a sugerir que los problemas en la Amazonia tienen algún punto de contacto con los “refugiados” de Venezuela. Moraes y el ministro de Defensa Raúl Jungmann, que habló el jueves, son la línea de frente del plan oficial para hacer de esta disputa entre mafias brasileñas un pretexto para militarizar las fronteras bajo el pretexto de declarar la guerra al narcotráfico. En línea con esa tesis que impregna la concepción diplomática de la administración Temer, miembros del Ministerio Público Federal comentaron el jueves que la Familia del Norte negocia con las FARC colombianas.

Publicado enInternacional
Guerra entre narcos, una excusa para militarizar

La idea de que el ejército tome cartas en el enfrentamiento al narcotráfico encaja con la nueva concepción de “fronteras calientes” defendida por Temer. Existe un fuerte descontento en los sindicatos que representan a las policías locales.

 


Guerra en el paraíso: la masacre de 56 presos ligados a una organización mafiosa en una cárcel del estado de Amazonas, fronterizo con Colombia, le abrió un nuevo frente de tormenta al presidente Michel Temer y reavivó la recurrente tentación, que no es solo brasileña, de militarizar la seguridad interna.


Temer evitó formular declaraciones sobre la matanza ocurrida el domingo en el Complejo Penitenciario Anício Jobim de Manaos, capital amazónica, con la aparente intención de eludir el costo de un hecho que repercutió en la prensa y organismos internacionales de derechos humanos.


Su situación política es tan incierta que suspendió el viaje al Forum Económico de Davos donde lo representará Henrique Meirelles, el ministro de Hacienda autor del plan de austeridad (austericidio) que amenaza llevar a la quiebra a varios estados provinciales donde se dejaron de pagar salarios y suspendieron servicios esenciales.


Esta limitación de gastos afectó también a las policías provinciales, con más de 1 millón de hombres en armas, y los servicios penitenciarios.
Hay un explícito descontento en los sindicatos que representan a las fuerzas de seguridad de varias provincias como Pernambuco, Río de Janeiro, Río Grande do Sul a donde fueron enviadas tropas federales.


Precisamente para recortar gastos el estado de Amazonas privatizó el presidio Anício Jobim donde miembros de la organización La Familia del Norte mató, y en algunos casos degolló el domingo, a integrantes del Primer Comando de la Capital.


En un comunicado divulgado ayer en Ginebra Naciones Unidas responsabilizó al gobierno de Temer por la masacre y exigió que prohíba “la tortura y del trato degradante e inhumano de los presos”. “Pedimos a las autoridades que tomen medidas para evitar” otro crimen similar en los centros de detención brasileño donde se alojan, en su mayoría hacinados, más 650 mil reclusos.


Amnistía Internacional, Human Rights Watch y la Orden de Abogados de Brasil se sumaron a las críticas.


El gobierno envió ayer a Manaos al ministro de Justicia Alexandre de Moraes, al tiempo que realizó una serie de consultas al Gabinete de Seguridad Institucional dirigido por el general Sergio Wesphalen Etchegoyen, según dejaron trascender informantes próximos al Palacio del Planalto.


Los servicios de inteligencia bajo el mando del general Etchegoyen habrían obtenidos informaciones sobre un plan para vengar a los muertos del PCC fallecidos en el estado de Amazonas donde ayer continuaba la “cacería” de más de 100 presos fugados el domingo.


Está en curso una guerra entre la Familia del Norte y el PCC, una facción surgida en San Pablo luego de la masacre de 111 detenidos en la cárcel de Carandirú, en 1992.


El Primer Comando de la Capital cuenta con una organización piramidal dirigida por Marcos Williams Herbas Camacho, alias Marcola, que presume de haber leído El Arte de la Guerra, de Sun Tzu, El Príncipe de Nicolás de Maquiavelo y conocer la biografía y tácticas guerrilleras de Ernesto Che Guevara.


“Marcola” es idolatrado por los soldados del PCC, el grupo que domina la mayoría de las cárceles de San Pablo y decenas en todo el país, junto al establecimiento de “células dormidas” en las favelas paulistas.


En mayo de 2006 una orden impartida por Marcola desde la cárcel desató el levantamiento simultáneo de más de 70 presidios y ataques relámpagos que mataron a unos 40 policías y agentes penitenciarios.


Un día después de las primeras acciones se desató una guerra entre fuerzas del orden y “milicias “ del PCC que hizo colapsar a San Pablo con un saldo de cerca de 600 muertos.


En la contienda entre el PCC y la Familia del Norte se disputa la hegemonía en el sistema carcelario de la Amazonia, por su proximidad a la “Ruta del Río Solimoes”, principal vía de ingreso de la cocaína de Colombia y Perú.


El polvo que llega a Manaos luego se embarca hacia Europa o los cada vez más rentables mercados de San Pablo y Río de Janeiro.


Por lo pronto ese dinero sucio es la fuente de ingresos de la Familia del Norte, con la que se pagan armamentos y se compran los favores de policías, guardiacárceles y políticos. Así es como esa organización asumió el mando de los centros reclusorios amazónicos y logró proyección nacional, al punto de animarse a presentarle batalla al PCC.


De acuerdo con informaciones de la Policía Federal a las que tuvo acceso el diario Estado de San Pablo, la Familia cuenta con unos 200 mil afiliados, entre quienes están los presos y sus allegados fuera de las cárceles, quienes realizarían aportes a cambio de los cuales reciben seguridad.


Con esa estructura en alza la Familia se asoció a otro grupo de peso,el Comando Vermelho, con base en Río de Janeiro, que mantiene una disputa con el PCC.


El innegable poder de fuego, organización y logística de estas fuerzas irregulares trajo otra vez al ruedo el debate sobre la necesidad de involucrar a los militares en el combate al crimen organizado.


Algunos formadores de opinión respaldaron esa idea, entre ellos Merval Pereira, el comentarista en jefe del grupo Globo.


Ayer Pereira dijo en una radio de esa corporación que no se puede “seguir posponiendo” la decisión de que el Ejército y otros fuerzas federales tomen cartas en el enfrentamiento al narcotráfico, y eligió como modelo a Colombia.


Militarizar la seguridad interna encaja con la nueva concepción de “fronteras calientes” defendida por la administración Temer.


Hace dos meses en una de las pocas reuniones diplomáticas realizadas en Brasilia con representantes sudamericanos fue expresada esa concepción.
El encuentro fue cerrado con una conferencia a en la que participaron el canciller José Serra, el general Etchegoyen y el ministro de Defensa Raúl Jungman.


“Los crímenes son cada vez más transnacionales y tienen que ser enfrentados” conjuntamente por los países sudamericanos, y ojalá que cada vez más puedan actuar “las Fuerzas Armadas de modo preventivo y represivo (..) en las fronteras”, dijeron las autoridades brasileñas.

Publicado enInternacional
Estados Unidos prepara su mayor despliegue en Europa desde la Guerra Fría

Una veintena de vehículos Bradley de combate, demasiado limpios para haber circulado recientemente, aguarda bajo el frío sol de Colorado. A pocos metros, en una enorme explanada casi al pie de Cheyenne, una de las Montañas Rocosas, el capitán Musk revisa un grupo de coloridos contenedores con material militar. En un par de semanas, los blindados y los inmensos depósitos metálicos estarán en suelo europeo. Como los casi 4.500 soldados estadounidenses procedentes de la base de Fort Carson que se posicionarán desde enero en los países del Este y los bálticos. El despliegue, el mayor de tropas norteamericanas y armamento pesado en Europa desde la Guerra Fría, busca reforzar la región frente al expansionismo ruso y mostrar el compromiso de Washington con sus aliados de la OTAN.

El inicio de su misión coincidirá con la llegada a la Casa Blanca del nuevo presidente, Donald Trump, quien no sólo ha cuestionado la responsabilidad de EEUU hacia la Alianza Atlántica, sino que ha inquietado enormemente a sus socios que lindan con Rusia por su afinidad con el presidente Vladímir Putin. Pero en Fort Carson —donde EL PAÍS ha viajado invitado por la misión estadounidense en la OTAN— ni Musk, con su luminosa sonrisa de muchacho americano, ni sus mandos tuercen el gesto por la postura del republicano. “Nada ha cambiado, el compromiso y el espíritu de las tropas es exactamente el mismo”, afirma, serio, el sargento mayor David Gunn. Su objetivo, apunta el teniente coronel Stephen Capehart, es triple: verificar su competencia para lanzar en Europa una brigada blindada, reforzar la capacidad de trabajar con fuerzas aliadas y “contribuir a la defensa colectiva frente a toda amenaza”.


Y esa amenaza es Rusia. En la jerga militar y de la OTAN dicen que su propósito es “reasegurar” a los socios de la Alianza en la zona, antiguos miembros de la Unión Soviética o países satélites: Polonia, Estonia, Letonia, Lituania, Rumania, Bulgaria. Pero ‘reasegurar’ quiere decir, básicamente, disuadir al Kremlin de las tentaciones de vulnerar la integridad de cualquiera de esos Estados tras la anexión rusa de Crimea y la guerra en el este de Ucrania, que en febrero cumplirá su tercer aniversario. La misión es también una demostración de fuerza del Ejército estadounidense, que llevará a territorio europeo además de a sus soldados, más de 2.800 vehículos militares —incluidos los ahora adormecidos Bradley, más de 80 tanques y numerosos trailers— y miles de armas de fuego.


En Fort Carson, al tercer batallón de combate de la 4ª brigada de infantería —el asignado a Europa— le toca entrenamiento interior. Y los soldados de la conocida como Brigada de Hierro probablemente lo agradezcan. Son las seis de la mañana y el termómetro no sube de los 12 grados negativos. En el gimnasio, a ritmo de música maquinera, el teniente David Hart levanta pesas. Aun así, su camiseta del Ejército americano está impoluta. “La seguridad europea es nuestra seguridad”, afirma. Espigado y con el pelo muy corto, este especialista en ingeniería de 29 años explica que todo el batallón viajará a Polonia para después desplegarse, por compañías, en el resto de países de la región donde entrenarán junto a las tropas aliadas en los que serán los mayores ejercicios de la historia reciente de la OTAN.


Hart se desplegará en Rumania. La soldado Abrianna Archuleta lo hará en Polonia. Es, a sus 18 años, la más joven de la brigada. Pequeña pero compacta, Archuleta fue campeona de lucha libre en su estado, Nuevo México, antes de alistarse, nada más terminar el instituto. Es especialista en sistemas de datos tácticos y una de las primeras mujeres en el equipo de artillería de primera línea. Quiere ser enfermera. Como sus compañeros, permanecerá nueve meses en su destino, rotatorio. La rotación son la fórmula que ha encontrado la OTAN para sortear la prohibición pactada con Rusia de establecer bases aliadas permanentes en los países del antiguo Pacto de Varsovia. La de Europa del Este es la primera misión de Archuleta. También la primera vez que sale de Estados Unidos. “Estoy muy emocionada”, reconoce con una pequeña sonrisa. No puede dar detalles técnicos de su papel en Polonia, pero apunta que la misión de la Brigada de Hierro, casi centenaria, es “ayudar a mantener la paz”.


El despliegue —dotado con un presupuesto de 3.400 millones de dólares (unos 3.250 millones de euros)— es hasta cierto punto controvertidos. Y no sólo por la postura del presidente electo hacia los países de destino, a quienes amenaza con dejar de defender —como marca el artículo 5 de la Alianza— si no aumentan su presupuesto para Defensa. También hay quien, como el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, ve en el las maniobras una cierta provocación a Rusia. El experto en seguridad Paul R. Gebhard, analista del think tank Atlantic Council, no es de la misma opinión. “¿Cuántos países tiene que invadir Rusia —que ha cambiado sus fronteras varias veces en los últimos años— para ser considerada una amenaza ”, plantea con algo de ironía.


En Washington, en el Pentágono, el subsecretario de Defensa de EEUU, James Townsend, ya de salida de la Administración, reconoce que tras la invasión de Georgia (en 2008) se subestimó a Rusia. Algo que, incide, no puede volver a pasar. Ante un reducido grupo de periodistas europeos, explica que la nueva misión —como las otras emprendidas en la región— pretende asegurar que “Rusia o cualquier otro” percibe, sin ambages, que los socios de la OTAN se defienden entre sí.


El Pentágono, sin embargo, no tiene datos sobre la opinión de los estadounidenses acerca de una misión en países que muchos no han oído nombrar, en los que no hay guerra y frente a una amenaza que quizá no perciban. En Colorado Springs, una pequeña encuesta a los pocos ciudadanos que caminan bajo la nieve muestra un apoyo abrumador. Aunque la ciudad, una de las más conservadoras del país, reducto fervientemente republicano en un Estado que apoyó a Clinton en las elecciones de noviembre y capital de las iglesias evangélicas, es también sede de cuatro bases militares clave. No por casualidad fue escenario de la película Juegos de guerra.


En Fort Carson, el sargento Matthew Venn, de 31 años, ultima los preparativos para su despliegue. Será la cuarta misión para este pelirrojo de Kansas, después de haber estado en Irak —dos veces—, Afganistán y Kuwait como comandante de tanques. “Nada que ver... Esta vez que no va a una zona de conflicto estoy muy confiada y muchísimo más tranquila. Incluso algo celosa”, bromea a su lado Theresa, su esposa, veterana y ahora profesora de educación especial. La pareja tiene tres hijos, que se afanan en redecorar uno de los árboles de Navidad de la base. Aunque, como los Venn, las familias de los soldados no están inquietas por el despliegue en Europa, el teniente coronel Capehart incide en que no hay diferencia entre las distintas misiones. Como Townsend, para quien ninguna misión es rutinaria: “No están allí para un desfile militar, no son una guarnición, no se han ido de vacaciones. Están allí para combatir si deben, aunque esperamos que no tengan que hacerlo”.

Publicado enInternacional
Domingo, 20 Noviembre 2016 07:26

En EE.UU. manda la mesa chica de Trump

En EE.UU. manda la mesa chica de Trump

Ante la mirada atónita de algunos de sus detractores más optimistas que esperaban una versión pasteurizada del magnate una vez que ganara la Casa Blanca, el ahora líder republicano ratificó sus promesas de campaña.

 

Donald Trump no pulirá las puntas más filosas de su plataforma política y será menos incisivo en su gestión que lo que mostró durante la campaña, según puede deducirse de sus declaraciones y decisiones durante los primeros diez días como presidente-electo ante la mirada atónita de algunos de sus detractores más optimistas que esperaban una versión pasteurizada del magnate una vez que ganara la Casa Blanca. Lejos de suavizar sus posiciones, el ahora líder republicano ratificó sus promesas de campaña y, a través de señales y nombramientos, mostró que el camino que tomará para cumplirlas: de la mano del partido con el que parecía haber quemado todas las naves en la previa de los comicios, utilizando plenamente las mayorías en las dos cámaras del Congreso para impulsar su agenda y la Corte Suprema para defenderlas y un gabinete moldeado a su imagen y semejanza, compuesto por ejecutivos y veteranos políticos de la línea más dura del conservadurismo norteamericano.

Mientras se espera que termine de confirmar los nombres de los funcionarios que ocuparán las primeras líneas de su gabinete, con nombres más amenos al establishment, como el líder del Comité Nacional Republicano, Reince Preibus, confirmado como jefe de Gabinete; el senador por Alabama Jeff Sessions, futuro fiscal general; el representante por Kansas Mike Pompeo, designado al frente de la CIA e incluso el ex candidato presidencial Mitt Romney, que se reunió esta semana con Trump y al que le habría sido ofrecida la crucial Secretaría de Estado; en un segundo plano el presidente-electo junta figuras menos presentables y que formarán parte de la mesa chica en la toma de decisiones. Aún sin cargos formales o con cargos menos importantes en los papeles, este grupo de colaboradores resultarán tanto o más influyentes en el rumbo del país los próximos años que los nombres que estarán en las primeras planas los próximos días, a medida que se vayan confirmando más nombramientos.


El caso más destacado es el de Steve Bannon, quien fuera jefe de Campaña del candidato republicano desde agosto, en el peor momento de la carrera presidencial para Trump, a quien finalmente hizo ganar la elección. Ex director del portal de noticias alt-right Breitbart, y resistido incluso dentro de sectores del GOP (Grand Ol´Party: Partido Republicano) por sus posiciones públicas xenofóbicas y antisemitas, Bannon trabajará “de igual a igual” con el jefe de Gabinete, según el presidente electo. “No soy un nacionalista blanco; soy un nacionalista”, se defendió Bannon ante los cuestionamientos por su designación como jefe de asesores. “La oscuridad es buena. Dick Cheney. Darth Vader. Satán. Eso es poder”, agregó en la primera entrevista que dio desde la victoria del martes 8, en la que también dijo que, en caso de que este mandato tenga éxito, espera que los conservadores mantengan el poder “durante cincuenta años”.


El ‘Durán Barba’ de Trump, antes de conducir la campaña presidencial y de dirigir Breitbart, fue miembro de la Marina de los Estados Unidos y trabajó para Goldman Sachs, además de ser, por una extraña carambola financiera, dueño de parte de los derechos de la sitcom clásica de los 90s ‘Seinfeld’. Siempre polémico, en una entrevista hace dos años no dudó en definirse como leninista: “Lenin quería destruir el Estado y ese es mi objetivo también. Quiero tirar todo abajo y destruir todo el establishment de hoy en día”, explicó. Su designación despertó críticas en organizaciones no gubernamentales, medios de comunicación y sectores políticos tanto de la oposición demócrata como desde el oficialismo republicano.


Otra figura cercana a Trump que tendrá un cargo de asesor en el nuevo gabinete pero cuyo consejo pesará más que el de varios ministros es el ex General de tres estrellas Michael Flynn, un fanático anti-islamista, demócrata registrado, que trabajó junto a Barack Obama hasta que una renuncia rodeada de escándalos interrumpió su carrera hace cuatro años. Ferviente apoyo del presidente electo durante la campaña e incluso tanteado como posible candidato a vice, Flynn será jefe de asesores en materia de Seguridad Nacional, una especie de segundo secretario de Defensa con menos ataduras formales. Quienes lo respaldan lo definen como “uno de los cuadros militares más brillantes de esta generación”; quienes lo critican apuntan contra su islamofobia: “Temer a los musulmanes ES RACIONAL”, tuiteó desde su cuenta de Twitter en plena campaña, en febrero de este año. De una forma u otra, si se confirma su designación será una de las personas con más contacto cotidiano con el presidente, lo que lo volverá uno de los funcionarios más poderosos del país.


Sin embargo, lejos de los focos, la figura más poderosa detrás de Trump podría no tener ningún cargo formal en la Casa Blanca, debido a legislaciones anti-nepotismo con más de medio siglo de antiguedad que incluso al presidente se le puede complicar pasar por alto: se trata de su yerno, Jared Kushner, casado con Ivanka Trump y padre de tres nietos del presidente electo. El joven multimillonario de 35 años tiene una historia de vida similar a la de su suegro: heredó una empresa constructora de un padre con fortuna y en pocos años la hizo crecer varias veces; criado en los suburbios neoyorquinos (de Jersey en el caso de Kushner); incluso tiene sus oficinas en un rascacielos que mandó a construir él mismo, la 666 Fifth Avenue, a pocas cuadras de la Trump Tower. Cultor de un perfil bajo, los medios locales lo señalan como el más influyente consejero del magnate recientemente devenido político.


Según se publicó esta semana, Kushner sería el responsable del desplazamiento de Chris Christie, el gobernador de New Jersey que durante la campaña ocupó un rol central junto a Trump y que esperaba ser el jefe del equipo de transición y posiblemente el Fiscal General del gobierno de Trump hasta que, la semana pasada, cayó en desgracia. Si bien públicamente se adjudicó el retroceso del gobernador al escándalo del Washington Bridge, un caso de corrupción que este mes terminó con condenas a dos de sus funcionarios más cercanos, el motivo real sería otro, más pedestre: en 2005, Charles Kushner, padre de Jared, fue condenado a dos años de prisión por evasión impositiva y amenaza a testigos. El fiscal que llevó adelante la acusación fue Christie.

Publicado enInternacional
Wolbachia, la bacteria que podría acabar con el virus del Zika

En algunas zonas de Brasil y Colombia se está utilizando una bacteria llamada Wolbachia, que impide que los mosquitos transmitan enfermedades

 

En dos grandes zonas de Brasil y Colombia están inoculando mosquitos con una bacteria que impide que transmitan distintos virus, como estrategia para detener la propagación del Zika, el virus responsable de causar daño cerebral en miles de bebés.


El ambicioso plan está financiado por dos fundaciones filantrópicas, el Wellcome Trust y la Fundación de Bill y Melinda Gates, junto con los gobiernos de Brasil, Reino Unido y Estados Unidos. El programa costará unos 16,5 millones de euros y tiene el apoyo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).


La bacteria Wolbachia se encuentra en el 60% de las especies de insectos de todo el mundo, pero no en el mosquito Aedes aegypti, que es el que transmite los virus del Zika, del dengue, la fiebre amarilla y la fiebre chikungunya a los seres humanos.


Investigadores de la Universidad de Monash en Australia han trabajado desde hace diez años para lograr inocular mosquitos con Wolbachia como estrategia para combatir el dengue, pero la crisis del Zika en América Latina ha hecho que la investigación consiga una importante financiación.


Después de que las pruebas en Australia, Indonesia y Vietnam resultaran exitosas y se realizaran ensayos a pequeña escala en América Latina, los mosquitos inoculados con Wolbachia serán liberados a principios del año que viene en dos grandes áreas urbanas: Río de Janeiro en Brasil y Antioquia en Colombia. Los mosquitos inoculados contagiarán la bacteria a las crías que tengan con los mosquitos locales, de forma que el programa será autosustentable. En los lugares donde se han realizado las pruebas se ha logrado detener el contagio de los virus.


"La Wolbachia podría convertirse en una forma revolucionaria de combatir las enfermedades que transmiten los mosquitos. Es un método poco costoso, autosustentable y que provee protección contra el Zika y el dengue, entre otros virus. Estamos ansiosos por estudiar su impacto y ver cómo puede ayudar a más países", afirmó el Dr. Trevor Mundel, presidente del departamento de salud mundial de la Fundación de Bill y Melinda Gates.


A principios de este año, la OMS pidió que se realizaran ensayos a gran escala del método de control de los mosquitos a través de la bacteria Wolbachia, y la Organización Pan-Americana de la Salud ofreció apoyo técnico en los países afectados por el virus del Zika.


La idea surgió del Programa Grandes Desafíos de la Fundación Gates, que cada año recibe propuestas científicas innovadoras que necesiten financiación para resolver algunos de los problemas más importantes del mundo en materia de salud. En 2005, el equipo del profesor Scott O’Neill de la Universidad de Monash propuso el programa de inoculación de mosquitos con Wolbachia para combatir el dengue.


Jeremy Farrar, director del Wellcome Trust, ha asegurado a the Guardian que es esencial tener apoyo local para este programa, que todavía está en fase de prueba. "Necesitamos el compromiso de toda la comunidad", dijo. Estos últimos años se ha trabajado mucho para que la población de los sitios donde se ha probado el método entienda el proyecto. "Si la comunidad no entiende este tipo de intervenciones, no puede salir nada bien", señaló.


Aunque la Wolbachia genera grandes expectativas, es muy pronto para saber si será la solución a las epidemias del Zika y el dengue. Farrar afirmó que hay que esperar para ver si realmente funciona. "Estamos a la expectativa. Esperamos que funcione pero tenemos que estudiar la evidencia una vez se aplique".


Con él coincide Sue Desmond-Hellman, directora ejecutiva de la Fundación de Bill y Melinda Gates, que estuvo reunida con Farrar en Londres durante la última edición del Programa Grandes Desafíos donde se presentaron nuevos proyectos y se otorgaron los premios de financiación.


"Lo que me hace sentir más confiada es saber que es algo seguro", indicó. "Sabemos que la Wolbachia está presente en un 60% de los insectos del mundo. Probablemente todos los que estamos reunidos aquí alguna vez hemos sido mordidos o picados por un insecto con Wolbachia".


Los mosquitos Aedes aegypti habitan en gran parte del planeta, incluido el sur de Estados Unidos, parte de Asia y África. Se necesitan urgentemente formas de controlarlos o reducir el daño que pueden causar al contagiar enfermedades virales. El director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos aseguró el pasado martes que todavía no hay forma de controlar el contagio de los virus en cuestión.


"Todavía no podemos controlar el contagio del Zika y otras enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes aegypti con la tecnología con la que contamos", advirtió Thomas Frieden. "Se volverán endémicas en todo el hemisferio".


Más de 50 países han sufrido brotes del virus del Zika desde 2015, según datos de la OMS, y se han registrado casi 2.200 casos de microcefalia –bebés con daño cerebral– asociado al Zika, de los cuales 28 fueron detectados en Estados Unidos. La gran mayoría de los casos, unos 2.033, sucedieron en Brasil.

 

Fuente: theguardian
Traducido por Lucía Balducci

Jueves, 20 Octubre 2016 06:44

OPEP: el cártel y el mercado

OPEP: el cártel y el mercado

Como se dijo aquí hace dos semanas, la OPEP celebró de manera un tanto sorpresiva, a finales de septiembre en Argel, una conferencia extraordinaria que concluyó con una segunda y mayor sorpresa: el anuncio de la primera decisión en ocho años para restringir la excesiva oferta de petróleo; es decir, para volver a actuar como cártel. (La OPEP resurrecta, La Jornada, 6/10/16). Como también se advirtió, quedaron muchos cabos sueltos que deben ser anudados antes del 30 de noviembre, cuando la OPEP mantendrá en Viena su reunión ordinaria de fin de año. En esta ocasión habrá que fijar el monto de reducción de producción que corresponderá a cada país miembro. Según se convino, el recorte llegaría a entre medio y un millón de barriles diarios (mbd), respecto del extraordinario nivel de 33.5 mbd alcanzado por la OPEP el mes pasado. Se anunciaría también la adhesión al acuerdo de otros exportadores y el volumen de las reducciones de cada uno. Habida cuenta de la complicada gestión y verificación de este tipo de entendimientos, también se espera que se acuerde algún procedimiento de seguimiento y vigilancia. La reacción inicial de los mercados fue, a la vez, positiva y escéptica. A partir del anuncio y en el primer tercio de octubre, en ocho jornadas de mercado, los precios del Brent y del WTI se elevaron poco menos de 10 por ciento y superaron los 50 dólares por barril, nivel excepcional para el año; la canasta OPEP aumentó algo menos, acercándose pero sin alcanzar esa cota. (La mezcla mexicana mejoró 13 por ciento y excedió los 40 dólares por barril, lo que no ocurría desde mediados de año.) El escepticismo de los mercados impidió que se definiera una tendencia alcista y se alternaron altibajos cotidianos, aunque con menor volatilidad.

 

A principios de octubre, el Congreso Mundial de Energía, reunido en Estambul, actuó como caja de resonancia de la decisión de la OPEP. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, en la declaración más destacada y esperada, manifestó sin ambages su apoyo a las acciones de control de la oferta de la OPEP. Según el FT (11/10/16), Putin considera que, "en la actual situación, congelar o incluso reducir la producción de crudo es, quizá, la única decisión correcta para mantener la estabilidad del conjunto del mercado mundial de energía" y, al mismo tiempo, restablecer el equilibrio. "Rusia está dispuesta a unirse a los esfuerzos para limitar la producción y urge a otros exportadores de petróleo a hacer lo mismo". Más adelante, en su exposición (agencia Tass, 10/10/16), Putin señaló que "se han producido numerosas cancelaciones de proyectos de inversión que ahora resultan inviables [y] si esta tendencia persiste, la insuficiencia de financiamiento se tornará crónica y el exceso de producción global de energéticos se convertirá, de manera inevitable, en un déficit, con choques de precios, nuevos e impredecibles, que a fin de cuentas terminarán por afectar a productores y consumidores". En este sentido, concluyó Putin, "los acuerdos que puedan lograrse con la OPEP enviarán una señal positiva a mercados e inversionistas y ayudarán a reducir la actividad especulativa y evitar nuevas fluctuaciones de precios".

La declaración de Putin en Estambul fue uno de los factores que ejercieron un fuerte estímulo inmediato sobre los precios. Bjarne Schieldrop, analista del Skandinaviska Enskilda Banken (SEB), afirmó que la OPEP y Rusia tienen suficiente poder para mover la oferta de crudo "al nivel que permita equilibrar el mercado en 2017". Expresó dudas, sin embargo, de que una estrategia de limitación de oferta pueda ir más allá de propiciar un repunte temporal de las cotizaciones, por lo que no constituye una respuesta duradera: "la influencia sobre los precios de una posible intervención de la OPEP [y de Rusia] puede elevar el tramo final de la curva de cotizaciones, pero los contratos de largo plazo continuarán reflejando los fundamentales del mercado" (www.sebgroup.com).

Por su parte, ante una serie de manifestaciones de confianza en que los exportadores de crudo de la OPEP y algunos de los principales ajenos a ella, en efecto conseguirán un acuerdo funcional a finales de noviembre, parece que incluso los especuladores financieros han decidido colocar sus apuestas del lado del alza de las cotizaciones. Según informó el FT el 17 de octubre, “la suma de posiciones largas netas en futuros y opciones, en Londres y Nueva York, alcanzó su nivel más alto desde julio de 2014, justo antes del desplome... ‘Creemos que la intervención de la OPEP marginó las posiciones cortas y mantendrá los precios en la parte alta de nuestra banda de comercialización, al menos hasta la reunión del 30 de noviembre en Viena’, según Adam Longson, analista de Morgan Stanley”. En el vocabulario de los mercados, las posiciones cortas son aquellas que esperan y favorecen movimientos a la baja de precios y cotizaciones, mientras las posiciones largas apuntan a la recuperación y al alza; una posición larga neta, como la encontrada a mediados de octubre, indica que es mayor el número de jugadores en el mercado que espera un repunte y apuesta en tal sentido.

También al margen del congreso de Estambul, cinco miembros de la OPEP y dos exportadores no-OPEP –Argelia, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Gabón y Venezuela; así como México y Rusia– mantuvieron consultas informales (“OPEC, non-OPEC countries hold ‘constructive’ talks in Istanbul”, OPEP, PR 12/2016, 14/10/16). Como se recuerda, uno de los elementos del acuerdo de Argel fue la constitución de un comité de alto nivel que definiría el proyecto de acuerdo que sería adoptado en la conferencia del 30 de noviembre. Se precisó ahora que ese comité celebrará una primera reunión el 28 y 29 de octubre en Viena. De acuerdo con el boletín de la OPEP, el ministro ruso de Energía, Alexander Novak, declaró que "las consultas fueron constructivas y contribuyeron a adelantar el proceso". Añadió que Rusia formaría parte del comité de alto nivel y contribuiría a sus trabajos. El mismo documento no atribuye declaración alguna al representante mexicano, identificado como "viceministro de hidrocarburos". (Hasta el 19 de octubre, la Secretaría de Energía no había aludido en su portal de Internet a la presencia del subsecretario Flores en las consultas de Estambul.)

Publicado enEconomía
Lunes, 19 Septiembre 2016 06:34

Sospechosos

Sospechosos

Todos somos sospechosos aquí. Por eso hay una vigilancia masiva sin precedente a esta población –de hecho, a las del mundo, México incluido–. Esta columna será leída, antes que por los editores de este periódico, por alguna computadora y tal vez por analistas enmascarados del complejo monstruoso de espionaje civil que revisará si hay algo preocupante o alarmante. Tienen la capacidad para ver, escuchar y leer todo lo que hacemos y expresamos, todos.

Eso fue lo que reveló Edward Snowden. Arriesgó todo para alertar a los ciudadanos de esta sociedad "libre y con derechos fundamentales" de que, sin su permiso ni bajo ninguna autorización judicial, el gobierno tiene la capacidad de seguirlos y perseguirlos.

Revelar la verdad sobre lo que un gobierno hace en nombre de su pueblo aparentemente puede ser un delito muy grave. De la Casa Blanca para abajo, la respuesta fue perseguir y enjuiciar al que se atrevió a hacer tal cosa y buscar encarcelarlo con base en una antigua Ley de Espionaje de 1917. De hecho, vale recordar que el gobierno de Barack Obama ha acusado a tres veces más funcionarios y periodistas según la Ley de Espionaje que todos sus antecesores... combinados.

Los whistleblowers –los que "soplan el silbato" para alertar al público sobre abusos y violaciones dentro de un gobierno o una empresa– ahora son considerados una especie de traidores.

Snowden, entre otros, han indicado que sus motivaciones no son más que defender la democracia, y asegurar que los ciudadanos sean los que decidan qué está en su interés y qué no. Por ello, afirmó, su propósito al filtrar la información sobre los sistemas de espionaje masivo fue detonar un debate entre el pueblo sobre cuánto poder debe o no tener su gobierno, y por qué para él la "privacidad" es un derecho sagrado, sobre todo para los que no tienen poder.

En una entrevista reciente con el Financial Times, Snowden declaró que el punto es que las autoridades "saben más de nosotros que nosotros mismos, pero al mismo tiempo no estamos autorizados a saber ningún detalle de sus programas y políticas, de sus prerrogativas e intereses. Y esto, de manera muy fundamental, es corromper la democracia, porque el principio fundamental de la democracia es que el gobierno opere con el consentimiento de los gobernados, pero ese consentimiento sólo tiene importancia si está informado. Y eso es lo que hemos perdido". Agregó que la lección de lo que sucedió en 2013 al darse a conocer sus filtraciones “no es sobre vigilancia, sino sobre democracia. Se trata de si nosotros, la opinión pública, vamos a tener un gobierno que realmente nos sirva, en lugar de un gobierno al que estamos sujetos... Esto no implica que el gobierno sea el enemigo... pero necesitamos reconocer que hay algunos principios que tienen que ser defendidos, no sólo contra adversarios y rivales extranjeros, sino contra nuestros propios gobiernos, porque la amenaza a los derechos no proviene de enemigos, sino del poder”.

Como se ha documentado en La Jornada a lo largo de los últimos tres años, los gobiernos primero rechazaron todo lo que reveló Snowden –Obama aseguró a su pueblo que "el gobierno no está escuchando tus conversaciones telefónicas"– sólo para después, poco a poco, confesar que sí están escuchando y leyendo casi todo, o tienen la capacidad de hacerlo. También Obama, su procurador general Eric Holder, y diversos legisladores, todos los cuales habían condenado a Snowden, y al Guardian y a The Washington Post por difundir las revelaciones, poco a poco aceptaron que había "excesos", que el equilibrio entre "seguridad nacional" y las libertades civiles tenía que ser mejor evaluado, y que Snowden generó un debate necesario.

La semana pasada se lanzó una campaña internacional para exigir que antes de dejar la presidencia Obama otorgue un perdón a Snowden para que pueda regresar de Rusia, donde está exiliado desde hace más de tres años sin enfrentar un juicio que podía implicar una pena de 30 años o más de prisión. Entre los promotores de la campaña están la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), Amnistía Internacional y Human Rights Watch. Snowden, declaran, es un joven estadunidense “que se enteró de un sistema de vigilancia masiva que había crecido durante años sin consentimiento democrático... Gracias a su acto de conciencia, los programas de vigilancia han sido sujetos al escrutinio democrático... Snowden debería ser elogiado como héroe. En lugar de eso, está exiliado en Moscú... Él nos defendió a nosotros, y es hora de que nosotros lo defendamos a él”, afirman. (https://pardonsnowden.org )

Un elenco amplio y destacado de figuras se ha sumado a la campaña, desde Daniel Ellsberg, el famoso filtrador de los Papeles del Pentágono, al financiero George Soros; de cineastas como Danny Glover, Susan Sarandon, Daniel Radcliffe (Harry Potter), Michael Moore, a músicos como Peter Gabriel y Laurie Anderson e intelectuales como Noam Chomsky y el economista Jeffrey Sachs y escritores como Colm Tobin, Joyce Carol Oates y Jean Stein, entre otros.

El ex candidato presidencial demócrata Bernie Sanders, el director de cine Terry Gilliam, el cantante Thurston Moore, de Sonic Youth; ex legisladores, entre otras figuras reconocidas, se han expresado a favor de la clemencia/perdón (https://www.theguardian.com/us-news/2016/sep/14/ edward-snowden-pardon-bernie-sanders-daniel-ellsberg?CMP=Share_iOSApp_Other ).

Oliver Stone, al estrenar su película Snowden, también se sumó a este esfuerzo, al denunciar en el Festival de Cine de Toronto que "los estadunidenses no saben nada de esto (el espionaje masivo) porque el gobierno miente todo el tiempo sobre ello". Espera que esta película aumente la presión sobre la Casa Blanca para perdonar a Snowden.

Pero tal vez la pregunta es más bien si Snowden, junto con los pueblos vigilados; si los sospechosos del mundo, si incluso los que leen esta columna, deben pedir o no un perdón a sus gobernantes por haberlos espiado; por saber qué piensan, a quién odian, a quién aman, qué les da risa, cuáles son sus sueños, sus pesadillas o quiénes son sus amigos, y sin pedir permiso.

Hay sospechosos que necesitan ser mejor vigilados por las masas.

Publicado enInternacional
Rostros del autoritarismo. Mecanismos de control en la sociedad global

 

Edición: 2010. Formato: 14 x 24 cm. 82 páginas.

P.V.P: 7.000 ISBN: 978-958-8454-15-3

 

 

Reseña:

Los "Rostros del autoritarismo" contemporaneo son muchos y diversos. De esos múltiples rostros está hecho nuestro tiempo. La conversión de todo en espectáculo, la fuga del pensamiento crítico del escenario de la cultura, la insolidaridad hiper-egoista, el desentendimiento de lo político, la evaporación de las ideologias del compromiso social y la solidaridad humana, la liquidez de todo tipo de vínculo, incluido el amoroso y familiar, la banalidad, la velocidad de todo en la que nada está llamado a perdurar, la implosión que desjerarquiza el mundo y todo lo deja reducido a un mismo nivel de importancia, la sautración informatica, el "show" omnipresente de la vida intima como mercancía de consumo....

Estos textos de Carlos Fajardo Fajardo no sólo contribuyen a reconocer los múltiples rostors del autoritarismo contemporaneo, sino a desvelar el tejido cultural y social donde dicho autoritarismo se refugia. Tal como hace décadas los explico Michel Foucault, el poder con todos sus rostros , estrategias y dispositivosno se concentra solo en el aparato del estado, sino que se atomiza y disuelve por los vasos comunicantes de todo el tejido social y cultural. De igual manera lo hace el autoritarismo, como lo explica luminosamente el autor de estos textos, que invito a leer con todo el detenimiento que merecen , por su impecable nivel intelectual y por su esplendida escritura.

Fernando Cruz Kronfly.

 

 

Carlos Fajardo Fajardo.

 

Nació en Santiago de Cali, Colombia. Poeta y ensayista. Filósofo de la Universidad del Cauca. Magíster en Literatura de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá y Doctor en Literatura de la UNED (España). Es profesor universitario de estética, historia del arte y literatura en la Universidad de la Salle-Bogotá-. Es cofundador de la Corporación “Si Manaña Despierto”, dedicada a la investigación y creación artística y literaria. Sus poemas y ensayos han sido traducidos al inglés, italiano, serbio y portugués. Ganador del premio de poesía Antonio Llanos, Santiago de Cali 1991; segundo premio en el Primer Concurso Nacional de Poesía ICFES, 1984; Mención de Honor en el Premio Jorge Isaacs 1996 y 1997; Mención de Honor Premio Ciudad de Bogotá, 1994. El premio de poesía Jorge Isaacs le fue otorgado en diciembre de 2003.

 

 

Informes-Pedidos:

 

Transv 22 N 53D-42. Int 102 (Bogotá)

Carrera 48 N 59-52 Of. 105 (Medellín)

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. (todas las ciudades)

Teléfonos: 345 18 08 / 217 89 92 (Bogotà y otras ciudades) / 291 09 69 ( Medellìn)

Whatsapp: 3204835609

Facebook : http://bit.ly/2bwXbER

 

 

10 nuevas guerras que podrían desencadenarse como resultado de la que se libra contra EI

Si Estado Islámico es finalmente derrotado se podrían abrir diferentes guerras entre los aliados de EE.UU. en Irak y Siria por el control del nuevo orden.

 

La estrategia de Estados Unidospara combatir al Estado Islámico se ha sustentado en una gran variedad de socios regionales y grupos armados locales que, a menudo, mantienen fuertes disputas entre sí. A pesar de que estos aliados han coincidido a la hora de considerar al grupo yihadista como su principal enemigo, la mayoría de ellos son, a su vez, rivales entre sí, y se disputan el control de las zonas que han ido conquistando al Estado Islámico.


Así, el debilitamiento del grupo yihadista en Siria e Irak, donde ha perdido importantes bastiones, abre ciertas incógnitas sobre qué va a suceder después; es decir, quién va a controlar el escenario posterior a la derrota de los yihadistas.
Desafortunadamente, la respuesta más probable es que la contienda de EE.UU. contra Estado Islámico desencadene nuevas guerras. Así se recoge en un artículo publicado esta semana por 'The Washington Post', que enumera 10 posibles guerras que ya se estarían gestando.


Sin embargo, el periódico hace hincapié en la idea de que cualquiera de estas guerras podría aumentar las posibilidades de supervivencia del Estado islámico, perpetuando las condiciones que permitieron a los yihadistas avanzar en el establecimiento de un "califato".


Guerra Nº1: Las fuerzas kurdas sirias apoyadas por EE.UU. contra las fuerzas árabes apoyadas por Turquía


Esta es una de las guerras que ya ha comenzado, y es también una de las más complicadas. Turquía, que mantiene una guerra en casa contra los separatistas kurdos turcos, ha observado con gran preocupación como los kurdos sirios han aprovechado el apoyo de Estados Unidos para expandir su control en el noreste de Siria. Por su parte, los rebeldes árabes sirios, aliados de Turquía, también se oponen a la expansión kurda, que está invadiendo las zonas árabes.


Por ello, cuando Turquía apoyó la ofensiva de los rebeldes sirios contra Estado Islámico en Siria hace dos semanas y atacó, también, posiciones de los kurdos, dejo claro que su objetivo no eran únicamente los yihadistas.


Los enfrentamientos ya han comenzado, y a pesar de que Estados Unidos ha pedido a ambas partes que cesen las hostilidades, no se puede asegurar que tengan suficiente influencia sobre sus "aliados rivales" para evitar un agravamiento del conflicto.


Guerra Nº2: Turquía contra los kurdos sirios


Esta guerra sería similar a la número 1, pero de mayor magnitud. Por ahora, Turquía ha limitado sus incursiones en Siria a una zona ocupada por el Estado Islámico, en su mayoría Árabe. Pero a Turquía también le preocupa el estado kurdo de facto que se está creando a lo largo de su frontera. Aquí, a principios de año, los kurdos declararon una región autónoma, y Turquía está ahora construyendo un muro en la frontera para intentar paliar las consecuencias. Si las tensiones persisten, no se puede descartar una invasión directa de Turquía en la zona kurda, donde, además, están instalados un pequeño grupo de soldados estadounidenses.


Guerra Nº3: Los kurdos sirios contra el Gobierno sirio.


El Gobierno sirio también se siente amenazado por las ambiciones territoriales de los kurdos. Hasta hace poco, mantenían una alianza un tanto incómoda e, incluso, el presidente sirio, Bashar al Assad se jactaba de que su Gobierno proporcionaba armas a los kurdos. Pero la relación se ha deteriorado desde la declaración de autonomía de estos últimos, y las dos partes han librado pequeños enfrentamientos en las zonas en las que ambos tiene fuerzas desplegadas.


En la actualidad existe un alto el fuego, pero las aspiraciones kurdas de autonomía entran en conflicto directo con el objetivo proclamado de Assad de reafirmar la soberanía de Siria en todo el país.


Guerra Nº4: Los Estados Unidos contra Siria


Esta es una guerra que podría haber estallado en cualquier momento desde que el presidente Obama pidió la destitución de Assad, hace cinco años. No sabemos hasta qué punto las dos partes quieren evitar el conflicto, pero este parece poco probable.


Sin embargo, hay varios frentes de la guerra contra Estado Islámico que podrían hacer que en algún momento grupos apoyados por EE.UU. entrasen en conflicto directo con las fuerzas del Gobierno sirio. Entre ellos, está la capital siria del Estado Islámico, Raqqa, donde en junio EE.UU. y Siria apoyaron ofensivas rivales desde direcciones opuestas. Asimismo, el mes pasado, aviones militares estadounidenses disuadieron a los aviones sirios de bombardear a los kurdos.


Guerra Nº5: Turquía contra Siria


La intervención turca en Siria por ahora ha estado limitada a la lucha contra los militantes del Estado Islámico y las fuerzas kurdas. Turquía también ha dado pasos para mejorar las relaciones con Rusia e Irán, los aliados más importantes de Assad, que parecen haber dado luz verde a la intervención del Gobierno de Erdogan en el norte de Siria.


Sin embargo, si la ofensiva de Turquía contra el Estado Islámico continúa según lo previsto, las fuerzas turcas pronto se verán las caras con las fuerzas del Gobierno sirio cerca de la disputada ciudad de Aleppo. Esta encuentro entre las dos partes podría causar serios problemas.


Guerra Nº6: Los kurdos iraquíes contra el Gobierno iraquí


Si nos movemos hacia el este de Siria a lo largo de la frontera menguante del Estado Islámico en Irak, la situación es, de alguna manera, menos inestable. Pero no por ello es menos complicada o peligrosa.


Al igual que los kurdos sirios han expandido su área de control desafiando la soberanía del Gobierno sirio, los kurdos iraquíes se han establecido en zonas de Irak que, en su momento, estaban bajo control del Gobierno iraquí. Su presidente, Fuad Masum, respaldado por EE.UU, tiene la intención de recuperar estas zonas una vez que el Estado Islámico sea completamente derrotado. Sin embargo, los kurdos, también apoyados por EE.UU., han dicho que no van a abandonar ningún territorio conquistado con el derramamiento de su sangre.


Las disputas entre el Gobierno iraquí y los kurdos son anteriores a la existencia del Estado Islámico, pero cobrarán fuerza en caso de que los yihadistas sean finalmente derrotados.


Guerra Nº7: Los kurdos iraquíes contra las milicias chiítas


Esta guerra se produciría por razones similares a la número 6, pero en este caso ya se han dado los primeros pasos para entrar en un conflicto directo. Las milicias chiítas, muchas de ellas apoyadas por Irán, han tenido un papel destacado en algunas de las conquistas del territorio bajo control del Estado Islámico, haciendo retroceder a los yihadistas hacia el norte de Bagdad. Aquí, se han enfrentado a los combatientes armados kurdos, aliados de EE.UU., que los han empujado al sur de las zonas kurdas. En al menos una localidad, Tuz Khurmatu, los enfrentamientos ya se han producido.


Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que los propios kurdos no están unidos entre sí, ya sea en Siria o Irak, lo que da lugar a la posibilidad de:


Guerra Nº 8: Kurdos contra kurdos


Este es quizás el más complicado de todos los escenarios, pero no es improbable. Excepto en sus aspiraciones de crear un Estado, los kurdos mantienen fuertes divisiones internas. Así, los kurdos de Irak se dividen en dos facciones que se enfrentaron en una sangrienta guerra civil en la década de los ’90. Una de estas facciones es enemiga jurada de los kurdos que controlan el norte de Siria, mientras la otra sí es aliada de los kurdos sirios, que a su vez también mantienen fuertes divisiones internas.


Por tanto, un conflicto entre los grupos kurdos aliados de Estados Unidos es posible, tanto en Irak como en Siria e, incluso, en ambos países.


Guerra Nº 9: Árabes sunitas contra chiítas y/o kurdos


Con el objetivo de derrotar al Estado Islámico, ciudades y pueblos que son predominantemente sunitas están siendo conquistadas por fuerzas que en su mayoría son kurdas o chiítas. Muchos sunitas se han unido a ellos para derrotar a los terroristas y han agradedido que sus opresores hayan sido expulsados.


Pero también hay informes de abusos por parte de los chiítas y kurdos contra las comunidades sunitas que liberan, incluyendo el desplazamiento forzado y las detenciones masivas. En ausencia de una verdadera reconciliación entre las tres partes, que incluya soluciones políticas que den poder real a los sunitas, podría surgir un nuevo tipo de insurgencia.


Guerra Nº 10: Lo que quede del Estado Islámico contra cualquiera.


El Estado Islámico sigue controlando un gran parte de los territorios sirios e iraquíes. Las ofensivas para controlar las dos capitales de su "califato", Mosul y Raqqa, aún no han comenzado. Si los grupos que se supone que van a participar en las ofensivas luchan entre sí, estos combates podrían retrasarse indefinidamente.


Pero incluso si no lo hacen, estos otros conflictos, que han quedado sin resolver, podría abrir un periodo de inestabilidad en la región. Los triunfos militares no están siendo acompañados de soluciones políticas que permitan poner fin al caos y la disfunción que permitió el ascenso del Estado Islámico. Así que si la actual guerra engendra nuevas guerras, el grupo yihadista aún podría sobrevivir.

 

Publicado: 8 sep 2016 20:56 GMT | Última actualización: 9 sep 2016 08:33 GMT

Publicado enInternacional
Sábado, 03 Septiembre 2016 06:07

Armas transgénicas para extinguir especies

Armas transgénicas para extinguir especies

Si se pudieran extinguir totalmente especies que una empresa o institución considere dañinas ¿estaría justificado hacerlo?, ¿quién lo decide?, ¿cómo afectará las cadenas alimentarias y los ecosistemas? El arma ya existe y aunque está en prototipo, su desarrollo ocurre a un ritmo vertiginoso, dejando muy atrás cualquier regulación de bioseguridad y consideraciones ecológicas, éticas, sociales o económicas de la gran mayoría.

Para poder avanzar con este enorme riesgo tecnológico, la industria biotecnológica ha cambiado de táctica. Unas pocas ONG internacionales promueven esta nueva biotecnología como medio de "conservación de la naturaleza", que proponen usar para extinguir especies invasoras: ratones, insectos, malezas. Presentaron también una moción al Congreso mundial de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), que se reúne del primero al 10 de septiembre en Hawai, para adoptar la biología sintética como herramienta de conservación.

Frente a esto, 30 personajes del ámbito científico, ambientalistas, abogados, líderes indígenas y otros, publicaron un llamado a poner un alto a estas propuestas y a la tecnología de "impulsores genéticos". Entre los firmantes –que incluyen a Jane Goodall, David Suzuki, Vandana Shiva, Víctor Toledo, Alejandro Nadal– están las presidentas de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, Elena Álvarez-Buylla, de México, y Angelika Hilbeck, de Alemania, de la Red Europea de Científicos por la Responsabilidad Social y Ambiental (ENSSER).

La doctora Hilbeck, entomóloga, señaló que “los impulsores genéticos son una tecnología que se propone exterminar especies. Aunque le pueda parecer a algún conservacionista profesional una ‘buena solución’ para situaciones complejas, hay altos riesgos de consecuencias no intencionales, que podrían ser peores que el problema que tratan de resolver” (www.synbiowatch.org/gene-drives-iucn-pr).

Los "impulsores genéticos" o gene drives en inglés, se basan en una tecnología tan nueva que aún no existe traducción acordada. Es una construcción transgénica que "engaña" a la naturaleza para que las especies de reproducción sexual (plantas, insectos, animales, humanos) pasen forzosamente un gen foráneo a todas las generaciones posteriores.

Es una vía biotecnológica para destruir la ventaja desarrollada en la coevolución de las especies en millones de años con la reproducción sexual. Normalmente, la progenie hereda 50 por ciento de la información genética de cada progenitor, lo que en generaciones posteriores facilita a los organismos eliminar genes que no son útiles o le son extraños. Con los impulsores genéticos, el constructo artificial diseñado con tecnología CRISPR-Cas9 corta/inserta nuevas secuencias y elimina el gen correspondiente que aporta el otro progenitor, garantizando así que finalmente el gen introducido esté en toda la especie. (Más información en http://tinyurl.com/hp2gph5)

En caso de que sea una modificación para que la progenie sea de un solo sexo, se extinguiría la especie. Esto es justamente lo que se propone el proyecto GBIRd (Genetic Biocontrol on Invasive Rodents), liderado por el grupo Island Conservation, que desarrollan roedores manipulados con impulsores genéticos para que sólo puedan procrear ratones machos. Pretenden liberarlos en 2020 en islas para eliminar a ratones que dañan a las aves. Otro proyecto que se quiere liberar en Hawai (del grupo Revive and Restore) son mosquitos con impulsores genéticos para extinguirlos por la misma vía, argumentando que trasmiten malaria aviar que afecta aves nativas. Esto a pesar de que las aves han comenzado a desarrollar resistencia natural a esa enfermedad.

El enfoque es estrecho y erróneo, porque no toca las causas, condiciones e interacciones en que se desarrollan las supuestas especies "dañinas" y por tanto, seguirán surgiendo o serán remplazadas por otras con la misma función. En el caso de GBIRd, se trata de manipular ratones comunes, por lo que la cascada de riesgos sobre la especie, sobre otros roedores emparentados y el papel que juegan en diferentes ecosistemas, es de una amplitud enorme e imposible de controlar. Esto no es muy distinto en el caso de los mosquitos; la eliminación de un tipo de mosquito –si fuera posible– abrirá paso a otros que se volverán vectores de enfermedad, quizá mucho más difíciles de controlar.

Por esta y otras razones, 71 gobiernos y 355 ONG que pertenecen a la IUCN, en lugar de apoyar el uso de biología sintética, votaron una enmienda a dicha moción, estableciendo una moratoria de facto dentro de IUCN a el apoyo o respaldo a la investigación, experimentos de campo y uso de impulsores genéticos, hasta que se analicen en profundidad y evalúen sus impactos en la biodiversidad y otros aspectos. (http://tinyurl.com/hht8byo).

El uso de impulsores genéticos no sólo se piensa para conservación, las trasnacionales de agronegocios lo desarrollan como una vía para eliminar malezas, revertir resistencia de hierbas invasoras a los agrotóxicos de los cultivos transgénicos, para aumentar su uso. Que se dé más importancia mediática como instrumento para conservación o prevenir enfermedades, es también una manipulación para evitar que se asocien con el extendido rechazo global a los cultivos transgénicos.

Urge ampliar el debate sobre los usos, riesgos e impactos de la biología sintética y especialmente de los impulsores genéticos, sobre los que se debe establecer una estricta moratoria internacional que prevenga cualquier liberación. Para empezar, aquí puede agregar su firma a la carta mencionada http://tinyurl.com/jm4t6bg.

Por Silvia Ribeiro*Investigadora del Grupo ETC