Lunes, 05 Agosto 2019 07:31

“Me controlaba. Vivía con psicosis”: la experiencia de una mujer espiada a través del móvil

Escrito por Isabel Rubio
Valora este artículo
(0 votos)
“Me controlaba. Vivía con psicosis”: la experiencia de una mujer espiada a través del móvil

Decenas de ‘apps’, publicitadas como herramientas para vigilar menores o antirrobos, permiten acciones ilegales como escuchar llamadas, leer chats y acceder al teléfono de otra persona sin su consentimiento

 

Hasta hace ocho meses Laura (nombre ficticio a petición de la víctima) no podía hacer nada con su móvil sin que su novio lo supiera. Se enteraba de cada mensaje que mandaba, cada fotografía que almacenaba o cada me gusta que daba en cualquier red social. También sabía en todo momento dónde se encontraba, de qué hablaba cuando llamaba por teléfono y qué buscaba en Internet. Quien hoy en día ya es su expareja tenía una aplicación espía instalada en su móvil sin que ella lo supiera: “Cuando mantenía una conversación o hablaba con una persona que él no controlaba, me preguntaba al respecto y yo no daba crédito. Vivía con psicosis”.

La app que su novio tuvo descargada en su smartphone durante cuatro meses permite, por unos cinco euros, acceder al historial de llamadas, ver las fotografías guardadas en el dispositivo, leer los correos o consultar las aplicaciones instaladas. La versión premium, que vale cerca de siete euros, incluye funciones adicionales. Entre ellas, están grabar las llamadas y el entorno del teléfono en cualquier momento, leer los chats de WhatsApp, acceder a los mensajes de Tinder e incluso borrar datos del teléfono o bloquearlo por control remoto. Esta aplicación, según se explica en su página web, permanece oculta en el teléfono en el que se haya descargado y no aparece en la lista de apps instaladas en el mismo. La identificación de este y otros programas del mercado se ha obviado para no facilitar su uso.

Lo que le ha ocurrido a Laura no es un caso aislado. Un grupo de investigadores de la Universidad de Cornell, la Universidad de Nueva York y el Instituto Tecnológico de Israel encontró decenas de aplicaciones de este tipo en el mercado: desde apps más básicas que dan información como la posición a través del GPS hasta algunas muy avanzadas que permiten el acceso a la cámara, la visualización de la pantalla en remoto y la posibilidad de controlar el móvil a través del ordenador pudiendo acceder a todo el contenido y las aplicaciones del mismo. La investigación, publicada en 2018, revela que la mayoría de estas apps son de “doble uso” y se hacen pasar por herramientas de seguridad infantil o antirrobo. Esto dificulta la comprensión de la escala real del problema.

Laura, de 26 años, comenzó la relación con su ya expareja cuando salía con un amigo de él. “Siempre decía que no podía confiar en mí porque si le había hecho eso a su amigo, seguro que a él también se lo haría. Al principio eran discusiones que se pasaban rápido. Pero con el tiempo empezó a obsesionarse conmigo. Quería saber qué hacía y a dónde iba. Si le contaba algo, me preguntaba muchas veces si era verdad. Los celos estaban presentes en nuestras conversaciones diarias”, recuerda Laura.

A medida que avanzaba la relación, que duró dos años, ella cada vez “hacía menos cosas”: “Apenas publicaba en redes sociales y perdí un montón de amigos”. Su novio quería estar al tanto de todos sus movimientos. “Cuando estaba escribiendo, siempre miraba de reojo. Más tarde me pidió las contraseñas y no se las quise dar, pero se enfadó muchísimo porque decía que no podía confiar en mí, así que se las dí y me cree otros perfiles en Instagram y Snapchat para poder tener mi intimidad. No hacía nada malo ni tonteaba con nadie, pero quería sentirme libre de hablar con mis amigas y amigos”, cuenta.

Su pareja vivía con la obsesión de que ella se fuera con otro chico, según relata: “Alguna vez le pillé al salir del baño con mi teléfono en la mano y me decía que lo había cogido para mirar la hora. Cuando me llamaba un número que no conocía, lo apuntaba en su móvil. También se sabía los nombres de todos los contactos agregados en Facebook y me había interrogado sobre todos los chicos obligándome a borrar varios”.

El control cada vez era mayor. Hasta el punto de que llegó un momento en el que él se enteraba de cosas que ella jamás le había contado. Fue entonces cuando empezó a sospechar que la espiaba de algún modo. Buscó al respecto en Internet y cuando se enteró de la existencia de este tipo de aplicaciones, decidió buscar ayuda y acabar con la relación. Contactó con Stop Haters, la primera asociación española sin ánimo de lucro para luchar contra el hostigamiento en Internet.

Allí lo primero que hicieron fue comprobar y verificar la seguridad de su teléfono, sus contraseñas y redes sociales. Este es el procedimiento habitual que realizan con cada persona que recurre a ellos, según cuentan el informático de la asociación José Miguel Rodríguez y la abogada de la organización Sara G. Antúnez. De esta forma, se dieron cuenta de que alguien había instalado en su móvil una aplicación de control remoto con la que veía desde otro dispositivo todo lo ella hacía en su teléfono sin que se enterara.

Para instalar esta aplicación, la expareja de Laura necesitó tener su teléfono una sola vez. “No tenía acceso normalmente, pero alguna vez me lo pidió para buscar algo en Internet con la excusa de no tener datos”, recuerda Laura. Rodríguez explica que quien instala una app de este tipo “puede necesitar un acceso al dispositivo o no, ya que puede engañar a la víctima haciéndole pensar que la aplicación que está instalando es útil para un uso determinado”. Por ejemplo, cuando una persona hace creer a otra que una app de localización puede ser de ayuda si se le pierde el móvil, pero en realidad tiene otras funciones.

Parejas jóvenes

Las personas que utilizan esta forma de acoso “suelen tener unos conocimientos mínimos en tecnología para gestionar las aplicaciones espías y ocultarlas”. Este tipo de conductas, según el informático, cada vez son más comunes entre parejas jóvenes, en casos de violencia de género y en situaciones de celotipias —celos patológicos— o de sospecha de infidelidad: “Existe una importante distorsión de las relaciones sentimentales y la privacidad de los individuos que las conforman por el auge de las redes sociales”.

La radio pública estadounidense NPR publicó en 2014 los resultados de una encuesta realizada a 70 refugios en los que se alojaban mujeres maltratadas. Casi 60 de ellos afirmaron estar trabajando con víctimas controladas por sus maltratadores con este tipo de aplicaciones. Unos 50 dijeron además atender a mujeres cuyas conversaciones habían sido escuchadas a escondidas de forma remota. Ese mismo año un estudio realizado por la organización Women´s Aid confirmó la misma realidad. Cuatro de cada diez mujeres afirmaron que sus parejas o exparejas habían utilizado sus actividades en línea para rastrear sus movimientos y controlarlas.

Pese a que Antúnez señala que es más frecuente que este tipo de aplicaciones sean instaladas por hombres en teléfonos de mujeres, afirma que también hay un alto porcentaje de chicas que realizan estas prácticas. E incluso es posible encontrar estas conductas de forma mucho menos habitual entre empresarios y empleados y padres e hijos. De hecho, la aplicación que utilizaba el exnovio de Laura está destinada a vigilar a hijos menores de 18 años y localizar a empleados a través de teléfonos móviles o tablets propiedad de la compañía.

Rodríguez explica que estas aplicaciones, que están disponibles tanto en la Play Store como en la tienda de Apple, sí que son legales: “Lo peligroso de estas aplicaciones no son ellas en sí, sino el uso que se le da, que a veces no es el correcto”. “Este tipo de apps tienen otros objetivos como, por ejemplo, en el caso de una persona que graba videotutoriales, poder visualizar la pantalla en el ordenador y manejarlo desde el mismo. También son útiles para asistencia remota y poder solucionar problemas sin disponer del dispositivo físico”, afirma.

Sin embargo, usarlas para espiar a una persona sin que lo sepa sí que puede ser un delito. El Código Penal español castiga este acto como un delito contra la intimidad, basado en el derecho constitucional a la inviolabilidad de las comunicaciones y a preservar la intimidad personal, que puede ocasionar penas de prisión que van desde uno hasta cuatro años. Por ejemplo, un juez condenó en 2015 en España a dos años y medio de cárcel a un hombre por espiar el móvil de su pareja.

El informático y la abogada de Stop Haters recomiendan a cualquier persona que piense que está siendo víctima de estas prácticas restaurar el movil al estado de fábrica y denunciar el caso. Hasta que Laura contactó con Stop Haters y tomó medidas para acabar con el control, se sentía “encerrada y angustiada”: “Él no era agresivo, pero sí muy manipulador y chantajista y me hacía sentir culpable”. Ahora está en shock: “Estoy recibiendo asistencia psicológica para entender que lo que me ha hecho es una forma de maltrato”. Y tiene claro qué consejo le daría a cualquier persona que pueda pasar por algo similar: “Que a la primera sospecha, corte la relación, siempre va a peor. Y que busque ayuda profesional”.

Tecnología de control

Acceder a lo que una persona hace se ha vuelto más fácil con las nuevas tecnologías. “Desde la aparición de las redes sociales, el control y la confusión de la libertad del individuo y los valores de la confianza se están perdiendo absolutamente”, explica Rodríguez. El informático de Stop Haters señala que cada vez más parejas confunden la confianza con la entrega de la intimidad y la privacidad: “Comportamientos que vemos muy a menudo se basan precisamente en el control de chats de mensajería instantánea, aplicaciones móviles y redes sociales. Pero también contactos y fotografías”. Instagram es “la primera red cultivo de estas problemáticas seguida por WhatsApp”.

Resultan especialmente conflictivas las stories de Instagram: “Empleado de baja que sube foto de una fiesta, miembro de una pareja que ha dicho que iba a hacer una cosa y sube otra o menores que prometen ir a estudiar y cuelgan fotos con amigos que ve el padre”. También existen casos en los que ambos miembros de la pareja consienten instalarse, por ejemplo, aplicaciones de geolocalización para conocer dónde se encuentra el otro en todo momento: “Aunque exista consentimiento, es una práctica que se aleja mucho de configurar una relación sentimental saludable”.

5 AGO 2019 - 02:01 COT

Información adicional

  • Antetítulo:CIBERACOSO
  • Autor:Isabel Rubio
  • Fuente:El Paìs
Visto 344 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.