Viernes, 21 Diciembre 2018 08:54

La expansión del movimiento mapuche

La expansión del movimiento mapuche

Saliendo de Temuco, corazón del territorio mapuche, las extensas plantaciones de pinos envuelven aldeas y pueblos, como olas que se ciernen sobre las gentes de la tierra, alambradas naturales de un descomunal campo de concentración. Las carreteras y caminos atestadas de carabineros en sus camionetas verdes, complementan el cerco de las plantaciones con un asedio implacable, tatuado en fuego y metralla sobre cuerpos morenos.

Las vendedoras en torno al mercado de Temuco están siendo desplazadas por una orden municipal, que los armados ejecutan con puntual soberbia. Ellas siguen acudiendo, cobijadas en una amplia clientela que persiste en comprarles pese a las amenazas de multas. Colgaron cantidad de globos negros cuando supieron del asesinato por la espalda de Camilo Catrillanca, el 14 de noviembre, en la comunidad de Temucuicui.

Quien quiera conocer más detalles del crimen, de las mentiras del poder y de la crisis política que acorrala al gobierno, puede acudir a la página mapuexpress.org, donde no le faltará información.

Lo que sigue es el resultado de intercambios y escuchas con miembros de diversas organizaciones, urbanas y rurales, de comuneros y académicos, presos políticos y familiares, estudiantes y feministas, recogidas en Santiago y Temuco durante los primeros días de diciembre.

El primer punto es constatar la expansión territorial del movimiento mapuche. En la Araucanía o Wallpampu no dejan de recuperar tierras, cuestión que fortalece a las comunidades que estaban cercadas y sometidas en reducciones. Siguen con el agua al cuello, pero empiezan a respirar, por eso las arremetidas del poder que no ha logrado frenarlas en la última década, digamos entre los asesinatos de Matías Catrileo (2008) y Camilo Catrillanca (2018).

En algunas áreas, como el triángulo entre Ercilla (al norte de Temuco), la costa de Tirúa y Loncoche (al sur), las recuperaciones de tierras van conformando una mancha de poder comunitario mapuche. Un ejemplo: en las mil 200 hectáreas del ex fundo Alaska, recuperado en 2002, viven hoy dos comunidades (Temucuicui Tradicional y la Autónoma), en tierras que fueron de la Forestal Mininco del grupo Matte, que posee 700 mil hectáreas usurpadas a las comunidades.

El segundo, es constatar la multiplicación de organizaciones de todo tipo, en todo lugar, tanto en Wallmapu como en las grandes ciudades. La Coordinadora de Organizaciones de Estudiantes Mapuche (COEM), en Santiago, formada hace cuatro años, reúne agrupaciones de casi todas las universidades y han creado una escuela de mujeres indígenas que defienden un feminismo mapuche. Ellas se definen como antipatriarcales pero no feministas porque, como señala Angélica Valderrama, de Mapuexpress, no queremos pensar nuestra realidad con los parámetros del feminismo blanco.

La Comunidad de Historia Mapuche forma parte de este notable crecimiento y diversificación del movimiento, lo que Simona Mayo define como la multi sectoralidad de la organización mapuche. Varios colectivos que podrían definirse como defensores de los derechos humanos, integran esta diversidad y, en algún caso, se consideran mapuche porque han asumido esa identidad aún teniendo piel blanca.

El tercero, el más sorprendente para quien escribe, es la creación de espacios mixtos (integrados por mapuche y huincas o blancos), como algo natural y normalizado, sin que existan jerarquías en el seno de los colectivos. Tanto la COEM como el colectivo de información Mapuexpress, son espacios de mapuches y blancos, así como varios grupos feministas, ambientalistas y estudiantiles.

Se están construyendo sujetos heterogéneos, como destacó el historiador Claudio Alvarado Lincopi en un conversatorio, algo que no está pudiendo hacer la izquierda porque en su endogamia sólo le valen sus propias tradiciones. Estos espacios mixtos así como el feminismo mapuche, casi no existían una década atrás, o bien eran muy incipientes, pero están floreciendo y multiplicándose de forma exponencial.

El cuarto, es la expansión de la lengua mapuche, el mapudugun, en lugares insospechables, como barrios populares y de clase media urbana. En la Villa Olímpica, en la comuna de Ñuñoa, barrio de clase media de Santiago, la hija de mi anfitriona estudia mapudungun en su escuela, por propia elección. Lo mismo sucede en otras tres escuelas del distrito. Hay consenso en la extraordinaria expansión de la lengua mapuche, mucho más allá de las fronteras de Wallmapu.

El quinto, es la masiva reacción de la población chilena ante el asesinato de Catrillanca. Hubo movilizaciones en por lo menos 30 ciudades de todo el país, incluyendo las del lejano norte. En Santiago se registraron en los días siguientes alrededor de 100 cortes de calle, con barricadas y hogueras, durante horas, con cientos de vecinos. Los que no salían a la calle, golpearon cacerolas en barrios enteros, sobre todo en la periferia. En algunas zonas las movilizaciones se prolongaron durante 15 días.

Esto revela que el pueblo mapuche se ha convertido en referencia para la enorme porción de chilenos y chilenas que albergan sentimientos antisistémicos, en un país donde la mitad de la población nunca vota. La tenaz resistencia del pueblo mapuche y la mediocridad de las izquierdas, lo colocaron en ese lugar, pese a las campañas en su contra.

Por último, destacar la importancia estratégica del Manifiesto de Temucuicui emitido el primero de diciembre ante una multitud concentrada en la comunidad donde fue asesinado Camilo. Defiende la desmilitarización de Wallmapu, el derecho al territorio ancestral con un llamado a las comunidades a fortalecer el ejercicio de recuperación y control territorial, y a formar una comisión de esclarecimiento histórico que recupere la verdad de cómo fue ocupado su territorio por el Estado de Chile (goo.gl/8dN3gg).

En el ejercicio de su libre determinación, todas las corrientes mapuche finalizan con un llamado a la desobediencia como forma de hacer realidad la descolonización.

 

Artículos relacionados

Presos políticos mapuche

14 de diciembre de 2018

Miguel Melin Pehuen, profesor intercultural Mapuche. “Lo que está detrás del asesinato de Camilo es el control del territorio…”

12 de diciembre de 2018

Publicado enSociedad
Autogestión. Errekaleor, una isla iluminada por el movimiento popular*

Fábricas a un lado y hectáreas de hierba al otro, tránsito de bicicletas y pocas personas a pie. Más adelante, unas rotondas que marcan la salida de Gasteiz. Tomando una de éstas a la derecha, una carretera sin apenas movimiento; 200 metros más adelante la primera de muchas fachadas con murales y el lema “You are now entering free Errekaleor”, emulando al barrio Bogside de la irlandesa Derry. Es Errekaleor, uno de los barrios ocupados más grandes de Europa.

Para entender la historia de esta singularidad alavesa y vasca merece echar la vista atrás. En la década de 1950, la población gasteiztarra prácticamente se duplicó debido a la expansión industrial de la ciudad y fue en ese contexto cuando se levantó una urbanización destinada a parte de esas personas trabajadoras. Un barrio que inicialmente se llamó “Un mundo mejor” y que años después tomó el nombre de “Errekaleor” (Río Seco) por el río que pasa por debajo de las casas.

De ese barrio era, entre otros, Romualdo Barroso, uno de los cinco obreros asesinados el 3 de marzo de 1976 en Gasteiz tras una asamblea obrera en el barrio de Zaramaga. Tenía 19 años. Las vecinas, año tras año y al igual que todo Gasteiz, le recuerdan con un emotivo acto en el cine del barrio, que ahora tiene su nombre.

Fue a comienzos del siglo XXI y coincidiendo con el desarrollo urbanístico del sur de la ciudad cuando se decretó el realojamiento de sus habitantes para la posterior demolición y reconstrucción de Errekaleor. Un realojamiento que las antiguas vecinas calificaron como “estafa”. “Me echaron de mi hogar porque necesitaban derribar el barrio y no lo han hecho”, denuncia Gabriel García, que residió con su hijo durante doce años en el barrio.

En septiembre de 2013, un grupo de estudiantes del campus de Gasteiz decidió ocupar el portal número 26. De esta manera, denunciaban los altos precios del alquiler en la capital alavesa y nacía un nuevo colectivo: Errekaleor Bizirik (Errekaleor Vivo). Año a año, el barrio comenzó a tener cada vez más habitantes mientras que el proyecto parecía consolidarse. El actual primer edil de Gasteiz, Gorka Urtaran (PNV), mantenía una postura ambigua afirmando que en el barrio no se podía vivir y más adelante tendiendo la mano a las que allí residían. Sería en el segundo año de vida de Errekaleor Bizirik cuando el barrio sufriría uno de los primeros golpes. 

 

La isla energética

 

En marzo de 2015, la Policía local cargaba en el barrio para que Iberdrola pudiese cortar la luz. Sería el anticipo del ataque más grande vivido por Errekaleor desde su ocupación, un hecho que llegaría dos años más tarde.

Durante la lluviosa mañana del 18 de mayo de 2017, la unidad de antidisturbios de la Ertzaintza tomaba el barrio para “facilitar” el trabajo de los técnicos de Iberdrola. Técnicos que habían sido llamados por el Departamento de Industria del Gobierno Vasco y que compartían una misma función: dejar a oscuras un barrio entero de Gasteiz. Pero este ataque, paradójicamente, tendría un efecto boomerang a pesar de efectuar el corte de luz.

Más de una docena de conciertos, una manifestación de más de 10.000 personas precedida por 14 columnas sectoriales. La respuesta dada durante las dos semanas posteriores al corte de luz marcó la agenda política y social de la ciudad. Y todavía quedaba el reto más importante: recaudar 100.000 euros para ser la isla energética soberana más grande de Euskal Herria. Tardaron 50 días en llegar a la cifra, pero consiguieron el objetivo con creces: el coopfunding consiguió reunir más de 108.000 euros.

Jon Crespo, militante del barrio, recuerda con emoción aquellos días posteriores: “Conseguimos ganar una batalla, ya que el objetivo de Urtaran era el derribo. La solidaridad y el compromiso lo frenó”. 

A día de hoy, Errekaleor es autosuficiente en lo que a energía se refiere. Un total de 270 placas suministran electricidad al barrio con una máxima producción de 70Kw. ¿Hubiese sido esto posible sin la intervención de la Policía Autonómica Vasca? Pese a pasar meses sin luz, con frío y una amenaza de derribo constante, el proyecto sigue creciendo: 120 personas residen a día de hoy en el barrio, dos de ellas han nacido en él y hay un total de siete niños y niñas. 

 

Gota a gota

 

A día de hoy es difícil conocer todos los proyectos en profundidad con una simple visita guiada. Llama la atención una inmensa huerta situada en la zona sur del barrio. Preguntando a nuestro anfitrión de qué modo consiguen mantenerla día a día, éste le da máxima importancia al hecho de que sea gestionada por personas que vienen desde fuera del barrio. Es decir, una huerta de uso comunitario que supera las fronteras de Errekaleor en el ámbito humano.

Otra herramienta que también atrae “forasteras” es la imprenta popular instalada en los bajos del centro social del barrio. A pesar de haber estado en stand by debido al corte de luz, media docena de máquinas hacen posible que los colectivos, a precios populares, puedan sacar sus carteles, octavillas o dossieres.

La panadería también ha funcionado a trompicones debido a la falta de suministro eléctrico. A pesar de ello, han conseguido repartir pan artesano por todo Gasteiz y ahora pretenden hacer un horno de leña.

Pero por encima de todo es la cultura la que florece en cualquier zona del barrio. Un bloque, un mural; entre ellos los de artistas conocidos como el italiano Blu o el valenciano Escif en la cara sur. En la zona norte, otro mural resume el espíritu de Errekaleor: “Auzo Boterea” (poder de barrio). 

Diferentes artistas han conseguido poner en marcha un local de ensayo para grupos locales tras meses de trabajo. Y uno de los sitios en los que podrán actuar es el propio gaztetxe de Errekaleor, la antigua iglesia convertida en el lugar de ocio y de debates políticos. 


Una utopía hacia dentro y fuera

 

En septiembre se cumplirá un lustro desde esa primera entrada al bloque 26. Un lustro que ha servido para crear y desarrollar alternativas. Pero “queremos más”, nos dicen nuestros anfitriones. Es por ello que ya tienen diversos objetivos en sus cabezas.

El hecho de que Errekaleor se encuentre en la periferia de la ciudad hace que uno de los principales retos sea el de la “permeabilidad con el resto de colectivos de Gasteiz”, explica Crespo. Una opción para ello está siendo la dinámica OkupaTU Gasteiz en la que cuatro colectivos de la ciudad comparten aniversarios: la radio libre Hala Bedi –35 años–, Gaztetxe de Gasteiz –30 años–, el frontón ocupado Auzolana –diez años– y los cinco años del propio Errekaleor.

El hecho de la “permanencia y perspectiva de vida en el propio barrio” es otro de los grandes objetivos. Diferentes edades, diferentes perspectivas… “No queremos que Errekaleor se ancle en algo juvenil”.

A pesar de la dificultad del reto, querrían crear condiciones para emanciparse del mercado actual: desde la alimentación y la energía, pasando por el ocio y los cuidados. “Deberíamos conseguir que la producción autogestionada no se mercantilice dentro del barrio, imperando así las relaciones no capitalistas entre las vecinas”, nos dice Crespo.

Con el objetivo de superar la “clásica relación de compraventa”, buscan fórmulas no mercantiles de puesta en común de lo producido, para así poco a poco no depender del trabajo asalariado fuera del barrio. Pretenden, de esta manera, construir relaciones entre vecinas en las que “impere el cuidado mutuo y el bienestar común”.

La legislatura actual terminará, probablemente, sin la irrupción de las excavadoras en Errekaleor. Las vecinas, por lo menos, están convencidas de que no habrá derribo alguno este año. En cuanto a las relaciones con el Gobierno local que salga de las próximas elecciones de 2019, no cambian su postura: “Seguiremos con la mano tendida a dialogar, pero de Errekaleor no nos moveremos”.

Seguro que es difícil explicar las 24 horas del día de un barrio en un solo artículo. De lo que no hay duda es de que, al igual que su vecino Romualdo, las errekaleortarras son ya parte de la historia. 42 años después, siguen peleando por “Un Mundo Mejor”.

 

* https://www.elsaltodiario.com/autogestion/errekaleor-una-isla-iluminada-por-el-movimiento-popular , 14/07/2018.

 

Jueves, 26 Noviembre 2015 11:44

La clientela es lo que importa

La clientela es lo que importa


«L a economía, estúpido» (the economy, stupid), fue una frase muy utilizada en la política estadounidense durante la campaña electoral de Bill Clinton en 1992. Clinton se refería a que era la situación económica de los estadunidenses el problema a resolver.

 

Parafraseando a este expresidente, sostengo, que antes que cualquier problema de violencia y demás, el nuestro, el colombiano, es: "el clientelismo, estúpido", constituido en uno de nuestros principales escollos para el desarrollo en lo económico y social, y por supuesto, lo político. Y así es porque desde dicha relación se desprende gran parte de la corrupción imperante en el país, así como el gran desequilibrio electoral existente para que los movimientos democráticas y de izquierda puedan competir en relativa igualdad de condiciones a las gubernamentales. De igual manera, el clientelismo es factor determinante en el rezago cultural del país. En este sentido, el clientelismo en las actuales condiciones seguirá siendo el problema a resolver, incluso, con la firma de la paz. Es más. Roy Barreras, gran espadachín santita en el tema de la paz, decía en alguna ocasión: "que vengan, que aquí los molemos", en referencia a las Farc. Y claro, con el clientelismo en sus diversas expresiones, a cualquier movimiento político alternativo a la izquierda o al centro, el clientelismo lo barre. O sino, ¿quién es capaz de hacer política seria y honesta al lado, por colocar solo algunos nombres, de Germán Vargas Lleras en La Guajira; los Ñoños en Córdoba; los Char, Gerleín y Efraín Cepeda en el Atlántico, y Roy y Dilian Francisca Toro en el Valle? Que a veces hay chispazos: sí, los hay, pero por lo general, son eso, chispazos.

 

Las recientes elecciones municipales y departamentales 2015 demostraron, que hasta la expresión más viva del clientelismo, representada en los partidos liberal, conservador y de la U, son barridos de sus escenarios cuando de sus entrañas sale un monstruo más poderoso; este fue el caso del autodenominado "Cambio Radical", que de cambio no tiene nada, y de radical tiene el presupuesto de obras del gobierno Santos. Pero sobre todo, la publicidad a su favor.

 

No se había dado antes, que un ministro, caso Germán Vargas Lleras, con movimiento político propio, hiciera uso de su cargo, pero especialmente, de los recursos de los colombianos –manejados por el Estado–, para beneficio propio, con apoyo taimado del Presidente, lo cual le facilitó que a donde llegaba prometiendo obras ganara adeptos para sus candidatos, incluyendo la cuestionada hoy gobernadora del deprimido y expoliado departamento de La Guajira, la llamada "princesa negra" Oneida Pinto Pérez, aliada del "asesino" Kiko Gómez. Hasta el uribismo, representado en el movimiento Centro Democrático, otrora dueño del poder en Colombia a través de la burocracia y el presupuesto, se quejó de la descompensación gubernamental a favor de Cambio Radical1. No en vano se dice, que políticos bogotanos de la talla de Vargas Lleras y Santos, son estadistas en Bogotá y clientelistas en las regiones.

 

Clientelismo extensivo. Las más de 1.123 administraciones municipales y distritales 2011-2015, dejaron 892 sancionados, de los cuales la U tuvo 121 revocados, Alianza Verde 111, igual cifra Opción Ciudadana y 33 del llamado grupo significativo de ciudadanos por firmas.

 

Sancionados que se resisten. Para las elecciones de 2015 la Fundación Paz y Reconciliación, en un simple análisis, demostró 152 candidaturas cuestionadas2. De estos, la mayoría aspiró a la reelección a través de familiares, fueran hermanos, primos, sobrinos o esposas y esposos. Diríamos, "lazos familiares del clientelismo". Ya antes lo habían hecho los parapolíticos por medio de lo que es conocido como "la política o la parapolítica en cuerpo ajeno". Situación que volvió a repetirse en las elecciones 2015, en las que los partidos Cambio Radical y de la U fueron de los que más familiares de parapolíticos apoyaron por medio de su aval3. Ni que decir de Horacio Serpa Uribe y su apoyo al cuestionado Didier Tavera en Santander y Luis Pérez Gutiérrez en Antioquia.

 

Las anteriores cifras demuestran que las administraciones públicas han pasado de la tradicional captura del clientelismo al clientelismo mafioso, caracterizado por disponer de los presupuestos públicos para el más desvergonzado enriquecimiento ilícito. A los partidos políticos descaradamente nada les impide avalar candidaturas mafiosas y corruptas, con tal de participar de parte del poder municipal, y a futuro contar con aliados para las elecciones presidenciales y parlamentarias. En su momento Kiko Gómez –cuestionado por asesinato de sus contrincantes–, fue avalado y apoyado por Cambio Radical, a pesar de ser públicas sus andanzas, y sirvió de soporte para la reelección de Álvaro Uribe II y la elección de Santos I.

 

Todo lo anterior demuestra que las administraciones públicas en sus diversas expresiones constituyen el escenario propicio para el clientelismo, basado en las siguientes fases:

 

- Fase I: Se dispone de presupuestos privados o públicos para "ganar" gobierno.
- Fase II: Se llega a la administración municipal, distrital o departamental y se dispone del presupuesto y de la burocracia.
- Fase III: Se pagan favores a contratistas, amigos y familiares.
- Fase IV: Se cuenta con una base reeleccionista, asegurándose la misma a través de un familiar o amigo cercano. Se repite el ciclo.

 

Democracia al cliente

 

Ante tales situaciones cabe la pregunta, ¿es Colombia una nación democrática por aquello de que realiza elecciones de manera periódica? Para los politólogos de derecha, tipo Fernando Cepeda y Posada Carbó, así como para la inmensa mayoría de medios de comunicación oficiosos, somos un país democrático, y según estos, somos supuestamente la democracia más antigua y estable de América latina. Lo que no dicen, es el cómo.

 

Pues bien, a los ideólogos y a los medios de la derecha, incluyendo al propio uribismo, que hoy le han dado de su propia medicina, hay que recordarles la manera y forma como se llevan a cabo las elecciones en Colombia. Y las recientes, no solo fueron ajenas al más refinado clientelismo, representado en el poder de las grandes obras de construcción de Vargas Lleras, así como sus promesas de vivienda por medio de su ministerio en cuerpo ajeno, de quien su actual ministro no es más que un títere, sino que lo tradicional volvió a la arena pública.

 

La compra y venta de votos en sus diversas formas (dinero, mercados, obras, empleo, contratos, etcétera). El voto de Registraduría representado en registradores y jurados de votación, que juegan a quitar y sumar votos de acuerdo a conveniencias o negocios previamente pactados (el caso UP en Bogotá es apenas un ejemplo, movimiento político al que no le contabilizaron cerca de 4.000 votos, por ignorancia de los jurados o por jugadas maestras que permiten sumar igual número de sufragios a otro partido). Presupuestos y burocracias departamentales y municipales a favor del sucesor. Medios de comunicación parcializados –tipo Rcn, Caracol y Blu Radio–. Elecciones de encuestas: posicionar a un candidato para que tome fuerza se volvió una costumbre electoral en el país, tipo encuestas alcaldía de Bogotá con Peñalosa a la cabeza4. Guerra sucia. bulling tipo Caracol contra Clara López5. Todas y cada una de estas manifestaciones de clientelismo y corrupción, pública y privada, se repitieron de nuevo, como parte de una costumbre ya típica de nuestra democracia clientelizada.

 

Más que la compra-venta del voto, con precios que llegaron en algunas partes de la costa Atlántica a $ 150.000 el combo (gobernación - alcaldía - Asamblea y Concejo), lo más paradójico fue que se vieron escenas contraproducentes, como candidatos repartiendo agua en algunas regiones del país –ante la sed del Fenómeno de El Niño–, mercados marcados en medio del hambre en La Guajira6, vivienda con "casas en el aire", etcétera, manifestaciones clientelistas y corruptas que constituyeron el diario vivir de los candidatos en la búsqueda del disputado sufragio.

 

Casos llamativos como el de los Ñoños7 en Córdoba, quienes con alusión descarada a la mermelada santista, señalaban que con ellos dicho departamento tendría más apoyo gobiernista si sus candidatos salían electos.

 

Por su parte, el candidato del billete, como dicen en la costa Atlántica, era Yahir Acuña, quien para las elecciones 2014 salió electo a la Cámara de Representantes por Sucre, y se dio el lujo de 'vender' su votación para Senado a los entonces candidatos José David Name (hijo del otrora cacique José Name Terán); Efraín Cepeda Sarabia, (llamado en el Atlántico "el rey de la Registraduría"); Julio Miguel Guerra, el hijo del gobernador de Sucre, Julio César Guerra Tulena; Eduardo Pulgar Daza, senador de la U, oriundo del Atlántico, desteñido parlamentario pero hábil clientelista y gran comprador de votos; y Mario Fernández Alcoler, liberal. Pues bien, este personaje, que apoyaba a su esposa a la gobernación de Sucre, ya que él estaba impedido, fue "cogido" a dos días de las elecciones 2015, en una vía de su departamento, con cerca de $ 500 millones en su vehículo particular, sin que a la fecha haya podido explicar origen y destino de dicha suma de dinero, aunque: "blanco es, gallina lo pone, ¿qué será?".

 

Sobre Yahir Acuña en su momento señalaron:

 

"La fila le daba dos veces la vuelta a la manzana y no era para menos. El representante Yahir Acuña en persona, con la usual simpatía que se le conoce en Sucre, estaba entregando a todo el que la quisiera hacer una botella de whiskey y 20 mil pesos con un respectivo apretón de manos y una sonrisa. Para sus líderes de confianza el billete era de 50 mil. El regalo, les explicaba a todos, era para que tuvieran con qué pagar la entrada a la fiesta de toros y para "la sed"8. Si esto es democracia, apaga y vámonos.

 

Las recientes elecciones demostraron una vez más, que más que ideas lo que había de por medio en estos comicios ya no era el tradicional TLC (tamal-lechona-cerveza o teja-ladrillo-cemento), ¡no! esta práctica quedó de lado hace rato. Incluso los 10 y/o 20 votos a que está obligado cualquier empleado vía contrato termino fijo en cualquier dependencia estatal, no determina un buen resultado electoral. Influyen, pero no son la esencia del clientelismo "democrático" colombiano, o mejor, de la democracia clientelizada colombiana.

 

Por cierto, esta democracia, la realmente existente en Colombia, cuenta con cerca de 1.000.000 de empleos públicos directos e indirectos en la administración central y millones de familias con Sisbén, grupos a los cuales en época electoral les recuerdan quién es quién con el empleo y el dinero. Recientemente se descubrieron 457 mil muertos que siguen recibiendo subsidios vía Sisbén. El clientelismo sí sabe sacarle provecho a las prebendas, la izquierda no. Bogotá lo acaba de demostrar.

 

Por cierto, Yahír Acuña lo más probable es que pague por su osadía de desequilibrar el poder clientelar en Sucre y la costa Atlántica. A lo mejor le seguían los pasos sus adeptos y contrincantes, y en un descuido le demostraron que él seguirá siendo una "pata pelaa" como lo fue cuando vendía agua en Sincelejo en un burro. Creyó que Santos y Vargas Lleras, bogotanos "perfumados", eran sus amigos.

 

Otro ejemplo de democracia clientelizada sobresale en Buenaventura, por cierto, gobernada por "dirigentes" políticos afrocolombianos, al igual que el Chocó, en donde los últimos tres alcaldes han terminado presos, y donde 4 de los 7 candidatos estaban seriamente cuestionados9.

 

Zona de masacres, desigualdad social inédita, confrontación armada de todo tipo, y corrupción rampante, Buenaventura constituye un espejo de la política corrupta imperante en amplias zonas del país.

 

Del clientelismo al menudeo, al gran contrato

 

De los Names a los Ñoños. Durante un buen tiempo el símbolo de la politiquería en nuestro país se referenció con políticos de la talla de José Name Terán, todo un experto en clientelismo tradicional, muy al estilo de la escuela del "ilustre" Julio César Turbay Ayala, para quien en su momento, la corrupción debía llevarse a sus justas proporciones: el 10 por ciento de comisión. Pues bien, el clientelismo de antaño se caracterizó por el empleo, la pequeña obra, el abrazo de compadre, y uno que otro contrato. Pero aunque se dice, que esos tiempos quedaron atrás, ya que de por medio está un voto independiente, la televisión y las influyentes redes sociales, hoy lo determinante es el gran contrato, y entre estos, las concesiones viales, eléctricas, mineras, de salud, etcétera, a perpetuidad, las cuales han sido repartidas en algunos departamentos equilibradamente entre grandes parlamentarios.

 

Pero hoy en día, la movida está en las discusiones del presupuesto general de la nación, en donde, a través de trampas, que incluyen las Mesas Directivas y Secretarías de Senado y Cámara, así como funcionarios corruptos de Planeación Nacional y el propio Ministerio de Hacienda, y hasta se podría decir que el propio Presidente y sus Ministros facilitan la formación de una camada de congresistas que saben disponer de partidas presupuestales específicas, que luego de ser aprobadas vía presupuesto general, las venden a contratistas, o piden comisiones por las obras a realizar. Este el clientelismo ñoñonizado.

 

Este clientelismo toma fuerza desde la reforma constitucional de 1968, cuando Carlos Lleras Restrepo, abuelo de Germán Vargas Lleras, tranzó su reforma con el Congreso, al cual le otorgó los llamados "auxilios parlamentarios", permitiendo a cada congresista –basado en su habilidad delincuencial–, disponer de una suma presupuestal para ser distribuida a su conveniencia entre sus amigos. Por lo general el 50 por ciento de los auxilios parlamentarios de la época terminaban en los bolsillos del clientelismo.

 

Con la Constitución de 1991 dicha práctica fue abolida. Pero en las primeras de cambio, tanto César Gaviria, como su ministro de Hacienda –Rudolf Hommes–, los resucitaron por medio de lo que fue llamado como "asignaciones específicas", las mismas que el hoy presidente Santos, como ministro de Hacienda de Pastrana, defendiera ante la Corte Constitucional, ente que los declaró válidos. Dichos auxilios, revestidos como asignaciones, reciben el mote genérico de mermelada.

 

La mermelada es repartida por medio de asignaciones de obras que supuestamente se van a hacer en un departamento. Puede ser un puente, escuela, carretera, cancha deportiva, casa de la cultura, etcétera. La suma que un determinado parlamentario recibe es gracias a su poder de manipular las discusiones en las Comisiones Económicas y del bloque que se llegue a conformar en las Plenarias de Senado y Cámara. Pero aquí juega el jefe de Estado, el ministro de Hacienda, el director de Planeación, y los funcionarios corruptos de la administración central.

Por los Ñoños se entiende la llave de Musa Besaile y Bernardo 'Ñoño' Elías, ambos de La U y del departamento de Córdoba, convertidos en fenómeno en las elecciones del 2014, en las cuales, gracias a que entre 2011 y 2012, Ñoño Elías habría recibido por concepto de cupos indicativos 90.000 millones de pesos, y Besaile 68.000, lo que les permitió reunir votaciones descomunales10.

 

Al contar con grandes sumas de dinero, producto de las comisiones de obras, si es que estas se hacen, un político clientelizado o ñoñonizado, puede disponer de grandes recursos para la compra de votos a través de los empresarios de la cedulación, es decir, aquellos que ya tienen su "rebaño" electoral apartado y marcado. Por si es el caso, se puede comprar al registrador de la localidad. Y ni que decir de los medios de comunicación.

 

Las grandes obras públicas dan para todo. Los grandes contratistas peñalosistas lo saben, en especial Vargas Lleras. Ellos también son otro tipo de Noños, los cuales alcanzaron el poder, el gobierno y los recursos, frente a una izquierda que no logró conectarse a profundidad con diversos sectores sociales en la capital del país, dejando el espacio abierto para que el clientelismo de viejo y nuevo tipo retornara a la y se colocará a la cabeza de la administración de la ciudad.

 


1 http://caracol.com.co/radio/2015/10/15/politica/1444863628_782957.html.
2 El Espectador, miércoles 21 de octubre 2014, p. 6
3 Ibíd., p. 4.
4 El Espectador, jueves 8 de octubre 2015, p. 2.
5 http://www.semana.com/nacion/articulo/la-dura-carta-de-clara-lopez-semana-por-el-cubrimiento-de-su-candidatura-la-alcaldia/449196-3.
6 http://lasillavacia.com/historia/cambio-agua-por-votos-en-la-guajira-51286.
http://www.pacocol.org/index.php/comite-regional/la-guajira/9321-aida-avella-ninos-wayuu-mueren-de- sed-y-hambre-mientras-corruptos-cambian-votos-por-agua-en-la-guajira.
7 Por los Ñoños se entiende la llave de Musa Besaile y Bernardo 'Ñoño' Elías, ambos de La U y del departamento de Córdoba.
8 http://lasillavacia.com/historia/con-whiskey-y-billete-yahir-acuna-le-pelea-sucre-al-gordo-garcia-46513.
9 El Espectador, viernes 16 de octubre de 2015, p. 8.
10 http://www.semana.com/nacion/articulo/politica-que-va-de-los-names-los-onos/380536-3.
11 Bobbbio, Norberto. Derecha e izquierda, Taurus, 1995, p. 11.

* Magíster en ciencia política, UniAndes; Magíster en periodismo, Universidad de Bielorrusia

 


Recuadro 1

 

Rafael Ballén, candidato del PDA a la gobernación de Cundinamarca

 

"En Cundinamarca, como en toda Colombia, la democracia es apenas un aviso"

 

Entre las muchas experiencias vividas por candidatos del Polo Democrático Alternativo (PDA) en las elecciones de octubre último, destaca la que encabezó Rafael Ballén para la gobernación de Cundinamarca, donde hace varias décadas ejerció la docencia en escuelas y colegios, así como vocerías sociales en diversos concejos municipales. Su posterior formación en leyes le permitió asumir la docencia universitaria en varios centros académicos y funciones en diversas instancias estatales. La postulación que la Coordinadora Departamental del Polo le hizo, lo sacó por unos meses de la literatura –a la cual está dedicado desde hace unos años– llevándolo de nuevo a recorrer municipios y veredas. Aquí su lectura de lo que vivió y vio durante algunos meses de ajetreo electoral.

 

desdeabajo (da). Rafael, ¿cuáles son las lecciones más significativas recogidas durante la campaña que acaba de liderar por la gobernación de Cundinamarca?
Rafael Ballén (RB). Son cuatro: 1. Que tenemos un sistema electoral inepto, obsoleto y corrupto. No tanto por las personas que ocupan su estructura –que no por estar allí son corruptas– pero sí el sistema electoral (de lo cual las elecciones son el principal componente), que solo sirve para quienes tengan dos cosas: a) dinero, b) medios de comunicación. Con el primero corrompen a la gente y compran la conciencia de los líderes, y con el segundo confunden. Un axioma se desprende de esto: "quien tenga dinero y medios gana". La evidencia es contundente: con este sistema electoral es imposible que haya paz, pues no permite una participación ni honesta ni entre iguales.

 

da. Existe una vieja propuesta de impedir que los dineros particulares entren en las campañas, ¿lo que vio por decenas de municipios reconfirma la necesidad de hacer tal propuesta realidad?
RB. Sin duda. Hay que impedirlo pues ahí llega todo tipo de dinero, además de que los contratistas terminan siendo los dueños de las campañas, actuando como los arnés de la política electoral.

 

da. ¿Es necesario, entonces, reforma este sistema electoral?
RB. Estamos ante un sistema electoral que ni es democrático, ni justo ni equitativo, por lo cual una simple reforma no será suficiente; para que de verdad las oportunidades sean para todos debe sufrir una cirugía de cuerpo entero. Tenga en cuenta que siempre que lo han reformado es para favorecer de mejor manera a quienes siempre han tenido el poder.

 

da. Aludía usted a cuadro aprendizajes, faltan tres...
RB. Sí, retomemos, 2. Existe una corriente política en Colombia que sigue propiciando la guerra como mecanismo electoral, imponiendo candidatos en ciudades capitales, departamentos y municipios –aunque ahora no le fue tan bien–; 3. En lo que respecta a Cundinamarca, existen muchos municipios en la miseria, donde los derechos fundamentales son letra muerta; es decir, la miseria en el interior del país es palpable, ¿cómo será en las regiones más apartadas? 4. Aún en contra de los partidos tradicionales, en las comunidades hay alma de organización colectiva, lo que explica que algunos alcaldes resulten elegidos, más que por el aval de x o y partido, por el esfuerzo y capacidad de movilización de las bases.

 

da. Su campaña tuvo muy bajo nivel, ¿a qué se debió ello?
RB. Dos factores son aquí relevantes: 1. La falta de estructura del PDA en Cundinamarca, y por lo tanto, ausencia de acompañamiento al candidato. Es una realidad: el Polo no tiene estructura alguna en el territorio de este departamento, sus simpatizantes lo son por puro corazón. Esa es la queja de los simpatizantes del Polo en esta parte del país: que únicamente los buscan cuando hay elecciones, el resto del tiempo los dejan solos. 2. La democracia en Colombia es un simple aviso, ¿qué democracia es aquella donde a un candidato de oposición no le permiten hablar en los grandes medios?

 

da. ¿Qué quiere decir con ello?
RB. Existe una norma en el país la cual estipula que todos los candidatos deben tener acceso a los medios de comunicación, y estos deben procurar que así sea. Pues bien, la realidad está en contra de la norma, la cual es usada por esos grandes medios para vacunarse ante una posible sanción. Estuve en campaña tres meses y nunca pude acceder a los micrófonos ni a la imagen de ninguna de las grandes cadenas radiales ni a los canales de televisión. Las únicas dos veces que hicieron la pantomima de entrevistarme fue así: Un día me llaman de una de las dos grandes cadenas radiales y me hacen una primera pregunta: ¿Cuál el propósito principal de su plan de gobierno?, la defensa de lo público, respondo sin demora. De inmediato quien preguntó cerró la entrevista. En otra ocasión suena el teléfono y me ordena el periodista de la otra gran cadena radial que resuma en un minuto mi perfil personal y el programa de campaña, está de más decir que rechacé la supuesta entrevista.

 

da. En estas condiciones, ¿ante cuáles retos está el PDA en Cundinamarca para ser consecuente con su ideario?
RB. Ser la expresión del Partido en Cundinamarca, es decir, darle forma a una estructura territorial, y al mismo tiempo realizar foros ideológicos y programáticos que le permitan darse una identidad y estar en contacto permanente con sus simpatizantes. Si actuamos así, quienes lo integramos estaríamos preparados para refrendar los acuerdos de La Habana, y para afrontar de manera cabal las elecciones de 2018, en las que la izquierda debe reunir 10 millones de votos si de verdad aspira a ser alternativa de poder.

 

Ilusas pretensiones politiqueras

 

"[...] la mayor vergüenza no terminó ahí. El heredero de Álvaro Cruz me envió toda suerte de emisarios, desde mis amigos personales, hasta miembros del vértice de la campaña de Clara López, pasando por viejos cuadros de izquierda. Solo hizo falta que la propia presidenta del Polo me llamara para decirme: "Rafael, debes retirarte y adherir al ganador en Cundinamarca". No me extraña ni me aterra la audacia y el desconocimiento que de mi conducta tiene el hombre, pero sí me deprime que la gente del Polo que lo escuchó se haya atrevido a contemplar mi retiro a favor de un tercero. Faltando diez días para el 25 de octubre, una noche recibí una llamada de una persona a quien yo no había escuchado en mi vida. Era la primera o la segunda en la jerarquía de la campaña de Clara López [...]. 'Necesito hablar urgentemente contigo, pero tiene que ser personalmente'. Suspendí los compromisos que tenía y asistí a la cita. Después de varios rodeos concluyó: 'se sientan ustedes dos y hacen el gabinete de Cundinamarca. Tú escoges las secretarias que quieras. Como sé que has hecho una buena campaña en Soacha, tu adhesión deben hacerla en ese municipio'. La pregunta es: ¿Si el heredero de Cruz intentó quebrantar la férrea voluntad del candidato del Polo a la gobernación, a cuántos de nuestros candidatos a alcaldías y concejos sobornó". (Extracto de la carta "Breve percepción de la campaña a la Gobernación", enviada por Rafael Ballén al presidente y demás miembros de la Coordinadora Departamental del Polo, octubre 27 de 2015).

 

Recuadro 2

 

La izquierda a la deriva

 

Lo sucedido en Bogotá es apenas una pequeña nuestra del gran fracaso de la izquierda colombiana, caracterizada por el tribalismo, el egoísmo, el personalismo y mesianismo de grupos, casi sectas, que parecen que no hubieran aprendido de los sucesos de los años 60 y 70 del siglo XX, cuando en las universidades públicas decenas de grupos maoístas, trotskistas, línea soviética y otros, debatían sus consignas a palo, mientras afuera de las centros educativos, el país era otro.
Desaparecida la Unión Soviética, hoy convertida en un Estado mafioso; China, una nación que tiene esclavizada a su población a favor del gran capital internacional; Cuba, pidiendo a gritos la inversión gringa, y el otrora Vietnam heroico marchando por la senda del capitalismo, cabe preguntarse, ¿por qué pelea la izquierda en Colombia?
Un exsindicalista que fue a renovar su pensión, un ladrón a enriquecer su familia, y un ególatra que se cree mesías, demuestran un rotundo fracaso de la izquierda en Colombia.


La clase media fue el puente para que el Polo llegara al gobierno de Bogotá, no al poder. El Polo no lo entendió. La abandonó, prefirió dar el pescado, y a montones, a los sectores "desposeídos", razón ideológica de su bandera. Sin embargo, el día de las elecciones, ante una Bogotá trancada y sucia, Cambio Radical apostó a la palabra Cambio, y no hacía falta ser un gran estratega electoral para voltear la torta. Con paciencia, pero con recursos a la mano, Cambio Radical salió a comprar lideres con votos, algo ya típico de Bogotá, mientras el progresismo petrista, con escasos 50 mil "pecuecos" votos, vio naufragar su barco en medio del apoyo vergonzante a Santos y Pardo. Hasta en Sumapaz sumaron ediles para Vargas Lleras.


Petro fue soberbio y falló en su clasismo. No tenía porque demostrarlo tan rabiosamente. Nunca encontró una propuesta sería para Bogotá. Imposible que disponiendo de presupuesto propio, no pudiera haber hecho el "cemento" que la ciudad esperaba, como era TransMilenio por la Boyacá, así como sus "propias" obras, a saber, el Cable de Ciudad Bolívar y el Tranvía por la Séptima. El contrato de la famosa máquina tapa huecos recayó en un mediocre artista de televisión, lo cual dejó dudas. No tuvo planificadores, y menos ejecutores. La izquierda demostró que no tiene capacidad de gobernar. Será regresar a los pequeños municipios, y volver a barajar en Bogotá con caras nuevas. Aunque Salvador Allende se lanzó cuatro veces a la presidencia de Chile.


Petro no entendió a Norberto Bobbio cuando dice: "Quien quiere hacer política día a día debe adaptarse a la regla principal de la democracia, la de moderar los tonos cuando ello es necesario para obtener un fin, el llegar a pactos con el adversario, el aceptar el compromiso cuando éste no sea humillante y cuando es el único medio de obtener algún resultado"11.


"Partidos" en una serie de partidos y movimientos políticos, Polo, seudo Verdes, Maíz, Unión Patriótica, y una serie de maquinarias "indígenas" prestas a dar avales a cambio de dinero, igual que las negritudes, así las cosas la izquierda no encontró su ideario. Amén de una Clara López desteñida, sin discurso, viviendo de las primeras encuestas, dando espacio para que el sistema, con sus medios y periodistas a su servicio, los molieron. Algo que era sabido, y para lo cual han debido preparase y no "llorar" como hoy lo hacen. Lo peor, se quedaron esperando el guiño santista, en recompensa por haberlo apoyado ante la encrucijada uribista de 2014.
Para mayor inquietud, la izquierda -con algunas islas-, pareciera que no existe más allá de Bogotá. En la costa Atlántica sí que está desaparecida, y lo peor, Polo Democrático, Verdes y petristas se pelean a ver si apoyaban a Verano y Char, y a esperar un "puestecito", que en las primeras de cambio se los quitan. Lo de Barranquilla da ganas de llorar por ti, izquierda colombiana, seudo líderes mercantilistas y pegados al poder corrupto de la ciudad y el departamento. Y pesar que Petro se trajo para su administración a varios costeños que sin conocer la ciudad, naufragaron en la administración capitalina y hoy regresan fracasados a sus sedes.
A futuro, las vías a venir con las Farc y Eln en medio de la "molienda" pronosticada por Roy Barreras, es necesario concretar la frase de cajón muchas veces dicha: Unidad. Algo posible si deponen los egos. Separados, cada uno por su lado, como el suicidio de la UP en Bogotá, la molienda continuará siendo grande. Ha, y llegó la hora de renovar el liderazgo, que con contadas excepciones, tipo Jorge Robledo e Iván Cepeda, lo que hay en la izquierda colombiana es grama en el pasto, caso los concejales del Polo en Bogotá, de donde "no hay pelo pa´ moño".

 

Postdata

 

Valoro la actitud de Antonio Navarro Wolf en apoyar a Clara López. Navarro con este hecho dictó una gran lección a la izquierda en Colombia.

 

Si las Farc y el Eln no están representados en las entidades que tendrán a cargo los recursos económicos del llamado postconflicto, dichos dineros terminaran en manos del clientelismo. El nombramiento del "quemado" Rafael Pardo demuestra que los dineros primero serán para las clientelas.

Publicado enEdición Nº219
Crean un rayo tractor sónico que hace levitar objetos

Un equipo de científicos de las universidades de Bristol y Sussex (Reino Unido) en colaboración con la compañía Ultrahaptics, ha logrado construir el primer rayo tractor sónico del mundo, con capacidad para levantar y mover objetos gracias a las ondas de sonido aparentemente desafiando a la gravedad. El estudio ha sido publicado en la revista Nature Communications.


Esta nueva tecnología con haces tractores o rayos, funciona mediante unas "pinzas" de holograma acústico que sirven para coger y mover objetos pequeños en tiempo real. Este primer rayo tractor sónico utiliza ondas de sonido lanzadas desde 64 altavoces en miniatura que generan un campo de fuerza lo suficientemente intenso para sostener los objetos en el aire, sin contacto físico. Controlando las ondas de sonido podemos mover el objeto, girarlo o mantenerlo en su posición.


"Todos sabemos que las ondas sonoras pueden tener un efecto físico, pero aquí hemos conseguido controlar el sonido en un grado que nunca antes se había alcanzado", explica Bruce Drinkwater, coautor del estudio.


Los investigadores han creado rayos tractores con tres formas distintas de campos de fuerza acústicos: el que simula un holograma de pinzas, un vórtice acústico en el que los objetos quedan atrapados en el núcleo y una jaula acústica de alta intensidad que rodea a los objetos y hace que permanezcan en el mismo sitio desde todas direcciones.


Este innovador rayo tractor podría emplearse para transportar objetos delicados y ensamblarlos sin posibilidad de injerencia en la manipulación del mismo o incluso una versión en miniatura podría coger y transportar medicamentos o instrumentos microquirúrgicos en un organismo vivo.


(Tomado de Muy Interesante)

Lunes, 06 Julio 2015 14:54

El descubrimiento del movimiento

El movimiento que la burguesía vio por primera vez en la historia de la humanidad occidental fue denominado como "revoluciones"; y, más exactamente, como revoluciones del orbe celeste. En otras palabras, se trató de la idea de movimiento cíclico, regular, periódico.

Puede decirse, en categorías históricas, que la primera vez que la humanidad vio el movimiento y se lo apropió consiguientemente fue con la burguesía. En efecto, la burguesía es la primera clase social que ve el movimiento. Antes, con la única excepción de Heráclito —quien nunca figuró, en absoluto, en las primeras líneas de la filosofía y del pensamiento occidental—, primó la estabilidad, la quietud; dicho filosóficamente: el ser.


La forma en que la burguesía descubre el movimiento es, antecedidos por Descartes, gracias a Galileo, Copérnico, Kepler y Newton. Ese movimiento configura toda la modernidad y la corriente principal de pensamiento hasta nuestros días. Pues bien, las herramientas para comprender y explicar el movimiento fueron, oportunamente, el cálculo —el cálculo diferencial y el cálculo integral— y, posteriormente, la estadística ("ciencia del estado"), con todas sus variables y subcapítulos, principalmente.


El movimiento que la burguesía vio por primera vez en la historia de la humanidad occidental fue denominado como "revoluciones"; y más exactamente, como revoluciones del orbe celeste. En otras palabras, se trató de la idea de movimiento cíclico, regular, periódico. Correspondientemente, el movimiento fue conceptualizado en la forma de "dinámica" y de "sistemas dinámicos", una expresión que corresponde, propiamente hablando, a la física clásica o la mecánica celeste.


Así las cosas, la naturaleza, el mundo y la sociedad fueron subsiguientemente explicados en términos de movimientos pendulares, sistemas dinámicos, ciclos (por ejemplo en economía, ciclos de producción y ciclos de crisis), períodos (acaso períodos de gobierno), y demás. Como consecuencia, la mecánica clásica permeó a todas las ciencias que nacieron en la modernidad, incluyendo, desde luego, a las ciencias sociales y humanas. En efecto, en política, por ejemplo, los conceptos clásicos son todos de origen físico: masa, poder, fuerza, movimiento, acción–reacción, caída libre, inercia. Posteriormente se agregarían otros conceptos de cuño físico, como energía, potencia, fricción, rozamiento, y aceleración y desaceleración, por ejemplo; estos últimos muy en boga en economía y finanzas en los últimos tiempos.


Como se observa, el movimiento fue descubierto, hablando históricamente, por la burguesía, pero inmediatamente ese movimiento fue interpretado en términos de sistemas físicos —inertes, por tanto—, para lo cual se desplegaron numerosas herramientas de control, predicción y manipulación del movimiento. Ésta configura la historia que desde el siglo XVI corre, grosso modo, hasta nuestros días. Todo lo demás, son detalles.


Sin embargo, por numerosos caminos, de manera anodina, la segunda mitad del siglo XX hizo el aprendizaje de otras clases de movimiento, que ya no eran periódicos, cíclicos o regulares. En términos sociales, se trata de la crisis financiera de 1929 hasta la Blitzkrieg de Hitler en la Segunda Guerra Mundial; desde la caída del muro de Berlín, anticipados por la Perestroiska y el Glasnot, hasta la crisis del sistema financiero a partir de 1998 con sus diversas fases y expresiones: la crisis de las "punto.com", de las hedge funds, las subprime, la crisis del sistema hipotecario, la crisis del techo de la deuda de Estados Unidos, la crisis del sistema financiero, la crisis y recuperación de los países (PIGS; acrónimo para "cerdos"): Portugal, Irlanda, Grecia y España.


Y ello para no hablar de la crisis que significó Chernóbil, la crisis de Fukushima, en Japón, o los terremotos, tifones, huracanes y tornados alrededor del mundo, por mencionar tan solo los ejemplos más conocidos.


Pues bien, el final del siglo XX y lo que va del XXI hicieron el descubrimiento de un tipo de movimiento para el cual la burguesía, como clase histórica, y su ciencia, no estaban preparadas. Se trata de movimientos súbitos, imprevistos, irreversibles, incontrolables. Los nombres que se adscribieron a esta clase de movimientos son conocidos ya hoy en día: caos, catástrofes, sistemas no–lineales, sistemas alejados del equilibrio, redes libres de escala, fractales, redes complejas. En correspondencia con ello, fueron descubiertas otras clases de disciplinas, enfoques y conceptos, tales como emergencia, autoorganización, e inteligencia de enjambre, entre otros.


A todas luces, a partir de los años 1970 hasta la fecha, emerge un conjunto de nuevas ciencias dedicadas al estudio de esa clase de movimiento de los cuales no podía ni puede ocuparse la burguesía: movimientos caracterizados por inestabilidades, fluctuaciones, turbulencias, no–linealidad, por ejemplo.


Pues bien, es sobre esta clase de movimientos que se ocupan las ciencias de la complejidad, que son un tipo de ciencia perfectamente distinto de la ciencia clásica o de la modernidad. Sin ambages, las ciencias de la complejidad corresponden a una fase perfectamente distinta de la historia de la humanidad. No ya aquella que se concentra en el orden, el equilibrio y la estabilidad. Tampoco aquella se ocupa de movimientos cíclicos, periódicos, previsibles y regulares.


La gran prensa, la ciencia normal, la corriente principal de pensamiento, o como se los quiera denominar: (a) hace un acto de negación ante las dinámicas no–lineales, impredecibles, súbitas e irreversibles; o bien, (b) se esfuerza por explicarlas en términos de ciclos más amplios o más angostos, de movimientos pendulares más largos o más breves, y así sucesivamente.


La crisis del mundo es, manifiestamente, una crisis de pensamiento; adicionalmente. Negarse a ver lo evidente, negarlo, o desviar la atención de la impredecibilidad y las dinámicas que no pueden ser controladas en manera alguna es el objeto propio de la educación y la ciencia normales, y de sus áulicos, la gran prensa, la publicidad y la propaganda.


Hoy, como ayer (por ejemplo, en el siglo XIX), conviven tres corrientes de pensamiento, así: unos se obstinan en la idea de equilibrio (= fijismo): "Nada es nuevo bajo el sol, y todo es nuevo bajo el sol"; "vino viejo en tonel nuevo", y demás expresiones semejantes. Estos abogan por el ser, el equilibrio, la estabilidad y la continuidad de lo mismo. Otros, ven las dinámicas pero las mecanizan y las explican de forma analítica, y así, las pierden de vista y son incapaces de comprenderlas y explicarlas. Y finalmente, una tercera corriente se da a la tarea, denodada, de explicar la sorpresa, la novedad, el cambio, las fluctuaciones y las inestabilidades, en fin, la importancia de la impredecibilidad, y aprovechar semejante complejidad. Los primeros representan el pasado. Los segundos, el poder y el statu quo. Los terceros apuntan hacia ciencia revolucionaria y revolución en el mundo.


Nuestra época descubre y asiste al mismo tiempo a un tipo de movimiento jamás concebido en la historia de la humanidad. Movimiento súbito, imprevisto, impredecible, no cíclico, regular o periódico, en un fin, un movimiento no–lineal. Así las cosas, más nos vale dirigir la mirada hacia las formas de explicar, comprender y aprovechar las dinámicas caracterizadas por complejidad creciente. Sin grandilocuencias, una buena parte de nuestra historia futura dependerá de ello.

Domingo, 07 Diciembre 2014 09:46

Un movimiento genuino por el cambio social *

Un movimiento genuino por el cambio social *

La guerra es la salud del Estado, escribió el crítico social Randolph Bourne en un ensayo clásico cuando Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial:
Automáticamente pone en movimiento en toda la sociedad esas fuerzas irresistibles de uniformidad, de cooperación apasionada con el gobierno para forzar a la obediencia a grupos minoritarios e individuos que carecen del sentimiento de rebaño... Otros valores, como la creación artística, el conocimiento, la razón, la belleza, la mejoría de vida, son sacrificados de inmediato y casi en forma unánime, y las clases significativas que se han constituido en agentes aficionadas del Estado se dedican no sólo a sacrificar esos valores para sí mismas, sino a obligar a otras personas a sacrificarlos.


Y al servicio de las clases significativas de la sociedad estaban los intelectuales, adiestrados en la dispensa pragmática (exención del deber religioso de no matar), inmensamente listos para la ordenación ejecutiva de los acontecimientos, dolorosamente impreparados para la interpretación intelectual o el enfoque idealista de los fines.


Están alineados al servicio de la técnica de guerra. Parece haber una particular afinidad entre la guerra y esos hombres. Es como si hubieran estado esperándose mutuamente.


El papel de los intelectuales tecnocráticos en la toma de decisiones es predominante en aquellas partes de la economía que están al servicio de la técnica de guerra y vinculadas de cerca con el gobierno, que apuntala su seguridad y crecimiento.


Poco es de extrañar, pues, que los intelectuales tecnócratas estén típicamente comprometidos con lo que el sociólogo Barrington Moore llamó en 1968 la solución depredadora de la reforma simbólica en el interior y el imperialismo contrarrevolucionario en el exterior.


Moore ofrece el siguiente resumen de la voz predominante de Estados Unidos en el interior y el exterior, una ideología que expresa las necesidades de la élite socioeconómica del país, que es postulada con diversos grados de sutileza por muchos intelectuales estadunidenses y que gana adhesión sustancial de la mayoría que ha obtenido alguna participación en la sociedad acaudalada:


"Uno puede protestar con palabras todo lo que quiera. Sólo hay una condición inherente a la libertad que nos gustaría mucho alentar: las protestas pueden ser tan estentóreas como sea posible, siempre y cuando permanezcan inefectivas... A quien recurra a la fuerza, de ser necesario, lo borraremos de la faz de la tierra mediante la respuesta mesurada que hace llover fuego de los cielos."


Una sociedad en la que esta es la voz predominante sólo puede mantenerse mediante alguna forma de movilización nacional, la cual puede variar en extensión desde, como mínimo, una asignación de recursos sustanciales hasta una amenaza creíble de fuerza y violencia.


Dadas las realidades de la política internacional, este compromiso sólo puede mantenerse en Estados Unidos mediante alguna forma de sicosis nacional: una guerra contra un enemigo que aparece con muchos disfraces: burócrata del Kremlin, campesino asiático, estudiante latinoamericano y, sin duda, guerrilla urbana dentro del país.


Tradicionalmente, el intelectual ha quedado atrapado entre las demandas en conflicto de la verdad y el poder. Le gustaría verse como el hombre que busca discernir la verdad, decir la verdad como la ve, actuar –colectivamente donde pueda, individualmente donde deba– para oponerse a la injusticia y la opresión, para contribuir a dar forma a un mejor orden social.


Si elige este camino, puede esperar ser una criatura solitaria, despreciada o injuriada. Si, por el contrario, pone sus talentos al servicio del poder, puede lograr prestigio y riqueza.


También puede tener éxito en persuadirse –tal vez con justicia, en un momento dado– de que puede humanizar el ejercicio del poder de las clases significativas. Quizás espere unirse a ellas o incluso remplazarlas en la función de manejo social, en interés final de la eficiencia y la libertad.


El intelectual que aspira a este papel puede valerse de la retórica del socialismo revolucionario o de la ingeniería social del Estado de bienestar al perseguir su visión de una meritocracia en la que el conocimiento y la capacidad técnica confieran poder.


Puede representarse a sí mismo como parte de una vanguardia revolucionaria que abre el camino hacia una nueva sociedad, o como un técnico experto que aplica tecnología gradual al manejo de una sociedad que puede atender sus problemas sin cambios fundamentales.


Para algunos, la elección puede depender de poco más que una evaluación de la capacidad relativa de las fuerzas sociales en competencia. No resulta sorprendente, pues, que con mucha frecuencia los papeles cambien: el estudiante radical se vuelve el experto en contrainsurgencia.


En cualquier caso, es necesario ver sus afirmaciones con recelo: propone la ideología convenenciera de una élite meritocrática que, según la frase de Karl Marx (aplicada en este caso a la burguesía), define las condiciones especiales de su emancipación (como) las únicas condiciones generales por las que la sociedad moderna puede ser salvada.

 

El papel de los intelectuales y los activistas radicales, pues, debe ser sopesar y evaluar, intentar persuadir, organizar, pero no capturar el poder y gobernar. En 1904, Rosa Luxemburgo escribió: Históricamente, los errores cometidos por un movimiento verdaderamente revolucionario son infinitamente más fructíferos que la infalibilidad del comité central más brillante.

 

Estas observaciones son una guía útil para el intelectual radical. También brindan un refrescante antídoto al dogmatismo tan típico del discurso de la izquierda, con sus áridas certidumbres y su fervor religioso con respecto a asuntos que apenas si se entienden: el autodestructivo equivalente en la izquierda a la petulante superficialidad de los defensores del statu quo, incapaces de percibir sus propios compromisos ideológicos más de lo que un pez percibe que nada en el mar.


Siempre se ha dado por sentado entre los pensadores radicales, y con justa razón, que la acción política efectiva que amenaza intereses sociales arraigados conducirá a la confrontación y la represión. Es, por consiguiente, un signo de bancarrota intelectual para la izquierda buscar construir confrontaciones; es una clara indicación de que los esfuerzos por organizar una acción social significativa han fallado.


Particularmente objetable es la idea de diseñar confrontaciones con el fin de manipular a los participantes inconscientes para que acepten un punto de vista que no surge de una experiencia significativa, de un entendimiento real. No es sólo un testimonio de irrelevancia política, sino también, precisamente porque es manipulador y coercitivo, una táctica propia sólo de un movimiento que apunta a mantener una forma elitista y autoritaria de organización.


Las oportunidades de los intelectuales de tomar parte en un movimiento genuino de cambio social son muchas y variadas, y creo que ciertos principios generales son claros. Los intelectuales deben estar dispuestos a encarar los hechos y abstenerse de erigir fantasías convenientes.


Deben estar dispuestos a emprender el arduo y serio trabajo intelectual requerido para hacer una aportación real al entendimiento. Deben evitar la tentación de unirse a una élite represiva, y deben ayudar a crear las políticas de masas que contrarresten –y en última instancia controlen y remplacen– las fuertes tendencias a la centralización y al autoritarismo que están profundamente arraigadas, pero no son inescapables.


Deben estar preparados a enfrentar la represión y a actuar en defensa de los valores que postulan. En una sociedad industrial avanzada existen muchas posibilidades para la participación popular activa en el control de las grandes instituciones y la reconstrucción de la vida social.


Hasta cierto punto, podemos crear el futuro en vez de limitarnos a observar el flujo de los acontecimientos. Dado lo que está en juego, sería criminal dejar que las verdaderas oportunidades pasen inexploradas.


* Este artículo está adaptado del ensayo Conocimiento y poder: los intelectuales y el Estado de bienestar-guerra, que apareció en el libro de 1970 La nueva izquierda, editado por Priscilla Long. El ensayo está reimpreso en Masters of Mankind: Essays and Lectures, 1969-2013, por Noam Chomsky.
** El libro más reciente de Noam Chomsky es Power Systems: Conversations on Global Democratic Uprisings and the New Challenges to U.S. Empire. Interviews with David Barsamian (Sistemas de poder: conversaciones sobre levantamientos democráticos mundiales y los nuevos desafíos al imperio de EU: entrevistas con David Barsamian. Chomsky es profesor emérito de lingüística y filosofía en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, en Cambridge.
© 2014 Noam Chomsky
Distributed by The New York Times Syndicate
Traducción: Jorge Anaya

Publicado enPolítica
El retorno del movimiento climático de base al escenario internacional

El movimiento ciudadano de acción frente a la crisis climática global ha desarrollado con el tiempo una relación de amor-odio con el trabajo en la campaña internacional en general. Durante años, personas en todo el mundo se han unido sobrepasando las fronteras nacionales, para hacer frente a una crisis que no conoce fronteras.

La visión que crearon tenía un atractivo que fue romántico y estratégico al mismo tiempo. El punto culminante de este activismo "un solo planeta, un solo pueblo" fue en 2009, cuando decenas de miles de activistas acudieron a la capital danesa en Copenhague para impulsar acciones en la cumbre anual de la COP (Conferencia de las Partes) de la ONU, con la esperanza de alcanzar un acuerdo global tan serio y real como lo es la propia amenaza climática (algunos activistas llamaron a esta reunión "Hopenhagen", fusionando el nombre "Copenhagen" con la palabra "Hope", que en inglés significa esperanza).

Sin embargo, esas esperanzas se estrellaron contra la realidad política de estrechos intereses nacionales inmutables, además de una poderosa resistencia corporativa, asuntos muy complejos y la falta de voluntad política. Muchos activistas climáticos al regresar a sus países, optaron más bien por centrar sus energías en batallas políticas locales, como la lucha contra el oleoducto Keystone XL en los Estados Unidos y los esfuerzos Anti-Fracking en Europa. Cuando se llevó adelante la más reciente negociación de la COP en Varsovia, en diciembre de 2013, el proceso ya había sido casi completamente ignorado por el gran público.

Pero ahora, en un baile de tres pasos que comienza en las calles de la ciudad de Nueva York en septiembre, el movimiento climático está retornando una vez más al escenario internacional. El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, quien ha hecho del cambio climático una cuestión principal de su mandato, ha llamado a los jefes de Estado del planeta y a otros "líderes mundiales" a una cumbre especial en la "Semana del Clima"[1], destinada a aumentar la presión en busca de una acción internacional coordinada.

Organizaciones de activistas climáticos en los EE.UU. se han estado movilizando durante meses para aprovechar la oportunidad de la cumbre que se llevará a cabo allí, con planes para una masiva marcha por las calles de Manhattan el 21 de septiembre. En diciembre, esta energía renovada para la acción internacional se desplazará hacia el sur, hasta Perú, donde tendrán lugar las negociaciones de la COP bajo la sombra política del deshielo de los glaciares andinos. Luego, en diciembre del próximo año las negociaciones de la COP se trasladarán a París, para lo que supuestamente es la fecha límite para un nuevo acuerdo internacional sobre el clima. Activistas europeos ya se están reuniendo para organizar allí una movilización en las calles, para igualar o superar la multitud esperada en Nueva York este mes de septiembre.

¿Cómo cambiar la ecuación política?

En momentos en que el movimiento climático va dando pasos y avanzando una vez más al escenario de la política internacional, no le faltan demandas y propuestas. Los grupos climáticos pueden ofrecer una diversidad de ambiciosos y apasionados planes sobre cómo reducir el uso de combustibles fósiles por parte de la humanidad, proteger los bosques del mundo y trasladar dinero de los países ricos que han causado esta crisis climática, a los más pobres que están menos equipados para hacer frente a lo que viene.

Pero saber lo que se quiere y saber cómo cambiar la ecuación política para hacerlo posible, son dos cosas diferentes.

El Centro para la Democracia entrevistó recientemente a más de 40 activistas climáticos de los cinco continentes para recabar sus puntos de vista sobre la mejor manera de usar la Cumbre de Lima y las otras reuniones mundiales, como una oportunidad para cambiar los vientos políticos en torno a la crisis climática y hacer posible la acción real. Lo que escuchamos de estas personas, que van desde activistas indígenas locales, hasta el personal de ONG's muy conocidas, son tres hilos muy importantes de sabiduría colectiva.

En primer lugar, cambiar la narrativa mundial sobre la crisis climática. Durante una década, los activistas climáticos han estado brincando de un discurso a otro para hablar de la crisis. Hemos oído acerca de los osos polares y el aumento del nivel del mar, tormentas monstruosas y partes por millón de carbono en la atmósfera, nada de ello lo suficientemente conectado con la vida cotidiana de la gente como para ganar una fuerza de arrastre suficiente y duradera.

Pero hay lecciones desde el movimiento de base sobre cómo hacerlo mejor. En California, los activistas climáticos lucharon con éxito contra el asalto político de los hermanos Koch[2] (que financian el escepticismo respecto al cambio climático) al hablar de las plantas locales de combustibles fósiles y su conexión con el asma en los niños. En América del Sur, la crisis tiene que ver con el agua: su desaparición en algunos lugares está provocando sequías y desplazamientos, y su excesiva presencia en otros lugares está causando inundaciones y destrucción. En Asia y África, la gente habla acerca del papel del clima en el empeoramiento de la crisis alimentaria.

El hilo común en los mensajes que están ganando apoyo es hablar de la realidad local y ligar la crisis climática con los problemas reales de la vida, de la supervivencia. Implica hablar a la gente del planeta degradado y cada vez más peligroso que les estamos dejando a nuestros hijos y a los suyos. Algo que es tan importante como el mensaje, es la autoridad moral de quien proviene. "No podemos hablar de los impactos, a menos que el principal mensaje provenga de las comunidades afectadas", dice Juan Carlos Soriano, un activista peruano de 350.org.

En segundo lugar, usar esta trilogía de acciones globales para construir poder a largo plazo en el movimiento climático. Lograr una acción real frente al clima no tiene que ver solamente con la concientización, sino que se trata de construir poder político en el movimiento climático y de cómo hacerlo.

En Nueva York y París, la atención se centrará en movilizar multitudes en las calles, con la esperanza de convencer a los gobiernos que seguir ignorando la creciente demanda de acción implica riesgos para ellos. "Lo que más necesitamos hacer como movimiento es animar la conversación y construir poder, no presionar a los líderes mundiales", señala Sean Sweeney, del Global Labor Institute.

En América Latina, África y Asia ese poder ciudadano reside en los movimientos de base de larga data vinculados a los derechos indígenas, derechos territoriales, recursos naturales y otras batallas que ahora se ven afectados por el cambio climático. Para la COP en Lima, ubicada entre dos eventos de más alto perfil dominados por el Norte, en Nueva York y París, los activistas con los que hablamos dijeron que este evento debe resaltar como la "COP del Sur" y establecer el vínculo entre la crisis climática y estos movimientos.

"Las luchas locales parecen estar en espacios compartimentados que no se conectan a este gran problema que afecta a todo, absolutamente a todo. Uno de los retos consiste en conectar las luchas y demandas locales con el activismo en contra del cambio climático", dice Elizabeth Peredo Beltrán, una líder climática renombrada en Bolivia.

En tercer lugar, enfrentar directamente a los poderes y fuerzas que bloquean acciones serias sobre la crisis climática. Las empresas de combustibles fósiles, la agroindustria internacional, los fabricantes de automóviles y otros intereses corporativos tienen una gran participación en las negociaciones internacionales sobre el clima y han utilizado su poder político para incrustarse en el proceso de la COP de la ONU.

Durante la reunión en Varsovia el año pasado, el Observatorio Europeo de Corporaciones documentó todo tipo de técnicas utilizadas por estas empresas para convertirse en patrocinadores oficiales de las negociaciones mundiales sobre el clima, de la misma forma en que podrían convertirse en patrocinadores de los Juegos Olímpicos o la Copa del Mundo. Las corporaciones dotan de todo a los negociadores gubernamentales, desde coches y conductores gratuitos hasta tazas para beber con sus logos estampados, todo el tiempo empujando sus agendas hacia temas tales como la tecnología de captura de carbono y los mercados de carbono impulsados por las corporaciones.

Los activistas dicen que es urgente centrar la atención en esta captura corporativa de las negociaciones y en las falsas soluciones que las corporaciones están fomentando. "Tenemos que ir con una estrategia ofensiva y comunicar el mensaje de que las negociaciones se están enfocando en cuestiones erróneas; las soluciones reales pasan por rediseñar la economía", dice Nathan Thanki del grupo Earth in Brackets.

Estrategia más táctica

Sun Tzu escribió en El arte de la Guerra que "la estrategia sin táctica es el más lento camino a la victoria, y la táctica sin estrategia es el ruido antes de la derrota". Es una buena noticia en el mundo del activismo climático que los movimientos y organizaciones estén retomando la demanda de una acción seria en el escenario internacional.

Si bien es bastante improbable que países como EE.UU., China, India y otros, acepten atar sus políticas internas a un acuerdo global, la acción internacional puede aumentar la presión sobre estos gobiernos para que tomen medidas. Al igual que con todos los movimientos ciudadanos exitosos, ello comienza con la construcción de una base sólida, comprometida y movilizada entre quienes ya están comprometidos con la acción.

Pero el movimiento climático también debe ganar el apoyo de los sectores ciudadanos que aún no está comprometidos ni convencidos, bajo una agenda común de acciones necesarias.

El camino a través de Nueva York, Lima y París ofrece la oportunidad de hacerlo, siempre que hablemos de la crisis de una manera que conecte con la gente, que usemos todas las oportunidades para construir el poder y no sólo para desahogarnos, y que desenmascaremos, desafiemos y socavemos las fuerzas más grandes que se interpongan en el camino.[3]

Con tanto en juego para las generaciones que vendrán después de nosotros en este planeta, es esencial que la próxima ronda global de acción climática logre resultados, y no termine siendo "el ruido antes de la derrota". (Traducción Aldo Orellana López).

Notas:
[1] http://www.climateweeknyc.org/
[2] http://www.greenpeace.org/usa/en/campaigns/global-warming-and-energy/polluterwatch/koch-industries/
[3]Ver: "Estrategias de Movimiento para Mover Montañas: Conversaciones con activistas de todo el mundo sobre cómo usar la COP de América Latina para construir acción ciudadana sobre el clima" http://democracyctr.org/wp/wp-content/uploads/2014/08/Estrategias_Movimiento_Mover_Montanas.pdf

- Jim Shultz es fundador y director ejecutivo del Centro para la Democracia (https://twitter.com/DemocracyCenter) y vive en Cochabamba, Bolivia. Este artículo se publicó originalmente en inglés en YES! Magazine http://www.yesmagazine.org/planet/climate-comeback-international-arena.

• Este texto es parte de la Revista América Latina en Movimiento, No., 498 de septiembre de 2014, que trata sobre el tema "Frenar el calentamiento global" - http://alainet.org/publica/498.phtml

México: La reforma para el campo, la resistencia y la alternativa

Víctor M. Quintana S.

ALAI AMLATINA, 17/09/2014.- Lo que está en juego estos días, estos meses en México con referencia al campo no es sólo un proyecto sexenal más de reforma al medio rural; es la imposición de un modo civilizatorio que está calentando al planeta y a la sociedad global y el paciente surgimiento de una alternativa humanista, incluyente al mismo.

1. Se agota una fase del neoliberalismo en el campo...

El campo mexicano lleva más de treinta años de despojo no sólo intenso sino también consagrado por las leyes y las instituciones. La reforma institucional impuesta a sangre y fuego durante los gobiernos de Salinas y de Zedillo cumplió un papel importante: hacer funcionales nuestras leyes y nuestras instituciones al nuevo ciclo de expansión del capitalismo en el campo, ese que Blanca Rubio llama "la nueva fase agroalimentaria global". Con ellas se integró el país al manejo global de los alimentos como "commodities", como importador de cereales, oleaginosas, cárnicos y lácteos a la vez dejaba de ordenar el mercado de alimentos.

Los instrumentos salinistas para lograrlo fueron: la contrarreforma agraria, la apertura comercial, principalmente a través del TLCAN, la política bancaria-financiera que llevó a la quiebra a miles de productores --de ahí nació El Barzón, formidable movimiento de deudores de la banca- la separación de los programas oficiales en programas para los productores de "potencial" y los de "bajo potencial", para hacer más productivos y rentables a los primeros (Procampo) y a los segundos, condenarlos a las políticas de compensación social (Oportunidades).

Para contener la disidencia y acotar o cooptar a las organizaciones de productores, el salinismo-neoliberalismo creó dos espacios de concertación diferentes: el Consejo Agrario Permanente, para las organizaciones campesinas y el Consejo Nacional Agropecuario, instancia de los empresarios agrícolas de diversos niveles. Al interior de estos espacios ha tratado el régimen, no de debatir lo esencial de sus políticas hacia la agricultura, sino poner una válvula de escape y de procesamiento de los conflictos que surgen con la implementación de sus políticas excluyentes.

2. La acumulación por despojo en el campo mexicano

Con el avance de la globalización y de los intentos de los Estados Unidos y sus aliados, OTAN y empresas trasnacionales, por mantener un mundo unipolar a toda costa y salvar su hegemonía amenazada, se inicia un nuevo ciclo ya no sólo para mantener y conservar la dominación a través del control de los alimentos, sino ahora también a través de la utilización de las riquezas naturales, como son los recursos energéticos, los minerales, el agua, como "commodities" en los mercados financieros globales.

Por eso se hace necesario para el neoliberalismo extractivista un nuevo marco institucional para la explotación económica de los espacios rurales y de dominación de los actores que en ellos operan, cuya lógica de base es la "acumulación por despojo", que conceptualiza David Harvey e ilustra notablemente la declaratoria final de las Jornadas Nacionales en Defensa de la tierra, el agua y la vida, celebradas en Atenco el 16 y 17 de agosto: " El despojo es una realidad cotidiana que padecemos todas y todos: despojo de la tierra, del agua, del aire, de la biodiversidad, de nuestros saberes, del patrimonio familiar y comunitario, de los bienes comunes, de nuestros derechos individuales y colectivos, de nuestros sueños y nuestras esperanzas... Nos despojan los proyectos mineros, las represas, las carreteras y ductos. Nos imponen urbanización desordenada, desarrollos turísticos, privatización de los servicios básicos, se adueñan de la biodiversidad y le ponen precio, comercializan y empobrecen nuestra riqueza cultural. Son los agro negocios, los talamontes, los empresarios turísticos que se adueñan del paisaje, el crimen organizado y el crimen de cuello blanco los responsables de este saqueo".

3. La reforma al campo que sí está en marcha

Este despojo, característico de la "fase demencial del totalitarismo neoliberal" como la llama el periodista argentino-canadiense Alberto Rabilotta, se hace posible legalmente por las 21 reformas constitucionales y de leyes secundarias en materia energética y las que habrá a la Ley de Aguas y a la de Bioseguridad, entre otras. Este nuevo marco institucional consagra una nueva forma de explotación económica en el campo mexicano, cuyas principales implicaciones son:

Legalización del extractivismo como la actividad económica prioritaria en el campo: extracción de petróleo, gas natural, gas shale, aguas termales, de agua, simplemente, minerales, por sobre todo uso agrícola, ganadero o forestal del suelo. Despojo de los territorios a las comunidades, ejidos o propietarios, bajo la forma de "ocupación temporal" o de "servidumbre energética"; autorización del método de fragmentación hidráulica para la extracción de gas de lutita, con los consiguientes daños ambientales y agotamiento de acuífero.

Ahí no termina la furia extractivista-entreguista del presidente Peña Nieto, sus mandamases y sus aliados. Según la información de que dispone la coalición "agua para [email protected]", el próximo período ordinario de sesiones del Congreso, el Ejecutivo presentará un "paquete verde", con otra serie de reformas para dar la última vuelta de tuerca a la reforma energética: a la Ley General de Aguas que permitan una total desregulación para darle prioridad a los usos energéticos del agua: megapresas, geotermia, enfriamiento de centrales nucleares, fracking, etc. Reformas a otras leyes como la del Equilibrio Ambiental, la de Vida Silvestre, la de Desarrollo Forestal, a de Bioseguridad, para autorizar, entre otras cosas, la construcción de gasoductos en áreas naturales protegidas, quitar funciones a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, PROFEPA, facilitar la explotación de energéticos en selvas, humedales y suelos forestales y autorizar la siembra de semillas transgénicas para la producción de bioenergéticas.

A estas nuevas formas de despojo corresponderá una nueva forma de dominación política, la que trata de construir el régimen de Peña Nieto mediante un complejo proceso de presión-negociación-cooptación o incluso represión a los actores del campo, con las consultas sobre "la Reforma para el Campo", las mesas de negociación iniciadas el 23 de julio, la apertura de nuevas instituciones como la Financiera Nacional para el crédito a los pequeños productores, y todas las "acciones para reformar al campo" que implicarán no sólo cambios económico-productivos, sino el establecimiento de nuevas formas de control, de clientelismo, de relación del Estado con los actores rurales. De aquí surgirá lo que de facto suplirá al CAP, al Consejo Nacional Agropecuario, etc.

4. La respuesta campesina, indígena y de las comunidades

Desde el inicio de esta fase ha habido importantes procesos de resistencia por parte de comunidades campesinas, indígenas, coordinadoras y organizaciones regionales y nacionales. En Guerrero, Oaxaca, San Luis Potosí, Michoacán, Chihuahua, Sonora, Nayarit, Jalisco y otras entidades han emergido movimientos en defensa de los proyectos mineros, de las grandes presas, de la extracción o apropiación del agua superficial y de los acuíferos.

Cuando llega el gobierno de Peña Nieto y establece el "Pacto por México", algunas organizaciones piden se lleve a cabo un diálogo para acordar un "Pacto por el Campo". Luego demandan que se les escuche antes de formular cualquier proyecto de Reforma para el Campo. Así, durante los meses de mayo, junio y julio de 2014 se llevan a cabo ocho foros nacionales temáticos y siete foros regionales, además de foros estatales donde participan muy diversas organizaciones campesinas y los gobiernos federal y de los estados.

Sin embargo, la atropellada y atropellante aprobación de las 21 reformas legales que constituyen la reforma energética en el Congreso durante los meses de junio y julio indigna a los campesinos que promueven una Gran Marcha Nacional Campesina en la ciudad de México el 23 de julio. Esta constituye la manifestación más articulada y más masiva de cualquier sector de la sociedad mexicana en contra de la Reforma Energética aprobada por el PRI, el PAN y sus aliados.

La manifestación logra arrancarle al gobierno una serie de mesas de diálogo para que los representantes campesinos planteen sus propuestas para la Reforma. Sin embargo, no todas las organizaciones aceptan acudir a dichas mesas y paralelamente se convoca al Encuentro y Jornadas por la Defensa de la tierra, el agua y la vida para el 17 de agosto en el emblemático pueblo de San Salvador Atenco. El evento es todo un éxito tanto por el número de asistentes como por el ambiente y la inspiración que en él predominan. De ahí surge una estratégica y emotiva declaratoria que denuncia la nueva fase del neoliberalismo en el campo mexicano con toda la estela de despojo que trae consigo. Sin embargo, no se queda en el recuento de agravios, sino lanza un importante llamamiento en estos términos:

"La tarea que tenemos no es poca y precisa de reconocernos, escucharnos y respetarnos; partir de la solidaridad, como compromiso, como principio permanente y sobre todo como oportunidad generada por la lucha misma. Una tarea inaplazable es la liberación de todas y todos los presos políticos, el regreso de las y los desaparecidos y la defensa de las y los perseguidos por luchar.

Si bien es necesaria la defensa permanente de nuestros territorios, no es suficiente con resistir, tenemos que ser capaces de pasar a la construcción de alternativas que nos permitan por un lado, mantener nuestra tierra, el agua, la vida y nuestros derechos. Y por otro, la posibilidad de desatar todos los saberes, la imaginación y la creatividad del pueblo al servicio del pueblo".

Es en estas líneas estratégicas que esperamos se sigan dando la resistencia, la lucha y la construcción de alternativas de las comunidades campesinas e indígenas de todo México en alianza con todos los que demandamos alimentos sanos, aire puro, agua limpia suficiente para todas y para todos, cultura de paz.

Porque no se trata de la lucha de las y los actores rurales en defensa de sus derechos y de sus territorios; es la resistencia a un modo civilizatorio de muerte, injusticia y exclusión y es el cultivo de una nueva civilización del cuidado, del compartir, de la paz.

- Víctor M. Quintana S. es asesor del Frente Democrático Campesino de Chihuahua e investigador/profesor de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

Publicado enMedio Ambiente
Ahora llega con fuerza al Polo Democrático Alternativo un debate por el cual se ha paseado desde hace rato la izquierda latinoamericana: la relación entre partidos y movimientos del ámbito alternativo para buscar opciones de poder y de gobierno. El panel inicial y el debate en comisiones en la Conferencia Ideológica del PDA Bogotá, realizada el 5 de mayo, así lo mostró.

No es el único debate que atraviesa al partido de oposición más caracterizado del país; también está el de la postura frente al gobierno de Bogotá que preside Gustavo Petro, y otros relacionados con el contexto nacional y con la experiencia de construcción partidaria. El Polo está hoy tensionado por el debate interno y los acontecimientos externos.

Posturas en el Polo


El debate dentro del Polo Democrático en relación con movimientos y partidos, no es un debate abstraído de la realidad; al contrario, tiene que ver con acontecimientos y opciones de palpitante actualidad. Se trata de un debate vivo sobre el curso de un intenso y complejo proceso político que exhibe una larga saga de orden y violencia, como lo han ilustrado ampliamente distintos analistas, entre ellos Daniel Pecaut en varios de sus trabajos .

Las posiciones más claramente perceptibles al interior del Polo Democrático, en relación con la problemática de partidos y movimientos son, en mi concepto, estas:

– Quienes asignan la prioridad a la Marcha Patriótica y consideran que deben estar simultáneamente en el Polo y en otros espacios de articulación.

En esta postura se destaca el Partido Comunista de Colombia (PCC). Postura presentada en la Conferencia Ideológica de Bogotá por el secretario general Jaime Caicedo. Se encuentra ilustración sobre esta postura en la Carta Política que el PCC le dirigió al PDA en marzo 19, en La conferencia ideológica y la reconstrucción del Polo no dan espera, declaración de la senadora Gloria Inés Ramírez, emitida el 27 de marzo, en Convergencia popular por paz, democracia y soberanía, texto aprobado por el Comité Central del PCC el 1° de abril.

–Quienes no aceptan ningún reconocimiento ni apertura hacia los Progresistas ni hacia la Marcha Patriótica y quieren un Polo puro y duro.

En esta postura se destaca el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (MOIR). Postura presentada en la Conferencia Ideológica de Bogotá por el ex candidato polista a la Alcaldía de Bogotá, Aurelio Suárez. Se encuentra ilustración sobre esta postura en el texto de la ponencia que el compañero Suárez presentó en el panel inicial de la Conferencia Ideológica de Bogotá. Puede verse en la web del Polo.

–Quienes, previendo el reto electoral de 2014, afirman una nítida diferenciación con la Marcha Patriótica y muestran una posición muy dura en unas ocasiones, menos dura en otras, con los Progresistas y su gobierno en Bogotá.

En esta postura se destaca el Polo Social. Postura presentada en la Conferencia Ideológica de Bogotá por el ex Senador Jaime Dussán y el ex consejal de Bogotá Carlos Romero. Se encuentra ilustración sobre esta postura en los registros audiovisuales de las intervenciones de los dos compañeros mencionados en la página web del PDA. También en la declaración emitida por Polo Social, a propósito de las decisiones tomadas por el Comité Ejecutivo del Partido en su sesión del 26 de marzo.

–Quienes no dudan en fijar la prioridad en el Polo, al tiempo que plantean tender puentes entre movimientos y partidos afines en el campo alternativo, en perspectiva de un sujeto político plural en cierne.

En esta postura coinciden el representante polista a la Cámara Iván Cepeda y el conjunto de 16 expresiones políticas que se manifestaron en el panel inicial de la Conferencia a través del pronunciamiento leído por los dirigentes Luis Sandoval y Pablo Castañeda. Se encuentra ilustración sobre esta postura en el registro audiovisual de la intervención de Iván Cepeda el 5 de mayo, en Estrategia conjunta para configurar apuestas transformadoras de país, declaración emitida en la primera semana de abril a raíz de las decisiones tomadas por el Comité Ejecutivo Nacional el 26 de marzo y en Pronunciamiento por un proceso de debate y construcción de acuerdos que dé nuevo impulso al Polo Democrático Alternativo. Un asunto central en el que Iván Cepeda y las 16 expresiones políticas polistas coinciden es la necesidad de acompañar un proceso de negociación política.

Esta matriz informativa para la comprensión de uno de los temas en debate actualmente en el Polo se completa con la postura de la presidenta, Clara López, manifiesta en sus intervenciones del 25 de enero y del 5 de mayo. La Presidenta, teniendo quizás afinidades legítimas con alguna o algunas de las posturas descritas, hace un gran esfuerzo por salvaguardar elementos comunes y centrales. Ello se aprecia, por ejemplo, en la frecuente referencia en su discurso a los artículos 2 y 5 de los Estatutos, que son en realidad un magnífico resumen del Ideario, las características del Polo y el papel que el partido quiere jugar en la sociedad colombiana de estos tiempos críticos. Los enfoques con que la Presidenta se aproxima a la realidad se hacen explícitos en los títulos que ha puesto a las dos intervenciones referidas: Por un cambio de rumbo, la primera, y Vigencia del Polo Democrático Alternativo, la segunda.

Sujeto plural descentrado


Es clave la comprensión que el Polo gane de la potencialidad latente en los procesos de sociedad actualmente en curso. El proyecto alternativo se nutre de las resistencias, las luchas, las protestas y las propuestas, de las organizaciones de sociedad civil y movimientos sociales. Ello está claramente previsto en el Ideario y los Estatutos del partido. No puede ser extraño para el Polo lo que Ernesto Laclau llama las posiciones separadas de sujeto que consiste en que una persona puede estar vinculada a diferente causas en la vida social .

Realmente militar sólo en un partido cuyo programa y frentes de acción dan cuenta de toda la complejidad social es hoy prácticamente imposible. La gente milita en causas según su necesidad y sensibilidad: el ambiente, la paz, el reconocimiento de su específica condición social, los derechos en el lugar de trabajo (esfera de la producción) o en el espacio de vivienda (esfera de la reproducción).…Una persona puede estar en el sindicato, en la junta de acción comunal, en un club deportivo, en un grupo de iglesia, en una ONG, en un partido político. Puede, además, estar vinculada al más reciente fenómeno de las redes sociales informatizadas.

En un país con tan protuberantes déficits de la política y de los partidos políticos en especial, hay problemas públicos para los cuales la gente busca solución por diferentes medios y caminos. No se trata de avalar con lo anterior la militancia múltiple sino de entender las circunstancias que se crean en el mundo real para cuya comprensión, atención y superación es preciso recurrir a conceptos y prácticas innovadores.

En el debate en curso dentro del Polo Democrático, los afiliados y afiliadas de base están haciendo un inmenso esfuerzo por encontrarle explicación a lo que pasa con su partido y a las iniciativas que surgen fuera de él, y analistas dentro y fuera del Polo también están contribuyendo a este esfuerzo. El concepto de sujeto político y la organización de ideas sobre clase trabajadora, partidos y movimientos, identidades y subjetividades, estrategia y táctica, por académicos y académicas polistas, son elementos notables dentro de los aportes hechos en preparación de la Conferencia Ideológica.

El fenómeno de la multiplicidad y la pluralidad de partidos y movimientos se advierte en todos los países de América Latina; y la izquierda, más que ninguna otra vertiente política, ha generado pensamiento e iniciativa política para pasar de la entropía a la sinergia, para encontrar las equivalencias y los nexos de los movimientos sociales particulares (mss) con un movimiento social más general, más estructural (MS) , que permite entender el proceso sociocultural, sociopolítico y sociohistórico que se da a través de las sucesivas coyunturas y los períodos políticos. La cronopolítica es una categoría imprescindible para entender el acontecer político y proyectar el quehacer político si se trata de involucrarse activamente en un proceso.

Al respecto, no puede el Polo dejar de tomar en cuenta la visión del Foro de Sao Paulo, construida en su 17° Encuentro realizado en Managua en mayo de 2011. El Polo pertenece a ese conglomerado de partidos de izquierda, populares y progresistas de todos los países de América Latina, cerca de 50 partidos, muchos de ellos en el gobierno, de cuya experiencia el Polo podría obtener lecciones invaluables. Varios, podría decirse muchos, de esos partidos, en las condiciones particulares de cada país, han tenido éxito en traducir lo social en lo político; han logrado procesos de convergencia entre partidos y movimientos, aproximando la izquierda y el centro con la direccionalidad de la primera, de tal manera que han transitado de la condición original de minorías a la nueva condición de mayorías pujantes, capaces de movilizar opinión, ganar elecciones, ejercer el gobierno y prefigurar un nuevo poder.

Tarea ineludible


Como se puede ver, las informaciones y los comentarios contenidos en este texto sólo persiguen alentar el diálogo, el debate, el entendimiento dentro del Polo y entre fuerzas sociales y políticas afines, con el único propósito de llegar a ver a Colombia en paz, gobernada por un gobierno verdaderamente democrático con un programa auténticamente democrático. El Polo no puede eludir el cumplimiento de esta tarea en la Historia de Colombia. Para asegurar que este es el camino que estamos recorriendo, el PDA realizará en julio la Conferencia Ideológica Nacional, precedida del Taller Internacional, y en el último trimestre del año efectuará su III Congreso, precedido de la elección de delegados el 30 de septiembre. Tenemos ruta y brújula. El Polo le cumplirá a Colombia.


* Este artículo es parte de un texto más amplio que se publica en la edición de mayo de la Revista Izquierda.
** Investigador Social, Coordinador de la Comisión Programática del PDA – Bogotá. Pécaut, Daniel, Orden y violencia - Evolución socio-política de Colombia entre 1930 y 1953, Norma-Vitral, 2008.
1 Laclau, Ernesto, “Los nuevos movimientos sociales y la pluralidad de lo social, Revista Foro N° 4, noviembre de 1987.
Expresiones acuñadas por el sociólogo chileno Manuel Antonio Garretón.
2 Pécaut, Daniel, Orden y violencia - Evolución socio-política de Colombia entre 1930 y 1953, Norma-Vitral, 2008.
3 Laclau, Ernesto, “Los nuevos movimientos sociales y la pluralidad de lo social, Revista Foro N° 4, noviembre de 1987.
Expresiones acuñadas por el sociólogo chileno Manuel Antonio Garretón.

Publicado enEdición 180
Usted es el agregado científico de la Embajada de Italia en la Argentina y además es doctor en Geofísica..., hábleme de su actividad como geofísico.

–Mi actividad como investigador la desarrollé en el Consejo Nacional de Investigaciones de Italia CNR, en el Instituto de Acústica, cuyo primer director fue Guillermo Marconi.

–La acústica es la ciencia del sonido... pero bueno, ¿de qué frecuencias?

–Del hertz al gigahertz. Yo trabajo en el campo del ultrasonido; son las señales que llegan de una estructura que se está rompiendo, o deformando. Esto sirve para medir las variaciones de cualquier estructura de hormigón, pero también una montaña o un volcán. Esas señales son precursoras de una erupción volcánica o un terremoto. Nosotros utilizamos esta técnica de la emisión acústica aplicada al estudio de la geofísica.

–¿Y cómo se produce ese sonido?

–Cuando una estructura, un puente por ejemplo, se degrada, aparecen microfracturas que producen ese ultrasonido.... Y las microfracturas, con el tiempo, pueden producir una fractura. Y la fractura produce ese sonido. Se rompe el retículo cristalino, a nivel atómico se produce una implosión del sistema, que genera una onda a frecuencia muy alta, que es el ultrasonido.

–¿Por qué implota y no explota?

–Por la presión.

–¿Sabía usted que en cierto tipo de supernovas, cuando una estrella explota, a último momento hay una onda sónica que produce la explosión?

–No, no lo sabía.

–Pero parece que es así. Bueno, volvamos a los volcanes.

–La onda sísmica es una onda elástica, apenas sale de la tierra produce un sonido a baja frecuencia, que va de 0,5 a 3 hertz, hay un sonido que no escuchamos. El ultrasonido es un sonido que el oído humano no puede escuchar por cómo está hecho.

–¿Y el oído humano cuánto puede escuchar?

–La banda acústica que puede oír el hombre es de 400 hertz a 116 mil hertz. Ahora, fíjese que la emisión acústica entra en los denominados ensayos no destructivos, no es invasiva, es decir, no se destruye la estructura para poner un sensor. Con esta técnica de ultrasonido se puede medir la separación (de micrones) que se va produciendo en los frescos de Giotto. El problema es la humedad que se condensa en ese espacio intermedio. Por su parte, la onda sísmica es una onda elástica que nos permite ver cómo está constituido determinado suelo. Es una técnica que parte de la noción de que cada material tiene una densidad acústica diferente, por lo tanto el sonido se refracta de manera distinta y se deduce la morfología de la tierra a partir de la velocidad del sonido en el material. Por ejemplo, en el hierro el sonido va a 4500 metros por segundo, en el agua la velocidad es de 1500 metros por segundo.

–Por eso los baqueanos para conocer movimientos lejanos ponen la oreja en la tierra, o en los rieles del ferrocarril...

–Y sí, en el ferrocarril es mejor porque en el acero el sonido se propaga más rápidamente, a unos 5000 metros por segundo.

–¿El Vesubio puede entrar en erupción?

–Entre los años 2018 y el 2025 puede entrar en erupción, según los estudios estadísticos más recientes. La última erupción fue en 1943. Allí tenemos una estación, similar a la instalada en el volcán Peteroa en Malargüe, que está monitoreando la respiración del volcán.

–¿La respiración del volcán?

–Sí, el volcán respira, porque produce gas, tiene una cadencia. La Tierra tiene un corazón y una dinámica, una marea sólida y una marea líquida que sube cada 12 horas. En la Basílica de San Pedro en Roma, por ejemplo, la corteza terrestre se eleva cada día medio metro.

–Es muchísimo.

–No es tanto. El mar puede variar de 3, 4 metros.

–Me hace sentir inseguro pensar que la tierra debajo de mis pies se eleva y baja medio metro por día.

–No se preocupe, porque se eleva toda la placa. La Tierra respira cada día.

–¿Y ustedes estudian esa respiración?

–Sí. En el volcán Peteroa vamos a colocar un sistema satelital para recoger los datos, vamos a poner una nariz electrónica para medir los gases sulfurosos que se emiten antes de una erupción. Podemos llegar a ver una deformación de 2, 3 milímetros y anticipar 7 meses la llegada de un terremoto. Hemos trabajado y probado estas técnicas en la Isla de Cefalonia, que tiene un sismo por semana, frente a Grecia. La actividad del Peteroa está muy sincronizada con las mareas.

–La tierra es una fuente inmensa de energía...

–El núcleo central de la tierra es de hierro, es un producto nuclear, alrededor de ese núcleo tenemos un núcleo externo, casi líquido. Después el manto que es plástico. La energía de la tierra se forma en el centro de la Tierra. La Tierra toma del sol el 18 % de la energía, el resto sale de su interior.

–¿Y cómo sale esa energía?

–Viaja, se propaga en flujos a través del manto hasta llegar a la corteza, y se origina en el núcleo exterior de la tierra por difusión del calor. La energía que se forma en el interior es 10 a la 28 joule, y en el manto 10 a la 8 joule.

–¿Cómo se origina?

–Es todavía la presión de la formación originaria de la Tierra y el Sol. Es una parte de la nebulosa que se comprimió.

–Y el núcleo está todavía caliente y emite ese calor desde entonces.

–Sí. Es la memoria de aquel momento.

–Pero estas mareas sólidas no las causa la Luna.

–No, la marea de la luna sólo causa una oscilación en el océano. No llega al manto. La corteza flota sobre el manto y tiene solamente 100 kilómetros de profundidad.

–Un volcán es algo bastante superficial entonces, ¿cómo se forma un volcán?

–Por propagación del calor, se calienta el manto y por corrientes convectivas, el calor pasa por donde es mayor la conductividad eléctrica. Llega a la superficie, empuja las placas y forma las termas, los volcanes y las dorsales oceánicas. Esta es la energía endógena de la Tierra. Comúnmente se dice que el dióxido de carbono (CO2) es el culpable del calentamiento global y del derretimiento de los glaciares. Yo creo que no es así. ¿Cómo es posible que un cambio en la atmósfera de menos de un grado pueda hacer deslizar a un glaciar de 60 o 100 metros de profundidad en la Antártida o en Groenlandia? ¿Cómo puede propagarse ese calor, en un medio como el hielo, que es aislante? Por otra parte, en la Antártida está subiendo gran cantidad de gas metano, que prenuncia la existencia de petróleo. Las estimaciones dicen que hay tres veces más petróleo que en el Medio Oriente.

–¿Por qué se produce entonces?

–Tenemos un calentamiento que proviene de debajo de la tierra, ése es el que hace derretir los glaciares.

–Pero ¿por qué aumenta la temperatura global?

–Estamos en un ciclo de calentamiento interno, así como están las eras glaciares, cada 26 millones de años se llega al máximo calentamiento. Porque el interior de la tierra tiene un ritmo, palpita como el corazón del hombre. Esto se mide a través de la producción de los volcanes, la química del basalto. El calentamiento por la contaminación del CO2 produce un calentamiento microlocal, en zonas donde crecieron las ciudades o la actividad fabril, pero no alcanza para explicar el fenómeno completo.

–¿Cuál es el mecanismo que hace que el interior de la tierra lata?

–La rotación del núcleo interno hace un giro completo cada 4 o 6 horas y la Tierra hace un giro completo cada 24 horas. Esta diferencia genera una fricción, que produce calentamiento.

–¿En esta rotación de 4 a 6 horas, el núcleo conserva el momento angular original?

–Sí, exactamente. ¿No quiere que le hable un poco de la colaboración científica entre Italia y Argentina? En definitiva estamos todos en la misma Tierra.

–Que respira.

–Que respira. Es muy intensa...

–¿La respiración?

–La colaboración bilateral.... Intensa y amplia. Constituimos el ICES, (Internacional Center for Earth Sciences), es uno de nuestros principales desafíos. El ICES es un think tank, un conjunto multidisciplinario de investigadores que trabajan en torno a ideas innovadoras en ciencias de la Tierra. En el área de las actividades espaciales la Agencia Espacial Italiana trabaja con la Conae en la constelación de satélites SIASGE, que es un sistema único en el mundo para la gestión de catástrofes. En medicina, las universidades de Córdoba y Rosario y Trieste están organizando un Centro Italoargentino de Criobiología en Rosario. También en el Observatorio Astrofísico Pierre Auger, de Malargüe, Italia aporta cerca del 12% de la inversión total. La Universidad de Tucumán y el Instituto de Geofísica de Roma instalaron una primera antena y un observatorio ionosférico. Con la Comisión Nacional de Energía Atómica, CNEA, trabajamos en el campo de la nanotecnología, en el desarrollo de sensores, y apuntamos a construir un laboratorio en Bariloche. Tenemos varios proyectos conjuntos en ciencias de la Tierra, el estudio de los cambios climáticos, la desertificación.

Por Leonardo Moledo

Publicado enInternacional
A cuarenta años del más importante movimiento estudiantil que haya conocido el país, una mirada en retrospectiva de sus principales hitos.

El 26 de febrero prendimos
la ciudad de la quince
para arriba, la tropa en todas partes,
vi matar muchachos a bala,
niñas a bolillo, a Guillermito
Tejada lo mataron a culata,
eso no se me olvida.
Que dí piedra y me contestaron
con metralleta.

El atravesado, Andrés Caicedo

Al empezar la década de los 70, los hijos de los miles de desplazados que arribaron a las ciudades colombianas en los años 50 y 60 habían copado el sistema educativo básico, y muchos de ellos ya demandaban educación superior. La sociedad colombiana cambiaba vertiginosamente, y nuevos juicios y criterios estaban al orden del día. Miles de jóvenes recién urbanizados reclamaban un espacio en la sociedad y el derecho a participar en las decisiones de la nación. Es ésta la razón por la cual la universidad será el campo de confrontación entre el país conservador, feudal y mojigato, y quienes exigen una nueva sociedad.

El movimiento estudiantil de 1971 se inicia con una marcha de protesta en la Universidad del Valle el 26 de febrero. Hacia la mitad de estos sucesos, la policía intenta tomarse la Universidad y allí muere un dirigente estudiantil. Los disturbios se riegan por toda la ciudad de Cali y al final de la jornada se tiene un saldo de más de 30 ciudadanos asesinados. A partir de este momento se desarrolla una agitación que lleva al paro a 35 universidades, prácticamente todas públicas y algunas privadas, como la Javeriana, los Andes, la Tadeo, la Libre, la Santo Tomas, la Incca y la Gran Colombia. En reuniones y congresos clandestinos, los universitarios construyen un “programa mínimo” que compendia sus exigencias.

¿Qué reclamaban estos jóvenes del 71? 1. Salida de las universidades por parte de los organismos estadounidenses (Fundación Ford, Fundación Kellogg, USAID, cuerpos de paz, etcétera). 2. Reforma de los Consejos Superiores Universitarios (de los cuales formaban parte la Iglesia, la Andi, Fenalco, el Ministerio de Defensa y otras entidades que no representaban a la comunidad universitaria). 3. Mayor presupuesto para la educación superior. 4. Cogobierno en las universidades públicas (administración conjunta de gobierno, estudiantes, profesores y trabajadores de los centros educativos)1. Fue un año de grandes movilizaciones que permitió ganar este espacio en las Universidades de Antioquia y Nacional de Bogotá. En la corta primavera del cogobierno, los estudiantes lograron elevar el presupuesto de investigación, ampliar cupos, reincorporar expulsados, defender la libertad de cátedra y fortalecer financieramente la universidad pública.
1.    Federación de Estudiantes de la Universidad del Valle (FEUV). 1971-1972, Desarrollo político del movimiento estudiantil, Editado por FEUV, Cali, 1973, y revista Deslinde, año 1, Nº 1, junio de 1971, Medellín.

1971, año de los jóvenes

Autores como Jesús Martín-Barbero y Carlos Mario Perea insisten en asegurar que sólo en 1984, con el asesinato de Rodrigo Lara Bonilla, “el país pareció darse cuenta de la presencia entre nosotros de un nuevo actor social, la juventud”*. Por el contrario, considero que 1971 es el año de la emergencia juvenil en Colombia. De febrero a diciembre de este año, miles de estudiantes universitarios y de secundaria paralizan 35 universidades y un centenar de colegios, desarrollando así el movimiento estudiantil más vasto de que tenga memoria el país. El resultado es una reforma al sistema educativo que un año después cae, cuando el estudiantado se desmoviliza. El Ministro de Educación que debió estar al frente de las negociaciones con los estudiantes fue otro joven, Luis Carlos Galán, que para ese momento tenía 27 años.

Otro evento que nos confirma esto es la realización del Festival de Rock de Ancón, organizado en La Estrella (Antioquia), municipio próximo a Medellín, entre el 18 y el 20 de junio de 1971, bajo el lema “Es cuestión de fe y nos unimos todos con música”. Participaron las bandas Columna de Fuego, La Planta (con Augusto Martelo y Chucho Merchán), Terrón de Sueños, La Banda del Marciano, Gran Sociedad del Estado, Carne Dura, Los Monsters, Conspiración del Zodiaco, La Banda Universal del Amor, Los Láser, Johnny Richard, Fernando Zuncho y Free Stone. El festival mostró un sólido movimiento juvenil en torno al rock al congregar más de 30.000 asistentes que permanecieron los tres días.

Es 1971 también el año en que se consolida el llamado Grupo de Cali, dirigido por Andrés Caicedo, el mayor icono literario de la juventud en Colombia. Formaban parte de esta tropa juvenil: Caicedo, Hernando Guerrero, Luis Ospina, Carlos Mayolo y Sandro Romero. Igualmente, en este año Caicedo y sus amigos abren Ciudad Solar, centro cultural que permite visibilizar los novísimas expresiones culturales que tenía la capital del Valle. En 1971, Andrés escribe cuentos tan importantes como El atravesado, Destinitos fatales, Calibanismo, Patricialinda, Angelita y Miguel Ángel, y le da cuerpo a una aviesa obra de teatro basada en Mario Vargas Llosa y Harold Pinter. Asimismo, se realizan allí los VI Juegos Panamericanos, entre el 30 de julio y 13 de agosto, con la presencia de 2.935 atletas de 32 países. El evento fue calificado por los medios como “la gran fiesta de la juventud”.

*    Martín-Barbero, Jesús, Jóvenes: des-orden cultural y palimpsesto de identidad, Viviendo a toda, Jóvenes, territorios culturales y nuevas sensibilidades, Siglo del Hombre Editores, DIUC, Bogotá, 1998.
Publicado enEdición 166
Página 1 de 2