Jueves, 26 Octubre 2017 17:20

Los jóvenes y la red: ¿qué hacemos en ella? ¿Qué podemos hacer? Esquizofrenia natural, la voz crítica de una generación

Escrito por Viandante Efímero
Valora este artículo
(3 votos)
Los jóvenes y la red: ¿qué hacemos en ella? ¿Qué podemos hacer? Esquizofrenia natural, la voz crítica de una generación

 

Esquizofrenia natural, la voz crítica



La realidad es frágil, es el eslogan de Esquizofrenia natural, un interesante Youtuber mexicano que a través del análisis y la imaginación intelectual estimula las neuronas de miles de jóvenes que hoy siguen su canal. Entre podcast, videos y minidocumentales este personaje explora, con riguroso estudio, numerosas problemáticas del caótico mundo contemporáneo donde los jóvenes latinoamericanos apenas si logran poner un alto al ritmo frívolo y superficial en que se encuentra sumergida su vida cotidiana de Internet. Filosofía, sociología, ciencia ficción, critica social, cultural, cinematográfica y literaria, hacen parte de la rejilla de programación que sumerge al internauta seguidor de Esquizofrenia en los vericuetos más enigmáticos del mundo actual.


Internet la nueva caja idiota


Hoy en día, el espacio en que actúa esquizofrenia, se caracteriza por un número creciente de jóvenes que con sus videos caseros son furor en las redes sociales. El alcance de muchos de ellos ha llegado a convertirlos en imágenes de grandes campañas, y aunque no hacen parte de la farándula, sí han logrado conseguir un reconocimiento viral del que aún se desconoce si hace parte de una moda o de un nuevo modelo de consumo en Internet. Sin embargo, y pese al potencial de uno u otro Youtuber, el contenido en Internet se ve avasallado por los dólares que puedan disponer para promocionar una pagina en Facebook o un canal de YouTube, pues pagar publicidad es la única forma de que la gente vea, apoye y comparta actualmente ciertos contenidos de manera masiva. Sí, señoras y señores, con ustedes la monetización de la otrora libertad de expresión.


Internet ya no es solo un espacio participativo y cuasi-democrático, en la ultima década hemos visto como pasó de ser ese medio en el cual miles se organizaban para pedir justicia, a ser ese medio donde la cultura de masas se ha expandido y colonizado nuevos escenarios, donde es posible volverte famoso si juegas videojuegos o gritas tonterías frente a una cámara.


Si abrimos la página principal de YouTube encontraremos canales recomendados, los clásicos blogueros, video jugadores, canciones del momento que usualmente suelen ser de reggaeton y pop, teorías conspiranoicas y creepypastas, que no están mal, pero que poco a poco se convierten en lo único, en lo más difundido, declarando implícitamente una guerra de páginas por ser la número uno y donde, básicamente, no se necesita ser censurado para caer en la marginalidad.


La categoría de prosumidor (combinación simultánea de productor y consumidor) que caracterizó la primera década del Internet masivo, se está viendo desplazada por la adición, la categoría de seguidor, que no crea contenido, solo lo copia y lo pega. Ahora lo importante no es decir lo que pensamos, sino ganar fans y, claro está: dinero. Hoy en día lo que va a la baja es la opinión justificada y bien informada, y con ello los YouTubers que tienen un critica al modelo y un discurso elaborado sobre los problemas de la realidad.


Como es conocido, YouTube tiene una gran oferta de videos con todo tipo de contenidos, ya sean educativos, humorísticos y demás, espacio del que muchos creadores de contenido suelen retirarse ante el nulo apoyo que reciben. Desmotivación que gana forma entre pequeños y variados creadores de contenido que así reaccionan ante el plagio que sufren por otros bloggeros con más fama o que alcanzan 20 millones de vistas solo con subir un reto, la reacción de algún niño ante un videojuego o alguna loca teoría de extraterrestres reptilianos.


Una voz baja pero profunda en medio de esta tormenta ruidosa


Por todo ello, Esquizofrenia natural es digno de ser reconocido: no tiene millones de vistas, pero sí miles, hecho que significa un gran logro, pues encontrar a Esquizofrenia en este mar de información es magna tarea.


Esquizofrenia natural, César Hernández, es un chico mexicano del Distrito Federal que estudió licenciatura en comunicación en la Facultad de Estudios Superiores en Acatlán. Su proyecto empezó de la mano de su colega Void y lleva alrededor de 4 años. Como el mismo lo expresa: “al principio la idea de esquizofrenia natural como concepto no existía, existía el regreso del fantasma”, luego existió deep face 2.0, página cerrada por Facebook por vinculaciones con la deep web y por publicación de contenido demasiado explícito.


Después de eso surgió Esquizofrenia natural, su símbolo y su identidad: “la realidad es frágil”. El objetivo es sencillo: articular personas buscadoras y difusoras de conocimiento, con imágenes, podcast, videos y foros de discusión. El proyecto cuenta con una computadora portátil, un micrófono, una modesta biblioteca y tres administradores: Esquizofrenia, el Doc y Void, que se dedican a tareas de limpieza, cocina y oficios varios, y que viven en alguna habitación de un barrio periférico de la ciudad de México.


Empezaron esta nueva etapa comunicativa con datos rápidos, varias frases célebres y recomendaciones culturales que surgieron de su hobbies sobre el cine y los psi-comics, para llegar a los videos, con los cuales catapultaron a Esquizofrenia, sus minidocumentales que combinan la critica cultural, con filosofía, sociología, economía, psicología y demás.


Lo interesante es que sus temáticas versan sobre los tópicos más atrayentes de la nueva juventud, como el video titulado: “La infantilización de la sociedad”,en donde se discute la problemática del miedo a madurar, incentivado por la publicidad, con implicaciones profundas en la incapacidad de comprometerse y asumir responsabilidades, lo cual es contraproducente para el modelo consumista más propio de la juventud hedonista, aquella que solo vive el presente.


En el minidocumental “El abismo millenial”,intenta conocer los retos que afronta nuestra generación (los llamados millenials), legados por los desastres de las generaciones pasadas y que hoy se batallan entre el vacío existencial del pos modernismo y los múltiples fundamentalismos, arcaicos y contemporáneos, que tienen al mundo al borde del holocausto ecológico. Asimismo, en su minidocumental “La generación vacía”, muestra como esta generación es incapaz de darse cuenta de estos problemas por vivir en un permanente escape hacia un pasado mejor y más simple, o en referencia a elementos reciclados que impiden dar soluciones originales a problemas inéditos o reactualizados.


En su gama de videos y podcast contrasta la tontería de las tribus urbanas, o de los libros de autoayuda, con los problemas de depresión, neurosis compulsiva, obsesión por el éxito, la soledad y demás acuciantes malestares que más que problemas emocionales, son tratados por Esquizofrenia como problemas de entendimiento y análisis juicioso de los elementos culturales, geo-políticos y económicos de la sociedad actual.


Por ello, también hace propaganda de sus métodos destacando tutoriales sobre “Cómo ser autodidacta”, “La ética del hacker” o “Cómo hablar mejor”. Asímismo, destaca su critica a películas y animes, valiéndose de la artillería conceptual de todo tipo de autores y tradiciones académicas del mundo occidental, todo ello sin ser soso o intelectualoide, e intentando tocar temas más triviales o morbosos, como las diferencias entre Dragon Ball Z y Pokemon, claro, siempre con un aire de misterio que hace que esquizofrenia no pierda nunca su estilo o caiga en la banalidad.


Es así como Esquizofrenia natural es hoy toda una plataforma de amplio contenido cultural, que intenta dar soluciones y herramientas para asumir el Siglo XXI con esperanza o, por lo menos, para hacerlo más comprensible desde una perspectiva crítica.


Manos a la obra


Todas las tendencias que hoy vemos en redes y ciberespacios como YouTube, van en contra y en detrimento de quienes hacen un buen contenido, el mismo que requiere poner en juego tres cualidades: calma, análisis y rigurosidad. La Cultura de lo efímero, la cultura de la moda, del grito y la curiosidad, ha generado una pila enorme de basura, de estupideces y de solipsismo apoyadas en la ansiedad de dinero, desechos comunicativos que relegan a los márgenes videos y productores serios, con ideas e iniciativas importantes por poner a circular.


Así, como Esquizofrenia, interactuemos en la red, alcemos la voz para opinar a propósito de lo más banal, como de lo más complejo, siempre con argumentos juiciosos e informados. Mi invitación es a que transformemos los usos y costumbres dados a la red, de manera que en ella se encuentren otros discursos y otras perspectivas. Mi recomendación es a que no perdamos de vista a Esquizofrenia natural.

 

Videos relacionados

 

https://www.youtube.com/watch?v=rh5YDjp3-gw

https://www.youtube.com/watch?v=Mli0yUJ6Dow

https://www.youtube.com/watch?v=NmIRrCRtqeU

https://www.youtube.com/watch?v=Qb-ijTEHgMo

https://www.youtube.com/watch?v=OqfdzTc-itU

https://www.youtube.com/watch?v=YhMDbsnxrzc

https://www.youtube.com/watch?v=VPDaiJkxN6Y

 

Visto 3353 vecesModificado por última vez en Viernes, 27 Octubre 2017 10:12

2 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.