Articulos de la semana

Articulos de la semana (154)

Lunes, 25 Mayo 2020 12:08

desdeabajo radio1

Escrito por

Una cuarentena que no todos pueden cumplir ¿qué pasa con los informales? ¿Los sin techo? ¿Desempleados? ¿Los servicios públicos?

Domingo, 26 Abril 2020 10:15

PrimerSerHumanoCampaña

Escrito por

 

 

 

 

#Primero El Ser Humano



La campaña #PrimeroElSerHumano, busca aportar colectivamente en beneficio de un inaplazable propósito, en medio de la crisis sistémica acelerada por el Covid-19:¡Que en el centro de toda política social y económica esté el ser humano en su equilibrio ecológico!

Les invitamos a revisar el breve texto que la resume, y si están de acuerdo firmarla e impulsarla por sus redes y a todos sus contactos.

Quédate en casa, pero únete y reclama #PrimeroElSerHumano

Con espíritu activo y colectivo, para otra sociedad posible,

Equipo Desde Abajo

 

TEXTO COMPLETO AQUÍ


Artículos relacionados

#PrimeroElSerHumano

Iñaki Chaves

 Sábado 25 de abril 2020

 

PrimeroElSerHumano

Francesca Gargallo Celentani

Jueves 23 de abril 2020

 

Lanzada la campaña #PrimeroElSerHumano

Lunes 20 de abril 2020

 

 VIDEO RELACIONADO

 


Vergüenza
Martes, 19 de mayo 2020

“Aquí estamos pegados a Dios para que no pase nada”

Miércoles 6 de mayo 2020

“Presidente Duque, los que van a morir te saludan”

Miércoles 29 de abril de 2020

Carta a uno o una dragoneante

Miércoles 29 de abril de 2020

En sus hogares esperan a miles de presos detenidos sin condena

Periódico desdeabajo Nº267, abril 20 -mayo 20 de 2020

Presos de Colombia: “Señor presidente, los que van a morir, te saludan” (incluye vídeos)

Lunes 27 Abril, 2020

Cárceles de Colombia en pandemia interna por coronavirus

Jueves 23 Abril, 2020

Rumbo a un genocidio carcelario

Miércoles 22 Abril, 2020

Acción de tutela en favor de todas las personas condenadas

Martes 21 Abril, 2020

Acción de tutela en favor de todas las personas sindicadas

Martes 21 Abril, 2020

Rumbo a un genocidio carcelario
Lunes 20 Abril, 2020

Comunicado de profesores e investigadores de derecho penal, criminología y política criminal, de la universidades públicas y privadas del país

Lunes 20 Abril, 2020

Un recurso urgente en favor del ser humano: Los jueces en época de crisis
Jueves, 16 Abril, 2020

El Covid-19 amenaza con arrasar la vida en las cárceles de Colombia (+audio presos La Picota)
Miércoles, 15 Abril, 2020

Cierre inmediato de la Cárcel de Villavicencio
Sábado, 11 Abril 2020 1

Ineficaz emergencia carcelaria contra coronavirus en Colombia

Jueves, 09 Abril 2020

Casa por cárcel para la totalidad de personas sometidas a prisión en condición de sindicadas
Viernes, 03 Abril 2020

Colombia ¿La justicia es ciega? Emergencia carcelaria. Gobierno reprime y segrega a presos
Martes, 24 Marzo 2020

La masacre del aislamiento
Lunes, 23 Marzo 2020

Masacre en la cárcel Modelo de Bogotá dejó 23 o más presos asesinados
Domingo, 22 Marzo 2020

 

 

 

 

 

 

Miércoles, 08 Abril 2020 11:26

Primero el ser humano

Escrito por
Primero el ser humano

En todos los ámbitos, los líderes del mundo siempre han planteado que dentro 
de sus objetivos y la razón de ser de su gestión está el bienestar del ser 
humano, premisa que debiera ser indiscutible. El presidente de tu país, el
 de mi país, nos han convocado con ese fin y nos han pedido que depositemos
 nuestra confianza en ellos. Pero cuando las sociedades demandan la
 realización de lo prometido, la respuesta es “No se puede”, “La economía no 
lo permite”.



Es hora de exigir el cumplimiento de la promesa de bienestar: cuidados colectivos, responsabilidad ambiental, justicia social y ecológica para cada ser humano y para la vida en su totalidad. Esta campaña busca aportar colectivamente en beneficio de un inaplazable propósito, en medio de la crisis sistémica acelerada por el Covid-19.



¡Que en el centro de toda política social y económica esté el ser humano en
su equilibrio ecológico!




Quédate en casa, pero únete y reclama

#PrimeroElSerHumano

Apoyo y firma (En la parte final del mensaje)

 

 


The human being first,

Nearly in all domains, world leaders have always claimed that one of their goals and reason justifying their management of affairs is the wellbeing of mankind. Such an argument should not be questioned. The president in your country and in my own country, have called us all, asking the people, to trust them. However, when society demands that the promises be fulfilled, the answer is: “It cannot be done”: “The economy does not allow us to”.

It is time that promise be fulfilled: collective and social care, environmental responsibility, social and ecological justice for each human being as well as for life as a whole. Our campaign aims at collectively supporting a most fundamental goal in the midst of a systemic crisis produced by Covid-19.

Shall the human being be the center of any social and economic concern, along with an ecological equilibrium!

Stay at home, but please join in and claim:

 

#TheHumanBeingFirst

 

I support and sign (In the final part of the message)


A tots els àmbits, els líders al mon

A tots els àmbits, els líders del món sempre han plantejat que dins dels seus objectius i la raó de ser de la seva gestió és el benestar de l'ésser humà, premissa que hauria de ser indiscutible. El president del teu país, el del meu país, ens han convocat amb aquesta finalitat i ens han demanat que dipositem la nostra confiança en ells. Però quan les societats demanen la realització de la promesa, la resposta és "No es pot", "L'economia no ho permet".

És l’hora d'exigir el compliment de la promesa de benestar: cures col·lectives, responsabilitat ambiental, justícia social i ecològica per a cada ésser humà i per a la vida en la seva totalitat. Aquesta campanya busca aportar col·lectivament en benefici d'un inajornable propòsit, enmig de la crisi sistèmica accelerada pel Covid-19.

Que en el centre de tota política social i econòmica estigui l'ésser humà en el seu equilibri ecològic!

Queda't a casa, però uneix-te i reclama

 

#Primerl’ésserhumà

 

A la part final de l'missatge ( Suport i signatura)

 


 

Dans tous les domaines, les dirigeants mondiaux ont toujours soutenu que la raison d’être de sa gestion au sein de ses objectifs est le bonheur de l’être

 humain, prémisse qui devrait être incontestable. Le président de votre pays, celui de mon pays, nous ont convoqué à cette fin et nous ont demandé de déposer notre confiance en eux. Mais lorsque les sociétés exigent la réalisation de ce qui a été promis, la réponse est «On ne peut pas», «L'économie ne le permet».





Il est temps d'exiger la réalisation de la promesse de bien-être: soins collectifs, responsabilité environnementale, justice sociale et écologique pour chaque être humain et pour la vie dans son ensemble. Cette campagne vise à contribuer collectivement au bénéfice d'un objectif immanquable, au milieu de la crise systémique accélérée par Covid-19.



Que l'être humain et son équilibre écologique soient au centre de toute politique sociale et économique!



Restez à la maison, mais rejoignez et revendiquez

#PrimeroElSerHumano

Je soutiens et je signe (Dans la dernière partie du message)

 


 









In tutti i settori, i dirigenti mondiali hanno sempre sostenuto che la ragione d’essere della loro gestione e i loro obbiettivi puntano al benessere dell’essere umano,premessa che dovrebbe essere indiscutibile. Il presidente del tuo stato, quello del mio, ci hanno chiamato a tal fine e ci hanno chiesto di depositare la nostra fiducia in loro. Ma quando le società richiedono l’adempimento di quanto è stato offerto, la risposta è:
"Non si puó", "L'economia non ce lo permette”.



È tempo di chiedere l'adempimento della promessa di benessere: cura collettiva, responsabilità ambientale, giustizia sociale ed ecologica per ogni essere umano e per la vita nel suo insieme. Questa campagna cerca di contribuire collettivamente a uno scopo inevitabile, nel mezzo della crisi sistemica accelerata dal Covid-19.



Fa in modo che l'essere umano nel suo equilibrio ecologico sia al centro di ogni politica sociale ed economica!



Resta a casa, ma unisciti e rivendica

#PrimeroElSerHumano

 

Io sostengo e firmo (Nella parte finale del messaggio)

 

 

In allen Bereichen haben die Staats-und Regierungschefs der Welt immer vorgestellt, , dass innerhalb ihrer Ziele und Rechte in der Amtsführung das Wohlergehen des Menschen enthalten ist, eine Bedingung, die indiskutabel ist.

 

Der Präsident deines Landes , der meines Landes, haben uns zu diesem Zweck aufgerufen und uns darum gebeten Ihnen unser Vertrauen zu geben. Aber wenn die Gesellschaften die Realisierung der Versprechen einfordern, ist die Antwort “Es geht nicht´´, “die Wirtschaft erlaubt es nicht’’

Es ist an der Zeit die Ausführung des Versprechens zu verlangen :

Kollektive Fürsorge, Verantwortung für die Umwelt, soziale Gerechtigkeit und Ökologie für jedes menschliche Wesen und für das Leben in seiner Gänze.

Diese Kampagne versucht kollektiv zugunsten einer unverzüglichen Absicht beizutragen, inmitten der durch Covid 19 beschleunigten Systemkrise .

Im Zentrum der ganzen Sozial- und Wirtschaftspolitik soll der Mensch in seinem ökologischen Gleichgewicht stehen!

Bleib zu Hause , aber vereine dich und fordere

#PrimeroElSerHumano ( #ZuerstDerMensch )

 

Ich unterstütze und unterschreibe (Im letzten Teil der Botschaft)

 

 

Мировые лидеры всегда утверждали, что одной из их целей и смыслом существования их администрации является благополучие человека - посыл, который должен быть
неоспоримым. Президент твоей страны, так же как и моей, призвали нас довериться им. Однако когда народ требует выполнения обещанного, в ответ следуют: “Это невозможно”, “Экономика этого не позволяет”.

 

Настало время требовать обещанного благополучия: коллективной заботы, экологической ответственности, социальной и экологической справедливости для каждого человека и
для жизни в целом. Эта кампания направлена на то, чтобы совместно содействовать достижению неотложной цели в разгар системного кризиса, ускоренного Covid-19.

За то, чтобы в центре всей социальной политики и экономики был человек в своем экологическом равновесии! Оставайся дома, но присоединяйся и требуй

 

#ГлавноеЭтоЧеловек

 

En la parte final del mensaje

 

 

Em todos os domínios, os líderes mundiais são da opinião de que dentro dos seus objetivos e da razão de ser da sua gestão está o bem-estar do ser humano, premissa que deveria ser indiscutível. O presidente do teu país, o do meu país, convocaram-nos com essa finalidade e pediram-nos que depositemos a nossa confiança neles. Mas quando as sociedades exigem que cumpram o prometido, a resposta é “Não é possível”, “a economía não o permite”.

É altura de exigir o cumprimento da promessa de bem-estar: cuidados coletivos, responsabilidade ambiental, justiça social e ecológica para cada ser humano e para a vida na sua totalidade. Esta campanha tem como objetivo contribuir coletivamente em benefício de um propósito inadiável, nesta crise sistémica acelerada pelo Covid-19.

! Que no centro de toda a política social e económica esteja o ser humano no seu equilíbrio ecológico!

Fica em casa, mas une-te a nós e reclama:

 

#PrimeroElSerHumano

 

Na parte final da mensagem (Suporte e assinatura)


Apoyo y firma / I support and sign / Je soutiens et je signe / Io sostengo e firmo / Ich unterstütze und unterschreibe

 

 

 


 

Dans tous les domaines, les dirigeants mondiaux ont toujours soutenu que la raison d’être de sa gestion au sein de ses objectifs est le bonheur de l’être

humain, prémisse qui devrait être incontestable. Le président de votre pays, celui de mon pays, ils nous ont convoqué à cette fin et nous ont demandé de déposer notre confiance en eux. Mais lorsque les sociétés exigent la réalisation de ce qui a été promis, la réponse est «On ne peut pas», «L'économie ne le permet».





Il est temps d'exiger la réalisation de la promesse de bien-être: soins collectifs, responsabilité environnementale, justice sociale et écologique pour chaque être humain et pour la vie dans son ensemble. Cette champagne vise à contribuer collectivement au bénéfice d'un objectif immanquable, au milieu de la crise systémique accélérée par Covid-19.



Que l'être humain et son équilibre écologique soit au centre de toute politique sociale et économique!



Restez à la maison, mais rejoignez et revendiquez

#PrimeroElSerHumano

Je soutiens et je signe (Dans la dernière partie du message)

 












In tutti i settori, i dirigenti mondiali hanno sempre sostenuto che la ragione d’essere della loro gestione e i loro obbiettivi puntano al benessere dell’essere umano,premessa che dovrebbe essere indiscutibile. Il presidente del tuo stato, quello del mio, ci hanno chiamato a tal fine e ci hanno chiesto di depositare la nostra fiducia in loro. Ma quando le società richiedono l’adempimento di quanto è stato offerto, la risposta è:
"Non si puó", "L'economia non ce lo permette”.



È tempo di chiedere l'adempimento della promessa di benessere: cura collettiva, responsabilità ambientale, giustizia sociale ed ecologica per ogni essere umano e per la vita nel suo insieme. Questa campagna cerca di contribuire collettivamente a uno scopo inevitabile, nel mezzo della crisi sistemica accelerata dal Covid-19.



Fa in modo che l'essere umano nel suo equilibrio ecologico sia al centro di ogni politica sociale ed economica!



Resta a casa, ma unisciti e rivendica

#PrimeroElSerHumano

 

Io sostengo e firmo (Nella parte finale del messaggio)

 


In allen Bereichen haben die Staats-und Regierungschefs der Welt immer vorgestellt, , dass innerhalb ihrer Ziele und Rechte in der Amtsführung das Wohlergehen des Menschen enthalten ist, eine Bedingung, die indiskutabel ist.

 

Der Präsident deines Landes , der meines Landes, haben uns zu diesem Zweck aufgerufen und uns darum gebeten Ihnen unser Vertrauen zu geben. Aber wenn die Gesellschaften die Realisierung der Versprechen einfordern, ist die Antwort “Es geht nicht´´, “die Wirtschaft erlaubt es nicht’’

Es ist an der Zeit die Ausführung des Versprechens zu verlangen :

Kollektive Fürsorge, Verantwortung für die Umwelt, soziale Gerechtigkeit und Ökologie für jedes menschliche Wesen und für das Leben in seiner Gänze.

Diese Kampagne versucht kollektiv zugunsten einer unverzüglichen Absicht beizutragen, inmitten der durch Covid 19 beschleunigten Systemkrise .

Im Zentrum der ganzen Sozial- und Wirtschaftspolitik soll der Mensch in seinem ökologischen Gleichgewicht stehen!

Bleib zu Hause , aber vereine dich und fordere

#PrimeroElSerHumano ( #ZuerstDerMensch )

 

Ich unterstütze und unterschreibe (Im letzten Teil der Botschaft)

 

 


Мировые лидеры всегда утверждали, что одной из их целей и смыслом существования их администрации является благополучие человека - посыл, который должен быть
неоспоримым. Президент твоей страны, так же как и моей, призвали нас довериться им. Однако когда народ требует выполнения обещанного, в ответ следуют: “Это невозможно”, “Экономика этого не позволяет”.

 

Настало время требовать обещанного благополучия: коллективной заботы, экологической ответственности, социальной и экологической справедливости для каждого человека и
для жизни в целом. Эта кампания направлена на то, чтобы совместно содействовать достижению неотложной цели в разгар системного кризиса, ускоренного Covid-19.

За то, чтобы в центре всей социальной политики и экономики был человек в своем экологическом равновесии! Оставайся дома, но присоединяйся и требуй

 

#ГлавноеЭтоЧеловек

 

 

En la parte final del mensaje 

 


 

Em todos os domínios, os líderes mundiais são da opinião de que dentro dos seus objetivos e da razão de ser da sua gestão está o bem-estar do ser humano, premissa que deveria ser indiscutível. O presidente do teu país, o do meu país, convocaram-nos com essa finalidade e pediram-nos que depositemos a nossa confiança neles. Mas quando as sociedades exigem que cumpram o prometido, a resposta é “Não é possível”, “a economía não o permite”.

É altura de exigir o cumprimento da promessa de bem-estar: cuidados coletivos, responsabilidade ambiental, justiça social e ecológica para cada ser humano e para a vida na sua totalidade. Esta campanha tem como objetivo contribuir coletivamente em benefício de um propósito inadiável, nesta crise sistémica acelerada pelo Covid-19.

! Que no centro de toda a política social e económica esteja o ser humano no seu equilíbrio ecológico!

Fica em casa, mas une-te a nós e reclama:

 

#PrimeroElSerHumano

 

Na parte final da mensagem (Suporte e assinatura)

 


Apoyo y firma / I support and sign / Je soutiens et je signe / Io sostengo e firmo / Ich unterstütze und unterschreibe

 

Viernes, 03 Abril 2020 15:34

Acciones urgentes para ¡YA!

Escrito por

En todos los ámbitos, los líderes del mundo siempre han planteado que dentro
 de sus objetivos y la razón de ser de su gestión está el bienestar del ser 
humano, premisa que debiera ser indiscutible. El presidente de tu país, el 
de mi país, nos han convocado con ese fin y nos han pedido que depositemos
 nuestra confianza en ellos. Pero cuando las sociedades demandan la
 realización de lo prometido, la respuesta es “No se puede”, “La economía no 
lo permite”.



Es hora de exigir el cumplimiento de la promesa de bienestar: cuidados colectivos, responsabilidad ambiental, justicia social y ecológica para cada ser humano y para la vida en su totalidad. Esta campaña busca aportar colectivamente en beneficio de un inaplazable propósito, en medio de la crisis sistémica acelerada por el Covid-19.



¡Que en el centro de toda política social y económica esté el ser humano en
su equilibrio ecológico!




Quédate en casa, pero únete y reclama

 

#PrimeroElSerHumano

 

 


 

Medidas económicas de emergencia Covid-19. Una visión alternativa a la gubernamental
Jueves, 26 Marzo 2020

Liderazgo social alternativo para enfrentar la pandemia, y más allá de ella
Miércoles, 25 Marzo 2020

Covid-19, oportunidad popular. Construyamos un país para los 50 millones que somos
Martes, 24 Marzo 2020

Covid 19, oportunidad popular. Sin dilaciones, un país para todos y todas
Sábado, 21 Marzo 2020

 


 

Colombia, Bogotá. Otra cuarentena es posible
Martes, 31 Marzo 2020

Las otras guerras del Covid-19. Pánico, mentiras y culpabilización
Jueves, 26 Marzo 2020

Crónicas del temor, y de la esperanza (1)
Sábado, 21 Marzo 2020

 

Lunes, 16 Marzo 2020 16:57

APLAZAMIENTO FORO INTERNACIONAL

Escrito por

Bogotá, marzo 16 de 2020

 

Amigos y compañeros todos y todas:

 


A quienes auspiciaron, apoyaron y convocaron el Foro


A quienes se inscribieron al mismo a nombre personal o colectivo

 

Como es de conocimiento público, con motivo del Covid-19, durante las últimas dos semanas, día a día el gobierno nacional fue promulgando medidas de control, cada vez más restrictivas. Pese a lo promulgado, hasta el domingo 15 de marzo el equipo desdeabajo persistió en la decisión de realizar el Foro, preparando para ello condiciones higiénicas que neutralizaran cualquier riesgo. Sin embargo el domingo 15 el gobierno nacional restringió el ingreso de extranjeros al país –obligando a los viajeros al aislamiento durante 14 días–, lo cual ya nos creaba una limitante inmensa la que consideramos podíamos obviar con charlas vía internet por parte de quienes estaban invitados y procedían de otros países.

 


Pero el lunes 16 llegó la decisión más estricta: todo evento que congregue más de 50 personas queda prohibido.


En el curso del día 16 de marzo consultamos con diversas organizaciones vinculadas al evento –aunque no con todas– sobre el qué hacer, y la opinión común es que no tiene sentido realizar el evento sin gente y sin debate, pues el propósito del mismo es concitar reflexiones sobre el momento histórico que estamos viviendo tratando de encontrar luces sobre cómo avanzar hacia una sociedad poscapitalista.
Es por ello que les escribimos, primero para agradecer el interés que los motivó a vincularse de diferentes maneras a la realización de este foro, comprometiendo el apoyo colectivo o individual; segundo, para oficializar la decisión tomada.


Es nuestro compromiso, una vez se desmonten las medidas de emergencia que someten a la sociedad colombiana a una cotidianidad excepcional, reprogramar la fecha del Foro y realizarlo, con mayor brío y con igual convencimiento de la necesidad de abocar el debate que el mismo resume, multiplicado en su urgencia por el fenómeno que en estos momentos conmueve a la mayoría de países del mundo.

 

A todas y todos, gratitud por su comprensión.

Equipo desdeabajo

 

Fabio Mejía Botero, "Águila libertadora", fotografía (Cortesía del autor)

Toda época de cambio, como la que va entre el declive de un imperio y el ascenso de otro, somete a la humanidad de la época, sobre todo a los países que están circunscritos al área de influencia de las potencias, a un período de desorden e incertidumbre.


No es extraño que así suceda, mucho más cuando el imperio que decae se resiste a morir, desplegando todo tipo de medidas para conservar sus poderes, privilegios y beneficios en todas las áreas y en todos los planos, tanto locales y regionales como globales. Sucedió así en el siglo XVIII con Inglaterra, hasta cuando consolidó su dominio global, para lo cual, además de su imposición por la vía de la fuerza, también resultó fundamental su apropiación e impulso de la primera revolución industrial. Además de dar cuenta de Francia, su enemigo de varias centurias, lo hizo del régimen de producción feudal, prolongado en Europa por varios siglos.


Ocurre de manera similar en los albores del siglo XX, en este caso ante la agonía-muerte del imperio inglés, a la par del entierro de los restos del Imperio Otomano y el ascenso de los Estados Unidos, desenlace en el cual fue igualmente importante la apropiación que logra de la segunda revolución industrial, en disputa también con Alemania. En este caso no muere ningún régimen de producción; por el contrario, se potencia el dominante entrado en la fase imperialista.


Pese a características que les son comunes, las circunstancias que hoy vivimos trazan distancia con las que marcaron el progreso-muerte de poderes globales entre el siglo XVIII y comienzos del XX. Es así porque el mapa mundial va cambiando con el ascenso y el desarrollo del capitalismo, pasando de dominar unas áreas del mundo hasta integrar todos los territorios a su campo de influencia y su control.


Ocurre que durante el siglo XVIII, para el capitalismo, el mundo era en lo esencial Europa y Asia, y por tanto los efectos de las disputas entre imperios se extendían y afectaban de manera especial a todo lo incluido en esas coordenadas. Débil coletazo llegaba a Nuestra América, Oceanía y África. Y aunque esa era la nota primordial, los efectos de la invasión napoleónica a España, en un último esfuerzo del Imperio Francés por controlar Europa, disparó la crisis de la Corona ibérica, lo que alimentó contradicciones en su interior y despertó desobediencias en sus fuerzas militares, todo lo cual contribuyó a que fuera coronada la causa de la independencia latinoamericana.


No bastan buenas razones


En esta lucha entre el imperio que muere y el que nace, en medio de la disputa por conservar o ganar el poder global de su época (mediados del siglo XVIII), como es conocido, el Imperio Español mordió el polvo, lo que no se da por fuera de la confrontación militar, extendida por diferentes flancos y en distintos años de aquel período histórico e incluso antes. Con todo ello podemos decir, como lo refrenda la experiencia, que las buenas razones y hasta las evidencias son insuficientes para que un poder u otro acepten su declive y cedan el paso a las nuevas fuerzas que toman su lugar. En otros tiempos, tanto Roma como el imperio Persa se habían resistido ante la evidencia. La iglesia católica misma, en su hegemonía imperial de varios siglos, también es muestra de ello.


Como parte de este mismo devenir histórico, en medio de la creciente del poder inglés, una vez enterrado el modo de producción feudal y derrotada de manera plena la monarquía con la revolución de 1848, otro tipo de confrontaciones, en este caso sociales, toma cuerpo, protagonizada por las dos clases que desde entonces e incluso hasta nuestros días marcarán el mundo. Alzamientos sociales, masacres de inconformes, revoluciones triunfantes unas y derrotadas otras, así como una extensa y amplia disputa por derechos de diverso tipo, toman forma como parte de esta confrontación.


Son dinámicas y lecciones de la historia que no podemos desconocer al valorar las tendencias de todo orden que caracterizan el año y la década en que entramos con el 2020. Es un período de la historia marcado de manera fuerte por la crisis/descenso del imperio estadounidense y el avistamiento en el horizonte del que pudiera sucederlo. Ese descenso/ascenso –que posee sus particularidades con respecto a las experiencias retomadas, entre ellas que ahora no solo está en declive el imperio hegemónico desde hace un siglo sino igualmente en crisis el sistema capitalista todo– sume al mundo en desorden y caos global, con manifestaciones de ello en ambiente, economía, demografía, agricultura, ordenamientos urbanos y sistema financiero.


Tenemos ante nosotros, entonces, una doble transición: por el dominio global, el cual, como todo lo indica, ya no será más unipolar sino multipolar, y por el sistema de producción. Y la disputa no será corta, como tampoco lo fue en la mayoría de las experiencias conocidas, sino que se tomará varias décadas, cinco o más en el peor de los casos.


En la particularidad del sistema de producción que tomará forma en medio del declive-crisis capitalista, todavía ninguno de los países y sus clases lidera una opción viable: solo son variantes más verdes, más rosadas, del capitalismo. Paralelo a ello, desde diversidad de sectores alternos, proyecta sus luces una opción-expectativa poscapitalista, pero aún sin alcanzar fuerza suficiente para materializarse.


Resistiendo a la confrontación bélica que implica ser vencidos, los Estados Unidos esgrimen sus defensas y como parte de ello potencian una nueva carrera militar, dotándose para la misma de un presupuesto fiscal para el año 2020 –que empezó en octubre de 2019– que ningún otro país tiene ni de cerca: 738 mil millones de dólares, ampliando, además, sus fuerzas militares con un nuevo cuerpo, el Espacial, acorde con la realidad desatada por la tercera y la cuarta revolución industrial, la colonización en curso desde décadas atrás de la órbita espacial por centenares de satélites, el despliegue de escudos antimisiles como contención de cohetería de todo tipo, en especial aquella con capacidad para transportar ojivas nucleares, así como por la pretensión humana de colonizar uno o varios planetas, a la manera de mecanismo para conservar la vida y prolongar su dominio en caso de una hecatombe nuclear, y como efecto de la propia crisis ambiental, en toda su ampliación, que afecta y ahondará su impacto al conjunto de la humanidad. Problemas de respiración, multiplicación de enfermedades de diverso tipo, abastecimiento de agua y otros anexos a la imposibilidad de llevar una vida en plenitud, harán parte de la misma. El afán de los multimillonarios de colonizar prontamente un lugar más allá de la Tierra no es fantasía (1).


Estamos ante una nueva carrera militar, en la cual unas potencias con menor presupuesto militar orientan el mismo hacia factores estratégicos que puedan equilibrar las cargas. De ahí las investigaciones en cohetería y armas en general con tecnología cuántica (2), a la par de transformar el poder ejecutivo de sus países, haciendo de los jefes de Estado verdaderos comandantes estratégicos de sus respectivos países, investidos de un poder tal, indicativo de que estamos en un período de preguerra, y que los esfuerzos de los imperios están dirigidos en especial a evitar que la contraparte se sienta segura de un triunfo rápido si opta por la confrontación abierta.


Vladimir Putin al frente de Rusia y Xi Jiping a la cabeza de China son muestra clara de las transformaciones vividas por el Ejecutivo en sus respectivos países. Jefes de Estado con poderes plenos, dirigiendo sus países por décadas, en realidad generales en jefe de los mismos, lo que permite explicar el momento histórico que vive la humanidad y la fuerte tendencia hacia una colisión fatal. Es una realidad de la cual no está lejos el Ejecutivo en Estados Unidos, donde el equilibrio de poderes empieza a resquebrajarse. El autoritarismo, como tendencia creciente, encuentra uno de sus soportes en esta realidad, y su fortalecimiento será cada vez más evidente. Mayor extracción de plusvalía a la fuerza de trabajo, para incrementar o recuperar por parte del capital la tasa de ganancia, simultáneamente con un mayor rigor en el control del mercado propio, o los ajenos bajo dominio, son otros de los factores que alimentan el giro autoritario que vive hoy el mundo y que irá en incremento en la nueva década que ahora marca el calendario.


Esa transición de imperio y de sistema de producción proyecta una colisión de poderes imperiales de la cual ningún país será ajeno, la que por el momento asume una confrontación de fuerzas a través de terceros países y en regiones allende sus propios territorios: Oriente Medio en general, como centro productor de la materia prima esencial del capitalismo, y poseedor de las mayores reservas de la misma –sumando al conjunto de sus países–, es el teatro de sus operaciones. Todo indica que la reorganización en que entrará este territorio llevará a que su control quede bajo el liderazgo de Rusia, que, con apoyo de China, impondrá allí sus reglas. El factor Israel deberá entrar en negociaciones que en alguna forma le darán aire al pueblo palestino.


Oriente Medio es un territorio de importancia estratégica para las dos potencias ahora aliadas en múltiples terrenos, forzadas a ello por el enemigo que comparten. Por un lado, Rusia requiere ampliar la zona de contención para dificultar cualquier ataque en contra suya, y, por el otro, China ha trazado por tal territorio una parte de la Ruta de la Seda, a la par de transitar por allí el petróleo que alimenta su industria y su funcionamiento en general. Israel, potencia nuclear regional y avanzada estadounidense, es el enemigo por controlar, y eso es posible materializarlo mediante diversidad de acuerdos que beneficien a las partes. Estados Unidos, de un lado, en medio de conflictos abiertos por doquier, tendrá que elegir entre concentrar más fuerzas y disputar de modo cada vez más abierto tal teatro de operaciones o redirigir sus fuerzas prioritariamente hacia el mar del sur de China, como esclusa para impedir la extensión/consolidación del poderío que ya ostenta la potencia asiática, obligando al imperio americano al abandono de esta parte del mundo, lo que aceleraría su declive (3).


Se trata de escenarios y tendencias de la geopolítica global que conservarán su vector actual o pudieran verse redimensionados por el resultado que arrojen los comicios presidenciales de noviembre próximo en Estados Unidos, coyuntura clave, tanto porque dirime por unos años más el grupo de poder al frente del imperio en descenso como porque con su resultado queda clara la trayectoria táctica y diplomática que señalarán su devenir en los siguientes cuatro años: operar cada vez más abiertamente, desestructurando toda la arquitectura que ellos mismos impusieron en los años que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, lo que ya no es útil para sus intereses, o avanzar tras igual propósito de manera más o menos negociada con sus mejores aliados.


En este hipotético escenario, quienes sufren hasta ahora, y seguirán afectados a lo largo de esta nueva década por la decisión de los Estados Unidos de no ceder su trono sin oponer resistencia, está la Unión Europea, en un acuerdo de acción territorial mancomunada en diversidad de áreas, con beneficio de convivencia pacífica por décadas, que corre el riesgo cada vez más abierto de regresar al estadio que tenían antes de la década de los 80 del siglo XX, e incluso mucho más atrás. El triunfo del brexit en el Reino Unido así lo indica, y los factores nacionalistas en la diversidad de los países que integran la Unión señalan en tal dirección.


Por ahora, el Imperio se vale de los acuerdos posguerra mundial que le dan privilegios para extender sus tropas a lo largo y ancho de Europa, adelantar allí sus armas estratégicas y disponer esos territorios como avanzada para diferentes propósitos, en particular para maniobrar conjuntamente en caso de una confrontación de cualquier orden. La Otan es parte de este acuerdo. La sumisión del “viejo continente” ante las demandas y amenazas de quien hoy está al frente de la Casa Blanca facilita la concreción de los propósitos del Imperio e indica que esta parte del mundo, como un todo, quedará, en los años que vienen, cada vez más relegada en la disputa por el reparto mundial.


El 2020 y la década que nos lleva hacia los años 30 se mantendrán marcados, además, por fenómenos como las migraciones, en la cual diversos países de África y América Latina mantendrán la expulsión de sus poblaciones en procura de trabajo e ingresos seguros. La constante del desempleo es creciente. La reducción –allí donde lo hubo– del Estado de Bienestar y con ello la pérdida o minimización, cada vez más notoria, de los derechos humanos, relegados a simple letra muerta, testimonio de algo que por décadas logró cierta materialización como fruto del ascenso de la izquierda, en su direccionamiento y su estímulo a las luchas directas de diversidad de pueblos anhelantes de justicia, igualdad, paz, bienestar, solidaridad, descolonización, soberanía. La Guerra Fría, como parte de este fenómeno, también contribuyó a contener la implementación de medidas regresivas, abiertamente a favor del capital y en contra de los derechos humanos, pero, una vez diluida, la ofensiva del capital es contundente. Fueron unos logros a los que también contribuyó el ascenso al gobierno, en diversidad de países del Viejo continente, de sectores progresistas –socialdemocracia.


Los efectos de la aludida ofensiva connota abundancia de males para el conjunto de los habitantes de nuestro planeta, tanto por el ahondamiento constante de la desigualdad social y la concentración de los frutos del trabajo de millones de seres humanos en unos cuantos personajes (4), como por la disparada de una crisis climática que tiene en vilo el futuro de la humanidad.


Son aquellos unos males que solamente resultan contenibles por la sociedad global, desde la particularidad de sus países, pero logrando una sintonía de fuerza desde el alzamiento social global. Una contención, a partir de la conciencia por un presente que ya es futuro, que al mismo tiempo detenga la reducción de la democracia a su mínima expresión, simple formalidad (elecciones), como está sucediendo, haciendo de ella un campo de batalla para que en realidad sea participativa, directa, radical, plebiscitaria.


Otras muchas particularidades tienen luz propia y llamarán nuestra atención a lo largo del año 2020 y de la década que ahora empieza. La creciente desocupación del campo y el incesante crecimiento de las ciudades será una de ellas. Las presiones económicas y militares que recaen sobre sus pobladores, así como la ausencia o la debilidad de políticas gubernamentales, nacionales e internacionales, que incentiven su vida y su labor alrededor del agro, así como la conservación de las particularidades culturales que le son características, son parte de los motivos para que así suceda.


De la mano de su desocupación llegan la imposición y la ampliación de una economía agraria que está ligada al extractivismo latifundista, a partir de monocultivos sembrados en áreas que cubren cientos y miles de hectáreas. Es una producción agrícola, para uso humano, animal e industrial, soportada en muchos casos, y con tendencia creciente, en semillas ‘mejoradas’, modificadas genéticamente, que someten al campo y la naturaleza en general al envenenamiento que produce la cantidad de tóxicos con que deben ser fumigadas, a la reducción o la desaparición de la biodiversidad en todas sus manifestaciones, y a la humanidad en general a una alimentación cada vez menos diversa, insípida, baja en proteínas y vitaminas, proceso de siembra y transformación de granos y verduras cuyas consecuencias para la salud humana y animal en general aún no están claramente establecidas, pero que en el campo de la cultura gira hacia lo que algunos autores describen como su macdonalización.


Por su parte, la imparable urbanización del mundo seguirá incrementando problemáticas para la salud, derivadas del modelo de desarrollo imperante y de un transporte que ahoga las urbes en esmog y altos niveles de contaminación auditiva y visual. La reducción del tamaño de las viviendas, llevadas al extremo de parecer colmenas, su mala e ineficiente aireación, la ausencia de sol para gran cantidad de las mismas, la desaparición de espacios comunes en muchos barrios, etcétera, someten y someterán incesantemente a la humanidad a una deshumanización de sus centros de vivienda y trabajo, ahondando una crisis, la del urbanismo, que demanda replanteamiento en procura de recuperar la calidad de seres humanos que, como especie debemos conservar, alejándonos de la condición de seres-máquinas, tendencia que celebra el capital, en procura de mano de obra dócil, que no reclama ni se organiza para defender sus derechos.


El desempleo, la mala calidad en su remuneración, la informalidad laboral, la ofensiva neoliberal en un intento por extraer más renta de quienes venden su fuerza de trabajo (al reducir salarios vía eliminación de beneficios como primas y bonificaciones, cajas de compensación, horas extras, etcétera), son otras tantas aristas que conservarán su tendencia durante la década que abre su agenda.


Son tendencias y devenires en los cuales las mayorías de nuestras sociedades no debieran resignarse a ser actoras pasivas sino, como está sucediendo por estos meses, decidirse por un liderazgo desde el cual sacar a flote una opción de vida diferente de las dos planteadas en su contorno, que en el largo plazo son una misma.
El tiempo que ya corre y los años por venir nos indicarán con toda seguridad si así ha sucedido.

 

1. Elon Musk revela detalles de su proyecto de gran escala para colonizar Marte en 2050 con un millón de personas, https://www.desdeabajo.info/ciencia-y-tecnologia/item/38663-elon-musk-revela-detalles-de-su-proyecto-a-gran-escala-de-colonizar-marte-para-el-2050-con-un-millon-de-personas.html).
2. Esta tecnología impulsa cohetes a velocidades superiores 20 y más veces a las del sonido; radares con capacidad para detectar aviones y otras armas hasta ahora invisibles, criptografía de nueva generación, etcétera. https://www.technologyreview.es/s/10871/como-las-armas-cuanticas-cambiaran-las-guerras-del-futuro.
3. https://www.seguridadinternacional.es/?q=es/content/el-mar-del-sur-de-china-nodo-de-la-geopol%C3%ADtica-regional-y-mundial-del-siglo-xxi
4. “Tiempo para el cuidado. El trabajo de cuidados y la crisis global de desigualdad”, www.oxfam.org

 


 

América Latina, de cara a la inestabilidad política

 

De regreso al pasado. La nota típica de América Latina durante los años 50-80 del siglo XX eran los golpes de Estado, tantos que parecía que vivíamos en una región de ficción. En esos golpes, los militares eran los actores que se destacaban, ya que asumían la misión encomendada por el gobierno de los Estados Unidos, así como de los poderes civiles detrás del golpismo, verdaderos beneficiados, unos y otros, de cada cuartelazo.


Transcurridas varias décadas de aquella inestabilidad política, de aquella lucha abierta por el control del poder en la diversidad de nuestros países, de violencia institucional desenfrenada que dejaba en harapos los derechos humanos, cuando se había ganado cierta normalidad y existía un aire de una mayor redistribución de la riqueza nacional, sin afectar la estructura de clases, la concentración de la riqueza y la propiedad de los más ricos, el camino del golpismo retoma su lugar, en este caso sin aparecer los militares, a no ser de manera muy episódica, ahora reemplazados por jueces o altos funcionarios del gobierno descabezado.


Sin duda, los tiempos cambian y de su mano las formas de la política gubernamental, nacional e internacional. Así, como prolongación de las nuevas formas asumidas por el golpismo, en los años que nos llevarán al 2030, y como parte de la decisión de Estados Unidos de conservar/recuperar su control total sobre la región, seguirán estando presentes los golpes de Estado suaves, y como parte de estos el golpismo judicial, unos y otros en defensa supuesta de la ‘democracia’.


Como parte de esta realidad, de la violencia sin reparos ni miramientos, típica del golpismo de los gorilas, pasamos a la prevalencia de las apariencias y al ejercicio de una violencia con foco cerrado y formas ‘democráticas’. Así lo permite concluir Brasil, pero también Bolivia, los dos últimos países que padecieron las nuevas formas del intervencionismo estadounidense. Para el caso de Bolivia, el próximo 3 de mayo, en caso de no quedar espacio para una segunda vuelta presidencial, quedará sellado el golpe de Estado que se fraguó el 10 de noviembre pasado, bien en dirección golpista, bien dándoles, de nuevo, espacio a los sectores progresistas.


En los ojos del águila, celosa de la presencia de Rusia, China e Irán en la región, están Venezuela y Nicaragua; Cuba, la cereza del pastel, continuará como propósito máximo del intervencionismo del imperio. Las reformas de todo orden que la isla caribeña afronta, como medida urgente para superar las limitaciones de un modelo de Estado y social agotado, indicarán si esta experiencia de soberanía y dignidad logra un segundo aire, el que impediría que la inconformidad interna lo subvierta.


Marcará esta década, a ambos lados de la cadena, la inestabilidad política o la crisis permanente de gobernabilidad, de manera que quien controle las riendas del gobierno deberá enfrentar, por el lado del status quo, la protesta social que demanda punto final para el neoliberalismo y todo lo que le es preciado. Por el lado progresista, su incapacidad para potenciar un modelo económico alterno y su persistencia con proyectos extractivistas, que le generan alejameniento de los pobladores del campo, como de sectores urbanos que luchan por la preservación de la naturaleza. Sin flujo económico suficiente para implementar políticas redistributivas diferentes a las ya existentes, es poco lo que el progresismo puede ofrecerle a la sociedad.


Estamos ante un escenario en el cual entrarán a jugar, de manera cada vez más abierta, los narcotraficantes, ahora actuando como mafias que controlan territorios y someten a quienes los habitan, propiciando desplazamientos de todo tipo, usurpando tierras, acometiendo proyectos extractivistas, es decir, actuando como también lo hacen los propietarios del sector industrial, comercial y financiero. Ahora, y de manera cada vez más clara, el narco estará integrado al sistema y la clase que lo controla.


En este marco complejo de luchas sociales permanentes, indígenas y mujeres estarán a la cabeza, ampliando derechos. Los pueblos originarios mantendrán su constante en procura de la tierra necesaria para vivir, y alrededor de ella en defensa de la biodiversidad y el equilibrio ambiental. Entre estos pueblos, los organizados como zapatistas saldrán de nuevo a confrontar a nivel nacional y de manera directa al gobierno, buscando bloquear megaproyectos el Tren Maya y otros que rompen sus territorios. Las mujeres, por su parte, emplazarán de manera cada vez más intensa a la sociedad, en pos de igualdad efectiva y cese a la violencia contra sus cuerpos.


Ni una ni otra serán luchas fáciles ni lineales. Serán complejas, arduas, y sortearán flujos de distinto tipo al tener que enfrentar la reacción creciente de los sectores más tradicionales de la sociedad. En todo caso, la experiencia ganada hasta ahora por indígenas, como por movimientos feministas, permiten augurar que en esta década consolidarán posiciones y más apoyo social.


A la actual dinámica no escapa Colombia, donde las hegemonías que la sometieron por tantos años al exterminio muestran fracturas, debido de manera preponderante a las contradicciones al interior de los sectores dominantes y al intento de reagrupación de los sectores marginados. Sin una agenda particular de estos últimos, sin proyecto propio, poco podrán esperar del desenlace de la disputa interburguesa, cuyo resultado prolongará el dominio de la tradición o abrirá nuevos surcos para el modernizante, pero sin cambiar la esencia del establecimiento.

 


 

 

Suscríbase:

https://libreria.desdeabajo.info/index.php?route=product/product&product_id=180&search=suscri

 

Diego Quintero, sin título (Cortesía del autor)

En diciembre del 2019 fue entregado el texto oficial de la llamada “Misión Internacional de Sabios 2019 por la educación, la ciencia, la tecnología y la innovación”, nombrada por el gobierno de Iván Duque para elaborar el texto guía fundamental para la política nacional en los cuatro temas; todo enmarcado en la creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología. Nos concentramos aquí en el documento mismo (1). El texto de recomendaciones se llama: “Colombia hacia una sociedad del conocimiento”.

 

“Desatención”, “desinterés”, “incomprensión”. Desde siempre, estas y otras realidades describen la real atención que recibe la ciencia en Colombia. El exiguo presupuesto que nunca superó el 0.3 por ciento del PIB, y el último lugar en inversiones en la política estatal que por años han merecido los institutos que la han tenido a su cargo da cuenta de ello.


Es una “incomprensión” que resume el carácter de la clase social y política que por décadas –que suman siglos– ha controlado el poder en Colombia, cuando la verdad es que este es un país con todo el potencial para liderar o integrar en la región proyectos de punta, en todos los órdenes. Proyectos de investigación que en su base demandan una comprensión científica del entorno natural de su ser territorial. No es solamente la abundancia de ríos, selvas, bosques, la variedad de climas y mares, sino también su biosfera y otras partes que hacen de Colombia uno de los países mejor dotados entre los casi dos centenares que integran la comunidad internacional.


Se trata de toda una realidad y un potencial natural que sobrepasa la mentalidad rentista que desde siempre ha imperado en estas tierras. Ni curiosidad, ni sentido crítico, ni amor por el aprendizaje, ni estímulo al debate abierto, sin dogmas ni prejuicios, nada de esto está registrado en la historia del país, un signo innegable del carácter de quienes han determinado el destino padecido hasta la fecha por quienes habitan esta puerta de entrada y/o salida de Suramérica. Por el contrario, lo que ha predominado son verdades eternas, rezos, escolástica, exclusión del crítico y del curioso, estigmatización del saber.


No es casual, por tanto, que a pesar de todas las potencialidades que tenemos para la construcción de un proyecto potente de ciencia, Colombia no aparezca en los registros internacionales en este campo. De ahí que al llegar hace poco a la Ocde, a esa organización que dicen “de las buenas prácticas” los gobernantes tengan que romper con el pasado y así sea formalmente, como parece ser hasta ahora, lleven al país hacia la investigación, para lo cual darle estatuto de ministerio a la instancia encargada de tal reto aparece como un impostergable.


Nos encontramos, por tanto, más allá del deseo de Duque y de quienes lo rodean, ante una exigencia externa. Y el paso incial para cumplir con la demanda es diagnósticar y proyectar, para lo cual, retomando pasos ya andados, se constituye una nueva “Misión de sabios”, en este caso con participación internacional. Ahora bien, ¿qué documento produjo la Misión? ¿Qué esperar de su resultado?


El espíritu del documento


Cuarenta y seis comisionados elaboraron el documento finalmente entregado al Gobierno, con el apoyo de un amplio equipo técnico, con la participación de algunas de las más importantes universidades, grupos de investigación, semilleros, academias, profesores, investigadores, gestores del conocimiento, ministerios y entidades públicas, algunos organismos multilaterales con sede en Colombia, diferentes escuelas, y algunos organismos privados y de consultoría, notablemente.


El lenguaje del texto es claro, su redacción no se presta para ambigüedades ni ambivalencias, y en numerosos pasajes está soportado por algunas fuentes de datos y publicaciones. Al fin y al cabo, se trató de un trabajo que se discutió y elaboró en alrededor de seis meses. Es evidente un espíritu muy técnico, poco político y crítico, altamente propositivo y muy bien intencionado, y mesurado en el lenguaje y las expresiones, con muy pocos adjetivos y adverbios, a menos que fueran exaltantes o sugestivos.


Fueron, sin lugar a dudas, seis meses de trabajo, pero también de mucha presión sobre los comisionados, por parte del gobierno, como es suficientemente conocido.


Algunos de los verbos que más se repiten en el texto, son “diseñar”, “construir”, “proponer”, “pensar”, “programar”, todo lo cual se ajusta a los compromisos adquiridos y al carácter técnico del documento. Al fin y al cabo, desde Durkheim y Weber es un lugar común distinguir dos cosas: al político y al técnico. Esta distinción le sienta muy bien al espíritu del capitalismo, para plantear que una cosa son los “tomadores de decisión” (= políticos, banqueros, militares, etc.), y otra muy distinta los “asesores, técnicos y consultores”. Algo que merece, por decir lo menos, una segunda reflexión. En la historia de Colombia los académicos y científicos jamás han sido considerados como tomadores de decisión. Sus propuestas tienen carácter meramente consultivo, y nunca vinculatorio. Algo sucede, y sigue sucediendo en la historia del país.


Específicamente, en los marco de la sociedad de la información, de la sociedad del conocimiento y de la sociedad de redes (2) la distinción establecida por Weber, y todavía vigente, es vetusta y peligrosa. El ejemplo más palpable son los populismos, por ejemplo, de Trump, Macri, Piñeras, Bolsonaro –y el subsiguiente negacionismo, notablemente, del cambio climático, y otros temas sensibles que son inmediatamente del relevo del trabajo con datos, información, y conocimiento– es decir, ciencia.


La letra del documento


La tradición medieval sostenía que “la letra con sangre entra”. Esta idea puede tener por lo menos dos interpretaciones. Una, es que la gente no aprende sino de malas maneras, con presiones y fuerza, bajo sometimiento y adoctrinamiento, en fin, con miedo y mucha disciplina. La otra es que las cosas se aprenden, tarde o temprano, a través de mucho esfuerzo, sudor y sufrimiento. Como se aprecia, no hay mucha distancia entre una y otra cosa. Pues bien, Colombia hacia una sociedad del conocimiento, se plantea en el marco explícito de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS), los cuales son mencionados y subrayados a todo lo largo del informe. Así, los temas de desarrollo, conocimiento, innovación y competitividad dan por supuesto, aceptan sin más, y se apoyan en los (ODS), un tema que merece una consideración propia, en otro lugar. Como quiera que sea, la base es: el sistema de libre mercado debe poder desarrollarse y crecer en términos de sostenibilidad. Hay que decir, de pasada, que los (ODS) dejan absolutamente intacta la función de producción, y no hay ni una sola palabra al respecto.


Análogamente a como los acuerdos de la paz en La Habana entre el Gobierno y las Farc dejaron incólume el modelo económico, asimismo, el Informe de 2019 no se ocupa, absolutamente para nada, de la función de producción. En una palabra: se trata de educación, ciencia, tecnología e innovación para la afirmación y el desarrollo de la economía de libre mercado; punto. Con todo y las estructuras cognitivas que implica, con las formas y estilos de vida que conllevan, en fin, con las finalidades e intenciones conocidas.


Los focos escogidos están bien justificados, con básicamente, una doble argumentación: de un lado, el número de grupos de investigación en el país. Esto es, si cabe, la capacidad instalada. Y de otra parte, también, los marcos de la Ocde, que son al fin y al cabo, los que regulan hoy y hacia futuro las políticas públicas en Colombia.


En fin, un buen número de las propuestas del Informe de 2019 son las mismas que las del Informe de 1994; al fin y al cabo, las propuestas de Colombia al filo de la oportunidad no fueron jamás atendidas o en el mejor de los casos sólo parcialmente.


La historia, la memoria, Clío: esa ciencia políticamente incorrecta.


Es clara la mención de que sin ciencia no puede haber desarrollo humano. En varios lugares se hacen comparaciones con Irlanda y con Corea del Sur, por ejemplo, y se afirma explícitamente que los más sensibles problemas de crecimiento y desarrollo humano no pueden ser superados sin una política fuerte, amplia y con raíces de educación y ciencia. Eso lo sabemos los académicos y científicos, pero ¿y los políticos, financistas y banqueros? Como profesores, bien podemos apelar a la necesidad de una evaluación (quiz, examen, exposición, etc.), de los dirigentes nacionales sobre este informe, como diciendo: “muchachos, aquí está el informe. Léanlo. En 15 días habrá un control de lectura”. Algo semejante valdría para entrar en alguna de las numerosas listas negras que circulan. El tiempo lo dirá: si los miembros del gobierno de Duque: a) leyeron; b) y si leyeron, entendieron, el Informe. El tiempo es un juez implacable.


Las políticas de conocimiento son exactamente políticas de vida; sin metáforas. Sólo que la vida es un juego que se juega a largo plazo. Pensar la vida significa exactamente pensar a largo plazo, algo que las políticas públicas desconocen por completo, específicamente en la historia del país. Así, el texto oscila entre llamados a largo plazo, y propuestas inmediatas, que tienen una ventana máxima de 5 años. Esta fluctuación es, sin duda, el resultado del balance entre deseos y conocimiento de un lado, y compromisos e información con datos, de otra parte.


De manera significativa, en varios lugares el Informe pone el dedo en la necesidad y la importancia de enfoques y de políticas transdisciplinarias, lo cual constituye un avance notable al que hasta la fecha Colciencias jamás había llegado ni nunca llegó. Los académicos y científicos autores del Informe, en contraste, si saben de enfoques cruzados, transversales, inter, trans y multidisciplinarios. ¿Podrán el presidente, los ministros, los gobernadores y alcaldes, por no mencionar a los rectores y vicerrectores de las universidades entender este llamado? Nuevamente: cabe esperar lo mejor. Cuando el mundo se llena de esperanzas y buenos deseos… Es exactamente en este marco que encuentran todas sus raíces los llamados a conformar redes y trabajar en redes.


El informe apela en varias ocasiones a comparaciones, en materia de inversión, en comportamientos por parte del Estado, en actitudes de parte del sector privado, en fin, en dinámicas por parte de las universidades, a comparaciones e ilustraciones con experiencias en otros momentos y lugares. Esto implica poder aprender de otras experiencias. Una demanda la verdad exagerada para un gobierno que sólo parece mirar su propio ombligo y que está envuelto en escándalos de toda índole: masacre sistémica y sistemática de líderes sociales, mermelada y corrupción, espionaje a periodistas, parlamentarios, ONGs y personalidades democráticas, impunidad ante el crimen común y el organizado, connivencia con la explotación minera de cielo abierto, la destrucción de las selvas y bosques, en fin, el pago de prebendas de todo tipo ante el pasado inmediato y el presente en curso. El de Iván Duque, el peor de todos los gobiernos en la historia del país, acaso comparable con el de Álvaro Uribe Vélez, que son, al fin y al cabo, la misma cosa. El sub-presidente, como ya es ampliamente conocido.


Las realidades del Informe


Digámoslo de manera franca: Colombia hacia una sociedad del conocimiento, permanecerá en los anaqueles de las bibliotecas, y como un material de consulta histórico. Nada más. Algo semejante pasó ya con el Primer Informe, elaborado por la primera misión, en 1994 (3).


El informe de 1994 propuso invertir el 1 por ciento del PIB en ciencia, educación y tecnología. En casi 25 años esa meta jamás se alcanzó. Con todo y gobiernos, documentos Compes, planes de desarrollo, y demás. El documento de 2019 propone que para el 2025 el gasto en ciencia y tecnología sea del 1.2 por ciento del PIB. En la actualidad es de cerca del 0.3. En medio de reformas tributarias sangrientas, de propuestas del partido del presidente actual por modificar sustancialmente el régimen de pensiones, de una elevada deuda pública que llega a la fecha a cera del 56 por ciento del PIB, y de la propuesta de eliminación de las Cajas de Compensación, por ejemplo, ¿cabe pensar, sinceramente que la meta propuesta se podrá alcanzar? Decían las viejitas y los curas antiguamente que el camino al infierno está sembrado de buenos deseos y buenas intenciones.


De manera explícita, el Informe afirma que el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Sncti) debe ser distinto al Sistema Nacional de Competitividad, el cual se encuentra bajo el gobierno del Departamento de Planeación Nacional. Ya desde el gobierno de Juan Manuel Santos se generó esa confusión, y en los dos años que a la fecha lleva Duque en el gobierno no ha habido ni una sola palabra al respecto.


Así las cosas, se anticipa ya que el Informe 2019 será, simple y llanamente un canto a la bandera. Al fin y al cabo, sistemáticamente, las élites en la historia de Colombia han sido indolentes frente al conocimiento, a diferencia de las élites de países de la región como México, Argentina, Brasil y Chile, notablemente.


Las propuestas sobre el Ministerio son bien intencionadas pero políticamente vacías. Mientras los miembros de la Misión discutían y elaboraban el informe, Iván Duque crea el Ministerio de Ciencia y Tecnología como un ministerio “de costo cero”. Esto es, exactamente con el mismo presupuesto que tenía Colciencias, y sin un incremento real.


La propuesta más básica del Informe 2019 plantea pensar de cara a los próximos diez años. Para ello, propende por un gran acuerdo nacional con todos sus agentes y actores. (Esto en un país fuertemente dividido entre los enemigos de la paz y sus defensores, por ejemplo). De manera excesivamente cauta, el informe proyecta que para el 2045 todos los jóvenes de hasta 18 años tengan educación media; cuando lo más democrático hubiera sido que la educación básica y media fuera obligatoria y gratuita (más allá de la existencia de colegios privados). Sintomáticamente, se exhorta al reconocimiento social, cultural y político de los maestros. Una meta encomiable contra la pauperización de profesores, de cátedra, con contratos a término fijo, y regímenes pensionales críticos.


Con acierto, se llama a cambiar el modelo educativo, para que pase de la enseñanza al aprendizaje; así, las diferentes formas de adoctrinamiento deberán ser suprimidas y criticadas. Así también no podrá haber desarrollo, ciencia ni crecimiento humano sin eliminar la inequidad, la pobreza y las formas de exclusión y marginamiento. Tácitamente se llama a un reconocimiento y apoyo de las economías locales, alternativas (bioeconomía).


En esta misma dirección, se convoca a una política de datos abiertos. La información es un acervo social y cultural, y no puede permanecer aislada de la sociedad. Una política de datos abiertos significa que, de cara al pasado, otra democracia es posible. Esto no es ajeno, en absoluto, a la idea de un empoderamiento ciudadano. Todo, dicho por el documento en su versión final.


En fin, sin ambages, se trata de situar al país en el siglo XXI, por fin. Un país que jamás llevó a cabo la reforma agraria, que no supo balancear la educación pública y la privada, y que su fundó siempre en una profunda asimetría de información.


Sin la menor duda, el espíritu del documento es positivo, democrático, pero ingenuo en numerosos lugares y algo voluntarista.


Decía B. Brecht que la mejor crítica que se le puede hacer a un río es construirle un puente. Esto significa que la mejor crítica que se le puede hacer al informe es leerlo, apropiárselo y difundirlo. Lo que sigue entonces es la reflexión crítica. Y acaso su mejoramiento, o su transformación.


Algunas reflexiones críticas


Colombia se dirime como un país que quiere pasar de la guerra a la paz, de la violencia a la justicia, y de la pobreza a la equidad. Al mismo tiempo, recientemente fue definido como el país más corrupto del mundo, y como una democracia imperfecta (hace unos años también fue llamado un Estado fallido). Pues bien, es exactamente en este marco como se plantea la idea de ciencia, tecnología e innovación.


La ciencia, en sentido laxo, forma parte de las políticas sociales, esto es, de educación y de desarrollo humano. Pero las políticas sociales han sido justamente las que han sido sistemáticamente desatendidas. La prioridad ha sido siempre el presupuesto para la guerra –“seguridad y defensa”–, y el favorecimiento al sector privado y en especial al sector bancario y financiero. Así las cosas, cabe una sospecha acerca de las verdaderas intenciones de Duque y todos los suyos. El país está tan mal y ha estado tan mal que una parte de las buenas cosas provienen de la Ocde y de la comunidad internacional.


Las políticas sociales y de conocimiento requieren un apoyo sincero y denodado. Pero un “presupuesto de costo cero” promete poco, o nada. Todo parece indicar que se trata, para Iván Duque, cada vez más, de una forma de lavar su desprestigio e incapacidad.


Se trata, todo parece indicarlo, de una manera de salvar las apariencias ante la comunidad internacional y ante algunos organismos multilaterales. Porque la verdad es que la universidad pública se mantiene al filo en materia presupuestaria. Hay un afán por favorecer, muy ampliamente a la universidad privada y a la confesional. El medioambiente se degrada a ojos vista, y el gobierno cierra los ojos ante las transnacionales mineras. Los científicos y académicos cuando tienen méritos y logros es más por su propio tesón y garra, que por que haya políticas públicas favorables. En fin, los científicos e investigadores son vistos como gastos, y no como oportunidades.


Coda


Una observación importante se impone. El documento de la Misión 2019 señala en varios apartes que se trata de un informe destinado al gobierno y a la sociedad. Cabe esperar que el gobierno actual atienda las sugerencias, propuestas y proclama. Pero si no lo hace, el documento pertenece también a la sociedad, al país. Y entonces, por medio de los canales académicos y científicos cabe apropiarse del mismo e implementarlo. En esta distinción radica la diferencia, muy sensible, entre políticas públicas (policy, policies) –que son política de Estado o de gobierno–, y políticas-sin-mas, que son políticas colectivas, comunes, en fin, de vida. Y la vida no le pertenece al Estado, en absoluto.


La atmósfera del Informe es la del pensamiento sistémico. Está expresamente dicho en el texto. No está mal, pero es perfectamente insuficiente. Sería deseable que los miembros de la Misión supieran, además y fundamentalmente, de complejidad. Sin embargo, el Informe es lo que es: un hecho cumplido.

 

1. Acerca de la conformación misma de la Misión, Maldonado, C. E., (2019). “Mensajes cruzados, ruido y ambivalencias. La recientemente creada Misión de Ciencia y Tecnología”, en: Le Monde diplomatique, Mayo, Año XVII, Nº 188, pp. 9-11.
2. Cfr. Maldonado, C. E., Sociedad de la información, políticas de información y resistencias. Complejidad, internet, la red Eschelon, la ciencia de la información, Ediciones desde abajo, Bogotá, Colección Primeros Pasos, 2019.
3. Cfr. Instituto Colombiano para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología, Colombia al filo de la oportunidad. Misión de Ciencia, educación y desarrollo. Informe conjunto. Colciencias: 1994; disponible en: https://repository.agrosavia.co/handle/20.500.12324/13580, de donde se puede bajar el pdf.

 


Estructura general

 

El documento producido por la Misión se articula en siete secciones con un peso desigual. Primero una proclama: “Por una sociedad del conocimiento para la próxima generación”, en la que se señala la meta propuesta: para el 2030 y se plantean los buenos deseos de desarrollo y crecimiento; luego, “El horizonte de la Misión: acuerdo para una Colombia en la frontera del conocimiento”, en el que se reconocen las bases vulnerables actuales, se plantea una meta de inversión en ciencia, tecnología e innovación (CTI) con respecto al PIB, se hacen observaciones sobre el Ministerio de (CTI), y la necesidad de desarrollar una política de (CTI).


El tercer capítulo, “Contexto y enfoque”, recoge el contexto del Informe y la Misión, y el enfoque hacia futuro de lo que puede y debe ser la (CTI) en el país. De manera puntual, se definen ocho focos de trabajo. Antes de presentar y discutir en detalle los focos, a los cuales está dedicado el capítulo quinto, el capítulo cuarto se ocupa de la justificación y exposición de las propuestas generales, tales como el reconocimiento del papel insustituible de la ciencia, la importancia de la educación en la transformación de la educación, la gobernanza en materias de ciencia, tecnología e innovación, la articulación de los actores de una política nacional de ciencia y tecnología; estos actores son, según el documento, el Estado, el sector privado, el tercer sector, las universidades y las comunidades. Asimismo, se considera aquí el papel de las universidades, la importancia de los institutos y centros de investigación, el llamado a la creación de institutos públicos de ciencia, tecnología e innovación, y la creación de viveros creativos. De manera muy sensible, se ponen de manifiesto los problemas relativos a la financiación, la constitución y fortalecimiento de redes, y la diáspora, conjuntamente con la apropiación social del conocimiento.


Los focos articuladores de (CTI) son ocho. Estos son:

Bioeconomía, biotecnología y medioambiente;
Ciencias básicas;
Ciencias sociales y desarrollo humano con equidad;
Ciencias de la vida y de la salud;
Energías sostenibles;
Industrias creativas y culturales;
Océanos y recursos hidrobiológicos;
Tecnologías convergentes e industrias 4.0.

En otras palabras, estos son o deberían ser los ejes de investigación del país a mediano y largo plazo.


El sexto capítulo se cobija bajo la idea genérica de una serie de misiones emblemáticas. Estas son cinco, así: la principal riqueza del país es la diversidad natural y cultural, y ello debe servir de basamento para una economía sostenible. Dos misiones se destacan, de esta manera: la misión Colombia diversa, bioeconomía y economía creativa, y la misión agua y cambio climático. De la misma manera se postula la misión Colombia hacia un nuevo modelo productivo, sostenible y competitivo; de otra parte, está la misión conocimiento e innovación para la equidad, y finalmente la misión educar con calidad, equidad y desarrollo humano.


Al final, las conclusiones recogen, de manera puntual, las propuestas generales de la Misión. Estas están recogidas expuestas en el Apéndice, que reúne la principales propuestas, que son 65.


 

Suscríbase:

https://libreria.desdeabajo.info/index.php?route=product/product&product_id=180&search=suscri

 

Viernes, 06 Diciembre 2019 15:38

Filosofía, crisis y postcapitalismo

Escrito por
Filosofía, crisis y postcapitalismo

Ortega y Gasset ha señalado la situación de naufragio como la más propicia para que surja el pensar […] ya que todo da a entender que sólo in extremis el hombre piense […] En el naufragio va la vida. La muerte sería, por lo tanto, la insustituible presencia que hace nacer el pensar.

María Zambrano (2011, p. 70).

Introducción

En esta charla me propongo, en un primer momento, partiendo de Nietzsche, una filosofía del horror del mundo, que genere consciencia sobre el contexto y la realidad que vive la sociedad actual. En un segundo momento, y como reacción ante el horror de la crisis civilizatoria del mundo, se propone la necesidad de una filosofía subversiva que, partiendo de una autocrítica, supere muchas de sus prácticas excluyentes, incorpore la filosofía para niños, traspase su labor exegética y repetitiva y, ante todo, que se convierta en una filosofía militante, comprometida con la construcción de otros mundos posibles. En este sentido, se apuesta por una filosofía contextual, crítica y propositiva que aporte al pensar sociedades post-capitalistas.


La filosofía del horror del mundo.


En Sobre el porvenir de nuestras escuelas de 1872, Nietzsche sostuvo algo que quiero suscribir aquí: “la filosofía debe partir no ya de la maravilla, sino del horror. A quien no esté en condiciones de provocar horror hay que rogarle que deje en paz las cuestiones pedagógicas” (2000, p. 61). Si bien Nietzsche reivindica en esa misma obra el asombro como fuente del filosofar, recalca que el filósofo debe partir del horror del mundo, si se quiere romper con la situación actual. Si quiere estremecer las conciencias ante el mundo brutal que lo rodea. Esto quiere decir que se debe iniciar con un diagnóstico muy preciso de nuestro tiempo, de sus injusticias, sus humillaciones, sus miserias, sus violencias múltiples y estructurales, su desigualdad, su hipocresía, su banalidad, su vulgaridad, sus desequilibrios y su irracionalidad. Es necesario evidenciar el suicidio colectivo de nuestra especie, que se ha convertido en una silenciosa realidad en marcha y patentizar que el peligro y la barbarie parecen ser hoy nuestro único destino común. En este punto, es necesario decir que el horror del mundo de hoy está representado por lo que se ha llamado la crisis civilizatoria o la crisis epocal del capitalismo entendida como la “situación límite en el proceso de reproducción de la vida planetaria” (Arizmendi, 2016, p. 177).


La actual forma de vida atraviesa múltiples crisis simultáneas. La primera de ellas, de la cual, según los expertos no hemos salido, es la crisis económica producto de la sobreproducción, la burbuja inmobiliaria del año 2008 y la sobrefinanciación, y la caída de la tasa de ganancia del capitalismo. Desde ese momento se ha venido hablando de una crisis capitalista consistente en la imposibilidad del capital de seguir revalorizando el valor y aumentando sus beneficios. A esta crisis, que para algunos puede ser peor que la de 1929, debe agregársele la crisis ambiental actual, producto de la contaminación de los ríos y mares; la producción de gases invernadero, la dificultad cada vez mayor que tiene el planeta para reabsorber el CO2, la deforestación de los bosques y el cambio climático, el cual no es una conspiración o un complot marxista como piensan Donald Trump o Jair Bolsonaro, es una realidad. Esta crisis ambiental es producto del uso del carbón, el gas y el petróleo para producir energía. La modernidad se empeña en seguir siendo una modernidad fosilista, extractivista, tal como lo ha sido desde el XVI. Pero hoy vivimos también una crisis energética, pues es claro que esos recursos fósiles son finitos, y aún no se logran sustituir del todo con energías limpias. El agotamiento del petróleo cambiará radicalmente la civilización en unos años, pues con él se mueven los transportes, que, a su vez, mueve las mercancías y, en suma, actualiza la globalización de los mercados.


La crisis ambiental no ha sido mitigada y, más bien, hoy impera lo que el pensador mejicano Luis Arizmendi llama un “planetary management” (Arizmendi, 2016, p. 133), esto es, una administración y gestión de los desastres ambientales como huracanes, terremotos, inundaciones, etcétera, que se producen en el mundo. No se acató el protocolo de Kyoto que se propuso reducir en un 5% las emisiones de gas invernadero en el periodo 2008-2012 y, como se sabe, Estados Unidos, uno de los mayores contaminadores del mundo, se retiró del tratado de Paris. Igualmente, tal como vamos, tampoco se cumplirá el reto de reducir el 25% de las emisiones para el año 2050. Se ha pasado por alto la advertencia de la ONU y el Panel Internacional sobre el Cambio Climático (IPCC) sobre la posibilidad de que la temperatura global aumente hasta 6.4 grados Celsius a final del siglo XXI, lo cual sería catastrófico para el casco polar y el universo de especies terrestres y marinas.


Esto demuestra que en la era del antropoceno o, mejor, del capitaloceno como la llama Renán Vega Cantor (2019), el hombre aún no ha entendido que él muere en proporción a cada árbol que tala. Y ya no es falta de conciencia de los capitalistas, como podría pensarse. No. Sencillamente el hombre egotista actual ha puesto su bienestar efímero, sus intereses a corto plazo, por encima de la vida natural, la cual es la condición de posibilidad de su propia existencia, pues sin vida biológica no hay vida humana. Este es un verdadero “Crimen contra el porvenir del mundo”, para usar la expresión de María Zambrano (2015, p. 179), por eso equivale a un suicidio colectivo.


La crisis ambiental mundializada ocasiona una crisis ecológica global cuya consecuencia más visible es la pérdida de biodiversidad por destrucción y alteración de los ecosistemas. Sabemos que, en las últimas décadas, el hombre ha desaparecido cerca del 60% de las especies. El hombre no es sólo un super-depredador, sino también, como decía Darío Botero Uribe, “un mamífero transgresor”.


Estas dos crisis, más la lógica de la mercantilización de los alimentos, producen la crisis alimentaria global, crisis relacionada también con las políticas económicas impulsadas por los Estados desarrollados y acogidas por la dirigencia política subalterna y dependiente de los países pobres. Cuando gracias a los Tratados de Libre Comercio, un país no produce sus propios alimentos, y decide importarlos, no sólo debilita su agricultura, sino que se expone a la especulación del precio de los alimentos en el mercado. De esta manera se expropia a los campesinos de sus tierras y se incrementa el monocultivo de ciertos vegetales o ganado para la exportación, minando la soberanía alimentaria de las comunidades, quebrando sus lazos orgánicos de solidaridad, y sometiéndolas a la lógica del mercado. Igualmente, el acaparamiento mundial de tierras, por medio de la compra y el arriendo de millones de hectáreas en el Sur global agravan el problema, pues trasnacionales y países ricos (como China o los países del Golfo) se apoderan de millones de hectáreas en África y en Suramérica (sus recursos hídricos) garantizando la producción de alimentos para sus nacionales e incrementando la cifra de más de mil millones de habitantes del planeta que padecen hambre. También el uso de estas tierras para el monocultivo de palma, caña de azúcar o “necrocombustibles” (Vega, 2019, p, 179), daña la naturaleza, esteriliza la tierra, destruye bosques y condena al hambre a campesinos, indígenas o afros. Dice Luis Arizmendi:


Según la FAO, 30 mil personas fallecen diariamente por hambre, lo que al año significa la muerte de seis millones de niños menores de 5 años. Los cálculos del economista de la Universidad de Yale, Thomas Pogge, son más delicados: evalúa que mueren por causas asociadas a la pobreza extrema 50 mil personas diariamente, entre las cuales se incluyen […] 34 mil menores de 5 años. El funcionamiento de una economía alimentaria mundial subordinada al neoliberalismo constituye una de las dimensiones esenciales del planetary management (2016, p. 181).


Hay que recordar aquí, que hace algunos años Ignacio Ramonet sostuvo que las necesidades nutricionales y también las sanitarias, se podrían solucionar con 13.000 millones de euros, es decir, “lo que los habitantes de Estados Unidos y la Unión Europea se gastan al año en perfumes” (2012, p. 79).


Por otro lado, debe mencionarse el problema de la pobreza mundial, no sólo producto del imperialismo y el colonialismo históricos, que trajeron la esclavitud laboral, la mano de obra barata o mal paga, así como la expoliación directa de los recursos y riquezas naturales en provecho de Europa y Norteamérica, sino a la cada vez mayor precarización de las condiciones laborales, el aumento de la informalidad y la consecuente inseguridad vital que esto genera. Vivimos en la época de la inseguridad vital, en la sociedad del riesgo, donde cada vez es más difícil perpetuar la corporalidad viviente, la vida misma, lo cual es producto de la ausencia de empleos, la falta de seguridad social, de salud y pensiones. El capitalismo ha subsumido, esto es, ha incorporado y subordinado el trabajo y la vida bajo su control y gestión. Es lo que se llama la “subsunción real de la vida y el trabajo por el capital”, extrayendo los reductos de valor para aumentar la ganancia. La seguridad social, el bienestar, los derechos, en fin, todo aquello que alguna vez el Estado social de derecho garantizó en el primer mundo -pues en el nuestro el Estado de bienestar siempre ha sido incompleto o, mejor, sigue siendo una utopía-, es asaltado por el capitalismo en su afán de lucro y aumento del beneficio.


Lo que se le niega al trabajador en seguridad social y bienestar, es apropiado por el capital. Es esto lo que expande la pobreza en el mundo y lo que precariza la vida de las personas, generando exclusión. Así, cada vez más personas se quedan al margen del futuro y son lanzados como carne prescindible al gran basurero de la historia; ya no son los de abajo, sino los de afuera, esto es, los excluidos…aquellos que pueden ser desechados por la civilización.


Para el año 2015, según el Banco Mundial (2018), el 10% de la población mundial vivía con menos de 1, 90 USD, lo que equivale a 736 millones de personas en pobreza extrema. Y según un informe del 17 de octubre de 2018, 3400 millones de personas, casi la mitad de la población mundial vive con menos de 5,50 dólares al día. A esto hay que agregar que, al finalizar el año 2017, el número de desempleados en el mundo era alrededor de 192 millones de personas, lo que equivale al 5,5% de la población mundial, según cifras de la Organización Internacional del Trabajo, OIT. En realidad, es de suponer, que estas cifras de desempleo mundial son superiores, y éste se debe a la cada vez más creciente automatización, la desindustrialización, las políticas neoliberales y la crisis económica mundial en curso. Es decir, el desempleo tiene una multicausalidad y es un futuro inevitable, a menos de que se redistribuya la riqueza, se reduzcan las horas de trabajo a la semana, se instaure el salario básico universal, entre otras posibles alternativas.


En torno al problema de la pobreza, el ya mencionado Thomas Pogge sostiene que entre 1990 y 2005 las muertes asociadas a la pobreza “suman 300 millones: cerca de 20 millones por año, lo que significa más del doble anual de muertes que en la segunda guerra mundial (donde la media anual fue de 8 millones)” (Arizmendi, 2016, p. 51), y cinco veces más que el número de muertos en esa guerra que se ha calculado en 60 millones de personas.


Finalmente, parte de la crisis civilizatoria mundial actual es la crisis demográfica. Hay cerca de 7.500 millones de personas en el planeta. El razonamiento es elemental: ya Malthus, el inspirador de Darwin, sabía que un territorio limitado, con recursos limitados, y con una población creciente, es insostenible y deriva en una lucha a muerte por los recursos. Para allá va el planeta. En los próximos años se viene una lucha salvaje por la perpetuación de la existencia individual, en esta lucha, como dijo el comediógrafo latino Plauto, “homo, homini lupus”, el hombre es un lobo para el hombre. El aumento demográfico acrecienta la crisis ambiental, la pobreza y el desempleo. Por eso se hace urgente un control demográfico bien planificado, no por medio de la guerra que sirve como fungicida de los indeseables, y como dispositivo inmunitario de los privilegiados del mundo, sino regulando seriamente la procreación.


Lo que muere en la civilización actual es una forma de vida. Son los fundamentos, las creencias, los valores y los mitos de esta civilización los que caducan. Ernesto Sábato decía que “las sociedades comienzan a precipitarse cuando sus mitos pierden toda su riqueza y su valor” (2000, p. 60). Y hoy es claro, que los mitos del progreso y del desarrollo que ha enarbolado la modernidad ya no tienen más horizonte, son palabras mágicas, vacías, significantes flotantes; objetos, más bien, de la demagogia política. Hoy “el progreso coincide ya con la regresión” (Eco, 2017, p. 61) o, lo que es lo mismo, es un retro-progreso, un reflujo.


Esta crisis civilizatoria no es natural, es inducida, es producto de la lógica de la acumulación del capitalismo, tendiente a aumentar la ganancia, los beneficios, el rendimiento, el lucro, acudiendo para ello a principios como la competencia, la eficiencia, el éxito, el individualismo, el hedonismo, el consumismo, la autoinculpación por el fracaso; y generando, como consecuencias, desigualdades, injusticias, pobreza, explotación, precarización de la vida, trastorno climático, daño ambiental y ecológico. En fin, como dice Renán Vega Cantor, el capitalismo es el nuevo “meteorito, de origen social y económico, que va a destruir la humanidad y a diversas formas de vida, de manera similar a como un meteorito cósmico destruyó a los dinosaurios hace 65 millones de años” (Vega, 2019, p. 13). Desde este punto de vista, los humanos seremos los dinosaurios del futuro, pero extintos por nuestra propia mano.


Ahora, la crisis civilizatoria explicada, es el horror, el contexto global, del cual debe partir la filosofía. En este caso, la filosofía opera como disolvente de las máscaras que encubren la realidad; opera como crítica que esclarece, ilumina y desentraña la realidad cristalizada y el sentido común conservador sedimentado en la sociedad. En este caso, el filósofo es, como dijo Nietzsche, la “conciencia malvada de su tiempo” (1997, p. 167). En esta operación, la filosofía se vale de las otras disciplinas, para devenir propiamente filosofía social.


Esta es una labor necesaria de la actual filosofía. En este caso, pienso, la filosofía debe operar como herejía contra el presente. Sin embargo, su tarea no termina allí, pues debe seguir cumpliendo las tareas tradicionales que históricamente ha cumplido, debe continuar siendo múltiple, como históricamente lo ha sido. Entre sus funciones ha estado: preparar al hombre para la muerte, como en Socrátes; ser medicina para el alma, como en Ciceron; servir de ayuda a la teología para el esclarecimiento de sus conceptos y hasta de sus dogmas, como en Agustín o Tomás de Aquino; ser cauce de vida como en María Zambrano; debe continuar pulverizando, mediante el análisis del lenguaje, las confusiones metafísicas como en los positivistas lógicos; o ser guía en la búsqueda de la sabiduría como en Kant.


No está demás decir, que solo la filosofía encarnada, vivida, y sentida deviene y desemboca en una determinada sabiduría. Sólo el filósofo auténtico puede llegar a ser sabio, a vivir en libertad, paz, sosiego; o, convulsión interior permanente, si así es su estructura libidinal. La sabiduría madura lentamente en las entrañas del hombre de acuerdo a sus vivencias, sus experiencias y su reflexión sobre ellas. Así, pues, “la sabiduría es la meta, la filosofía el camino” (Comte-Sponville, 2012, p. 135). En estricto sentido, la filosofía es un instrumento, un camino y, en algunos de sus sistemas, un acervo rebosante de sabiduría.


La filosofía como subversión


Visibilizar el horror del mundo puede producir dos efectos contrarios: el primero, la parálisis, con la cual agravamos la situación; el segundo, la reacción creativa que como toda creación abre una nueva ventana de sentido en la historia. Aquí, la filosofía activa dialécticamente la imaginación, la utopía y la esperanza, que nos lanzan en una apuesta por el porvenir, por la historia, por el futuro que seremos. Es el tránsito hacia una filosofía subversiva, una filosofía que le apuesta justamente a la transfiguración del horror del mundo, de su inhumanidad; es una filosofía que le apuesta a la metamorfosis de la realidad en la que se vive. Trans-figurar es ir hacia otra figura; metamorfosear es ir más allá (meta) de la forma vida que tenemos. En ambos casos se trata de una filosofía que contribuye, con sus limitaciones y sus posibilidades, a construir una nueva forma vital, un nuevo orden social. En fin, podemos decir, se trata de la subversión del orden en crisis.


Ahora, ¿a qué alude aquí el concepto subversión? Una de las primeras alusiones a la palabra la encontramos en el romano Cayo Salustio (86-35 a.n.e) en la expresión subvertere leges ac libertatem, esto es “subvertir las leyes y las libertades” que era justamente lo que quería hacer Lucio Sergio Catilina al tomarse el poder en Roma. Desde esta perspectiva, el concepto es tomado de manera negativa, pues hace referencia a la dislocación del orden natural (o naturalizado) y normal de las cosas. La subversión así entendida se refiere a un ataque contra el orden social establecido, podríamos decir, hegemónico. Por eso en los siglos venideros la expresión fue utilizada por los defensores del status quo para deslegitimar a todos aquellos que se opusieron a los sistemas políticos o regímenes sociales imperantes.


La palabra está relacionada con el verbo subvertir, de las raíces latinas sub, que quiere decir abajo, y, vertere, que significa dar vueltas. Así las cosas, subvertir es darle la vuelta a algo desde abajo, desde la raíz, esto es, voltear los pilares de algo. Por eso, el DRAE trae el significado de “trastornar o alterar algo, especialmente el orden establecido”. De ahí se derivan subvertor como revolucionar y subversión como inversión o revolución del orden existente. La palabra también se ha utilizado como adjetivo, cuando se dice “esa doctrina es subversiva”, lo cual, en pleno Renacimiento llevó a la hoguera a más de un hombre heterodoxo. Desde este punto de vista, el adjetivo sirvió para macartizar hombres y doctrinas opuestos a la iglesia. Por eso la expresión se ha usado de manera peyorativa para deslegitimar los intentos de cambio social ya que puede llevar a la anarquía o a la dictadura. Sin embargo, como el lenguaje es también el sedimento de la experiencia, la historia está plagada de ejemplos donde el subversivo de hoy es el revolucionario del mañana; el bandido de ayer es el héroe del presente. Basta pensar en Martín Lutero, en Bolívar o en Espartaco.


En los tres casos citados, la carga moral negativa de la subversión se invierte, pues el subvertor se legitima moralmente frente a un orden injusto; desea organizar la sociedad con otras pautas normativas y valorativas. Es el uso que, en sociología, por ejemplo, le dio en Colombia Orlando Fals Borda, cuando asocia al subvertor no con un criminal sino con alguien que “no sólo destruye lo que cree incongruente, sino que quiere reconstruir dentro de nuevas pautas morales” (2008, p. 32). Desde este punto de vista, el concepto se torna positivo, pues la subversión aparece legitimada cuando un orden social no responde a las necesidades de la gente, cuando se presenta, incluso, una crisis orgánica de una forma de vida.


En el campo filosófico es claro que Sócrates fue un subvertor frente a la astucia filosófica de los sofistas; Platón frente al cúmulo de opiniones esparcidas en la sociedad, aceptadas sin reflexión alguna; o, para hablar de los tiempos modernos, Bacon y Descartes frente a la escolástica tradicional, los ilustrados frente al antiguo régimen feudal en Francia; o Marx, frente a la economía política capitalista. La filosofía, pues, que históricamente ha estado al margen de la sociedad, ha sido también revolucionaria, subversiva.


La filosofía subversiva nace como respuesta ante el horror del mundo, por eso es amiga de lo posible que dormita en las entrañas del presente, del horror mismo. En los ínferos de la realidad anidan alternativas y maneras distintas del ser social.


Ahora, lograr que la filosofía sea subversiva no se alcanza por decreto, requiere, al menos, tres condiciones. En primer lugar, diría que la filosofía tiene que ser profundamente autocrítica de sus propias prácticas. Una filosofía que no critique sus prácticas es una filosofía suicida pues ha renunciado a la reflexión. Por eso, la filosofía tiene que superar su sexismo, su clasismo, su elitismo, su solipsimo, su racismo y hasta su “adultocentrismo” (Kohan, 2000, p. 20). No se puede seguir dudando de las capacidades de la mujer para filosofar, como hacían E.M., Cioran, o en Colombia Rafael Carrillo; tampoco se puede seguir pensando que la filosofía es para una élite aristocrática que aprende a entender como pensaba el filósofo español Eduardo Nicol, y que los demás, incluido el pueblo, es bruto; de la misma manera hay que superar la creencia que dominó en la modernidad, de que la razón tiene un color y que los negros carecen de buen sentido como afirmó el Barón de Monstequieu. Igualmente, hoy hay un creciente movimiento llamado filosofía para niños, derivado de los intentos pioneros de Matthew Lipman en 1969, quien inició el programa Philosophy for children, donde a partir de novelas, ejercicios, juegos, diversos métodos, exploró la formación filosófica de los niños. Por ejemplo, Lipman pensaba que “los personajes de ficción en la novela filosófica pueden servir como modelos de diferentes formas de conducta razonable para los niños reales que están en la clase” (2000, p. 27).


En el caso de la filosofía para niños hay que decir que este movimiento ha originado cuestionamientos interesantes, entre ellas, las diferentes concepciones históricas en torno a la infancia, sus diferencias con la adultez; las discusiones en torno a si los niños carecen de razón y tienen exceso de sensaciones como pensaba Platón; si en la infancia el niño no se reconoce frente al mundo como en la teoría del narcisismo infantil de Freud; si son seres maleables a quienes podemos acuñar a nuestro antojo o, en pocas palabras, si son una versión incompleta o imperfecta de los adultos. Además de estas necesarias discusiones, lo importante es que hay un consenso desde Lipman de que la filosofía practicada desde la infancia favorece la vida democrática, la convivencia, forja la personalidad, construye la individualiudad, fomenta la autonomía, depura la capacidad de juzgar, facilita las habilidades comunicacionales, alimenta la imaginación, entrena dialécticamente el pensamiento para la argumentación, aumenta la capacidad conceptual y propicia el pensamiento crítico de los niños (Cf. Matthews, 2014). Desde luego, no se trata de hacer del niño una máquina filosofante, sino de incluir la filosofía en su vida, como parte del proceso de formación.


Sin ser experto en este tema, es preciso decir que esta labor requiere entrenamiento pedagógico, capacidades empáticas, paciencia, audacia, creatividad y, desde luego, conocimientos sobre el desarrollo cognitivo de los niños. No es una labor para cualquiera.
Las superaciones de las prácticas excluyentes de la filosofía se logran, desde luego, con una mayor democratización de la misma; el diálogo del filósofo con otras disciplinas, la inserción del filósofo en las discusiones públicas y la difusión filosófica en el espacio social y cultural. El filósofo tiene que contribuir al esclarecimiento de su confuso contexto y, en la medida de lo posible, avizorar alternativas. En estos tiempos convulsos, por ejemplo, el filósofo debe contribuir a la reflexión sobre el problema de la crisis, la transformación social, el papel de la violencia, el concepto de revolución y sus límites, la crisis de la democracia, etc. No puede permanecer neutral “como si la condición humana pudiera eludirse” (2015, p. 169).


En segundo lugar, la filosofía subversiva debe superar la práctica “congénitamente profesoral” (2004, p. 11) limitada a la repetición de corrientes, autores y abocada en interminables ejercicios exegéticos de los clásicos. Los clásicos y sus ideas tienen valor, valga decir de paso, por lo que sus discursos contribuyen al esclarecimiento del presente, es decir, al valor de los aportes de los conceptos, teorías, metodologías y herramientas teóricas que nos han legado. Hoy día, a pesar de las múltiples críticas, muchas facultades de filosofía mantienen este modus operandi que más que despertar la pasión por la filosofía, y más que alimentar el pensamiento vivo, castra la reflexión y la creatividad. Nietzsche describió, en 1872, esta práctica profesoral de la siguiente manera:
“ahora se trata de establecer qué ha pensado o no pensado tal o cual filósofo, de ver si tal escrito puede atribuírsele con razón, o bien si hay que preferir tal o cual variante. En los seminarios filosóficos de nuestras universidades, se estimula hoy a nuestros estudiantes a sentir semejante interés neutral por la filosofía” (2000, p. 154).


En tercer lugar, la filosofía subversiva requiere, para superar ese “interés neutral” que denuncia Nietzsche, ser una filosofía comprometida o, mejor, militante. No hay un interés neutral de la investigación filosófica ni científica. Max Weber se estrujó la cabeza tratando de mostrar la neutralidad valorativa en la ciencia y fracasó rotundamente. Esa neutralidad no existe porque no podemos despojarnos ni abstraernos del mundo en que vivimos, sus conflictos, sus ideologías, sus valores, sus intereses. Querámoslo o no, siempre estamos tomando partido.


Esta militancia filosófica debe ser creativa. Si todo orden social está formado por normas, valores, instituciones y técnicas (Fals Borda, 2008), la filosofía debe criticar esos medios de control social, la anomia axiológica que vivimos, las instituciones y cuestionar y proponer una nueva racionalidad técnico-científica. Pero no se puede quedar ahí. Si desea contribuir en la subversión del orden social debe ser creativa y prospectiva y otear otras posibilidades de ser y vivir. No veo ninguna contradicción radical entre la filosofía, la imaginación y la utopía. De este modo, la filosofía ayuda a un renacimiento del hombre y a corregir los desvaríos de la inteligencia humana en pos de la historia que podemos ser.


Conclusiones: hacia sociedades post-capitalistas


Albert Camus decía que “La verdadera generosidad con el porvenir consiste en darlo todo en el presente (2013, p. 37). Es decir, el porvenir es una tarea que empieza cada día, y de hecho es una realidad posible que ya está en marcha, y en la cual la filosofía puede jugar un papel, así sea modesto. En esa tarea la filosofía debe partir críticamente, primero, del horror del mundo que tenemos, poniendo de presente la crisis civilizatoria que padecemos, para así lograr una perturbación radical de la comprensión del presente; y, en segundo lugar, como he mostrado, comprometerse con la construcción y la creación de un mundo alternativo, de otro mundo posible. Es claro que, en la actualidad, un proyecto alternativo anticapitalista, debe luchar contra la lógica de la acumulación, el beneficio, el aumento de la tasa de ganancia y de su base: la producción de mercancías, pues ésta lógica acaba los recursos, daña el medio ambiente, profundiza el cambio climático, mata la vida, la naturaleza y al hombre mismo. No se puede producir ilimitadamente como si los recursos fueran infinitos. El capitalismo tiene límites claros, como el energético, ambiental, demográfico, las posibilidades de innovación tecnológica, límites sociales y laborales. No se puede pretender aumentar indefinidamente los beneficios mientras se destruye el poder adquisitivo de la gente y la fuente de esa riqueza: los seres humanos y la naturaleza misma. El capitalismo tal como opera hoy es anti-natura, o lo cambiamos o perecemos.


Pensar en sociedades post-capitalistas implica: 1º) deslegitimar racional y afectivamente el capitalismo, específicamente su axiología, esto es, sus valores (competencia, egoísmo, hedonismo, exitismo, arribismo, etc.) sustituyéndolos por otros de tipo solidario, cooperativos, empáticos, afectivos; 2º) repensar la triada producción- población-recursos, lo que requiere superar los mitos del progreso y el desarrollismo con sus consecuentes aspiraciones de altos niveles productivos y consumismo; 3º) desmercantilizar la vida y las relaciones sociales, lo cual exige: buscar un equilibrio vitalista entre la naturaleza y el hombre, superar la visión cosificada de la naturaleza, redirigir la racionalidad tecnológica y transformar las relaciones de propiedad y distribución de la riqueza social; al igual que eliminar la escasez y disminuir las horas laborales, aumentando el tiempo libre de ocio creativo y, consecuentemente, reconfigurar la seguridad social (pensiones o renta básica universal). Esta transformación de las relaciones sociales debe ir acompañada por 4º) la mayor expansión democrática posible de los derechos (salud, educación, seguridad vital) y la eliminación de cualquier forma de discriminación y exclusión. Además, 5º) junto a la disminución del consumo se necesita repensar las necesidades básicas y la eliminación de lo que Herbert Marcuse llamó las falsas necesidades. Finalmente, y al margen de aspectos desatendidos, es necesario 6º) superar la modernidad fosilista, creando fuentes alternativas de energía. Todo esto sólo será posible con una transformación radical del modo de producción, el sistema político y la profundización democrática.


Ahora, contribuir en la construcción de sociedades mejores, requiere que la filosofía subversiva, subvierta, trastoque y transforme muchas de sus prácticas habituales, entre ellas, sus múltiples exclusiones y su carácter profesoral exegético, así como su mercantilización patente en el paperfordismo o producción serializada de artículos para revistas indexadas. Debe ser una filosofía que, partiendo del contexto, de las realidades humanas, se eleve a una comprensión holística del mundo y de sus posibilidades.


Por último, la filosofía política, como filosofía militante, debe estar comprometida con la reconstrucción de la democracia y del buen gobierno: “el mundo se ha convertido en un asunto demasiado complicado para dejar que sea gobernado por quienes lo gobernaban antes” (Eco, 2016, p. 455). Hoy, optar por el conformismo y la resignación es votar en blanco. No es tiempo de indiferentes, pues la “indiferencia, como decía Gramsci, es el peso muerto de la historia” (2016, p. 50), es, también, rehuir cobardemente la responsabilidad con el futuro que tendrá el mundo, si ha de tener alguno. Por eso, no hay que claudicar ante las dificultades y ante este mundo pomposamente trivial y cada vez más ignorante, pues aún “en el alma del ignorante hay espacio para una gran idea” (Wilde, 2002, p. 166).

 

Referencias

Arizmendi, L. (2016). El Capital ante la crisis epocal del capitalismo. México, México: Instituto Politécnico Nacional.
Banco Mundial. (2018). “Pobreza”. Recuperado de https://www.bancomundial.org/es/topic/poverty/overview. (Noviembre 30 de 2018).
Camus, A. (2013). Breviario de la dignidad humana. Barcelona, España: Plataforma Editorial.
Comte-Sponville, A. (2012). La filosofía. Qué es y como se practica. Barcelona, España: Paidós.
Deleuze, G. (2005). Derrames. Entre el capitalismo y la esquizofrenia. Buenos Aires, Argentina: Cactus.
Eco, U. (2017). De la estupidez a la locura. Crónicas para el futuro que nos espera. Bogotá, Colombia: Penguin Random House Grupo Editorial.
Fals Borda, O. (2008). La subversión en Colombia. El cambio social en la historia. Bogotá, Colombia: Fica, CEPA.
Gramsci, A. (2016). Para la reforma moral e intelectual (Selección de Francisco Fernandez Buey). Madrid, España: Catarata.
Hesse, H. (2016). Demian. Madrid, España: Alianza Editorial.
Kohan, W. (2000). “Filosofía e infancia. La pregunta por sí misma”. En: (W. Kohan y V. Waskman, Comps.). Filosofía para niños. Discusiones y propuestas (pp. 11-24). Buenos Aires, Argentina: Ediciones Novedades Educativas.
Lipman, M. (2000). “Algunos supuestos educacionales de filosofía para niños”. En: En: (W. Kohan y V. Waskman, Comps.). Filosofía para niños. Discusiones y propuestas (pp. 27-28). Buenos Aires, Argentina: Ediciones Novedades Educativas.
Matthews, G. (2014). El niño y la filosofía. México, México: Fondo de Cultura Económica.
Nietzsche, F. (1997). Más allá del bien y del mal. Madrid, España: Alianza Editorial.
Nietzsche, F. (2000). Sobre el porvenir de nuestras escuelas. Barcelona, España: Fábula Tusquest Editores.
Ramonet, I. (2012). La crisis del siglo. Bogotá, Colombia: Le Monde Diplomatique.
Sabato, E. (2000). La resistencia. Buenos Aires, Argentina: Seix Barral.
Sábato, E. (2004). Antes del fin. Bogotá, Colombia: Casa Editorial El Tiempo.
Vega, Renán. (2019). El capitaloceno. Crisis civilizatoria, imperialismo ecológico y limites naturales. Bogotá: Editorial Teoría & Praxis.
Wilde, O. (2002). Aforismos y paradojas (Selección de Efraín Sánchez). Bogotá, Colombia: Villlegas Editores.
Zambrano, M. (2004). Los bienaventurados. Madrid, España: Siruela.
Zambrano, M. (2011). Notas de un método. Madrid, España: Tecnos.
Zambrano, M. (2015). Obras completas I. Barcelona: Fundación María Zambrano, Galaxia Gutenberg.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Página 1 de 11