El soterrado gusto del centro por los polos… Y de los polos y el centro por el capital

En Colombia está de moda el centrismo. Quizá sea una moda que introdujo de manera fuerte la llamada “ola verde” y que ahora tiene como emisarios oficiales a Fajardo y De la Calle. Nadie quiere parecer “radical”, ni la derecha ni la izquierda. Aparentemente, todo el mundo se encuentra cansado de la “polarización”. El centro se presenta entonces como el lugar de lo común, donde lo mejor de ambas partes es recogido sin caer en extremismos fatuos (Petro y Uribe-Duque-Lleras serían acá los referentes de prepotencia, engreimiento y falta de apertura). Sin embargo, por pura lógica básica occidental, esa que tanto nos dicen que debemos usar en tiempos electorales, no es posible afirmar un centro en ausencia de extremos. Si eso es cierto, el centro es el primer motor de la “polarización”, ya que, si la derecha construye un enemigo de izquierda (el “castrochavismo”, la “dictadura gay”, los “anti-empresa”, etc.) y la izquierda uno de derecha (la “oligarquía”, la “aristocracia”, los “anti-pueblo”, etc.), el centro construye dos enemigos de manera indirecta para afirmarse a sí mismo.

En pocas palabras, el centro tiene un perfil psicológico pasivo-agresivo: se muestra conciliador, tolerante y abierto, pero en lugar de construir un enemigo construye dos, y además niega el conflicto que contribuye a instigar. Pura santurronería típicamente clasemediera. El centro se comporta como la clase media, niega ocupar un lugar extremo, ni rica ni pobre. Con sudor, compra artículos de empresas que maltratan a sus empleados, a los consumidores y a la naturaleza, pero se siente bien con las compras porque son empresas que emprenden campañas para mostrarse éticamente comprometidas y responsables (“amigables con el medio ambiente”, por ejemplo). Por no querer estar ni aquí ni allá, se trata de una clase que atiza un infinito ciclo de explotación que, al tiempo, la explota a ella misma y del cual saca una paupérrima tajada: ir al cine, al centro comercial, darse unas vacaciones en cualquier hotel de tres o cuatro estrellas, etcétera. Esos “pequeños placeres de la vida”, que en realidad para la clase media son la máxima expresión de vivir bien, legitiman someterse a la propia explotación y al ciclo de explotación en general. O, dicho de otro modo, la clase media necesita tanto del (sometimiento del) trabajo como del (imperio del) capital y, en un extraño malabarismo, niega la existencia de ambos y los suplanta por un mundo de libertad e igualdad, uno donde todos somos potenciales “amiguis” y vivimos sin conflictos estructurales.

Ahora bien, la política consiste, entre otras cuestiones, en tomar posición en y sobre una serie de órdenes e instituciones entrelazadas y cambiantes, sea el mercado, el Estado, la escuela, la familia, el cuerpo, la naturaleza, etcétera. A partir de esas posiciones se articulan alianzas, negociaciones, conflictos y procesos de emancipación. Aquí no hay nada tan evidente como izquierda, centro o derecha, ¿está en la izquierda o en la derecha una maestra feminista que denuncia a su exmarido abusador pero ejerce un irrestricto control sobre sus estudiantes?, ¿está en la izquierda o en la derecha un ecologista que daría su vida por un río pero que legitima el consumo de carne?, ¿está en la izquierda o en la derecha el sindicalista que lucha contra el capitalismo pero que es un tirano con su esposa e hijos? Izquierda, centro y derecha, como muchas otras identidades, no son otra cosa que simplificaciones típicas de la espectacularización mercantil de la política en tiempos donde todo resulta consumible y donde, además, el deseo debe ser orientado hacia un producto fácil de digerir. De ahí que las teorías del populismo y del storytelling sean tan famosas hoy en día. La primera, venida de ciertos intelectuales que se reconocen como pertenecientes a una tradición de izquierda (vg. Ernesto Laclau y sus “encarnaciones”, como Podemos en España), asegura que la forma-populismo es neutral, que existe populismo de derecha y de izquierda, lo que hay que hacer es construir un populismo de izquierda a través de la delimitación de un enemigo adecuado (la “casta”) y alrededor de una figura carismática decente (Pablo Iglesias) apoyada por el pueblo (la “patria” española). La segunda, proveniente de los expertos en marketing político, asegura que el proceso electoral implica confeccionar una historia o narración que, como los cuentos, tenga su príncipe salvador, su villano y su doncella rescatada, y que se ajuste al perfil psicológico de cada elector/consumidor (sabemos ya que, en parte, gracias a esto Trump es presidente de los Estados Unidos).

¿Es posible hablar de izquierda, derecha y centro cuando todas las alternativas políticas asumen, sin ambages, esta estructura mercantil de la política?, ¿es posible creer en proyectos diversos cuando, de entrada, todos someten la política al juego del espectáculo capitalista, de ese gobierno que no se disputa nunca y que, con seguridad, gobernará sobre quien gane las elecciones? El centro tiene un soterrado gusto por los polos, es cierto, y es una mala noticia, pero la peor noticia es que los polos y el centro tienen un gusto común por el mercado, ¿no será por ello que ahora el Polo Democrático está en el centro y la derecha se llama Centro Democrático?, ¿no es el centro la apoteosis del gobierno del Capital?, ¿no es la cara de la absoluta claudicación y la bienvenida a la más cruel de todas las dictaduras?

Publicado enEdición Nº245
Entrevista a Lucía Topolansky: "El tema de las nacionalidades en España me recuerda a Isabel la Católica a sangre y fuego"

La vicepresidenta de Uruguay, militante tupamara y pareja del ex presidente José Mujica, Lucía Topolansky, se muestra contraria a la existencia de monarquías y reivindica el derecho de autodeterminación. Asegura además que la izquierda de su país alcanzó el gobierno, pero no el poder.

Dice el calendario que es abril, pero sobre el pavimento de Montevideo parece enero. El sol cae con fuerza sobre General Flores, una avenida que conduce directamente al Palacio Legislativo, el Congreso uruguayo. Justo enfrente está la Plaza de los Mártires de Chicago, bautizada así en homenaje a los anarquistas estadounidenses que fueron fusilados en 1887 por pelear por sus derechos. Cada Primero de Mayo, este mismo parque sirve de escenario para la celebración del Día Internacional de la Clase Trabajadora.


Un siglo después, en los convulsos años setenta del siglo XX, otras y otros rebeldes se sumaron a la pelea por un mundo nuevo. Muchas y muchos cogieron las armas. En Uruguay lo hicieron bajo las siglas del Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T). La muerte fue el destino de muchos de ellos.


Otros cayeron en manos de la dictadura cívico-militar (1973-1985) y permanecieron largos años en cautiverio. El mítico José Mujica, quien alcanzaría fama mundial tras ser investido presidente del país en 2010, fue uno de ellos. Su pareja, una montevideana llamada Lucía Topolansky, también.


Caluroso abril uruguayo, 9.30 de la mañana. Los autobuses, allí conocidos como “ómnibus”, van cargados hasta las orejas. Dentro del Palacio Legislativo, atravesando el majestuoso Salón de los Pasos Perdidos, está el despacho de Topolansky. Ahora es vicepresidenta del país. Tras ser elegida senadora en las últimas elecciones, esta mujer de pelo blanco y hablar pausado tuvo que asumir el cargo que quedó vacante a raíz de la renuncia del anterior número dos del gobierno del Frente Amplio (coalición de izquierdas), Raúl Sendic. Así, sin preverlo, se convirtió en la primera mujer que alcanza la vicepresidencia de este país de tres millones y medio de habitantes.


La conversación de Topolansky con Público duró una hora. Sobre su escritorio había una agenda con varias anotaciones, algunas carpetas prolijamente apiladas y un vaso de agua. No hacía falta más.


¿Alguna vez imaginó que iba a estar sentada en este despacho?

La verdad, no. Yo no tengo la cabeza de algunos políticos tradicionales que dicen “voy a ser concejal, diputado, senador, ministro…”. La política no es para mí una carrera, sino un compromiso militante.


Por una serie de circunstancias estoy hoy aquí, y para mí es un puesto de militancia como cualquier otro.


¿El Uruguay de 2018 se asemeja en algo a aquel Uruguay por el que usted empezó a luchar?


No, para nada. No se asemeja el Uruguay, ni tampoco el mundo. Hoy estamos en un momento de cambio de época. Aparecen factores completamente nuevos, como internet o las redes sociales, que inciden en la política. Ahora hay libros que hablan de la “tecnopolítica”, pero yo ya no pertenezco a ese mundo. Por mi edad, he transitado otros caminos. Ahora parece que alguien contrata a alguien, saca una plataforma, le trabaja la cabeza a los electores y obtiene resultados. Esto es algo que habría que pensar mucho.


El Frente Amplio (FA) lleva 13 años gobernando en Uruguay. ¿Qué cambios ha logrado la izquierda?


En primer lugar, hay que tener en cuenta que el mundo ha ido cambiando. Actualmente hay transnacionales que tienen un PIB mayor que el de Uruguay. En otras palabras, es el capital financiero el que gobierna en el mundo. Pero como la única lucha que se pierde es la que se abandona, nosotros seguimos luchando.
Este pequeño escalón no es la llegada al poder, sino al gobierno, que es una cosa diferente. Estos tres gobiernos del FA han dejado un antes y un después para el Uruguay. Hoy se trata de un país con menos diferencias sociales, se ha reducido la pobreza y la indigencia, se desarrolla la educación pública gratuita y laica… Del mismo modo, nuestro país depende mucho del mundo exterior, y todos sabemos cómo se complicó todo: el libre comercio es una cosa que no existe.


El mundo es salvaje, cambiante… Ahora mismo podemos ver lo que está haciendo el presidente de EEUU y la guerra comercial que ha desatado. Uruguay es un pequeño barco en ese mar de aguas procelosas, y lo que tiene que intentar es manejar la vela de tal modo que la suerte de sus connacionales sea lo mejor posible. Eso es lo que ha hecho el FA, y esa es la gran diferencia con los gobiernos anteriores. Esperamos seguir gobernando para continuar subiendo escalones en la escalera de la igualdad y de la pública felicidad.


Es muy interesante esa diferencia entre “ser gobierno” y “ser poder” de la que usted habla.


La diferencia entre ser gobierno y ser poder es que una multinacional que se instala en Uruguay, genera valor agregado para la materia prima local, paga impuestos, etcétera, si el día de mañana le conviene irse a Burkina Faso, levanta el negocio y se va. Le importa un bledo, no tiene responsabilidad social del desastre que deja atrás. Manejar el barquito en ese mundo y tener los indicadores que tiene Uruguay es una proeza. Es verdad que todavía faltan cuestiones de igualdad o de mejorar el acceso a la vivienda. También se nos ha metido el tema del narcotráfico, que es una plaga mundial que condiciona a todo el mundo.


Aunque no somos un país de destino, sí lo somos de paso, y eso genera problemas. Ese problema debería solucionarlo EEUU, porque los consumidores de droga viven en EEUU, y si se acaban los consumidores se acaba el narcotráfico. Pero parece que los EEUU no quieren acabar con el consumo de droga.


Ustedes han dado pasos en esa materia con la legalización de la marihuana.


Sí, dimos pasos, y hay que dar más todavía, pero eso no basta. Uruguay no mueve la aguja del mundo porque es muy pequeño. Lo que hacemos es poner una señal testigo.


¿Esos pasos pueden ayudar a luchar contra el narcotráfico?


Creemos que el plan de represión que implementó EEUU fracasó en Colombia, en México y en el mundo. En realidad, EEUU tendría que invertir ese dinero en eliminar a los consumidores, pero eso no lo va a hacer. Ante esa situación, lo que hicimos nosotros fue sacarle el mercado a los narcotraficantes. Es como la ley seca: el mal existe, el consumidor está, pero que por lo menos sea el Estado el que regula eso.


Esa política en torno a la marihuana le ha dado fama internacional a Uruguay. También ha tenido mucha repercusión a nivel mundial el estilo de su pareja, el ex presidente Pepe Mujica. Ustedes no se mudaron a la residencia oficial y siguieron viviendo igual que antes. ¿Os sentís unos bichos raros?


En realidad el Uruguay es un bicho raro. Por eso le decía antes que probablemente el concepto de socialdemocracia haya nacido aquí. Pepe no es el único presidente que ha vivido en su casa: el actual presidente también lo hace, al igual que en su momento lo hizo el ex presidente (Julio María) Sanguinetti.


Hay una concepción republicana que va más allá de Pepe y del Frente Amplio, es un valor intangible que los uruguayos debemos preservar. Que el presidente tenga solamente dos policías en la puerta de su casa habla del Uruguay. Que el presidente pueda ir a una actividad pública sin tener una corte de milicos y de seguridad también habla muy bien de nuestro país. El presidente es un ciudadano como cualquier otro, sólo que tiene la mayor de las responsabilidades, y es así porque se la han dado los ciudadanos. Lo que hace Pepe es darle visibilidad a todo esto. Tuvo la virtud, porque es un buen comunicador, de plantear cosas distintas en los foros internacionales


“España nos duele”. ¿Cómo son las relaciones con España?


Con España tenemos una fuerte pata cultural. Nos guste o no, la historia de la conquista eliminó los pueblos originarios en Uruguay. Nosotros no tenemos la realidad de los países andinos o centroamericanos, donde hubo fuertes culturas precolombinas que se desarrollaron y que hasta el día de hoy están presentes y pelean. De los pueblos originarios de Uruguay, los que no fueron muertos se mimetizaron para sobrevivir. Nuestro país conformó su población con una fuerte emigración española e italiana, principalmente.


Se puede decir que nosotros descendemos de los barcos, y de los barcos descendieron nuestros antepasados, nuestros apellidos, los oficios y las ideas. Por eso mismo, con España hay un gran vínculo: es difícil encontrar a algún uruguayo que no tenga algún familiar de origen español. Hay una cuestión afectiva, y nos duele España. Todo lo que ocurre allí nos resulta muy cercano.


En lo personal podemos no estar de acuerdo con la existencia de monarquías porque somos republicanos, pero eso es un lío de los españoles. También somos partidarios de la autodeterminación y de la soberanía, pero no nos vamos a meter en ese lío. Los españoles tienen el gobierno que eligieron.


¿Está al corriente de la situación en Cataluña?


Sí. No podemos olvidar que hay muchos uruguayos que viven en Cataluña. Cuando una ve el tema de las nacionalidades en España, porque no solo es Cataluña, también es el País Vasco, los valencianos… lo primero que se le viene a la cabeza es la imagen de Isabel la Católica a sangre y fuego, con la cruz y la inquisición.
Esa imagen es castellana, esa Castilla de Isabel la Católica está ahí, omnipresente. Hay que tener en cuenta que los pueblos catalán y vasco se sintieron muy agredidos durante los larguísimos años de dictadura. Esas luchas se entienden; es lógico que vascos, catalanes hayan salido a poner en valor su cultura, sus raíces. Si los catalanes tienen razón o no, yo no me voy a meter, porque me queda grande y no me gusta estar metiéndome en rancho ajeno.


Hace ahora tres años usted participó en un acto a favor del proceso de paz en el País Vasco que se realizó en Montevideo


Yo creo que los procesos de paz hay que acompañarlos. Cuando la organización armada ETA quiere desarmarse y quien tiene que recibir la contraparte mira para el costado, es muy embromado, porque entonces no hay ninguna intención de paz, sino de revancha, de venganza. Cuando los conflictos están estancados no se sale queriendo masacrar al otro, sino buscando entendimientos de paz que no son nada fáciles, pero que son posibles. Ahí está la reivindicación, tibia además, que plantean los vascos de traer a los presos al País Vasco, que es nada, porque ni siquiera están pidiendo las libertades… Dentro de poco va a venir a Uruguay el lehendakari (Iñigo Urkullu), y le vamos a recibir.


¿Los retos de la izquierda en España se asemejan en algo a los que tienen en América Latina?


En realidad, creo que los retos de la izquierda se asemejan en el mundo. Tuve la oportunidad de conocer en persona a Manuela Carmena (alcaldesa de Madrid), y me pareció una mujer tremendamente centrada, muy respetada y muy sencilla, con una carrera interesante en el Poder Judicial. Considero que fue un acierto de Podemos levantar esa figura. Del mismo modo, me parece que si Podemos y otros sectores de la izquierda, incluido el PSOE -si bien ha virado mucho hacia el centro hubiesen encontrado un pacto de entendimiento -y creo que Pedro Sánchez peleó por eso-, habrían impedido que Rajoy estuviera en el gobierno.


Asimismo, si los seis grupos de izquierda que hay en Chile hubieran comprendido el pacto de entendimiento, allí no estaba ahora Piñera. En Perú se acaba de dividir el Frente Amplio, en Ecuador ídem de ídem… Uruguay tiene ese diferencial, y es lo único que le puede ofrecer a la izquierda del mundo: la unidad. ¿Cuál es la fórmula uruguaya? Unidad en la diversidad. En el Frente Amplio están desde el Partido Demócrata Cristiano hasta el Partido Comunista, estamos personas que provenimos de la lucha armada… ¿Qué nos une? Que tenemos unas reglas de juego a las que nos avenimos, un programa común y un compromiso ético.


“Siempre hice lo que se me antojó”. ¿Hay alguna posibilidad de que usted sea candidata a presidenta en las próximas elecciones?


No, ninguna. Yo estaba con causal jubilatoria de este tipo de funciones, pero no de la militancia. De hecho, los años que viva voy a militar. Hay causas imprescindibles, pero no personas imprescindibles.


¿Tiene usted tiempo para disfrutar de la felicidad?


Como soy feliz abrazando la causa que abracé, mi tiempo es ese. A mí nadie me planteó que tenía que militar en política; yo me tiré en esta pecera porque quise, libremente e incluso contra la voluntad de mi familia. A mi modo, soy feliz. Estuve presa, clandestina, pero a mi modo fui feliz.


Cuando uno se compromete con una causa sabe que va a tener dificultades, porque nada es gratuito.


Siempre hice lo que se me antojó, tuve la libertad de ir por donde quise, en el acierto y en el error. Voy a cumplir 74 años, y puedo decirle que viví al mango (a tope). Lo que yo le pido a la juventud es que se comprometa con una causa, que la viva al mango, no por arribita.


¿Pepe Mujica podría volver a ser candidato?


Yo pienso que no debe serlo. Cuando termine este periodo va a tener 85 años. También hay que pensar en la vida y si no precisamos esa figura más allá de lo concreto, que esté en otra dimensión.


Quizás ya lo está.

 

Sí, yo creo que ya lo está.

 

montevideo

danilo albin
@danialbi…

Publicado enInternacional
Domingo, 15 Abril 2018 05:42

El camino de la izquierda

El camino de la izquierda

La democracia parece asfixiar a la derecha latinoamericana. Mientras ésta solo disponga de un proyecto profundamente antisocial, no podrá someterse a la disputa democrática abierta, porque no tiene cómo conquistar a la mayoría de la población. 

A su vez, la izquierda está profundamente comprometida con la democracia, no tiene miedo a la disputa libre entre su proyecto y el de la derecha. La ofensiva conservadora en Latinoamérica revela, cada vez mas, cómo la derecha busca estrechar o incluso liquidar totalmente los espacios democráticos, sea para enquistarse en el poder, sea para llegar al poder por vías no democráticas.


Esa ofensiva solo confirma cómo la derecha latinoamericana no tiene compromiso con la democracia, mientras que es la izquierda la que nace, se desarrolla y gobierna por medios democráticos, y la que pelea democráticamente por seguir gobernando o por volver a hacerlo. Quien crea que la vía democrática se ha agotado es un iluso. Incluso porque la vía insurreccional sería camino a la derrota y la catástrofe para la izquierda, como el caso colombiano lo demuestra.


Lo que se agota es el compromiso de la derecha con la democracia. La estrategia híbrida, la nueva vía de acción del imperialismo, representa un sabotaje desde adentro de los sistemas democráticos. Valiéndose del monopolio de los medios, del financiamiento privado de campañas electorales, de un Judiciario adherido al affaire y a la judicialización de la política, se ha montado una estrategia de persecución judicial, policial y mediática de las fuerzas populares y de sus líderes, única vía posible de acceso o perpetuación de la derecha en el gobierno.


La pelea por la democratización está en la esencia de la estrategia de la izquierda. La izquierda solo puede llegar al gobierno por el convencimiento de la mayoría de la población. Solo puede gobernar contando con esa mayoría.


Aún cuando lo que se instala ya no es más un régimen de excepción, sino un Estado de excepción, que cierra todos los espacios legales, la izquierda no podría abandonar la lucha democrática. Tendría que aunar formas distintas de lucha, pero manteniendo el objetivo de abrir espacios democráticos, que son donde los movimientos populares pueden organizarse y desplegar todas sus formas de lucha.


El cambio radical en la correlación de fuerzas internacional con el fin del período de dos superpotencias, dando paso al período de una sola superpotencia, implicó también un cambio radical en la correlación de fuerzas en el plano militar. Por ello es que los movimientos guerrilleros en El Salvador y en Guatemala han reciclado sus formas de lucha para el plano legal e institucional, porque el triunfo por la vía miliar ya no sería posible.


El retraso de esa conversión en Colombia ha generado condiciones más desfavorables para los acuerdos de paz. Y una reconversión mucho más difícil para los movimientos guerrilleros.


Las condiciones de lucha se vuelven mas difíciles cuando la derecha se vale del sistema político para corromperlo desde adentro. Cuenta con errores de la izquierda, desde luego. Entre ellos, el no haberse planteado la democratización del Judiciario - tarea que Bolivia desarrolla con gran coraje. Así como el no haber sido capaz de democratizar a los medios.


Pero lo que ha afectado mas profundamente a la izquierda y la ha llevado, en algunos países, a derrotas graves, es el haber perdido la disputa por el dominio de la agenda nacional. Después de haber convencido a la mayoría de los países que la cuestión social, la de la desigualdad social, la de la exclusión social, la de del hambre y la de la miseria, son esenciales en el continente mas desigual del mundo, esa agenda ha sufrido un cambio, víctima de una campaña mediática monstruosa, que ha impuesto sus temas: la corrupción y los supuestos gastos excesivos del Estado. Fue ese viraje el que ha posibilitado a la derecha recuperar iniciativa, quebrar la hegemonía de la izquierda y retomar sus proyectos neoliberales.


Se ha valido de la falta de democracia: en los medios, en la judicatura, en el financiamiento de las campañas electorales. Le toca a la izquierda no abandonar la vía democrática, que es su oxígeno esencial, sino profundizar la pelea por la democracia, renovarla, ensancharla. Porque el camino de la izquierda es la democracia.

Publicado enPolítica
Lunes, 09 Abril 2018 06:37

Un método perfeccionado

Un método perfeccionado

La prisión de Lula es el golpe final a la democracia en Brasil, con inocultables consecuencias que se expanden por la región. Pero es también la puesta en práctica de un método político autoritario y antidemocrático ahora perfeccionado y antes ensayado en otros países latinoamericanos (Honduras y Paraguay sirven como ejemplo). En Brasil tuvo su prolegómeno en la destitución de la ex presidenta Dilma Rousseff, tan viciada de ilegitimidad como la actuación que ahora lleva adelante el juez Sergio Moro. Poco se puede agregar a todo lo dicho y siempre se corre el riesgo de caer en las obviedades. Sin embargo, también es útil reflexionar sobre lo elemental, especialmente cuando los actores inmediatos preanunciaban desde hace mucho tiempo un final como el que ahora estamos observando sin que hayan sido capaces de articular una respuesta capaz de ponerle límite al atropello.

Lo ocurrido con Lula es un golpe contra la democracia llevado adelante con nuevos métodos por los mismos poderes que en momentos históricos no lejanos usaron a las fuerzas armadas de nuestros países para imponer a sangre y fuego sus intereses.


No hace tanto y tras largos años de resistencia y de lucha, los actores populares lograron revertir la situación y avanzaron en procesos de restitución de derechos, aún en el marco de una “institucionalidad” apoyada en normas construidas por los poderes fácticos y nunca favorables al interés popular. Aun así el voto popular le abrió paso a liderazgos también populares o emparentados con lo popular que avanzaron hacia la restitución de derechos. Incluso con distintas formas e intensidad se llegó a sancionar, usando las mismas normas de la “institucionalidad” coja, a quienes violaron los derechos humanos, demolieron y arrasaron la vida de miles de personas. Argentina ha sido un ejemplo en ese sentido. Fue una gesta de enorme envergadura en condiciones adversas.


Pero en la historia de la humanidad no existen triunfos definitivos, de una vez y para siempre. El enemigo de los pobres y de la democracia como sistema nunca se retiró del escenario. Se replegó, se mantuvo oculto pero constantemente operando. Algunas veces desde las sombras, otras a la luz pública. Persistentemente actuante, agazapado y sin abandonar sus intereses. Esos enemigos del pueblo y de la democracia perdieron batallas. Las mismas que el pueblo festejó en las calles y en las plazas de nuestras ciudades latinoamericanas. Fueron victorias importantes, significativas. Pero no definitivas.


Ahora el método se ha perfeccionado y esto incluye no dejar muertos ni construir héroes. No se mata con tiros, sino con el desprestigio y la descalificación ética de quienes lucharon por los derechos ciudadanos. No se tortura físicamente, se difama para destruir moral y psicológicamente. Ya no habrá “héroes” a los que ensalzar y reivindicar sino “corruptos” sin valores para acreditar. Es lo que pretenden.


Lo ocurrido ahora en Brasil deja en evidencia lo anterior. El sistema capitalista y sus artífices perfeccionaron el método. Ahora utilizan los mecanismos de la democracia formal, “la institucionalidad” democrática acomodada a su medida, para imponer sus condiciones. Se condena sin pruebas y en base a la “intima convicción” alimentada antes y sostenida después por las corporaciones mediáticas que expresan el poder real. Y la Justicia quedó restringida, dañada y sometida al Poder Judicial que ni siquiera se atiene a las leyes porque actúa por cuenta y orden del poder, sin que existan pruebas para condenar o leyes a las que sujetarse. En Brasil, pero también en la Argentina.


Hay condenas mediáticas que son resultado de operaciones que incluyen el uso intensivo de las tecnologías y que están comandadas por grupos concentrados de comunicación que operan bajo el mismo mandato, imponen sentidos ordenadores, formas de entender el mundo, manipulan información, silencian actores y, sobre todo, mienten sin restricciones y sin sanción alguna ni moral, ni ética ni política, ni penal.


El método ha sido perfeccionado. Se reemplazaron soldados por jueces y comunicadores funcionales al poder. No se abandonó la fuerza de las armas, pero estas llegan en un segundo momento para garantizar lo que ya ha sido demolido por el poder mediático sumado al poder judicial. Mientras ello ocurre los verdaderos operadores del poder, los dueños del capital nacional y transnacional, operan a control remoto, fuera de la línea de fuego, sin ensuciarse las manos y amparados en una “institucionalidad” aplicada a su antojo, acomodada su medida y usada en su beneficio.


Frente a semejante situación la pregunta, planteada casi desde la impotencia, sería ¿qué alternativa queda para la vigencia plena de derechos y para los sectores populares en el marco de esta institucionalidad presuntamente democrática pero vacía de democracia real? Porque parece evidente que quienes hoy ejercen el poder en la región y en el mundo han secuestrado a los intereses ciudadanos a través de la operatoria perversa de recursos comunicacionales y jurídicos ajustados a sus intereses y a sus proyectos.


En Brasil ya ocurrió un capítulo decisivo. En Argentina se corre el riesgo inminente de transitar por la misma vía. Habrá que colocar las barbas en remojo, aprender mirando lo ocurrido al vecino y poner toda la creatividad y la voluntad para no terminar en la misma fosa. Como bien ha dicho Lula “la lucha continúa”. Hay que evaluar la situación y revisar los métodos para que los sueños no terminen también en prisión.

Publicado enInternacional
Lunes, 02 Abril 2018 08:00

Más que “cantos a la bandera”

Más que “cantos a la bandera”

Tal y como estaba programado, el pasado 11 de marzo quienes habitamos el territorio colombiano fuimos convocados para elegir un nuevo poder legislativo. Y como es ya recurrente, a tal llamado respondió menos del 50 por ciento de quienes estaban en capacidad de hacerlo: 17.818.185 ciudadanos, es decir, el 48.82 por ciento del censo electoral.

 

Una participación con algunos datos que es importante resaltar: 1´137.133 votos anulados por mal diligenciados (6.38% del total), 871.444 votos no marcados (4.89%), clara expresión de descontento con el régimen político vigente o con los llamados “padres de la patria”, y 835.445 votos marcados en blanco (4.68% del total), que expresan que no tienen identidad con ninguno de los candidatos en cuestión, y que están por otro tipo de régimen político.

 

La suma de estos tres “detalles” da un total de 2´844.022, es decir, el 15.96 por ciento del censo electoral, un porcentaje superior al obtenido por la mayoría de los participantes en esta cita electoral*

 

De igual manera, como estaba proyectado, los partidos tradicionales, es decir, la derecha de distinto matiz retuvo el control del legislativo. Supieron aprovechar la coyuntura electoral para tensar las fibras clientelares por tantos decenios tejidas, pero también para acercarse a las mayorías sociales, como es costumbre con una interpretación engañosa de los problemas sociales, manipulando las necesidades más sentidas de quienes viven más urgidas de algún favor o de algún ingreso para sobrellevar cada día. Tendremos, por tanto, por cuatro años más, la aprobación de leyes para mantener el modelo de acumulación y desigualdad imperante hasta hoy.

 

Aunque los resultados son contrarios a las necesidades de los marginados y excluidos del país, los diversos matices en que se organiza e identifica la izquierda y sectores progresistas, no solo conservaron la representación en el legislativo sino que la incrementaron. Las fuerzas de izquierda, sumaron 2.627.614 votos (17,56%), lo que les significa 19 senadores. A estos se suman los 5 a que tiene derecho las Farc por derecho propio. Si bien estamos ante un avance es inocultable que la izquierda no se perfila todavía como una corriente política de mayorías.

 

Por tanto, la alegría reinante en muchos sectores de la sociedad y del activismo refleja un triunfo parcial. Un triunfo que de no ser correspondido de manera adecuada ante sus bases por los elegidos, con una labor realmente alternativa fuera y dentro del Congreso, terminaran actuando, pese a su disciplina, constancia, propuestas, etcétera, en contra de los mismos sectores que los eligieron. De ahí que una primera explicación que le deben a sus bases es aquella donde les indiquen por qué su trabajo en el hemiciclo será limitado, sin resultados concretos, pese a sus deseos y proyectos por presentar en los meses venideros.

 

¿Por qué sucedería esto? Porque, más allá de su disciplina y consecuencia, son minoría y, por tanto, todos aquellos proyectos de ley que presenten y no le sirvan al establecimiento serán negados, es decir, simplemente estarán declamando “cantos a la bandera”, al tiempo que legitimando una instancia legal que de manera recurrente actúa de espaldas al país nacional.

 

Ante esto, sería urgente y necesario que la lógica de la política de los movimientos o grupos que lograron poner un representante en los muros del Congreso, trasciendan de los escenarios institucionales y vayan más allá de estos, propiciando espacios y discusiones frente a la democracia realmente existente, denunciando que la participación de la sociedad y las decisiones de la vida en su conjunto –educación, salud, vivienda, economía, naturaleza, etcétera– no pueden quedar talladas solamente en el voto de cada tantos años, sino que debe ser producto de una participación cotidiana y constante.

 

En igual sentido, estos representantes de la gente de a pie deben concretar una labor educativa constante para poder sustentar los sueños que sostienen la pugna por una nueva sociedad, una labor constante, donde las razones de sus actos y de sus luchas contra el poder estén siempre antecediendo y acompañando todos sus procederes. Al actuar así, estarán mostrando que no olvidaron que se deben a la gente, no solo cuando buscaron su voto, sino ahora que ya están ungidos, y que sin el apoyo de esas gentes, no son nada, a pesar de todo lo que los puedan inflar los medios de comunicación oficiosos.

 

Labor educativa y disputa de poder por encarar que también debe llevar a estos congresistas a convocar sesiones legislativas alternativas, sesiones en las cuales extiendan para su debate, ante la sociedad que concurra a su llamado, los proyectos de ley que pretenden tramitar, a la vez que retoman todas las iniciativas que esos mismos sectores les presenten, discutiendo con ellos formas alternas de hacerlos realidad si, como es predecible, no encuentran eco en la cava santanderista.

 

Un proceder de reflexión y debate, así como de organización, al cual debería asistir la mayor cantidad posible de senadores y representantes considerados así mismos como alternativos, como una muestra y evidencia de su conciencia de que su labor durante los próximos cuatro años será formal, cuando más.

 

Proceder alternativo para transformar la sociedad, toda vez que el voto no debe ser un simple acto formal, de elegir y ser elegido, sino el mandato para que una persona un día cualquiera deja de ser un empleador o trabajador por cuenta propia para asumir un nuevo rol: el de político profesional. Nuevo rol con una misión fundamental: llevar la voz de las mayorías allí donde el poder pretende seguir armándose de legalismo y enredos jurídicos para justificar su concentración de poder y la prolongación de privilegios.

 

Una misión, la de hacer que los sin voz la recuperen, que trasciende tal encomienda, debiendo llegar hasta lo organizativo, y más allá de esto, hasta la construcción con todas las manos dispuestas para ello de otra legalidad y de otra estructura estatal. Labor constante, persistente, en la cual a la par que desestructura lo existente se estructura lo que apenas muestra sus primeras formas.

 

No es una labor fácil ni con resultados inmediatos, pero sí impostergable, si de verdad se pretende que las elecciones dejen de ser el rito por medio del cual se legitima el poder realmente existente. Un rito, que como lo pudimos constatar en las que tuvieron como fecha el 11 de marzo, está carente de realismos y de una visión integral del poder.

 

Y así es porque algunos candidatos alternativos ofrecen proyectos como en bazar, sin asidero en la real geopolítica que nos circunda y el contexto económico que vivimos; mientras otros –tal vez todos– concitan a sus votantes sin tomar en cuenta la correlación de fuerzas y, por tanto, lo irreal de sus promesas, lo cual los acerca a la demagogia.

 

Entonces, comprensión y sensatez con la geopolítica, así como con el contexto económico y la correlación de fuerzas, pensando siempre en el país que requerimos para vivir en felicidad, demanda de otro modelo social, el cual va tomando forma en pequeñas, medianas y grandes acciones. La educación dicen que es una labor pequeña –tal vez porque sus frutos no son perceptibles en lo inmediato– pero en realidad su dimensión es inmensa. Desde el legislativo también es posible hacer magisterio, acompañado de organización, para que el voto popular no quede reducido a entonar “cantos a la bandera”.

 


 

* Registraduria Nacional del Estado Civil. Elecciones 2018. Boletín 52-Senado de la República. En registraduria.gov. Link: http://resultados2018.registraduria.gov.co/resultados/99SE/BXXXX/DSE99999.htm

 

Publicado enColombia
Domingo, 01 Abril 2018 06:06

Cuba en una encrucijada

Cuba en una encrucijada

El 29 de marzo, Rebelión publicó una entrevista con Rafael Hernández, director de la revista cubana Temas, que tiene el prometedor título de "Por un socialismo sin miedo" y hace importantes observaciones.

Dentro de pocos días, Raúl Castro renunciará a la presidencia de la República y quedará a cargo del partido. Se plantea, pues, cuál será la relación entre el Estado y el partido, hasta ahora entrelazados, pero con el partido subordinado al aparato estatal capitalista. También habrá que optar entre las diversas líneas –apenas esbozadas, lo cual aumenta la confusión– sobre qué debe entenderse como construcción del socialismo en una pequeña isla con escasos recursos, aunque gran capacidad y calidad humanas, situada en duraderas condiciones de asedio, escasez y de capitalismo de Estado.

En efecto, estamos al borde de una guerra nuclear o de una catástrofe ecológica, y en los próximos años no parece probable una revolución y un régimen anticapitalista en ningún país industrializado y los adversarios del imperialismo estadunidense, salvo Venezuela, no son generosos amigos de Cuba, sino países capitalistas que, como China y Rusia, sólo responden a los intereses de sus respectivas oligarquías.

Hernández nos recuerda que, para la juventud cubana, que creció en los recientes 40 años en la crisis económica, la escasez y la falta de perspectivas, la frase del Che Guevara sobre "los rezagos del pasado" no evoca el capitalismo, sino el "Periodo especial", de fuerte autoritarismo y burocratización. Hace notar también que Fidel Castro tenía razón cuando decía que "nadie sabe cómo se construye el socialismo" porque, fuera de la referencia de Carlos Marx a la Comuna de París (y, agrego, de las indicaciones de León Trotsky en 1936 en La Revolución Traicionada), eso no se encuentra en los libros, sino que tiene que ser resuelto por los pueblos por la vía de experimentación-error-corrección en su lucha por la liberación nacional y social y, además, según las condiciones en cada país, podría tener una respuesta distinta.

También hace notar que en Cuba hubo estalinistas, pero no estalinismo, como en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), Europa Oriental o China. No sólo por las diferencias de Fidel Castro con los estalinistas cubanos ni por la historia de su movimiento obrero en la que anarquismo y trotskismo tuvieron un papel destacado, sino también por las características mismas del pueblo (los mambises independentistas y José Martí, la insurrección contra Gerardo Machado, Antonio Guiteras, la lucha contra Fulgencio Batista que unió católicos sociales, militares democráticos, estudiantes radicales, comunistas de izquierda, anarquistas y trotskistas) y, por último, porque la revolución se hizo a pesar y en contra del Kremlin y del Partido Socialista Popular (Nikita Jruschov creía incluso que Fidel Castro era agente de la CIA).

Por eso la solidaridad masiva está arraigada en los cubanos, el gobierno tiene amplio consenso en la defensa de la independencia nacional, no cesan las críticas a su política económica ni a la burocratización y los privilegios; además hay un ala socialista en sectores de la intelectualidad y en el mismo Partido Comunista cubano. Por eso también en Cuba no se llegó a una dinastía, como en Corea del Norte, a un déspota vitalicio, como en China, o a un zar con Iglesia ortodoxa y todo como Vladimir Putin y, en cambio, hay progresos importantes en la lucha por la igualdad de género, por las libertades sexuales y por la defensa del ambiente.

La juventud cubana es culta y critica el burocratismo, la falta de confianza en la capacidad de comprensión de los trabajadores y el pueblo en general, así como en la falta de participación de éstos en la definición de las necesidades y de las prioridades, que el partido-Estado sólo les presenta ya determinadas para su aprobación.

El socialismo es autogestión social generalizada, democracia, libre discusión y capacidad de decisión, crecimiento político de los trabajadores guiados por la defensa del interés comunitario, colectivo e impulsado por la tendencia al igualitarismo y por la solidaridad. Es un objetivo, una movilizadora utopía posible que no se puede alcanzar en un solo país, pero hacia la cual es posible avanzar apoyándose en lo adquirido a pesar de todos los errores. Cuba necesita por eso hacer un urgente balance de lo que fue el estalinismo y la URSS, y de la discusión en los años 20 y 30 en el seno del Partido bolchevique.

Cuba exporta conocimiento –médicos y educadores– a costa de su propio desarrollo y paga con médicos el petróleo venezolano. Pero esa exportación depende de la situación política en los países receptores porque un golpe, como el de Brasil o el que el imperialismo promueve en Venezuela, podría anularla en cualquier momento y hacer peligrar la vida misma de los internacionalistas cubanos. Para no depender de factores inestables, como la ayuda médica o el turismo, el país necesita dinamizar su economía que está trabada por el bloqueo y la amenaza de agresión imperialista, pero también por la pequeñez del mercado (que facilita la planificación, pero no permite economías de escala y encarece la producción). Necesita urgentemente elevar los salarios y establecer una escala racional que retribuya el valor de la fuerza de trabajo (hoy son privilegiados quienes reciben dólares o viven legal o ilegalmente del turismo). Esa escala debe ser discutida y fijada por los trabajadores y sindicatos independizados del partido y del Estado. La Unión Soviética se hundió por la planificación burocrática, el autoritarismo, los privilegios y la ceguera de dirigentes que vivían como capitalistas y aspiraban a serlo. Pero también por la baja productividad, ya que los trabajadores decían "fingen que nos pagan y fingimos que trabajamos".

Cuba también necesita urgentemente más salarios indirectos y, sobre todo, un urgente plan de vivienda trazado y decidido barrio por barrio en asamblea por los habitantes, pues éste daría trabajo e impulsaría la economía mejorando el territorio.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Sábado, 31 Marzo 2018 10:51

Más que “cantos a la bandera”

Más que “cantos a la bandera”

Tal y como estaba programado, el pasado 11 de marzo quienes habitamos el territorio colombiano fuimos convocados para elegir un nuevo poder legislativo. Y como es ya recurrente, a tal llamado respondió menos del 50 por ciento de quienes estaban en capacidad de hacerlo: 17.818.185 ciudadanos, es decir, el 48.82 por ciento del censo electoral.

 

Una participación con algunos datos que es importante resaltar: 1´137.133 votos anulados por mal diligenciados (6.38% del total), 871.444 votos no marcados (4.89%), clara expresión de descontento con el régimen político vigente o con los llamados “padres de la patria”, y 835.445 votos marcados en blanco (4.68% del total), que expresan que no tienen identidad con ninguno de los candidatos en cuestión, y que están por otro tipo de régimen político.

 

La suma de estos tres “detalles” da un total de 2´844.022, es decir, el 15.96 por ciento del censo electoral, un porcentaje superior al obtenido por la mayoría de los participantes en esta cita electoral*

 

De igual manera, como estaba proyectado, los partidos tradicionales, es decir, la derecha de distinto matiz retuvo el control del legislativo. Supieron aprovechar la coyuntura electoral para tensar las fibras clientelares por tantos decenios tejidas, pero también para acercarse a las mayorías sociales, como es costumbre con una interpretación engañosa de los problemas sociales, manipulando las necesidades más sentidas de quienes viven más urgidas de algún favor o de algún ingreso para sobrellevar cada día. Tendremos, por tanto, por cuatro años más, la aprobación de leyes para mantener el modelo de acumulación y desigualdad imperante hasta hoy.

 

Aunque los resultados son contrarios a las necesidades de los marginados y excluidos del país, los diversos matices en que se organiza e identifica la izquierda y sectores progresistas, no solo conservaron la representación en el legislativo sino que la incrementaron. Las fuerzas de izquierda, sumaron 2.627.614 votos (17,56%), lo que les significa 19 senadores. A estos se suman los 5 a que tiene derecho las Farc por derecho propio. Si bien estamos ante un avance es inocultable que la izquierda no se perfila todavía como una corriente política de mayorías.

 

Por tanto, la alegría reinante en muchos sectores de la sociedad y del activismo refleja un triunfo parcial. Un triunfo que de no ser correspondido de manera adecuada ante sus bases por los elegidos, con una labor realmente alternativa fuera y dentro del Congreso, terminaran actuando, pese a su disciplina, constancia, propuestas, etcétera, en contra de los mismos sectores que los eligieron. De ahí que una primera explicación que le deben a sus bases es aquella donde les indiquen por qué su trabajo en el hemiciclo será limitado, sin resultados concretos, pese a sus deseos y proyectos por presentar en los meses venideros.

 

¿Por qué sucedería esto? Porque, más allá de su disciplina y consecuencia, son minoría y, por tanto, todos aquellos proyectos de ley que presenten y no le sirvan al establecimiento serán negados, es decir, simplemente estarán declamando “cantos a la bandera”, al tiempo que legitimando una instancia legal que de manera recurrente actúa de espaldas al país nacional.

 

Ante esto, sería urgente y necesario que la lógica de la política de los movimientos o grupos que lograron poner un representante en los muros del Congreso, trasciendan de los escenarios institucionales y vayan más allá de estos, propiciando espacios y discusiones frente a la democracia realmente existente, denunciando que la participación de la sociedad y las decisiones de la vida en su conjunto –educación, salud, vivienda, economía, naturaleza, etcétera– no pueden quedar talladas solamente en el voto de cada tantos años, sino que debe ser producto de una participación cotidiana y constante.

 

En igual sentido, estos representantes de la gente de a pie deben concretar una labor educativa constante para poder sustentar los sueños que sostienen la pugna por una nueva sociedad, una labor constante, donde las razones de sus actos y de sus luchas contra el poder estén siempre antecediendo y acompañando todos sus procederes. Al actuar así, estarán mostrando que no olvidaron que se deben a la gente, no solo cuando buscaron su voto, sino ahora que ya están ungidos, y que sin el apoyo de esas gentes, no son nada, a pesar de todo lo que los puedan inflar los medios de comunicación oficiosos.

 

Labor educativa y disputa de poder por encarar que también debe llevar a estos congresistas a convocar sesiones legislativas alternativas, sesiones en las cuales extiendan para su debate, ante la sociedad que concurra a su llamado, los proyectos de ley que pretenden tramitar, a la vez que retoman todas las iniciativas que esos mismos sectores les presenten, discutiendo con ellos formas alternas de hacerlos realidad si, como es predecible, no encuentran eco en la cava santanderista.

 

Un proceder de reflexión y debate, así como de organización, al cual debería asistir la mayor cantidad posible de senadores y representantes considerados así mismos como alternativos, como una muestra y evidencia de su conciencia de que su labor durante los próximos cuatro años será formal, cuando más.

 

Proceder alternativo para transformar la sociedad, toda vez que el voto no debe ser un simple acto formal, de elegir y ser elegido, sino el mandato para que una persona un día cualquiera deja de ser un empleador o trabajador por cuenta propia para asumir un nuevo rol: el de político profesional. Nuevo rol con una misión fundamental: llevar la voz de las mayorías allí donde el poder pretende seguir armándose de legalismo y enredos jurídicos para justificar su concentración de poder y la prolongación de privilegios.

 

Una misión, la de hacer que los sin voz la recuperen, que trasciende tal encomienda, debiendo llegar hasta lo organizativo, y más allá de esto, hasta la construcción con todas las manos dispuestas para ello de otra legalidad y de otra estructura estatal. Labor constante, persistente, en la cual a la par que desestructura lo existente se estructura lo que apenas muestra sus primeras formas.

 

No es una labor fácil ni con resultados inmediatos, pero sí impostergable, si de verdad se pretende que las elecciones dejen de ser el rito por medio del cual se legitima el poder realmente existente. Un rito, que como lo pudimos constatar en las que tuvieron como fecha el 11 de marzo, está carente de realismos y de una visión integral del poder.

 

Y así es porque algunos candidatos alternativos ofrecen proyectos como en bazar, sin asidero en la real geopolítica que nos circunda y el contexto económico que vivimos; mientras otros –tal vez todos– concitan a sus votantes sin tomar en cuenta la correlación de fuerzas y, por tanto, lo irreal de sus promesas, lo cual los acerca a la demagogia.

 

Entonces, comprensión y sensatez con la geopolítica, así como con el contexto económico y la correlación de fuerzas, pensando siempre en el país que requerimos para vivir en felicidad, demanda de otro modelo social, el cual va tomando forma en pequeñas, medianas y grandes acciones. La educación dicen que es una labor pequeña –tal vez porque sus frutos no son perceptibles en lo inmediato– pero en realidad su dimensión es inmensa. Desde el legislativo también es posible hacer magisterio, acompañado de organización, para que el voto popular no quede reducido a entonar “cantos a la bandera”.

 


 

* Registraduria Nacional del Estado Civil. Elecciones 2018. Boletín 52-Senado de la República. En registraduria.gov. Link: http://resultados2018.registraduria.gov.co/resultados/99SE/BXXXX/DSE99999.htm

 

Publicado enEdición Nº244
Una campaña de otro tipo “Entre locos nos encontramos”

Incertidumbre. Maletas grandes y carpas; presupuesto mínimo para transportes; un plan de viaje con destino al diverso sur del país y algunos contactos donde llegar. Eso fue lo necesario para que cinco personas del colectivo desdeabajo decidieran salir a visitar la Colombia profunda, esa de paisajes indescriptibles y atardeceres mágicos, de carreteras sin pavimento y trochas que conectan veredas y pueblos; de gentes trabajadoras con manos callosas y curtidas; de pies descalzos, fuertes y recios, que no se cansan de caminar y trabajar por la vida de los territorios.

 

Las intenciones del colectivo, al decidir este viaje, en primer lugar era aprender, escuchar, conocer y encontrarse con quienes viven y sienten el país desde otras lógicas y miradas. El viaje culminaría con la esperanza de que es urgente tejer pensamientos comunes para empezar a caminar una propuesta conjunta, un proceso colectivo que tiene el propósito de recuperar la esperanza y el ánimo para construir otro mundo que sí es posible.



Primera parada: ¿Pasto?... ¿más bien Palmira?

 

La ruta era clara, el camino diverso. A las 10 de la noche en la terminal de transporte de Bogotá no había buses para Nariño; los contactos en la ciudad de Pasto no contestaban los celulares y el colectivo tuvo que optar por cambiar su trayecto inicial. Eran las 9 de la mañana cuando la ciudad de Palmira se convirtió en la primera parada.

 

Una familia con los brazos abiertos recibió a las cinco personas que recién iniciaban su recorrido; abundante comida, alojamiento y abrazos de ánimo para continuar el viaje fueron los regalos que nos brindarnos. Por azares del destino, uno de los contactos con asiento en esta ciudad invitó a participar en una reunión en la vereda Calucé, donde diferentes personas estaban citadas, ante la llegada de un proyecto minero energético, para preparar un festival por la defensa del territorio y la vida.

 

En medio del diálogo desprevenido, y luego de escuchar sus problemas y las acciones que están construyendo para solucionarlos, desdeabajo presentó su propuesta, no para discutirla ahí, ni para tomar decisiones de inmediato, sino para comenzar a construirla y organizar en colectivo. La propuesta era simple, sencilla, apenas un impulso inicial para prender la tramoya de corazones que desean cambiar sus condiciones actuales de vida sin necesidad de promesas politiqueras.



Otra campaña en tiempos electorales

 

Sí, la propuesta es una campaña; una que no busca votos, no quiere puestos y no piensa poner a nadie en alguna instancia del Estado; una campaña que no llama a la abstención, pero tampoco al voto; una campaña que pretende discutir, más allá de cuál es el candidato o el partido, el modelo de democracia actualmente existente en Colombia, para lo cual su intención es propiciar espacios de encuentro y discusión asamblearios donde se siembren las raíces y las bases de un proceder social de nuevo tipo en el país, donde la democracia, más allá de la realmente existente, de la formal, germine en los territorios de la mano de las gentes, con ellas como los sujetos fundamentales a la hora de diseñar el qué hacer colectivo.

 

Es una propuesta autónoma y con dinámica propia, de ahí que no esté circunscrita ni determinada por la agenda y el tiempo electoral, tanto de la campaña presidencial en marcha, como la de alcaldes y gobernadores del 2019 o 2022 con la que saldrá seleccionado un nuevo Ejecutivo nacional. Tampoco es una iniciativa para que los ilustrados o mesías lleguen a indicar y decidir el rumbo para que los demás lo sigan, más bien es una apuesta de largo aliento con sus propios tiempos, ritmos y formas, más allá de las coyunturas determinadas por Estado; una campaña que en algún momento –más temprano que tarde– invierta la correlación de fuerzas de manera que el Estado quede obligado a responderle a las iniciativas nacidas desde los territorios de los marginados y excluidos. Es esta pues, una campaña que está floreciendo y que debe ser cuidada por cada persona, organización, colectivo, comunidad o pueblo, que se anime a impulsarla.


Del calor al frío

 

La vegetación cambió, los paisajes también, atrás quedaron los monocultivos de caña y comenzaron las gigantescas montañas del cóndor, la música también era diferente, sonidos andinos y algunas tecno-cumbias transformaban la salsa-choque y el reggaetón, el acento de las personas era tan diferente que quienes nunca habían estado en esa región se sorprendieron de inmediato. Siguiente parada: Ipiales.

 

En medio del viento congelado y el cansancio, las personas del colectivo desdeabajo se encontraron con un vocero de los pueblos indígenas de la zona, quien les habló de su experiencia organizativa como pueblo, de sus problemas territoriales, sus modos de regir el poder en los territorios, de la “cosmocracia”–concepto construido por las comunidades que articula la democracia con las estrellas, los astros y el cosmos–. Un diálogo corto pero que dejó aprendizajes concretos: la otra democracia ya está caminando, ya tiene formas reales; así mismo quedaron retos para el futuro, por concretar.

 

El tiempo de plumas y tambores

 

A las 10 de la noche los integrantes del colectivo llegaron a su tercera parada. Curva tras curva, una carretera que parecía más una serpiente, acercaba cada vez más el pueblo de Santiago, ubicado en el Valle de Sibundoy. Al llegar a la casa que les abriría las puertas por 3 noches, los sonidos de tambores y flautas les dan la bienvenida. El territorio estaba en tiempo de carnaval, en tiempo de Kalusturrinda.

 

Con carpa lista y espacio para descansar, el carnaval se convirtió en un viaje donde una única melodía era la que orientaba a todas las personas al son de la chicha, las armónicas, las flautas, los cascabeles y tambores. Allí el colectivo pudo vivir en carne propia una fiesta milenaria, una que quizás nació con la vida misma.

 

Entre plumas y colores los viajeros pudieron conocer a los indígenas Inga, escucharon sus dolores como pueblo, sus procesos organizativos; bailaron y rieron juntos, y se contaron historias hasta reconocerse. Al terminar el carnaval, desdeabajo tuvo la oportunidad de comentar su propuesta, de compartir su pensamiento. Caminar juntos es la tarea a consolidar, un reto que debe realizarse en un tiempo no muy lejano, pero sin apuros ni prisas, según el decir indígena.

 

Un encuentro para revivir la esperanza

 

De regreso a la ciudad de Pasto, un encuentro que no estaba previsto se propició. Una llamada a un desconocido abrió el camino para descubrir a un personaje con muchos más años que los sumados por quienes iban de Vuelta por Colombia. En el diálogo abierto pudieron escuchar historias de tiempos mejores donde la esperanza por una vida otra estaba agigantada, así mismo escuchamos que toda esa esperanza estaba comprimida y reducida.

 

Todo tiene su explicación, y esta realidad no es excepción: corrupción, burocracia, clientelismo, caudillismo, son algunos de los vicios que propiciaron que los proyectos que aireaban esperanza de una vida digna no florecieran. Escuchando aquella voz de la memoria, nos queda claro que para darle forma a otra democracia realmente diferente en el país, debemos construir un ejercicio radicalmente honesto, que entregue cuentas claras y no haga mal uso de lo público. Allí, luego de esa reunión, quedó sembrada una semilla que debe cuidarse y acompañarse para que enraíce y avance con una articulación real.
Un proyecto generacional

 

Eran las 4 de la mañana cuando los cinco amigos llegaron a Popayán, a la nueva casa que los alojaría por un día. A las 8 de la mañana ya se encontraban en conversaciones fraternas con un profesor de primaria, que labora en un colegio ubicado de un sector popular de la ciudad; entre gritos de niños y niñas, la conversación fue dándose tranquilamente, sin afanes, apenas era el primer encuentro.

 

La discusión sobre la democracia, entre comunidades concretas, surgió como una necesidad, previa a un proceso de educación y formación que plantee discusiones individuales como colectivas. Gestar otra democracia es un proyecto generacional que debe involucrar a todas las personas que habitan el país, debe reconocer las diversidades de cada región y apostarle a que cada lugar encuentre las formas particulares para hacer nacer esa otra democracia, ya no formal ni aparente.

 

Al terminar la reunión con el maestro, la nueva cita fue con una de las organizaciones más solidas del Cauca, quienes mostraron la importancia de otra economía para otra democracia. Reto mayor, pues la transformación y construcción de una vida digna debe tener una economía clara y sólida que no beneficie a algunos pocos sino a las mayorías. Desafío que necesita imaginación y empeño para que pase del dicho al hecho.

 

La liberación de un territorio

 

Nuevamente en carretera, rumbo a la siguiente parada: Corinto. Dieron las 7 de la noche para llegar al pueblo; entre veredas, cinco motos llevaban a las personas del colectivo, allí piensan que la Colombia en paz aun está muy lejos, pues algún motociclista preguntaba asombrado: “¿qué hacen por aquí?, esto anda muy feo por estos días, ayer hubo hostigamiento a la base del ejército y quemaron un carro”.

 

Caminando entre el monte, sin linternas y con la guía de un comunero Nasa, finalmente el colectivo llegó al lugar donde pasaría la noche. Allí, seis personas del pueblo Nasa estaban sentadas en una banca improvisada de guadua, mirando televisión; se presentaron y comentaron la historia de aquel lugar, contaron sus sufrimientos y dolores, su rabia, su lucha.

 

Atentos, con oídos abiertos y sentimientos encontrados, las personas del colectivo desdeabajo agradecen que les permitieran entrar en sus territorios y cuentan un poco de sus vidas, cada uno se presenta y narra lo que piensa sobre el actual momento que atraviesa el país. La noche ya llega y todos se van a dormir en medio del sonido de grillos, sapos y un riachuelo que corría cerca del lugar donde estaba puesta la carpa.

 

Al día siguiente los forasteros pudieron ver el monstruo del que hablaban los Nasa: cientos de miles de hectáreas de caña de azúcar que despojaron la tierra de los indígenas. De igual manera, también veían la liberación del territorio, la destrucción de aquel monstruo: donde solo había caña ahora hay cultivos de pancoger con diferentes alimentos; donde solo había caña ahora hay una escuela autónoma que construyeron como pueblo, sin ayuda del Estado.

 

Un viaje que abre retos

 

Allí, saliendo a conocer la Colombia profunda, fue posible ver que el mundo nuevo está presente, ya está naciendo y esa otra democracia está ahí para acompañarlo, para hacerlo crecer. El viaje sirvió para abrir los ojos, expandir la mirada y seguir creyendo que es posible construir un nuevo proceder en la política, donde todos los pueblos, en medio de sus diferencias, encuentren una ruta común que ayude a concretar una vida digna y en felicidad para todos y todas como país.

 

El reto es gigante. La campaña debe continuar y crecer entre millones. Es hora de encontrarnos y seguir construyendo esta propuesta urgente y necesaria de otra democracia sí, otra democracia posible.

Publicado enEdición Nº244
Adriana Gómez

—¿Doctor, este año por quién hay que votar? –pregunta Hortensia Murcia, una mujer de poco más de cincuenta años y treinta de vivir en la capital. Llegó de Suaza, Huila. De lunes a viernes trabaja como portera en un edificio al norte de Bogotá. Los sábados va a una casa de familia y ayuda con el aseo. Su educación es precaria. Y luego, sin esperar respuesta, dice:

—A mi hija, que acaba de ingresar a la universidad, le dijeron allá que hay que votar por equis.

Algo similar ocurre entre millones de colombianos: su conciencia ciudadana es lo suficientemente desarrollada como para dictarles la importancia de elegir a los gobernantes, pero no lo suficiente como para generar un criterio autónomo.

Sin embargo, no todos en el país caen en esa categoría. Millones más (y entre los anteriores y estos definen los próximos gobernantes) se ubican en una franja de mayor autonomía crítica, pero hacen parte de la “espiral silenciosa”, según el concepto acuñado por Noelle-Neumann (1), de una opinión publica moldeada y deformada por los medios, pero con el suficiente olfato para inclinarse por la opinión más valorada socialmente en asuntos controvertibles. Sucumben al mandato irracional del “Hay que votar por…”.

La principal consecuencia de lo anterior es la solidificación de una casta en el poder, entroncada no solo con los grupos de poder político y económico más tradicionales, sino con las prácticas de corrupción más voraces. Estas castas (en Colombia, en gran parte son dinastías) reinan sobre una opinión pública débil y lábil gracias a la manipulación ejercida por los medios que ellas mismas controlan.

Y esto lleva a la pregunta que se formula una estrecha franja de ciudadanía consciente: ¿Cuándo el país tendrá la oportunidad de elegir un gobierno de tendencia progresista? A menos de tres meses de las elecciones presidenciales la probabilidad efectiva de que por primera vez, en más de doscientos años, el pueblo elector se incline por una opción democrática y social, y por fuera de las inveteradas facciones políticas y dinásticas, luce improbable y difusa.

¿Qué impide que la nación colombiana –no la maleable opinión pública de la espiral silenciosa sino la profunda y libre conciencia ciudadana–, sustituya a una clase política que nunca ha soltado el control de un país e instaure un gobierno con un modelo radicalmente distinto? ¿Qué se le puede contestar a una de tantas personas como Hortensia Murcia que acuden con la misma candidez en busca de orientación sin violentar su individualidad, ni su criterio, incipiente, pero al fin y al cabo el propio que desea afianzar?



¿Una causa perdida?



El pensamiento crítico, el mismo que no se pliega al supuesto fin de la historia, que no se resigna a ver la caída del Muro de Berlín como el fin de una ideología, que está dispuesto a seguirse matriculando en lo que Žižek llama “las causas perdidas” del socialismo y sus derivaciones, que sigue avivado por pensadores como Boaventura de Sousa Santos (2), que se remonta a los más elementales enunciados del Manifiesto Comunista de 1848, que se aferra al principio esperanza (3), y que nunca abandona creer en las utopías, y confía, como Chomsky, en los principios anarquistas para socavar las más sólidas bases del neoliberalismo, ese pensamiento crítico, es el que hoy parece ausente o desconectado en la ciudadanía para llevar a la nación colombiana a una nueva etapa de conciencia y desarrollo social.

Por otra parte, el pensamiento pesimista o determinista no ayuda a los grandes cambios. La indiferencia, la desesperanza y la molicie se conjugan en un aparente consenso en la más amplia franja de la nación abstencionista, aquella que se crio –y vive hoy día– bajo la consigna del “¡ay, deje así!”, como la caracterizó el humorista Andrés López en La pelota de letras. El “deje así” se convierte en un lastre para avanzar hacia horizontes más prometedores.

Otros, como el médico Emilio Yunis (4), prefieren acudir a explicaciones genéticas para definir el carácter del colombiano y achacarle al mestizaje nuestro paradójico espíritu indómito-conformista, y no a causas de tipo cultural o sociológico.



Factores que pesan demasiado



Pocos elementos ayudan a que esta opinión pública –y sus millones de Hortensias Murcia– y, más aun, la conciencia ciudadana, tenga una progresiva evolución hacia criterios autónomos. Son numerosos los antecedentes, circunstancias y causas que han llevado a una atrofia en el desarrollo del pensamiento crítico.

Hay que remontarse un siglo para entender cómo las iniciativas de auténtica oposición reflexiva han sido abortadas por fuerzas reaccionarias: el asesinato del líder liberal-socialista, Rafael Uribe Uribe, en 1914, inauguró una larga lista de prominentes líderes sociales eliminados antes de siquiera llegar a unas elecciones presidenciales: Jorge Eliécer Gaitán, Bernardo Jaramillo Ossa, Jaime Pardo leal, completan, entre otros, esa lista. Esta tendencia, a otro nivel, pero no menos repudiable, continúa actualmente con el asesinato de líderes sociales, en creciente desde octubre del 2016, con la firma del tratado de paz del Teatro Colón.

¿Defensa de la tradición y de los privilegios a cualquier precio? En el contexto geopolítico, el país marcha a contrapelo de las tendencias históricas de sus vecinos; mientras en casi todo el continente opera el continuo derecha-izquierda, como en Chile, Argentina, Ecuador, Bolivia, Brasil, Perú, Uruguay, por no mencionar las naciones centroamericanas y del Caribe, hoy en Colombia ese continuo de poder no es más que una quimera.

Por otra parte, entre los gobiernos sociales que en los últimos 15-20 años triunfaron en las urnas en Latinoamérica, pocos tuvieron el impacto de transformar las estructuras sociales y económicas de sus países. El colapso del experimento chavista después de la muerte de su líder quedó convertido en el mejor argumento en contra de cualquier propuesta progresista en la región y específicamente en Colombia. La mayoría de esos gobiernos cayeron en los errores, vicios y miopías de los que reemplazaron: la corrupción, el doblegamiento ante los organismos multilaterales, el PIB como único indicador del éxito, el minimizar la importancia de las capas sociales más desfavorecidas, el enajenamiento de los recursos naturales no renovables a las grandes multinacionales. Lo anterior contribuye a desestimular la esperanza de encontrar en un gobierno progresista alternativa atractiva para este país.

El triunfo de candidatos de izquierda en Latinoamérica en lo corrido el siglo, se debió a la emergencia de sólidas figuras carismáticas respaldados por programas conceptualmente propositivos: Evo, Correa, Chávez, Mujica, Lula, Dilma, Bachelet. Por su parte, si se examina el conglomerado de matices, ideas, movimientos y vertientes en las que se fractura el pensamiento progresista en Colombia, este no ha logrado cristalizar, desde el surgimiento de los primeros movimientos obreros hace un siglo con claro matiz socialista, un candidato con una opción real de disputar la elección presidencial. Los que podían serlo fueron asesinados. Hoy no ha surgido una figura que logre convocar, de manera mayoritaria, a una sociedad pensante y crítica.

En otro terreno, el pensamiento crítico y social, a nivel local, tiene pocas probabilidades de emerger con fuerza dentro del contexto global y de mercado donde se premia, estimula y exacerba el individualismo a ultranza. En ese sentido, las fuerzas del Imperio (como las entiende Negri y Hardt (5), el poder soberano que gobierna los intercambios globales y en efecto gobierna el mundo) han logrado enajenar y alienar la mente del ciudadano, no sólo en Colombia, sino en el mundo entero. Las redes sociales, los teléfonos móviles (a la fecha hay casi 60 millones de celulares en poder de los colombianos (6)), los videojuegos, el streaming de películas en dispositivos personales, todo esto consigue que el individuo se enfrasque en una comunicación aislada consigo mismo, en una relación narcisista donde lo importante es el selfi y el like, y rehúya los intereses de grupo, de clase, de solidaridad y de convivencia que son base de cualquier pensamiento crítico y social.

Semejante panorama descrito puede dejar sin aliento al más optimista pensador crítico; sin embargo, no todo es sombrío. Es claro que hay una oportunidad para que el país se abra a una transformación social, económica y política de fondo por vías democráticas.



Palancas del pensamiento crítico



La sociedad cuenta, afortunadamente, con diferentes palancas y pedales para fortalecer un pensamiento crítico y formar una conciencia ciudadana autónoma. En primer lugar, el fortalecimiento de una prensa independiente no controlada por los grupos hegemónicos de poder; esta se convierte en un foro formador de opinión que escapa de las fuerzas gravitacionales de los medios y grupos más poderosos. La prensa independiente del país no supera su debilidad y su limitado impacto. Los portales soberanos, los canales privados (no adscritos a grupos de poder), así como los comunitarios, locales y regionales, y los periódicos independientes, no logran inquietar y hacer reflexionar a una amplia base ciudadana.

Por otra parte, la universidad –cuna de la inteligencia de un país–, tanto la pública como la privada, parece de espaldas al fortalecimiento de un pensamiento crítico y una conciencia ciudadana autónoma. Sus estamentos se centran más en asuntos políticos y administrativos, como acreditaciones, certificaciones, publicaciones en revistas indexadas, sistemas de puntos, escalafones y disputas de poder, que en concitar las ideas en torno a propuestas viables para romper las estructuras tradicionales. Los ocasionales foros que tienen como sede los auditorios universitarios no alcanzan a movilizar de manera decidida a una ciudadanía cada vez más apática y escéptica. Por supuesto, muchas entidades universitarias privadas –ricas en recursos–, están concebidas para mantener y fortalecer el statu quo en lugar de cuestionarlo.

Los movimientos sociales, la protesta popular y las acciones ciudadanas igualmente han probado sus bondades para frenar los excesos de poder y obligar al gobierno y los grupos que lo controlan a cumplir sus obligaciones, promesas y deberes, para detener o limitar a las multinacionales en sus prácticas extractivistas y salvaguardar los recursos naturales no renovables. La consulta popular, el derecho de amparo o de tutela, los cabildos y las mingas, son cada una, en su particularidad, herramientas para movilizar y formar conciencia en lo más profundo de la opinión pública.

Desde una perspectiva dialéctica, es en el mismo corazón de los dispositivos de control de la sociedad neoliberal donde se vislumbra la forma más efectiva de socavar su estructura. Por una parte, las redes sociales, el medio que el Imperio ha desarrollado en el siglo XXI para anestesiar, alienar y enajenar a la sociedad, es quizás el principal recurso que tiene el pensamiento crítico para contraponer una conciencia ciudadana y lograr la movilización hacia objetivos concretos. Estas redes virtuales demostraron su efectividad en la Primavera Árabe, el movimiento Occupy Wallstreet, el 15-M español, entre otros.

Por otro lado, grupos hacktivistas como Wikileaks de Julian Assange y Anonymous han desenmascarado las más corruptas practicas del Imperio, generando entre la ciudadanía una postura de repudio contra las mismas y potenciando un pensamiento crítico opuesto a dichas prácticas. Y con todo, ni las redes sociales, ni los hacktivistas han logrado movilizar en el país, hasta ahora, una conciencia ciudadana para erigirse contra las formas de dominación de los grupos tradicionales de poder acá reinantes.

Finalmente, los movimientos de género, étnicos y ambientalistas, logran llegar a lo más profundo de la conciencia ciudadana, bien sea para afirmar la identidad sexual, las raíces étnicas o la conciencia ambiental; estas iniciativas y movimientos logran modificar, entre sus militantes, antiguas prácticas aparentemente enquistadas en la sociedad y abren la puerta a nuevas prácticas y comportamientos autonómicos, alejados de los estereotipos, del clasismo, racismo y de prácticas devastadoras con el planeta y sus recursos.



El gran reto del pensamiento crítico



Desde el derribamiento del Muro de Berlín –y aún antes–, el pensamiento crítico es consciente, en todas sus vertientes y manifestaciones (7), de su talón de Aquiles: la incapacidad a la fecha de articular una propuesta consolidada y coherente distinta al marxismo ortodoxo, que le haga contrapeso a un sistema tan desarrollado como el capitalismo y su estadio superior, el neoliberalismo. Desde el nacimiento de la Teoría Crítica en la Escuela de Frankurt con Horkheimer, Adorno, Marcuse, Benjamin y Fromm, y luego con las sucesivas generaciones de la escuela, la segunda, abanderada por Habermas y la tercera por Honeth, y sus incontables ramificaciones en el pensamiento continental y anglosajón, entre otros Toni Negri, Slavoj Žižek, Alain Badiou, Judith Butler, Giorgio Agamben, Fredric Jameson y Gayatri Spivak, no ha cristalizado un modelo económico, político, social que sirva de alternativa viable al rampante neoliberalismo. Lo anterior solo demuestra que la esperanza de un modelo más justo, más inclusivo y más equitativo aún está por definirse, y no que el único modelo viable sea el capitalismo y su faceta más agresiva, el neoliberalismo.



Posibles faros y obstáculos



Más allá de los puntuales gobiernos progresistas en Latinoamérica del siglo XXI, con su punto más elevado en 2009, y sus relativos grados de éxito, lo cierto es que hoy día, naciones como Venezuela, Ecuador y Bolivia lograron dotarse de constituciones políticas que, si bien no rompieron con la estructura económica heredada, sí dotaron a sus sociedades de mecanismos de participación y acción que las hacen más inclusivas. Es así como las iniciativas inspiradas en la sabiduría ancestral andina, como el Sumak Kawsay o buen vivir en Ecuador y Bolivia, demuestran que hay opciones viables a la hegemonía capitalista.

Pero esas coordenadas no han abierto compuertas en nuestro territorio, de ahí que en el curso de la actual agenda electoral la historia se repita: una izquierda fraccionada entre matices que se confunden con el neoliberalismo (la alianza Fajado, López, Robledo, o la constituida por Humberto de La Calle-Clara López), mientras otra intenta marcar fronteras con lo más evidente del establecimiento (Gustavo Petro), navegando entre una y otra la que levanta matices que tratan de concitar el apoyo de los movimientos sociales a partir de palabras pero sin modelos alternativos, y en medio de ellos un partido político de las Farc que no logra deslindarse (comenzado por su nombre) de un pasado armado en que no solo violaron elementales derechos humanos de miles de colombianos sino que perdieron el norte de su ideal político originario y generaron el rechazo de gran parte de la base que pretendían representar. En este panorama, ¿cómo acompañar a Hortensia Murcia a que tome la mejor decisión?

Entre todas esas variables que se reivindican del mismo tronco, solo el exalcalde Petro, con el multitudinario apoyo que recibió de la ciudadanía capitalina ante la intentona golpista del Procurador General de su época, ha despertado entusiasmos sociales. Sin embargo, su falta de experiencia en gestión pública y el poco tino para acercar a la franja del centro del espectro ideológico, así como para darle cuerpo a un proyecto político-ciudadano abierto a un liderazgo colectivo. lo dejan en una precaria situación frente a otros candidatos.

Por su lado, la derecha en Colombia sigue tan rampante como en los últimos ciento cincuenta años –desde la Regeneración de Núñez. El hecho que figura tan controversial como el expresidente Uribe Vélez siga convocando y polarizando grandes sectores de la opinión pública, con sus acusaciones y amenazas, y apelando al miedo y al terror de que el país caiga en el “castrochavismo” son prueba de la efectividad de los grupos hegemónicos sobre una lábil e inmadura opinión pública, y de una conciencia ciudadana que aún no logra autoafirmarse. ¿Cómo evitar que Hortensia Murcia sea llevada al engaño y al equívoco con discursos de la derecha sustentados en la manipulación y el miedo, como ya sabemos que ocurrió durante el pasado plebiscito de los Acuerdos de Paz?

Mientras a esta opinión pública la sigan moldeando, debilitada y aletargada por unos medios controlados por el poder económico y político neoliberal, mientras la ciudadanía no se apersone de su conciencia y no la enajene, mientras no se desarrolle y amplíe un pensamiento crítico, es difícil vislumbrar un gobierno radicalmente distinto a los vistos en el país desde que tiene memoria de sí mismo. Será necesario trascender esa opinión pública, superficial y manipulada, para apelar a la más profunda conciencia individual y colectiva, aquella que se indigna, que no tolera más mentiras, dispuesta a movilizarse en masa, y a enfrentarse hasta las últimas consecuencias a la arbitrariedad y la manipulación, para que pueda emerger un cambio profundo en la sociedad colombiana. Es necesario sentarse con cada una de las personas que como Hortensia Murcia están ávidas de contar con un criterio, pero dada su precaria formación se ven perdidas frente al mar de mensajes de todo tipo que inundan una campaña electoral, y acompañarlas a que cultiven y desarrollen la autonomía de su criterio. Eso será un primer paso hacia una nueva sociedad.

Hace años, un acreditado profesor universitario extranjero visitaba el país en compañía de su esposa, y recorría los más recónditos caminos. Al llegar a una modesta tienda, a orillas de una vía polvorienta y agreste en las montañas andinas, entró y preguntó por el refresco típico universal. El tendero le contestó con una amplia sonrisa:

—Sí hay, pero no tenemos.

El profesor no supe que contestar y salió, frustrado con la respuesta, pero más conocedor de la idiosincrasia de este país. Una respuesta similar puede darse, frente a la pregunta de dónde y en qué estado está la conciencia ciudadana –más allá de la opinión pública– que lleve al país a una trasformación esencial.



1. Abreu Sojo, Iván, ¿Es posible activar la conciencia ciudadana a través de los mass media?, en https://www.ull.es/publicaciones/latina/27ivan.htm
2. De Sousa Santos, Boaventura, Trece cartas a la izquierdas en Latinoamerica, Ediciones Desde Abajo, Bogotá, 2016.
3. Bloch, Ernst, El Principio Esperanza, Trotta, Madrid, 2010
4. Yunis, Emilio, ¿Por qué somos así?: ¿Qué paso en Colombia? Análisis del mestizaje, Temis, Bogotá, 2003.
5. Negri, Antonio, Hardt, Michael, Imperio, Paidós Ibérica, Madrid 2012
6. http://www.elnuevosiglo.com.co/articulos/01-2017-colombia-esta-superconectada-58-5-millones-de-celulares-activos
7. Keucheyan, Razmig, Hemisferio izquierda, un mapa de los nuevos pensamientos críticos, Siglo XXI, Madrid, 2016

Publicado enColombia
Jairo González

El país se encuentra de nuevo en etapa electoral. Y los programas de los candidatos, presentados como el recetario para transformar la nación en una copia del paraíso, ignoran o esquivan el hecho de que Colombia afronta una base estructural de su economía que no sólo es volátil sino difícilmente sustentable en el mediano y largo plazo. La campaña se convierte así en un espejismo y en la garantía de la prolongación de nuestro estancamiento secular.

   

Llegan a sus final ocho años del grisáceo mandato de Juan Manuel Santos, un anodino burócrata que desde los años noventa del siglo pasado hizo parte de todos los gobiernos, sin importar su signo político, y que en ocasiones fungió como funcionario internacional con el mismo tono opaco característico de su quehacer público. Su presidencia continuó, en el orden estructural, la ‘estrategia’ adoptada por las administraciones nacionales desde 1990: carecer de política e intentar acomodarse de forma reactiva a los vaivenes de la acumulación internacional del capital, y proactiva respecto de los dictados de los poderes multilaterales. 

El rito continúa. Por su obligada sucesión, entramos en ese breve interregno en el que los medios masivos de comunicación exacerban nuestro sentido ‘democrático’ y nos invitan a sufragar con entusiasmo para que los “colombianos decidamos” sobre el cambio de gobierno y quizá de suerte. Las ilusiones despiertan y la parafernalia que alimenta esperanzas y ensoñaciones es puesta a la orden del día, con tal fuerza, que pese a las continuas frustraciones, el mecanismo sigue repitiéndose periódicamente cada cuatro años, sin que dudemos mayoritariamente de él. 

Pero, ¿de qué cambio o continuidad hablamos? Miremos, primero, algunas generalidades de nuestra realidad macroeconómica, para luego preguntarnos sobre las posibilidades de vías alternativas en un país, que como el nuestro, ha entrado en una fase de estancamiento, cuando no de regresión, disimulados ya sea mirando la situación de otras naciones, o con los sofismas de siempre que van desde la distracción de los escándalos hasta el uso de anacronismos como que nuestro progreso es innegable puesto que hoy usamos televisión e internet y hace ochenta años carecíamos de esos servicios.       

Comencemos observando que la tasa de variación del PIB ha estado angostándose desde el 6,6 por ciento de 2011, el mayor valor alcanzado en las últimas décadas, hasta el magro 1,8 por ciento del año pasado (ver figura Nº 1), en una caída permanente que logró ser velada con la polvareda mediática del proceso de negociación con las Farc. En 2017, pese a que el PIB total no alcanzó valores negativos, la explotación de minas y canteras (-3,6%), la industria manufacturera (-1,0%) y el transporte (-0,7) quedaron en números rojos, en una clara señal, dada su importancia, de una debilidad económica que los medios convencionales han minimizado. La rebaja de “BBB-” desde una nota previa de “BBB” a la deuda colombiana, que la agencia calificadora de riesgo Standard & Poor’s oficializó en la primera quincena de diciembre pasado, y que el ministro de hacienda Mauricio Cárdenasm subestimó diciendo que debía verse tan sólo como una advertencia, fue reforzada éste febrero por la agencia de calificación Moody’s que disminuyó de ‘Estable’ a ‘Negativa’ la perspectiva del país, si bien manteniendo su calificación en Baa2, en un claro mentís a las autoridades económicas nacionales y a los analistas convencionales, que clamaban regocijados que las bases para un repunte estaban dadas.

Doble descalificación que, en últimas indica que al capital internacional le preocupa el incremento de la deuda colombiana, que de representar el 35% del PIB en 2012 alcanzó, finalizando el 2017, el 47 por ciento. El mensaje es claro, y está destinado al próximo gobierno: el cumplimiento de los pagos al sistema financiero internacional está por encima de cualquier cosa, por lo que ajustar los ingresos del gobierno, con una reforma fiscal que invoque austeridad, es un requisito para contar con la anuencia de los poderes multilaterales. Y en esa materia, recitar el mantra del aumento del IVA, regresivo fiscalmente sin duda alguna, y rebajar impuestos a las empresas es lo único escuchado.

 

¿Dónde reside la incertidumbre?

 

El país desde los noventa del siglo pasado, cuando fue disuelto el llamado ‘Pacto del café’ que regulaba el mercado internacional del grano, principal renglón de exportación de nuestro país en ese momento –y que llevaba casi una centuria como el principal generador de divisas–, entró en una fase de reconversión desde un modelo agro-exportador a un modelo minero-exportador. El carbón, el ferroníquel y el petróleo asumen, entonces, el peso principal para el ingreso de divisas, y el país asume el papel de un abastecedor más de esas materias primas en la división internacional del trabajo, luego que el llamado proceso de globalización fuera convertido en la estrategia central del capital. Colombia inaugura así una etapa de su economía en la que la volatilidad será la marca de su desempeño.

Que dentro de los materiales del subsuelo el petróleo haya sido el remplazo del café como primer producto de exportación, coloca al país en una situación bastante vulnerable como quiera que nuestras reservas, tanto probadas como potenciales, son un porcentaje muy bajo del recurso en el panorama internacional (una cifra cercana al 0,1%) y, pese a ello, las ventas externas del crudo, entre 2012 y 2015, sumaron más de la mitad del valor exportado, reduciéndose en la actualidad hasta el 34 por ciento. El decremento de las reservas de petróleo, desde un máximo en la última década de 2.445 millones de barriles en 2013, a 1.665 millones al finalizar 2016 (ver figura Nº 2), muestran de bulto la problemática de la incertidumbre que encierra jugar a ser petroleros sin ninguna perspectiva real de llegar a serlo. Como no podía ser de otra manera, la producción promedio diaria descendió de un máximo de 1.009.691 barriles a 852.660 que fue la producción del año inmediatamente anterior (ver figura Nº 3).

Dado el peso del petróleo en el sector externo, el comportamiento de las ventas totales al exterior ha terminado dependiendo de las del crudo, hasta el punto que la caída experimentada por las exportaciones durante el último quinquenio lo explican plenamente las contracciones experimentadas por las ventas del llamado oro negro, como es observable en la figura Nº 4. La correlación entre los recorridos de las variables es evidente, y nada permite pensar que el país tenga forma de generar ventas externas que compensen la inestabilidad propia del mercado de los hidrocarburos. El 20 por ciento de los ingresos fiscales depende de las exportaciones de esa materia prima, por lo que una caída de las ventas del recurso necesariamente contrae el gasto y obliga a transferir ingresos, de otros agentes económicos al Estado, con las inevitables consecuencias sobre la demanda agregada. La baja en las calificaciones de riesgo de la economía colombiana, visto lo anterior, no son más que la formalización del diagnóstico realizado por los “mercados” –como les gusta decir a los creyentes en el automatismo social–  de un serio deterioro de la economía colombiana.

¿Qué prometen?     

 

Las propuestas de los candidatos del establecimiento –la llamada derecha– están enmarcadas en insistir en la inserción internacional a través de recursos del subsuelo, ignorando las limitaciones en su disponibilidad. Y cuando dicha limitación es reconocida por algunos, como en el caso del petróleo, al aceptar la realidad de una geología poco propicia, las propuestas apuntan a superar la situación aumentando las tasas de recuperación en los yacimientos existentes, o recurriendo a fuentes no convencionales como los hidrocarburos de esquisto, desconociendo que en la ronda de 2014 la participación en las concesiones ofrecidas para ese tipo de fuentes de recursos fue muy baja. 

Quienes desde ese horizonte ideológico aspiran a la magistratura ven un obstáculo en las consultas populares que, de acuerdo con la sentencia C-123 de 2014, son un proceso que obliga a las autoridades del orden nacional a concertar con las autoridades del orden territorial y las comunidades la planeación minero-energética. Limitar los efectos vinculantes de los resultados de dichas consultas es una promesa que en nombre del ‘desarrollo’ ofrecen los candidatos de ese espectro político. La expedición de la Sentencia de Tutela T-445 de 2016 por parte de la Corte Constitucional, confirmando el derecho que asiste a las autoridades del orden territorial de consultar a sus poblaciones si la explotación del subsuelo amenaza su bienestar, y el reconocimiento de “que no existe una investigación científica y sociológica elaborada por el Estado que permita determinar los efectos de la minería sobre los recursos naturales, el ecosistema y las poblaciones aledañas a los lugares donde se realizan actividades mineras”, así como la orden “al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, al Ministerio del Interior, a la Unidad de Parques Nacionales Naturales, al Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humboldt y a la Contraloría General de la República, que conformen una mesa de trabajo con el objetivo de construir dichos estudios en un término improrrogable de dos (2) años”, son una muestra más de que sostener el statu quo no obedece a cosa distinta de la impericia, la ignorancia y la incapacidad de pensar el largo plazo tan propio de la élites del país. Lo que entre líneas sostiene la Corte Constitucional es que las decisiones sobre explotación minera han sido tomadas sin estudios rigurosos y, por tanto, sin tener en cuenta los principios más elementales de la planeación.

Desde los grupos más conscientes, inscritos en las visiones de un mundo diferente, la aceptación de que debemos salir del ‘extractivismo’ es manifiesta, sin embargo los lineamientos de un proyecto alternativo al respecto son muy vagos, hecho que no es exclusivo de nuestros políticos y ambientalistas, sino que es común a los anti-extractivistas del continente. Renunciar a los recursos del subsuelo como la forma de participación en los intercambios internacionales significa una alteración radical de las actuales formas de vida de estos países, pues pasa por cuestionar muchos aspectos del consumo importado que, por razones tecnológicas, en algunos casos, o de economías de escala, en otros, no sería posible o conveniente producir de manera local. 

Realidad interna-externa que abre interrogantes como, ¿cuál debe ser nuestro grado de soberanía productiva?, ¿cuál es posible en las condiciones actuales? ¿cuán autónomos podemos ser para elegir nuestros bienes comercializables? Estos interrogantes, que hasta hace poco eran imposibles de hacer dejan, curiosamente, de ser absolutas herejías o simplezas, luego que los Estados Unidos, la más grande potencia capitalista, abogara por un cierre de su economía. El fracaso de los tratados de libre comercio firmados por nuestros gobiernos, que en el caso del suscrito con los Estados Unidos no ha sido evaluado de forma crítica, pues lejos de traducirse en una ampliación de las ventas a ese país ha sucedido todo lo contrario, como quiera que en 2012 –el año de su puesta en marcha–, las exportaciones a esa nación fueron el 36,3 por ciento del total de las exportaciones colombianas, mientras en el 2017 la cifra quedó reducida al 27,8 por ciento (en valores absolutos, de 21.833 millones de dólares en 2102, las exportaciones en 2017 quedaron disminuidas tan sólo a 10.541 millones); resultado que obliga a reformular las formas de interacción del país con el resto del mundo. 

 

¿Neo-sustitución de importaciones? 

 

El período de la segunda postguerra que va desde 1945 hasta finales de la década de los setenta, estuvo signado en los países periféricos por las fórmulas que nos debían conducir al ‘desarrollo’, y cuya estrategia central fue la sustitución de importaciones. La Cepal fue la institución encargada de dar las directrices cardinales y de estimular las políticas para tal fin, centrando en la industrialización el mecanismo de copia del transitar histórico de los países del centro capitalista. La revocatoria de ese modelo, impulsada por la búsqueda de la concentración y centralización del capital, iniciada desde los ochenta del siglo XX, para aprovechar las economías de escala en grandes unidades productivas, que no otra cosa fue el llamado proceso de neo-liberalización de la economía, recompuso la división internacional del trabajo y desindustrializó la mayoría de naciones de la periferia, desandando el camino iniciado por la política de sustitución de importaciones. La reprimarización de estas economías fue el resultado final de dicho proceso, que hoy ante el abatimiento del precio de las materias primas tiene a los países marginales en una encrucijada.

Revertir esa primarización y salir de su forma más perversa, el extractivismo, empieza a convertirse en una meta urgente para dar salida a la actual situación errática que enfrentan nuestras naciones, Pero, ¿por dónde empezar? Quizá resulte paradójico, o incluso parezca contradictorio señalar, que el comienzo de la autonomía puede residir en lo que algunos grupos alternativos han denominado soberanía alimentaria, y es paradójico porque la propuesta consiste, precisamente, en la retoma de ciertas producciones del sector primario que a estas sociedades les han sido arrebatadas: la obtención de sus propios alimentos. 

En el caso colombiano, quizá el ejemplo icónico es el del maíz, cuyas importaciones de alrededor de 4 millones de toneladas al año cuadruplica la producción nacional. En este caso, buena parte del estímulo a las importaciones proviene del hecho que en el TLC firmado con los Estados Unidos fue negociado un contingente de cero aranceles para dos millones 640 mil toneladas, que entran al país sin pagar un solo peso y que están jalonando el precio mayorista a la baja, desestimulando a los productores nacionales. Recuperar el sector, sin embargo, obligaría a denunciar el TLC con ese país, asunto que ninguno de los candidatos ha señalado.

Sobre los productos de la industria, el asunto es más complicado, en razón del abismo tecnológico. La desindustrialización sufrida a partir de los ochenta del siglo pasado no fue producto del llamado tránsito hacía una economía de servicios, característica del post-industrialismo, y motivada por los procesos de automatización del sector manufacturero, sino del desmonte absoluto auspiciado por los poderes del gran capital en la mayoría de nuestras sociedades, de la producción de ese sector. Los grupos más reaccionarios, cuando tocan el tema, apuntan a que el país dispute los procesos de maquila que los países industrializados exteriorizan con las deslocalizaciones de algunos procesos de ensamblaje. Los pensadores y políticos progresistas han señalado la necesidad de la re-industrialización de ‘sectores estratégicos’, pero sin especificar cuáles. La idea no es precisada, y no es claro si debemos retomar allí un proceso sustitutivo de importaciones, que vaya en contravía de la actual división internacional del trabajo, o procurar fabricar productos demandados en los mercados mundiales, para sustituir nuestros bienes exportables. 

Sea como sea, lo cierto es que la campaña electoral ha quedado dividida entre los que, digan lo que digan, lo único que ofrecen es profundizar la situación actual a pesar de los inmensos riesgos que conlleva y de los desastrosos efectos que ha tenido en la distribución del ingreso, y aquellos que ven la necesidad de superar la situación pero tan sólo pueden balbucear algunas generalidades, cuyos intentos de plasmar en la práctica, si existiera la oportunidad, seguramente conduciría a frustraciones mayores que más adelante generen escepticismo entre quienes desean un mundo distinto.

A pesar de lo anterior, no debe quedar la sensación de que cualquier resultado en las próximos comicios conduce a lo mismo. Es claro, por ejemplo, que los amigos de la conservación del actual estado de cosas buscarán torpedear la reinserción de las Farc en el concierto político de la legalidad, mientras que los llamados candidatos del centro y de la izquierda intentarán proteger el proceso, lo que seguramente no es poca cosa, pero, ¿no es igual de urgente plantear salidas a la incertidumbre que representa el actual estado estructural de la economía colombiana?, ¿debemos seguir navegando sin una política de Estado que garantice un futuro digno para todos los pobladores de nuestro territorio? 

Estamos, entonces, ante una realidad compleja que resalta en este tipo de momentos políticos. La ausencia casi total de pensamiento crítico y el nulo papel de la academia en la identificación de las amenazas hacía adelante que enfrenta el país, plantean la necesidad de una reflexión sobre nuestro quehacer que vaya más allá de las coyunturas electorales y que marque metas verdaderamente garantistas sobre el mañana. 

Publicado enColombia