Un capitán retirado del Ejército colombiano, acusado de ser el autor del atentado a  Duque

El helicóptero en el que el presidente se trasladaba el 25 de junio recibió seis disparos

Según la Fiscalía, el militar Andrés Fernando Medina Rodríguez diseñó y orquestó el intento de magnicidio. 

 

Un capitán retirado del Ejército colombiano diseñó y ejecutó el atentado del 25 de junio contra el helicóptero que trasladaba al presidente Iván Duque en la ciudad de Cúcuta y el ataque diez días antes con un coche bomba en una brigada militar. El fiscal general de Colombia, Francisco Barbosa, aseguró este jueves que Andrés Fernando Medina Rodríguez, "un capitán pensionado del Ejército Nacional que hace algunos años fue licenciado por sanidad", orquestó los ataques acompañado por disidencias de las FARC.

Medina, a quien tanto la Fiscalía como el ministerio de Defensa consideran el cerebro detrás del intento de magnicidio, es un militar con alta formación y piloto de helicópteros. Se retiró en 2016 tras 12 años en servicio, según medios locales que llevaban algunos días vinculando ese nombre al atentado.

El 25 de junio seis disparos impactaron el helicóptero presidencial en el que viajaban Duque, dos de sus ministros y varios funcionarios regionales que salieron ilesos cuando se aproximaba a Cúcuta, ciudad fronteriza con Venezuela. Diez días antes un coche bomba explotó en la sede de la Brigada 30 del Ejército, también en Cúcuta. En el lugar había personal militar de Estados Unidos y 36 personas resultaron heridas. Por ese hecho fueron detenidos diez disidentes de las FARC.

El ministro de Defensa, Diego Molano, dijo que "este atentado contra el presidente y contra la Brigada 30 fue planeado desde Venezuela". En esa línea denunció que el gobierno de Nicolás Maduro sigue albergando terroristas" que planean ataques contra "la institucionalidad colombiana". El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, rechazó las palabras de Molano asegurando que se trata de la estrategia elegida por el gobierno de Duque para "tratar de ocultar la tragedia de su país".

22/07/2021

Publicado enColombia
Nueva estrategia de EEUU en Afganistán: "Modelo Sirio + Yihadismo"

¿Realmente EEUU se retira de Afganistán?

Para empezar:

  1. Recuerden que "la verdad es la primera víctima de las guerras" y, obviamente, bajo el mando de la OTAN unos 45 países del mundo no ocuparon Afganistán con 300.000 soldados para atrapar a un terrorista ni para desmantelar "el terrorismo islámico. El objetivo, más bien, fue deshacer la alianza entre China y Rusia sellada en julio del 2001 en la Organización de Cooperación de Shanghái (la OCS). La actual guerra de EEUU contra China también está empapada de artimañas.
  2. Que el Pentágono puede mentir, no solo al mundo, sino a su propio comandante. Así lo confesó James Jeffrey, enviado especial de EEUU para Siria, que ocultó al presidente Trump el verdadero número de soldados estadounidenses ‎en Siria para que dejase de insistir en la retirada de las tropas. Trump, que es el segundo presidente de EEUU en denunciar la presión del Complejo Industrial-Militar para militarizar la política exterior de EEUU después de Eisenhower, tuvo que despedir a su secretario de Defensa Mark Esper por incumplir sus órdenes al respecto y acabó ser odiado por los generales de la OTAN.
  3. EEUU nunca ha ocupado un espacio estratégico para luego abandonarlo. Han pasado ya 76 años del fin de la Segunda Guerra Mundial y aún mantiene tropas y bases en los países derrotados.
  4. La condición anunciada de Joe Biden para dejar aquel país era que los talibán cortasen su relación con Al Qaeda; pues, el Departamento del Tesoro de EEUU dice que "Al-Qaeda está ganando fuerza en Afganistán bajo la protección de los talibanes", sin influir en la decisión del presidente.
  5. El argumento de Biden para sacar las tropas de Afganistán es que China se ha convertido en la prioridad número 1 de su política exterior (en eso consistía la "Doctrina de Obama"), pero:
  6. ¡Afganistán comparte frontera con China  y lo más "tentador" es que lo hace con la provincia Sinkiang donde viven los "musulmanes uigures", a los que EEUU pretende "liberar".
  7. Las tropas, en vez de irse a "casa", serán reubicadas en los países vecinos para seguir "luchando contra el terrorismo", afirma. ¿Qué sentido tiene dejar once bases militares en el propio Afganistán para ponerse a rogar a los países vecinos para que le alquilen una, o lanzar misiles desde las bases en el Golfo Pérsico?
  8. ¿O es que están huyendo del país como bomberos pirómanos?

Biden lanza la nueva guerra bélica en Afganistán con el fin de ganar en la guerra comercial y económica con China. Todos los países de Asia Central están integrados en la Iniciativa de la Franja y la Ruta china que une Asia con Europa a través del Cáucaso. EEUU no iba a permitir que Kabul firmase con Beijín una extensión del Corredor Económico China-Pakistán (CPEC) cruzando Afganistán. Pues, mientras EEUU se hundía en las guerras que ha fabricado, Rusia y China han modernizado sus economías, consolidando su posición en el escenario mundial.

Modelo sirio para cambiar Eurasia

Una vez conseguido los principales objetivos en Siria, la Administración Obama-Biden, al no encontrar una alternativa viable a Bashar al Assad (al que tampoco pretendían eliminar  para salvar el acuerdo nuclear con Irán), puso en marcha en 2014 el Plan B: convertir Siria en un gran pantano para hundir y desgastar a Rusia, Irán, Hezbulá, Hamas, Turquía, Emiratos Árabes, y Arabia Saudí enfrentándoles en favor o en contra de Assad; como guinda, soltó a los yihadistas para destruir las infraestructuras y la sociedad sirias, el último enemigo árabe de Israel (tras eliminar a Iraq y Libia). Misión cumplida, el Pentágono trasladó en 2015 al Estado Islámico a Asia central justo para convertir al estratégico Afganistán y la zona de influencia china, rusa, iraní e india, en otro nudo de tensión permanente y arrastrar a dichos estados a una guerra de desgaste.

La nueva fase del intento de EEUU de mantener su hegemonía planetaria representa los dos siguientes rasgos:

- En nombre del multilateralismo, serán los aliados –en este caso de bajo perfil como Pakistán, Turquía, o Bulgaria-, quienes protejan tanto el capitalismo como los intereses de Washington en esta región (que incluye salvar la producción de opio que es de unas seis mil toneladas por año). Para ello, Biden ha exigido para 2022 un presupuesto de 3.3 mil millones de dólares en ayuda militar para sus hombres en Kabul, que seguramente serán islamistas, este increíble invento del Pentágono.

- Recuperar a Pakistán, que dirige y organiza a los talibanes, y que había sido lanzado a los brazos del país de Mao Zedong por Obama cuando éste quiso atraer a la India hacia su política anti-china. El regreso de Islamabad a la órbita de la OTAN, a cambio de gobernar Afganistán, cambiará radicalmente el balance de fuerzas en Asia, en perjuicio tanto a Nueva Delhi como de Beijín. De hecho, el papel de Islamabad es impedir la formación de "Chindia", una alianza entre los dos estados más poblados del planeta.

- La externalización de la guerra, y el uso casi exclusivo de mercenarios, por ser más baratos, sus acciones no comprometen a los "defensores de los derechos humanos"  y de su muerte nadie se entera. El Pentágono reconocía en enero pasado que contaba con 18.000 contratistas (que a su vez subcontratan a otros miles), disfrazados de los lugareños en Afganistán, frente a 2.500 soldados oficiales. La compañía DynCorp International, por ejemplo, recibió en 2019 unos 7.000 millones de dólares en contratos gubernamentales para entrenar al ejército afgano (cuyos miles de soldados han huido o se han unido a los Talibán), administrar bases militares en Afganistán, y hasta proporcionar traductores. Cuantas más guerras y más largas, más ganancias para estas empresas de crimen organizado, a menudo dirigidas por exmilitares. En Iraq, los propios "diplomáticos" estadounidenses, John Negroponte y Robert Ford, crearon en 2003 los Escuadrones de Muerte sunnitas y chiitas con el fin de provocar una larga guerra civil. La DynCorp, una de cerca de 150 Compañías Militares Privadas (PMC), ha aumentado su cotización en la bolsa por valor de 915 millones de dólares.

La región organiza su defensa

Los países vecinos ven la retirada de los soldados oficiales de EEUU como una amenaza que no una oportunidad para aumentar su influencia. Han intentado comprar la fidelidad de algunos de los señores de la guerra afganos para proteger sus intereses. Rusia y China, además, están utilizando su poder en los organismos centroasiáticos como La Organización del Tratado de Seguridad Colectiva y la OCS, para impedir que EEUU consiga bases militares en la zona. El país que más les preocupa es Uzbekistán. Su presidente Shavkat Mirziyoyev visitó Washington 2018, para firmar un acuerdo de cooperación militar. Zalmai Khalilzad, el enviado especial de EEUU para Afganistán ha estado de visita en esta región, tanteando. En mayo pasado, el único invitado extranjero al Desfile de la Victoria en la Segunda Guerra Mundial en la Plaza Roja de Moscú fue el presidente de Tayikistán, Emomali Rahmón. Su país recibirá sistemas de misiles antiaéreos portátiles Verba, y las instalaciones militares rusas en Kirguistán y Kazajstán estarán más vigilantes. China ya cuenta con una estrategia de lucha contra el llamado "Tres males": terrorismo, separatismo y extremismo religioso.

Irán cuenta con el ejército Fatemiyun, compuesto por los emigrantes afganos y entrenado en la guerra siria, y acaba de recibir a una delegación de Talibán en Teherán. En 2016, un dron estadounidense asesinó a un jefe del grupo Mullah Akhtar Mansour, nada más regresar de la capital de Irán a Afganistán.

Turquía, sin ser vecino, mantiene lazos con el general uzbeco Rashid Dostum. Biden el ah asignado la custodia del aeropuerto de Bagram, aunque ya ha recibido la advertencia de los Talibán: ¡ni se le ocurra hacerlo! Sería tratada como "agresora".

La extremaderecha islamista talibán, bajo el liderazgo de los "jeques" (apodo dado a los generales de la inteligencia pakistaní), al conquistar una ciudad desata el terror: latigazos a las mujeres por llevar tacones o pañuelos en vez de burka es sólo una tarjeta de visita. Están colocando minas en las aldeas para que miles de desplazados no regresen a sus hogares, lo cual demuestra que su objetivo no es gobernar el país sino convertirlo en un Estado Fallido y desgarrado, desde donde poder chantajear a los países vecinos.

Fracasa el objetivo de la OTAN en convertir este país en un espacio para el uso militar en Asia Central. Ahora sólo pretende atrapar a los países rivales de la zona en este atolladero: si Afganistán no es para mí no será para nadie. No se descarta una partición del país en líneas étnica y religiosa (que implica "la limpieza" de cientos de miles de personas) para poder controlarlo.

Habrá resistencia armada, aunque no bajo el liderazgo de las fuerzas progresistas, duramente perseguidas. Pero, las mujeres y los hombres afganos, respaldados por los burócratas traicionados de Kabul –llamados "republicanos" frente a los "islamistas"-, incluido el presidente Ashraf Ghani, que en vano viajó a Washington para hacer cambiar la decisión de Biden.

Se gesta una nueva Eurasia, con nuevas fronteras, realineaciones y otro rostro, marcada por la decadencia de un imperio que se niega asimilar su descomposición.

Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes:  y la locura de EEUU en Afganistán es repetir el mismo escenario del 1996, cuando instalaron a los Talibán en el poder: El yihadismo global sigue sirviendo a los mismos objetivos desde finales de los setenta.

23 julio 2021

Publicado enInternacional
Lunes, 19 Julio 2021 05:56

Claroscuros

El jefe del Estado Mayor, general Mark Milley, preparó con otros comandantes un plan para evitar que Donald Trump intentara un golpe de Estado tras perder la relección, según el nuevo libro I alone can fix it escrito por dos periodistas del Washington Post.Foto Ap

Se calcula que hasta 40 mil niños indígenas murieron en los internados estadunidenses como resultado de maltrato, pero el gobierno federal dice que no sabe cuántos asistieron a las escuelas, cuántos murieron o se extraviaron, ni cuántas escuelas existieron, reportó Reuters. Se sabe que existen por lo menos 73 planteles de ese tipo para indígenas americanos, de un total de más de 500. La nueva secretaria del Interior, Deb Haaland, primera indígena en un gabinete, declaró el mes pasado que el gobierno investigará por primera vez la historia de los internados para indígenas y buscará los restos de los alumnos que murieron en ellas. Esa historia oscura poco documentada empezó en 1819 con el gobierno estadunidense removiendo a la fuerza a niños indígenas de sus tribus para enviarlos a esas escuelas; hasta la fecha no se sabe el paradero de decenas de miles de ellos.

Las separaciones forzadas de niños de familias migrantes ordenadas por el gobierno de Donald Trump comenzaron casi un año antes de lo que se ha reportado, publica el Washington Post. Entre julio y diciembre de 2017, fueron separadas en Yuma 234 familias, algo que no se sabía. Algunos de los menores separados eran tan pequeños que incluso había uno de 10 meses de edad.

Ambientalistas y dreamers juntos: los jóvenes de Sunrise Movement se sumaron a los de United We Dream para demandar que se incluyan tanto fondos para combatir el cambio climático como un camino a la ciudadanía para los dreamers, jornaleros y trabajadores esenciales en el proyecto de ley presupuestario ante el Congreso con el lema: "sin clima no hay acuerdo, sin ciudadanía no hay acuerdo". Señalaron que uno de los principales factores en promover la migración es el cambio climático.

Tommie Lee, el atleta olímpico que junto con John Carlos levantó su puño en protesta contra el racismo en Estados Unidos y en solidaridad con la lucha por la igualdad en el mundo en las Olimpiadas de 1968 en México, comentó que esperaba más expresiones parecidas en los Juegos Olímpicos que están por estrenarse en Japón. “Espero que más atletas… se pongan de pie y hagan un movimiento hacia la exaltación de la libertad”, declaró.

El jefe del Estado Mayor, el general Mark Milley, preparó con otros comandantes un plan para evitar que Trump intentara un golpe de Estado después de que perdió la elección en medio de lo que el militar calificó de un "momento Reichstag" y opinó que el presidente estará promoviendo el "evangelio del Führer", según el nuevo libro I alone can fix it escrito por dos periodistas del Washington Post.

Biden, al declarar la fase final de operaciones militares en Afganistán –la guerra más larga en la historia estadunidense– está cerrando el primer capítulo de la llamada "guerra contra el terror". En parte eso es posible porque Estados Unidos no ha sufrido otro atentado "terrorista" desde el exterior desde el 11-S. Ahora, según las agencias de inteligencia estadunidenses, la secretaria de Seguridad Interna (creada en la era post11-S) y el procurador general, la principal amenaza terrorista ahora proviene desde el interior del país por "extremistas violentos" racistas estadunidenses. Gran avance.

En varias ciudades, incluidas Boston y Baltimore, se realizó un experimento para reducir la encarcelación: las autoridades dejaron de enjuiciar delitos menores no violentos y con ello se redujo la tasa criminal en general (el músico David Byrne investigó esto: https://reasonstobecheerful.world/reducing -incarceration-no-prosecuting- minor-non-violent-crimes/).

Bernie Sanders “ha cambiado todo el debate en la capital de la nación… buscando jalar a su partido de regreso a sus raíces en la clase trabajadora y guiar al presidente Biden en una dirección más audaz y progresista”, concluye la veterana columnista Maureen Dowd del New York Times. "Un presidente y un senador que están por cumplir 80, hombres que fueron subestimados y descartados por años en círculos demócratas, están haciendo equipo para transformar al país", concluyó.

Sólo algunos de los claroscuros que pintan los días en Estados Unidos.

Tina Turner. Proud Mary. https://www.youtube.com/watch?v=TTfYnRQgKgY

Publicado enInternacional
La milicia afgana se reúne con sus armas para apoyar a las fuerzas de seguridad de Afganistán contra los talibanes, en la casa del señor de la guerra afgano y exlíder muyahidín Ismail Khan en Herat el 9 de julio de 2021. — HOSHANG HASHIMI / AFP

Los talibanes continúan con una ofensiva en la que están recuperando grandes extensiones de territorio al tiempo que se apostan alrededor de las principales ciudades. La ofensiva coincide con la retirada de las tropas americanas, que ya se ha completado en un 90 por ciento. El desarrollo de los acontecimientos indica que los talibanes no tendrán dificultades para hacerse pronto con el control de todo el país.

segovia

10/07/2021 08:44

Eugenio García Gascón

La última ofensiva talibán se concretó el miércoles cuando sus milicias entraron en la capital de una provincia del noroeste de Afganistán, liberaron a prisioneros y abandonaron poco después la localidad ante una contraofensiva de la aviación de Kabul, que mostró por una vez que todavía posee cierta capacidad de reacción. 

Sin embargo, esa significativa operación de los talibanes anuncia lo que muchos temen, el restablecimiento no lejano de un régimen religionista extremo en el país semejante al que hubo hasta la intervención militar americana tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, y que en realidad nunca ha desaparecido de amplias zonas del país.

Tal como están las cosas, el devenir de Afganistán es oscuro e incierto. Por un lado, el implacable empuje de los talibanes será imparable en un futuro próximo, mientras que por otro lado se constata que el ascendiente occidental está en regresión y enseguida será reminiscencia del pasado, máxime si se considera que ya ha abandonado el país el 90% de las tropas americanas, según un portavoz del Pentágono.

En un contexto que no puede ser más adverso, la única y frágil esperanza es un entendimiento básico entre los talibanes y Estados Unidos, que parece complicado de alcanzar. Las intermitentes negociaciones que las dos partes han mantenido en Qatar en los últimos meses deberían ser el marco adecuado para ese entendimiento, pero no está claro que se pueda establecer un paradigma de prioridades que defienda los mínimos intereses de Occidente. 

Sobre el terreno, la ciudad de Qala-e-Naw, con unos 50.000 habitantes y capital de la provincia de Badghis, donde hasta hace poco estuvieron desplegadas tropas españolas, vio la entrada de las milicias y en las horas siguientes se instaló una gran confusión. 

Algunos videos colgados en las redes sociales mostraban a la población local saludando con satisfacción la llegada de los combatientes talibanes, y se anunció que las milicias controlaban toda la ciudad, algo que no pudo verificarse por fuentes independientes. Ante esta situación, el mismo miércoles por la tarde el ejército afgano lanzó una contraofensiva aérea que, según Kabul, desalojó a los talibanes. 

La situación, no obstante, no es clara puesto que el mismo miércoles un comunicado del ministerio de Defensa dijo que los talibanes estaban huyendo y pronosticó que "en las próximas horas, todas las partes de la ciudad estarían limpias". 

El ataque contra Qala-e-Naw es la última fase de numerosas ofensivas que los talibanes han puesto en marcha desde que en mayo, siguiendo instrucciones del presidente Joe Biden, las tropas americanas iniciaron el proceso de retirada del país que se completará el 31 de agosto, aunque podría finalizarse antes, después de casi 20 años de guerra, la más larga en la historia de EEUU.

En poco más de dos meses los talibanes han tomado por lo menos 150 de los 400 distritos de Afganistán y controlan más de la mitad del país. Un representante talibán en Moscú manifestó el viernes que los insurgentes controlan ya el 85% del territorio afgano, incluidos pasos fronterizos con otros países.

Un acuerdo alcanzado en Qatar el año pasado establece que los talibanes no atacarán capitales de provincia durante el proceso de evacuación de las tropas americanas. Este apartado se ha respetado ampliamente desde entonces, a excepción de lo ocurrido el miércoles en Qala-e-Naw. 

El martes, el día anterior a la irrupción de los talibanes en Qala-e-Naw, las milicias atacaron un convoy del ejército muy cerca de la ciudad causando un número de muertes no determinado pero superior a 60, así como capturando a numerosos soldados. 

Muchas ciudades del norte, algunas de gran importancia tanto por su número de habitantes como por su emplazamiento estratégico, están asediadas por los talibanes y todo indica que pueden caer en sus manos en poco tiempo si reciben una orden en ese sentido, especialmente si se tiene en cuenta que en las zonas rurales de su alrededor el dominio talibán es incontestable. 

Para complicar las cosas, en las últimas semanas un creciente número de soldados afganos se han rendido a los talibanes, y con ellos se han perdido arsenales de armas que ahora están en poder de las milicias y que sin duda facilitarán su progreso en distintos frentes. 

La rendición o huida de los soldados contribuye a la desmoralización de las tropas de Kabul y del conjunto de la población contraria a los talibanes. La semana pasada más de un millar de soldados fueron incapaces de hacer frente a los talibanes y huyeron con lo puesto a la vecina Tayikistán, abandonando armas y equipamiento. 

Algunos analistas creen que llegará un momento en que las tropas de Kabul se colapsarán y los talibanes no tardarán en hacerse con el control de todo Afganistán, o de la mayor parte del país, lo que devolverá el presente a la situación que existió antes de la invasión americana. 

Por ahora, la estrategia del gobierno consiste en blindar las grandes ciudades y dejar que los talibanes ocupen las regiones rurales, pero una vez se complete la retirada de los americanos las tropas gubernamentales dependerán únicamente de sus propias fuerzas y el desánimo puede darles la puntilla definitiva.

Kabul insiste en que las recientes pérdidas de territorio rural no cambian sus planes y lo justifica afirmando que pronto retomará esas zonas y que ha sido necesario reubicar algunas posiciones del ejército para que estén en áreas más seguras, argumentos que sin duda no tranquilizan a muchos afganos.

Publicado enInternacional
Enfrentamientos en la ciudad de Beita entre palestinos (en la imagen) y las fuerzas israelíes. Foto Afp

Ginebra. El relator de la Organización de Naciones Unidas (ONU) sobre la situación de derechos humanos en los territorios palestinos ocupados pidió que las colonias israelíes sean clasificadas como "crímenes de guerra".

Al presentar ayer su más reciente informe al Consejo de Derechos Humanos (CDH) en Ginebra, Suiza, Michael Lynk afirmó que las colonias israelíes constituyen una “violación de la prohibición absoluta de la implantación de colonos.

"La comunidad internacional calificó esta práctica de crimen de guerra cuando adoptó el Estatuto de Roma en 1998", indicó en un comunicado de prensa. Lynk está autorizado por el CDH, pero no habla a nombre de la ONU.

El relator pidió a la comunidad internacional evaluar las "numerosas medidas" posibles para pedir cuentas a Israel, a escala diplomática o jurídica. "Ha llegado el momento de hacer comprender a Israel que su ocupación ilegal y su desprecio por el derecho y la opinión internacionales no pueden ser gratuitos".

Israel, que no reconoce el mandato de Lynk y nunca le ha dado acceso a los territorios palestinos, no asistió a los debates.

El experto, de nacionalidad canadiense, subrayó que muchas resoluciones de la ONU han calificado de ilegal la política israelí de colonización.

Cisjordania es un territorio palestino ocupado desde 1967 por Israel, y todas las colonias israelíes que se encuentran ahí son consideradas ilegales, según el derecho internacional.

La colonización israelí en los territorios palestinos experimentó gran avance en los años recientes con el impulso del ex primer ministro Benjamin Netanyahu y tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Según el experto de la ONU, Jerusalén Este, el sector palestino de la ciudad, ocupado y anexionado por Israel, y Cisjordania ocupada tienen cerca de 300 asentamientos, donde viven más de 680 mil colonos.

Publicado enInternacional
Putin asevera que no habrá una tercera guerra mundial nuclear. ¿Por qué está tan seguro?

La "estabilidad estratégica" de la Cumbre de Ginebra entre Biden y Putin (https://bit.ly/3AtjDH5) muestra nubarrones en el mar Negro cuando falta la impostergable incorporación de China (https://bit.ly/3Asb9A0).

Lo que Thierry Meyssan, director de Réseau Voltaire, denomina Yalta II (https://bit.ly/3jCVFDh), aun sin un Bretton Woods II, requiere todavía de muchos ajustes para su delicada implementación cuando Estados Unidos inició su repliegue desde Afganistán hasta Iraq con el fin de concentrarse a contener a China: en el estrecho de Taiwán, en el mar del Sur de China y en el océano Índico.

Como se había anunciado,12 días después de la Cumbre entre los mandatarios de Estados Unidos y Rusia, el zar Vlady Putin tuvo una teleconferencia con el mandarín Xi Jinping para disipar las dudas de un etéreo G-2 entre Washington y Moscú frente al ascenso azorante de China. Cabe señalar que Putin y Xi se han reunido 25 veces ( sic).

Shi Jiangtao, del SCMP, con sede en Hong Kong, interpreta que la teleconferencia entre el zar Vlady Putin y el mandarín Xi "muestra un frente unido como mensaje a Biden", al tiempo que “Moscú y Beijing niegan que buscan formar una coalición militar y política al estilo de la guerra fría”, pero que, como garantía en medio de un "mundo turbulento", necesitan "fortalecer su cooperación estratégica" (https://bit.ly/3qIcrTf).

Dos días después a la teleconferencia con el mandarín Xi, el zar Vlady Putin tuvo su sesión anual de preguntas y respuestas con el público que duró casi tres horas y contestó 70 preguntas (https://bit.ly/36astM3), donde calificó de “grave provocación conjugada de Gran Bretaña y Estados Unidos por medio de la incursión del destroyer de la Armada Real Británica HMS Defender en las aguas territoriales de Rusia, en las cercanías de la península de Crimea, en el mar Negro, el pasado 23 de junio; es decir, siete días después de la Cumbre de Ginebra.

Lo más asombroso de la flemática respuesta del zar Vlady Putin consistió en el planteamiento de un hipotético escenario –que estuvo a punto de darse– del hundimiento del HMS Defender por el ejército ruso. En respuesta a una pregunta caústica, el presidente ruso contestó: “Dices que esto puso al mundo al borde de una guerra mundial. Por supuesto que no. Aun si hubiéramos hundido el barco es, sin embargo, difícil de imaginar ( sic) que esto hubiera puesto al mundo al borde de una tercera guerra mundial porque quienes lo hicieron saben ( sic) que no podían ganar (¡mega- sic!) una guerra como ésa. Esto es muy importante”.

¿A qué se deberá tanta seguridad de Putin de que la dupla anglosajona de Estados Unidos y Gran Bretaña "no puedan ganar" una tercera guerra mundial de carácter nuclear? ¿Se deberá al portentoso avance generacional que lleva Rusia en el rubro de las armas hipersónicas, lo cual reconocen los militares del Comando Estratégico (StratCom) de Estados Unidos y que ignoran o pretenden ocultar sus mandos civiles?

Si es que no estaban trazadas o entendidas las "líneas rojas" de Rusia en el mar Negro, pues ahora sí que Putin las delineó en forma prístina: "Al menos sabemos por lo que estamos luchando: luchamos por nosotros mismos y nuestro futuro en nuestro propio territorio. No fuimos nosotros quienes cubrimos miles de kilómetros por aire y mar contra ellos, fueron ellos quienes se acercaron a nuestras fronteras y penetraron nuestro mar territorial".

La distancia de Londres a Crimea es de 3 mil 85 km, mientras Washington y Crimea están separados por 8 mil 419 kilómetros.

A juicio de Putin, detrás de la provocación de la dupla anglosajona se encuentra la militarización de Ucrania: “Bajo la Constitución de Ucrania no se pueden establecer bases foráneas (…), pero el desarrollo militar de un territorio, que es frontera directa con nuestro país, crea un problema considerable de seguridad para nosotros”.

Como novela de James Bond, los servicios británicos de inteligencia colocaron posteriormente 50 páginas de "documentos clasificados" de la incursión del HMS Defender en una parada de autobús ( sic) en Kent (https://bbc.in/3qGXMaQ). ¡No se miden!

www.alfredojalife.com

Facebook: AlfredoJalife

Vk: alfredojalifeoficial

https://www.youtube.com/channel/UClfxfOThZDPL_c0Ld7psDsw?view_as=subscriber

Publicado enInternacional
El panel de la asamblea de la ONU muestra el resultado de la votación sobre el fin del embargo a Cuba.. Imagen: EFE

En la ONU la condena al embargo de Estados Unidos ganó por 184 votos a dos 

El mayor triunfo para Cuba fue que Brasil – Bolsonaro había acompañado a Trump en 2019 – se abstuvo, al igual que Colombia y Ucrania. Israel volvió a votar con EE.UU. 

Son treinta años, veintinueve victorias diplomáticas consecutivas de Cuba – con la sola interrupción en 2020 por la pandemia – y todo, de manera invariable, sucede siempre en el mismo escenario: Naciones Unidas. Un espacio donde Estados Unidos sufre una derrota tras otra por su persistencia en desoir una resolución contra el bloqueo a la isla que, el 3 de febrero de 2022, cumplirá seis décadas. Desde 1992, La Habana presenta su proyecto de resolución contra la medida unilateral, extraterritorial y que cosecha repudios en la abrumadora mayoría de los países. Este 2021 no fue la excepción. La votación arrojó: 184 votos a favor, dos en contra –Israel acompañó al gobierno de Joe Biden- y tres abstenciones. El éxito mayor para los cubanos fue que Brasil – Jair Bolsonaro había acompañado a Donald Trump en 2019 – se abstuvo esta vez al igual que Colombia y Ucrania, dos países que siguen en general las políticas de EE.UU.

El gobierno socialista de Fidel Castro primero, su hermano Raúl después y ahora Miguel Díaz Canel, actualiza cada año la resolución 74/7 de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Su título es largo y no cambia. Porque lo amerita lo que está en juego: “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”. Esta vez abarcó las afectaciones del período comprendido entre abril y diciembre de 2020. Agravadas por el virus que castiga al mundo y cuyas consecuencias EE.UU acentuó con su política hostil, profundizada por Donald Trump y mantenida intacta por su actual presidente, Joe Biden.

Crueldad

En el documento que leyó el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla ante la 75° asamblea de la ONU, se señala que arreciar el bloqueo en el contexto actual “obliga a nuestro país a luchar contra la mayor pandemia en décadas y contra el sistema de medidas coercitivas más largo y abarcador de la historia. No existe justificación alguna para tamaña crueldad”.

La precisión quirúrgica con que La Habana describe los daños monetarios a su economía está sintetizada en una cifra: en casi seis décadas de bloqueo las pérdidas alcanzaron los 147.853 millones de dólares. En el período que contempla la resolución (abril a diciembre de 2020) las derivaciones de la política coercitiva de Estados Unidos equivalieron a 9.157 millones de dólares. Pero si se considera la depreciación de la divisa estadounidense frente al valor del oro en el mercado internacional, “el bloqueo ha provocado perjuicios cuantificables por más de 1 billón 377 millones 998 mil dólares”, sostiene el gobierno cubano.

La resolución que se votó en la ONU describe hechos que el gobierno de La Habana denuncia y amplía cada año en Naciones Unidas. “No es posible contabilizar la angustia de un cubano que no puede acceder a un medicamento específico porque una entidad estadounidense se negó o se le prohibió enviar los insumos necesarios para su producción”, dice el documento. También señala “la imposibilidad de materializar donativos y compras realizadas en el exterior para enfrentar la pandemia porque las compañías involucradas en su transportación cuentan con una sociedad estadounidense como accionista y temen ser objeto de medidas punitivas”. Tan largo es el brazo de EE.UU que golpea a la economía cubana desde que gobernaba en Washington John Fitzgerald Kennedy. El mismo presidente que sostenía: “Perdona a tus enemigos, pero nunca olvides sus nombres”.

Exposiciones

Durante las exposiciones de los y las embajadoras en Naciones Unidas las críticas a la medida unilateral de Estados Unidos fueron casi unánimes y ese sentimiento quedó reflejado en la votación. “La India espera que se elimine la política del bloqueo”, pidió su representante. México fue uno de los más duros y cuestionó además “la decisión de aplicar el título III de la Ley Helms-Burton, que ha afectado la soberanía del pueblo cubano y los intereses nacionales de terceros países”. China recordó que “es una necesidad poner fin al bloqueo” y la representante de Sudáfrica dijo que “llegó la época de entablar un diálogo constructivo y de no continuar con el aislamiento”. Venezuela calificó al bloqueo como “un crimen de lesa humanidad”.

Exposiciones semejantes se repiten desde hace tres décadas en el mismo recinto. Este año es la 75° Asamblea y nada cambió en la imperturbable política de Washington – acompañada desde la primera votación por Israel, su aliado incondicional – y un grupo escasísimo de pequeños países que se ha esmerilado desde 1992.

El canciller Rodríguez Parrilla puntualizó que en el contexto histórico del bloqueo a que es sometido su país “durante el gobierno de Donald Trump se aplicaron 243 medidas coercitivas unilaterales contra Cuba; de ellas, 55 solo en 2020”. El documento presentado por su gobierno dice que “esta acción unilateral y políticamente motivada incrementa las dificultades del país para insertarse en el comercio internacional”. Una verdad casi de perogrullo como que hoy “constituye un escollo significativo para enfrentar adecuadamente las consecuencias económicas y sanitarias de la pandemia”.

Vacunas

Pese a las derivaciones negativas del bloqueo – una de ellas es que Cuba no puede acceder a tecnologías médicas con más de un 10  dpor ciento de componentes de EE.UU-, en la isla se dio un anuncio clave el lunes 21. Abdala, una de sus cinco vacunas contra el Covid-19, alcanzó una tasa de inmunidad contra el virus del 92,28 por ciento después de aplicarse tres dosis. “Apenas dos días antes, se había informado que otra vacuna cubana, Soberana 02, arrojó una eficacia de 62 por ciento después de dos inyecciones, y que todavía se esperaban los resultados de una tercera inoculación”, publicó la agencia alemana de noticias DW.

En agosto de 2020, cuando Cuba se disponía a anunciar la primera de esas vacunas contra el virus, Google censuró los perfiles en YouTube de los medios Granma, Mesa Redonda y Cubavisión Internacional. Se justificó en “supuestas infracciones de las leyes de exportación estadounidenses”, señaló el canciller cubano.

24 de junio de 2021

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enInternacional
Una mujer palestina toma una fotografía a una amiga frente a una pintada en el muro con Israel que representa a Iyad al-Halaq, un palestino autista y desarmado que fue asesinado a tiros por la policía israelí, en Belén, en la Cisjordania ocupada. REUTERS / Mussa Qawasma

Un alto el fuego más, después de tantos otros, en la ocupación colonial de Palestina por Israel; otra estadística de muertes para los archivos del olvido; otra oportunidad para pacificar la conciencia de la comunidad internacional, especialmente estadounidense y europea; otro período de banalización de la humillación diaria de quienes, por motivos laborales, cruzan los puestos de control israelíes; otro proceso de intensificación de las provocaciones hasta los próximos bombardeos; otro momento de limpieza étnica por parte de una potencia colonial y violenta.

La historia es conocida. Las atrocidades cometidas contra los judíos por el régimen nazi alemán durante la Segunda Guerra Mundial colocaron a Occidente ante el deber moral de atender la reivindicación sionista de la creación de un Estado judío. Fue en este contexto que, poco después de la constitución de las Naciones Unidas, el Comité Especial de las Naciones Unidas para Palestina, liderado por Estados Unidos y la entonces URSS, presentó un Plan de Partición del territorio. Este plan, que preveía la división de Palestina en un Estado judío (55% del territorio) y un Estado palestino (45% del territorio), tiene su origen en el proyecto colonial moderno, y se asemejó a varios otros proyectos de partición cuyos conflictos aún siguen sin resolverse en la actualidad (por ejemplo, de las dos Coreas o de la India y Pakistán). En un contexto en el que la ONU aún contaba con una débil participación de las naciones del Sur, se aprobó el Plan, aunque los Estados árabes no reconocieron al nuevo Estado de Israel. De la consiguiente guerra entre Israel y los Estados árabes y las fuerzas palestinas (1948-1949), salió vencedor Israel, que ocupó varias regiones, expandiendo el territorio cerca de 20 mil km² (75% de la superficie de Palestina). El territorio restante fue ocupado por Jordania, que se anexó Cisjordania, y por Egipto, que ocupó la Franja de Gaza. Estos episodios violentos, en el origen del Estado de Israel, provocaron el desplazamiento forzado de casi un millón de palestinos, quienes abandonaron las áreas incorporadas por Israel[1]. Este enorme contingente de refugiados, dispersos en campamentos de países del Oriente Próximo y del resto del mundo, está en el origen de la "cuestión palestina". Como subrayó Tariq Ali, lo que hasta entonces había sido una cultura común para musulmanes árabes, cristianos y judíos, sufrió una profunda brecha, que los palestinos bautizarían como la Nakba, la catástrofe[2].

Nada de lo que se escriba en defensa del pueblo palestino podrá ayudarlo a aliviar los tormentos que ha sufrido desde la creación de Israel, un sufrimiento aún más injusto por ser impuesto para expiar los crímenes de los europeos. Tampoco puede ayudar gran parte del pueblo judío a desvincularse del proyecto colonial sionista que está llevando a cabo Israel en Palestina, tal es la intoxicación ideológica a la que está hoy sometido. Cuando se trata de Palestina, escribir no es más que un acto de contención de la rabia, un grito escrito de desesperación e impotencia. En esto radica paradójicamente el papel crucial de esta tragedia: muestra con inquietante transparencia la falsedad histórica, filosófica y sociológica de los "hechos" que más decisivamente sostienen las políticas dominantes de nuestros días. Siempre que la mentira y la mala fe se convierten en política de Estado, la buena fe y la verdad las combaten sin armas. Son piedras contra bombas. Nos enfrentamos a una destrucción masiva de sentido. Albert Camus solía decir que "las ideas falsas terminan en sangre, pero en todos los casos se trata de la sangre de otros"[3]. Palestina es el gran descodificador de la hipócrita falsedad de los mecanismos dominantes para hacer prevalecer los "valores occidentales", que incesantemente conducen a su propia violación. Los mismos mecanismos ya están siendo "remasterizados" para el próximo uso catastrófico: la guerra con China.

Falsificación histórico-teológica. Jerusalén no es ni puede ser la capital de Israel. Jerusalén es, desde hace muchos siglos, una ciudad sagrada y, como tal, pertenece a todos los que profesan las religiones que allí conviven. Los Estados tienen capital; los pueblos, no. Israel reivindica ser un Estado judío. Como Estado, no tiene derecho a Jerusalén, a menos que se reduzca a cenizas el derecho internacional; como pueblo, es un absurdo teológico tener capital. Como dice el rabino Yaakov Shapiro: los pueblos no tienen capital, el pueblo judío no tiene capital.

Falsificación política 1. Se ha invocado la defensa de la democracia para justificar la posición occidental. Como señaló el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al firmar el programa de ayuda a Israel hasta 2028, Estados Unidos e Israel son dos "democracias vibrantes" que comparten los mismos valores y deben ser defendidas por igual de sus enemigos. Es una invocación doblemente falsa. Israel es tan democrático como lo era Sudáfrica en la época del apartheid. Los palestinos que viven en el Estado de Israel (alrededor del 21% de la población) son los descendientes de los aproximadamente 150.000 palestinos que se quedaron en lo que hoy es Israel, una pequeña minoría en comparación con los que fueron expulsados ​​de su tierra y ahora viven en los territorios ocupados. Son ciudadanos de segunda clase con fuertes limitaciones legales y políticas, sobre todo desde que en 2009 Benjamin Netanyahu llegara al poder y comenzara su política de sobreponer el carácter judaico de Israel al carácter democrático. Ante la constante erosión de los derechos a los que están sujetos, unos luchan por la igualdad de derechos, otros abandonan la política.[4] Actualmente viven divididos por el dilema de "mi Estado está en guerra con mi nación". La otra falsedad se refiere al gobierno de los territorios ocupados. En Palestina, como en el resto del mundo, la democracia solo es reconocida cuando favorece los intereses occidentales. Como en Palestina los intereses occidentales son los intereses de Israel, no se reconoció la victoria libre y justa de Hamás en las elecciones legislativas de 2006 (74 diputados frente a los 45 de Al Fatah, en un Parlamento de 132 diputados). Lo ocurrido en los últimos dieciséis años no se puede entender sin tener en cuenta esta decisión arbitraria de los países occidentales bajo la presión de Israel y su aliado, Estados Unidos.

Falsificación política 2. Vengo defendiendo que el colonialismo no desapareció con la independencia política de las colonias europeas. Solo ha desaparecido una forma de colonialismo, el colonialismo de ocupación extranjera e incluso esta ni siquiera del todo. Basta mencionar el colonialismo al que está sujeto el pueblo saharaui. Actualmente existe bajo otras formas, de las cuales las dos más obvias son el racismo estructural y el régimen de apartheid impuesto por Israel en los territorios ocupados. Reconocer la existencia del apartheid es reconocer la existencia del colonialismo. La más pronorteamericana de las organizaciones de derechos humanos, Human Rights Watch, publicó en abril de 2021 un informe que caracteriza a Israel como un Estado de apartheid. Cabe recordar que en 1973 la Asamblea General de la ONU aprobó la Convención Internacional para la Represión y el Castigo del Crimen de Apartheid (Resolución 3068), que entró en vigor en 1976. En los territorios ocupados (Jerusalén Este, Cisjordania Palestina y la Franja de Gaza), el autogobierno de los palestinos está totalmente subordinado a la potencia ocupante. La opresión es sistemática y la discriminación es institucional: expropiación de tierras, cambio forzoso de residencia, control de movimientos, gestión del agua y la electricidad, negación de servicios esenciales (últimamente las vacunas contra el COVID-19). Una ocupación violenta que convirtió la Franja de Gaza en la prisión al aire libre más grande del mundo. En fin, colonialismo puro y duro. Si la ONU reconoce el apartheid como un crimen contra la humanidad, ¿por qué no se juzga a Israel por tal crimen? Porque los valores occidentales se utilizan solo cuando conviene a quienes tienen poder para beneficiarse de ellos.

Pero el colonialismo al que está sometido el pueblo palestino tiene muchas otras caras que lo identifican con el colonialismo histórico. Una de ellas es la eliminación de la identidad palestina y de la memoria de la anexión del 78% del territorio de Palestina por parte de Israel en 1948, la Nakba. La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA por su sigla en inglés) que, como su nombre indica, tiene como objetivo cuidar a los refugiados palestinos expulsados ​​violentamente de sus hogares en 1948 y 1967, así como a sus descendientes, ha sido duramente criticada por organizaciones sionistas conservadoras por estar contribuyendo a que los palestinos "no pierdan su identidad y sean asimilados por la sociedad que los rodea". ¿Cuál es la diferencia entre esto y las políticas de los colonizadores en las Américas y en África para eliminar la identidad y la memoria de los pueblos originarios?[5]

La falsificación de las equivalencias. Al contrario de lo que dice Israel, no se trata de responder con violencia a la violencia. No defiendo el lanzamiento de misiles contra Israel ni las muertes que causa, pero la desproporción entre los ataques de Hamás y la respuesta israelí es tan impactante que no es aceptable como justificación para la matanza indiscriminada de miles de personas inocentes. Israel tiene el cuarto ejército más poderoso del mundo. Entre los recurrentes estallidos de violencia, basta recordar que en 2014 los ataques de Israel duraron 51 días y mataron a más de 2.200 palestinos, incluidos 551 niños. Esta vez, en 11 días (el 20 de mayo se impuso un alto el fuego), del lado palestino hubo 232 muertos, de los cuales 65 eran niños, y 12 muertos del lado israelí (incluidos dos niños), además de la brutal destrucción de infraestructuras en la Franja de Gaza, incluyendo escuelas. Estamos ante un terrorismo de Estado que utiliza las armas más sofisticadas proporcionadas por Estados Unidos para mantener a un pueblo en un estado de terror constante desde 1948.

La falsificación mediática. Los medios de comunicación mundiales se avergonzarán algún día de los prejuicios con los que informan lo que está sucediendo en Palestina. Dos ejemplos. La opinión pública mundial se entera de que lo que desencadenó el ataque más reciente de Israel contra la Franja de Gaza fueron los misiles lanzados por Hamas. Porque más allá de eso no pasó nada. No ocurrieron antes para los medios la invasión de la mezquita de Al Aqsa, en Jerusalén, y los disparos contra creyentes en oración, en medio del Ramadán (un mes sagrado para los musulmanes); ni tampoco ocurrieron los ataques, durante meses, de grupos de fanáticos en Jerusalén Este contra viviendas y casas comerciales. La culpa, por lo tanto, es de Hamas e Israel solo se está defendiendo. Segundo ejemplo: durante los ataques israelíes, los palestinos simplemente "mueren", mientras que los israelíes son "asesinados por Hamas" o "asesinados por ataques con misiles".

El horror de una simetría impensable. El gran historiador judío Illan Pappé fue quizás el primero en preguntarse, con angustia, cómo se podía imaginar que, setenta años después del Holocausto, los israelíes usaran contra los palestinos las mismas tácticas de destrucción, humillación y negación que los nazis habían usado contra los judíos. En 2002, José Saramago, de visita en Palestina, hizo comparaciones polémicas entre el sufrimiento de los palestinos bajo la opresión israelí y el sufrimiento de los judíos bajo la opresión nazi. En una entrevista con la BBC, aclaró: "Evidentemente fue una comparación forzada a propósito. Una protesta formulada en términos habituales puede que no provocase la reacción que ha provocado. Por supuesto que no hay cámaras de gas para exterminar a los palestinos, pero la situación en la que se encuentra el pueblo palestino es una situación de campo de concentración… [y añadió premonitoriamente] Esto no es un conflicto. Podríamos llamarlo un conflicto si fueran dos países, con una frontera, y dos estados, cada uno con su propio ejército. Es algo completamente diferente: apartheid". En 1933, la mayoría de los judíos alemanes no eran sionistas, es decir, no abogaban por la creación de un Estado para los judíos. De hecho, la organización judaica más grande se autodenominó "organización central de ciudadanos alemanes de fe judía".

Mucho antes de ordenar el Holocausto, Hitler, obsesionado con expulsar a los judíos de Alemania (y más tarde de Europa), negoció con la organización sionista (la Federación Sionista de Alemania) un acuerdo (muy controvertido entre los judíos) para transferir judíos a Palestina (entonces bajo control británico), ofreciéndoles "mejores" condiciones (es decir, menos vergonzosas) que las imperantes para la emigración a otros países. Bajo el Acuerdo Haavara de Transferencia (1933), el Estado les confiscó todos los bienes que poseían, pero transfirió el 42,8% de ese capital a la Agencia Judía en Palestina, el 38,9% de esa cantidad en forma de bienes industriales producidos en Alemania. Es evidente la humillación de obligar a los emigrantes forzados a utilizar los productos del Estado que los expulsó. Se estima que entre 1933 y 1938 solo unos 40.000 alemanes y 80.000 polacos emigraron a Palestina. Habrían sido aún menos si los países europeos hubieran estado más dispuestos a aceptar inmigrantes judíos, incluso si más tarde quedó claro que el objetivo final era "una Europa sin judíos"[6].

En nuestro tiempo, el Estado de Israel se creó sobre la base de una operación masiva de limpieza étnica: 750.000 palestinos fueron expulsados ​​de sus hogares y tierras, a los que se sumaron más de 300.000 después de la guerra de 1967. Hoy crecen en Israel los grupos de extrema derecha que proclaman la expulsión de todos los palestinos de los territorios ocupados hacia los países árabes vecinos. E incluso los "árabes israelíes" están legalmente prohibidos de residir en ciertas ciudades. En 2011, la Knéset promulgó una ley que permite a las ciudades del Negev y de Galilea, con una población de hasta 400.000 familias, crear comités de admisión que pueden negar la admisión a personas que "no sean adecuadas para la vida social de la comunidad" o que sean incompatibles con "el perfil sociocultural"[7]. Durante décadas, ciudades enteras fueron destruidas y se deja morir a los palestinos heridos debido a que el ejército israelí bloquea el paso de las ambulancias. Ante la sospecha de algún acto individual de resistencia por parte de los palestinos, las autoridades ocupantes detienen a padres, familiares, vecinos, les cortan el agua y la luz. Nada de esto es nuevo y trae recuerdos horribles. Según el diario israelí Maariv, citado por el prestigioso periodista Robert Fisk, un destacado militar israelí aconsejaba a las tropas, en caso de entrada en campos de refugiados densamente poblados, seguir las lecciones de batallas pasadas, incluidas las del ejército alemán en el gueto de Varsovia[8].

Lo que sucede hoy en Sheikh Jarrah es un microcosmos de la repetición de la historia. En 1956, 28 familias palestinas, expulsadas de su tierra en 1948, se establecieron en este barrio de Jerusalén Este con la esperanza de no ser expulsadas de nuevo de su hogar. En ese momento, este vecindario y toda Cisjordania estaban bajo administración jordana (1951-1967) y la instalación se negoció con Jordania, la ONU y organizaciones de derechos humanos de Jerusalén. Hoy en día, están siendo desalojados de sus hogares por orden de la Corte Suprema de Israel y durante años han visto sus casas apedreadas por fanáticos, algunos de los cuales se instalan en la parte principal de la casa y obligan a sus residentes a acomodarse en la parte trasera de la casa. Con la complicidad de la policía, extremistas israelíes deambulan por las calles del barrio de noche gritando "Muerte a los árabes". Las casas incluso llegan a ser marcadas para que no haya errores en los ataques. ¿Todo esto no hace recordar otras épocas.

El rayo de esperanza. Es difícil hablar de esperanza de una manera que no ofenda al pueblo palestino. La esperanza no puede residir en los acuerdos de alto del fuego porque el propósito de estos es mantener estables las alianzas entre las potencias que son cómplices de la continuación del sufrimiento injusto del pueblo palestino, y preparar el siguiente alto el fuego que seguirá al próximo estallido de violencia. En este momento, la única esperanza proviene de la sociedad civil internacional. Se han venido fortaleciendo tres iniciativas muy diferentes, pero que convergen en provocar el creciente aislamiento de Israel de lo que podría resultar del cumplimiento de las resoluciones de la ONU, si no es demasiado tarde. La primera iniciativa son las manifestaciones públicas, más numerosas e incisivas que nunca, de intelectuales, periodistas, reconocidos artistas judíos contra las políticas de Israel. Las fuentes de este texto son prueba de ello. La segunda iniciativa son las manifestaciones públicas, en varias partes del mundo, que demandan cada vez más el derecho a la autodeterminación del pueblo palestino. La tercera iniciativa está inspirada en la lucha internacional contra el apartheid en Sudáfrica. El desequilibrio de fuerza violenta entre la población negra de gran mayoría y la minoría blanca era menor que el desequilibrio entre las fuerzas de guerra israelíes y la resistencia palestina. Una de las iniciativas que más contribuyó al fin del apartheid fue el movimiento internacional para aislar a Sudáfrica: boicot a empresas sudafricanas, así como a algunas empresas internacionales especialmente involucradas en el apartheid; boicot académico, turístico y deportivo a nacionales sudafricanos. Inspirado por este movimiento, existe desde 2005 el movimiento internacional de boicot, desinversión y sanciones contra Israel (BDS), que se ha ido expandiendo en los últimos años. Es una iniciativa activa de no violencia que no está exenta de problemas, ya que puede implicar costos para los medios de vida legítimos de personas inocentes. Pero, curiosamente, es un movimiento que puede contar con el apoyo de quienes, viviendo en estos países, se oponen a las políticas de apartheid actualmente vigentes. Recuerdo que cuando participé en el embargo académico a Sudáfrica durante la era del apartheid, los colegas sudafricanos blancos no solo entendieron, sino que apoyaron las acciones, ya que fortalecían su lucha en el ámbito interno.

Hoy, el contexto y la situación son diferentes. Ante el injusto martirio del pueblo palestino que está siendo castigado por un crimen cometido por los europeos, y ante la hipócrita indiferencia de la comunidad internacional, ¿hasta cuándo vamos a seguir pensando que el problema palestino no es nuestro problema? Toda mi vida he luchado contra el antisemitismo y es en nombre de esta coherencia que denuncio la limpieza étnica que está llevando a cabo Israel en contra el pueblo palestino.

 

22 junio, 2021

Traducción de Antoni Aguiló y José Luis Exeni Rodríguez

NOTAS

[1] De hecho, la limpieza étnica de Palestina comenzó a principios de diciembre de 1947 con una serie de ataques a aldeas palestinas por parte de las milicias sionistas. Antes de que los soldados árabes llegaran a Palestina, 300.000 palestinos fueron expulsados ​​de sus tierras y hogares. Por ejemplo, Deir Yassin era una pequeña aldea palestina situada al oeste de Jerusalén. La aldea había firmado un pacto de no agresión con Haganá, una organización paramilitar sionista que existió entre 1920 y 1948. Sin embargo, la noche del 8 de abril de 1948, las fuerzas sionistas atacaron la aldea y mataron a más de 100 palestinos inocentes (30 de ellos niños). Las cuatro aldeas cercanas (Qalunya, Saris, Beit Surik y Biddu) fueron destruidas por la misma milicia y sus habitantes fueron expulsados ​​(Ilan Pappe, The Ethnic Cleansing of Palestine, Oxford: Oneworld Publications, 2006, págs. 90-91). Al inicio de su libro, Pappe cita una declaración vergonzosa de Ben Gurion en junio 1938 en la Jewish Agency Executive: "Apoyo el traslado obligatorio de poblaciones; no veo nada inmoral en ello". Diez años después, Ben Gurion sería el primer ministro de Israel.
[2]El choque de los fundamentalismos: cruzadas, yihads y modernidad. Madrid, Alianza, 2002.
[3] John Foley, Albert Camus: from the Absurd to Revolt. Londres, Routledge, 2008, pág. 49.
[4] As'ad Ghanem, "Israel's Second-Class Citizens: Arabs in Israel and the Struggle for Equal Rights", Foreign Affairs, julio/agosto, 2016, págs. 37-42. Se puede consultar una lista de las leyes discriminatorias en Israel en: https://www.adalah.org/en/law/index.
[5] Peter Beinart, "Teshuvah: A Jewish Case for Palestinian Refugee Return", Jewish Currents, 11 de mayo de 2021. Disponible en: https://jewishcurrents.org/teshuvah-a-jewish-case-for-palestinian-refugee-return/
[6] Samuel Miner, "Planning the Holocaust in the Middle East: Nazi Designs to Bomb Jewish Cities in Palestine", Jewish Political Studies Review, Fall 2016, p. 7-33.
[7]Human Rights Watch, 2021, p. 59.
[8] W. Cook (org.) The Plight of the Palestinians. Palgrave Macmillan, New York, 2010, p. 16

Publicado enInternacional
Ante el testimonio de Juan Manuel Santos en la Comisión de la Verdad

Comunicado a la opinión pública

Yo, Luz Marina Bernal Parra, me veo en la necesidad de emitir este comunicado ante las múltiples peticiones que he tenido de diversos medios de comunicación nacionales e internacionales para expresar mis opiniones sobre el testimonio que el ex Presidente y ex Ministro de Defensa Juan Manuel Santos dio el pasado 11 de junio ante la Comisión de la Verdad.

- En primer lugar, y ante la replica realizada por el ex Presidente Álvaro Uribe Vélez de dicho testimonio en Semana, quiero manifestar que ambos a pesar de querer mostrar públicamente sus diferencias en busca de una polarización del país, son responsables directos de los crímenes de Estado que sucedieron bajo sus mandatos, incluido el asesinato de mi hijo Fair Leonardo Porras Bernal asesinado el 12 de enero de 2008. Por eso, cuando me preguntan cómo trabajar por la paz y la reconciliación de Colombia comenzaría diciendo que tanto Juan Manuel Santos como Álvaro Uribe Vélez tienen que ser juzgados ante los Tribunales. Porque los dos fueron la máxima autoridad en la línea de mando de las Fuerzas Armadas de este País.

- En segundo lugar, manifestar mi inconformidad con la Comisión de la Verdad que facilitó un espacio en directo para que Juan Manuel Santos lavara su imagen y diera un discurso revictimizante para todas y cada una de las víctimas. Fue un descaro su teatro de pedirnos perdón. Fue un montaje indignante.

Además, Juan Manuel Santos estuvo todo el tiempo que necesitó para leer su discurso. Sin embargo, yo como víctima, tanto en mi intervención en La Habana cuando fui invitada para ser parte de la 1º Delegación de víctimas, como en mi única intervención en la 1º Audiencia Pública en la que participamos las víctimas del caso Nº 003 en la Jurisdicción Especial para la Paz me dieron sólo 15 minutos y cuando se cumplió este tiempo la Magistrada del caso, Catalina Díaz, me pidió que terminara. Mientras que los victimarios tuvieron jornadas enteras. Por eso, yo no entiendo a qué se refieren cuando dicen que las víctimas somos el centro de este proceso. Y más cuando existe un cúmulo de víctimas que no han podido denunciar ni han sido escuchadas, por miedo, por amenazas, porque no conocen sus derechos o porque ningún servidor público se ha acercado a ellas.

Al igual le pido a la Comisión si tan transparente quiere ser en el esclarecimiento de la Verdad de los crímenes de Estado, de los mal llamados falsos positivos, que haga público no sólo el testimonio sino todos los documentos que Juan Manuel Santos entregó ese día a la Comisión. Incluidas todas las Directivas aprobadas, algunas de las cuales no hemos tenido acceso en todos estos años de denuncia.

- En tercer lugar, y haciendo referencia al contenido del testimonio, en estos 13 años de lucha que llevó desde que asesinaron a mi hijo he escuchado muchos discursos, bonitas palabras que a menudo no son consecuentes con los hechos. En ese sentido me gustaría recordarle a Juan Manuel Santos dos cosas: La primera, que durante las negociaciones de Paz, e incluso posteriormente, siempre dijo que los crímenes de Lesa Humanidad no serían competencia de la Jurisdicción Especial para la Paz y por lo tanto no serían amnistiados. Lo que no se cumplió. Quiero recordarle que yo logré lo que muy pocas víctimas han logrado en este país, que los seis militares implicados en el asesinato de mi hijo fueran condenados a penas de 53 y 54 años de prisión por desaparición forzada agravada, homicidio agravado, concierto para delinquir agravado y uno de ellos, además, por falsedad ideológica en documento público. El Tribunal Superior de Cundinamarca el 30 de julio de 2013 declaró que el asesinato de mi hijo es un crimen de Lesa Humanidad. Lamentablemente, sin que nadie me lo comunicara y con el riesgo para mi vida que implica, los seis militares fueron puestos en libertad al acogerse a la JEP. Incluido el Mayor Marcos Wilson Quijano quien estuvo prófugo de la ley y que fue detenido cuando su mujer lo denunció por maltrato. Entonces, ¿de que sirven sus discursos?

La segunda es recordarle a Juan Manuel Santos que los crímenes de Estado, los mal llamados falsos positivos, no son hechos que sucedieron dentro del conflicto armado. Nuestros hijos fueron engañados con falsas promesas para llevárselos lejos de sus casas y ser asesinados por el Ejército para presentar sus triunfos. Pero he de recordarle que había una clara desventaja, nuestros hijos estaban desarmados, nunca hubo confrontación armada.

No fue fácil tener que escuchar al señor Juan Manuel Santos durante más de dos horas enumerar sus actuaciones, describiendo las políticas de Derechos Humanos e insistiendo en sus “esfuerzos” para concluir que bajo su Ministerio “se investigaron, denunciaron y acabaron con los Falsos Positivos”. No estoy de acuerdo, por eso me gustaría pedirle que explique al país por qué fue durante su Ministerio cuando se dieron el mayor número de estos crímenes de Estado y cómo fue que continuaron en su Presidencia. Que explique cómo puede ser que una práctica sistemática de criminalidad que viene sucediendo desde los años 80, denunciada dentro y fuera del país, con sentencias en firme, fuera según sus palabras para el año 2006 sólo “rumores” con “evidencias débiles”. Quiero saber también por qué para estos crímenes de Estado se habla de responsabilidad moral y no de responsabilidad penal. Y por qué cuando hace referencia a momentos en los que destituyeron militares, lo que no dice es que esas medidas no tuvieron consecuencias penales e incluso algunos fueron premiados como el señor Mario Montoya con una Embajada. ¿Por qué no se han abierto acusaciones judiciales contra ellos?

- En cuarto lugar, quisiera hacer dos aclaraciones a dos cuestiones: al perdón y a la reconciliación.

Respecto a la primera, yo Luz Marina Bernal no estoy dispuesta a aceptar de Juan Manuel Santos su perdón frío, calculador e impuesto que trae beneficios como la libertad para los victimarios. Y si tanto le dolió como dice en su testimonio, por qué no evitó las matanzas y por qué no se entrega a la Justicia.

Respecto a la reconciliación, cómo nos piden eso en pleno conflicto, cuando el

irresponsable mal gobierno de Iván Duque mantiene la continuidad de la destrucción de lo que quedó del proceso de paz; cuando siguen las grandes violaciones de los Derechos Humanos en las regiones, donde no quieren reconocer todo lo que está pasando por parte de la Fuerza Pública; cuando la sistematicidad de los crímenes de Estado ha aumentado incluso en las ciudades; cuando continúan los asesinatos a líderes sociales y a excombatientes firmantes de la paz; y cuando en el marco del Paro Nacional la Fuerza Pública con la complicidad de civiles armados sigue desapareciendo, torturando y asesinando a la población como se ha visto en estos días.

- Por último, quisiera pedir que por respeto a todas las víctimas colombianas, Juan Manuel Santos devuelva el Premio Nobel de Paz, porque realmente éste ha sido un proceso incumplido en el que se rompieron los sueños de todo un país que creyó en un cambio que nunca llegó a buen término.

Creo que merecemos un respeto tanto las víctimas como las organizaciones que venimos denunciando arduamente estos crímenes de Estado. Un respeto para familiares como Don Raúl Carvajal, quien murió al día siguiente de que Juan Manuel Santos diera su testimonio, con la dignidad de haber luchado toda su vida por justicia por el crimen de su hijo, la cual siempre le fue negada.

NO MÁS IMPUNIDAD

Bogotá, 18 de Junio de 2021

Luz Marina Bernal Parra

Publicado enColombia
Un hombre cena pasta en el campamento alternativo de Las Raíces (Tenerife). Luz Sosa

El día 20 de junio se conmemora el Día del Refugiado. El 68% de las personas desplazadas proceden de solo seis países. Crece también el número de

 

La persecución, la guerra o las consecuencias de la crisis climática empujaron al desplazamiento forzoso a más de 82 millones de personas a lo largo del año 2020. Se trata de un triste récord que queda reflejado en el informe que anualmente publica la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Supone un incremento del 4% respecto a 2019 y es más del doble del número de personas desplazadas que se consignó hace una década.

Según el informe de la ONU publicado el 18 de junio y con la vista puesta en el domingo 20, cuando se conmemora el Día Mundial del Refugiado, más de dos tercios de los que huyeron al extranjero procedían de solo cinco países: Siria (6,7 millones), Venezuela (cuatro millones), Afganistán (2,6 millones), Sudán del Sur (2,2 millones) y Myanmar (1,1 millones).

“Hoy hay mucha más gente en movimiento que en cualquier otro momento durante la Segunda Guerra Mundial, sin embargo, decimos que vivimos en una era sin precedentes de tiempos de paz global”, ha denunciado Jan Egeland, secretario general del Consejo Noruego de Refugiados.

La pandemia “resultó especialmente devastadora para las personas que viven en comunidades marginadas, incluidas las personas refugiadas, desplazadas internas y apátridas, que no tienen identidad nacional”, reseña la agencia de la ONU.

20,7 millones de personas son consideradas refugiadas por Acnur, 5,7 millones son personas originarias de Palestina en situación de refugio y dependen de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (Unrwa). Hay cuatro millones de solicitantes de asilo, 3,9 millones de originarias de Venezuela en situación de desplazamiento forzoso y aproximadamente 4,2 millones de apátridas.

Los desplazamientos internos constituyen casi la mitad del total. Los países con mayor número de desplazados internos son Etiopía, Sudán, Mozambique, Yemen, Afganistán y Colombia. ACNUR reseña el impacto en términos de búsqueda de refugio de la escalada de violencia en Níger, Burkina Faso y Malí.

Más cifras: a lo largo de 2020, 3,4 millones de personas desplazadas regresaron a sus lugares o países de orígenes. Solo se produjeron 34.000 reasentamientos en ese periodo, apenas un tercio de los que se habían producido el año anterior.

El 42% de esos 82,4 millones lo conforman jóvenes, adolescentes, niños y niñas menores de 18 años. Según el informe, cada año nacen entre 290.000 y 340.000 criaturas en campos de refugiados y otras situaciones de tránsito.

ACNUR llama la atención sobre la situación de Yemen, donde se elevó el número total de personas desplazadas internas a cuatro millones, debido a lo que la ONU ha llamado la “peor crisis humanitaria del mundo”. Aproximadamente 233.000 personas, reseña ACNUR, han muerto desde que comenzó el conflicto hace seis años debido a la violencia o causas relacionadas como el hambre y la falta de servicios de salud.

19 jun 2021 11:02

Publicado enInternacional
Página 1 de 231