Lunes, 04 Marzo 2019 05:57

Bill

Bill

Hijo de padre alcohólico, y de una madre que decidió abandonarlo y empezar una nueva vida en Boston, el pequeño Bill fue criado por sus abuelos en Vermont. En 1918, luego de volver de la gran guerra, comenzó una carrera como hombre de negocios en Wall Street, donde por esas épocas, “muchos perdían dinero y algunos pocos se hacían ricos”. Bill descubrió que los dueños de las acciones no conocían el estado real de las fábricas y comenzó a visitarlas una por una, a entrevistar operarios y elaborar precisos informes de asesoramiento. En sus relatos autobiográficos, Bill describe con precisión como, a la par del éxito financiero, experimentó una relación singular con el alcohol que había comenzado en el ejército y fue incrementándose hasta el punto de convertirlo en un bebedor empedernido. En 1929, el mercado de valores de Nueva York se derrumbó y mientras el indicador de cotizaciones iba graficando el colapso, y por la radio se relataban en vivo suicidios de operadores bursátiles lanzándose al vacío desde las torres, Bill comprendió que estaba en la ruina. Desempleado y hospedado en la casa de los padres de su esposa, su principal preocupación eran los demonios matinales, esa clase de terror que muchos alcohólicos padecen al despertar. Fue el comienzo de una serie de internaciones en hospitales. En los años 30, y en plena Ley Seca (1920-1933) el alcoholismo lejos de ser considerado una enfermedad, era sinónimo de degeneración, el reflejo de una personalidad perversa que debía corregirse. El encierro, las esterilizaciones, la aplicación de terapia electro-convulsiva e incluso la realización de lobotomías eran parte de las terapias habituales. En 1934, un amigo con problemas de alcohol lo visitó y le contó que llevaba meses sobrio, luego de asistir a un grupo religioso llamado Oxford. Para Bill este encuentro fue relevador, porque le permitió comprender que necesitaba creer en algo más allá de su voluntad, una fuerza espiritual que su amigo llamó Dios y que Bill redefinió como “poder superior”. Una fuerza, que según sus palabras, le permitió dejar de luchar en soledad contra la botella. Ese mismo año, en el pueblo de Akron, Ohio, derrotado por un mal negocio y a punto de entrar al bar del hotel, tuvo la necesidad imperiosa de hablar con otro alcohólico. A través de un sacerdote dio con el Dr. Bob (Robert Smith), un médico respetado, alcohólico, también en quiebra, que accedió a reunirse unos minutos con él. Este fortuito encuentro entre un broker de Wall Street y un médico fue el hito fundacional de una las iniciativas más originales creadas para ayudar a personas con problemas de alcoholismo: Alcohólicos Anónimos (AA), el programa de los doce pasos. Ambos crearon una sociedad de trabajo que se mantuvo hasta la muerte del médico en 1950. Estaban convencidos de que compartir la experiencia con otro alcohólico ejercía un notable impacto positivo en la evolución del problema. Bill lo dijo claramente y con el tiempo llego a convertirse en un lema: “solo un alcohólico puede ayudar a otro alcohólico”. Un alcohólico que necesita de otro, como el motor para salir del círculo vicioso de intentos fallidos. En contrapunto con varias de las escuelas psicológicas de la época, los fundadores de AA explicaron que el denominado “conocimiento de sí mismo” y “la fuerza de voluntad” no necesariamente eran útiles como herramientas para dejar de beber. Uno de los puntos centrales del programa de AA es asumir la condición de enfermo y cesar los intentos agotadores e inútiles, de controlar y/o moderar la forma de beber. De esto trata el famoso primer paso: “admitimos que éramos impotentes frente al alcohol, que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables”. El resto de los pasos se dedica a examinar los aspectos personales a modificar, a revisar (y reparar) el daño producido a los demás y llevar el mensaje a otros.

Los relatos de quienes trataron con Bill dan cuenta de un hombre atractivo, alto, con labia de vendedor y dueño de un notable sentido del humor. En las épocas dramáticas y solemnes de la prohibición siempre aclaró que no tenía problema alguno con el alcohol, y que le agradaban las botellas, las copas y las vitrinas; solo que él no podía tomar alcohol. Su propio alcoholismo era una fuente de anécdotas interminables, y le permitió llevar su experiencia a muchos alcohólicos que estaban asqueados de los consejos médicos o los discursos morales. En 1935 publicó el libro Alcohólicos Anónimos, un notable texto que reúne las ideas centrales del programa, hipotecó (y perdió) su casa para editar los primeros 5000 ejemplares. No fue precisamente un éxito editorial y Bill debió vivir más de dos años en casas prestadas y con la ayuda económica de amigos. En 1941, con la publicación de un artículo en The Saturday Evening Post, que daba a conocer la existencia de AA, se produjo una avalancha de pedidos desde todos los rincones del país, así como la multiplicación inmediata de grupos en ciudades y pueblos. El fenómeno AA tomó fama en forma abrupta e inundó los medios masivos de comunicación (en la actualidad ese libro lleva vendidos treinta millones de ejemplares y fue traducido a 60 idiomas). En simultáneo se produjeron controversias de todo tipo: en algunos grupos se mostraron reacios al ingreso de bebedores negros, de ex convictos, y también de mujeres. El explosivo crecimiento de AA motivó a Bill a diseñar las “Doce Tradiciones”, una serie de normas destinadas a favorecer el funcionamiento y la supervivencia de los grupos. Una de las más significativas reglas de AA está representada en la tercera tradición: “el único requisito para ser miembro de AA es querer dejar de beber”, lo que en términos prácticos significa que no existe criterio de exclusión ni de prohibición de ingreso para nadie. Las tradiciones, un esquema de organización de vanguardia, se refieren centralmente a la autogestión, al carácter no profesional de la práctica, a la necesidad de sostener el anonimato de sus integrantes, y de mantener independencia económica con empresas privadas, para evitar que asuntos de dinero interfieran con la tarea. Tras dos décadas desde su fundación, en 1955, Bill cedió la dirección de AA a sus miembros. Esos años estuvieron signados por la experimentación personal con LSD, que él creía que podía ayudar a otros alcohólicos, y su tratamiento psiquiátrico por depresiones recurrentes. Los experimentos con LSD, con el objetivo de producir un “despertar espiritual”, le valieron críticas desde todos los sectores, incluso desde sus compañeros de AA. En el acmé de su fama casi mundial, mantuvo enérgicamente su anonimato, declinó un cargo honorario en la Universidad de Yale, así como ser motivo de tapa de la revista Time. Fumador empedernido, murió a los 75 años de neumonía en el año 1971, en un hospital de la ciudad de Miami. La leyenda dice que, agobiado por la falta de oxígeno, su último deseo fue una copa y que su mujer Lois, con quien estuvo casado 53 años, empezó a los gritos, aunque otros dicen que se rio a carcajadas. En cualquier caso, murió sin volver a beber. La figura de Bill, que se autodefinió como un “espiritual de la imperfección”, es posible que aún no haya sido valorada en la justa medida. Su creación, AA, está actualmente presente en 184 países y el sistema de los doce pasos se ha diversificado (Narcóticos Anónimos, Jugadores Anónimos) y ha sido incorporado por muchos sistemas de tratamiento profesional que existen en la actualidad. En nuestro país, AA existe desde 1952 y actualmente hay 800 grupos. Un programa gratuito, anónimo, grupal, disponible todos los días de la semana y coordinado por pares, ha mostrado ser una de las respuestas de mayor humanidad y eficacia. Con su muerte y el fin de la necesidad de mantener su anonimato, miles de personas que siguieron su camino y salvaron sus vidas, finalmente conocieron el nombre completo de Bill: William Wilson.


William Wilson también es el nombre del famoso cuento de Edgar A. Poe, donde el doble del protagonista lo asedia y tortura hasta la muerte. Bill encontró en cada alcohólico un doble, un par, una imagen en espejo, pero en vez de resultarle un suplicio, devino en una asombrosa experiencia existencial de curación.

Publicado enSociedad
Nepal: la reconstrucción y la disputa por su control

Nepal es un país en proceso de cambio, producto de una intensa revolución vivida en las últimas décadas. El 26 de abril este país sufrió un terremoto tremendo. Todas sus fuerzas sociales, ante la catástrofe, quedaron en tensión en pro de socorro y la misma reconstrucción de sus territorios. La solidaridad internacional llegó rápido, otra está en camino, pero el temor de que fuerzas externas conspiren contra el proceso de cambio llena de inquietud a su gobierno. ¿Un terremoto para temblar social y políticamente?

El terremoto que sacudió a Nepal el pasado 26 de abril, y que casi lo destruye, fue de magnitud 7,9 grados, con una profundidad de 15 kilómetros. El fenómeno natural también se sintió en Tíbet, Pakistán y la India, y remeció la cordillera más alta del mundo, la magnífica e imponente Himalaya. Hace 80 años sucedió algo similar. Terremoto seguido en 24 horas de más de 50 réplicas, incluyendo dos terremotos más, uno de 5,6 y otro de 6,7 grados, que agravaron aún más la ya difícil situación que vive su población.

Los geólogos dicen que por fortuna Nepal está situada por encima de la "roca sólida" que evitó más temblores y deslizamientos, aunque estos sí se presentaron en las llanuras. Terremoto producto del movimiento de la placa índica que se dirige hacia Asia central a una velocidad de quince centímetros por año, una de las razones que explican la altura de los Himalaya y los terremotos recientes, como el de 7,6 en Cachemira y el de 7,5 en la Cachemira –controlada por la India–, y en Afganistán, ambos en 2005, con más de 100.000 muertos.

Nepal se "encuentra en un punto de liberación del vapor tectónico resultante de la colisión de la placa euroasiática y la índica, que forma la parte sur de Eurasia. El 26 de abril "un fragmento hizo un salto de dos metros a una profundidad de 15 kilómetros bajo tierra, lo que causó una onda de choque equivalente a 20 explosiones de bombas termonucleares", según la Sociedad Nacional de Tecnología Sísmica de Nepal, y geofísicos de la Universidad de Hong Kong.

El terremoto ha dejado hasta este momento más de 8.000 víctimas (el gobierno dice que podrían ser 10.000), 18.000 heridos, y seis millones de damnificados en 30 distritos. Desplazados internos: 450.200 personas, y 300.000 familias quedaron sin hogar. Según la ONU, por el piso quedaron 307.706 casas, 292.084 averiadas y el 80 por ciento de las escuelas destruidas.

Hubo, además, destrucción de la red vial, del suministro de energía eléctrica –que siendo precario ha empeorado en lo cotidiano –, aunque el gobierno la restableció en algunos distritos; no hay agua potable, y hay esfuerzos por impedir brotes de cólera o cualquiera otra enfermedad.

La destrucción cubrió todo tipo de edificios, entre ellos los monumentos históricos, importantes en la cultura nepalesa, como la Torre Dharahara, el Swayambhunath "el templo de los monos", la Plaza de Durbar, el Palacio de Bosantapur, el templo de Kalmochan y el Real Museo de Patán, entre otros.

Los daños causados por el terremoto están evaluados en más de 5.000 millones de dólares. Si el PIB de Nepal alcanza los 20.000 millones de dólares, entonces el costo del siniestro ronda el 20 por ciento del mismo.

 

Problemas sociales

 

Desde el punto de vista social, uno de los problemas serios del país asiático es el tráfico de niños para la prostitución o para trabajos forzados, entonces, debido a que el terremoto causó serios problemas sociales –destruyendo lazos familiares y comunitarios– las mafias aprovechan el caos para convencer a niñas de un mejor fututo fuera del país. Las organizaciones sociales y ONG's han rescatado en la frontera con la India, y en parajes lejanos, a 16.000 niñas, sin embargo, a pesar de los esfuerzos ya han sido "traficadas" 13.000 de entre los 12 y los 19 años, las que van a parar a burdeles, bares y circos en la India, o para trabajos forzados en la manufactura de textiles.

Según su Gobierno, están al frente de un trabajo social lo mejor posible para alertar a las comunidades y familias del modus operandi de las mafias, al tiempo que intentan ampliar el control fronterizo con la India, que es extenso.

Las escuelas y colegios, hasta ahora comienzan su trabajo improvisado, pues sus instalaciones quedaron en ruinas.

El Gobierno ha llamado a toda la población a participar en las labores de rescate, remoción de escombros y la reconstrucción del país.

 

Nuevo terremoto

 

Pero esa capacidad de destrucción no ha cesado, a tal punto que el 12 de mayo Nepal fue sacudido por un nuevo terremoto de 7,3 grados de magnitud, con seis replicas –una de 6.3 grados de magnitud en la escala de Richter–, que volvió a golpear la zona más impactada por el terremoto del 26 de abril: el distrito de Sindhapalchowk y su capital Chautara, paralizando lo que se estaba haciendo para la reconstrucción del país, tornando la situación aún más difícil. El terremoto también se sintió en India, con víctimas mortales. Lo que sigue, depende de la capacidad que tenga el gobierno por movilizar a la sociedad nepalina.

 

La disputa por este país

Nepal es un país asiático, himaláyico, de 141.180 kilómetros de extensión, sin salida al mar, con límites con dos países grandes y poderosos: al norte la China Popular y al sur la India; también limita al norte con el Tíbet, al oriente con Sikkim –provincia de la India– y Bután, y al occidente con Cachemira.

Su territorio es de montañas, colinas y llanuras de Terai, y cuenta con todos los climas. En Nepal, en los Himalaya, se encuentran siete de las mayores alturas de la tierra: el monte Sagarmatha –llamado en Occidente monte Everest, y los Anapurnas, colosos ubicados hacia el occidente del país. Es un territorio agrícola y con una gran riqueza hídrica y turística.

Con todo y esto, es uno de los países más pobres del mundo, con 27 millones de habitantes de los cuales más de siete millones viven en la pobreza; su producto percápita es de 1.000 dólares al año.

Su historia reciente es larga. Durante los últimos 240 años estuvo regido por una monarquía absoluta, dirigida por varias dinastías, hasta la última, la familia Rana del Rey Gyanendra, quien después de ordenar asesinar a la familia real fue depuesto y abolida la monarquía. Esto sucedió en el año 2008, después de diez años de guerra civil entre el ejército dirigido por el Partido Comunista de Nepal-Unificado Maoísta y el ejército de la monarquía.

Entre 1996 y hasta 2006 fue la guerra revolucionaria que tuvo como fondo una revolución democrática con el fin de abolir “el semifeudalismo, al imperialismo y al capitalismo burocrático” e instaurar una república democrática. Siguiendo la estrategia maoísta de guerra en el campo y con bases de apoyo rodear las ciudades hasta tomarlas, el Partido Comunista de Nepal –Maoista– (PCN –M), junto al ejército y las organizaciones de masas lograron controlar más del 70 por ciento del territorio del país y construir nuevas formas de poder en el campo. Durante un tiempo las ciudades fueron controladas por el gobierno al servicio de la monarquía, aunque los demás partidos Marxista Leninistas (ML), socialistas, y otros, con presencia en su territorio desarrollaron luchas de masas.

En 2004 se iniciaron las luchas de masas fuertes en Katmandú, capital del país, en 2005 el PCN (M), junto con el Frente Unido Popular, divulgaron el programas de 12 puntos en donde exigían: abolición de la monarquía, república democrática, elecciones libres para una Asamblea Nacional Constituyente –ANC. Pocas semanas después este partido suscribió un acuerdo con otros –siete– partidos para iniciar las sublevaciones urbanas y rurales.

En esta lucha el gobierno estuvo apoyado con entrenamiento, armas e inteligencia, por India, EU, Gran Bretaña, la Unión Europea, Israel y otros países. El PCN (M) fue incluido en la lista de “grupos terroristas” hasta el 2009. Cuando el rey Gyanendra toma el control total del gobierno desató una ola represiva muy fuerte contra intelectuales, periodistas, partidos políticos, sindicatos, estudiantes, extranjeros y el pueblo en general. El PCN (M) pidió elecciones (y ANC) y no monarquía constitucional, que era la propuesta de la monarquía y partidos políticos y sociales a fines con el rey.

Luego se presenta el acuerdo de paz para terminar con la guerra revolucionaria, el PCN (M) entra en la lucha legal, y el ejército se desmoviliza en un acuerdo en donde de 30.000 combatientes más o menos 3.000 ingresaron al nuevo ejército de la recien constituida república, ejército que contaba con 12.000 combatientes mujeres, algo extraordinario en un país como Nepal, con tradiciones religiosas muy arraigadas. Los maoístas, en alianza con los siete partidos aliados, dieron fin a la monarquía, estableciendo una ANC que proclamó la República Federal Democrática de Nepal, vigente aún hoy.

El primer gobierno le correspondió dirigirlo al PCN(M) tomando forma duros debates sobre la nueva constitución que debía aprobarse. A pesar de lograr algunos avances sociales, como abolir el sistema Haliya –una especie de aparcería semifeudal–, la liberación de 100.000 siervos de la casta de los “thero”, luchar contra el alcoholismo, la drogadicción y la trata de niños, avanzar en los matrimonios libres, organizar las mujeres, elevar el ingreso percápita anual a 1.000 dólares, luchar contra las inundaciones, etcétera, el hecho es que en la disputa de facciones el PCN (M) perdió capacidad de maniobra y en el 2013, con las elecciones para la ANC, perdieron el control del poder que pasó, por primera vez,  a manos del Partido del Congreso y del Partido Comunista de Nepal (ML) unificado, mientras los maoístas entran a la oposición. Tema fundamenal de discordia: el contenido de la nueva constitución.

Uno de los aspectos de mayor polémica en Nepal son las minorías étnicas y nacionales, en un país donde existen, por lo menos, 69, dos de las cuales están exigiendo autonomía: los indígenas o janajati y los Madhesi de las llanuras del Terai al suroriente de Nepal. El PCN (M) propuso en 2006 el proyecto de nueva constitución interina, hoy vigente. En ese proyecto establecieron autodeterminación política y de gobierno autónomo para varias minorías nacionales y regionales oprimidas en las colinas, valles y llanuras, finalizando así el sistema feudal basado en el chauvinismo  de la alta clase aria-Khasa” (preámbulo); también dispusieron el establecimiento de nueve repúblicas autónomas y organizaciones locales, lo que hasta hoy ha suscitado serios debates con los que se oponen a estas transformaciones.

Estos debates y contradicciones son retomados por la prensa occidental, la que difunde que además del caos, producto del terremoto, tiene forma la inestabilidad política del país, al que  debe ponerse término.

También debe anotarse que la India influencia partidos políticos, personas y organizaciones sociales y pretende socavar lo hasta ahora conquistado, intentando volver a una monarquía pro-india.

La India ha mantenido una importante influencia en Nepal a través de la depuesta y asesinada familia real, pero también a través de sectores del ejército, de organizaciones nacionalistas pro India y en el Partido del Congreso.

En el año 2004 y en el 2006, en plena guerra civil, la India intentó invadir Nepal para apoyar a la monarquía y sectores sociales específicos. Hoy, usando las necesidades del pueblo y gobierno de Nepal, producto del terremoto, intenta controlar zonas del país. Para ello, además de enviar rescatistas también envió agentes de seguridad del Buró de Información india y activistas del RSS (Organización del voluntariado nacional, que es nacionalista hindú).

Un avión Hércules de la India sobrevoló una región de Nepal fronteriza con China, el distrito nepalés de Rosowa al norte, que llevó a que el gobierno de ese país pidiera que aviones indios no vigilaran esas fronteras.

India envió, además, seis helicópteros M-17 para trabajos de emergencia, usados para grabar videos del desastre que luego se pasan en la tv india, con comentarios de que el gobierno de Nepal no es capaz de solucionar la crisis por sí mismo y que entonces India debe intervenir de “manera humanitaria”.

Todo esto significa intervención y pérdida de soberanía, como en el reciente pasado intentaron los Estados Unidos, Gran Bretaña e Israel. El objetivo de todos ellos no es solo lo político sino también las riquezas naturales del país, de ahí que el actual sea un momento propicio para lograr sus propósitos a través de “ayudas humanitarias”,.

Sabiendo que están ante tal amenaza, el gobierno de Nepal trabaja por centralizar, analizar y manejar las ayudas, de tal manera que no puedan ser usadas para subvertir los procesos de cambio en curso en esta nación asiática. El Gobierno espera que los partidos de izquierda en el poder, o en la oposición, trabajen por sacar al país de la crisis en que lamentablemente cayó. El futuro inmediato confirmará o denegará el efecto de este llamado.

Publicado enEdición Nº 213
Un pequeño barco francés, “Dignité Al Karama”,  perteneciente a la flotilla internacional para Gaza, logró salir de aguas  internacionales griegas y navega hacia territorio palestino, anunciaron el  martes a la AFP los organizadores del colectivo “un barco francés para Gaza”.

La embarcación de 19 metros de eslora con ocho personas a bordo, entre  ellas el dirigente de ultraizquierda Olivier Besancenot, está en aguas  internacionales y hasta ahora es el único barco de la flotilla que logró salir  de aguas griegas.

“El barco no está registrado. No estaba en el puerto de Pireo (donde se  encontraban los otros barcos de la flotilla). Estaba en otro lugar” y por eso  pudo evitar la vigilancia de los guardacostas griegos, declaró a la AFP Jean  Claude Lefort, ex diputado comunista y portavoz del colectivo.

El “Dignité Al Karama” es un barco recreativo que no fue registrado por las  autoridades marítimas griegas, a diferencia de los otros navíos de la flotilla  que quieren romper el bloqueo que Israel impone a Gaza y llevar ayuda a su  población.

“Pudo cargar combustible y alimentos. Y avanza hacia Gaza”, puntualizó Jean  Claude Lefort.

“Vamos a enviar una delegación ante el Quai d’Orsay (ministerio francés de  Relaciones Exteriores) para pedir protección”, agregó Lefort. En función de esa  reunión, los pasajeros del barco “alertarán” sobre su navegación, precisó.

A bordo de la embarcación también se encuentran un responsable del  sindicato de extrema izquierda francés Sud y una eurodiputada ecologista Nicole  Kiil Nielsen. El “Dignité Al Karama” no lleva a bordo ayuda humanitaria.

Grecia prohibió el pasado viernes que zarpen barcos desde sus aguas rumbo a  Gaza, asegurando que lo hace para “proteger a los pasajeros” de la flotilla  propalestina formada por una decena de barcos.

Israel amenazó en reiteradas ocasiones con recurrir al uso de la fuerza  para impedir que esos barcos lleguen a Gaza.

En mayo de 2010, nueve pasajeros del transbordador turco “Mavi Marmara”,  que pretendía romper el bloqueo israelí, murieron durante un ataque de la  marina israelí destinado a impedir su llegada a Gaza.
Publicado enInternacional
El ministro irlandés de Finanzas, Brian Lenihan, ha reconocido finalmente que el saneamiento de su banca pasa ineludiblemente por "alguna forma de ayuda externa" en relación al futuro . "Tenemos que reconducir los problemas de nuestra banca, no podemos continuar sin un sistema bancario funcional" ha manifestado durante una entrevista en la radio RTE. Poco antes, Lenihan concretó que su Ejecutivo aceptaría la creación de un "fondo de contingencia" para la banca nacional tras la visita a Dublín de la Comisión Europea (CE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE). Con motivo de estas conversaciones, el primer ministro irlandés, Brian Cowen, ha aclarado, en declaraciones recogidas por un comunicado del Gobierno, que "no se trata de una pérdida de soberanía de Irlanda".

Las declaraciones que ha realizado el ministro de Finanzas suponen un paso definitivo para activar el mecanismo de emergencia y el signo más claro hasta el momento de que acabarán pidiendo la puesta en marcha de un plan de rescate sobre el que ya están trabajando las partes implicadas. Además, según confirmó ayer Bruselas, no le saldrá gratis a Dublín.

Según ha adelantado hoy el Banco de Irlanda, que al igual que Bruselas da por hecho que el país acabará solicitando formalmente la ayuda en una semana o dos como máximo, pasan por una inyección de "decenas de miles de millones" para garantizar la supervivencia de sus bancos, ya nacionalizados. Su gobernador, Patrick Honohan, ha apuntado que este dinero, prestado con un interés del 5% idéntico al que paga Grecia, podría usarse como un "fondo de contingencia" con el que mostrar al mercado que no hay problemas de liquidez, aunque esos fondos no se utilicen.

En los mercados, por su parte, los inversores están dando un segundo día de tregua a los bonos emitidos por Dublín, así como al resto de países con riesgo de contagio como Portugal, que en su caso acumula tres días de mejora. También se están recuperando las Bolsas, que en Europa están aumentando las ganancias de ayer.

Pendiente de las elecciones

A lo largo del Consejo de ministros de Economía de los Veintisiete celebrado ayer en Bruselas se redoblaron las sugerencias, mensajes y recomendaciones para que Dublín solicite cuanto antes la ayuda para no contaminar a otros países, especialmente a Portugal, y evitar que el retraso encarezca su factura. "Creo que no se llegará a salir de esta situación sin tener una ayuda europea", indicó ayer Didier Reynders, ministro de Finanzas de Bélgica, que ostenta la presidencia de turno de la Unión. El Gobierno irlandés se ha mostrado receloso a solicitar la ayuda por temor a dar una imagen de impotencia que le perjudique en las elecciones el próximo 25 de noviembre.

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, insistió ayer en que "la situación de Irlanda es muy, muy seria y no hay tiempo que perder". Rehn precisó que "el programa de ayuda establecerá condiciones fiscales y económicas". Irlanda precisa fondos para devolver los depósitos a los clientes de sus bancos en crisis que tendrá que reestructurar o liquidar directamente. Una de las condiciones que exigirán la UE y el FMI es la presentación de un programa de ajuste que implicará una subida de impuestos. En Bruselas ya sentó muy mal la decisión unilateral de Dublín de garantizar el 100% de los depósitos bancarios al principio de la crisis en septiembre de 2008, poco después del derrumbe del banco estadounidense Lehman Brothers, una medida que ha vuelto a garantizar hoy Lenihan.

Un sistema fiscal ventajoso

El ventajoso sistema fiscal irlandés constituye otro foco de malestar permanente entre los socios comunitarios, especialmente por el bajo tipo en el impuesto de sociedades, del 12,5%, menos de la mitad de la media europea. La indignación por este sistema de auténtico dumping fiscal deriva sobre todo del trato a las multinacionales extranjeras en Irlanda, prácticamente exentas de este impuesto.

El ministro de Finanzas se puso ayer la venda antes de la herida al rechazar la idea de que su país pueda ser obligado a aumentar el impuesto de sociedades, que ha servido de principal atractivo para el aterrizaje de miles de compañías extranjeras. "Evidentemente nuestro impuesto de sociedades", señaló Lenihan, "no está amenazado, porque está en el campo de la fiscalidad preservado por los Tratados Europeos". "Es una cuestión que no se plantea, porque es algo fundamental para nuestras perspectivas de crecimiento", añadió.

Programa de ajuste

Bruselas está pendiente del programa de ajuste de 15.000 millones de euros para los próximos cuatro años que Irlanda debe presentar antes de finales de mes. El rescate podría rondar los 100.000 millones de euros. Según Rehn, el programa de ayuda será acordado con el FMI y las autoridades irlandesas y "estará centrado en la reestructuración del sector bancario". El ministro belga admitió que estaba convencido de que "será difícil para el BCE ir más lejos en el mantenimiento en términos de aportaciones de liquidez para los bancos de ciertos Estados miembros, y quizá de entrada en Irlanda". De hecho, el presidente del instituto emisor, Jean Claude Trichet, ha advertido hoy en referencia a la situación de los bancos irlandeses de que no pueden acostumbrarse a buscar la financiación fácil que ofrece el BCE, ya que tarde o temprano se va a acabar.

Aunque la UE dispone ya de dos fondos de rescate del 60.000 y 440.000 millones, respectivamente, la distribución del esfuerzo entre países empieza a crear disensiones en la UE. El ministro de Finanzas sueco, Anders Borg, manifestó ayer que "la financiación del mecanismo de crisis debería estar basado en el nivel de deuda de cada país, más que en función de su producto interior bruto" que es como opera ahora.

A. MISSÉ - Bruselas - 18/11/2010
Publicado enInternacional
A seis meses del terremoto que lo devastó, sólo llegaron 98 millones de dólares los 500 prometidos por la comunidad internacional para conformar el Fondo de Reconstrucción del país caribeño, por lo que "todavía no hemos podido pasar a la fase de recuperación", apuntó el enviado especial para la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas, Leslie Voltaire.

"Muchos resultados positivos se han obtenido durante la fase de transición. Sin embargo, a seis meses del terremoto todavía no hemos podido pasar a la fase de recuperación. Más de 1,6 millones de personas continúan sin hogar", destacó Voltaire en un debate del Consejo Económico y Social sobre los esfuerzos de la ONU en Haití.

El Fondo para la Reconstrucción del país caribeño gestionado por el Banco Mundial sólo ha recibido 98 millones de dólares. Los países que hasta la fecha han cumplido con su promesa monetaria son Brasil -el primero en hacerlo-, Noruega, Australia, Estonia y Colombia, explicó la vicepresidenta del BM para América Latina y el Caribe, Pamela Cox, en Washington.

En la Conferencia de Donantes para Haití celebrada a finales de marzo en Nueva York, la comunidad internacional comprometió hasta 5.000 millones de dólares en ayudas al devastado país. De ese dinero, 500 millones de dólares debían ir al Fondo para la Reconstrucción de Haití gestionado por el Banco Mundial, si bien a medio año del sismo y más de tres meses del encuentro neoyorquino este mecanismo cuenta con apenas el 19 por ciento del monto prometido.

"Le urgimos a la comunidad internacional para que haga realidad sus compromisos", dijo Cox. La vicepresidenta del BM dijo ser consciente de que en la mayoría de los países el dinero comprometido debe pasar primero por un proceso de aprobación a través del sistema presupuestario propio, algo que puede llevar tiempo, "pero lo que estamos haciendo es instar a los países a que logren aprobar ese dinero lo antes posible y que se lo hagan llegar al gobierno de Haití", insistió.

En tanto, Cox también hizo una llamada de atención al propio gobierno haitiano, al que recriminó "retrasos" en la toma de decisiones. "También tenemos algunos retrasos del lado del gobierno" de René Preval en temas clave como la adjudicación de terrenos para nuevas construcciones, explicó.

"El gobierno de Haití tiene que acelerar estas cuestiones, tiene que tomar más rápido las decisiones y por su parte los donantes tienen que asegurarse de que el dinero fluya más rápido", resumió.
Publicado enInternacional
Domingo, 11 Abril 2010 07:05

Agobiada, Grecia pide ayuda

A Grecia y a la administración de George Papandreu se les acaban las opciones. Como era previsible, las promesas de ayuda por parte de los estados miembros de la Unión Europea no fueron suficientes para calmar a los mercados. Ahora las negociaciones en Bruselas ya no giran en torno de si un rescate será necesario o no, sino a las condiciones de dicho rescate. El jueves las tasas de interés treparon a un monto prohibitivo de 7,51 por ciento –un record histórico para la eurozona–. Grecia necesita 53 mil millones de euros este año para cubrir sus gastos. De dicho monto, 16 mil millones son necesarios antes del fin de mayo, fecha en que se vence una parte de su deuda.

En los últimos meses, Atenas ha estado intentando refinanciar su deuda. Una parte esencial de sus esfuerzos se centraba en obtener préstamos a intereses más bajos. Las sucesivas promesas de los estados miembros de la UE en ayudar a Grecia en caso de ser necesario tenían el objetivo de calmar a los mercados y reducir los intereses. El anuncio de ayuda más reciente acordado por los líderes de la UE declara que en caso de ser necesario Grecia recibirá una ayuda “sustancial” por parte del FMI y del resto de los estados miembros. El gobierno alemán, que hasta el momento había sido el principal opositor a proveer ayuda financiera, aceptó en principio suministrar 19 por ciento de la ayuda financiera. No obstante, las condiciones del acuerdo siguen sin estar claras, ya que Alemania insistió en que los préstamos se hicieran a intereses no subvencionados. Es decir, bajo las condiciones actuales, no se trata de una verdadera ayuda: los países de la UE únicamente prestarían dinero al mismo interés que el mercado.

Actualmente el tema está siendo discutido en Bruselas, y se espera que esta semana se alcance un acuerdo. Francia y la mayor parte de los estados de la eurozona desean prestar dinero a Grecia a intereses más bajos que los del mercado, ya que temen un default de la economía griega, el cual traería consecuencias catastróficas para la eurozona y el euro. Alemania, por el contrario, se mantiene firme en su posición de no subvencionar a Grecia. La Constitución alemana prohíbe subvencionar a otro estado miembro, y además la opinión pública de Alemania se opone fuertemente a que el dinero de sus impuestos vaya para los griegos.

Hay muchos en Bruselas que piensan que Grecia no podrá pagar sus obligaciones y que necesitará ayuda de manera inminente. Esta semana la situación se vio agravada no sólo por el aumento de las tasas de interés sino por la decisión de la agencia Fitch de aumentar el riesgo país de Grecia, de BBB+ a BBB-. El ministro de Finanzas griego, George Papaconstantinou, también hizo lo suyo en acrecentar el miedo de los mercados al señalar que el déficit público era aún mayor que el declarado anteriormente y que este alcanzaría al menos 12,9 por ciento del PBI.

Con el correr de los días, las posibilidades de que Grecia pueda cumplir por sí misma con sus obligaciones parecen esfumarse. La desesperanza es generalizada y ya el gobierno griego se prepara para aceptar la eventualidad de una ayuda externa, la cual vendrá acompañada de medidas draconianas de cortes presupuestarios. El plan de austeridad que prepara el gobierno alemán junto al Banco Central Europeo es tan severo que, en comparación, las exigencias del FMI son vistas como relativamente moderadas.

Las medidas se sumarán a los recortes que el gobierno de Papandreu está llevando a cabo. En el primer trimestre de este año ya se ha reducido el déficit público en un 40 por ciento. Nuevos recortes aumentarían el riesgo de conflicto social, el cual ya ha alcanzado proporciones severas.

Hasta el momento, la administración de Papandreu insiste en que no necesita ayuda externa y espera el milagro de que las tasas de interés se reduzcan, lo cual le permitiría refinanciar su deuda. A pesar del pesimismo que se vive en Bruselas aún no está todo dicho: mucho depende de que esta semana los países miembros acuerden un paquete de ayuda creíble, lo cual les daría confianza a los mercados de que Grecia no será abandonada a su suerte.

Por Nicolás Nagle
Desde Bruselas
Publicado enInternacional
Nueva York, 25 de enero. Aproximadamente 13 mil soldados estadunidenses –incluida la 82 división aerotransportada y una fuerza expedicionaria de marines– y 20 buques de guerra, además de un portaviones nuclear, más de 60 helicópteros y más de 200 vehículos militares están en la "zona de operaciones" conocida como Haití.

En total, el personal militar estadunidense asciende a 19 mil elementos, más de 124 aeronaves y otras naves que apoyan las operaciones de rescate, asistencia y tratamiento en respuesta a la crisis en Haití, según informes del Comando Sur de Estados Unidos, encargado de las operaciones estadunidenses en esta situación.

Además de los militares, hay personal y equipo de varias agencias gubernamentales estadunidenses, como el Departamento de Estado, la Agencia de Asistencia Internacional (USAID), los departamentos de Seguridad Interna, Salud y Servicios Humanos, entre otros, y un flujo de voluntarios que incluye bomberos y rescatistas de Los Ángeles y Nueva York, enfermeras y gran variedad de integrantes de grupos benéficos y ONG.

"Invasión, o única opción"

Aquí, como en Haití, hay un debate sobre si esta masiva movilización de recursos, personal y equipo encabezada por el Pentágono es una "invasión", o si es simplemente la única opción para llevar a cabo una misión de este tamaño en estas circunstancias.

Hoy, como todos los días, los representantes del gobierno estadunidense reiteran que trabajan bajo la dirección, aprobación y autorización del gobierno de Haití.

Hillary Clinton, secretaria de Estado, enfatizó que es Haití y no la comunidad internacional el que debe determinar sus prioridades. "Finalmente, es el pueblo haitiano el que levantará a su país y trazará el curso de su propio destino", dijo según su discurso preparado ante la primera conferencia internacional sobre la reconstrucción de Haití, realizada hoy en Canadá.

De hecho, pocos días después de que la respuesta inicial estadunidense provocó crecientes críticas por su tinte militar y unilateral, Clinton viajó a Haití y, con el casi invisible presidente René Préval, emitió un comunicado "conjunto" el 17 de enero, en el cual afirma que "el presidente Préval, a nombre del gobierno y pueblo de Haití, da la bienvenida como algo esencial a los esfuerzos del gobierno y pueblo de Estados Unidos en la recuperación inmediata, estabilidad y reconstrucción a largo plazo y solicita que Estados Unidos asista en cuanto sea necesario para aumentar la seguridad en apoyo del gobierno y el pueblo haitianos".

Sin embargo, continúan las críticas tanto a la forma como a la sustancia de la respuesta estadunidense, sobre todo la enorme presencia militar en esta operación.

"La militarización entorpece la asistencia", afirma Bill Quigley, director legal del Centro por Derechos Constitucionales y alguien con larga trayectoria de defensa de derechos humanos en torno a Haití. “Los objetivos de la asistencia humanitaria son radicalmente diferentes a los objetivos de los militares… La comunidad internacional tiene que otorgar las herramientas que los haitianos necesitan para ayudarse a sí mismos. No necesitan asistencia militar, necesitan alimento, agua, atención médica y ayuda”.

Quigley, entre otros críticos, ha señalado que los reportajes desde Haití en los medios estadunidenses, así como el debate político en Washington, carecen de contexto histórico, y pocos aluden a la larga historia de la relación bilateral. Desde 1804, cuando Haití se rebeló contra Francia y logró instaurar la primera república negra independiente del mundo, Estados Unidos rehusó reconocer al país durante los siguientes 60 años (ya que aquí seguía en práctica la esclavitud).

Quigley y otros argumentan que el debate no debe ser sobre qué tipo de "asistencia" debería dar Estados Unidos, sino sobre los miles de millones que se le adeudan a ese país. "Estados Unidos ha usado a Haití como una hacienda. Ayudó a desangrar económicamente al país desde su independencia, lo ha invadido militarmente en repetidas ocasiones, ha apoyado a dictadores que abusaron del pueblo, ha usado el país como un desecho para sacar ventaja económica, ha arruinado sus caminos y agricultura y derrocado a funcionarios popularmente electos", argumenta en un artículo en Znet.

Otros señalan que las dimensiones de la catástrofe humana que provocó el sismo son en gran medida resultado de esta historia, y la pobreza que generó.

Pero ni el gobierno de Barack Obama, ni los europeos, ni la Organización de Naciones Unidas, ni en los teletones de los artistas y casi en ningún medio masivo en Estados Unidos se alude a esta historia, y menos a la responsabilidad que ahora tienen ante ella. Sin embargo, para los que sí desean recordarla aquí, como seguramente para muchos en Haití, la imagen de tropas, helicópteros y aviones militares provoca otro tipo de imagen, diferente a la de un "rescate".

Por otro lado, se indica que las naves y los soldados están en Haití no sólo para entregar y coordinar la asistencia. Entre sus tareas está detener un éxodo internacional de haitianos, sobre todo a costas estadunidenses, y con ello causar otra crisis en las playas de Florida. El periódico The Independent reporta que funcionarios estadunidenses han elaborado planes de emergencia para enfrentar una potencial crisis migratoria, que incluye abrir espacios en centros de detención, como el de Guantánamo.

El portaviones Carl Vinson y un círculo de otras naves de la Marina tienen doble misión: entregar asistencia y formar una especie de bloqueo para evitar que los haitianos se atrevan a cruzar casi mil kilómetros hacia Miami. "El objetivo (de la misión) es interceptarlos en mar y repatriarlos", declaró el comandante del guardacostas, Christopher O’Neil, informa The Independent.

O sea, se prestará ayuda a las víctimas, pero no se les permitirá escapar del desastre.

Por David Brooks


Publicado enInternacional
El pasado sábado, Francia y EEUU tuvieron su primer choque diplomático cuando la armada estadounidense impidió durante unas horas aterrizar en Puerto Príncipe a dos Airbus franceses cargados de ayuda. El secretario de Estado francés, Alain Joyandet, que pasó el fin de semana en el país, tuvo que intervenir personalmente para que EEUU permitiera tomar tierra a las aviones.

Desde entonces ha comenzado toda una serie de recelos sobre el papel que está jugando EEUU. Sobre todo en el tema que se refiere a la coordinación de la ayuda y al despliegue de soldados.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, acusó a EEUU de estar tomando Haití militarmente. Hasta el momento es el único que se ha atrevido a hablar de ocupación, aunque las palabras de Joyandet a su vuelta a Francia van por el mismo camino. "Hay que aclarar cuál es el papel de EEUU en Haití", dijo en Europe 1.

Algunos medios franceses han criticado duramente la toma de control norteamericana y desde la emisora Rtl se habla de que "Haití se ha convertido en el estado número 51" de EEUU.

Por su parte, la titular de Exteriores de la UE, Catherine Ashton, ha negado esta mañana que Europa piense en enviar soldados a Haití: "Es el momento de coordinar la ayuda y no de enviar soldados"."Más queayuda militar, los haitianos necesitan coordinación", insistió la británica.

La idea de enviar un contingente militar había sido propuesta por Francia, que es de suponer se encontraba alarmada por la fuerte presencia de soldados norteamericanos.

"Se trata claramente de un asunto de orden público, y hemos pedido a Naciones Unidas que nos haga saber las contribuciones que les gustaría que considerásemos", indicó, y aseguró que la UE procederá a esa tarea de forma "colaboradora", bajo el "paraguas" comunitario, aunque algunos Estados miembros podrían emprender acciones individualmente, señaló.

Desde su punto de vista, los esfuerzos deben centrarse en la organización del reparto de la ayuda desde el aeropuerto haitiano hacia Puerto Príncipe y las zonas colindantes. "No puedes ir andando e ir dejando la ayuda", afirmó, "hay que asegurarse de que llega a todo el mundo".

La Unión Europea piensa pactar un nuevo paquete de ayudas a las víctimas del seísmo que podría rondar los 100 millones de euros. 

La ONU pide implicación a España
España, además, está valorando la posibilidad de mandar al país un contingente de barcos y helicópteros a petición de la ONU. "Ayer recibimos la petición, y lo vamos a discutir, por tanto tenemos que esperar la respuesta de los socios europeos", indicó el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

Francia anunció esta mañana que ha desbloqueado 10 millones de euros para enviar a Haití, mientras que el Reino Unido asegura haber triplicado su ayuda.

Problemas de reparto 
Precisamente Naciones Unidas ha avisado a la comunidad internacional de que una de las razones para que la ayuda humanitaria no se esté distribuyendo correctamente es la falta de combustible. Los último datos de la oficina humanitaria de la ONU, OCHA, "el precio de la gasolina se ha incrementado hasta el equivalente de 10 dólares por galón" (3,8 litros). La República Dominicana donó ayer 10.000 galones que fueron transportados por Naciones Unidas hasta el país vecino.

Otro de los problemas a los que se enfrenta la asistencia humanitaria es que el puerto de Puerto Príncipe sigue inservible, según la agencia EFE. Aunque el muelle sur está intacto, la carretera de acceso está destruida, y se espera que se puedan hacer las reparaciones a lo largo de esta semana. Las tres grúas gigantes del puerto también quedaron inservibles, por lo que los buques que llegan son desviados hacia Cap-Haitien.

El aeropuerto de Puerto Príncipe sigue fuertemente congestionado por la avalancha de aviones con ayuda llegados de todo el mundo, y también está congestionada la carretera que lleva de Santo Domingo a Puerto Príncipe. Fuentes de la ONU han confirmado que los convoyes son enviados ahora desde Jimani a la capital haitiana, coordinados y escoltados por la Defensa Civil dominicana y la MINUSTAH, la fuerza de estabilzación de la ONU en Haití.
 
Publicado enInternacional
Sábado, 11 Julio 2009 06:20

Desde Roma a la vieja Costa del Oro

Barack Obama tuvo ayer un día agitado: cerró la reunión del Grupo de los Ocho en L’Aquila, visitó al Papa en Roma y voló a Ghana, donde fue recibido con todos los honores y un entusiasmo notable. Pese a los diferentes escenarios, el día del presidente norteamericano se centró en la situación de Africa, ya que el G-8 admitió que no podrá cumplir la promesa de duplicar su ayuda humanitaria para 2010 y el mismo Obama adelantó su mensaje a los gobiernos del continente con un comentario personal.

En 2005, los ocho países más ricos del mundo habían prometido en su reunión en Gleneagles que iban a llegar a donar 50.000 millones anuales a los países más pobres del mundo, la mayoría africanos. Este año tuvieron que admitir que no llegarían a cumplir lo prometido, pese a que por primera vez en la historia los que pasan hambre llegaron a los mil millones de personas a nivel global. De hecho, el Banco Mundial alertó que 2009 cerrará con 400.000 muertes extra en el mundo causadas por recesión económica internacional.

Gran Bretaña y Estados Unidos cumplirán su parte, pero Francia e Italia no, con Roma avisando abiertamente que el tema no es una prioridad. Por presión de Obama, el G-8 anunció un paquete de 20.000 millones a tres años dirigido a dar un fuerte impulso a la agricultura africana, de modo de aumentar la autosuficiencia alimentaria del continente. El presidente deberá calmar ciertos ánimos en casa, ya que esto puede significar que el sector agropecuario de EE.UU. pierda dos mil millones de dólares por año, el monto que el gobierno compra para donar al Tercer Mundo.

Uno de los momentos notables del día fue cuando Obama habló de la corrupción en Africa, la tierra de su padre. El presidente logró un silencio profundo en el salón cuando contó que su primo de Kenia le dijo que no puede conseguir trabajo si no paga coimas a funcionarios corruptos. Obama continuó diciendo que le consta personalmente que estas prácticas son una de las fuentes de la pobreza crónica en el continente.

Lo que creó el silencio profundo no fue sólo el contenido de lo que dijo, sino el tono que usó, súbitamente personal. Todos los presentes, entre ellos representantes de Nigeria y Libia, saben que Obama es hijo de un keniano, que tiene una abundante familia en Kenia y que vivió allí en su juventud. Parado en su condición de “pariente”, el norteamericano continuó remarcando cosas que muchos piensan en Africa pero pocos dicen: que es hora de que el mundo pueda esperar más de la región, que ya no se puede culpar sólo a la herencia colonial y al imperialismo económico por los terribles problemas de Africa.

Lo que da una idea del contenido del discurso que pronunciará hoy en Accra, la capital de Ghana, el primer país del Africa subsahariana que visita como mandatario. Obama llegó anoche al aeropuerto de Kotoka, en las afueras de la ciudad, y fue recibido con enorme entusiasmo por el presidente John Atta-Mills. La ceremonia fue impactante, con tambores y bailes –manera tradicional de recibir a un jefe– y reflejó la obamamanía que contagió a todos en el país (ver nota aparte).

Obama, con su mujer Michelle y sus dos hijas, estará hasta esta noche en Ghana. Esta mañana, el presidente se entrevistará con su par de Ghana y luego se unirá a su mujer para visitar el Hospital General de Accra y ser informado sobre temas de salud materno infantil. Luego visitará una vieja fortaleza esclavista cerca de la ciudad, hoy museo. Pero el plato fuerte de la jornada será su discurso ante el Parlamento, que iba a realizarse en un estadio pero fue transferido debido a las constantes lluvias.

Michelle Gavin, directora para Africa del Consejo de Seguridad Nacional, adelantó que el tema será “la gobernabilidad y su importancia en el desarrollo, así como la importancia de integrar la voz africana en los debates globales”. Gavin explicó que Ghana fue elegida para la primera visita por ser el primer país en declarar su independencia y por haber superado un terrible período de violencia política hasta lograr la estabilidad democrática. “Es un ejemplo admirable de gobierno sólido y democrático, de una sociedad civil vibrante”, dijo la funcionaria.

Lo cual también explica que sea el lugar elegido para “bajar línea” sobre qué espera Obama de sus parientes africanos. Así como su idea de ayuda humanitaria pone el énfasis en la autosuficiencia alimentaria, su idea de desarrollo exige atacar la corrupción rampante en el continente y combatir el autoritarismo y la arbitrariedad política.
 

Publicado enInternacional
Moscú, 30 de enero. La voluntad de Rusia y Cuba de iniciar una nueva era en su relación bilateral se hizo patente este viernes con la firma de un importante memorando sobre los principios de asociación estratégica entre ambos países y 33 acuerdos de cooperación en las más diversas áreas.

La ceremonia de suscripción de tan inusual número de documentos –24 concertados en la novena reunión de la comisión mixta para la cooperación económica, científica y técnica, celebrada recientemente en Moscú, y otros 10 preparados para dar aún mayor relieve a la visita del dirigente cubano– tuvo lugar en el Kremlin, al término de las conversaciones oficiales de los presidentes Dimitri Medvediev y Raúl Castro.

Al evaluar los vínculos entre Moscú y La Habana, el anfitrión destacó: “Estoy convencido de que tenemos condiciones para dar a nuestras relaciones un carácter estratégico. Las perspectivas son muy favorables y seguiremos trabajando en todas las vertientes. Con su visita, comienza una nueva etapa en la historia de la amistad entre Rusia y Cuba”.

El huésped coincidió en que la relación bilateral se halla en “un momento importante” e “histórico”, y expresó el compromiso de Cuba de “dar los pasos apropiados para la constante, serena pero imparable consolidación de nuestras relaciones en todos aspectos”.

Castro también habló de amistad. “Somos viejos amigos, nos hemos conocido en las buenas y en las malas, que es, como dicen ustedes, cuando mejor se conoce la gente”, apuntó, y agregó: “las asociación estratégica que hemos acordado (…) refleja perfectamente lo que hemos alcanzado y lo que esperamos alcanzar”.

Obviamente la alianza estratégica que promueven Rusia y Cuba –zanjado el periodo de distanciamiento entre ambos países al producirse el colapso de la Unión Soviética– se sustenta ahora en el pragmatismo y no, como antes, en la afinidad ideológica.

Entre los acuerdos, cabe destacar el plan de ayuda alimentaria que prevé la aportación gratuita, equivalente a cerca de 28 millones de dólares, por Rusia, de 100 mil toneladas de trigo para las zonas más afectadas por los huracanes Gustav e Ike, que causaron estragos en la isla en septiembre pasado.

Rusia también abrirá una línea de crédito por 20 millones de dólares para que Cuba pueda adquirir equipos rusos para los sectores de la construcción, la energía y la agricultura, adicional al préstamo de 335 millones de dólares que le otorgó el anterior otoño.

Como “proyecto piloto” en el sector energético, que se podría instrumentar en áreas como la pesca, la construcción naval o la extracción de hidrocarburos y níquel, en las cuales Rusia tiene interés especial, se creará una empresa mixta para modernizar, con inversiones rusas, la planta eléctrica de Mariel. Lo novedoso es que, concluidos los trabajos de modernización, será la parte rusa la que gestione dicha central eléctrica.

En materia de cooperación en biotecnología y farmacología, Rusia participará en investigaciones conjuntas, adquirirá medicamentos cubanos para combatir el cáncer y la hepatitis, entre muchos otros, con la idea de luego fundar empresas mixtas para producirlos.

Las respectivas dependencias gubernamentales suscribieron memorandos de entendimiento en agricultura, pesca, deporte y turismo, entre otros sectores.

En el terreno de la educación superior, Rusia concederá 100 becas a estudiantes cubanos, e igual número de deportistas podrá venir a recibir preparación especial.

Otros textos establecen que, en materia de aeronáutica civil, un banco ruso asume el financiamiento de la compra por Cuba de aviones de pasajeros Túpolev-204 SE y refacciones para los mismos. Aeroflot y Cubana de Aviación refrendaron su intención de estudiar la creación una empresa mixta.

Asimismo, Cuba va a arrendar autos Lada e importar camiones Kamaz, aparte de que está previsto construir una fábrica para ensamblar esos camiones en la isla.

Juan Pablo Duch (Corresponsal)
Publicado enInternacional