Miércoles, 04 Agosto 2021 05:52

Líbano en caída libre

Líbano en caída libre

Cuando el 4 de agosto de 2020 explotaron 552 toneladas de nitrato de amonio en el puerto de su capital, Líbano ya estaba atravesando una crisis política y económica debido a la pandemia y a la falta de legitimidad de su clase política, en jaque por la serie de manifestaciones que comenzaron en octubre de 2019. A los habituales cortes de electricidad y faltantes de bienes de primera necesidad se le sumaron el desplome de la moneda y un corralito que debilitó la actividad económica.

La explosión complicó aún más el escenario, llevándose la vida de más de 200 personas, hiriendo a miles y dejando sin hogar a cientos de miles y para muchos fue la evidencia del fracaso de todo el sistema político e institucional. El gobierno, paralizado hace 9 meses por la falta de acuerdos internos, pero sobre todo por la puja de intereses entre los líderes de las sectas que lo conforman, prometió una investigación que tendría sus primeros resultados a los 5 días, pero luego de un año aún no se dieron a conocer las responsabilidades del caso y hace pocos días la policía reprimió brutalmente a un grupo de familiares de víctimas que pedían justicia.

La crisis libanesa no se debe sólo a factores internos. Por su propia ubicación geográfica y su composición demográfico-política, este pequeño país de Medio Oriente ha sido desde mediados del siglo XX el epicentro de las intrigas e intereses de diferentes sectores que llevaron al país a la guerra civil (1975-1990) y la creación de Hezbollah en 1982, convertida años más tarde en un partido político con ejército propio, con el apoyo de Irán y Siria. La guerra comenzada en este vecino país en 2011 complejizó aún más el escenario ya que mientras los milicianos de Hezbollah participan en apoyo a la dictadura de al-Assad, más de un millón de sirios que huyeron de la guerra se refugian actualmente en Líbano sumándose a los miles de palestinos, iraquíes y kurdos desplazados por otros conflictos en la región.

El crecimiento y la hegemonía de la agrupación -tanto territorial como política- hace que cualquier posible acuerdo político lo beneficie, y a ello se debe en gran parte la parálisis gubernamental por las presiones de otro actor que disputa la hegemonía en la región; Arabia Saudita, que apoya al sector sunnita. Otro actor interesado en mantener su presencia en el país es Francia, que hoy impulsa una nueva conferencia de donantes para recaudar fondos, la sexta del tipo en los últimos 20 años, la mayoría con condiciones de reformas que nunca se realizaron y a través de las cuales busca mantener su presencia colonial en el país y su rol como baluarte de la civilización occidental.

Si bien los interesados en mantener el statu quo en el país han forjado una clase política capaz de reinventarse y subsistir, el pueblo libanés también ha sabido hacerlo y, a pesar de las incontables dificultades, se ha organizado para sobrevivir a este nuevo trauma social. Aquel día de la explosión miles de personas de todos los puntos del país llegaron a Beirut para ayudar a quitar el vidrio y el polvo que había quedado desparramado por la ciudad, ofrecer viandas y cobijo a los damnificados. Esta red de contención fue fundamental a lo largo de este año y se articula con aquellos sectores que comenzaron en 2019 a pedir una apertura del sistema político que los incluya; estudiantes, trabajadores, organizaciones de derechos humanos y feministas, pueden fortalecerse en esta crisis para construir una alternativa política que salve al país del abismo.

Por Carolina Bracco

03/08/2021

Carolina Bracco es politóloga y doctora en Culturas Árabe y Hebrea. Profesora en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires.

Publicado enInternacional
Miércoles, 04 Agosto 2021 05:39

La maldita correlación de fuerzas

La maldita correlación de fuerzas

El sentido preciso del populismo

 

Es cierto que no existe ninguna instancia desde donde se pueda medir como es el estado de la "correlación de fuerzas".

La autonomía de lo político no permite ese lugar exterior desde donde se podrían evaluar con objetividad las fuerzas que hacen a la contienda. Esto se torna más verdadero que nunca cuando se percibe la proximidad de un Acontecimiento en ciernes. 

¿Qué pasa si no ganamos ? ¿Y qué pasa si ganamos? discutieron Lenin y Troski en la antesala última de la Revolución. En eso la apuesta es total y no se puede postergar la decisión esperando que lleguen las famosas condiciones objetivas. Lo propio de un Acontecimiento es que no exista regla externa que pueda medir su verdadero alcance. Se lo acompaña por la verdad de su interpelación. 

Sin embargo lo político no se hace solo con el momento instituyente del Acontecer. También juega el suceder de los días corrientes donde las fuerzas que constituyen al antagonismo siguen vivas su curso cotidiano. 

Y en ese caso la llamada correlación de fuerzas aunque siempre estará atravesada por el cálculo imposible, el arte de lo político no puede dejarla ausente.

Toni Negri relata en su biografía que cuando Aldo Moro fue muerto las luchas obreras no iban a poder sostener semejante acto. Fue su lectura de una correlación. Es más, cuando le pregunté en Buenos Aires por el declive de la izquierda italiana, no dudó en responderme que fue a partir de que él fue inculpado por ese crimen y detenido.

En otro sentido, veamos los casos donde se prescinde de la misma: cuando la izquierda vernácula proclama que no se debe pagar la Deuda con el FMI y se debe repartir ese dinero para paliar las heridas del pueblo

¿Quién podría estar en desacuerdo ? Si se mira todo desde las imposiciones del Capitalismo cualquiera de esas medidas se presentan como racionales y justas. Pero si se introduce la lógica de la maldita correlación de fuerzas de inmediato sabemos: 

1) Que si se pudiera tomar una medida semejante no solo no sería necesario ni siquiera pronunciarla, más bien directamente se debería proceder con el acto de justicia.

2) Debería haber un contexto internacional que apoye la decisión para que luego no sea el pueblo el que termine pagando las consecuencias reales de las declaraciones osadas.

Estos sencillos ejemplos son para afirmar una vez más que no tiene sentido estar a favor o en contra de la correlación de fuerzas. Esta es una relación indecidible.

En ciertas ocasiones, la apelación a la misma testimonia de una cobardía política donde las cuentas nunca terminan de salir.

En otras es un ejercicio imprudente que olvida que desde Maquiavelo a Gramsci, el arte de lo político pasa por la construcción efectiva de una mayoría política, una voluntad colectiva que se apropie de la decisión histórica. Y esto no es "posibilismo". Es Populismo en el sentido preciso del término, la radicalidad de una decisión no se mide por sus enunciados sino por sus efectos transformadores. Siempre habrá un momento para no tener en cuenta la correlación de fuerzas y otro para situarse inevitablemente con respecto a la misma.

Jorge Alemán

Publicado enPolítica
Martes, 03 Agosto 2021 06:15

México: el referéndum que no fue

México: el referéndum que no fue

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador llamó a un referéndum para juzgar a los ex-presidentes. La escasa afluencia electoral evidenció que la consulta popular solo fue acompañada por el núcleo duro que acompaña al presidente. Se perdió, así, la oportunidad para la realización de un verdadero desagravio colectivo.

El 1 de agosto los mexicanos fueron convocados a las urnas. El gobierno de Andrés Manuel López Obrador impulsó una consulta popular para enjuiciar a los ex-presidentes del país. Sin embargo, solo 6,5 millones de personas, menos de 8% del electorado, fueron a votar. Quienes concurrieron a las urnas se expresaron casi unánimemente a favor del juicio a los ex-mandatarios del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del Partido Acción Nacional (PAN) que gobernaron durante las últimas tres décadas: Carlos Salinas (1988-1994), Ernesto Zedillo (1994-2000), Vicente Fox (2000-2006), Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018).

Se trató de una votación masiva, pero que se encuentra muy por debajo del 40% necesario para que la consulta popular tenga carácter vinculante. Esto explica la razón por la que ha sido leída como una derrota del obradorismo, aun cuando los obradoristas la consideran un éxito. Pero si bien los millones que acudieron a las urnas mostraron que existe una sensibilidad respecto de la impunidad y la justicia y una disposición a la participación, está lejos de que se pueda considerar como un triunfo del gobierno. La baja asistencia electoral y las interferencias que viciaron el proceso de ejercicio democrático así lo indican.

La ambigüedad de la propuesta inicial se colocaba, desde el inicio, en una línea débil entre legitimidad y legalidad, ya que sugería la posibilidad de revertir la impunidad a través de un juicio político (una Comisión de la Verdad o un Tribunal Popular), pero también de abrir el camino a «liberar» acciones legales que, de tener sustento jurídico, debieran perseguirse de oficio, sin necesidad de un referéndum. Desde un inicio la consulta se podía leer, alternativamente, como una forma de «justicialismo» simbólico o como un intento de legitimar en las urnas el recurso a la legalidad. Ambas lecturas son reveladoras de la condición real y de las percepciones del Estado de derecho reinante en México.

Por otra parte, diversos poderes –institucionales y fácticos– obstaculizaron el proceso. La Corte Suprema difirió la fecha para que no coincidiera con las elecciones intermedias de junio pasado, a la vez que modificó la pregunta haciéndola más abstracta y confusa. La última redacción preguntaba: «¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?».

Por su parte, el Instituto Nacional Electoral (INE) no fomentó la asistencia a las urnas, argumentando falta de recursos, al tiempo que frenó la campaña de los promotores. El partido mayoritario, el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), aceptó el cambio de fecha y de pregunta para no retrasar el proceso y, sin convicción, con el desgaste de la elección intermedia a cuestas, llamó a votar, pero sin saber ni querer movilizar más allá de las inercias propias de una maquinaria electoral de corte tradicional.

La consulta fue, a fin de cuentas, otra oportunidad fallida de Morena de lograr un protagonismo y no figurar como una simple emanación del carisma presidencial o una agencia de distribución de cuadros y funcionarios en los distintos ámbitos de representación o de la administración pública. Por su parte, el presidente López Obrador no quiso meterse en la contienda para resguardar su figura institucional (incluso no fue a votar), a pesar de que el tema del juicio a los ex-presidentes emana directamente de su caracterización del neoliberalismo como corrupción y despojo del sector público por parte de la que denomina «la mafia del poder». Por último, la arremetida de la prensa opositora y del ejército de opinólogos y «comentócratas» que son las voces –y hacen las veces– de una oposición partidaria desacreditada, sin proyecto, liderazgos ni bases organizadas, hizo lo propio descalificando el proceso y llamando a la abstención.

En estas condiciones adversas, la gran mayoría de la población no fue a votar por desidia o desinterés, por ser opositores a la Cuarta Transformación o por estar decepcionados por tres años de malabarismos progresistas-conservadores. Los casi siete millones que fueron a las urnas, descontando el décimo que votó en contra, corresponden a la base dura del obradorismo, tanto la ideológica como la clientelar, a la cual hay que sumar a aquellos sectores progresistas y de izquierda, activos y conscientes, más o menos (des)organizados, que no pertenecen orgánicamente al campo obradorista pero que fueron parte de las luchas antineoliberales de las décadas pasadas y de las que están en curso.

Sorprendente, en este sentido, ha sido el llamado a votar del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), así como de otras organizaciones más o menos independientes del obradorismo, en particular las que fueron víctimas de represión o las que representan a sectores afectados por las decisiones políticas del gobierno. También ha sido manifiesta la participación espontánea de muchos ciudadanos que vivieron y padecieron los sexenios de los presidentes anteriores, sintiéndose agraviados en sus creencias y en sus condiciones de existencia.

Más allá de la pequeña política, dos sentidos profundos de la consulta permiten sopesar lo que quiso ser y lo que fue solo en parte, dejando la sensación de un ejercicio fallido. El de fondo es que se trataba de un necesario desagravio colectivo. El de forma implicaba la apertura de una instancia institucional de democracia participativa.

La consulta popular sobre el juicio a los ex-presidentes quería y podía ser el acto de apertura de un proceso de desagravio. En efecto, la memoria colectiva registra tres décadas de historia nacional marcadas por un serie interminable de agravios que un connotado intelectual obradorista, Pedro Miguel, trató de enlistar en un artículo en La Jornada. Todo aquellos que fueron (fuimos) parte de esta historia de abusos de poder y de despojo de lo público, y de las resistencias y las luchas que le correspondieron, se sintieron interpelados por una consulta que pretendía revertir la impunidad de los responsables y sufrieron las interferencias que finalmente la hicieron descarrillar.

En un país presidencialista en el que la concentración real y simbólica del poder en una figura unipersonal sexenal es parte del ritual constitutivo del poder estatal, el odio hacia los ex-presidentes es parte de sentimientos políticos difusos y persistentes. Esto no deja de distorsionar la percepción de la real conformación del poder político, el andamiaje tecnocrático y partidario, el entramado con los poderes fácticos. Valga la ironía de la historia de que, en el discurso obradorista que acompañó la consulta, Salinas era acusado del fraude de 1988 por el que resultó electo, sin contemplar que, en su realización, jugó un papel protagónico el secretario de gobernación de aquel entonces, Manuel Bartlett, hoy aliado de López Obrador e integrante de su gobierno.

En todo caso, el resultado de la consulta, más allá del triunfalismo de López Obrador –para quien todo siempre es un éxito– trunca el camino institucional de un posible desagravio colectivo al restarle legitimidad al camino propiamente judicial que apuntaba a desmantelar las ataduras que garantizan la impunidad de los ex-presidentes. Al mismo tiempo, es evidente que los millones que fueron a votar demuestran la existencia y el peso de un sentimiento difuso y de una voluntad política que serían más que suficientes para justificar la apertura de un ejercicio de memoria colectiva y de juicio político.

Por otro lado, la consulta popular representaba la inauguración de una forma de democracia participativa que había tenido sus antecedentes más relevantes en algunas convocatorias masivas de corte antineoliberal en la segunda mitad de la década de 1990, promovidas y realizadas por movimientos sociales y partidos opositores: el zapatismo, que hizo de este formato una práctica recurrente y distintiva, pero también el movimiento universitario de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 1999-2000 y el mismo Partido de la Revolución Democrática (PRD), entonces encabezado por López Obrador, en contra de la deuda contraída por el gobierno de Zedillo, en una consulta en la que votaron tres millones de personas.

Por otra parte, hay que señalar que, en la retórica obradorista actual, parece confundirse la idea general de democracia participativa con el simple instrumento de la consulta popular, sin considerar otras prácticas como, por ejemplo, el presupuesto participativo (reducido actualmente a microprácticas hiperburocratizadas en la Ciudad de México), la democratización de los espacios laborales y educativos, la participación asamblearia comunitaria o territorial y el reconocimiento de dinámicas autónomas de organización como formas de participación y democracia directa. Así que, como respuesta inmediata a la decepción respecto de los resultados de la consulta, el obradorismo, después del ritual triunfalista, se proyectó hacia delante. López Obrador declaró que, en ocasión de la consulta de revocación de mandato prevista para marzo de 2022, la participación será masiva, y el líder nacional de Morena, Mario Delgado, propuso legislar sobre esta modalidad específica y no, por ejemplo, modificar la ley actual de consulta que fue elaborada durante el sexenio de Peña Nieto. Amén de la apertura de otras formas de democracia participativa, la próxima convocatoria, ligada a la continuidad de la figura unipersonal del presidente de turno, teñirá inevitablemente de una lógica plebiscitaria el uso incipiente de la forma referéndum.

En conclusión, una consulta que podía ser un importante acto político, una señal de un viraje significativo, aun limitado y relativo, respecto del historial de agravios e impunidad de las últimas tres décadas y de apertura de nuevas formas de participación política, resultó, por una serie de factores y de responsabilidades que incluyen a los mismos promotores, en un ejercicio fallido que corre el riesgo de asentar un antecedente negativo e inhibir el desarrollo de futuras consultas populares que no sean de carácter estrictamente plebiscitario. 

Publicado enInternacional
Un manifestante sostiene un cartel que dice "Libertad" durante la protesta en París . Imagen: EFE

La norma exige la presentación de un certificado de vacunación completo contra la covid-19 o un test negativo reciente para acceder a lugares culturales y de ocio. 

 

La policía de Francia reprimió una multitudinaria manifestación en París este sábado donde miles de personas protestaron en contra del certificado nacional de vacunación contra el coronavirus que el gobierno francés prevé introducir. Las jornadas de protesta contra el pasaporte sanitario se extendieron en un centenar de localidades del país, según el ministerio del Interior participaron más de 200 mil personas.

Más de 14 mil personas salieron a las calles en Paris donde a su vez el gobierno ordenó el despliegue de unos tres mil agentes de las fuerzas de seguridad. En la capital confluyeron diversos reclamos, desde movimientos anti-vacuna hasta personas en contra de las medidas del presidente Emmanuel Macron. La marcha se mantuvo pacífica hasta que decenas de personas se atrincheraron en la Plaza de la Bastilla donde la policía reprimió con gases lacrimógenos y carros hidrantes.

Las protestas se replicaron en más puntos del país, en el tercer sábado consecutivo de manifestaciones en contra del pasaporte sanitario en Francia. Este sábado más de 200 mil personas se unieron a la convocatoria. Según el ministerio del Interior hubo un aumento en la cantidad de asistentes en comparación a las jornadas anteriores del 17 y 24 de julio donde marcharon 110 mil y 160 mil personas respectivamente.

Cerca de cinco mil personas marcharon en Marsella y en Lyon, la tercera ciudad más poblada de Francia, más de mil personas participaron de las manifestaciones. En la ciudad de Limoges, unas tres mil personas marcharon de forma pacífica, según informaron medios locales. Mientras que en las localidades del sudeste protestaron más de 20 mil personas, las marchas más concurridas fueron en Montpellier (8.500) y en Niza (6.500).

Pasaporte sanitario

La ley que extiende el uso del pasaporte sanitario fue aprobada por diputados y senadores el pasado domingo. La norma vigente desde el 21 de julio exige la presentación de un certificado de vacunación completo contra la covid-19 o un test negativo reciente para acceder a lugares culturales y de ocio. Además, a partir del 9 de agosto será obligatorio el pasaporte sanitario para ir a un bar o un restaurante, y para viajar en avión y en otros transportes de larga distancia.

La candidata derechista, Marine Le Pen, se mostró en contra del certificado sanitario y la obligatoriedad de vacunación del personal médico, pero no participa en las manifestaciones. Aunque en Twitter aseguró que las protestas deben hacer que el gobierno rectifique su decisión. Por su parte, el líder de izquierda, Jean-Luc Mélenchon, consideró el certificado sanitario como una "mala idea".

Este sábado las autoridades sanitarias informaron 43 nuevas muertes por covid-19, mientras que el número total de pacientes hospitalizados es de 7.409, 36 más que la víspera.  Además insistieron en que la mayor parte de las personas que requieren ingresos hospitalario no están vacunadas.

Publicado enInternacional
Perú: miles de campesinos asistieron a la jura simbólica de Pedro Castillo en Ayacucho

Fiesta andina de júbilo y esperanza con la presencia de Alberto Fernández

En su primer día de gobierno, el presidente peruano tuvo una recepción multitudinaria en la región, donde ganó las elecciones con el 82 por ciento de los votos.

 Fue una fiesta popular. Una fiesta andina. Una tarde de entusiasmo, júbilo y esperanza. Miles de campesinos, de pobladores de la región andina de Ayacucho, llegaron hasta la histórica Pampa de la Quinua para la juramentación simbólica de Pedro Castillo. El lugar está a casi una hora en automóvil desde la ciudad de Huamanga, capital de Ayacucho. Miles llegaron en buses o caminando desde Huamanga, desde distintos poblados, desde el campo ayacuchano. En su primer día de gobierno, el presidente peruano tuvo una recepción multitudinaria en esta región, donde ganó las elecciones con el 82 por ciento de los votos. Llegó hasta la inmensa Pampa de la Quinua, rodeada de cerros, en helicóptero desde Huamanga, a donde había viajado en avión desde Lima. Viajó con su esposa, Lilia Paredes. En el viaje, de ida y regreso, lo acompañó el presidente argentino Alberto Fernández. Con ellos también viajaron el actual presidente y el expresidente de Bolivia, Luis Arce y Evo Morales. A ellos se sumó en Ayacucho el mandatario chileno Sebastián Piñera.

Se escogió la Pampa de la Quinua para este juramento simbólico porque en ese lugar se protagonizó en diciembre de 1824 la batalla de Ayacucho que selló la independencia del Perú y de la región. El 28 de julio de 1821, el general José de San Martín proclamó la independencia del Perú, por eso en estos días se celebra el bicentenario de esa independencia, pero la confrontación continuó unos años más hasta que la batalla de Ayacucho puso fin al proceso de independencia. A ese simbolismo histórico, se agregó lo simbólico de esta juramentación frente a miles de campesinos y pobladores andinos, sectores marginados por las élites y base apoyo del nuevo presidente, de origen campesino. Ayacucho, una de las regiones más empobrecidas, fue epicentro de la guerra interna que sacudió al país en los años ochenta y noventa, que dejó cerca de 70 mil muertos, la mayoría campesinos ayacuchanos.

Un santuario

En la Pampa de la Quinua, considerada un santuario, se levanta un obelisco, rodeado por las banderas de los países de América que tuvieron ciudadanos que participaron en la independencia del Perú. Entre ellas está la bandera argentina. Al frente del obelisco hay una gran explanada, donde se levantó el estrado para las autoridades. Muchos quedaron a la espalda del estrado y no podían ver lo que ocurría porque unas telas colocadas para frenar el viento los tapaba. Se comenzó a escuchar “Castillo, el pueblo es primero”. Se detuvo el inicio de la ceremonia y se comenzaron a retirar las telas. El presidente Fernández y Evo colaboraron en esa tarea. Fernández se sentó al lado derecho de Castillo, a su izquierda Arce.

Cuando la ceremonia ya había comenzado, pobladores seguían llegando desde los cerros. La multitud ondeaba banderas peruanas y del Tawantinsuyo, con los colores del arcoíris igual a la wiphala boliviana, que representa el pasado Inca, y levantaban pancartas con los nombres de sus lugares de origen y demandas como el pedido de una nueva Constitución. El acto comenzó con el himno nacional cantado en quechua. Otro gesto de reivindicación de los pueblos originarios, lo que viene marcando el inicio de la gestión presidencial de Castillo. El presidente peruano recibió un varayoc, bastón de mando usado por los pueblos indígenas andinos. Hubo música y bailes andinos.

“En este suelo de Ayacucho se consolidó la independencia del Perú y de América”, comenzó Castillo su breve discurso. “El cielo bajo el cual lucharon y murieron por un sueño es el que hoy nos acompaña. En este día del bicentenario, el Perú rinde homenaje a esos héroes de la libertad americana y declara su voluntad para que el sueño de Bolívar, de San Martín y los próceres perviva en el hoy y en el mañana. Estamos aquí para renovar la promesa de hermandad y desarrollo”, continuó.

“Se viene tiempos nuevos, tiempos mejores si estamos cada día más unidos”, dijo el presidente, ante el entusiasmo de la multitud. “Somos un gran país y lo seremos más si somos capaces de dialogar y construir juntos el camino de paz y prosperidad. Demos la batalla por nuestro país, renovemos en este suelo donde miles murieron por la libertad de un continente la promesa de un país más justo, más digno, más humano. Rompamos juntos las cadenas de la pobreza y del subdesarrollo”, señaló.

La multitud coreaba: “Este es el pueblo, y el pueblo está con Castillo”. El entusiasmo se desbordaba. Castillo dijo que el Perú “es heredero de una historia milenaria, somos el país de todas las razas y todas las sangres”. “Frente a la memoria de los siglos y el recuerdo de la sangre americana que entregaron los héroes de la libertad, convoco a mi pueblo a luchar juntos, unidos como nación para que no haya más sueños postergados. Construyamos juntos el futro”. Ofreció “todo el espacio” en su gobierno a los pueblos originarios. Finalizó haciendo una nueva invocación a la unidad: “Ha llegado el momento de la gran unidad, ya no hay vencidos ni vencedores”.

Uno de los asistentes a esta histórica ceremonia fue el representante del Parlasur, Oscar Laborde, quien fue presidente de la misión de observadores del Mercosur en las elecciones peruanas. “En esta ceremonia en Ayacucho había una gran efervescencia, mucha algarabía. Por los pueblos, calles y plazas que pasamos para llegar hasta la Pampa de la Quinua vimos mucha algarabía en la población, mucho entusiasmo, saludaban y vitoreaban. Lo de Ayacucho ha sido la complementación popular de la ceremonia oficial en el Congreso. Este es un momento histórico, un gran desafío para Castillo. Por la relación que veo entre los presidentes, con los matices y diferencias políticas, creo que hay condiciones para avanzar en una articulación y que Sudamérica se convierta en un actor importante a nivel internacional”, le señaló Laborde a Página/12 luego de la ceremonia en Ayacucho.

Gabinete ministerial

Al cierre del evento la multitud desbordó la seguridad y rodeó a Castillo, que se fue entre aplausos y gritos de respaldo. Al momento del envío de esta nota se preparaba para juramentar su primer gabinete ministerial, encabezado por el congresista Guido Bellido (ver nota aparte). Los nombres de los ministros se mantenían en secreto hasta el minuto final. A los nombres de Pedro Francke en Economía y Hernando Cevallos en Salud, ya adelantados por Página/12 como muy probables ministros, se sumaba como casi seguro ministro de Relaciones Exteriores el exguerrillero Héctor Béjar, de 85 años, que estuvo en las guerrillas de los años sesenta y hoy es un respetado intelectual.  

29/07/2021

Publicado enInternacional
ferrAn de vargas

 Inaugurados el viernes pasado los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, leemos, escuchamos y vemos mucha información sobre una sociedad tan desconocida en nuestro país como la japonesa. Para deshacer algunos de sus mitos y conocer los aspectos más políticos de Japón, hablamos con Ferran de Vargas, doctor en traducción y estudios interculturales, máster en estudios de China y Japón y especialista en política y estudios culturales en Asia oriental y especialmente en Japón y que ha publicado recientemente el libro ‘Izquierda y revolución. Una historia política del Japón de posguerra (1945 a 1972)’.

 

Hace una semana se inauguraron los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, en Japón. Leemos, escuchamos y vemos mucha información deportiva, pero también, quizás por primera vez en mucho tiempo, nos llegan noticias sobre una sociedad y una cultura tan desconocida en nuestro país. Aunque pueda parecer lo contrario por la cantidad de anime (dibujos japoneses), suhsi y ramen que consumimos.

Para huir de los mitos occidentales sobre Japón y entender mejor la sociedad japonesa más allá de los tópicos, hemos hablado con Ferran de Vargas (Barcelona, 1989). De Vargas es doctor en traducción y estudios interculturales, máster en estudios sobre China y Japón y especialista en política y estudios culturales en Asia oriental y especialmente en Japón. De Vargas ha estudiado cómo se conjugan los movimientos sociales con el arte y especialmente en cómo todos estos movimientos influyeron en la izquierda japonesa, la otra gran desconocida de Japón.

De Vargas ha publicado recientemente uno de los pocos libros, si no el único, donde se trata la historia de la aparición y la caída de la izquierda japonesa. Izquierda y revolución. Una historia política del Japón de posguerra (1945-1972) abarca la historia política de Japón desde 1945, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, hasta el 1972. Un periodo donde la izquierda japonesa fue la gran protagonista.

El libro forma parte de la Colección Estudios Japonesas de Edicions Bellaterra y ha sido financiado por el Centre d’Estudis i Recerca sobre Àsia Oriental, con el apoyo del Grup de Recerca GREGAL. En él se habla de la evolución de la izquierda japonesa y de su papel a través de diferentes hechos históricos, prácticamente desconocidos en España y en todo occidente. Ocupaciones de fábricas y empresas durante la posguerra; el Partido Comunista enviando guerrillas a las montañas para intentar sublevar a los campesinos siguiendo el ejemplo de la revolución maoísta; la movilización de masas más grande de la historia japonesa contra el Tratado de Seguridad entre EEUU y Japón; o las grandes luchas del 68 japonés, olvidadas siempre cuando se habla de 1968 desde occidente, con masivas movilizaciones contra la Guerra de Vietnam.

O como la llaman en Vietnam, la Guerra Americana. Después de todo, tal como explica De Vargas, Japón fue durante muchos años, el lugar del mundo con más bases americanas.

"La motivación principal del libro fue contrarrestar la imagen que tenemos habitualmente de Japón", explica De Vargas. Principalmente los tópicos occidentales en torno a la sociedad japonesa, como pueden ser el hecho de ser una sociedad conservadora, sumisa, pasiva o poco politizada. "Japón, dependiendo del momento histórico, demuestra todo lo contrario", afirma el autor del libro.

Para De Vargas, era importante hacer este libro porque varias generaciones de jóvenes han crecido con el anime o más recientemente con la gastronomía o el cine japonés. Esto, explica De Vargas, "ha sido una puerta de entrada a la cultura japonesa muy despolitizada". Aunque, como explica el autor, Japón fue el epicentro del marxismo en Asia (todas las obras que influyeron en el maoísmo fueron primero traducidas al japonés y después al chino).

Mitos de un país desconocido

Cuando se trata de hablar de mitos occidentales, Japón se lleva el pleno. "Lo primero que me viene a la cabeza es eso que alguien se inventó de la huelga a la japonesa. Incluso cuando hacen huelga se supone que trabajan más. Es un mito totalmente falso", explica de Vargas. De hecho "es un mito con sus orígenes aquí, desconocido totalmente en América Latina o el mundo anglosajón".

Otro mito de la sociedad japonesa es la supuesta tendencia a la armonía y la no confrontación de los japoneses. De Vargas matiza en este caso. Mientras hay una parte de cierto en ello, realmente se magnifica más de lo que es en realidad. "Es cierto que cuando vas a Japón experimentas menos conflicto social cotidiano con la gente, pero hay otras formas de expresar el descontento y la no conformidad".

En Japón, explica el autor del libro, "se han visto episodios donde los japoneses, como cualquier otra cultura, o incluso con formas más radicales, demuestran su disconformidad de forma violenta cuando ha sido necesario". Las imágenes de las manifestaciones japonesas con los cascos y los largos palos para enfrentarse a la policía es, seguramente, de las más conocidas por aquellas personas interesadas en el país nipón. Japón, reconoce De Vargas, "es una sociedad de muchos contrastes con, a veces, muy pocos matices".

Otro de los grandes mitos sobre Japón, afirma De Vargas, es que es un país conservador. Esto en realidad, como en cualquier otro lugar del mundo, siempre ha dependido del momento histórico. "Si se ha vendido en occidente a Japón como un país conservador, ha sido por intereses políticos o geoestratégicos". En los EEUU, afirma De Vargas, le convino mucho que Japón fuera un país conservador. "Puso muchos recursos y dinero para que en Japón gobernara la derecha".

Unos Juegos poco populares

El buen recuerdo de los Juegos Olímpicos de Tokio 1964 ha persistido durante todos estos años. Pero el Japón actual no tiene nada que ver con el de aquella época. En 1964 hacía pocos años que había salido de la posguerra y no existía aún la crítica al modelo olímpico y lo que conlleva en términos de especulación y destrucción del territorio.

Ahora, afirma De Vargas, Japón hace tiempo (desde los años 90) que está en un periodo de decadencia, del que todavía no se ha recuperado. Esto ha hecho que estos Juegos Olímpicos, y más tras el desastre de Fukushima, "se estén viviendo con mucho escepticismo". "Había una cierta ilusión al principio", pero con la crisis sanitaria mundial, y también por diversas polémicas que han rodeado los Juegos, "esto se ha ido disipando a medida que se acercaba la fecha de inauguración". "La población japonesa está mayoritariamente en contra de los JJOO", afirma De Vargas. Además, el Gobierno "no ha gestionado muy bien la crisis sanitaria. Han ido bastante lentos en todo. Actualmente todavía hay muy poca gente vacunada".

Los JJOO por otra parte, han sido salpicados por varias polémicas sexistas, a las que se le han sumado las dos últimas. La dimisión del compositor de la música de la ceremonia de inauguración, después de que se descubriera una antigua entrevista en que admitía haber realizado acoso escolar a discapacitados. Y la última dimisión el pasado 22 de julio, de uno de los directores artísticos de la ceremonia inaugural para bromear sobre el holocausto.

De Vargas sitúa el interés de acoger los Juegos por parte del Partido Liberal Democrático de Japón (jiyu-Minshuto, abreviado PLD) -derecha conservadora en el poder desde hace tiempo- en el hecho de querer aprovechar un momento de euforia nacional "para intentar imponer su principal objetivo, que es cambiar la Constitución. Concretamente el artículo 9, el cual no permite a Japón tener un ejército convencional". "La sociedad japonesa está bastante dividía en este punto y se necesitan dos terceras partes de ambas cámaras, la alta y la baja, para hacer esta reforma". Al PLD le faltan las dos terceras partes de la cámara alta. "Tenían la intención de aprovechar toda la euforia olímpica para volver a ganar las elecciones y conseguir las dos terceras partes en las dos cámaras". Esto, argumenta De Vargas, es también lo que quieren los EEUU, "un Japón con un ejército fuerte para tener un aliado en la zona en un momento que China comienza a ser una amenaza".

La respuesta a los JJOO por parte de la sociedad japonesa ha sido sorprendente según De Vargas. "Ha habido un cierto movimiento, teniendo en cuenta lo dormida que está la sociedad japonesa, con un par de episodios que incluso han salido en los medios de comunicación". Pueden parecer cosas menores, afirma el especialista, pero tratándose de Japón, "que hayan intentado apagar la llama olímpica", muestra un rechazo a los Juegos probablemente mayor de lo que se puede percibir. "Desde el 2019 ha habido movimientos organizados, que a pesar de no ser masivos, se han opuesto a los JJOO".

De Vargas recuerda que actualmente todavía hay mucha gente sin casa a causa del tsunami que mató alrededor de 20.000 personas en 2011. "La gente todavía no tiene casa y esto ha sido un fuerte contraste con todo el dinero que se han gastado en los Juegos". Después de todo, Tokio 2021 serán los JJOO más caros de la historia.

Barcelona

28/07/2021 16:24 Actualizado: 30/07/2021 08:53

Por Manel Ros

Publicado enInternacional
Orlando Chirinos, presidente de la Federación de Trabajadores del Cemento (Fetracemento)

El presidente de Fetracemento afirma que la industria está produciendo 10% o menos y que se persigue a los trabajadores


La crisis del sector cemento en Venezuela es la metáfora de un proceso político que parece derrumbarse. Con más de 10 años como corporación socialista, no ha conseguido producir personas más felices ni más materiales para construir la nación.

En Barquisimeto se oye la voz de Orlando Chirinos, presidente de la Federación de Trabajadores del Cemento (Fetracemento). Se hace escuchar en medio de ansiedades políticas de todos los colores. Chirinos explica que hay persecución contra los trabajadores, que son el soporte de la industria. Pero también cayeron los resultados: Entre 2007 y 2008 se producían 7,9 millones de toneladas métricas al año, y hoy “estamos produciendo alrededor de 10%”.

Ese retroceso lo atribuye a “falta de voluntad política, no se sustituyen los equipos, la falta de participación de los trabajadores”. También a quienes conducen el sector: “Están colocando a militares” que desconocen el manejo. Desde el año 2008 “han estado militares”, cada uno “llega con un mecanismo distinto, y en lugar de mejorar, retrocede”. La actual administración, asegura, puso en dólares el costo del saco.

Diez plantas, pero “solo siete están operativas y de forma intermitente”, describe. Lara es la única que tiene el sistema para elaborar cemento blanco, y ese sistema “está paralizado desde 2011, más o menos”. De los tres hornos que hay en Lara, que son “el corazón de la industria”, solamente funciona uno “y lo prenden y lo apagan”.

De unos 8.500 trabajadores quedan 7 mil 500, según Chirinos, que ganan al mes un dólar de salario y que perciben como mejor beneficio una paleta de cemento que pueden vender hasta en 200 dólares. HMC modelo pasamos a no tener nada”.

Aunque se supone que es una corporación socialista “lo que hacen es perseguir, amedrentar, explotar a los trabajadores”, a quienes no les entregan los equipos de protección personal. “El nivel de riesgo en materia de salud y seguridad en el trabajo es cada vez más crítico”, sostiene. “El estado de indefensión que tenemos los trabajadores en este país es gigantesco”.

Las organizaciones sindicales “no pueden entrar a las plantas, tienen una limitación de ingreso porque ellos le han dando fuerza a esas estructuras paralelas que llaman consejos de trabajadores”.

A los líderes de las 23 organizaciones sindicales “no nos dejan entrar a las plantas”, reitera. “Yo tengo calificación de despido desde agosto de 2020 y con un argumento vago, sin fundamentos”. En la Inspectoría del Trabajo “nunca vimos el expediente”.

En Barquisimeto “tenemos 20 trabajadores calificados, seis trabajadores bajo presentación”, ejemplifica.

La federación se ha reunido con sectores que puedan ayudar a la recuperación, y por eso Chirinos estima que la industria necesita de 200 a 250 millones de dólares al año, por una década, para revivir: “Estamos hablando de una corporación con 10 plantas productoras de cemento, aparte de las pequeñas fuentes como concreto, transporte y agregados”.

-¿Habría que privatizar o hay otra salida?

-La más inmediata que nosotros vemos es reprivatizar la industria del cemento. Puedes decir que los trabajadores la van a tomar, pero los trabajadores no tienen el dinero para levantar esa industria. Tomarla nosotros es fracasar, porque está muy deteriorada.

El Estado “demostró que no tiene el dinero, el recurso ni la experiencia para hacer eso”, critica.

Fetracemento ha buscado apoyo internacional. Personal de la oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha estado en contacto con Chirinos para saber qué sucede y hacerles seguimiento a las denuncias. “Han estado muy atentos a lo que está sucediendo, e incluso, estamos en el informe que levantó la comisión”.

Orlando Chirinos se ha excusado con los trabajadores por haber defendido la nacionalización: “Lo he pedido, lo he hecho en asambleas nacionales y regionales. Les he dicho a los trabajadores, con toda la sencillez que puede caracterizar a un hombre desde el corazón, pedirles perdón por esta situación de desastre que ha sido la nacionalización de la industria del cemento”.

Por Vanessa Davies-Contrapunto, 28-07-21

 

Publicado enInternacional
El primer discurso de Castillo como presidente de Perú: "Es la primera vez que este país será gobernado por un campesino"

El jefe de Estado no ocupará el Palacio de Gobierno de Lima, cederá el edificio al nuevo Ministerio de las Culturas para que sea un museo de historia. "Tenemos que romper con los símbolos coloniales", dijo en su primer mensaje a la Nación.

 

Pedro Castillo asumió este miércoles la presidencia de Perú ataviado con un terno azul oscuro bordado con motivos indígenas y su tradicional sobrero chotano de paja y ala ancha. Recibió los símbolos del poder del Estado de manos de la presidenta del Parlamento, María del Carmen Alva, e inauguró su discurso de investidura con un anuncio inesperado: no gobernará desde el Palacio de Gobierno de Lima. En su lugar, cederá el edificio al nuevo Ministerio de las Culturas para que sea un museo sobre la historia nacional.​

"Yo no gobernaré desde la 'Casa de Pizarro'", dijo Castillo en referencia a la sede de la Presidencia de Perú, un palacio erigido en 1938 en el mismo lugar donde el conquistador Francisco Pizarro fijó su residencia al fundar Lima como la capital del virreinato del Perú. "Creo que tenemos que romper con los símbolos coloniales para acabar con las ataduras de la dominación que se han mantenido vigentes por tantos años", añadió.

Castillo, el primer presidente de la historia de Perú de origen campesino, aseguró que se necesita un ministerio que reconozca las diversas culturas y ejecute políticas donde los propios pueblos originarios participen en su elaboración. "Los peruanos y peruanas de sectores populares han sido invisibilizados en la formulación de las políticas públicas, como hace 200 años. Es necesario también interculturalizar al Estado y establecer que, cuando se tomen decisiones relevantes, se consideren las voces de las comunidades originarias y del pueblo afroperuano", insistió Castillo.

Asimismo, el nuevo jefe de Estado de Perú anunció un plan para "transformar lingüísticamente el Estado peruano, con el objetivo de que todas las instituciones públicas donde predominan lenguas originarias se comuniquen oficialmente en dichas lenguas". En Perú están reconocidos 48 idiomas distintos, y entre los originarios más hablados están el quechua y el aimara en la zona andina, mientras que en la Amazonía las lenguas con más hablantes son el asháninka, el awajún y el shipibo-konibo.

Un país sin corrupción

Pedro Castillo comenzaba su primer mensaje a la Nación con la mano sobre la Biblia. "Juro por dios, por mi familia, por mis hermanos y hermanas, campesinos, ronderos, pescadores, docentes, profesionales, niños, jóvenes y mujeres, que ejerceré el cargo de presidente en el periodo constitucional 2021-2026. Juro por los pueblos del Perú, por un país sin corrupción y por una nueva constitución", dijo con solemnidad.

Esta será una de las claves de su mandato y reiteró en mensaje en diversas ocasiones. "Debemos contar una legislación que desaliente la criminalidad de todo tipo; no como la actual, que la alienta. La corrupción desfalca más de 20 mil millones de soles al año. Tendremos que potenciar la Contraloría General de la República, a la Fiscalía de la Nación y al sistema judicial anticorrupción", resaltó al referirse a las tramas que incluso se han vinculado con varios jefes del Ejecutivo.

Expansión de las rondas campesinas

Pedro Castillo, de 51 años, fue rondero durante su juventud (miembro de una organización comunal rural de defensa) y ha pedido el fortalecimiento de estos grupos que funcionan en las regiones de Perú desde los años 70 y se dedican a administrar justicia en sus jurisdicciones. "Debemos expandir el sistema de las rondas en Perú, que no es otra cosa que la población organizada. Nos comprometemos a formarlas donde no existen y a incluirlas al sistema de seguridad ciudadana", apuntó Castillo.

Gran parte de su mensaje fue una oda al "gobierno del pueblo para el pueblo". "Es la primera vez que este país será gobernado por un campesino. Es la primera vez que un partido político formado en el interior del país gana las elecciones democráticamente, y que un maestro rural es elegido para ser presidente de la república", destacó al asumir la presidencia peruana.

Crisis sanitaria

Castillo asume la presidencia en un momento crítico para el Perú, asolado por la crisis sanitaria y económica desatada por la pandemia de covid y en medio de una enorme polarización e inestabilidad política.

"Los sistemas públicos y privados de pensiones están en crisis. La protección social en el Perú debe pasar por las políticas de aseguramiento. Ningún peruano debe hacer boletas, denigrarse en programas de espectáculos para tener una pensión digna. La salud y las pensiones serán universales. Propondremos una comisión ejecutiva para la creación de un nuevo sistema de protección social. Impulsaremos un solo sistema de salud unificado", remarcó Castillo e hizo su compromiso aún más específico: "Impulsaremos la conformación de 5.000 equipos de atención comunitaria integral, para que ninguna familia peruana quede sin cobertura médica. Al término de mi mandato, entregaré hospitales especializados por región: materno infantil, neoplásico, clínico-quirúrguco, de medicina tropical y salud bucal".

En esta primera intervención al mando de la presidencia, dejó sobre la mesa su receta frente a la pandemia. "Ante una tercera ola de contagios, tenemos al 16%  la población vacunada con dos dosis y un primer nivel de atención muy débil. Nuestra finalidad es llegar a fin de año con el 70% de la población vacunada. Convocaremos de inmediato a todos los gobernadores regionales y a sus directores regionales a evaluar acciones ante la pandemia", aseguraba el presidente peruano y mencionaba la medida de ampliar el horario de los establecimientos de vacunación.

"Rentabilidad social"

Durante la campaña presidencial, uno de los temores de los críticos de Castillo era que no respetaría los ahorros ni la propiedad privada. El jefe de Estado ha querido despejar dudas desde el principio y declaró que es posible realizar los cambios que espera la población "con responsabilidad, respetando la propiedad privada y poniendo adelante los intereses de la nación". "Lo que nosotros propugnamos es que se acaben los abusos de los monopolios, de los consorcios que corrompen y cobran sumas artificialmente elevadas por los bienes y servicios básicos, como el gas doméstico y las medicinas", indicó.

En ese sentido, Castillo anunció que implementará el criterio de rentabilidad social en la actividad minera y otras industrias, que significa que todo proyecto debe contribuir con dinamizar la economía local, regional y nacional, incrementar realmente el ingreso nacional propiciando el ingreso neto de capitales y que los beneficios se contabilicen localmente.

Una nueva Constitución

La carta magna vigente en Perú fue promulgada en 1993, durante el gobierno de Alberto Fujimori, meses después de que este mandatario disolviera el Congreso en el episodio conocido como el "autogolpe". Una de las principales propuestas de Pedro Castillo durante su campaña presidencial fue cambiar esa Constitución y la ha vuelto a reiterar en su toma de posesión. "Estamos dispuestos a recuperar la soberanía. Muchos de nuestros recursos están en manos extranjeras. Esa es una de las razones que nos motivan a buscar una nueva constitución política que, entre otras cosas, permita garantizar los ingresos del Estado", proclamó.

"Una de nuestras principales banderas políticas, convertida ahora un bandera de la mayoría del pueblo es la convocatoria de una Asamblea Constituyente", dijo Castillo durante su primer mensaje a la nación. Pero la actual Constitución peruana no prevé un mecanismo para convocar dicha asamblea, por lo que primero habría que reformarla y aprobar esa reforma mediante un referendo.

Innovación Tecnológica

Castillo anunció igualmente la creación del ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica para potenciar la generación de conocimiento necesario para la independencia tecnológica en el país, especialmente en el campo de la salud pública y las exportaciones.

De otro lado, el mandatario anunció que la empresa estatal Petro Perú participará en todos los aspectos de la industria petrolera, la exploración y explotación de los yacimientos de petróleo y gas natural, el transporte hacia las refinerías y la comercialización de los derivados.

"Así podremos regular los precios finales y evitar que se explote al ciudadano (...), no estamos hablando de subsidios públicos, pues esta empresa deberá participar plenamente en el mercado con sus recursos propios, pero con una tasa de ganancia razonable y sin ningún tipo de abuso", concluyó.

28/07/2021 21:25 Actualizado: 28/07/2021 22:38

Publicado enInternacional
Rafael Uzcátegui: Maduro creó su burguesía con unos ricos pichirres

Rafael Uzcátegui es un dirigente izquierda de muchos caminos recorridos y sostiene que el Gobierno de Nicolás Maduro no tiene nada que ver con la construcción del socialismo.

El secretario general del partido "Patria para todos" en disputa, se toma la tarea de dejar bien clara su posición política frente a la coyuntura: "No soy parte del Polo Patriótico" y asume que está integrado a la Alternativa Popular Revolucionaria (APR).

-Esa diferencia que usted está marcando… ¿implica una ruptura con el gobierno de Nicolás Maduro?

-Sí. Una ruptura muy seria.

-¿A qué se debe esa ruptura?

-Vamos a graficarla con una imagen en concreto: la declaración del coronel Wilmar Castro Soteldo cuando habla de la construcción de una burguesía revolucionaria y nunca el presidente Maduro, ni Diosdado Cabello, ni ninguna autoridad del PSUV la ha negado. Quiere decir que si se va a construir una burguesía revolucionaria es que hay muchos ricos y… ¿esos ricos de dónde surgieron?

-¿Quiénes son esos ricos esos ricos?

-Son los nuevos ricos

-¿De dónde surgieron esos nuevos ricos?

-Cuando tú veas los bodegones en Venezuela vas a conseguirlos.

-¿Pero necesariamente son gente corrupta?

-Cuando tú consigues un personaje que está injustamente preso, porque no debería estar preso, como Alex Saab es esa burguesía. Digamos que Saab es como decir la vanguardia de esa burguesía que se dedica a la importación y a la exportación. A la exportación de lo que no producen y a la importación de muchos alimentos, de muchas mercancías. No se supera lo que fue la sociedad rentista del puntofijismo del pasado.

-¿Esto es lo que marca la ruptura con el gobierno de Nicolás Maduro? ¿Esta declaración de Wilmar Castro?

-No. Teníamos ahí todo un debate, todo un conjunto de cosas. Digamos un segundo elemento: ¿Sabe cuántos trabajadores hay presos? Entre 160-170 y otros con medidas judiciales.

-¿Pero es un gobierno obrerista? Se dice obrerista.

-En el reconocimiento que hace el rector Roberto Pincón señala claramente que ellos siguen las instrucciones de la Comisión de Diálogo y esa Comisión decidió que la izquierda no puede tener partido. Hoy en Venezuela, que exista un partido de izquierda autónomo soberano es algo muy difícil y muy duro

-¿El PSUV no es un partido de izquierda?

-Dejó de ser un partido de izquierda, primero porque abandonó la política principal.¿Cuál era? Que los trabajadores eran el sujeto de cambio, el sujeto revolucionario y… ¿cuál es su sujeto de cambio? La burguesía revolucionaria, los nuevos ricos.

-Usted dice que ahora hay muchos ricos y si hay muchos ricos eso no termina siendo malo. ¿Porque entonces cambiar una posibilidad de tener más recursos de dinamizar la sociedad? ¿No es una salida a la crisis económica que tiene el país y a la crisis social que tenemos?

-En primer lugar fue una riqueza súbita, de la noche a la mañana. En segundo lugar ni siquiera se diferencia de los ricos del puntofijismo, porque siguen siendo unos ricos rentistas: son pichirres, no invierten, no corren el riesgo económico. Invierten en bodegones, invierten en la importación de mercancía, en lo fácil. No son capaces, ni siquiera de convertirse en un agente para producir, para convertir la sociedad venezolana en una sociedad productiva que fue una de las grandes aspiraciones y los grandes reclamos que hizo el PPT y en el cual incluso presidente Maduro dijo que compartía y Chávez nunca lo negó. Chávez hizo grandes inversiones en el campo.

-¿Qué paso con esas inversiones, Rafael?

-Terminaron arruinándola como hicieron los neoliberales del pasado. Arruinaban al Estado. Eran empresarios fracasados pero ricos. Así como aquellos banqueros que quebraban los bancos pero nunca salían quebrados ellos, salían muy ricos. Un ejemplo de ellos es el señor que se suicidó en Lacteos Los Andes. Venía de siete u ocho empresas todas quebradas. Entonces consigues un conjunto de técnicos, incluso de ministros y de gente que está al frente de la economía que son fracasados totalmente.

-¿Su ruptura con el gobierno de Nicolás Maduro es definitiva o esta sujeta que haya un espacio de diálogo?

-Lo definitivo es que sus políticas yo creo que no van a cambiar porque la riqueza no es neutra. Un capital que no se reproduce muere entonces hay muchos ricos en la dirección del PSUV. Hay muchos ricos en el Gobierno. Hay gente muy muy rica la cual tiene que reproducir sus capitales.

¿Y ustedes han denunciado esto a alguna instancia contraloría ministerio público?

-Abiertamente una de las denuncias la hicimos en el propio Polo Patriótico en el propio PSUV y parece ser que la memoria es muy corta. Nosotros venimos de 20 años de contradicciones.

-Pero se tardaron en romper. Eso es lo que le reclama a la gente.

-Nosotros no apoyamos a Chávez en el año 1999. Aristóbulo dijo que Chávez se había fumado una lumpia. Chávez rectifica, porque Chávez se equivocó en muchas cosas y dejó abierto gazapos en la Constitución. Los dejó abiertos y los trato de corregir y enmendar en la reforma, sobre todo lo que tiene que ver con las empresas y las asociaciones. En este caso siempre estuvo ahí, pero Chávez fue un revolucionario de izquierda, aun cuando tenía rasgos autoritario, fue de izquierda a diferencia de Nicolás. Nicolás entra abiertamente tratando de montar un modelo que pretende parecerse al modelo chino. La primera diferencia es que en China a los corruptos lo fusilan.

-¿Y aquí hay que fusilar a los corruptos?

-Sí. ¿Por qué razón? Porque son los principales chupa sangre.

-¿Pero ustedes han formalizado las denuncias ante alguna instancia que no sea el PSUV?

-Nosotros hemos ido y participamos de la denuncia abierta. Ahora tenemos un serio problema. Hace tres meses me acusé a la Sala Constitucional de estar al servicio del Partido Socialista Unido de Venezuela porque todos los partidos, la gran mayoría de los partidos de izquierda han sido intervenidos por juntas ad hoc. Hay una especie de símil con los protectores. Las juntas ad hoc son a los partidos lo que los protectores de las gobernaciones. A la izquierda se le niega todo, absolutamente todo. Se le niega la posibilidad de tener organización, de tener partido, de participar en sindicatos, es decir, la participación y el protagonismo fueron liquidadas.

-¿Por quién?

-Por el Tribunal Supremo y el Consejo Nacional Electoral le sigue el juego en eso. Es tan así que uno de sus rectores Roberto Picón, acaba de confesar que ellos siguen las instrucciones de la Mesa de Diálogo. No siguen lo que reglamenta, por lo que establece la Ley y la Constitución, que es el derecho a la participación y el protagonismo. El derecho a elegir, el derecho a ser elegido todo eso está mermado. Es el impedimento que exista una organización de izquierda y la crítica de izquierda. ¿Tú quieres inscribir un partido fascista nazi en Venezuela? El Consejo Nacional Electoral te lo permite.

-¿Y a ustedes no se los han permitido?

-A nosotros no nos lo han permitido.

-¿A qué se debe esa persecución y esa discriminación?

-Hay un modelo en el cual Nicolás y el PSUV tratan de ocupar el espacio de la izquierda. El martirio, el sacrificio de la izquierda que todos conocemos las cuales hemos vivido. Hoy la dirección del Psuv, mayoritariamente, ni siquiera participó en el 4 de febrero y el 27 noviembre. La mayoría de los ministros no tienen nada que ver.

-¿A qué atribuye ese cambio?

-Hay una avanzada que se ha posesionado y que hoy la conseguimos en las elecciones del estado Carabobo. ¿Quienes se enfrentan? ¿Quienes son los protagonistas para la consulta al candidato a gobernador en el estado? Dos neoliberales abiertamente. Uno, en el caso de Vielma Mora, acusa a Lacava que cambió los ojitos de Chávez por un vampiro.

-Pero fue Chávez quien dejó esta dirección nacional. Además dijo "confíen en ellos".

-No solamente la dejo. Yo creo en las imágenes y el presidente Chávez tuvo la posibilidad de dejar en orden su partido y dejó sucesiones y dejó candidatos. Las últimas imágenes hay que registrarlas.

-¿A qué se refiere?

-¿Quienes estaban allí?

-Estaban Elías Jaua, Rafael Ramírez, por ejemplo.

-Eso cambió. Estaba Giordani. ¿Quienes lo despiden en el aeropuerto? Hay un acuerdo seguramente establecido por el presidente Chávez en ese momento de cómo se iba a conducir o cómo se iban a relacionar. Eso ha cambiado totalmente. Hoy vemos a un Diosdado Cabello disminuido en el PSUV, muy golpeado, tratando de sobrevivir y el presidente Maduro parece ser el que es el que ha venido construyendo una mayoría y esa mayoría se expresa.

-Eso es lo que dice la historia que suele ocurrir en este tipo de proceso. ¿Le sorprende?

-No. Yo tengo 74 años, he corrido y he vivido. Parte de nuestro debate tiene que ver con la experiencia histórica de la caída de la Unión Soviética. Hay una especie de tentación, de inercia que te lleva a lo que hemos llegado: una burocracia que se ha hecho rica, que se ha hecho millonaria.

-¿Y se está repitiendo esa historia?

-Te voy a poner un ejemplo. Un disidente cubano llega a Estados Unidos y es pobre. Un disidente venezolano llega a Estados Unidos y es rico. Isea, Garcia Plaza, Alejandro Andrade del que pocos hablan que reconoció en un juicio que se apoderó de 1.363 millones de dólares y los describe. Hay un juicio en Estados Unidos en el cual el entrega 1.000 millones de dólares al fisco norteamericano.

-¿Cual es la situación del PPT al día de hoy en esta disputa?

-El PPT está judicializado y nosotros lo llevamos a la Sala Plena porque recusamos la Sala Constitucional y declaramos que están al servicio del PSUV. En esa sentencia a la cual la Ilenia Medina le dan la junta ad hoc, le da la protección del PPT, porque es una protectora, se me sentencia a mí y se me declara Traidor a la patria. Las acusaciones son que yo no asumo las decisiones del Polo Patriótico y el presidente. Eso es la sanción. Cuando eso sucedió hace diez meses, se trato de liquidarme moralmente y lo intentó hacer la alcaldesa de Caracas. Yo fui al siguiente día a la fiscalía y no hay ninguna causa.

-No hay nada contra usted.

-Absolutamente nada. Entonces fue algo montado, algo mentiroso, porque además me golpearon, además agredieron una señora de 80 años y expusieron al escarnio público a más de 30 mujeres a declarar e intentando que declararan contra mí. Que yo asistía a esa residencia. Es una residencia de hace 53 años.

-Usted ha podido conversar con la alcaldesa con Erika Farías sobre esto que ocurrió.

-Nunca, siendo ella una persona a la cual conozco. Nos conocemos antes de llegar Chávez al gobierno. Nos conocemos de muchos años, incluso ella fue parte de una organización con la cual tenía amplísimas relaciones.

-¿Entonces no hay ninguna investigación abierta contra usted?

-No. La investigación la solicité yo. Al siguiente día interpuse un recurso que permanece, un recurso administrativo que permanece en la consultoría jurídica. Yo señalo al Fiscal General de la República que hace una especie de solidaridad automática y trata de evitar que su compañera sea judicializada como corresponde por lo que hizo.

-El PPT en este momento está en a la espera de esta decisión de sala plena del TSJ. ¿Cuándo vence a ese período para darle a la decisión?

-Las cosas en la sala plena o son muy rápidas o son muy lentas.

-Van a las elecciones las elecciones. Va el PPT o la APR al proceso.

-Vamos con la Alternativa Popular revolucionaria, con nuestros candidatos

-¿Con qué tarjetas van?

-Vamos en este momento con la tarjeta del Partido Comunista pero hay otras organizaciones nacionales y regionales como Izquierda Unida, el Partido Revolucionario de los Trabajadores así como partidos como Nuevo Orden Revolucionario, un partido regional como Guaiquerí en el estado Nueva Esparta que está solicitando que se le reconozca y se le dé la habilitación para existir. Hay unos que tienen diez años pidiendo su legalización, pero el CNE no nos responde ¿por qué? Porque hay una decisión expresa de que no exista ninguna organización de izquierda. Hay una imagen que usó un dirigente del PSUV "hay que quitar el oxígeno a la APR".

-¿Quien dijo eso?

-No te lo voy a decir ahorita lo tengo reservado.

-¿Van a llevar candidatos a todo el país?

-A todo el país. Ya anunciamos la candidatura de Antonia Muñoz en Portuguesa y estamos debatiendo candidatos como Eduardo Samán para Caracas, Nerio Galván en el caso de La Guaira. Estamos debatiendo en todo el país con mucha libertad. Mucha democracia y en consulta directamente con nuestros militantes.

-¿Podrían ustedes llegará a alianzas con otros factores de la oposición, digamos la mesa de diálogo, lo que se llama la Alianza Democrática? ¿Recibirían el apoyo de ellos o estarían dispuestos a conversar?

-Mira es que esa Alianza Democrática es parte de la mesa y esa mesa fue la que impidió por ejemplo resolver el asunto de Redes, siendo Redes parte de la Alianza Democrática. Inmediatamente que se dan las elecciones parlamentarias nosotros denunciamos que hay una sobre representación del PSUV. El PSUV tiene cerca de 60 diputados que no le pertenecen ¿por qué? Porque nunca hubo, ni siquiera quisieron responder cuáles eran las bases de cálculos para designar los candidatos. Lo pidió el MAS en la reunión con el Consejo Nacional Electoral, antes de las elecciones los pidió el PCV, yo lo solicité por un twitter que retwiteo Mari Pili Hernández. En el CNE hay un recurso administrativo del PCV y nuestro de la APR y el MAS se fue a la sala constitucional ¿por qué? Porque nosotros denunciamos varias cosas, entre ellos una prórroga que nadie sabe por qué se convocó. Porque no había gente en las mesas.

-¿Usted participaría en la activación de un revocatorio contra Nicolás Maduro?

-No es ahora en este momento un debate nuestro. No es un debate para la APR, es un debate para otros que han ido al CNE a solicitarlo desde ya y en los términos constitucionales se dan. Ahora, habría que discutir y habría que debatirlo. Ahora, lo más importante es que nosotros somos una opción revolucionaria. La Alternativa Popular Revolucionaria es la izquierda organizada.

¿Y son una opción de poder en cada uno de esas alcaldías y gobernaciones o sólo terminan siendo candidatura simbólica para que la izquierda de verdad no desaparezca?

-La opción de poder te lo da tu convocatoria y en eso estamos. Nosotros aspiramos como aspiran todos a que el pueblo venezolano nos comprenda, nos entienda. Que el pueblo venezolano sepa que tiene organizaciones y tiene revolucionarios que están dispuestos a hacer lo que siempre hicieron desde la izquierda con sus valores éticos, con la honradez, con la transparencia, con la decencia, con honestidad porque en fin de cuentas nosotros aspiramos a un socialismo que sea honesto que sea honrado que sea transparente que sea decente y que sea ético.

Vanessa Davies-Contrapunto 28-07-21

Publicado enInternacional
"En poco tiempo, la covid-19 no será la única crisis sanitaria": La OPS advierte a Latinoamérica y el Caribe de una "avalancha de problemas de salud"

Carissa Etienne, directora del organismo, afirmó que varios centros de atención primaria han suspendido servicios a raíz de la pandemia.

 

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió este miércoles que América Latina y el Caribe podrían enfrentar una "avalancha de problemas de salud", debido a la suspensión de servicios en hospitales y centros de atención a causa de la pandemia del covid-19. 

La entidad, dependiente de la Organización de los Estados Americanos, informó que, en una encuesta reciente sobre los servicios de salud esenciales en la región, el 97% de los países y territorios participantes reportaron interrupciones, mientras que el 45% reconocieron suspensiones en al menos la mitad de ellos. 

Al citar un ejemplo del escenario que atraviesa la región, la directora de la OPS, Carissa Etienne, informó en una rueda de prensa que más de 300.000 niños no han recibido vacunas de rutina, sobre todo en México y Brasil. 

"La cobertura de la primera dosis de las vacunas contra el sarampión se redujo un 10% en ocho países de las Américas, incluyendo Venezuela, Panamá y Brasil, y cayó hasta un 20% en Surinam", detalló. 

Además, citó una encuesta reciente sobre los servicios de salud esenciales en la región, que mostró que el 97% de los países y territorios participantes presentaban interrupciones, mientras que el 45% informó de interrupciones en al menos la mitad de ellos.

"En poco tiempo, la covid-19 no será la única crisis sanitaria que demande la atención de los países", alertó la funcionaria.

Para Etienne este panorama representa una amenaza para la inmunización de los niños, la atención de las mujeres embarazadas y de las personas con enfermedades crónicas. 

"Si no revertimos estas tendencias, corremos el riesgo de una avalancha de empeoramiento de los problemas de salud en las Américas", alertó la médica dominiquesa. 

Por esa razón, Etienne hizo un llamado a los países para que "se aseguren de que sus respuestas al covid-19 no dejen atrás otros servicios de salud esenciales, como las inmunizaciones de rutina", ya que estos servicios "no son opcionales", indicó. 

En ese sentido, la directora de la OPS dijo que el organismo está ayudando a las naciones de Latinoamérica a "ajustar y repensar cómo se presta la atención esencial en el primer nivel".

Publicado: 29 jul 2021 02:26 GMT

Publicado enInternacional
Página 1 de 358