Palestina dio por finalizados los acuerdos con Israel y Estados Unidos

Ante el avance de Israel en Cisjordania

El presidente Mahmud Abbas manifestó que Israel no está respetando los acuerdos de paz de Oslo de 1993, y en consecuencia los palestinos tampoco lo harán

 

El presidente de Palestina Mahmud Abbas decidió poner fin a todos los acuerdos con Israel y Estados Unidos. Sus declaraciones tienen lugar en un momento de tensión, con el avance de los planes israelíes de anexionar parte del territorio ocupado de Cisjordania. El plan de paz propuesto por Washington el pasado enero avala el avance israelí. Abbas manifestó que Israel no está respetando los acuerdos de paz de Oslo de 1993, y por tanto los palestinos tampoco lo harán. Hace algunos días asumió el nuevo gobierno de coalición israelí entre el primer ministro Benjamin Netanyahu y su ex rival electoral Benny Gantz.

La decisión del gobierno palestino fue publicada por la agencia estatal Wafa. "La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y el Estado de Palestina quedan desde hoy absueltos de todos los acuerdos y entendimientos con los gobiernos americano e israelí y todas las obligaciones contempladas en estos, incluyendo las de seguridad", sostuvo el ejecutivo palestino. Abbas pidió que Israel cumpla con lo pactado en la legislación internacional. "Con todas las consecuencias y repercusiones en base a la ley internacional y humanitaria, en particular la Cuarta Convención de Ginebra", sostuvo el gobierno palestino. La misma establece responsabilidades sobre la seguridad de la población civil ocupada y sus propiedades, prohíbe el castigo colectivo, el robo de recursos, la anexión de tierras y transferencias de población del ocupante al ocupado, ya que suponen graves violaciones y crímenes de guerra.

El presidente palestino ya había adelantado la ruptura de relaciones con ambos países después del anuncio del plan de paz de Washington para Medio Oriente. En este caso Abbas reiteró su rechazo a la propuesta norteamericana. También condenó la decisión de la administración Trump de trasladar su embajada a Jerusalén y reconocer la ciudad como capital israelí. El mandatario insistió en la necesidad de apoyar a un estado palestino independiente, contiguo y soberano en las fronteras de 1967, con Jerusalén Este como su capital. "Una paz justa y completa basada en la solución de dos estados”, sostuvo el presidente. En Cisjordania viven 2,7 millones de palestinos. En tanto que 450 mil israelíes residen allí en colonias consideradas ilegales por el derecho internacional.

Por su parte, el emisario de Naciones Unidas para el conflicto de Oriente Próximo, Nickolay Mladenov, dijo que Israel debe abandonar sus amenazas de anexiones. También pidió a los dirigentes palestinos retomar conversaciones con los países implicados en el proceso de paz en la región. Se espera que el nuevo gobierno israelí se pronuncie sobre la estrategia para llevar a cabo el plan de Trump a partir del 1 de julio.

Publicado enInternacional
Pruebas de vacuna experimental para el coronavirus en el laboratorio Cells Culture Room en las instalaciones de Sinovac Biotech, en Pekín.Foto Afp

Dejo de lado el extraño deceso del embajador chino en Tel Aviv cuatro (sic) días después de que el "evangelista sionista" (https://bit.ly/3bLFAUn), hoy secretario de Estado y anterior director de la CIA, Mike Pompeo, visitó Israel con el fin de disuadir al primer ministro israelí Netanyahu de cesar su cooperación digitálica con China (https://bit.ly/2ZjuIu9).

También soslayo que el mandarín Xi está preparado al "peor escenario de confrontación armada" de EU contra China, según Reuters que no pocas veces se consagra a amarrar navajas para llevar agua al molino de los intereses anglosajones (https://reut.rs/3cHMk6W).

Al corte de caja de hoy, EU y China se han enfrascado en una feroz "guerra biológica", donde se inculpan mutuamente del origen del misterioso C-19, que cobró tintes de "guerra farmacológica" (https://bit.ly/2TmQR77) con la carrera por la vacuna.

La guerra, primero "comercial"y, luego "tecnológica" con el 5G, de Trump contra China (https://bit.ly/3e1Slvq), escaló el nivel de "guerra geoeconómica" con "tres impactos", que incluyen la “militarización ( weaponization) del dólar”, según el portal China Daily (https://bit.ly/3dZJYjX).

Los tres impactos de marras los define en los segmentos de "inversiones y comercio", pero que en el análisis cobran un carácter genuinamente geoeconómico.

El "primer impacto" versa sobre la "militarización del dólar" como "brazo armado de la política exterior de EU" que opera mediante la “imposición de sanciones unilaterales punitivas con la amenaza de excluir a las empresas del sistema de pagos SWIFT –Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication– del dólar” y que sufren los enemigos de EU como Irán/Norcorea/Venezuela/Cuba/la guerrilla libanesa Hezbolá/etcétera.

Le faltó citar a China Daily el libro de Guerras de la Secretaria del Tesoro: el desencadenamiento de una nueva era de guerra financiera (https://amzn.to/3cPGFMm), de Juan Zárate, funcionario de Baby Bush, quien con el petate del muerto del "contraterrorismo" infligía graves daños a los enemigos de EU.

El "segundo impacto" consiste en la "acción china diseñada para contrarrestar la militarización del dólar y así brindar otra opción a los inversionistas y negociantes". Representa el "mayor desarrollo a un sistema de pagos basado en el renmimbi", la divisa china, "como alternativa al sistema de pagos del dólar". Pues como dirían los asiáticos: esto equivale a "moverle la cola al tigre" ya que el dolarcentrismo es el verdadero poder que todavía le queda a EU cuando ha sido desplazado por Rusia, en el ámbito militar, y por China en el rubro geoeconómico.

Cabe señalar que en China tienen muy presente la envergadura y los alcances del bono hegemónico del dolarcentrismo que equivale a casi 10 por su ciento de su PIB (https://bit.ly/2WJuCdN).

China ya empezó a experimentar en cuatro ciudades el lanzamiento de una "divisa digital soberana (sic)" para posicionarse como competidor y/o alternativa al dolarcentrismo (https://bit.ly/2XeIDPA).

El "tercer impacto" se refiere a "cualquier retiro estadunidense del comercio con China" cuando Pekín deberá "comprometerse" más al "fortalecimiento" de las miríficas "Tres Rutas de la Seda" (https://bit.ly/2ZqPkAG).

Para China Daily las Tres Rutas de la Seda se encuentran mejor que nunca con una "dinámica a su favor para establecer una alternativa (sic) a las estructuras de comercio e intercambio dominadas por los proteccionistas mercados de Occidente".

Señala que la ayuda médica y de equipamiento a los países que forman parte de las Tres Rutas de la Seda “es un ejercicio de poder blando ( softpower)” y enaltece a la "Cámara Internacional de Comercio de la Ruta de la Seda" (SRCIC, por sus siglas en inglés; http://www.srcic.com/).

Concluye que "la pérdida de, o la reducción en los mercados de EU, como resultado de una deliberada política estadunidense de aislamiento y desconexión como forma de castigo, no constituye necesariamente un golpe mortal al progreso económico de China, aunque si afectará".

A estas alturas, no es nada sencillo amedrentar a China.

www.alfredojalife.com

Facebook: AlfredoJalife

Vk: alfredojalifeoficial

Publicado enInternacional
"Podríamos cortar toda relación con China", la amenaza de Donald Trump por el coronavirus 

El mandatario explicó las medidas que analiza su gobierno para castigar a Beijing

 

El presidente estadounidense Donald Trump renovó sus ataques contra China, en el marco del recrudecimiento de tensiones entre ambos países por el coronavirus. Después de haber cuestionado a Xi Jinping por la gestión de la pandemia, ahora Trump amenazó con "cortar la relación" económica con el país como castigo a Beijing por haber retenido información sobre la covid-19, como sostiene el gobierno estadounidense. Ambos países firmaron a principio de año un acuerdo comercial, que ahora está en tela de juicio por las acusaciones cruzadas.

"Hay muchas cosas que podríamos hacer al respecto, podríamos cortar toda la relación. Ahorraríamos 500 mil millones de dólares", subrayó el mandatario en una entrevista. Trump afirmó que tiene una "muy buena relación con Xi Jinping, aunque aclaró que en este momento “no quiere hablar con él". "Lo dije más de una vez, y lo dije sobre otros países", agregó, al cargar también contra la OTAN, a la que definió como un organismo en el que "los estadounidenses ayudamos a los europeos por nada".

No obstante, la única medida tomada hasta ahora por su administración contra China fue cortar los lazos de inversión entre los fondos federales de jubilación de Estados Unidos y las acciones de Beijing. Del mismo modo, el mandatario analiza imponer requisitos más estrictos a las compañías chinas que cotizan en las bolsas de valores de Estados Unidos.  El presidente dijo además que su administración está buscando "con mucha fuerza" exigir a las compañías chinas que sigan los estándares impositivos y de contabilidad vigentes en el país norteamericano.

Hace apenas dos días, Trump le reclamó a una periodista del canal CBS, Weijia Jiang, que vaya a "preguntarle a China" por la situación del coronavirus . La reportera de origen asiático le recriminó que le planteara eso, ante lo que Trump decidió finalmente poner fin de forma abrupta a la conferencia de prensa.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, también cargó contra Beijing el jueves. "Mientras Estados Unidos y nuestros aliados y socios están coordinando una respuesta colectiva, la República Popular China sigue silenciando científicos, periodistas, y ciudadanos y disemina desinformación, lo cual exacerba los peligros de esta crisis sanitaria", dijo el jefe de la diplomacia estadounidense, que el miércoles realizó un viaje relámpago para respaldar al gobierno de coalición de Benjamin Netanyahu.

Las divisiones entre Estados Unidos y China se remontan a mucho tiempo antes de la llegada de la pandemia, pero el nuevo coronavirus desembocó en acusaciones cruzadas de alto voltaje. Trump afirmó en repetidas ocasiones que Beijing podría haber detenido el brote pero no lo hizo. "Es el peor ataque que hemos tenido en nuestro país", había dicho al atribuirle responsabilidades a China, frente a lo que el ministerio de Relaciones Exteriores de China no tardó en responder. La cartera pidió a Washington que se ocupe de solucionar sus problemas y "deje de difundir desinformación o engañar a la comunidad internacional". 

Publicado enInternacional
Foto: Soldados israelíes toman posición mientras los manifestantes palestinos se reúnen en protesta contra la expansión de los asentamientos israelíes en la aldea cisjordana de Beita, 2 de marzo de 2020. Majdi Mohammed, AP

¿De qué tiene miedo el campo de centro izquierda de Israel cuando se trata de anexión? ¿Por qué la Unión Europea y otros países fingen tal clamor contra este próximo plan?

La anexión siempre se ha presentado como la madre de todos los desastres, pero tenemos que dejar de temerla, e incluso decir que sí. Se perfila como la única forma de salir del punto muerto, la única sacudida posible que podría terminar con este statu quo de desesperación en el que nos hemos quedado atrapados y que ya no puede llevar a ningún lado bueno.

La anexión es, de hecho, un premio intolerable para el ocupante y un castigo escandaloso para los ocupados. Legitima los crímenes más graves y destruye los sueños más justos, pero la alternativa es aún peor. Eternizaría la situación criminal que se perpetúa desde hace mucho tiempo. Asentaría la realidad del apartheid que ya existe desde hace bastante tiempo.

Pero la anexión también pondría fin a las mentiras y exigiría que todos miraran la verdad a los ojos. Y la verdad es que la ocupación llegó para quedarse, nunca hubo intenciones de hacer lo contrario. Ya ha creado una situación irreversible, unos 700.000 colonos,  incluidos los de Jerusalén Este, que nunca serán removidos y sin su remoción los palestinos no tendrán más que bantustanes, ni un Estado ni siquiera una caricatura de un Estado.

Esto es lo que temen los opositores a la anexión, sin un proceso declaratorio y legal, sería posible continuar sembrando engaños siempre. La anexión amenazaría la vida falaz de la Autoridad Palestina, que continúa comportándose como si fuera un Estado libre con soberanía a la vuelta de la esquina; del campo de paz israelí, que sigue creyendo que todavía existe la posibilidad de una solución de dos estados y de la Unión Europea, que cree que es suficiente emitir (¡Fuerte!) condenas a Israel y luego sentarse y no hacer nada contra el apartheid, financiarlo, armarlo y declamar sus «valores comunes» con Israel. La anexión desafiaría a los negadores de la realidad que nunca han sido desafiados en sus vidas. Por lo tanto, deberíamos estar a favor a pesar de la injusticia y los desastres que puedan surgir. A largo plazo el precio será menor que el de la situación existente.

Es precisamente el acérrimo opositor de la anexión Shaul Arieli quien mejor describió sus ventajas. En un artículo reciente (Haaretz, edición hebrea, 24 de abril), señaló cómo colapsaría la Autoridad Palestina, se cancelarían los Acuerdos de Oslo, la imagen de Israel sufriría daños y es probable que estallase otro ciclo de derramamiento de sangre. Estos son peligros reales que no se pueden tomar a la ligera, pero dice: «El paso de la anexión sería un gran golpe para los puntos de apoyo de la situación actual y alteraría su frágil equilibrio». ¿Y qué más podemos pedir, Shaul Arieli? La estabilidad que ha creado la ocupación, su rutina de normalidad, son los grandes enemigos de cualquier esperanza para ponerle fin. No tienes que ser anarquista o marxista para ver la oportunidad latente en esta terrible visión. Después de todo la anexión es más reversible que las colonias, la política de anexión puede algún día convertirse en democracia.

Hemos estado esperando este golpe para aterrizar. Es nuestra última esperanza. Quien conoce a Israel sabe que no hay posibilidad de que se despierte una mañana por su propia voluntad y diga: La ocupación no es agradable, acabemos  con ella.  Quien conoce a los palestinos sabe que nunca han estado tan débiles, aislados, fragmentados y desprovistos de cualquier espíritu de lucha. Y quien conoce el mundo sabe lo cansado que está del conflicto. Así que ahora Israel vendrá y con el aliento del conocido pacificador de Washington despertará esta realidad desde su sueño, la anexión. Es igual. En las colinas y en los valles, en el Área C y al final en toda Cisjordania.

Como nadie tiene la intención de otorgar los mismos derechos a los palestinos, Israel se declarará un Estado de apartheid. Dos pueblos, uno con todos los derechos y el otro sin ninguno, desde el podio de la Knéset y la ONU también. ¿Es demasiado ingenuo u optimista creer que la mayor parte del mundo no permanecería en silencio, así como un gran número de israelíes? ¿Hay alguna alternativa realista? Entonces dejad de tener miedo y dejad que se anexen.

Por Gideon Levy | 15/05/2020

Traducido del inglés para rebelión por J. M

Fuente: https://www.haaretz.com/opinion/.premium-let-israel-annex-the-west-bank-it-s-the-least-worst-option-for-palestinians-1.8833755

Publicado enInternacional
Protección contra la propagación del coronavirus, ayer en La Habana.Foto Ap

Washington. Estados Unidos y Cuba intercambiaron ayer acusaciones de apoyo al terrorismo que derivaron en nuevas presiones a la isla, un día después de que La Habana exigió una "investigación exhaustiva" del reciente ataque contra su embajada en Washington.

El gobierno de Donald Trump incluyó a Cuba en su lista negra "por no cooperar plenamente" en la lucha antiterrorista, alejándose más de los esfuerzos de reconciliación propiciados por su antecesor, Barack Obama.

Cuba se agregó a otros cuatro adversarios (Irán, Siria, Corea del Norte y Venezuela) que no obtuvieron en 2019 la "certificación" requerida por una ley estadunidense contra el terrorismo, paso previo para cualquier venta de armas de Estados Unidos.

Es la primera vez que Cuba aparece en este listado desde 2015, cuando fue retirada en la administración de Obama, quien dio el histórico paso de restablecer las relaciones diplomáticas, rotas desde la revolución de Fidel Castro.

El gobierno de Trump acusó a Cuba de acoger a negociadores del Ejército de Liberación Nacional (ELN), última guerrilla activa de Colombia, quienes viajaron a La Habana en 2017 para sostener conversaciones de paz con emisarios de Bogotá, pero no han regresado.

"La negativa de Cuba a comprometerse de manera productiva con el gobierno colombiano demuestra que no está cooperando con el trabajo de Estados Unidos para apoyar los esfuerzos de Colombia para garantizar una paz, seguridad y oportunidades justas y duraderas para su pueblo", indicó el Departamento de Estado en su informe anual.

La certificación es diferente a la designación de patrocinio estatal del terrorismo, que tiene efectos legales de gran alcance. Cuba fue eliminada de la lista de estados que patrocinan el terrorismo en 2015, aunque la administración Trump ha insinuado que puede volver a ingresarla.

La nación caribeña, que no importa armas de Estados Unidos, se verá poco afectada en la práctica por esta nueva medida. Pero esto no impidió que La Habana rechazara la decisión.

"El Departamento de Estado pone a Cuba en lista espuria de países que no cooperan en la lucha contra el terrorismo, pero no impidió, ni condena, el ataque terrorista del 30 de abril", sostuvo el canciller Bruno Rodríguez, en referencia al ataque a la embajada cubana en Washington, y a la impunidad de grupos violentos en territorio estadunidense.

Alexander Alazo, cubano residente en Estados Unidos, fue arrestado por haber disparado contra la sede diplomática, donde sólo provocó daños materiales. El Servicio Secreto estadunidense, encargado de proteger a funcionarios extranjeros, explicó que a Alazo le habían recetado medicamentos siquiátricos después de quejarse de escuchar voces.

El director general de Estados Unidos de la cancillería cubana, Carlos Fernández de Cossio, tuiteó ayer que Cuba era "víctima del terrorismo", al aludir a acciones de los fallecidos anticastristas Luis Posada Carriles, Orlando Bosch y Guillermo Novo Sampolla.

Desde Bogotá, Miguel Ceballos, el alto comisionado para la paz del gobierno de Iván Duque, celebró la decisión de Estados Unidos.

Duque, aliado de Estados Unidos, interrumpió el diálogo con el ELN después de un ataque con coche bomba en enero de 2019 en una academia de policía de Bogotá que dejó 22 cadetes muertos. Desde entonces exige a Cuba la entrega del equipo negociador del ELN.

Publicado enInternacional
J.J. Rendón, el oscuro personaje detrás de la trama para derrocar a Maduro

La trastienda de la Operación Gedeón en Venezuela

Juan José Rendón, quien se presenta como “responsable del comité de estrategia de Guaidó”, reconoce haber firmado un contrato en octubre del 2019 con la contratista militar estadounidense Silvercorp. 

 

La Operación Gedeón provocó numerosas interpretaciones y dejó preguntas sin responder. Al igual que sucedió el 30 de abril del 2019, cuando Juan Guaidó y Leopoldo López simularon la toma de una base militar en Caracas para activar un golpe, la confusión fue parte central de la escenografía.

Sin embargo, algo quedó claro en este caso: Juan José Rendón, quien se presenta como “responsable del comité de estrategia de Guaidó”, reconoce haber firmado un contrato en octubre del 2019 con la contratista militar estadounidense Silvercorp por un monto de 212 millones de dólares.

Ese contrato, publicado por el Washington Post , planteaba tres fases. En primer lugar, la preparación de quienes debían llevar adelante las acciones. Luego, la realización del “objetivo primario” que era “capturar/detener/remover a Nicolás Maduro, eliminar el régimen actual e instalar al presidente venezolano reconocido, Juan Guaidó”. Finalmente, la participación de Silvercorp en un período de 450 días -prolongable- de “restablecimiento de la estabilidad en el país”.

La “estabilización del país” significaba que la contratista militar sería parte del ataque y persecución de militares, “elementos no militares del mando y control del régimen anterior”, represiones, detenciones, el cumplimiento de toques de queda, controles de frontera, con autorización para “usar la fuerza, hasta e incluyendo la fuerza mortal, para eliminar la amenaza”.

Todo está escrito en un anexo de 41 páginas con precisiones sobre, por ejemplo, cuándo y cómo utilizar minas antipersonales M18A1 claymore, las cadenas de mando, las formas de pago, donde, en caso de “insolvencia en efectivo”, Silvercorp cobraría “en barriles de petróleo”.

Rendón reconoce haber armado y firmado ese contrato como parte del “gobierno de Guaidó”, y sostiene que era y es parte de sus tareas como “estratega” para lograr el “cese de la usurpación”, es decir el derrocamiento. Afirma que no hizo efectivo el contrato, pero el escenario planificado es una de las posibilidades sobre las que siguen trabajando -para lo cual consultaron con otras contratistas más.

Así, entre tantas hipótesis, mentiras e interpretaciones sobre la Operación Gedeón, queda claro un punto: existe un intento de capturar/asesinar a Maduro, los principales dirigentes del gobierno y perseguir al chavismo en sus diferentes niveles en un escenario que abre puertas a un enfrentamiento armado interno. Ese intento no se detendrá.

No es nuevo, pero, ahora tomó -nuevamente- forma pública, innegable, y llegó al punto en que un grupo de cerca de sesenta personas, ex integrantes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, civiles y ex miembros de las Fuerzas Especiales del Ejército de Estados Unidos que estuvieron en Irak y Afganistán, arribaron armas en mano a las costas del país.

No se trata de un hecho desconectado. La Operación se enmarca dentro del precio puesto por el Departamento de Justicia estadounidense a la cabeza de Maduro y Diosdado Cabello -otro objetivo militar marcado en el contrato- el bloqueo económico abiertamente reconocido, el anuncio de la pronta caída de Maduro realizada por la administración de Donald Trump, y una trama sostenida de este tipo de acciones encubiertas, relacionadas unas con las otras.

¿Cómo se gobierna en ese contexto? ¿Qué ingenierías de defensa son necesarias para evitar la ejecución de planes de esa naturaleza? ¿Cómo afecta al gobierno, la forma de gobernar y al conjunto de la política?

Es un escenario bélico, una excepcionalidad permanente que ha envuelto la dinámica política en lo últimos años. Se trata de una dialéctica de trincheras, un asalto continuado y un gobierno en permanente desmontaje de operaciones, sorteo de bloqueo, y aplicación de claves de la excepcionalidad a gran parte de la política.

La Operación Gedeón buscó quebrar este escenario, es decir lograr el derrocamiento con mercenarios a través de una acción que abriría las puertas a un posterior enfrentamiento armado. La figura de Gedeón, además de la religiosidad, remite a una táctica de guerra: un ataque nocturno en inferioridad numérica para sembrar confusión en las filas del enemigo.

La Operación fue derrotada, parcialmente. Quienes desembarcaron eran parte de un conjunto mayor: según los detenidos estadounidenses, Luke Denman y Airan Seth, el plan era tomar aeropuertos, para que, una vez capturado Maduro -en caso de secuestro y no de asesinato- aterrizara un avión para extraerlo. ¿De dónde vendrían los aviones? ¿Colombia, Estados Unidos?

Los hombres que llegaron eran parte de un plan mayor que no terminó. ¿Cómo seguirá? Es necesario leer con precisión las reacciones en Estados Unidos y dentro de la administración de Donald Trump que, como era predecible, negó toda participación y contestó con arrogancia y amenaza: “Si quisiera ir a Venezuela no lo haría en secreto, lo haría y no podrían hacer nada, no mandaría un grupo pequeño (…) sería un ejército, se llamaría una invasión”.

En cuanto a la dinámica nacional la ecuación es clara: la oposición enfrenta otro efecto derrota con sus consecuentes enfrentamientos, pérdidas de credibilidad y fuerza, y el gobierno envía un mensaje de fortaleza tanto a los sectores golpistas opositores como a potenciales traidores internos, y sostiene su unidad y mando.

Publicado enInternacional
China decidió multiplicar su arsenal nuclear

Días atrás trascendió que el Ministerio de Seguridad de China instaba al Gobierno a prepararse incluso para una guerra, en vistas de la presión de la Casa Blanca y de Occidente, con renovadas acusaciones sobre su responsabilidad en la pandemia, que alcanzaron "un nivel de histeria".

 

En efecto, trascendió que "un documento fue presentado a principios de abril por el Ministerio de Seguridad chino a los principales líderes de Pekín, entre ellos el presidente de la República, y en él se asegura que la hostilidad hacia China está en su punto más alto desde las sanciones internacionales que sufrió China tras la matanza de la Plaza Tiananmen de 1989".

El citado informe habría sido elaborado por los Institutos de Relaciones Internacionales Contemporáneas de China (CICIR), expertos del Ministerio de Seguridad del Estado, que es el principal órgano de inteligencia de China. Además de contener el ascenso de China, los especialistas estiman que EEUU pretende debilitar el Gobierno del Partido Comunista socavando la confianza de la población.

Frente a esta situación, Pekín tiene entre sus planes dos armas pesadas. Una de ellas consiste en "reducir sus vastas tenencias de bonos del Tesoro de Estados Unidos".

"China podría desencadenar una caída del dólar estadounidense y de los mercados financieros inundando el mercado con bonos del Tesoro de EEUU a la venta, lo que empujaría a la baja los precios de los bonos estadounidenses", sostiene el periódico de Hong Kong South China Morning Post, citado por Sputnik.

Es cierto que la venta masiva de sus bonos del Tesoro causaría una catástrofe financiera global, que también perjudicaría al dragón, por lo cual no es la mejor opción, aunque este tema está sobre la mesa desde tiempo atrás.

Lo realmente novedoso, es que los medios oficialistas están llamando a incrementar seriamente el armamento nuclear. El editorial de Global Times del 8 de mayo se pregunta: "¿Esta ola anti-China está diseñada específicamente para que Trump gane la reelección? ¿Se disipará una vez que terminen las elecciones?". E inmediatamente se responde: "No podemos estar bajo tal engaño".

En suma, la dirección china tiene muy claro que gane quien gane las elecciones presidenciales de noviembre, la campaña "responsabilizar a China" seguirá su curso.

"El ascenso de China está causando que algunas élites políticas estadounidenses abandonen el pensamiento racional. Su juicio básico ha sido distorsionado", sostiene el editorial oficialista. "Atacar a China se ha convertido gradualmente en la nueva "corrección política" en los Estados Unidos, que afecta seriamente la comprensión objetiva de la sociedad estadounidense de los problemas relacionados con China", concluye.

El resultado de este análisis parece obvio: "China necesita prepararse para un desafío a largo plazo. Primero, debemos fortalecer y mejorar nuestra tecnología científica central y nuestro poder estratégico militar".

En la misma edición, el editor jefe de Global Times, Hu Xijin, titula su análisis: "China necesita aumentar sus ojivas nucleares a 1.000". Agrega que el país asiático debe tener al menos 100 misiles estratégicos Dongfeng-41, porque "necesitamos un arsenal nuclear más grande para frenar las ambiciones estratégicas e impulsos estadounidenses hacia China. Quizás tengamos que enfrentar desafíos con una determinación más fuerte en el futuro cercano, lo que requiere el apoyo de los misiles Dongfeng y Julang".

Aunque el medio oficioso del Partido Comunista defiende las buenas relaciones con EEUU, no se llama a engaño. "No seas ingenuo. No asumas que las ojivas nucleares son inútiles. De hecho, se están utilizando todos los días como un elemento disuasorio para dar forma a las actitudes de las élites estadounidenses hacia China".

En 2006 la Agencia de Inteligencia de la Defensa de EEUU estimaba que China poseía unas cien ojivas nucleares, aunque otras fuentes estimaban que ascienden a 400. En cualquier caso, se plantea un aumento importantísimo del arsenal nuclear y, sobre todo, se lo proclama abiertamente cuando el dragón había sido muy cuidadoso hasta ahora al abordar estos temas.

La impresión que se recoge es que la dirigencia china está muy preocupada con la deriva de agresividad que está tomando forma a raíz de la pandemia de coronavirus. Por lo que se puede recordar, desde que Mao Tse Tung afirmara, antes del triunfo de la revolución, que "la bomba atómica es un tigre de papel", a la que no debía temerse, los sucesivos gobiernos chinos no habían abordado el tema nuclear de esta forma tan clara y transparente.

Es evidente que la República Popular China se viene reforzando de manera formidable, como lo demuestra la botadura de dos nuevos submarinos nucleares portadores de misiles balísticos intercontinentales, además del segundo navío de asalto anfibio en apenas siete meses, un portahelicópteros de 35,000 toneladas.

Por último, el analista Xulio Rios del Observatorio de la Política China, estima que Xi Jinping está promoviendo un hondo viraje en los asuntos internos. "Asistimos en las últimas semanas a una acusada recentralización de los asuntos de Hong Kong que amenaza con pulverizar la autonomía local". Agrega que el Gobierno tiene urgencia en promover la estabilidad interna, pues en el marco de "una pésima situación económica por el impacto de COVID-19, ya ha adelantado que la estabilidad social será crucial para la recuperación".

Parece evidente que el Gobierno chino se está preparando para una guerra que no desea, pero que considera tal vez inevitable. Para eso extrema el control interno, evitando así posibles estallidos sociales que —como en el período imperial debilitarían al país.

Por otro lado, sigue adelante con lo que los especialistas denominan como "ritmo frenético" en la construcción y modernización de su flota de guerra, que está llamada a jugar un papel muy destacado en la defensa del Mar del Sur de China, aguas estratégicas para el dragón, por donde pasa buena parte del comercio internacional y, de modo muy particular, las gigantescas cisternas que lo aprovisionan de petróleo.

Es probable que las altas esferas chinas estén convencidas de que las elites estadounidenses ya se hayan decidido por desatar un conflicto armado, probablemente localizado, para contener su inevitable decadencia imperial.

17:16 GMT 08.05.2020(actualizada a las 17:25 GMT 08.05.2020) URL corto

Publicado enInternacional
Qué pasará con la brasileña Embraer después de la patada en el trasero de Boeing

La alianza estratégica entre el Gobierno cívico-militar de Brasil y EEUU sufrió un serio revés con la decisión de Boeing de cancelar el acuerdo de compra de Embraer, la tercera empresa de construcción de aviones comerciales del mundo. Ahora la joya de la corona de los militares brasileños no encuentra su rumbo y puede caer en una crisis demoledora.

La empresa estadounidense "no ha recibido ni un solo pedido nuevo de suministro de aeronaves en enero" por primera vez en más de medio siglo. La crisis es tan profunda que en 2019, "los suministros de aviones comerciales Boeing se redujeron a la mitad en comparación con el mismo período de 2018".

El negocio consistía en la compra del 80% de la división comercial de la brasileña por unos 4.200 millones de dólares y la creación de una joint venture para la búsqueda de nuevos mercados para el avión militar de carga C-390 y el desarrollo de aerotaxis para la movilidad aérea urbana. En la tercera semana de abril, Boeing rescindió el Master Transaction Agreement (MTA) firmado con Embraer, en virtud del cual las dos compañías buscaron establecer un  "nuevo nivel de asociación estratégica".

"Es decepcionante. Pero hemos llegado a un punto en que la negociación no va a resolver los problemas", afirmó el vicepresidente senior de Boeing, Marc Allen. La fecha límite para llegar al acuerdo era el 24 de abril y un día después Boeing hizo el anuncio. Del lado brasileño se asegura que "Boeing ha finalizado injustamente la alianza y ha inventado pretextos para evitar pagar los 4.200 millones de la compra".

Las razones no expresadas por Boeing hay que buscarlas en la crisis provocada por la paralización de la producción del 737 MAX, a lo que debe sumarse la situación creada por la pandemia de coronavirus en la industria aeronáutica.

Boeing tuvo un déficit de 633 millones de dólares en 2019, con la consecuente crisis financiera, ya que el fin de la producción del MAX implica pérdidas de 19.000 millones de dólares. La empresa estadounidense debió pedir ayuda a la administración Trump por 60.000 millones de dólares para sobrevivir en la situación actual de paralización del sector aéreo. 

Según el periódico El Economista, la crisis de Boeing arrancó cuando dos aviones 737 MAX se estrellaron en menos de cinco meses, obligando a la firma a dejar en tierra durante más de un año el modelo, que estaba llamado a ser su nuevo superventas.

El objetivo de la compra de Embraer era competir en el segmento del mercado de aviones medianos (90-120 asientos) que actualmente domina Airbus con el A220. Para la europea es una excelente noticia, pero para la brasileña es algo así como una monumental patada en el trasero, ya que la continuidad de la empresa queda en entredicho.

Apenas se conoció la cancelación de la venta, las acciones de Embraer cayeron un 14%, pero a lo largo de este año sus acciones se desvalorizaron hasta un 60%. Ahora Embraer busca un plan B que no parece nada sencillo.

Según analistas citados por la revista Veja, la ruptura con Boeing "no podía haber sucedido en un momento peor: la ventas están paradas, la demanda global de aviones desapareció y la caída de los precios del petróleo debilita aún más al sector".

Boeing presenta el concepto de su nuevo helicóptero | Vídeo

Fracasado el acuerdo y a la espera de la demanda que interpondrá Embraer contra su exsocia, las miradas se dirigen hacia China. "Desde el punto de vista estratégico, es una opción, pero puede ser políticamente problemático", destaca la consultora estadounidense Lundquist Group, especializada en el sector aeroespacial.

La dificultad mayor viene por el lado del Gobierno de Jair Bolsonaro, que mantiene un largo y peligroso contencioso con Pekín, a quien acusa de querer "comprar Brasil" más que hacer negocios. Pedir un préstamo de socorro en estos momentos sería casi imposible por la delicada situación que atraviesa la economía brasileña.

Un relatorio del banco suizo UBS estima que será muy difícil para Embraer seguir adelante sin socios en un mercado cada vez más complejo en el cual su mayor competencia, la canadiense Bombardier, mantiene una alianza con Airbus para la producción de aviones de 70 a 120 asientos, el mismo rango en el cual se destaca la brasileña. 

"No sería una sorpresa ver a otras empresas iniciando conversaciones con Embraer. Creemos que China aún aspira a liderar el mercado aeroespacial global, y en nuestra opinión, Embraer aportaría talento para el diseño y el desarrollo, y lo más importante, conocimiento y capacidad en servicios globales y redes de apoyo", señala UBS.

Dentro del equipo económico de Bolsonaro, algunas voces se inclinan por abrir negociaciones con China. "Una posibilidad que pone los pelos de punta a los generales, ya que el sector aeroespacial es considerado muy sensible porque entrama riesgos para la soberanía nacional", estima al columnista de UOL Thaís Oyama.

Lo sucedido con la relación entre Embraer y Boeing es apenas una señal del naufragio estratégico de Brasil, incluyendo al sector militar del Gobierno. Los hechos demuestran que la alianza con Estados Unidos es un callejón sin salida que, además, obtura la posibilidad de Brasil de erigirse como un país relativamente autónomo en la región sudamericana, capaz de liderarla y de servir como referencia a los demás.

Lo que está en juego es mucho más que el futuro de Embraer. Por cierto, la única empresa brasileña que exporta tecnología punta, ya que un país no puede prosperar vendiendo granos de soja y mineral de hierro.

Quizá por eso, el vicepresidente y general retirado Hamilton Mourao calificó el giro de los acontecimientos como una "bendición disfrazada". En referencia a una posible alianza con China, fue muy claro: "Tenemos los conocimientos, ellos tienen la demanda. Esto muestra una vez más que un matrimonio [con China] debe continuar, porque es un matrimonio inevitable".

Si el sector militar llegara a inclinarse por China, sería un desastre para la estrategia del Pentágono y un revulsivo interno fenomenal en Brasil. Todo indica, empero, que la situación del país debería descender aún varios peldaños antes de que se abriera camino una opción tan radicalmente opuesta a la que predomina todavía en Brasilia.

18:34 GMT 04.05.2020URL corto

Publicado enInternacional
El dilema de Vladimir Putin en Siria no tiene una resolución fácil

En los últimos días algunos medios han publicado que Vladimir Putin está tratando de que Asad haga concesiones a la oposición. Aunque no está claro qué es exactamente lo que quiere, el presidente ruso no parece dispuesto a renunciar a su presencia en Siria.

 

Desde que se inició la intervención de Rusia en el conflicto sirio en 2015, el presidente Bashar al Asad ha pasado de una situación claramente perdedora a consolidar su dominio en la mayor parte del país. A cambio, Vladimir Putin ha obtenido una presencia significativa en Oriente Próximo, una región que ha estado sometida históricamente a la hegemonía de Estados Unidos y en la que últimamente Israel juega un papel central.

Algunas noticias aparecidas recientemente en medios de comunicación rusos, y de las que se han hecho eco medios occidentales como la agencia alemana DPA y la americana Bloomberg, señalan que la luna de miel entre Putin y Asad atraviesa por un momento crítico y que el primero desea resolver de una manera rápida y satisfactoria para los intereses de Moscú una situación que le causa quebraderos de cabeza.

El problema es que Putin no ve ninguna figura que pueda sustituir a Asad. La imagen del líder sirio se ha deteriorado mucho con el conflicto que comenzó en 2011 espoleado y alimentado por potencias occidentales y regionales, que derivó en una guerra civil abierta con la muerte de cientos de miles de personas y con el desplazamiento interno y externo de millones de refugiados.

Según distintos medios rusos, Putin estaría presionando a Asad para que mostrara una mayor flexibilidad en las negociaciones con la oposición con el fin de lograr un arreglo político al conflicto, una posición que Asad rechazaría por verla inviable, al considerar que Siria no puede arriesgarse a una reanudación de la guerra civil, un peligro que es muy evidente.

Las mismas potencias que incendiaron el conflicto jaleando a los insurgentes e invirtiendo dinero, armas e inteligencia a manos llenas, ahora indican al gobierno de Siria que la única manera que tiene de obtener inversiones para la reconstrucción es echando a Asad. Esas mismas potencias, por supuesto no tienen otro plan de salida y parecen seguir creyendo que las cosas se arreglarán e irán como la seda si Asad desaparece de la escena de un día a otro por arte de magia.

El enorme sufrimiento causado con sus injerencias no les importa lo más mínimo, ni tampoco el sufrimiento que pueden causar a partir de ahora. La idea que acarician, ya sea por ingenuidad o por ambiciones hegemónicas, es establecer en Siria una democracia liberal que sirva de modelo a la región, con la inversión de miles de millones de dólares para la reconstrucción que ahora niegan a Asad: es decir, exactamente las mismas promesas que hicieron a Irak, país que ya goza de una vibrante democracia y de gran bienestar gracias a George Bush y sus aliados occidentales, y donde todos cenan perdices escabechadas por la noche.

Si acepta ese viejo juego, Putin podría tener la última palabra. No está claro que el presidente ruso vaya a aceptarlo, entre otras cosas porque acabaría con la presencia de Rusia en Siria, y porque va en contra de los intereses regionales de Moscú. Crear en la zona otro país fallido al lado de Irak no redundaría en beneficio de Rusia y sí en beneficio de las potencias occidentales.

Aunque el portavoz del Kremlin Dmitry Peskov ha negado que Putin esté descontento con la resistencia de Asad a alcanzar un compromiso con la oposición, en varios medios moscovitas se dice lo contrario, sin aportar pruebas sólidas que lo demuestren.

Un reciente artículo en la Agencia de Noticias Federal de Moscú, a quien algunos analistas vinculan con el Kremlin, decía que Asad es corrupto y que no cuenta con un apoyo mayoritario entre su pueblo. El artículo fue recogido por varios medios pero pronto desapareció de la página de la agencia, una indicación de que probablemente no fue del agrado del Kremlin.

Días después apareció otro artículo crítico con Asad en un grupo de presión vinculado al Kremlin, el Consejo Ruso para Asuntos Internacionales, donde se afirmaba que el gobierno de Damasco no tenía una política de futuro y no era flexible con la oposición. Tanto uno como otro artículo se interpretan en Occidente como indicaciones de un posible descontento de Putin.

En cualquier caso, los dos presidentes, Putin y Asad, se hallan hundidos en un pantano y a corto o medio plazo no se vislumbra que vayan a salir a flote. Esto significa sobre todo que los sirios van a seguir viviendo en una economía de guerra en la que no entrará dinero y por lo tanto no se producirá la urgente reconstrucción que necesita el país.

Además, si Putin arroja al líder de Damasco a los leones, la posición rusa en Oriente Próximo sufrirá las consecuencias y se iniciará un periodo de grandes incertidumbres, máxime si se tiene en cuenta que la "oposición" moderada son cuatro gatos mal contados, aunque cuenten con el apoyo incondicional de Occidente para establecer una "democracia liberal modélica" que parece una utopía irrealizable, directamente un delirio.

Por otra parte, si es cierto que Putin está presionando a Siria, también podría ser para que Asad adoptara algunas decisiones puramente cosméticas que le permitieran al presidente ruso decir a Occidente que se han hecho las concesiones razonables que podían hacerse, y hasta ahí hemos llegado. En esta lectura quedaría claro que Putin no quiere ni puede abandonar a su aliado sencillamente porque no existe ninguna alternativa viable a Asad.

30/04/2020 07:43

por EUGENIO GARCÍA GASCÓN

Publicado enInternacional
Cushing (Oklahoma): encrucijada de la muerte del petróleo en EU

En mi libro Los cinco precios del petróleo (https://bit.ly/2YlrqpI) de 2006, expuse que el "precio especulativo" era uno de sus principales componentes que beneficia el financierismo del petrodólar controlado por Wall Street y sus megabancos, como demostró el economista en energéticos Philip Verleger (https://bit.ly/2KDFkM6).

Los cinco precios del petróleo exhiben el dominio geoestratégico casi absoluto de las "cuatro hermanas" petroleras anglosajonas que mediante su "creatividad especulativa" controlan, todavía, el máximo ingreso "económico" del planeta.

Hace 14 años asombró la forma en que, frente a la extracción real de un solo barril de petróleo, existiesen 500 (¡mega-sic!) barriles "derivados" en papel especulativo.

Hoy, debido a la baja de 30 por ciento de la producción global del "oro negro", concomitante al desplome anunciado (https://bit.ly/3f2EYfK) del petróleo/gas lutita (shale oil/gas), se han puesto de manifiesto tanto la frenética especulación financierista –ahora con los "futuros" ETF’s ( Exchange Trade Funds: Fondos de Intercambio Comercial)– como el desacoplamiento en el precio de las variedades anglosajonas del WTI (West Texas Intermediate) y el Brent del Mar del Norte.

La conjunción de la expiración de los "futuros" de los ETF’s y el embotellamiento del "oro negro" en los almacenes de la encrucijada de oleoductos en Cushing (Oklahoma) resultaron en un insólito desplome de menos (¡sic!) 40 dólares el barril (https://bit.ly/35d3Ddb).

Más que los pletóricos tankers flotantes en los océanos, de la variedad Brent, el problema radica en la trampa de la muerte que se conjugó en Cushing debido a la casi saturación de su almacenamiento y a la expiración de los "futuros" de los ETF’s (https://bit.ly/2WavfeX).

USO (United States Oil Fund) –con un valor de 3 mil millones de dólares (https://bit.ly/3aF4nZK)–, principal mercader de los "futuros" oleosos de ETF’s en EU que ostenta el 30 por ciento doméstico, fue el causante de la espiral negativa del precio (https://bit.ly/2VLol0P).

A la par del contagio viral, hoy las especulativas intoxicaciones financieristas son de carácter exponencial.

Un año antes de la grave crisis financierista de 2008, los ETF’s representaban 807 mil millones de dólares que en 2019 se dispararon a 6.18 millones de millones de dólares ( trillions en anglosajón) de los cuales EU detenta 4 millones de millones de dólares (https://bit.ly/2KILJ8U).

El holandés Cyrill Widdershoven, muy cercano a los sauditas, comenta que "EU creó una trampa de la muerte para su propia industria petrolera en Cushing" y juzga que la carnicería energética "reconfigurará los mercados petroleros globales, pero también el futuro (sic) de la industria petrolera de Estados Unidos en los años por venir" (https://bit.ly/2SiLJjV).

Cyrill Widdershoven critica que los productores de petróleo/gas lutita en EU "no recortaron voluntariamente (sic) su producción", y avizora que "en los próximos años la OPEP (sic), Arabia Saudita y Rusia (sic) regresarán al pináculo del petróleo global, exhibiendo su liderazgo en el mercado".

A Cyrill Widdershoven le falta vislumbrar el determinante factor geopolítico que diagnosticar la identidad de los productores de petróleo que sobrevivirán al Covid-19.

A mi juicio, Estados Unidos cavó su propia tumba del petróleo/gas lutita que lo colocó en forma efímera como el "primer productor global" arriba de su aliado Arabia Saudita y Rusia”.

Trump llegó a jactarse del "dominio energético de Estados Unidos": alucinación cruelmente desmentida por la cruda realidad del crudo.

La quiebra muy anunciada del petróleo/gas lutita puede generar un efecto dominó y afectar a los megabancos de Wall Street cuando Trump navega contra las corrientes turbulentas al intentar rescatar a la industria petrolera de Texas –que ostenta 38 votos electorales imprescindibles para su relección– mediante la compra de millones de barriles (para colmar las "reservas estratégicas" de Estados Unidos), una mayor baja en la producción global –que tendría que ser de 30 millones de barriles al día (MBD) y no los 20 MBD que propone en total– y un muy polémico rescate financiero que no le causa gracia al antidemocrático Partido Demócrata.

www.alfredojalife.com

Facebook: AlfredoJalife

Vk: alfredojalifeoficial

Publicado enInternacional