El adiós comenzó en la Plaza de la Revolución

Multitudes de cubanos con rostros de tristeza, emoción contenida y lágrimas comenzaron a desfilar en el corazón político de La Habana para rendir homenaje al Comandante. “Fidel nos enseñó a luchar y a ayudar a ancianos, niños, pobres y humildes”, dijo uno de los presentes.

 

Una cola interminable rodeaba desde el amanecer el memorial José Martí en la Plaza de la Revolución de La Habana, donde miles de cubanos con rostros de tristeza, emoción contenida y lágrimas acudieron ayer, los primeros a rendir tributo al Comandante, cuyo legado es “eterno” e “inmortal”. La peregrinación al corazón político de La Habana donde Castro sedujo a multitudes con sus maratónicos discursos –casi siempre cargados contra el imperio–, abrió una semana de tributo al padre de la Revolución cubana, que falleció el viernes a los 90 años.


Puntual, a las 9.00 de la mañana el memorial José Martí donde se levanta un sobrio altar de flores blancas con la imagen de un Fidel de barba negra, erguido, con morral de guerrillero, abrió sus puertas y los primeros fieles al Comandante, muchos entre llantos y otros con la mano en el pecho, comenzaron a desfilar frente a uno de los tres puntos de homenaje instalados, casi idénticos, con flores blancas, imágenes de Fidel, y sus condecoraciones militares.


No estaba la urna con las cenizas del Comandante, como muchos en la fila esperaban, aunque los restos cremados de Fidel sí viajarán a partir de mañana por la isla, hasta Santiago de Cuba, cuna de la Revolución, donde se celebrará su funeral el 4 de diciembre.


“He venido a cumplir con mi deber patriota y revolucionario, en honor a nuestro Comandante en jefe, que murió como Comandante invicto”, afirmó Jesús, un hombre de 85 años que colaboró con la lucha clandestina antes de la Revolución en Ciego de Avila. Recuerda con cariño esos años en los que conoció a Fidel, antes de convertirse en Comandante en jefe de la Revolución, a quien describe como un hombre “humilde, alegre y campechano” que se convirtió luego en un líder mundial cuyo legado “estará vivo por los siglos de los siglos”.


Su compañera de lucha, Mercedes Cabrera, fue quien le avisó la noche del viernes de la muerte de Fidel y ayer lo acompañaba a homenajearlo al memorial José Martí: “Nuestro Comandante vive, no ha muerto. Sigue y seguirá en todas las generaciones futuras”.


“Fidel nos enseñó a luchar y a ayudar a ancianos, niños, pobres y humildes. El dijo desde el principio que esta Revolución era de los humildes y para los humildes y así ha sido”, afirmó Cabrera, que integró el Ejército Rebelde en los años de la lucha guerrillera en la Sierra Maestra.


Tampoco quisieron dejar de despedirse de Fidel estudiantes de secundaria como Idoliris, de 16 años, quien, mientras esperaba en la larga cola para entrar al memorial, sentía un “tremendo orgullo” de poder despedirse del Comandante y una “tremenda pena” por haber perdido a un líder de su magnitud, aunque “su recuerdo estará siempre presente”.


“Es un privilegio estar aquí”, señalaba su compañero de clase Carlos Alejandro, que se enteró de la muerte de Fidel en el momento en que se interrumpió la programación televisiva la noche del viernes para transmitir la alocución del presidente Raúl Castro.


“Fue una sorpresa. En mi casa todo el mundo se puso a llorar. Y en la calle hay tristeza”, contaba sobre la muerte del líder histórico de la Revolución cubana, a los 90 años, el 25 de noviembre a las 10.29 horas.


Bárbara Guerra, maestra jubilada de 78 años, “orgullosa y eternamente agradecida” a Fidel, se desplazó hasta la Plaza de la Revolución para decirle adiós consciente de que sin los logros de la Revolución, ella como mujer negra no hubiera disfrutado de los “derechos y oportunidades” que ha tenido. “Siento una gran tristeza, pero tremenda fortaleza porque sí que los que siguen, mis nietos y bisnietos, los jóvenes en general, van a seguir ese camino porque Fidel es un ejemplo. Nos ha dado una lección de vida, no sólo a los cubanos, si no a cualquier ser humano en el mundo”, relataba entre lágrimas.


“Mi Comandante inmortal”, así tituló un poema que escribió a Fidel la misma noche de su muerte, “trágica” noticia que la dejó paralizada, sin poder moverse del sillón hasta el amanecer.


“Aquí se siente mucho dolor. Todos estamos muy consternados por la muerte de nuestro Comandante porque todos lo queríamos de corazón, sin hipocresía”, aseguraba Félix Jardines, un abogado de 58 años, mientras esperaba en la cola para entrar al homenaje.


Para él, que no había podido pegar ojo desde la noche del viernes, Cuba sin Fidel va a seguir igual: “Revolución, socialismo, tratar de hacer las cosas mejor cada día, desarrollarnos más para lograr más bienestar para el pueblo, que fue por lo que él luchó”.


Eso mismo opinaba Genoveva Lovaina, enfermera de 54 años, para quien era “inconcebible no acudir a la despedida del Comandante, quien “seguir vivo en el recuerdo y el corazón de todos los cubanos”.


Los cubanos en La Habana tendrán hasta hoy para homenajear a Fidel en esa plaza, donde a las 19.00 se celebrará un multitudinario acto de despedida al que acudirán mandatarios y personalidades.


Al mismo tiempo desde Estados Unidos, el mandatario electo Donald Trump amenazó con poner fin al acercamiento entre Washington y La Habana si no obtenía concesiones de la isla en materia económica y en derechos humanos (ver página 21).


“El pueblo cubano nunca va a dar un paso atrás. La guía de Fidel es histórica. Trump es un estúpido!, con declarar esas cosas en estos momentos que el pueblo está de luto’’, dijo furioso Mauricio Paz, un exguerrillero de 76 años.
El malestar con Trump se coló en las largas filas que pacientemente hacían los cubanos de todas las edades, para entrar al memorial José‚ Martí. “Vengo con toda mi familia al mismo lugar que vine de niño a escucharlo muchas veces y traigo a mis hijos que algún día comprenderán y sabrán que estuvieron aquí a rendirle homenaje a su Comandante’’, dijo Amílcar Ramos, de 33 años.


Mañana se iniciará una procesión que recorrerá 13 de las 15 provincias, y que concluirá el domingo en Santiago de Cuba, donde se espera sean depositadas las cenizas en el cementerio Santa Ifigenia tras un recorrido de unos 1000 kilómetros.

Publicado enInternacional
Presidencia sitiada de Trump: ambiente de guerra civil

 

El choque tectónico del triunfo de Trump ha sacudido las entrañas del epicentro de EU y provocado reverberaciones telúricas a sus dos fronteras, México y Canadá, y a los cuatro rincones del planeta donde, en medio del caos doméstico/global que lega la sectaria presidencia de Obama, permanecen como "fractales" dos superpotencias, Rusia (a escala geoestratégico nuclear) y China (a escala geoeconómica); mientras, en Medio Oriente se consolida como el gran vencedor Israel, en la etapa de Estado Apartheid/racista/paria del primer Netanyahu y, en cierta medida, con las victorias relativas de Turquía y Egipto, que gozan de óptimas relaciones con Trump.

Ya había advertido los prolegómenos de “guerra civil larvada (https://goo.gl/2JHxaK)” y el “fracking doméstico” de la revuelta del "trumpismo, con o sin Trump": supremacismo/populismo/nacionalismo blanco (https://goo.gl/i86rDg).

Los multimedia rusos culpan a George Soros de organizar una guerra civil: una revolución de "color púrpura" para el "cambio de régimen" en EU.

Dos manifestaciones multitudinarias anti Trump de los grupos que maneja Soros serán celebradas, una el 20 de enero, día de la toma de posesión, y otra el 21 con la "marcha del millón de mujeres" pro Hillary, las cuales en forma ominosa colisionarán con la avalancha de 2 millones de supremacistas/populistas/nacionalistas WASP que viven fervientemente, a mi juicio, el "cuarto despertar" de los fundadores nativistas/puritanos de EU (https://goo.gl/RMSQvT).

Pese a que dejen mucho que desear (https://goo.gl/y687jO), una reciente encuesta Gallup expone que 77 por ciento de los estadunidenses perciben a su "país" "muy dividido en los valores más importantes".

Siguen las manifestaciones en las universidades, calles y en varias ciudades, a favor y en contra de Trump.

A mi juicio, similares manifestaciones multitudinarias de los WASP hubieran sucedido en caso del triunfo de Hillary, quien también hubiera tenido su "presidencia sitiada".

Soros, supremo perdedor que financió a Hillary con Goldman Sachs y los Rothschild, versó ahora 10 millones de dólares para combatir las "fuerzas oscuras" de Trump (https://goo.gl/eNaJ4Z).

El grupo global de Soros maneja en forma incontinente el término "odio", de acuerdo con la "técnica Hasbara", que significa "odio ajeno" cuando no provenga de Israel.

Es irónico que Soros, desde su malignidad, que encubre de "filantropía", evoque una inmanente y demente "superioridad moral" de la que carece cuando ha sembrado el caos por doquier, con el fin de obtener exorbitantes ganancias bursátiles (https://goo.gl/8M7b0s).

Entre los escollos centrífugas que enfrenta Trump, antes de su toma de posesión, que desestabilizarán aún más a EU, se encuentra la súbita cuan extraña resurrección de Jill Stein, del Partido Verde, con uno por ciento del voto popular (https://goo.gl/KwpStz), que pagó 5 millones de dólares por un recuento de votos en Wisconsin (10 votos electorales; diferencial de 27 mil 257 sufragios entre Trump y Hillary), dejando bajo la espada de Damocles a Michigan (16 votos electorales; diferencial de 11 mil 612 votos) y Pensilvania (20 sufragios electorales; diferencial de 68 mil 236 votos) que en teoría podrían revertir el resultado y poner en tela de juicio la legitimidad del Colegio Electoral que emitirá su sufragio el 19 de diciembre (https://goo.gl/FQHBkT).

Detrás del insólito recuento desestabilizador en Wisconsin se encuentra Soros (https://goo.gl/jXRvTG).

En plena transición suena inverosímil que Obama coadyuve una permuta presidencial.

Lawrence Lessig, jurista de Harvard (pro Hillary), incita al Colegio Electoral a pronunciarse por Clinton, mientras no faltan quienes alegan que existió ciberfraude (https://goo.gl/g7XP6s). ¿Un INE mexicano en EU?

California busca(ba) su secesión antes de Trump –"Calexit": plebiscito para su independencia en 2019–, y hoy menos que nunca querrá ser gobernada por un presidente que abomina.

Muchos estados de la "Unión" buscan la secesión: desde Oregon hasta Texas.

Los alcaldes "demócratas" de Chicago, el israelí-estadunidense Rahm Emanuel (ex jefe de gabinete de Obama), y de Nueva York, Bill de Blasio, han declarado a ambas ciudades "santuarios" ante la inminente deportación masiva de 3 millones de ilegales.

No es para menos la sicosis colectiva que ha provocado el choque tectónico de Trump: desde México –donde un accionista de Televisa exigió en forma sicótica el magnicidio de Trump en un twitt que luego borró (https://goo.gl/BBwhKP)– hasta Fred Hiatt, editor del Washington Post, rotativo del establishment , quien aboga "la lucha para defender la democracia", como si, guste o disguste, los 306 votos electorales de Trump –36 más del mínimo de 270 y 74 más que Hillary– fueran anti-democráticos (https://goo.gl/sFTKST). ¡No, bueno!

El grave problema, aún para mentes brillantes, en esta fase de descomposición de EU –y quizá de su balcanización– es que sucumben a sus soliloquios onanistas que niegan la nueva realidad nacionalista/populista que no asimilan en su gueto mental.

El incendiario Pat Buchanan, ultraconservador católico y ex jefe de prensa de Nixon/Ford/Reagan, marginado por los multimedia controlados por Wall Street, diagnostica que EU se encuentra "dividido sin esperanza (sic) en temas culturales, morales y políticos, y cada vez más en los ámbitos raciales y étnicos", por lo que la presidencia de Trump “estará sitiada (https://goo.gl/iluT41)”.

A mí nunca me preocupó tanto Trump como el trumpismo per se, cuyas tendencias detecté con bastante antelación e, incluso, 12 horas antes de la elección, como consta en mi ponencia auspiciada por Casa Lamm/ La Jornada (https://goo.gl/9ZlC9h).

EU sufre poderosas fuerzas centrífugas que carcomen su "Unión", en sincronía de fuerzas centrípetas nacionalistas anti EU en el mundo, mientras que, en forma paradójica como reflejo del caos global, el dólar escala los niveles más altos de los pasados 13 años y sus bolsas superan récords históricos.

Hace ocho años señalé que el decano diplomático ruso y especialista en ciberguerras, Igor Panarin (IP), había vaticinado 10 años atrás, la protobalcanización de EU en seis pedazos y su debacle económica (https://goo.gl/IWwY6n): 1. La "República de California"; 2. La "República de Texas"; 3. La "República Centro/Norte"; 4. "EU del Atlántico", que a mi juicio se uniría al Brexit; 5. Alaska, y 6. Hawaii (https://goo.gl/9x7SjN).

En forma impactante, tres de los seis pedazos balcanizados de EU por IP (https://goo.gl/Vjgcs9) prevalecieron: el voto costero occidental del eje California/Oregón/Washington se volcó por Hillary, frente al voto pro Trump en el cinturón industrial (rust belt), dominado por el eje Pensilvania/Michigan/Ohio, y el cinturón bíblico (bible belt), encabezado por la "República de Texas".

Sea el escenario que fuere en EU, lo real es que su destino etno-teo-geopolítico alcanzó también a sus dos vecinos: Canadá y México, que no disponen de muchos anticuerpos geopolíticos ni geofinancieros.

Lo peor que puede suceder, como en forma insensata operó el frívolo Senado del "México neoliberal itamita", es tomar partido en una guerra civil ajena porque se corre el grave riesgo de sufrir las consecuencias colaterales. México debe serenarse.

 

 

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

 

 

Publicado enInternacional
Sábado, 26 Noviembre 2016 09:59

El Fidel que conocí

El Fidel que conocí

Fidel ha muerto, pero es immortal. Pocos hombres conocieron la gloria de entrar vivos en la leyenda y en la historia. Fidel es uno de ellos. Perteneció a esa generación de insurgentes míticos –Nelson Mandela, Patrice Lumumba, Amilcar Cabral, Che Guevara, Camilo Torres, Turcios Lima, Ahmed Ben Barka– que, persiguiendo un ideal de justicia, se lanzaron, en los años 1950, a la acción política con la ambición y la esperanza de cambiar un mundo de desigualdades y de discriminaciones, marcado por el comienzo de la Guerra Fría entre la Unión Soviética y Estados Unidos.

En aquella época, en más de la mitad del planeta, en Vietnam, en Argelia, en Guinea-Bissau, los pueblos oprimidos se sublevaban. La humanidad aún estaba entonces, en gran parte, sometida a la infamia de la colonización. Casi toda África y buena porción de Asia se encontraban todavía dominadas, avasalladas por los viejos imperios occidentales. Mientras las naciones de América latina, independientes en teoría desde hacia siglo y medio, seguían explotadas por privilegiadas minorías, sometidas a la discriminación social y étnica, y a menudo marcadas por dictaduras cruentas, amparadas por Washington.

Fidel soportó la embestida de nada menos que diez presidentes estadounidenses (Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, Bush padre, Clinton y Bush hijo). Tuvo relaciones con los principales líderes que marcaron el mundo después de la Segunda Guerra Mundial (Nehru, Nasser, Tito, Jrushov, Olaf Palme, Ben Bella, Boumedienne, Arafat, Indira Gandhi, Salvador Allende, Brezhnev, Gorbachov, François Mitterrand, Juan Pablo II, el rey Juan Carlos, etc.). Y conoció a algunos de los principales intelectuales y artistas de su tiempo (Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir, Arthur Miller, Pablo Neruda, Jorge Amado, Rafael Alberti, Guayasamin, Cartier-Bresson, José Saramago, Gabriel García Márquez, Eduardo Galeano, Noam Chomsky, etc.).

Bajo su dirección, su pequeño país (100.000 km2, 11 millones de habitantes) pudo conducir una política de gran potencia a escala mundial, echando hasta un pulso con Estados Unidos cuyos dirigentes no consiguieron derribarlo, ni eliminarlo, ni siquiera modificar el rumbo de la Revolución cubana. Y finalmente, en diciembre de 2014, tuvieron que admitir el fracaso de sus políticas anticubanas, su derrota diplomática e iniciar un proceso de normalización que implicaba el respeto del sistema político cubano.

En octubre de 1962, la Tercera Guerra Mundial estuvo a punto de estallar a causa de la actitud del gobierno de Estados Unidos que protestaba contra la instalación de misiles nucleares soviéticos en Cuba. Cuya función era, sobre todo, impedir otro desembarco militar como el de Playa Girón (bahía de Cochinos) u otro directamente realizado por las fuerzas armadas estadounidenses para derrocar a la revolución cubana.

Desde hace mas de 50 años, Washington (a pesar del restablecimiento de relaciones diplomáticas) le impone a Cuba un devastador embargo comercial -reforzado en los años 1990 por las leyes Helms-Burton y Torricelli- que obstaculiza su desarrollo económico normal. Con consecuencias trágicas para sus habitantes. Washington sigue conduciendo además una guerra ideológica y mediática permanente contra La Habana a través de las potentes Radio “Martí” y TV “Martí”, instaladas en La Florida para inundar a Cuba de propaganda como en los peores tiempos de la Guerra Fría.

Por otra parte, varias organizaciones terroristas –Alpha 66 y Omega 7– hostiles al régimen cubano, tienen su sede en La Florida donde poseen campos de entrenamiento, y desde donde enviaron regularmente, con la complicidad pasiva de las autoridades estadounidenses, comandos armados para cometer atentados. Cuba es uno de los países que más víctimas ha tenido (unos 3.500 muertos) y que más ha sufrido del terrorismo en los últimos 60 años.

Ante tanto y tan permanente ataque, las autoridades cubanas han preconizado, en el ámbito interior, la unión a ultranza. Y han aplicado a su manera el viejo lema de San Ignacio de Loyola : “En una fortaleza asediada, toda disidencia es traición”. Pero nunca hubo, hasta la muerte de Fidel, ningún culto de la personalidad. Ni retrato oficial, ni estatua, ni sello, ni moneda, ni calle, ni edificio, ni monumento con el nombre o la figura de Fidel, ni de ninguno de los lideres vivos de la Revolución.

Cuba, pequeño país apegado a su soberanía, obtuvo bajo la dirección de Fidel Castro, a pesar del hostigamiento exterior permanente, resultados excepcionales en materia de desarrollo humano: abolición del racismo, emancipación de la mujer, erradicación del analfabetismo, reducción drástica de la mortalidad infantil, elevación del nivel cultural general... En cuestión de educación, de salud, de investigación médica y de deporte, Cuba ha obtenido niveles que la sitúan en el grupo de naciones más eficientes.

Su diplomacia sigue siendo una de las más activas del mundo. La Habana, en los años 1960 y 1970, apoyó el combate de las guerrillas en muchos países de América Central (El Salvador, Guatemala, Nicaragua) y del Sur (Colombia, Venezuela, Bolivia, Argentina). Las fuerzas armadas cubanas han participado en campañas militares de gran envergadura, en particular en las guerras de Etiopia y de Angola. Su intervención en este último país se tradujo por la derrota de las divisiones de élite de la Republica de África del Sur, lo cual aceleró de manera indiscutible la caída del régimen racista del apartheid.

La Revolución cubana, de la cual Fidel Castro era el inspirador, el teórico y el líder, sigue siendo hoy, gracias a sus éxitos y a pesar de sus carencias, una referencia importante para millones de desheredados del planeta. Aquí o allá, en América latina y en otras partes del mundo, mujeres y hombres protestan, luchan y a veces mueren para intentar establecer regímenes inspirados por el modelo cubano.

La caída del muro de Berlín en 1989, la desaparición de la Unión Soviética en 1991 y el fracaso histórico del socialismo de Estado no modificaron el sueño de Fidel Castro de instaurar en Cuba una sociedad de nuevo tipo, más justa, más sana, mejor educada, sin privatizaciones ni discriminaciones de ningún tipo, y con una cultura global total.

Hasta la víspera de su fallecimiento a los 90 años, seguía movilizado en defensa de la ecología y del medio ambiente, y contra la globalización neoliberal, seguía en la trinchera, en primera línea, conduciendo la batalla por las ideas en las que creía y a las cuales nada ni nadie le hizo renunciar.

En el panteón mundial consagrado a aquellos que con más empeño lucharon por la justica social y que más solidaridad derrocharon en favor de los oprimidos de la Tierra, Fidel Castro –le guste o no a sus detractores– tiene un lugar reservado.

Lo conocí en 1975 y conversé con él en múltiples ocasiones, pero, durante mucho tiempo, en circunstancias siempre muy profesionales y muy precisas, con ocasión de reportajes en la isla o la participación en algún congreso o algún evento. Cuando decidimos hacer el libro “Fidel Castro. Biografía a dos voces” (o “Cien horas con Fidel”), me invitó a acompañarlo durante días en diversos recorridos. Tanto por Cuba (Santiago, Holguín, La Habana) como por el extranjero (Ecuador). En coche, en avión, caminando, almorzando o cenando, conversamos largo. Sin grabadora. De todos los temas posibles, de las noticias del día, de sus experiencias pasadas y de sus preocupaciones presentes. Que yo reconstruía luego, de memoria, en mis cuadernos. Luego, durante tres años, nos vimos muy frecuentemente, al menos varios días, una vez por trimestre.

Descubrí así un Fidel intimo. Casi tímido. Muy educado. Escuchando con atención a cada interlocutor. Siempre atento a los demás, y en particular a sus colaboradores. Nunca le oí una palabra más alta que la otra. Nunca una orden. Con modales y gestos de una cortesía de antaño. Todo un caballero. Con un alto sentido del pundonor. Que vive, por lo que pude apreciar, de manera espartana. Mobiliario austero, comida sana y frugal. Modo de vida de monje-soldado.

Su jornada de trabajo se solía terminar a las seis o las siete de la madrugada, cuando despuntaba el dia. Más de una vez interrumpió nuestra conversación a las dos o las tres de la madrugada porque aún debía participar en unas “reuniones importantes”. Dormía sólo cuatro horas, más, de vez en cuando, una o dos horas en cualquier momento del día.

Pero era también un gran madrugador. E incansable. Viajes, desplazamientos, reuniones se encadenaban sin tregua. A un ritmo insólito. Sus asistentes –todos jóvenes y brillantes de unos 30 años– estaban, al final del día, exhaustos. Se dormían de pie. Agotados. Incapaces de seguir el ritmo de ese infatigable gigante.

Fidel reclamaba notas, informes, cables, noticias, estadísticas, resúmenes de emisiones de televisión o de radio, llamadas telefónicas... No paraba de pensar, de cavilar. Siempre alerta, siempre en acción, siempre a la cabeza de un pequeño Estado mayor –el que constituían sus asistentes y ayudantes – librando una batalla nueva. Siempre con ideas. Pensando lo impensable. Imaginando lo inimaginable. Con un atrevimiento mental espectacular.

Una vez definido un proyecto, ningún obstáculo lo detenía. Su realización iba de si. “La intendencia seguirá” decía Napoleón. Fidel igual. Su entusiasmo arrastraba la adhesión. Levantaba las voluntades. Como un fenómeno casi de magia, se veían las ideas materializarse, hacerse hechos palpables, cosas, acontecimientos.

Su capacidad retorica, tantas veces descrita, era prodigiosa. Fenomenal. No hablo de sus discursos públicos, bien conocidos. Sino de una simple conversación de sobremesa. Fidel era un torrente de palabras. Una avalancha. Que acompañaba la prodigiosa gestualidad de sus finas manos.

La gustaba la precisión, la exactitud, la puntualidad. Con él, nada de aproximaciones. Una memoria portentosa, de una precisión insólita. Apabullante. Tan rica que hasta parecía a veces impedirle pensar de manera sintética. Su pensamiento era arborescente. Todo se encadenaba. Todo tenía que ver con todo. Digresiones constantes. Paréntesis permanentes. El desarrollo de un tema le conducía, por asociación, por recuerdo de tal detalle, de tal situación o de tal personaje, a evocar un tema paralelo, y otro, y otro, y otro. Alejándose así del tema central. A tal punto que el interlocutor temía, un instante, que hubiese perdido el hilo. Pero desandaba luego lo andado, y volvía a retomar, con sorprendente soltura, la idea principal.

En ningún momento, a lo largo de más de cien horas de conversaciones, Fidel puso un límite cualquiera a las cuestiones a abordar. Como intelectual que era, y de un calibre considerable, no le temía al debate. Al contrario, lo requería, lo estimulaba. Siempre dispuesto a litigar con quien sea. Con mucho respeto hacia el otro. Con mucho cuidado. Y era un discutidor y un polemista temible. Con argumentos a espuertas. A quien solo repugnaban la mala fe y el odio.

IGNACIO RAMONET
Director de "*Le Monde diplomatique en español*"
Calle Aparisi i Guijarro, 5, 2º - 46003 VALENCIA (España)
www.monde-diplomatique.es

Publicado enInternacional
Martes, 15 Noviembre 2016 06:32

Para defenderse, Lula se lanza al ataque

Para defenderse, Lula se lanza al ataque

La campaña contra Lula da Silva, que pese a todo sigue siendo la figura política más relevante de Brasil, a cada día deja más claro que no tiene ni pretende tener límites. El golpe institucional que destituyó a Dilma Rousseff e instaló en su lugar un gobierno corrupto e ilegítimo tiene un objetivo claro: impedir que Lula vuelva a ocupar un sitio central en el escenario político brasileño. La presidencia, por ejemplo.


Para alcanzar ese objetivo, toda y cualquier iniciativa es válida y propicia. Un juez de primera instancia, Sergio Moro, usa y abusa de cualquier método sin que las instancias superiores muevan un músculo. Comete irregularidades y viola preceptos básicos de la Justicia sin que nada ni nadie se atreva a frenarlo. Los grandes medios de comunicación, hartamente beneficiados por altos presupuestos de publicidad estatal desde que Michel Temer asumió la presidencia, son un escarnio. Funcionarios menores del Poder Judicial disparan informaciones basadas en meras suposiciones, sin noción del ridículo. Temer y sus acólitos, a su vez, dejan claro que existe una distancia infinita entre lo que efectivamente ocurre en el país y lo que pasa por sus mentes claramente opacas.


El cuadro es de desastre. En los últimos meses, desde que los golpistas se hicieron con el poder, todos, todos los índices económicos y sociales se desplomaron. Los cambios en el escenario externo, a raíz de la victoria de Donald Trump, auguran tiempos sombríos. A cada día que pasa crece la sensación que de Temer no seguirá por mucho tiempo en el sillón presidencial que usurpó.


Y lo que no cesa ni afloja es el cerco a Lula da Silva. Lo fundamental, para el PSDB del ex presidente Fernando Henrique Cardoso y del senador Aécio Neves, partido que fue el artífice y pretende ser el principal beneficiado del golpe victorioso, es eliminar Lula del escenario.


Pero Lula decidió reaccionar. Acosado, se lanzó al ataque.


Hace como quince días, hubo una reunión en San Pablo, en el departamento del escritor Fernando Morais, hartamente conocido en Brasil. Del encuentro participaron algunos de los abogados más luminosos del país, además de senadores, ex ministros, intelectuales reconocidos. El embajador Paulo Sergio Pinheiro, que fue secretario de Derechos Humanos de la presidencia de Fernando Henrique Cardoso y luego presidió la Comisión de la Verdad, que investigó el terrorismo de Estado durante la última dictadura militar (1964-1985), se encargó de anunciar la formación de un Comité de Defensa de la Democracia, cuya tarea es denunciar cada atropello contra Lula cometido por la conspiración judicial-mediático-parlamentaria.


En esa reunión, sin la presencia de la prensa, Lula habló. Y por primera vez detalló lo que considera los pasos básicos del golpe que instaló en el poder la camarilla que destroza cada conquista alcanzada en los trece años de gobierno del Partido de los Trabajadores.


Mencionando las acusaciones y sus acusadores, Lula dijo que “no puedo permitir que una manga de jovencitos (en referencia a los fiscales y funcionarios de tercera línea del Ministerio Público), que siquiera saben qué es la vida, se atrevan a acusarme sin ninguna base. Me rehúso a ser usado para que destrocen todo lo que se conquistó en mi país”.
Luego hizo el listado de razones que, según él, justifican lo que ocurrió y ocurre en Brasil. Mencionó claramente los intereses de grupos globales y de los Estados Unidos.


“El protagonismo que alcanzamos en el escenario mundial molestó”, dijo Lula. “Brasil tuvo un protagonismo claro en la derrota del ALCA (Area de Libre Comercio de las Américas, propuesta por el entonces presidente Bill Clinton), en el fortalecimiento del Mercosur, la creación de la Unasur, del Brics (grupo que reúne a Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Tuvimos protagonismo en Africa, en el Oriente Medio. Hemos probado que Brasil tiene capacidad de actuar en el escenario global, que América Latina alcanzó un peso específico, y eso molestó a los dueños del mundo.


Y entonces Lula mencionó el petróleo. Una de las primeras medidas del gobierno de Temer fue cambiar toda la legislación de protección de los campos en aguas ultraprofundas, el llamado “pre sal”, para favorecer a las petroleras extranjeras en detrimento de la Petrobras.


A todo eso se debe, dice Lula, el golpe que destituyó la primera mujer en ser electa y reelecta presidenta de Brasil. “Hay un sinfín de razones para que se haya construido ese golpe, sin armas, sin tropas en las calles. Inventaron mentiras tras mentiras. Pero todo eso no ha sido suficiente. ¿Y si Lula vuelve en 2018?”, preguntó el ex presidente. “Una semana antes, Michel Temer me dijo que no habría deposición de Dilma porque eso sería un golpe, sin ninguna base legal. Así es la vida...”, dijo.


“A esta altura, todo me parece muy claro. No basta con destituir la presidenta, es necesario liquidarme. Pero les pido que estén seguros de que no lograrán. No cometí ningún crimen. Si hay algo que me gusta es la pelea. No debo nada, no temo nada. No lograrán callarme.”


Y desde entonces pasó a recorrer el país. Mientras, sus abogados denuncian cada irregularidad cometida por los acusadores de Lula, a empezar por el mesiánico juez Sergio Moro. Claro que la prensa brasileña no dedica más que dos líneas y media a los argumentos en defensa de Lula y dedica espacios olímpicos a cualquier acusación descabellada. Pero así es la vida...

Publicado enInternacional
Miércoles, 09 Noviembre 2016 07:18

Nicaragua: no aclarar porque oscurece

Nicaragua: no aclarar porque oscurece

Río San Juan, Nicaragua, mayo de 1972. "Tenga: acá está Nicaragua". En su finca de Las Brisas, José Coronel Urtecho acaba de regalarme Poemas de un joven, la breve y monumental obra de Joaquín Pasos (1914-42), con prólogo de Ernesto Cardenal (FCE, colección Tezontle, México, 1962, 153 páginas). Antes, durante y después de cenar, el poeta habló sin parar. “Escribir es fácil. Sólo hay que conocer las ‘carajadas’ de las palabras”.

Me voy a la cama con los versos de Joaquín en Canto de guerra de las cosas ("Cuando lleguéis a viejos/ respetaréis la piedra/ si es que llegáis a viejos/ si es que entonces quedó alguna piedra"), y empiezo a cabecear con el cantar de ranas y bichos felices que viven en una floresta similar a la de Campeche, y que sólo Juan de la Cabada podría imitar y nombrar.

Al día siguiente, en el muelle de San Carlos, a orillas del Gran Lago de Nicaragua, abordo un frágil y oxidado ferry con bullangueros pescadores, campesinos y soldados de la Guardia Nacional. Sólo falta Lord Jim.

En el viaje, me acerco a tres jóvenes que discuten a gritos. ¿De beisbol, de futbol, de política, de mujeres? No. Discuten de poesía. ¡Estudiantes de letras!, me digo. Tampoco. Dos cursan ingeniería, y el otro vende mariguana. Cae el sol... ¡Granada a la vista!

Noviembre de 1974. Se forma en México el primer Comité de Solidaridad con el pueblo de Nicaragua. Lo integran Carlos Pellicer, Efraín Huerta, Thelma Nava, Juan Bañuelos, Adalberto Santana, Jaime Labastida, Óscar Oliva, Sergio Mondragón, Juan de la Cabada, Andrés García Salgado y el que suscribe.

En uno de los actos para difundir la causa, alguien lee un editorial de Joaquín Pasos, publicado en 1934 en Ópera Bufa, revista literaria, política y satírica que circuló en Nicaragua: “Se comercian las ideas, se comercia el honor, se comercia el gobierno, el amor, la mujer, el hombre, el periódico, el voto, el sentido común (...) Se comercia la razón, la tierra, el canal. Se comercia el sandinismo, el conservatismo y el agua. Se comercia el liberalismo, la luz, el pensamiento y la caricatura (...) Se comercia la ley. Se vende la ley. Se compra la ley. Se vende la Presidencia. Se compra la Presidencia. Están en baratillo: la belleza, la virginidad, los candidatos, los cándidos, los ideales, los abogados, los médicos, los dentistas (...) y los territorios nacionales”.

Managua, diciembre de 1979. Escribo un poema a la revolución: “Son las nueve de la noche ya/ y los abanicos cumplen silenciosamente su función/aireando el aire/ Ayer, en la plaza/ un grupo de jefes guerrilleros explicaban la revolución al pueblo/ Un chavalito de 11 años se acercó a uno de ellos, que apenas superaba los 20: ¡idiay! ¿te acordás de mí?/ Indiferentes al sol, conversaron algunos minutos/ como viejos camaradas de la guerra...”, etcétera.

"Está buenísimo, ¿no?" El poeta Octavio Robleto (1935-2009) suspira: "Es una mierda. Pero Pablo Antonio lo va a publicar para que no te deprimas".

Managua, 19 de julio de 1989. En el parque Carlos Fonseca Amador, millares de personas asisten a los festejos por el décimo aniversario de la victoria del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Impulsándose en sillas de ruedas, un centenar de lisiados de guerra ingresan al parque exclamando: "¡Patria libre o morir!". La gente aplaude, y el presidente Daniel Ortega cierra su discurso: "¡La revolución sandinista es irreversible!".

El diario Barricada (vocero del FSLN) titula en primera plana: "Diez años de cambios y victorias, y vienen días mejores". Siete meses después, el FSLN pierde las elecciones.

Managua, 25 de febrero de 1990. La coalición de partidos derechistas, tutelada por Estados Unidos, gana con 54 por ciento de los votos. En 12 años de guerra contra Somoza y los mercenarios de Washington han muerto 75 mil nicaragüenses, casi dos por ciento de la población total del país. En su mayoría, jóvenes. A escala, de haber Estados Unidos librado una guerra similar, hubiera llorado a seis millones de muertos... Pero no esperemos que el imperio financie algún "Museo del Holocausto" en Nicaragua.

Managua, 15 de julio de 2009. El comandante Tomás Borge (1930-2012), fundador del FSLN junto con Carlos Fonseca Amador (1936-76), dice en entrevista para Nuevo Diario: “Habíamos llegado al poder cubiertos con un aura de santidad. Éramos ‘los muchachos’, héroes del pueblo que habíamos liberado. Pero luego vino la guerra, las presiones, la crisis económica y los errores, y los héroes que éramos nos convertimos en reyes”.

Managua, 6 de noviembre de 2016. En un contexto donde la democracia se ha degradado al moralismo de las ideas sin ideología y las ideologías del oportunismo sin ideas, Daniel Ortega vuelve a ganar la presidencia. Y el espíritu bufo de Joaquín depone su alegría: "He aquí la ausencia del hombre, fuga de carne, de miedo, días, cosas, almas, fuego/ Todo se quedó en el tiempo. Todo se quemó allá lejos".

Publicado enInternacional
Lunes, 07 Noviembre 2016 06:41

Lula quiere encender a la militancia

Lula quiere encender a la militancia

Gilberto Carvalho, uno de los referentes del frente, articulador del diálogo con los movimientos sociales y religiosos, dijo que el nuevo espacio apela a salir de la parálisis de la izquierda. También aclaró que no es el lanzamiento de la campaña presidencial.

 

Luiz Inácio Lula da Silva lanzará una organización política con el objetivo de recuperar terreno entre las bases populares. La iniciativa, anunciada por el ex presidente de Brasil, será presentada esta semana e incluirá movimientos sociales, sindicatos, intelectuales y partidos políticos aliados, y apuntará a la “contrainformación” como estrategia comunicacional frente a los procesos judiciales que existen contra el ex jefe de Estado. En un acto organizado en solidaridad con el Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra (MST) por la represión policial del viernes contra una escuela de esa fuerza social, Lula llamó al armado de un frente de izquierda y acusó al gobierno de Michel Temer de “destruir lo que construimos”.


Se espera que el movimiento anunciado por Lula tenga una pata intelectual que estará comandada por el académico Paulo Sergio Pinheiro, ex secretario de Derechos Humanos del gobierno de Fernando Henrique Cardoso, ex titular de la Comisión de la Verdad creada por Rousseff para investigar a la dictadura y presidente de la Comisión Internacional Independiente de la ONU sobre la Guerra en Siria.


El ex secretario general de la presidencia, Gilberto Carvalho, dijo que el nuevo espacio apela a salir de la parálisis de la izquierda, en general. “En lugar de gastar tiempo en discusiones internas, queremos recuperar el diálogo con la sociedad y defender a Lula de los ataques que ha sufrido”, sostuvo el articulador del diálogo con los movimientos sociales y religiosos. El movimiento será lanzado en San Pablo el próximo jueves, se llama “Por un Brasil Justo para Todos y Para Lula”, y la razón de su emergencia, según Carvalho, es montar en todo el país comités de agitación y propaganda “para encender la militancia y el diálogo con el pueblo”.


Carvalho, quien además se desempeñó como secretario de la presidencia de Lula y de la sucesora de éste, Dilma Rousseff, dijo que el movimiento no es el lanzamiento de la campaña presidencial sino que fue pensado en el marco de un objetivo mucho más amplio. “De un lado, debemos hacer una autocrítica pero hacer también una crítica durísima al momento actual, al golpe parlamentario, denunciar las persecuciones, se están rechazando en las instancias judiciales los pedidos de hábeas corpus para personas investigadas, detenciones a cualquier precio”, enumeró Carvalho. Los abogados de Lula sostienen que en Brasil existe un “estado de excepción” contra el ex presidente, procesado en tres causas vinculadas a la investigación en Petrobras, una de ellas por el juez Sérgio Moro, quien aceptó una denuncia de la fiscalía que vincula al ex jefe de Estado a la compra de un apartamento en Guarujá, estado San Pablo.


En los próximos meses, el gobierno de Temer deberá explicar a la comisión de derechos humanos de Naciones Unidas la situación de ese estado de excepción. A esa comisión acudió el ex presidente para denunciar a Moro y a los fiscales que lo acusan de haber montado una asociación ilícita desde el Poder Ejecutivo entre 2003 y 2010.


Por otra parte, la caída del PT en las recientes elecciones municipales, donde retrocedió 60 por ciento en cantidad de alcaldías, también hizo que el propio Lula, pese a ir adelante en las encuestas para 2018, se pronunciara a favor de construir un frente o una coalición que incluyera una mayor participación de las otras fuerzas. Sobre todo, porque el castigo en el voto contra el PT fue interpretado como una reacción a la corrupción por la cual están condenados en el caso de Petrobras dos ex tesoreros y los poderosos ministros José Dirceu y Antonio Palocci.


Asimismo, Lula estuvo anteayer en un acto organizado para respaldar al Movimiento Sin Tierra, blanco de un operativo policial realizado en su escuela rural del estado San Pablo, en la localidad de Guararema. “Tenemos que preocuparnos más por la criminalización de los movimientos sociales. Este proceso se da en un país en el que las instituciones están totalmente desmoralizadas, el país perdió autoridad”, dijo el ex presidente. Para referirse al proceso Lava Jato, donde fue acusado en tres causas diferentes, Lula manifestó: “Eso es lo de menos. Ya tengo 71 años y un caparazón de tortuga”.


En su alocución, llamó a la formación de un frente de izquierda, lo que configuraría un enorme cambio en el mapa electoral brasileño de cara a las elecciones presidenciales de 2018 en las que él mismo es el favorito en todas las encuestas previas. Por lo pronto, dentro de ese mapa, el Partido Democrático Laborista (PDT), heredero del varguismo y que apoyó a Lula y a Rousseff, ha dicho que insistirá en tener un candidato propio para 2018, el ex ministro y ex gobernador de Ceará Ciro Gomes.

 

 

Publicado enInternacional
A Xi Jinping refuerza su poder en una reunión clave del Partido Comunista

El 6 Pleno del Comité Central le concede el título de "núcleo", que le equipara con Mao o Deng



El poderoso presidente chino, Xi Jinping, ha logrado una victoria crucial para consolidarse como el líder indiscutible de su país y arrinconar a sus rivales, al comienzo de un año de transición dentro del régimen. El 6 Pleno, la reunión anual de los principales dirigentes del régimen, le ha declarado “núcleo” (“hexin”) del Partido Comunista. Es un título honorífico, pero con importantes connotaciones en la política de China y que le pone a la altura de líderes históricos como Mao Zedong y Deng Xiaoping.


El nuevo estatus confirma oficialmente que Xi “es el líder más importante del partido. Nadie debe tocarlo”, explica Willy Lam, profesor en la Universidad China de Hong Kong. "Sus enemigos este año van a mantenerse muy callados".


La designación se ha divulgado en un comunicado al término del Pleno, una cita que ha reunido durante cuatro días a casi 400 dirigentes a puerta cerrada y dentro de un estricto cordón de seguridad en un hotel militar del oeste de Pekín. El documento, distribuido por la agencia oficial, Xinhua, insta a los 89 millones de militantes del Partido Comunista de China a “unirse firmemente en torno al Comité Central, con el camarada Xi Jinping como núcleo”.


Xi ya es el líder más poderoso de su país en décadas. Además de su calidad de secretario general del Partido, presidente de la Comisión Militar Central y jefe de Estado, encabeza toda una serie de comisiones cuyas competencias abarcan desde la seguridad del estado a la reforma económica.


“Núcleo” es una palabra que Deng utilizó para referirse a él mismo, a Mao Zedong, y a Jiang Zemin, su sucesor, para describir a los grandes líderes del Partido y señalar que sus órdenes no debían discutirse. Pero durante el mandato de Hu Jintao (2002-2012), el término cayó en desuso. Hu nunca fue declarado “núcleo” y su etapa se caracterizó por un mando colegiado, en el que las principales decisiones se tomaban por consenso más o menos estricto de los miembros del Comité Permanente, el órgano de poder más alto del partido.


A comienzos de este año varios dirigentes regionales empezaron a recuperar el término y aplicarlo a Xi, en medio de una campaña del entorno del presidente para reclamar “lealtad” a los mandos del partido. Pero su uso desapareció al cabo de unos meses, al parecer debido a la resistencia de otros cuadros a reconocerle ese estatus especial.


El propio comunicado de este jueves parece querer matizar el alcance de la designación. El documento insiste en la importancia de una dirección colegiada, la regla interna que el partido aprobó en pleno post-maoísmo, después del trauma de la Revolución Cultural, para evitar que una sola persona pudiera acumular tanto mando como el Gran Timonel. La dirección colegiada es un sistema que “al que siempre hay que adherirse, y que ninguna organización o individuo debe violar bajo ninguna razón o circunstancia”, insiste.


La clausura del Pleno da el pistoletazo de salida a un año de transición que culminará el próximo otoño con la celebración del nuevo Congreso del Partido, una reunión que solo se celebra cada 5 años y en la que cerca de 2.000 delegados nombrarán a los nuevos integrantes de los tres principales órganos de poder: el Comité Permanente, de siete miembros; el Politburó, de 25, y el Comité Central, de casi 400 miembros, permanentes o alternos.
En el Comité Permanente solo continuarán Xi y su primer ministro, Li Keqiang; el resto debe jubilarse, al haber superado los 68 años, la edad que establecen las normas internas. En el Politburó se abren seis huecos.


A lo largo de este año, las diversas facciones del Partido debatirán entre bambalinas cómo repartirse las vacantes y quién debe ocupar qué cargo. Será una lucha feroz: Xi quiere rodearse en lo más alto de sus partidarios, mientras que otras facciones, como el Grupo de Shanghai o la Liga de Jóvenes Comunistas, no quieren perder el poder de que gozaban hasta ahora. Algunos analistas han anticipado la posibilidad de que el presidente chino quiera prorrogar su mandato más allá de los diez años previstos y continuar cinco años más, hasta 2027.


Y ahí es donde, advierte Lam, es especialmente relevante el nuevo estatus de Xi. Los dirigentes “núcleo”, subraya, “no tienen límite de tiempo, ni de edad, para su mandato. Pueden continuar en el cargo todo el tiempo que quieran. Como los emperadores”.


Aunque no todo será más fácil para el nuevo “hexin”. Acumular más poder implica también acumular más responsabilidad directa sobre la marcha del país, advertía el analista Zhang Lifan, en una entrevista previa. Y China es un país cuya economía ha visto aminorar su crecimiento, en el que las empresas estatales mantienen aún un enorme poder y cuyo ascenso genera una enorme desconfianza entre sus países vecinos. “El manejo de un poder muy centralizado no es muy fácil. Cuando el poder se acumula demasiado, gestionarlo todo al mismo tiempo es complicado”.


Concederle el título de “núcleo” no es la única medida favorable a Xi que ha adoptado el Pleno. Los miembros del Comité Central han aprobado también dos documentos que intensifican la lucha contra la corrupción, uno de los pilares del mandato del líder chino, y la vigilancia de la disciplina interna.

 

Pekín 27 OCT 2016 - 17:40 COT

Publicado enInternacional
Tendencia global: nuevo orden mundial "tripolar" con la desglobalización y regionalismos

Nunca será suficiente enfatizar la prospectiva sobre el nuevo orden mundial en los próximos 10 años del mandarín Xi, durante el 95 aniversario de la fundación del Partido Comunista Chino: "el mundo se encuentra al borde de cambios radicales, contemplamos cómo la Unión Europea (UE) se está desmoronando (sic) y la economía de Estados Unidos se está colapsando (sic). Esto concluirá en un nuevo orden mundial que a lo sumo durará 10 años", cuando “Rusia y China puedan formar una alianza ante la cual la OTAN será impotente (https://goo.gl/1Frhkx)”.

Del lado anglosajón, es más resonante el clamor sobre el "fin de la globalización", de lo que no se enteran, o no les conviene, sus aldeanos turiferarios en Latinoamérica.

Martin Jacques (MJ) –autor del visionario libro Cuando China gobierne el mundo: el fin del mundo occidental y el nacimiento de un nuevo orden mundial (https://goo.gl/mkukW3)”– explaya "la muerte (sic) del neoliberalismo" global y “la crisis de la política occidental (https://goo.gl/AkGkZE)”. A su juicio, "la economía occidental se ha estancado y ahora se acerca a su década perdida sin fin a la vista". Aduce que "el periodo más dinámico del crecimiento occidental de la posguerra fue en el fin de la guerra y al inicio de la década de los 70, la era del capitalismo de bienestar social y keynesianismo, cuando la tasa de crecimiento era el doble del periodo neoliberal (Nota: del thatcherismo/reaganomics) desde 1980 hasta el presente".

Para MJ, "la característica más desastrosa, de lejos, del periodo neoliberal ha sido el inmenso crecimiento de la desigualdad", lo cual coincide con las conclusiones del economista galo Thomas Piketty. Enuncia que "amplios sectores de la población, tanto en EU como en Gran Bretaña, se encuentran ahora en rebelión", que "ha paralizado a la élite gobernante" cuando los "neoliberales y monetaristas están en retirada". Hoy la "desigualdad se encuentra en el pináculo de la agenda política", en sincronía con el "nacionalismo económico".

El laureado Nobel de Economía 2001, Joseph Stiglitz, acaba de sentenciar la “muerte de la globalización (...), escuela dominante del pensamiento (sic) económico en occidente, del FMI y el Banco Mundial (BM) en los pasados 30 años (https://goo.gl/PvBsfu)”.

Fue cuando inquirí: “más allá del ultrarreduccionismo economicista y/o financierista, carente de visión geoestratégica, ¿qué sigue, cuando se despliega la desglobalización en pleno caos global geopolítico debido a la decadencia de EU y su fallido orden unipolar? ¿"Economía mixta" de libre mercado con control estatal (sumado hoy del "control ciudadano cibernético")? ¿Preponderancia de la economía real sobre el pernicioso financierismo de las burbujas especulativas de las plazas de Wall Street y la City? ¿Neokeynesianismo con re-regulación?

¿Proteccionismo regionalizado en los diferentes bloques económicos bajo la férula geopolítica de las esferas de influencia del nuevo (des)orden tripolar EU/Rusia/China? ¿Regionalismos de libre comercio y proteccionismos regionalizados en los diferentes bloques económicos, si es que no se balcanizan en el camino, bajo la férula geopolítica de las respectivas esferas de influencia tripolar?

Queda pendiente el devenir de la hegemonía unipolar del dólar (http://goo.gl/wvCU55), paradójicamente omnipotente en la fase del caos global, que no refleja el imperante híbrido mundo multipolar ni el nuevo (des)orden tripolar de EU/Rusia/China, cuando estas dos últimas superpotencias apuestan a la desdolarización global y al resurgimiento del oro, acompasados de la internacionalización de la divisa china en ascenso”.

En un reciente seminario, el Center for China and Globalization (CCG), con sede en Pekín, y el Centro Estratégico de Estudios Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés), con sede en Washington, Long Yongtu (LY), anterior negociador del ingreso de China a la OMC, abogó en forma implícita por un "G-2" meramente geoeconómico de China/EU para la “gobernanza económica global (https://goo.gl/1cjG7Z)”. Nada que ver con el tramposo “G-2 geoestratégico (https://goo.gl/NOEMFf)” de Zbigniew Brzezinski (ZB), ex asesor de Seguridad Nacional de Carter e íntimo de Obama (que rechazó China), con el fin de repartirse el pastel global sin Rusia ni la UE. Ya ZB había retrocedido cuando pregonó hace poco un asombroso "realineamiento", con el coralario implícito de una "tripolaridad" de EU/Rusia/China (https://goo.gl/dgNb6n).

Según LY, China y EU, "con diferentes fases de desarrollo, tienen la habilidad para ayudar a forjar las guías económicas internacionales", cuando "el comercio internacional, el cambio climático y el comercio electrónico han emergido en las décadas recientes sin claros precedentes o reglas". Reconoce que "China se ha beneficiado mucho de haber entrado a la OMC y no tiene intención de cambiarla", por lo que "el resto del mundo debe estar tranquilo".

Diserta que la "nueva ruta de la seda (one belt; one road: OBOR, por sus siglas en inglés)" y el AIIB (Asian Infraestructura Investment Bank) fueron "iniciados por China y, más que un desafío, son complementarios al existente sistema financiero global", ya que "las presentes instituciones financieras internacionales, que incluyen el BM y el ADB (Asia Development Bank) no pueden suplir las demandas en infraestructura".

Scott Kennedy, vicedirector de la cátedra Freeman en estudios chinos en el CSIS, arguye que China no tiene objetivos de empezar desde cero, sino que más bien jerarquiza el concepto de "inclusión armónica".

He Yafei, anterior viceministro de Relaciones Exteriores de China, juzga que con "el TPP (Trans Pacific Parthnership), dominado por EU, Washington desea instalar su propio círculo" y "evitar tener a China para que influya en sus reglas".

En un seminario anterior en Pekín, su think tank CCG abordó los “desafíos de la desglobalización (https://goo.gl/LgkMFu)” y sus tendencias en el mundo: el Brexit; el trumpismo en EU, con el "americanismo" para sustituir la globalización, y el retorno del proteccionismo comercial y la exclusividad del TTIP y el TPP.

Según LY, "la OMC no puede más en forma efectiva colocar las reglas del comercio internacional, por lo que los acuerdos comerciales regionales (sic), como el RCEP (Regional Comprehensive Economic Partnership) son benéficos para empujar adelante la globalización", que deberá ser más "económica" que "financierista", como abordó la cumbre del G-20 en Hangzhou.

Para Huo Jianguo, alto funcionario del Ministerio de Comercio, "desde el punto de vista económico, los países desarrollados empujados por la globalización elevaron el nivel de su estructura industrial de una manufactura-céntrica a un enfoque de servicios". Pero hoy "la gobernanza global se ha retrasado detrás del rápido desarrollo del comercio y las inversiones globales, lo cual puede ser paliado por el multilateralismo".

Admite que "un problema de los acuerdos comerciales regionales, con el beneficio de innovación de sus reglas, es que pueden llevar a alianzas políticas y militares con consecuencias negativas".

La desglobalización y los regionalismos son reflejo del nuevo orden tripolar global.

www.alfredojalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Publicado enInternacional
“La mayoría de universidades del mundo van a desaparecer”

El experto en innovación y miembro de Singularity University, la universidad de Silicon Valley, cree que la certificación ya no es útil



Cuando David Roberts era pequeño, su padre le contó que Thomas Edison había hecho mucho más por la humanidad con el descubrimiento de la bombilla que cualquier político en la historia. Esa idea marcó su camino. Roberts es uno de los mayores expertos en tecnología disruptiva del mundo y también uno de los rostros más conocidos de Singularity University, la universidad de Silicon Valley creada en 2009 con el apoyo de la NASA y de Google.


Roberts considera que el negocio de las universidades tiene los días contados y que solo sobrevivirán aquellas que tengan una gran marca detrás. Singularity University ha roto con el modelo de certificación; no expide títulos ni existen los créditos. Su único objetivo es formar líderes capaces de innovar y atreverse a romper las normas para alcanzar el ambicioso reto que se ha marcado la universidad desde su creación. Sus alumnos están llamados a utilizar la tecnología para resolver los 12 grandes desafíos del planeta: alimentar a toda la población, garantizar el acceso al agua potable, la educación para todos, la energía sostenible o cuidar el Medio Ambiente, entre otros. Todo en menos de 20 años.


Roberts atiende a EL PAÍS en la Oslo Innovation Week, un encuentro organizado por el gobierno noruego estos días para detectar las nuevas tendencias en innovación que están transformando la economía.


Pregunta. En Singularity University (SU) los cursos no están acreditados. Eso quiere decir que están rompiendo con los títulos oficiales. Las universidades y los gobiernos hacen negocio con ello. ¿Creen que están dispuestos a cambiar el modelo?


Respuesta. No, no creo que estén abiertas a transformarse. Estos años estamos viendo la mayor disrupción de la historia en la educación y la mentalidad habitual ante estas transformaciones tan radicales suele ser la de pensar que lo anterior es mejor. Sucedió en el mercado estadounidense cuando llegaron los coches japoneses; eran más baratos y todos pensaban que de peor calidad, hasta que se demostró que eran mejores. Con la educación va a pasar lo mismo; las grandes universidades no quieren ofrecer sus contenidos online porque creen que la experiencia de los alumnos será peor, que no hay nada que pueda igualar el cara a cara con el profesor en el aula. Mientras ignoran la revolución que está sucediendo fuera, la experiencia de aprendizaje online irá mejorando.


Los programas académicos cerrados y la acreditación ya no tienen sentido porque en los cinco años que suele durar los grados los conocimientos se quedan obsoletos. Nosotros no ofrecemos grados ni créditos porque el contenido que enseñamos cambia cada año.


P. ¿Hay alguna plataforma de aprendizaje online que esté destacando sobre las demás?


R. Udacity. En 2011 el profesor de la Universidad de Stanford Sebastian Thrun, el mejor experto en Inteligencia Artificial de los Estados Unidos, se planteó impartir uno de sus cursos en Internet, gratis y para todo el mundo. Casi 160.000 estudiantes de más de 190 países se apuntaron y el porcentaje de alumnos que obtuvo una A (un sobresaliente) fue superior al de las clases presenciales. Thrun dejó Stanford y montó Udacity, donde ha desarrollado una metodología de enseñanza totalmente nueva. Además, ha creado un nuevo modelo de negocio: si terminas el curso a tiempo te devuelven tu dinero y si no consigues un trabajo tres meses después, también. ¿Te imaginas esto en una universidad tradicional? Las únicas universidades que van a sobrevivir son las que tienen una gran marca detrás, como Harvard o Stanford, o en el caso de España las mejores escuelas de negocios. Las marcas dan caché y eso significa algo para el mundo. El resto, van a desaparecer.


P. Uno de los programas que ofrece SU, el Executive Program, cuesta 14.000 dólares (unos 12.800 euros) y tiene una duración de seis días. Ese precio se aleja bastante de uno de sus retos: la educación accesible para todos.


R. La nuestra es una universidad excepcional. No se trata solo de adquirir información o aprender algo muy específico online, como sucede, por ejemplo, con Khan Academy. Nosotros vamos más allá. Ofrecemos una experiencia que cambia tu mentalidad, que transforma a la gente y cuando se marchan no vuelven a ser los mismos. A mí me sucedió. Unos años después del 11-S me puse a disposición del Gobierno y me incorporé como oficial de las fuerzas aéreas. Cuando escuché que querían crear una universidad para resolver los grandes problemas del mundo, tuve claro que participaría. Y lo hice; primero como alumno y después como vicepresidente y director del Global Solutions Program. Allí te das cuenta de que la vida es corta y de que puedes hacer cosas ordinarias o extraordinarias. Cuando estás en clase con otras personas, empiezas a darte cuenta del potencial que tienes, tu visión de ti mismo y de futuro cambia. No llegas a ese punto con el método habitual de recibir información únicamente.


Reconocido como uno de los mejores expertos en innovación disruptiva del mundo, David Roberts fue vicepresidente de Singularity University y director de su programa Global Solutions Program. Graduado en Ingeniería Informática por el Massachusetts Institute of Technology (MIT), más tarde se especializó en Inteligencia Artificial e Ingeniería Bio-Computacional y cursó un MBA en Harvard Business School. Es presidente de la compañía de drones HaloDrop, de la primera empresa de software para ordenadores quantum 1Qbit y asesor de Made-In-Space, responsable de la creación del primer objeto fabricado con una impresora 3D para la Estación Espacial.


P. ¿Cuál es hoy es principal problema de la educación?


R. La educación se ha roto. Hemos enseñado a la gente de la misma forma durante los últimos 100 años y, como hemos crecido en ese sistema, creemos que es normal, pero es una locura. Enseñamos en las escuelas lo que los colonialistas ingleses querían que aprendiese la gente: matemáticas básicas para poder hacer cálculo, literatura inglesa... Hoy no tiene sentido. Tenemos que enseñar herramientas que ayuden a las personas a tener una vida gratificante, agradable y que les llene. Algunos son afortunados de tener unos padres que les ofrecen eso, pero la mayoría no. Los programas académicos están muy controlados porque los gobiernos quieren un modelo estándar y creen que los exámenes son una buena forma de conseguirlo. Otro de los grandes dramas es la falta de personalización en las aulas. Cuando un profesor habla, para algunos alumnos irá demasiado rápido, para otros muy despacio y para cuatro a la velocidad idónea. Luego les evalúan y su curva de aprendizaje no importa, les aceleran al siguiente curso. Hoy sabemos que si nos adaptamos a los diferentes tipos de inteligencias, el 98% de los alumnos obtendrán el mejor resultado.


P. ¿Qué materias deberían ser imprescindibles?


R. La idea de aprender mucho, solo por si algún día hace falta, es absurda. Quizás deberíamos sustituir la idea de educación por la de aprendizaje y permitir que la gente aprenda en tiempo real, según sus necesidades. El verdadero propósito de la escuela debería ser crear curiosidad, gente hambrienta de aprender, ahí es donde los profesores tienen que ser buenos. Las habilidades emocionales van a jugar un papel muy importante en la nueva economía. Pongo un ejemplo. Los conductores de Uber en Estados Unidos son puntuados por los clientes de uno a cinco. Si alguno de los conductores tiene menos de 4,6 o más de tres opiniones negativas, directamente se le saca de la plataforma. Lo mismo sucede con los usuarios, si tienen menos de 4,6, ningún conductor les recogerá. ¿Quién me enseña hoy a ser honesto, íntegro y a tener compasión?


P. Se ha hablado mucho de que en menos de 50 años los robots terminarán con la mayoría de trabajos. ¿Cómo será el nuevo mercado laboral?


R. Hace 50 años éramos granjeros. Todos estaban preocupados porque las máquinas nos quietarían el trabajo, era la única manera de ganar dinero: tener una granja y vender comida. Hoy las cosas cambian 50 veces más rápido; hace 20 años nadie sabía lo que era un desarrollador web y ahora hay miles, es muy fácil y cualquiera puede hacerlo. Todo el mundo se pregunta en qué trabajo seremos mejores que los ordenadores. En ninguno. Esa no es la pregunta correcta. Hay que plantearse qué tareas no queremos que hagan, aunque lo puedan hacer mejor. No los queremos como militares, ni como alcaldes, tampoco que decidan qué presos pueden abandonar la cárcel. Eso es lo que tenemos que enseñar a la gente a decidir.


P. ¿Cómo podemos estar seguros de que habrá trabajo para todos?


R. La cuestión que me preguntas es si el dinero va a ser más o menor importante en el futuro. Yo solía pensar que la evolución de la tecnología hace que los costes bajen y que la gente pague menos por los mismos servicios. Siguiendo esa predicción, se podría pensar que vamos a trabajar menos porque no necesitaremos tanto dinero y vamos a tener más ocio. Es incorrecto. El ser humano va a seguir creando productos excepcionales, como el iPhone; todo el mundo querrá uno. Tendremos que ser capaces de crear valor para generar dinero y poder comprar esas cosas. La realidad virtual, la impresión 3D, o la salud van a ser algunos de los campos que nos van a sorprender. El mundo seguirá girando alrededor del dinero, que es la energía para hacer cosas o cambiarlas. Esos nuevos inventos te inspirarán a trabajar para poder comprar.


P. La clave del éxito, ¿está en la confianza en uno mismo? ¿Se aprende eso en SU?


R. Como alumno, yo aprendí que una sola persona puede impactar positivamente a todo el planeta. Ese don no está reservado a personas especiales, sino a gente normal, como tú y yo. La gente se convierte en lo que piensa. ¿Qué potencial tiene un bebé? La mayoría de la gente responde que es ilimitado, pero si les preguntas sobre su potencial, no responderán lo mismo. Mi misión ahora es viajar por el mundo bajo la marca de Singularity University para mostrar a los gobiernos, empresas e instituciones que el poder para innovar está ahí, solo tienen que dar el primer paso: cambiar su mentalidad.


P. ¿Cree que los universitarios deben cambiar también su mentalidad?


R. Sí. La aspiración no debe ser que una empresa te contrate. Eso significa que te van a pagar menos de lo que mereces. No tenemos que enseñar cómo conseguir un trabajo, sino cómo crearlo.

 

Oslo 24 OCT 2016 - 20:17 COT

“Jamás me encontrarán un acto de deshonestidad”

“Sé lo que hice antes, durante y después de ser presidente. Nunca hice nada ilegal, nada que pudiese manchar mi historia. En vísperas de cumplir 71 años, veo mi nombre en el centro de una verdadera caza judicial”, aseguró el ex mandatario.

 

El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva se refirió ayer a las acusaciones de corrupción que lo incriminan y que lo pueden mandar a juicio y advirtió: “Jamás encontrarán un acto deshonesto de mi parte”.


En una columna publicada por el diario Folha de Sao Paulo y titulada “Por qué me quieren condenar”, Lula, líder del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), afirmó: “Sé lo que hice antes, durante y después de ser presidente. Nunca hice nada ilegal, nada que pudiese manchar mi historia. En vísperas de cumplir 71 años, veo mi nombre en el centro de una verdadera caza judicial”, aseguró el ex mandatario.


“Se entrometieron en mis cuentas personales, las de mi esposa y mis hijos. Intervinieron mis llamadas teléfonicas y divulgaron el contenido, invadieron mi casa y me llevaron a deponer, sin motivo razonable y sin base legal. Están buscando un crimen para acusarme, pero no lo encontraron ni lo van a encontrar”, continuó.


Además, escribió: “Jamás practiqué, autoricé o me beneficié de actos ilícitos en Petrobras o en otro sector de gobierno. Desde la campaña del 2014 se trabaja en la narrativa de que el PT no es más un partido y sí una ‘organización criminal’, conmigo como jefe. Esa idea fue martillada, sin descanso, por titulares, tapas de revista, radio y televisión. No puedo callarme, sin embargo, frente a los abusos cometidos por agentes del Estado que usan la ley como instrumento de persecución política”, manifestó Lula, en una extensa columna que tiene 21 párrafos.


A su vez, expresó: “Tengo la conciencia tranquila y el reconocimiento del pueblo. Confío en que la Justicia, tarde o temprano, prevalecerá, mas no sea en los libros de historia. Lo que me preocupa, y a todos los demócratas, son las continuas excepciones al Estado de derecho. Es la sombra del estado de excepción que se está irguiendo sobre el país”.


Lula fue jefe de Estado entre 2003 y 2010 y se convirtió entonces en uno de los políticos más influyentes de la región como líder del PT. A la gestión del ex obrero metalúrgico y líder sindical se le atribuye el impulso que convirtió a Brasil en unas de las primeras economías mundiales en la década pasada, aunque recientemente surgieron varias acusaciones en su contra, todas relacionadas con hechos de corrupción.


El 10 de octubre, las autoridades brasileñas lo acusaron de haber favorecido irregularmente a la constructora Odebrecht en negocios con Angola. Antes, el ex presidente ya tuvo que responder ante la Justicia por “ventajas indebidas” en la reforma de un departamento que quiso comprar con un préstamo de una cooperativa gremial en el balneario popular de Guarujá, cerca de San Pablo, compra de la que finalmente desistió. Las acusaciones a Lula se enmarcan todas dentro de la operación “Lava Jato”, considerada la mayor investigación anticorrupción en la historia de Brasil.


Los investigadores de una trama corrupta en torno a la petrolera semiestatal Petrobras lo señalan, incluso, como “el comandante máximo” de la red. Por “Lava Jato” están siendo investigados más de 50 políticos en relación con el presunto pago de sobornos por parte de terceras empresas para obtener un trato de favor en sus negocios con Petrobras, una de las compañías energéticas más grandes de América Latina.


En relación a esto Lula escribió: “La ausencia de seriedad, la desproporción y la falta de base de legal de las denuncias sorprenden y causan indignación, así como la avidez con la que son procesadas en el juicio. Ya no les importan los hechos, pruebas o normas procesales. Denuncian y procesan por mera convicción y es grave que las instancias superiores y los organismos de control funcional no tomen medidas contra los abusos. Me acusan por ejemplo de haber ganado ilicitamente un apartamento que nunca me perteneció y no perteneció por la simple razón de que no quise comprarlo cuando me fue ofrecida la oportunidad, incluso después de unas reformas que se le realizaron que, obviamente, serían incluidas en el precio. Como es imposible demostrar que la propiedad sea mía, porque nunca lo fue, me acusan de ocultarla, en una trama surrealista”.


Luego, aseguró que sus acusadores sabían que no robó, que no fue corrompido y que no intentó obstruir a la justicia, pero dijo que no lo podían admitir. “No pueden retroceder después de la masacre que promovieron en los medios. Se convirtieron en prisioneros de las mentiras que crearon, la mayor parte de las veces a partir de notas periodísticas facciosas y sin rigor. Están condenados a condenar y deben evaluar que, si no me detienen, serán ellos los desmoralizados ante la opinión pública”, agregó el ex presidente.


De acuerdo con las encuestas, Lula lidera la intención de voto de cara a las elecciones presidenciales de Brasil en 2018. Su partido, el PT, gobernó Brasil desde 2003 hasta el 31 de agosto del 2016, cuando su sucesora Dilma Rousseff fue destituida por el Parlamento y Michel Temer, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), asumió la presidencia del país.


“Renuevo mi fe en el pueblo brasileño y en el futuro del país. Constato que está viva en la memoria de nuestra gente cada conquista alcanzada por los gobiernos del PT: los programas Bolsa Familia, Luz Para Todos, Mi Casa Mi Vida, el programa de fortalecimiento de la agricultura familiar y la valorización de los salarios, en conjunto, proporcionaron el mayor ascenso social de todos los tiempos”, dijo Lula y agregó que la gente no olvidará los millones de jóvenes pobres y negros que tuvieron acceso a la educación superior. “Va a resistir a los retrocesos porque Brasil quiere más, y no menos, derechos”, escribió.

Publicado enInternacional