COLOMBIAMASACRE

Lunes, 26 Abril 2021 05:41

En los límites del control

Escrito por Hermann Bellinghausen
Valora este artículo
(1 Voto)
Libertad vigilada Pintura por Saúl NagelberLibertad vigilada Pintura por Saúl Nagelber

Lo bueno para nuestros antepasados, incluidos los más recientes, es que ya no están aquí para ver en lo que andamos. Algunos lo previeron, con la esperanza de equivocarse. En lo que nos hemos convertido. Avanzamos cada día más rápido hacia los establos del control, y conforme pasa el tiempo, de mejor gana. Si nos falta entusiasmo es indolencia, ni siquiera fatalismo. Nos han curado del espanto de pensar que la vigilancia y el control constante son enemigos de lo humano. Aprendemos que la libertad es relativa, no muy importante. Preferimos la seguridad. Cómplice clave del control es el miedo.

Se trivializa lo ominoso y todos tranquilos. La omnipresencia del Gran Hermano de George Orwell y la limitación del pensamiento en Farenheit 451 hace rato se cumplieron, son antecedentes de una realidad más obtusa, y sin embargo más sofisticada. La intimidad, la soledad y el derecho al secreto desaparecen rápidamente, con el total respaldo de las víctimas que lo ven como algo lleno de ventajas. Ríanse del síndrome de Estocolmo. Estamos enamorados de los carceleros y en el fondo soñamos con ser como ellos.

Del panóptico en prisiones, clínicas y cuarteles pasamos al mercado libre, o el mercado negro, gracias a la obligación de entregar nuestros datos biométricos y existenciales. La unicidad de nuestro rostro es detectable en medio de una multitud y la meta es que pronto no haya calle, corredor, rincón, sótano o ático fuera del alcance de cámaras, micrófonos y alarmas.

Colaboramos alegremente; sin que nos lo pidan hacemos pública y notoria nuestra localización exacta todo el tiempo. Si alguien quisiera clavarnos un misil en la mollera ahora mismo, sólo necesitaría una rápida consulta a las bases de datos para dispararlo derechito y sin daños colaterales, o no muchos; los drones antiislámicos de Israel y Estados Unidos tienen cierto margen de error en bodas y entierros donde los objetivos se confunden con familiares e invitados.

Si alguien quiere halagarnos o envenenarnos, sabe perfectamente qué nos gusta más comer y cómo. Pero no temamos, las intenciones son buenas. Nos conviene. Si el banco y las aduanas ya poseen nuestra huella, nuestro rostro y nuestro antecedentes íntimos, qué más da que los grandes consorcios y los gobiernos nos tengan bien checados. De por sí saben dónde localizarnos, es inútil esconderse. Traemos la señal en el bolsillo o pegada al oído, cerca del cerebro.

Las nuevas generaciones desconocen qué era lo clandestino, lo privado, lo secreto, lo oculto, lo especial y único en las zonas de júbilo o refugio. De manera automática lo personal deviene clientelar (ya no político, como proclamábamos hace medio siglo).

Si alguien cultiva algún vicio o peca de tal o cual modo propio, está en condiciones permanentes de pasar al dominio público. Vivimos la ilusión de que todo lo visible está permitido. Uno se masturba en público si quiere, y si no quiere también. El infierno omnímodo de Los juegos del hambre (Suzzane Collins, 2008) puede ser un blando paraíso, según anuncian quienes dicen protegernos: "Evitemos que los delincuentes se salgan con la suya; suavecito y cooperando, total no tenemos nada que esconder". Y nos conviene acumular "puntos sociales" (¿recuerdan Black Mirror?) Claudicamos ante el control sin la necesidad de conceder un clic.

La película Anon (Andrew Nicol, Netflix, 2018) supone una sociedad como ésta, donde ya todos son identificables, espiables, ubicables. Cuando "aparece" alguien anónimo, sin expediente ni huella digital, resulta preocupante, nadie debe ser ya invisible ni inexistente. Es delito. Grave. Y su ex le puede pedir al protagonista: "Enséñame tus últimos 10 minutos" para saber si ha estado bebiendo.

La realidad va más rápido que la ficción. Una profecía, utopía o distopía hecha con ingenio o malicia pronto será alcanzada por el futuro. Ya sólo la locura y el surrealismo nos harán libres. Los sueños de la razón, la tecnología y la política han parido monstruos que llegaron para quedarse. De ahora en adelante viviremos en La Nube y quien así lo desee podrá investigarnos, invadirnos, delatarnos o seducirnos con las golosinas baratas del capitalismo interiorizado. Las redes escuchan nuestras conversaciones. Si en la sobremesa decimos Acapulco, calzones rosas o tamarindo enchilado, en tiempo real nos bombardearán con ofertas y novedades sobre Acapulco, calzones rosas o tamarindos.

Si nos quejamos del control nos miran de soslayo. Los jóvenes de plano se sorprenden, qué te pasa, de dónde sacas esos recelos, si la omnipresencia del Gran Hermano en barata es de lo más chido, aprende a dar las gracias. Es por tu bien si tu zaguán sale en Google Maps a la vista de todos, tu historia clínica es potencialmente pública, así como tu registro crediticio, tu expediente judicial o los recados que mandas a tus primos. Podemos ser espías. Todos son nuestros "amigos" y damos el sí a desconocidos. Un espejismo se materializa en nuestro pobre cerebro. Fáciles y felices renunciamos a la libre intimidad y nadie lo lamenta.

Información adicional

  • Autor:Hermann Bellinghausen
  • Fuente:La Jornada
Visto 151 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.