Arranca la gira del presidente de Venezuela por China

El presidente venezolano inició su agenda oficial en China rindiendo homenaje al fundador del régimen comunista, Mao Zedong, en el mausoleo donde el líder revolucionario está embalsamado en el centro de la plaza de Tiananmen.

 

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, firmó acuerdos de cooperación estratégica con su par chino, Xi Jinping, en el marco de la 16° Comisión Mixta que mantienen los dos países. “Hoy se están firmando 28 acuerdos que ratifican el camino del desarrollo compartido de las inversiones para hacer realidad el desarrollo de nuestras empresas mixtas”, dijo Maduro en una intervención ante la comisión en Beijing, antes de reunirse con su homólogo.


El presidente venezolano inició su agenda oficial en China rindiendo homenaje al fundador del régimen comunista, Mao Zedong, en el mausoleo donde el líder revolucionario está embalsamado en el centro de la plaza de Tiananmen. Acompañado de su esposa, Cilia Flores, Maduro dedicó una reverencia en la entrada del recinto y firmó en el libro de visitantes ilustres del mausoleo. Más tarde y luego de la reunión en la sede del Legislativo chino, ambos mandatarios rubricaron un memorando de entendimiento por el que el país sudamericano se suma a la ambiciosa iniciativa de las Nuevas Rutas de la Seda, siendo el segundo paíssuramericano, luego de Uruguay, que realiza esta declaración oficial. Ese programa que los observadores comparan con el estadounidense Plan Marshall firmado post segunda guerra, descansa en millonarias inversiones chinas en obras de transportes y telecomunicaciones en todo el planeta. Por su parte, el presidente chino afirmó que su país siempre tiene en cuenta sus relaciones con Venezuela desde un punto de vista estratégico y de largo plazo, en un momento en el que alegó que existen factores de inestabilidad en el mundo. “Por esa inestabilidad, Beijing y Caracas tienen que promover su confianza y amistad”, evaluó Xi, y agregó que China es un gran apoyo para Venezuela en la búsqueda de una vía de desarrollo propia, adecuada a su situación.


Los mandatarios destacaron también la firma de un memorándum de entendimiento para el desarrollo de las empresas de hidrocarburos mixtas Petrourica y Petrozumano. En esa misma línea, concretaron un acuerdo para fortalecer la cooperación entre la Corporación Nacional de Explotación de Gas de China (Cnodc) y Petróleos de Venezuela (Pdvsa), con el objetivo de explorar y explotar gas en el país caribeño. A su vez, firmaron otro tratado de explotación del sector aurífero con la empresa china Yankuang Group. Sumado a ello, las partes suscribieron un memorando de entendimiento entre la corporación tecnologica ZTE y el Ministerio del Poder Popular para la Salud.


El presidente de Venezuela recalcó que los acuerdos suscritos están alineados con el Programa venezolano de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica, puesto en marcha el pasado 20 de agosto y señaló que las relaciones comerciales entre ambas naciones pasaron las pruebas de la crisis financiera mundial. “Me tocó transitar por medidas de sanciones económicas de los Estados Unidos y de Europa persiguiendo las cuentas bancarias de Venezuela, secuestrando miles de millones de dólares en cuentas internacionales y bloqueándonos el comercio”, denunció. Asimismo, se refirió a los desafíos económicos que tuvo la nación sudamericana como producto de lo consideró la guerra impuesta por países imperiales, y valoró el apoyo de China para solucionarlos. “Gracias a los acuerdos de la comisión mixta y a la sólida relación China-Venezuela, nuestro país pudo enfrentar esas circunstancias y les puedo decir que hoy Venezuela está de pie”, afirmó.


Por su parte, Wang Yi, canciller chino, indicó que, pese a las complejas circunstancias internacionales, China está dispuesta a trabajar con Venezuela para fortalecer los intercambios y la amistad entre ambos países, para lo cual consideró que será necesario optimizar los modelos de cooperación a fin de enriquecer la asociación estratégica. “Los mandatarios van a llegar a nuevos consensos, van a elevar la cantidad y la cantidad de la cooperación. Nuestra relación está en una importante etapa de desarrollo; queremos que siga siendo salida y que continúe avanzando”, subrayó Wang.


La visita de Maduro a la capital china se produce en un momento en el que el país vive graves dificultades económicas y poco después de la que realizó esta misma semana a China la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, quien se reunió con el presidente de la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC), Zhang Jianhua.

Publicado enInternacional
Prototipo de la base en la órbita lunar.

 

La instalación pretende ser el puerto de partida para misiones tripuladas a Marte

 

Rusia y EE UU han firmado una declaración de cooperación para crear una estación espacial en la Luna que comenzará a construirse a mediados de la próxima década, según ha anunciado hoy la agencia espacial rusa en un comunicado.

El proyecto Deep Space Gateway —Puerta al Espacio Profundo, en inglés— está abanderado por la NASA y consiste en una estación espacial en la órbita del satélite de la Tierra. El proyecto sería el sucesor de la Estación Espacial Internacional (ISS), que llegó al espacio en 1998 con la colaboración de EE UU, Rusia, Europa, Canadá y Japón y que dejará de funcionar en 2024, según los planes actuales.

El acuerdo muestra una importante sintonía en el espacio entre dos países enfrentados por el espionaje, la guerra en Siria y la proliferación nuclear de Corea del Norte. Las agencias espaciales de Europa (ESA), Japón y Canadá también están embarcadas en el proyecto, que aún está en un punto temprano de desarrollo, según la ESA.

Antes del anuncio de hoy, Rusia había expresado su intención de construir una base propia en la superficie de la Luna para entrenar a sus cosmonautas de cara a futuros viajes a Marte. También China ha anunciado planes para llevar a la Luna su propia estación espacial.

Parte de la declaración, firmada en Adelaida (Australia) durante el Congreso Internacional de Astronáutica, se refiere a las normas internacionales que deben aplicarse en el futuro. "Al menos cinco países están trabajando en la creación de sus propias naves tripuladas", ha dicho Igor Komarov, director general de Roscosmos. "Con el fin de evitar problemas en el futuro en la cooperación técnica, se debería unificar una parte de las normas, por la posibilidad de que los diferentes países trabajen en sus productos y se unan a la estación internacional en la órbita de la Luna", ha añadido. El pacto entre Rusia y EE UU también incluye el uso de los actuales cohetes rusos Proton y Angara en la construcción de la nueva base, así como el futuro cohete de gran tamaño que está construyendo Roscosmos.

"Declaraciones como la firmada con Roscosmos muestran que el concepto de Deep Space Gateway es un buen ejemplo de exploración espacial asequible y sostenible", ha dicho por su parte Robert Lightfoot, director en funciones de la NASA, en un comunicado.

El objetivo final de la nueva estación es ser el puerto de partida para las misiones tripuladas a Marte y otros puntos del Sistema Solar. Estos viajes se realizarían en vehículos reutilizables con propulsión química y eléctrica para ir y volver al planeta rojo, según explica la NASA. La primera fase de construcción consistirá en llevar a la órbita lunar los tres módulos de la estación, uno para generar energía, otro para que vivan los astronautas y un tercero dedicado a laboratorios similares a los de la ISS.

La instalación será una colonia donde los astronautas podrán entrenarse para ir a Marte y donde se probarán todas las tecnologías necesarias para alcanzarlo. También será la nave nodriza de misiones de exploración lunar tripuladas y no tripuladas. El cohete SLS que está construyendo la NASA, el más potente del mundo, será el enlace entre la Tierra y la Luna junto a las cápsulas Orion, cuyos propulsores y sistema de soporte vital han sido construidos por la Agencia Espacial Europea (ESA).

La nueva estación tendrá tres módulos, uno para producir energía eléctrica, otro para que vivan los astronautas y un tercero con laboratorios similares a los de la ISS. Una vez acabada la base, a finales de la próxima década, se realizaría una misión tripulada de un año de duración en esta Puerta al Espacio Profundo para demostrar que todas las tecnologías necesarias para viajar a Marte están listas.

 

 

Publicado enInternacional
Domingo, 04 Junio 2017 07:14

De la idea al billete

De la idea al billete

El debate resurgió, pero sus defensores no auguran que se salde en el corto plazo. Entre teorías y cálculos, diferentes países aplican pilotos para analizar sus efectos y, según los énfasis, la medida puede considerarse de izquierda o de derecha, a favor de la ciudadanía o del capital.


Para trasladarla de los libros a los bolsillos de los ciudadanos se han impulsado traducciones más y menos fieles de la renta básica universal. Ya se sabe que de la teoría a la práctica hay un abismo, pero las posibilidades son tantas que, después de haber estado siglos constreñida al mundo académico, la idea es defendida ahora desde posiciones antagónicas e impulsada por políticos de izquierda y de derecha, por organizaciones sociales y empresarios.

 

Desde una relectura poco ortodoxa de Marx, el filósofo y economista político Philippe van Parijs, principal impulsor del debate contemporáneo, se pregunta: “¿O es que acaso esta renta incondicional no era interpretable como un camino capitalista hacia el comunismo, entendido éste como una sociedad que pueda escribir en sus banderas ‘de cada cual (voluntariamente) según sus capacidades, a cada cual (incondicionalmente) según sus necesidades’”, y la formuló el año pasado al semanario francés L´Obs, reflotando su artículo “Una vía capitalista al comunismo”, de 1987.

 

Queda claro que quienes critican los modos de producción del sistema capitalista y sus efectos sociales no estarán filosóficamente en contra de una medida como esta. Pero también es verdad que los grandes empresarios están explorando la posibilidad e instando a los gobiernos a aplicar medidas del estilo, porque la incorporación de nueva tecnología, una tendencia que no frenarán, sustituye cada vez más puestos de trabajo. La robotización asegura mayor productividad y el ahorro en salarios, pero su correlato es mayor desempleo y menor capacidad de consumo. Si los estados se hicieran cargo de garantizar una renta básica universal, los desempleados podrían seguir consumiendo y no habría pérdidas para el capital. A fin de cuentas, ¿se trata de un keynesianismo reloaded o de un marxismo light? (véase recuadro).

 

En ese contexto, el debate resurgió en Uruguay. Lo rescataron académicos pero también políticos del Frente Amplio (FA).

 

MÁS ALLÁ DEL TRABAJO

 

“Es una idea relativamente vieja que es importante recuperar”, propuso la semana pasada Rodrigo Arim, decano de la Facultad de Ciencias Económicas, durante la charla “Renta básica universal, ¿derecho o utopía?”. La teoría parte de la base de que todos los ciudadanos deberían cobrar una renta que les garantice la subsistencia, independientemente de sus ingresos, sin rendir cuentas de lo que hacen con ese dinero y sin ningún tipo de contraprestación, como enviar a sus hijos a la escuela o buscar y mantener un empleo.

 

Porque la tasa de desempleo se mantiene relativamente alta desde los setenta y la incorporación de nuevas tecnologías avanza hacia la eliminación de mayor cantidad de puestos de trabajo. Porque hace rato que nadie obtiene su primer empleo y lo mantiene hasta la jubilación, y ahora “lo que caracteriza a las generaciones nuevas es el cambio” y “es probable que las personas requieran en distintos momentos de su ciclo de vida apoyos para administrar esas transiciones”. Y porque “la visión de que nos casamos una vez, tenemos hijos y enviudamos parece bastante ajena a lo que ocurre hoy”. Por todo eso, “los sistemas de protección social están cuestionados, y la inserción laboral ya no puede ser la garantía”, argumentó Arim.

 

Escéptica, la politóloga Carmen Midaglia planteó a Brecha que “filosóficamente, en un mundo globalizado que no va a tener puestos de trabajo para todo el mundo, la renta básica parece una alternativa políticamente correcta y generaría cierta distribución y garantías a los colectivos más desfavorecidos. Pero uno se debería preguntar por qué, cuando este debate surgió a fines de los ochenta y cada vez que resurgió en los noventa, en los dos mil y ahora, no hubo ningún actor colectivo que la defendiera y se limitó a ser un debate académico. La respuesta es que si esa renta básica fuera posible, su renovación se haría meramente a partir de una definición político-tecnocrática”. A Midaglia no le convence que la seguridad social deje de estar asociada al empleo, con los sindicatos peleando detrás, porque “el bienestar y la distribución de la riqueza no vienen dados, sino que tienen que ver con actores colectivos que demandan, que presionan, que se movilizan y vigilan que no haya recortes”.

 

En cambio, Alejandro Sánchez, diputado del FA, aseguró a Brecha que “cada vez que se renueva la discusión, la renta básica logra más adeptos”. El diputado ya había traído el tema en 2012, después de que el Parlamento Latinoamericano aprobara una ley marco de renta básica que recomendó aplicar a sus estados parte. En ese momento, y ya en 2008, cuando el propio Mides lo puso arriba de la mesa, el debate no prosperó, porque persiste “una visión demasiado centrada en que el acceso a la seguridad social sea a través del acceso al empleo”, entiende Sánchez, mientras “la renta básica se inspira en otro pilar: si en el siglo XX erradicamos la esclavitud, en el siglo XXI deberíamos erradicar la pobreza y orientar la discusión más allá de la condición de empleabilidad de las personas. Por el mero hecho de ser humanos, deberíamos tener garantizadas las condiciones mínimas para sobrevivir”.

 

LA CALCULADORA SOCIAL

 

Más allá de lo filosófico, el primer obstáculo para aplicar una renta básica es su alto costo, y en la última década se realizaron diferentes simulaciones para traducirla a cifras. El equipo del Área de Gestión y Evaluación del Estado, que integraba el propio Arim, se planteó en 2009 seis escenarios: una renta de 3.400 o de 1.693 pesos para toda la población, para los mayores de 18 o para los menores de edad, y entre uno y otro extremo, el costo fiscal se ubicaba en 18 y 2,6 por ciento del Pbi.1

 

En las proyecciones, si bien se considera que se eliminarían otros gastos, como las asignaciones familiares, la tarjeta alimentaria, las pensiones y la asistencia a la vejez, es más difícil contemplar el ahorro que el instrumento generaría en términos burocráticos. “En Uruguay existe una policía de pobres que está todo el tiempo analizando qué hacen, en qué gastan, cómo viven, cómo se relacionan”, pero sobre todo, “controlando, porque les exigimos que demuestren que son pobres. El Estado gasta un montón de recursos en tener esta policía de pobres, y con la renta básica se eliminaría”, aseguró Sánchez.

 

La receta que proponen los defensores de la renta básica parte de una reforma del impuesto a la renta para gravar más a los sectores de mayores ingresos. De esa forma, si bien los ricos también cobrarían la renta básica, terminarían pagando más de lo que reciben y financiarían el sistema. Sin embargo, Sánchez cree que “tiene que estar asociada a la renta de los recursos naturales. Claro que ahora no sabemos si tenemos petróleo, y el hierro está ahí y no hemos logrado rentabilizar esa riqueza”, pero “los sistemas impositivos que gravan el ingreso no lograron detener el brutal proceso de concentración, por lo tanto hay que discutir mecanismos que permitan distribuir esa riqueza que ya está acumulada y que en definitiva se trasmite por los genes. La teoría neoclásica dice que la riqueza es ingreso acumulado, y que si gravamos los ingresos afectamos la riqueza a futuro”. El problema es que “nunca se afecta el stock de riqueza que se acumuló en el pasado”.

 

Para Sánchez, la segunda estrategia tiene que ver con implementarla de forma progresiva. “En este Uruguay en que la pobreza tiene cara de niño y de mujer, podríamos plantearnos en principio una renta básica para los menores de 18 años que luego se pueda ir extendiendo”, y en este punto Midaglia hace acuerdo. “La discusión podría ir en otra clave: por ejemplo, en la de una renta básica para la infancia y la juventud.” De hecho, cuando se creó la asignación familiar del Mides en 2008, “unos decían: ‘ahora que tenemos espacio fiscal, que hay crecimiento, extendamos a todos los niños para que en momentos de crisis esté blindada esa población, que no tiene voz, que no puede votar, que no puede generar acción colectiva”. En tanto, “otros planteaban que si había espacio fiscal había que reforzar a los más desfavorecidos”, recordó Midaglia. La propuesta implica incluso unificar y blanquear que todas las familias reciben beneficios del Estado, porque en el caso de las de mayores recursos se descuentan impuestos a los trabajadores con hijos. “Es distinta la filosofía de una renta básica, porque lo que se hace hasta ahora es invisible, es políticamente invisible”, agregó.

 

La renta básica universal fue eje de debate la semana pasada en la Universidad, este miércoles en el Palacio Legislativo se volvió a debatir, y en quince días se discutirá en la escuela de gobierno del Parlamento. A su vez, el Instituto Cuesta Duarte se encuentra elaborando un documento para llevar el debate al secretariado del Pit- Cnt. Es un hecho que la discusión resurgió, pero los consultados tiran para adelante la fecha de su posible aplicación.

 

“Yo no creo que sea posible concretar la renta básica en el corto plazo, pero hay que poner el debate arriba de la mesa”, opinó Sánchez, y Ruben Martínez Huelmo, senador del FA, sostuvo que “este tema va a ser seguramente un elemento de la campaña electoral que viene, porque es un tema filosófico que ya empezó a ser político. He encontrado una línea de acuerdos con los compañeros con los que he hablado, y es un tema que podría estar en la visión programática del FA. Los partidos políticos no solamente tienen que hablar de lo que van a hacer en el próximo quinquenio sino pensar lo que va a pasar dentro de dos, tres o cuatro décadas”. El debate de la renta básica puede saldarse ahora o volver a disolverse, y resurgir en una década, otra vez.

 

Una renta de 3.400 pesos para toda la población tenía un costo fiscal de más de 5.000 millones de dólares anuales (el 18 por ciento del Pbi), mientras que una de 1.693, más de 2.500 millones (9 por ciento del Pbi). Una renta básica de 3.400 pesos para los mayores de 18 años implicaba 3.700 millones de dólares (alrededor del 13 por ciento del Pbi), y una de 1.693, más de 1.800 millones de dólares, (6,5 por ciento del Pbi). En cambio, 3.400 pesos para los menores de 18 años, una política que se señalaba en el documento que “tendría un gran efecto en la disminución de la pobreza” a causa de “la mayor concentración de la pobreza en los menores de edad”, implicaba 1.500 millones de dólares (el 5 por ciento del Pbi), y una de 1.693 para los menores, la mitad del dinero (el 2,6 por ciento del Pbi).

 


Las experiencias de renta básica en el mundo


En la práctica

De Finlandia a México, de Kenia a Estados Unidos, de Brasil a Canadá, por obra del azar o del afán, se han hecho diferentes lecturas (todas parciales) del concepto.


De 175 mil finlandeses en seguro de desempleo, en un sorteo se seleccionó a 2 mil, 48 por ciento mujeres y 52 por ciento hombres de 25 a 58 años, que desde este año reciben 560 euros al mes. Busquen empleo o no, lo encuentren o no, recibirán ese monto durante los dos años que durará el piloto, sin condiciones ni contrapartidas. La idea del gobierno, de tinte conservador, es que los desempleados serán más proclives a aceptar trabajos de baja remuneración o a tiempo parcial si cuentan con un dinero asegurado para su subsistencia. Es el argumento opuesto al que defienden los teóricos de la renta básica universal, que proyectan que las personas estarán en mejores condiciones para negociar salarios dignos si no están desesperadas por conseguir un empleo que les dé de comer. En Europa hay varios pilotos en marcha y la idea entusiasma cada vez más, pero, paradójicamente, el 78 por ciento de los votantes suizos rechazó el año pasado la propuesta de crear una renta básica universal de 2.254 euros para los mayores de 18 años y de 565 euros para los menores de edad.


En Canadá, tal vez la experiencia que más se acercó a la definición escrita, se aplicó en los setenta en la localidad agrícola de Dauphin, Manitoba, donde sus 10 mil habitantes recibieron una renta inversamente proporcional a sus ingresos. A fines de la década el contexto político y económico cambió, primero se recortó el presupuesto para el análisis de los datos y finalmente la experiencia entera se disolvió. Sin embargo, una investigación publicada en 2011 miró hacia atrás y revisó sus efectos. Como prometían los académicos, la renta básica no desestimuló la búsqueda o el mantenimiento del empleo, salvo en las mujeres que acababan de tener un hijo y en los estudiantes de secundaria que, en lugar de adelantar la búsqueda laboral, optaron por terminar sus estudios. Además, las consultas por padecimientos de salud mental se redujeron y la demanda de servicios sanitarios, como el de hospitalización, fue sustantivamente menor.


Ahora Canadá vuelve sobre la idea, y en los próximos meses comenzará a funcionar un piloto en Ontario (sí, la renta básica es una máquina prolífera en materia de pilotos) que involucra a 4 mil personas de 18 a 64 años beneficiarias de programas sociales del Estado o con trabajos mal remunerados. Los solteros empezarán a recibir hasta 16.989 dólares canadienses al año (11.400 euros) y las parejas 24.027 (16.100 euros). A modo de justificación de la medida, la primera ministra de Ontario, Kathleen Wynne, declaró que “entre la tecnología y (Donald) Trump, es una época de gran incertidumbre y cambio”.


En Ciudad de México existe una pensión ciudadana universal de 60 dólares mensuales para todos los mayores de 68 años, y más cerca de casa, en Brasil, la ley de renta básica incondicional se aprobó en 2003, pero se definió que su aplicación sería gradual y se arrancaría por los sectores más pobres. Trece años después, esa etapa no ha sido superada y por el momento se parece bastante a las transferencias monetarias que realiza el Mides a las familias uruguayas de bajos ingresos.


En Alaska, en cambio, la renta básica está asociada desde 1982 a los ingresos que obtiene el Fondo Permanente Petrolero. A partir de las regalías que cobra de las empresas que extraen el oro negro, los habitantes reciben una partida anual que es variable, y en la última década se ubicó entre los 800 y los 3 mil dólares. También en Estados Unidos, una tribu cherokee, de Carolina del Norte, aplica algo similar. Luego de obtener una concesión del Estado para explotar un casino, decidió distribuir equitativamente la mitad de las ganancias del juego entre los miembros de la comunidad.


En la versión africana, en tanto, prima el concepto de “básico” sobre el de “renta”, y la llevan adelante organizaciones en lugar de los estados. El ejemplo con más prensa, de la organización GiveDirectly, fue ideado por cuatro posgraduados de la Universidad de Harvard y del Instituto Tecnológico de Massachusetts, bajo el apoyo de Alan Krueger, asesor económico del entonces presidente de Estados Unidos Barack Obama. Se basa en minúsculas donaciones de personas comunes y corrientes y voluminosas sumas de megaempresas como Google. Con más espíritu científico que caritativo, brinda una renta básica de 20 euros mensuales a 26 mil habitantes de localidades rurales de Kenia. De ese total, a un grupo se le aseguró el beneficio por 12 años en pagos mensuales, al segundo segmento se le aplicó la misma modalidad pero durante dos años, y al tercero se le entregó todo el dinero en una única partida. Notas de color, con tono de publicities encubiertos, hablan de las “sonrisas imborrables” que este “ensayo altruista” dibujó en los beneficiarios. En cambio, en segundo plano se citan declaraciones que podrían leerse como el objetivo primordial de los académicos, empresarios y mandatarios estadounidenses. El experimento “permitirá responder a preguntas como: ¿cuál es el impacto de una transferencia de efectivo a largo plazo en lugar de una más corta? y ¿cuál es la diferencia entre dar pagos mensuales o todo a la vez?”, aseguró a principios de año Michael Faye, director de GiveDirectly, al diario español El Mundo. Sobre la proliferación de pilotos en Europa y Canadá, además, consideró: “cuantos más datos podamos reunir es mejor”.

Publicado enInternacional
Mélenchon muestra en un mitin la portada de Le Figaro que lo acusa de chavista

 

Mélenchon nunca ha ocultado su admiración por Castro o Chávez y su “revolución bolivariana”. Un día después de la muerte del líder cubano, el pasado 25 de noviembre, el candidato izquierdista le rindió un sentido homenaje a los pies de la estatua de Simón Bolívar erigida a la orilla del Sena, cerca del Puente Alejandro III. Su acción le valió algunas críticas y comentarios irónicos, pero no fue mucho más allá. Pero eso era en noviembre y entonces Mélenchon no era visto más que como un aspirante presidencial muy alejado de la victoria.

A poco más de una semana de la cita con las urnas, el líder de Francia Insumisa se coloca en las encuestas en un tercer o cuarto lugar, a muy poca distancia de los primeros puestos de la ultraderechista Marine Le Pen y el centrista Emmanuel Macron, cuya intención de voto baja ligeramente. Y esto ha puesto muy nerviosos tanto a sus seguidores como a los del cuarto candidato en cabeza, el conservador François Fillon. Hora, pues, de afilar los cuchillos.

Mélenchon y su filiación bolivariana han copado esta semana portadas de la prensa. “Mélenchon: el delirante proyecto del Chávez francés”, abría a toda página el conservador Le Figaro el miércoles. Un día más tarde, era el progresista Libération el que cuestionaba la política extranjera “tras los pasos de Chávez y Putin” del candidato izquierdista.

Aunque hace tiempo que está puesto blanco sobre negro, ha sido esta semana cuando parece haberse descubierto también el apartado 62 del muy largo —eso es cierto— programa de Mélenchon, titulado “Construir cooperaciones altermundialistas e internacionalistas”. Concretamente, lo que ha hecho saltar las “alarmas” de la prensa y los políticos franceses es la última propuesta de ese punto: “Instaurar una política de co-desarrollo con América Latina y el Caribe uniéndonos al ALBA”. La entrada en la organización integrada por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Honduras, Ecuador, San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda es algo que también se menciona en el capítulo 15 de su programa, dedicado a los territorios de ultramar de Francia, específicamente a Guyana y las Antillas francesas.

¿A la Alternativa Bolivariana para los Pueblos para América? ¿A la organización creada en 2004 por Castro y Chávez? Muchos se han llevado de nuevo las manos a la cabeza ante la propuesta de un candidato que, a la par, propone salir de la OTAN y hasta de la Unión Europea si esta no se transforma profundamente según sus términos. Francia podría “despertar un día dentro de la Alianza Bolivariana”, ironizó el centrista Emmanuel Macron, el candidato que más tiembla con el ascenso de Mélenchon.

“¡No propongo salir de la UE para entrar en el ALBA! Cómo pueden creerme tan estúpido como para tener una idea semejante”, replicó, indignado, el líder izquierdista la noche del viernes en la cadena TF1.

Mélenchon ha pasado a la defensiva. Dedica la mitad de su último programa semanal en YouTube a defender la idea de adhesión al ALBA que, puntualiza, se limita a los territorios galos al otro lado del Atlántico, Guyana y las Antillas.

Y en una entrevista con el diario Ouest-France publicada el sábado, asegura también que no tiene intención de “hacer una Cuba en Francia”. Tanto Castro como Chávez “están muertos. Yo les defendí en circunstancias en que fueron atacados (...), pero nunca aprobé la forma en que Cuba está organizada políticamente”, asevera.

Mucho más escueto se muestra Mélenchon respecto de Venezuela, a cuyo presidente actual, Nicolás Maduro, apenas menciona públicamente, como tampoco habla de las manifestaciones de protesta de las últimas semanas o de las internacionalmente criticadas medidas del chavismo, como el luego revertido intento de quitarle competencias a la Asamblea Nacional, en manos de la oposición, o la reciente inhabilitación del líder opositor Henrique Capriles. “Yo apoyé a Chávez contra la agresión estadounidense. Hoy, el problema de ese país es ante todo la caída del precio del petróleo. No es mi culpa”, afirma Mélenchon.

 

 

Publicado enInternacional
Miércoles, 28 Diciembre 2016 07:55

La globalización ha muerto

La globalización ha muerto

El desenfreno por un inminente mundo sin fronteras, la algarabía por la constante jibarización de los Estados-nacionales en nombre de la libertad de empresa y la cuasi religiosa certidumbre de que la sociedad mundial terminaría de cohesionarse como un único espacio económico, financiero y cultural integrado, acaban de derrumbarse ante el enmudecido estupor de las élites globalófilas del planeta.

La renuncia de Gran Bretaña a continuar en la Unión Europea ‒el proyecto más importante de unificación estatal de los últimos 100 años‒ y la victoria electoral de Trump ‒que enarboló las banderas de un regreso al proteccionismo económico, anunció la renuncia a tratados de libre comercio y prometió la construcción de mesopotámicas murallas fronterizas‒, han aniquilado la mayor y más exitosa ilusión liberal de nuestros tiempos. Y que todo esto provenga de las dos naciones que hace 35 años atrás, enfundadas en sus corazas de guerra, anunciaran el advenimiento del libre comercio y la globalización como la inevitable redención de la humanidad, habla de un mundo que se ha invertido o, peor aún, que ha agotado las ilusiones que lo mantuvieron despierto durante un siglo.


Y es que la globalización como meta-relato, esto es, como horizonte político ideológico capaz de encausar las esperanzas colectivas hacia un único destino que permitiera realizar todas las posibles expectativas de bienestar, ha estallado en mil pedazos. Y hoy no existe en su lugar nada mundial que articule esas expectativas comunes; lo que se tiene es un repliegue atemorizado al interior de las fronteras y el retorno a un tipo de tribalismo político, alimentado por la ira xenofóbica, ante un mundo que ya no es el mundo de nadie.


La medida geopolítica del capitalismo


Quien inició el estudio de la dimensión geográfica del capitalismo fue Marx. Su debate con el economista Friedrich List sobre el “capitalismo nacional” en 1847 y sus reflexiones sobre el impacto del descubrimiento de las minas de oro de California en el comercio transpacífico con Asia, lo ubican como el primer y más acucioso investigador de los procesos de globalización económica del régimen capitalista. De hecho, su aporte no radica en la comprensión del carácter mundializado del comercio que comienza con la invasión europea a América sino en la naturaleza planetariamente expansiva de la propia producción capitalista.


Las categorías de subsunción formal y subsunción real del proceso de trabajo al capital con las que Marx devela el automovimiento infinito del modo de producción capitalista, suponen la creciente subsunción de la fuerza de trabajo, el intelecto social y la tierra, a la lógica de la acumulación empresarial, es decir, la supeditación de las condiciones de existencia de todo el planeta a la valorización del capital. De ahí que en los primeros 350 años de su existencia, la medida geopolítica del capitalismo haya avanzado de las ciudades-Estado a la dimensión continental y haya pasado, en los últimos 150 años, a la medida geopolítica planetaria.


La globalización económica (material) es pues inherente al capitalismo. Su inicio se puede fechar 500 años atrás, a partir del cual habrá de tupirse, de manera fragmentada y contradictoria, aún mucho más.


Si seguimos los esquemas de Giovanni Arrighi en su propuesta de ciclos sistémicos de acumulación capitalista a la cabeza de un Estado hegemónico: Génova (siglos XV-XVI), los Países Bajos (siglo XVIII), Inglaterra (siglo XIX) y Estados Unidos (siglo XX), cada uno de estos hegemones vino acompañado de un nuevo tupimiento de la globalización (primero comercial, luego productiva, tecnológica, cognitiva y, finalmente, medio ambiental) y de una expansión territorial de las relaciones capitalistas. Sin embargo, lo que sí constituye un acontecimiento reciente al interior de esta globalización económica es su construcción como proyecto político-ideológico, esperanza o sentido común, es decir, como horizonte de época capaz de unificar las creencias políticas y expectativas morales de hombres y mujeres pertenecientes a todas las naciones del mundo.
El “fin de la historia”


La globalización como relato o ideología de época no tiene más de 35 años. Fue iniciada por los presidentes Ronald Reagan y Margaret Thatcher, liquidando el Estado de bienestar, privatizando las empresas estatales, anulando la fuerza sindical obrera y sustituyendo el proteccionismo del mercado interno por el libre mercado, elementos que habían caracterizado las relaciones económicas desde la crisis de 1929.


Ciertamente fue un retorno amplificado a las reglas del liberalismo económico del siglo XIX, incluida la conexión en tiempo real de los mercados, el crecimiento del comercio en relación al Producto Interno Bruto (PIB) mundial y la importancia de los mercados financieros, que ya estuvieron presentes en ese entonces. Sin embargo, lo que sí diferenció esta fase del ciclo sistémico de la que prevaleció en el siglo XIX fue la ilusión colectiva de la globalización, su función ideológica legitimadora y su encumbramiento como supuesto destino natural y final de la humanidad.


Y aquellos que se afiliaron emotivamente a esa creencia del libre mercado como salvación final no fueron simplemente los gobernantes y partidos políticos conservadores, sino también los medios de comunicación, los centros universitarios, comentaristas y líderes sociales. El derrumbe de la Unión Soviética y el proceso de lo que Gramsci llamó transformismo ideológico de ex socialistas devenidos en furibundos neoliberales, cerró el círculo de la victoria definitiva del neoliberalismo globalizador.


¡Claro! Si ante los ojos del mundo la URSS, que era considerada hasta entonces como el referente alternativo al capitalismo de libre empresa, abdica de la pelea y se rinde ante la furia del libre mercado ‒y encima los combatientes por un mundo distinto, públicamente y de hinojos, abjuran de sus anteriores convicciones para proclamar la superioridad de la globalización frente al socialismo de Estado‒, nos encontramos ante la constitución de una narrativa perfecta del destino “natural” e irreversible del mundo: el triunfo planetario de la libre empresa.


El enunciado del “fin de la historia” hegeliano con el que Fukuyama caracterizó el “espíritu” del mundo, tenía todos los ingredientes de una ideología de época, de una profecía bíblica: su formulación como proyecto universal, su enfrentamiento contra otro proyecto universal demonizado (el comunismo), la victoria heroica (fin de la guerra fría) y la reconversión de los infieles.


La historia había llegado a su meta: la globalización neoliberal. Y, a partir de ese momento, sin adversarios antagónicos a enfrentar, la cuestión ya no era luchar por un mundo nuevo, sino simplemente ajustar, administrar y perfeccionar el mundo actual pues no había alternativa frente a él . Por ello, ninguna lucha valía la pena estratégicamente pues todo lo que se intentara hacer por cambiar de mundo terminaría finalmente rendido ante el destino inamovible de la humanidad que era la globalización. Surgió entonces un conformismo pasivo que se apoderó de todas las sociedades, no solo de las élites políticas y empresariales, sino también de amplios sectores sociales que se adhirieron moralmente a la narrativa dominante.


La historia sin fin ni destino


Hoy, cuando aún retumban los últimos petardos de la larga fiesta “del fin de la historia”, resulta que quien salió vencedor, la globalización neoliberal, ha fallecido dejando al mundo sin final ni horizonte victorioso, es decir, sin horizonte alguno. Trump no es el verdugo de la ideología triunfalista de la libre empresa, sino el forense al que le toca oficializar un deceso clandestino.


Los primeros traspiés de la ideología de la globalización se hacen sentir a inicios de siglo XXI en América Latina, cuando obreros, plebeyos urbanos y rebeldes indígenas desoyen el mandato del fin de la lucha de clases y se coaligan para tomar el poder del Estado. Combinando mayorías parlamentarias con acción de masas, los gobiernos progresistas y revolucionarios implementan una variedad de opciones posneoliberales mostrando que el libre mercado es una perversión económica susceptible de ser reemplazada por modos de gestión económica mucho más eficientes para reducir la pobreza, generar igualdad e impulsar crecimiento económico.


Con ello, el “fin de la historia” comienza a mostrarse como una singular estafa planetaria y nuevamente la rueda de la historia ‒con sus inagotables contradicciones y opciones abiertas‒ se pone en marcha. Posteriormente, en 2009, en EE.UU. el hasta entonces vilipendiado Estado, que había sido objeto de escarnio por ser considerado una traba a la libre empresa, es jalado de la manga por Obama para estatizar parcialmente la banca y sacar de la bancarrota a los banqueros privados. El eficienticismo empresarial, columna vertebral del desmantelamiento estatal neoliberal, queda así reducido a polvo frente a su incompetencia para administrar los ahorros de los ciudadanos.


Luego viene la ralentización de la economía mundial, pero en particular del comercio de exportaciones. Durante los últimos 20 años, este crece al doble del Producto Interno Bruto (PIB) anual mundial, pero a partir del 2012 apenas alcanza a igualar el crecimiento de este último, y ya en 2015 es incluso menor, con lo que la liberalización de los mercados ya no se constituye más en el motor de la economía planetaria ni en la “prueba” de la irresistibilidad de la utopía neoliberal.


Por último, los votantes ingleses y norteamericanos inclinan la balanza electoral a favor de un repliegue a Estados proteccionistas ‒si es posible amurallados‒, además de visibilizar un malestar ya planetario en contra de la devastación de las economías obreras y de clase media, ocasionado por el libre mercado planetario.


Hoy, la globalización ya no representa más el paraíso deseado en el cual se depositan las esperanzas populares ni la realización del bienestar familiar anhelado. Los mismos países y bases sociales que la enarbolaron décadas atrás, se han convertido en sus mayores detractores. Nos encontramos ante la muerte de una de las mayores estafas ideológicas de los últimos siglos.


Sin embargo, ninguna frustración social queda impune. Existe un costo moral que, en este momento, no alumbra alternativas inmediatas sino que ‒es el camino tortuoso de las cosas‒ las cierra, al menos temporalmente. Y es que a la muerte de la globalización como ilusión colectiva no se le contrapone la emergencia de una opción capaz de cautivar y encauzar la voluntad deseante y la esperanza movilizadora de los pueblos golpeados. La globalización, como ideología política, triunfo sobre la derrota de la alternativa del socialismo de Estado, esto es, de la estatización de los medios de producción, el partido único y la economía planificada desde arriba. La caída del muro de Berlín en 1989 escenifica esta capitulación. Entonces, en el imaginario planetario quedo una sola ruta, un solo destino mundial. Y lo que ahora está pasando es que ese único destino triunfante también fallece, muere. Es decir, la humanidad se queda sin destino, sin rumbo, sin certidumbre. Pero no es el “fin de la historia” ‒como pregonaban los neoliberales‒, sino el fin del “fin de la historia”; es la nada de la historia.


Lo que hoy queda en los países capitalistas es una inercia sin convicción que no seduce, un manojo decrépito de ilusiones marchitas y, en la pluma de los escribanos fosilizados, la añoranza de una globalización fallida que no alumbra más los destinos. Entonces, con el socialismo de Estado derrotado y el neoliberalismo fallecido por suicidio, el mundo se queda sin horizonte, sin futuro, sin esperanza movilizadora. Es un tiempo de incertidumbre absoluta en el que, como bien intuía Shakespeare, “todo lo sólido se desvanece en el aire”. Pero también por ello es un tiempo más fértil, porque no se tienen certezas heredadas a las cuales asirse para ordenar el mundo. Esas certezas hay que construirlas con las partículas caóticas de esta nube cósmica que deja tras suyo la muerte de las narrativas pasadas.


¿Cuál será el nuevo futuro movilizador de las pasiones sociales? Imposible saberlo. Todos los futuros son posibles a partir de la “nada” heredada. Lo común, lo comunitario, lo comunista es una de esas posibilidades que está anidada en la acción concreta de los seres humanos y en su imprescindible relación metabólica con la naturaleza. En cualquier caso, no existe sociedad humana capaz de desprenderse de la esperanza. No existe ser humano que pueda prescindir de un horizonte, y hoy estamos compelidos a construir uno. Eso es lo común de los humanos y ese común es el que puede llevarnos a diseñar un nuevo destino distinto a este emergente capitalismo errático que acaba de perder la fe en sí mismo.


Por Álvaro Gaarcía Linera, Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia

Publicado enInternacional
Sábado, 10 Diciembre 2016 06:43

El consumo, campo de acción política

El consumo, campo de acción política


Está vigente la tarea de que el consumo sea ese campo de acción política del que hablaba Baudrillard.

En 1929, la experta en economía doméstica estadounidense Christine Frederick revelaba las claves económicas en las que se basaba el por entonces naciente sistema consumista: "Las masas trabajadoras no sólo están compuestas por trabajadores productores, sino también por los que podemos considerar como consumidores. Y la clave consiste en pagarles más para venderles más y así obtener más beneficios".


En 1938, la revista profesional de los publicitarios Printer's Ink traducía esta filosofía en práctica empresarial: "El destino de las empresas descansa en su capacidad para fabricar clientes del mismo modo que fabrican productos".


Y en 1970, el sociólogo francés Jean Baudrillard extraía las consecuencias políticas que se derivaban de esta filosofía consumidora: "El mismo proceso de racionalización de las fuerzas productivas que tuvo lugar en el siglo XIX en el sector de la producción se consuma en el siglo XX en el sector del consumo. [...] El 'egoísmo frenético' del consumidor es también la subconsciencia burda de ser [...] el nuevo explotado de los tiempos modernos".


De modo que, como concluía Baudrillard, "el consumo es un gigantesco campo político, que necesita ser analizado junto con el de la producción".


Ahora bien, ¿qué se ha hecho desde entonces? ¿En qué medida la conclusión del autor francés se ha traducido en acciones?


Bien poca cosa, debemos concluir por nuestra cuenta. El "movimiento consumerista", que se implantó con fuerza en Europa en los años 70 del pasado siglo siguiendo el ejemplo estadounidense, se ha diluido en una serie de organizaciones que velan sobre todo por los intereses de sus socios.


Los ardores anticonsumistas de los hippies de los años 60 se han ido disolviendo frente a la acometida implacable de la realidad. Las corrientes antimarca que constituyeron una de tantas vertientes del movimiento antiglobalización de los años 90 apenas han sobrevivido a la disolución del propio movimiento. Y las acciones contrapublicitarias que han conocido un nuevo auge en virtud de la viralidad de las redes sociales prosiguen entre la ironía cómplice y la denuncia, sin afectar a la marcha del sistema.


Y, sin embargo, hay que concluir que el diagnóstico de Baudrillard era acertado. Desde el momento en que el trabajo de la inmensa mayoría de los mortales se ha vaciado de contenido en la exacta medida en que la marca desplazaba al producto y su fabricación se trasladaba, siempre que resultaba posible, a los infectos talleres del extremo oriente, más las expectativas del trabajador se desplazaban a ese escenario consumista plagado de Disneyworlds y de cruceros de ensueño.


Y el lugar que estos trabajadores mitificados desempeñaban en el proceso de creación de valor ha sido ocupado por los privilegiados de la llamada "clase creativa" que diseña las marcas y las publicita en sus oficinas de los centros de negocios de las grandes ciudades.


Pero la pregunta sigue en pie: ¿cómo llevar a la práctica ese 'campo político' que es el consumo? Obviamente, no se trata de culpabilizar a los consumidores.


Cuando voces, sin duda con buena intención, piden moderación en el consumo están desconociendo el cometido de realización personal que tienen las actividades de consumo para unos trabajadores que han visto despojadas de sentido sus actividades laborales. Desde este punto de vista, las actividades de consumo son un bien social. El modo probablemente más factible de obtener, hoy por hoy, un cierto grado de autoestima personal para la inmensa mayoría de las personas.


Frente a ello, la tarea es mucho más ardua y de mucho mayor alcance. Se trata de ir desvelando las claves que han hecho posible esta reconversión del trabajador productivo en consumidor sumiso manipulado por el sistema y, en la base de ello, la transformación que ha experimentado el capitalismo durante el último siglo, en virtud de la cual el valor trabajo ha sido sustituido por un valor de consumo cuyo referente ya no es el producto material, sino la marca efímera e insustancial.

 

 

Publicado enSociedad
El primer ministro chino encauza la relación con Cuba tras reunirse con Raúl Castro

Ambos presidentes firman unos 30 instrumentos jurídicos para favorecer la cooperación, entre ellos el protocolo que oficializa la condonación de la deuda de la isla con China.


LA HABANA.- El primer ministro chino, Li Kequiang, encauzó la cooperación económica-comercial con Cuba hacia nuevas áreas con la firma de unos treinta convenios tras reunirse en La Habana con el presidente de la isla, Raúl Castro, con quien además dialogó sobre el fortalecimiento de la confianza política bilateral.

Li y Castro conversaron en un "ambiente fraternal" sobre las "excelentes relaciones entre los dos países, los principales proyectos de cooperación y las proyecciones de los vínculos bilaterales en aras de su fortalecimiento", señala la nota oficial del encuentro.


Tras la reunión, ambos mandatarios presidieron la firma de unos treinta instrumentos jurídicos para favorecer la cooperación, entre ellos el protocolo que oficializa la condonación de la deuda de la isla con China, según informó la televisión estatal del país caribeño. Además, se firmaron acuerdos que comprometen donaciones chinas para modernizar la Aduana cubana y la compra de paneles solares, así como un convenio marco que otorgará créditos destinados a un "proyecto de renovación vinculado a la producción de prensa y materiales gráficos". Entre las áreas beneficiadas a través de los documentos firmados están también el medioambiente, la informática, la industria, la biotecnología, las energías renovables y el sector bancario, señala el reporte.

En un artículo publicado este domingo en la prensa oficial de la isla, el premier chino subrayó que ambas naciones "se hallan en una etapa clave en su desarrollo" y advirtió de que su Gobierno está dispuesto a "trabajar con la parte cubana para fortalecer el intercambio de alto nivel". "Dadas las sendas ventajas de China y Cuba en el área económico-comercial, estamos dispuestos a desplegar activamente, junto con la parte cubana, la cooperación en los terrenos de biotecnología, energías renovables, informática y comunicaciones, electrodomésticos, maquinaria agrícola e infraestructura, con vistas a forjar de continuo nuevos focos de la cooperación", dijo.

Li, quien llegó a La Habana en una visita oficial que se extenderá hasta el lunes próximo, indicó además que entre los propósitos de su viaje está "intensificar la confianza mutua política" e "inyectar una nueva dinámica a las relaciones binacionales".

Para el primer ministro de China, país que destaca como uno de los principales aliados y el segundo socio comercial de la isla comunista, Cuba ha "conquistado éxitos extraordinarios en la construcción y desarrollo nacionales, oponiéndose resueltamente a la injerencia externa y resistiéndose al continuo bloqueo foráneo" de EEUU.

Li Kequiang —quien viaja acompañado de su mujer, Cheng Hong, algo poco frecuente— llegó a la nación caribeña después de haber participado en la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York (Estados Unidos) y visitado Canadá. A su llegada al aeropuerto José Martí fue recibido por el primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, quien participó junto a otros ministros en la reunión de Li y Castro.

Al dignatario chino lo acompaña una amplia delegación en la que se incluyen el canciller Wang Yi, y el presidente de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, Xu Shaoshi.

Aunque no aparece incluido en la agenda oficial del viaje, se espera que el primer ministro chino visite en su residencia particular al líder cubano Fidel Castro, quien esta misma semana recibió al presidente de Irán, Hasan Rohaní, y al premier japonés, Shinzo Abe, durante sendas visitas oficiales a la isla.

Cuba y China mantienen unas estrechas relaciones, con un intercambio que en los primeros nueve meses de 2015 se elevó a 1.596 millones de dólares, para un crecimiento de casi el 57 % respecto al año anterior, de acuerdo con datos oficiales. En 2014 el presidente chino, Xi Jinping, realizó una visita oficial a Cuba, a donde comenzaron a llegar vuelos directos desde el país asiático a fines de 2015.


Cuba y el flotador chino


XULIO RÍOS *


El primer ministro chino Li Keqiang visita Cuba. Ambos países han exhibido en los últimos lustros una clara cercanía política pasando página de los diferendos ideológicos que les distanciaron durante la guerra fría.

En China siempre ha existido cierta admiración por la Revolución Cubana y sus líderes, manifestada desde el primer momento del triunfo con el reconocimiento diplomático de la República Popular, el primero de un país de América Latina, y la histórica visita del Che a Beijing.

Hoy, con ambos países gobernados por partidos comunistas, el respeto a las especificidades mutuas y a la libre elección del camino de desarrollo representa el núcleo de una relación basada en el derecho al ejercicio de una heterodoxia con desiguales signos de pragmatismo.

Li Keqiang llega a Cuba al frente de una numerosa delegación, más de cien personas. Es la primera vez que un primer ministro chino pisa Cuba, un país con un 1% de población con ascendencia en el gigante asiático, descendientes de los culíes llegados a la isla en el siglo XIX. China es el segundo socio comercial de Cuba pero el volumen de los intercambios no alcanza los 2 mil millones de dólares.

En los últimos años se han registrado altibajos. Las inversiones chinas, que crecen a gran velocidad en todo el mundo, pasan de largo por Cuba, aunque siga siendo el mayor receptor en el Caribe. China, no obstante, ha apoyado con préstamos y aplazamientos varios del pago de la deuda el desahogo de la precaria economía cubana pero sin implicarse de lleno en poner a flote y buen recaudo la “actualización” del modelo de desarrollo cubano.


En el plano bilateral, en lo que va de siglo, las visitas de presidentes chinos (Jiang Zemin en 2001, Hu Jintao en 2004 y 2008 o Xi Jinping en 2014) es fiel reflejo de esa querencia ya que pocos países pueden mostrar un palmarés similar pero, pese a la pompa que las ha rodeado, no se han traducido en un salto cualitativo en el plano económico y comercial.

Li firmará numerosos acuerdos durante la visita pero lo realmente importante es dar el paso a un nuevo modelo de relaciones bilaterales que hasta ahora se ha centrado en las exportaciones de níquel o azúcar o el establecimiento de algunas empresas mixtas pero quedando muy por debajo de su potencial. La zona especial de desarrollo de Mariel bien pudiera acaparar buena parte de la atención.

Téngase en cuenta que Li llegará a La Habana tras haber visitado Canadá, país con importantes intereses en Cuba. La cooperación en capacidad productiva en mercados terceros (que España igualmente podría explorar) facilitaría triangulaciones de especial impacto en el desarrollo de la isla. Para ello, Cuba debe mejorar a mayor ritmo su experiencia empresarial y China renunciar a la búsqueda de privilegios.


Con los cambios que se registran en Brasil, Argentina, etc., o la precaria estabilidad de Venezuela, la significación política de Cuba en la estrategia china de ganar presencia e influencia en el hemisferio gana enteros. La mejora del ambiente inversor en la isla puede introducir matices en la agenda de sus intereses, hasta ahora centrados prioritariamente en la energía, materias primas o I+D. Las infraestructuras pueden señalar un punto de encuentro.

A nivel global, la mejora de las relaciones entre La Habana y Washington pero también la renovada presencia rusa (Putin visitó Cuba en 2014), el interés de competidores estratégicos como Japón (Abe acaba de visitar la isla) o el cambio de política de la UE en relación a Cuba, son elementos que Beijing no puede ignorar.

Por todo ello, esta visita de Li Keqiang gana relevancia por cuanto puede significar el fin del titubeo del gigante asiático con Cuba y dejar entrever que llegó el momento de poner números en serio a los afectos que tradicionalmente han marcado las simpatías mutuas.

(*) Xulio Ríos es director del Observatorio de la Política China. Acaba de publicar “China Moderna” (Tibidabo ediciones).

Publicado enInternacional
Pirmer encuentro nacional Inter Club Colombia

 

Cristian Camilo Salazar Forero, director del Inter Club Iván Ramiro Córdova, Colombia

 


“Para mí el fútbol, más que todo el Inter, es una pasión, un estilo de vida”

 

 

Cristian Camilo Salazar Forero, de Ibague, es el actual director del Inter Club Iván Ramiro Córdoba Colombia. Organización de fans del inter de Milán, que hoy tiene sede en Colombia gracias a su iniciativa y al apoyo de muchos otros Interistas del país, quienes han conformado una comunidad alrededor de la pasión que les genera este equipo. El Inter Club es, a su modo, un ejemplo de la ruptura de aquellas barreras que muchas veces nos impiden salir de nuestros círculos y relacionarnos con otras personas tanto para el disfrute de pasiones y gustos colectivos como para la construcción de iniciativas y proyectos a nivel social.


Dada una oportunidad para conversar con él, quisimos saber más a fondo de qué trataba este tipo de organización y cómo se ha desarrollado en el país, al tiempo que conversamos sobre temas referentes al fútbol y a la incidencia que tanto los clubes, en este caso el Inter de Milan, como los mismos deportistas, tienen en la sociedad.

 

 ¿Cómo nace el Inter Club Colombia?


Camilo Salazar (CS) El Inter es un equipo que me gusta desde hace más de 8 años, lo seguía cada 8 días viendo sus partidos; la Champions del 2010, ganada por el Inter, fue un momento crucial. Me tocó ver ese partido sólo y bueno, si bien fue una alegría, pensé que esa alegría alguien más la debía compartir.

 

¿Es en ese momento cuando empieza a buscar la forma de conformar el Club?


CS. Sí, es cuando comienzo a buscar grupos, páginas y de todo; me entero de que en Colombia si bien había un grupo, era cerrado, eran muy pocos, entonces surge la idea de crear una página en Facebook. Ahí, hace 4 años, comienzo a trabajar la página, comienzo a postear información, voy encontrando más gente que le gusta esta pación, y encuentro apoyo.

 

¿El inicio del Club, entonces, es una página en Facebook?


CS. Comenzamos como una página, a través de la cual nos citábamos para ver los partidos importantes. De un momento a otro, cuando veo la posibilidad de hacer un Inter Club, es por medio de internet, voy buscando y veo que hay hinchas oficiales y todo. Entonces intento hacerlo, pero fallo en la convocatoria, porque el Inter pide mínimo 25 personas que sean hinchas oficiales, o sea que hagan un abono anual, y yo no contaba con 25 personas allegadas para extender esa invitación.

 

El camino recorrido tomó más tiempo...


CS. Después de los años comenzamos a ver todos los partidos cada 8 días, a jugar partidos de fútbol, esto nos ayudó a integrarnos muchísimo. Es así como conozco al diseñador de la página de la fundación de Iván Ramiro Córdoba, quien me dice “yo conozco la mano derecha de Iván Ramiro Córdoba, ella vive en Italia, se llama Maria Elonora Cardioli, ella le puede ayudar con la información”. Le escribo y me envía toda la información en italiano, la traduzco y busco personas. A finales del año pasado digo, bueno ya contamos con la gente, ya en distintas ciudades se hacen reuniones, ya hay gente que me conoce hace 4 o 5 años y saben que esto va en serio. Es así como en febrero de 2016 iniciamos el proceso de oficialización como tal. Fue muy complejo, porque conseguir 25 personas que en su mayoría no lo conocen a uno, poder que confíen en uno, que le entreguen dinero, datos personales y demás, eso es difícil. Básicamente así comenzó el Inter Club.


¿Dónde hace presencia Inter Club en Colombia?


CS. La idea que tengo es que solo haya un Inter Club, que sea inter Club Colombia, aunque por la cantidad de gente cada ciudad puede tener su sede regional y organizar eventos distintos a los que nosotros hacemos. Por ahora creo que somos 9 ciudades, entonces sería dispendioso que cada uno creara un Inter Club, la idea es consolidarnos todos bajo el Inter Club Iván Ramiro Córdoba Colombia, aunque no hacer reuniones solamente en Bogotá, es necesario hacer eventos en varias ciudades. Pero así como hay interistas en 9 ciudades, hay otras ciudades donde los hay pero que por X o Y motivo no pudieron hacer hinchas. Actualmente contamos con personas en Pie de Cuesta, Bucaramanga, Popayán, Armenia, Barranquilla, Cartagena, Bogotá –que es donde más hay–, Soacha y Neiva.

 

Inter Club-Popayán

 


¿Qué tipo de actividades desarrolla el Inter Club? ¿Tengo entendido que van a realizar un viaje a Italia?


CS. Bueno, las actividades que hacemos son varias: reunirnos cada 8 días para ver al Inter; si juega entre semana pues tratamos de precisar si hay personas que puedan asistir para verlo, tratamos de tener sitios fijos en los cuales las personas puedan ir y sepan que van a transmitir el partido; hacemos partidos entre nosotros; si juega la selección tratamos de asistir como hinchas del Inter, pues como comunidad, como hermandad que somos, tratamos de ir a verlo.
El viaje lo queremos realizar para el cumpleaños 110 del Inter, que es en el 2018, ir de Colombia unas 15-20 personas, ya algunos estamos ahorrando para eso, para poder ir y celebrar un cumpleaños del Inter allá, con toda la hinchada, y ya que somos hinchas oficiales tenemos ciertos privilegios de entradas al estadio, al retiro donde entrenan y demás actividades que hacen allá.


¿Cómo es la relación con Guarín, con Murillo, con Iván Ramiro?


CS. Guarín ya no pertenece al Inter, pero cuando vino hizo su firma de autógrafos; llego con una agenda demasiado apretada, medio conversé con él pero no hubo mucho. Iván Ramiro, por su parte, ha sido un apoyo fundamental para la comunidad, creo que él fue el motor y lo que hizo que la gente creyera en este Inter Club: ver sus fotos, el saludo de Iván Ramiro, la foto Massimo Moratti con exjugadores, eso pues nos alentó mucho. Iván Ramiro siempre ha estado pendiente de todo y Eleonora, que es su mano derecha, comunicación constante digamos para todo el papeleo que tocó enviar a Italia, Elonora siempre estuvo ahí ayudándonos, ha sido un apoyo fundamental. Con Jeison hubo una firma de autógrafos, pero como se va a casar entonces en esta oportunidad no tuvo mucho tiempo, nos dijo que para la próxima vez que venga con más tiempo sí puede compartir un poco más con nosotros, y no solo con Cali, sino también con Bogotá, o allí a donde vaya. También Iván Ramiro nos dijo que iba a sacar un tiempo para reunirse con nosotros.


¿Existen otros clubes de otros equipos en el país? ¿Por qué el Inter tiene este tipo de organizaciones? ¿Por qué en Colombia no se ve algo parecido, que tenga una dimensión internacional?


CS. Creo que eso va en el hincha, lo que quiere con el equipo. Yo empecé siendo un simple hincha en mi casa, levantarme a la hora que sea a ver los partidos, comprar la camiseta. Pero me di cuenta que se pueden hacer más cosas, llegar más allá del televisor y la camiseta, que en Italia nos conozcan como hinchas, que sepan que hay un Inter Club acá, que en este momento seamos el Inter Club más grande de Suramérica, superando a Argentina que tiene una cuna de jugadores en el Inter súper grande , como por ejemplo Zaneti que es un icono del fútbol y del Inter.


Hay más hinchas de bastantes equipos, por lo general los equipos ingleses, Arsenal, Liverpool, Chelsea, tienen mucha gente. Los equipos que ahora son más famosos –como Manchester Unided, Real Madrid, Barcelona– también tienen cualquier cantidad de gente. El ser hinchas oficiales varía según el club, porque cada club maneja sus parámetros. Además armar los clubs es dispendioso, es complicado decirle a las personas “venga, hagáse hincha oficial, asista a los partidos”, porque, sea como sea, muchos son hinchas de triunfos, y cuando el equipo va bien la gente va y ve los partidos, cuando el equipo va mal no va. Entonces, esto va en lo que de verdad quiera el hincha, si ser un hincha de televisión, de camiseta, o saber que los equipos le brindan la oportunidad a uno de pertenecer a esa familia del equipo.

 

Inter Club-Bogotá

 

 

 Normalmente vivimos el fútbol como un espectáculo, pero no solemos ver cosas más allá, como hincha del Inter ¿qué otros aspectos destacaría de este deporte?


CS. Para mí el fútbol, más que todo el Inter, es una pasión, un estilo de vida, porque cada equipo tiene unos valores y unos principios; me siento muy identificado con los del Inter. Para mí el inter es todo, y mi vida gira en torno a los valores que enseña el Inter, no solo dentro de la cancha sino fuera de ella. Por ejemplo, los Inter Campus que son sitios donde ayudan a niños a tener una mejor calidad de vida, a que no busquen, digamos, la vida fácil por buscar otras cosas. Digamos, del Inter Campus salen jugadores como Jeison Murillo, el Coco Perea, Ibarbo, son ejemplos de fundaciones futbolísticas que no tienen como principal objetivo crear jugadores sino formar personas, o sea, ser buenos hijos, ser buenos estudiantes, ser buenas personas para la sociedad. Si son buenos jugando fútbol, tener la oportunidad de jugar. El Inter campus tiene convenio con una fundación que es “Crecer jugando” y con el Deportivo Cali, entonces de ahí salen algunos jugadores. Pero lo principal es apórtale a la sociedad.


En ese orden de ideas, el inter ha sido para mi la manera de comunicarme con personas de todo el mundo, tanto así que tenemos un grupo en redes sociales que busca que toda Latinoamérica sea hincha oficial; nos hablamos constantemente; compartir la cultura del fútbol, cómo viven ellos, todo, no simplemente quedarnos como, sí, somos hinchas del Inter, y como dice el eslogan “somos hermanos alrededor del mundo”, sino serlo realmente. Por ejemplo, un venezolano estaba acá, en Bogotá, y me preguntó, ¿ustedes se reúnen?, sí, cada ocho días, entonces confirma que quiere asisitir. Le digo, listo nos vemos en tal lado, yo lo recojo, ve el partido con nosotros. Y eso fue gratificante para mí, ver que no solo en Colombia somos conocidos sino que tamibén en otras partes del mundo, y que una persona que desconoce este país llegue y confié en nosotros. Eso es lo que quiero, que si alguien, por ejemplo de Barranquilla se viene a vivir a Bogotá, que cuente con nosotros, así sea lo básico, donde vivir, sitios, ayudarlo en lo que necesite, ser como una hermandad, estar todos unidos a través del inter.


¿De que trata exactamente el Inter Campus?


CS. Bueno, el Inter se divide así: el equipo, que es el inter; los clubs de fans, que es el Inter Club, y el Inter Campus, que es como el centro de ayuda.


El Inter Campus está en todo el mundo, en Suramérica, si no estoy mal, está como en 6 países, en Colombia principalmente está en Tumaco-Nariño- y Cali. Son centros de entrenamiento en fútbol. El Inter Campus llega en el año 1999 a través de la fundación Crecer jugando. Por ejemplo, el evento donde está Iván Ramiro Córdoba con el cartel de nosotros y está Massimo Moratti, es una cena realizada por el Inter Club Reco (Italia), una recolección de fondos para la sede colombiana. Es la manera como el Inter ayuda a las personas que más lo necesitan, por decirlo así.


¿Solo participan niños que jueguen al fútbol, o cómo funciona?


Independientemente de si los niños juegan o no, hacen distintas actividades, no solo es jugar fútbol sino explicarles las reglas, explicarles valores. Porque a mucha gente no le gusta el fútbol, pero si es como tratar de mantener la mente ocupada, y buscarle alguna manera a los niños de enfocarse en cosas más productivas que la delincuencia.

 

Inter Club-Cali

 

 

Cambiando un poco de tema, ¿por qué cree que actualmente el fútbol colombiano se está proyectando internacionalmente?


CS. Uno, el mercado Suramericano, futbolísticamente hablando, es de los mejores, podemos ver que fue más llamativa la Copa América que la Eurocopa; dos, el valor económico de contratación de un jugador que es mucho más barato contratar uno latinoamericano –que sale de acá–, que por mucho costará 20-30 millones de euros, mientras que uno europeo no baja de 60-80 millones, caso Gareth Bale y sus 110 millones.


Económicamente Latinoamérica, si bien no vende mucho en camisetas sí en jugadores y sí en su estilo de fútbol, por eso uno de los clásicos más importantes del mundo esta acá, Boca-River, es un partido que en sus mejores momentos paralizaba todo el mundo, como lo hace ahorita Real Madrid y Barcelona. En lo futbolístico Suramérica es una potencia mundial, en el caso de Colombia, por ejemplo, hemos crecido bastante, los resultados se vieron en el Mundial, en esta Copa América –en la pasada no nos fue bien–, donde se vieron jugadores de mucha talla, de mucho nivel, que es lo esperado de la selección después de ese paso del 94, pues desde ahí no se vio nada de fútbol. Ellos, creo, fueron los que abrieron el campo en Colombia para el mundo, no solo para Europa sino para Suramérica.


Italia es uno de los destinos de varios jugadores colombianos, ¿por qué?


CS.  Italia es un mercado considerable por su influencia con los latinos; uno mira la mayoría de equipos y tienen mínimo 3-4 suramericanos, el Inter en este momento tiene en la plantilla, por lo general, un solo titular Italiano, por mucho. El Palermo son pocos los italianos. Esto llama la atención de los jugadores, pues saben que en Italia hay mucho movimiento de mercado, y que de allí salen a muchas partes, por ejemplo Alexis Sánchez que pasa a Italia para luego ir al Barcelona y ahorita está en Inglaterra. Entonces Italia es un buen mercado para los jugadores que lleguen.


Dicen que el fútbol es una cortina de humo, ¿qué dice de ello? ¿qué responsabilidad tienen el gobierno y los clubes de que así sea?


CS. Más que los clubes y el gobierno, es uno, porque no considero que sea una cortina de humo. En Colombia este problema es de forma y de fondo y en su mayoría tiene años, no es un problema surgido un día y que mágicamente ese día había Mundial. Lo que pasa es que muchas veces uno prefiere estar buscando en internet, no sé, la amiguita de la esquina, o el partido del Inter, buscar cualquier cosa en internet menos estar informado; cuando uno se informa sabe qué sucederá.


Un ejemplo, si ahora hubiese, no sé, el Tour de France por ejemplo, pero hay un paro camionero, quien decide si es una cortina de humo o no, yo, y esto depende de cómo me informo; si solo veo Caracol, RCN, o los medios de siempre pues solo voy a tener una visión de lo que está sucediendo.


Obvio, el gobierno controla, el maneja los medios de comunicación y pone lo que le conviene, pero uno no está en la obligación de verlos, si a mí me incomoda la noticia que están dando, porque solo es fútbol, pues sencillamente miro redes sociales para ver qué está sucediendo. En fin, hay alternativas y no desperdiciales depende de cada uno de nosotros.

 


¿Deportistas como Mohamed Alí, por ejemplo, fueron muy activos políticamente, ¿deberían hacer activismo los deportistas?


CS. Sí, sí, cómo le digo eso ya es decisión de uno, lo que uno quiera hacer. Por ejemplo, en la sala de entrenamientos del Inter hay un mural y está Mohamed Ali y una frase que en este momento no recuerdo. Digamos, Iván Ramiro Córdoba se retiró del fútbol y no se quedó con eso, como un exfutbolista, por ejemplo él quiere ser técnico, entonces hizo un curso con la mejor calificación posible, una calificación perfecta para ser manager deportivo. No se conforma con eso y hace una fundación, que es “Colombia te quiere ver”. Entonces así podría proceder cualquier persona que convoque, porque las personas que más influencian son las que más capacidad tiene para mover masas, ellos pueden hacer el cambio.


Entonces, esto va en cada uno. Por ejemplo, Cristiano Ronaldo dice que no se tatúa porque él dona sangre; asimismo, él donó el premio de la EURO a la Unicef –para ayudar niños–. Así hay futbolistas, cantantes, actores, y demás. ¿Es suficiente lo que hago por los demás? Es importante hacernos este interrogante pues la visión de uno no es solo pensar en uno sino tratar de aportarle algo a la sociedad, así sea mínimo. Hay gente que puede más, digamos Iván Ramiro envía un buque con ayudas de Italia para una misión médica por Guapi. Entonces, tratar de ayudar cuando uno mueve masas es más fácil, tamibén lo es convocar eventos, hacer más actividades, por ejemplo las subastas que normalmente hace Iván Ramiro para recolectar fondos y tratar de aportarle algo a la sociedad, al mundo en el que vivimos, que si bien está mal podemos ayudar para que mejore.


Finalmente, ¿dónde pueden encontrar las personas interesadas información acerca del Inter Club Colombia y cómo pueden vincularse?


CS. Nuestras redes sociales son: en Facebook estamos como Inter Club Colombia, en twitter como Interclub_col, lo mismo en instagram, el correó Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Siempre estamos pendientes de las redes sociales, en todas las ciudades. Si necesitan información, para eso estamos en todos los países, digamos, también tenemos hinchas oficiales en Italia, entonces la idea es poder ayudar a todas las personas que sean hinchas del inter a ser hinchas oficiales, cumplir su sueño, tratar de ayudarlos en lo que más se pueda.

 

 

Inter Club-Barranquilla

 

Inter Club-Medellín

 

Inter Club-Armenia 

 

Inter Club-Bucaramanga

 

 

 

Publicado enColombia
Estrechando lazos: Bolivia creará Agencia de Energía Atómica para mejorar la cooperación con Rusia


Este domingo Rusia y Bolivia han firmado un acuerdo intergubernamental sobre cooperación en el campo de la energía nuclear con fines pacíficos.


Bolivia ha anunciado su intención de crear la Agencia Nacional de Energía Atómica, que podría facilitar su cooperación en este ámbito con Rusia, cita la agencia RIA Novosti a Serguéi Kirienko, director de Rosatom, la empresa pública reguladora del complejo nuclear ruso.


De acuerdo con Kirienko, el Gobierno boliviano tomará la decisión sobre la creación de un organismo atómico nacional este miércoles. No obstante, el periodo de consideración del proyecto en el Parlamento podría durar uno o dos meses.


Este domingo Rusia y Bolivia han firmado un acuerdo intergubernamental sobre cooperación en el campo de la energía nuclear con fines pacíficos y sobre la cooperación en la construcción del Centro de Investigación y Tecnología Nuclear en la ciudad de El Alto, a una altitud de 4.100 metros sobre el nivel del mar.


Mientras tanto en Rosatom no descartan la posibilidad de que en el proyecto del centro nuclear boliviano participen socios argentinos, teniendo en cuenta la estrecha cooperación de la empresa rusa con el país del Cono Sur.


El proyecto del Centro de Investigación y Tecnología Nuclear permitirá a Bolivia comenzar a trabajar en el desarrollo de la tecnología nuclear y su uso para necesidades científicas, médicas, geológicas y agrícolas. En particular, el centro hará posible la organización de la producción de radioisótopos en el país para su uso generalizado en el diagnóstico y tratamiento del cáncer.


El mayor y más moderno centro de Latinoamérica


Mientras tanto, el presidente de Bolivia, Evo Morales, ha expresado su entusiasmo por el proyecto y ha destacado su gran importancia para el pueblo boliviano.


"Ahora podemos garantizar estas grandes obras de cooperación, con procedencia de Rusia, a veces de China, a veces de Europa (...) que estén presentes con inversión, con cooperación", ha declarado el mandatario boliviano, Evo Morales, durante la firma del acuerdo.


El presidente también ha señalado que la iniciativa no supone ningún matiz de agresión o provocación "como hacen algunas potencias". "Hablamos con el presidente Putin, decíamos que Bolivia también tiene derecho a tener este centro, un Centro de Investigación de Energía Nuclear", ha afirmado.


"Este centro va a ser el más moderno y el más grande de América Latina", aseguró Morales.


Bolivia y Rusia, socios sólidos


En noviembre del año pasado los presidentes de las dos naciones, Evo Morales y Vladímir Putin, abordaron una serie de temas sobre la futura cooperación en el marco del Foro de Países Exportadores de Gas en Teherán. El mandatario ruso destacó que existen varios intereses conjuntos en el campo de la energía eléctrica, la ingeniería y en algunos sectores de la alta tecnología. "Estamos dispuestos a trabajar con ustedes en el ámbito de la cooperación técnico-militar", señaló Putin.


Como resultado de las negociaciones de Teherán, este febrero Bolivia ya dio un gran paso adelante en el ámbito energético al firmar una serie de acuerdos con la empresa rusa Gazprom, que serán ejecutados hasta el año 2040. Con estos contratos, las autoridades bolivianas pretenden desarrollar las áreas de exploración, producción e investigación de su industria de gas.

Publicado enInternacional
Miércoles, 27 Enero 2016 19:48

La disputa por América Latina

La disputa por América Latina

ALAI AMLATINA, 27/01/2016.- La IV Cumbre CELAC transcurre en la mitad del mundo (Quito, Ecuador) con el trasfondo de una América Latina en plena disputa. Los procesos posneoliberales afrontan seguramente sus momentos más complicados de los que se sucedieron a lo largo de este cambio de época. Las tensiones son cada vez más acuciantes. Son tensiones propias de las múltiples contradicciones surgidas al calor de la propia dinámica de un vertiginoso proceso de cambio. Hace algunos años, en el 2009, el vicepresidente boliviano Álvaro García Linera ya alertaba precisamente sobre esta disputa para el caso boliviano, en su libro Las tensiones creativas de la revolución. Esta advertencia es hoy absolutamente extrapolable y de vital importancia para todo lo que acontece en la región.

En este punto, además, es fundamental diferenciar entre tensiones fundamentales y tensiones secundarias. Las primeras son aquellas tiranteces existentes entre los bloques antagónicos de poder. El metabolismo del capital no se extingue ni desaparece con tanta facilidad como a veces se cree. Son múltiples las formas que tiene el neoliberalismo para continuar participando y siendo protagónico en la economía a pesar de que la política desee tomar un rumbo diferente para esta. A esto Mészáros, en su libro Más allá del Capital, le llama "el sistema del capital poscapitalista". El capitalismo no se va de casa tan fácilmente aunque le indiques la salida. Se queda, se reinventa y se reacomoda. El rentismo importador es una demostración fehaciente de cómo el capitalismo responde para satisfacer la creciente demanda interna. El sector privado se injerta en el nuevo orden económico disputando buena parte de la renta (recuperada soberanamente) con una actividad económica importadora, ociosa y especulativa, improductiva, que ha usado excesivas divisas que se fueron fugando sin ningún retorno para el desarrollo interno. Así se generan círculos viciosos de la renta, que originan nuevas dificultades adentro de cada proceso. Véase el caso venezolano, o el ecuatoriano.

En relación a las segundas, las tensiones secundarias, son aquellas producidas al interior del propio bloque nacional-popular, esto es, emanadas en el seno del propio pueblo, como así las llamaba el Presidente chino Mao Tse Tung. La realidad de hoy apenas tiene que ver (afortunadamente) con aquella heredada del neoliberalismo a finales de siglo XX. Se ha producido un sinfín de mejoras sociales, de mejoras en los niveles de consumo, y de alteraciones en la composición socioeconómica. Ha emergido un nuevo sentido común, aún en movimiento. El nuevo imaginario de la mayoría social va mucho más allá de la demanda de derechos básicos que se hiciera en décadas pasadas. Hay una nueva subjetividad en construcción que ha de ser analizada como tal. Esa categoría llamada pueblo no puede ser jamás concebida como una fotografía estática. La gente común de esta época piensa, se ilusiona y actualiza sus demandas. Y la nueva derecha está muy atenta a ello. Véase el caso argentino.

Esta América Latina en disputa también se caracteriza porque hay otro mundo afuera, que se mueve y transita geopolíticamente a gran velocidad. El actual orden geoeconómico nada tiene que ver con el de hace unos años. Aparecen nuevos bloques emergentes. Se han diversificado las relaciones económicas a favor de los BRICS (fundamentalmente, con China). Sin embargo, el retorno de las carabelas es constante. Estados Unidos y la Unión Europea continúan firmando acuerdos de libre comercio con el bloque pacífico. Mercosur está además en plena disputa puertas adentro. La contracción del comercio mundial sirve como excusa para que los grandes empresarios brasileños y argentinos quieran acceder al mercado europeo. En ese mismo sentido, tampoco puede descuidarse el papel de las translatinas en este nuevo forcejeo a la hora de definir cuál será el mapa económico para los próximos años.

Por otro lado, frente a ello, el ALBA no logra dar el salto verdadero para disputar el ámbito económico. La integración política exige de mayor relacionamiento económico para superar la actual restricción externa. Si esto no se produce, entonces, este bloque bolivariano está condenado a ser marginalizado ahora que la Alianza del Pacífico acelera su proceso de inserción dependiente con los centros de poder económico a escala mundial.

En este escenario en disputa, la CELAC, como sustituto político de la OEA, también debe dar un paso adelante. Lo económico a día de hoy es demasiado importante políticamente como para darle la espalda. Hay demasiada tarea por hacer en este sentido: creación de una agencia latinoamericana de calificación de riesgo (de la deuda), implementación de nuevos mecanismos económicos de defensa frente a ataques de los fondos buitre, puesta en funcionamiento de un sistema de intercambios comerciales sin pasar por el dólar ahora que esta divisa escasea, diseño de un plan conjunto de inversión CELAC a nivel regional en sectores estratégicos, confección de un nuevo mapa de pequeños y medianos empresarios como nuevos proveedores latinoamericanos, planificación de encadenamientos productivos para crear el mayor valor agregado posible en América Latina.

Son muchos los retos y desafíos económicos y políticos para evitar que América Latina sea desgajada a pedazos como así lo pretenden desde afuera. La disputa está servida. El punto de bifurcación de la región está a la vuelta de la esquina: o una América Latina balcanizada pilotada desde afuera por la hegemonía neoliberal, o por el contrario, un bloque más integrado aunque eso no quiera decir que sea monolítico.

Por Alfredo Serrano Mancilla es Director CELAG, doctor en Economía - @alfreserramanci

Publicado enInternacional