Lunes, 06 Abril 2020 06:11

El socialismo y la vida

Escrito por Jean Jaurès
Valora este artículo
(1 Voto)
El socialismo y la vida

El texto que presentamos fue publicado en la revista La Petite République, 7 de septiembre de 1901 (retomado en Les Cahiers de la Quinzaine de Charles Péguy) y en la compilación de ensayos Études socialistes de ese mismo año. En este texto, Jaurès entiende el socialismo como el desarrollo de la idea republicano-democrática del derecho a la existencia y a la vida como eje fundamental para vertebrar una sociedad justa. Un socialismo que apuesta decididamente por el libre desarrollo de la personalidad en armonía con el interés general sobre el suelo de la propiedad común y social. En estos días dramáticos que corren es menester sacar del baúl de los recuerdos esa tradición política que quiso construir comunidades políticas basadas en la protección y florecimiento de la vida. [Nota de los traductores]


La dominación de clase es un atentado contra la humanidad. El socialismo, que abolirá toda primacía de clase y toda clase, es, pues, una restitución de la humanidad. Por lo tanto, es, para todos, un deber de justicia ser socialistas. Que no objeten, como lo hacen algunos socialistas y algunos positivistas, que es pueril y vano invocar la justicia, que es una idea completamente metafísica y maleable en todos los sentidos, y que de esta púrpura banal todas las tiranías se hicieron un manto. No, en la sociedad moderna la palabra justicia cobra un sentido cada vez más preciso y amplio. Significa que, en todo hombre, en todo individuo, la humanidad debe ser plenamente respetada y elevada a lo más alto. No obstante, no hay realmente humanidad sino allí donde hay independencia, voluntad activa, libre y jovial adaptación del individuo al conjunto. Allí donde los hombres están bajo la dependencia y a la merced de otros hombres, allí donde las voluntades no cooperan libremente por la obra social, allí donde el individuo está sometido a la ley del conjunto por la fuerza y la costumbre, y no sólo por la razón, la humanidad está degradada y mutilada.

Es entonces únicamente con la abolición del capitalismo y con la llegada del socialismo que la humanidad se realizará1.

*
*   *

Ya sé que en la Declaración de los derechos del hombre la burguesía revolucionaria deslizó un sentido oligárquico, un espíritu de clase. Ya sé que intentó consagrar en ella para siempre la forma burguesa de la propiedad, y que incluso en el orden político empezó por rechazar el derecho de sufragio a millones de pobres, convertidos en ciudadanos pasivos. Pero sé también que, de entrada, los demócratas se sirvieron del derecho del hombre, de todos los hombres, para pedir y conquistar el derecho de sufragio para todos. Sé que, de entrada, los proletarios se apoyaron en los Derechos del hombre para defender incluso sus reivindicaciones económicas. Sé que la clase obrera, aunque no tenía aún en 1789 más que una existencia rudimentaria, no tardó en aplicar, en ampliar los Derechos del hombre en un sentido proletario. Proclamó, desde 1792, que la propiedad de la vida era la primera de todas las propiedades, y que la ley de esa propiedad soberana debía imponerse sobre todas las demás.

Sin embargo, agrandad, ensalzad el sentido de la palabra vida. Comprended no sólo la subsistencia, sino toda la vida, todo el desarrollo de las facultades humanas, y veréis que es el comunismo lo que el proletariado trasplanta en la Declaración de los derechos del hombre. Así, de entrada, el derecho humano proclamado por la Revolución tenía un sentido más profundo y más amplio que el que le daba la burguesía revolucionaria. Esta última, con su derecho todavía oligárquico y estrecho, no bastaba para rellenar toda la superficie del derecho humano; el lecho del río era más amplio que el río, y hará falta un aluvión nuevo, el gran aluvión proletario y humano, para que la idea de justicia sea plena al fin.

Sólo el socialismo dará a la Declaración de los derechos del hombre todo su sentido y realizará todo el derecho humano. El derecho revolucionario burgués ha liberado la personalidad humana de muchos obstáculos; pero obligando a las nuevas generaciones a pagar una renta al capital acumulado por las generaciones anteriores, y dejando a una minoría el privilegio de percibir esa renta, golpea con una suerte de hipoteca en beneficio del pasado y en beneficio de una clase a toda personalidad humana.

Nosotros pretendemos, al contrario, que los medios de producción y de riqueza acumulados por la humanidad deben estar a disposición de todas las actividades humanas y liberarlas. Según nosotros, todo hombre tiene desde ahora un derecho sobre los medios de desarrollo que ha creado la humanidad. No es pues una persona humana, completamente débil y desnuda, expuesta a todas las opresiones y a todas las explotaciones, que viene al mundo. Es una persona investida de un derecho, y que puede reivindicar, para su entero desarrollo, el libre uso de los medios de trabajo acumulados por el esfuerzo humano. Todo individuo humano tiene derecho a su crecimiento completo. Tiene entonces derecho a exigir de la humanidad todo lo que pueda secundar su esfuerzo. Tiene derecho a trabajar, a producir, a crear, sin que ninguna categoría de hombres someta su trabajo a un desgaste y a un yugo. Y como la comunidad no puede asegurar el derecho del individuo sin poner a su disposición los medios de producción, es necesario que ella misma sea investida, sobre esos medios de producción, de un derecho soberano de propiedad.

Marx y Engels, en el Manifiesto comunista, subrayaron de forma magnífica el respeto de la vida, que es la esencia misma del comunismo:

En la sociedad burguesa, el trabajo vivo no es más que un medio de incrementar el trabajo acumulado en el capital. En la sociedad comunista, el trabajo acumulado no será más que un medio de aumentar, de enriquecer, de estimular la vida de los trabajadores.

En la sociedad burguesa, el pasado reina sobre el presente. En la sociedad comunista, el presente reinará sobre el pasado.

La Declaración de los derechos del hombre había sido también una afirmación de la vida, un llamamiento a la vida. Fueron los derechos del hombre vivo lo que la Revolución proclamó. No reconocía a la humanidad pasada el derecho de atar a la humanidad presente. No reconocía a los servicios pasados de reyes y nobles el derecho de pesar sobre la humanidad presente y viva, y de detener su desarrollo. Al contrario, la humanidad viva tomaba para usarlo en beneficio propio todo lo que el pasado había legado de fuerzas vivas. La unidad francesa preparada por la realeza pasaba a ser, contra la propia realeza, el instrumento decisivo de la revolución. De igual forma las grandes fuerzas de producción acumuladas por la burguesía pasarán a ser, contra el privilegio capitalista, instrumento decisivo de la liberación humana.

La vida no abole el pasado: lo somete. La Revolución no es una ruptura, es una conquista. Y cuando el proletariado haya hecho esa conquista, cuando el comunismo haya sido instaurado, todo el esfuerzo humano acumulado durante siglos formará como una naturaleza benévola y rica, acogiendo desde su nacimiento a todas las personas humanas, asegurándoles su desarrollo completo.

*
*   *

Así, incluso en el derecho revolucionario burgués, en la Declaración de los derechos del hombre y de los derechos de la vida, hay una raíz de comunismo. Pero esta lógica interna de la idea de derecho y de humanidad hubiese quedado ineficaz y latente sin la vigorosa acción exterior del proletariado. El proletariado interviene desde los primeros días de la Revolución. No escucha los absurdos consejos de clase de aquellos que, como Marat, le dicen: “¿Qué haces? ¿y por qué vas a tomar la Bastilla, que nunca tuvo entre sus muros a proletarios?” Avanza; libra el asalto; determina el éxito de las grandes jornadas; se dirige a las fronteras; salva la Revolución dentro y fuera; se convierte en una fuerza necesaria y recoge de camino el premio de su acción incesante. De un régimen semi-democrático y semi-burgués, hace en tres años, de 1789 a 1792, una democracia pura, donde a veces la acción de los proletarios es dominante. Desplegando su fuerza, gana confianza en sí mismo, y termina por decirse con Babeuf que, habiendo creado una potencia común, la de la nación, debe servirse de ella para fundar la felicidad común.

Así, por la acción de los proletarios, el comunismo deja de ser una vaga especulación filosófica para convertirse en un partido, en una fuerza viva. Así, el socialismo surge de la Revolución francesa bajo la acción combinada de dos fuerzas: la fuerza de la idea del derecho, la fuerza de la acción proletaria naciente. No es pues una utopía abstracta. Brota en el punto más hirviente, más efervescente de las fuentes cálidas de la vida moderna.

Pero he aquí, después de muchas pruebas, de victorias parciales y de caídas, a través de la diversidad de los regímenes políticos, el nuevo orden burgués creado por la Revolución que se desarrolla. He aquí bajo el Imperio, bajo la Restauración, el sistema económico de la burguesía, fundado en la competencia ilimitada, que comienza a producir sus efectos: incremento incontestable de la riqueza, pero inmoralidad, picaresca, perpetuo combate, desorden y opresión. ‒ El toque de genialidad de Fourier fue concebir que era posible remediar el desorden, depurar y ordenar el sistema social sin entorpecer la producción de las riquezas, sino, al contrario, incrementándola. Ningún ideal ascético: libre desarrollo de todas las facultades, de todos los instintos. La misma asociación que suprimirá las crisis multiplicará las riquezas ordenando, combinando los esfuerzos. Así, el matiz de ascetismo con el cual la Revolución había podido ensombrecer al socialismo se desvanece. Así, el socialismo, después de haber participado con los proletarios de la Revolución y con Babeuf en toda la vida revolucionaria, entra ahora en la gran corriente de las riquezas y de la producción moderna. A través de Fourier, a través de Saint-Simon, aparece como una fuerza capaz no de reprimir el capitalismo, sino de superarlo.

En el nuevo orden vislumbrado por estos grandes genios, el precio de la justicia no serán las alegrías de la vida. Al contrario, la organización justa de las fuerzas humanas se sumará a su potencia productiva. El esplendor de las riquezas manifestará la victoria del Derecho, y la felicidad será el resplandor de la justicia. El babuvismo no había sido la negación de la revolución, mas, al contrario, su pulsación más audaz. El fourierismo y el sansimonismo no son la negación, la restricción de la vida moderna, mas, al contrario, su apasionada ampliación. En todo lugar y todo momento, el socialismo es una fuerza que vive en el sentido de la ardiente corriente de la vida.

Pero a los grandes sueños de armonía y de riqueza para todos, a las grandes concepciones constructivas de Fourier y de Saint-Simon, la burguesía de Louis-Phillipe contesta con un redoblamiento de la explotación de clase, la utilización intensiva y extenuante de las fuerzas obreras, una orgía de concesiones estatales, de monopolios, de dividendos y de primas. Hubiese sido como mínimo ingenuo seguir oponiendo sueños idílicos a esta osada explotación. Es a través de la amarga crítica de la propiedad, de la renta, de la aparcería, del beneficio, la forma en la que replicó Proudhon : e incluso aquí, una vez más, la palabra que debía ser dicha, fue dicha bajo el dictado y la amarga inspiración de la vida.

Pero, ¿cómo completar la labor crítica a través de una labor de organización? ¿De qué manera se pueden agrupar en una vasta unidad de combate a todos los elementos sociales amenazados por el poder de la banca, del monopolio y del capital? Proudhon desentrañó muy rápido que el ejército de la democracia social era dispar, que estaba compuesta por un proletariado fabril todavía insuficiente en número y fuerza, y por una pequeña burguesía industrial y comercial, por un artisanado que la concentración y la absorción capitalista acechaba pero que no había logrado abolir todavía. De ahí, en la parte positiva de la obra de Proudhon, vacilaciones y contradicciones; de ahí, una mezcla singular de reacción y de revolución industrial dependiendo de si se aplica en salvar a la pequeña burguesía mediante combinaciones ficticias o de si presiente el advenimiento de la clase obrera, fuerza de la revolución. Proudhon hubiese querido suspender los acontecimientos, posponer la crisis revolucionaria de 1848 para dar al desarrollo económico el tiempo para dibujar de forma más nítida la línea que iba a seguir, y poder orientar mejor los ánimos. Pero, una vez más, ¿de dónde vienen esas vacilaciones, esos escrúpulos o incluso esos esfuerzos contradictorios sino del contacto del honesto pensamiento socialista con la realidad compleja y todavía incierta? Es la vida de un siglo que resuena sin cesar en él.

Y he aquí que desde 1848 la gran fuerza decisiva y sustancial se manifiesta y se organiza. He aquí que el crecimiento de la gran industria suscita un proletariado obrero, cada vez más numeroso, cada vez más coherente, cada vez más consciente. Aquellos que con Marx han recibido con entusiasmo el advenimiento de esa potencia decisiva, aquellos que han comprendido que a través de ella el mundo sería transformado, han podido sobrestimar la rapidez del movimiento económico. Han podido, menos prudentes que Proudhon, menos advertidos que él de las fuerzas de resistencia y de los recursos de transformación de la pequeña industria, simplificar en exceso el problema y deformar la potencia de absorción del capital concentrado.

Incluso con todas las reservas y restricciones que nos aporta el estudio de la realidad siempre compleja y múltiple, sigue siendo verdad que la clase puramente proletaria se agranda en número, que representa una fracción creciente de las sociedades humanas, que es agrupada en centros de producción cada vez más vastos; sigue siendo verdad que está completamente preparada para concebir, a través de la producción en grande, la propiedad en grande, cuyo límite es la propiedad social.

Así, el socialismo, que con Babeuf fue como el escalofrío más ardiente de la revolución democrática, que, con Fourier y Saint-Simon, fue la magnifentísima ampliación de las promesas de riqueza y de potencia que el capitalismo intrépido prodigaba al mundo, que, con Proudhon, fue la advertencia más aguda que se haya dado a las sociedades devoradas por la oligarquía burguesa, es ahora, con y en el proletariado, la más fuerte de las potencias sociales, aquella que crece sin cesar y que acabará por desplazar en su beneficio, es decir, en beneficio de la Humanidad de la que es ahora la expresión más alta, el equilibrio del mundo social.

No, el socialismo no es una concepción arbitraria y utópica; se mueve y se desarrolla de lleno con la realidad; es una gran fuerza de vida, sumergida en toda la vida y pronto capaz de tomar el timón. A la aplicación incompleta de la justicia y del derecho humano que hacía la revolución democrática y burguesa, el socialismo ha opuesto la interpretación completa y decisiva de los Derechos Humanos. A la organización de las riquezas incompleta, estrecha y caótica que intentaba el capitalismo, ha opuesto una magnífica concepción de riqueza armónica en la que el esfuerzo de cada uno se engrandecía con el esfuerzo solidario de todos. A la sequía del orgullo y del egoísmo burgués disminuido en explotación censitaria y monopolística, ha opuesto la amargura revolucionaria, la ironía provocativa y vengadora, el mortífero análisis que disuelve la mentira. Y he aquí por fin, que, a la primacía social del capital, ha opuesto la organización de clase, cada día más fuerte, del proletariado en crecimiento.

¿Cómo podrá el régimen de clases subsistir ahora que la clase oprimida y explotada está creciendo todos los días en número, en cohesión, en conciencia, y cuando está trazando el plan, cada día más claro, de acabar con la propiedad de clase?

*
*   *

Ahora bien, a la par que crecen las fuerzas reales, sustanciales, del socialismo, los medios técnicos de realización socialista se precisan también. Es la nación que se constituye cada vez más en su unidad y en su soberanía y que se ve obligada a asumir cada vez más funciones económicas, preludio burdo de la propiedad social. Son las grandes ciudades urbanas e industriales por donde a través de las cuestiones de higiene, de alojamiento, de iluminación, de educación, de alimentación, la democracia entrará cada vez más en el problema vivo de la propiedad y en la administración de los dominios colectivos. Son las cooperativas de toda clase, cooperativas de consumo y cooperativas de producción, las que se multiplican. Son las organizaciones sindicales y profesionales las que se extienden, se flexibilizan, se diversifican: sindicatos, federaciones de sindicatos, casas del pueblo, federaciones de oficios, federaciones de industria.

Y así, podemos asegurar que no será de ninguna forma a través de la pesada monotonía de una burocracia central que se remplazará el privilegio capitalista. En cambio, la nación, investida del derecho social y soberano de propiedad, tendrá órganos sin límite, comunas, cooperativas, sindicatos, que darán a la propiedad social el movimiento más flexible y libre, que la armonizarán con la movilidad y variedad infinita de las fuerzas individuales. Hay por tanto una preparación técnica del socialismo del mismo modo que hay una preparación intelectual y social. Son unos niños aquellos que, febriles de las obras ya logradas, creen que les bastaría ahora con un decreto, un fiat lux proletario para hacer surgir de repente el mundo socialista. Pero esos son unos insensatos que no logran ver la irresistible fuerza de evolución que nos condena a la primacía de la burguesía y del régimen de clases.

Será la vergüenza intelectual del Partido Radical no haber contestado al inmenso problema que a todos apremia más que por una equívoca fórmula electoral: “Mantener la propiedad individual”. La fórmula podrá servir sin duda durante cierto tiempo para alentar contra el socialismo las ignorancias, los temores y los egoísmos. Pero acabará por matar al partido que se ve constreñido a usarla.

O no significa nada, o expresa el conservadurismo social más estrecho. No podrá resistir por mucho tiempo ni ante la ciencia ni ante la democracia.

Nota:

1 Jaurès suprimió aquí el párrafo siguiente: “La justicia que invocamos no es una idea vana, hipócritamente apropiada por las diversas clases en vista de sus propios fines egoístas. Es la viva afirmación de humanidad por la cual todo individuo impulsa sus facultades más altas, la libertad y la razón.”

Por Jean Jaurès

(1859-1914) fue fundador del histórico diario comunista francés l’Humanité y miembro fundador de la Sección Francesa de la Internacional Obrera (SFIO), antecesora del Partido Socialista y del Partido Comunista Francés. Asesinado por su pacifismo y antimilitarismo en la víspera de la Primera Guerra Mundial, el político, filósofo e historiador fue también un firme defensor de los valores legados por la Revolución Francesa, de la que escribió una monumental Historia socialista. Reivindicó para el socialismo y el movimiento obrero la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano como programa político a desarrollar y perfeccionar a fin de alcanzar el advenimiento de una sociedad justa de libres e iguales en la que derechos civiles y sociales se complementan y alimentan mutuamente.

Fuente:

https://fr.wikisource.org/wiki/%C3%89tudes_socialistes/Le_socialisme_et_la_vie

Traducción:

Raúl González Castilla y Pablo Muyo Bussac

Información adicional

  • Autor:Jean Jaurès
  • Fuente:Sin Permiso
Visto 255 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.