Viernes, 27 Marzo 2015 06:45

En el país de la libertad

En el país de la libertad

Jacqueline es apenas una de las "2.500 personas que Estados Unidos ha decidido que deben morir en prisión por delitos cometidos cuando eran menores de edad". El país que se proclama campeón de los derechos humanos, defiende condenas que violan los derechos de niños y niñas.


"En 1993, Jacqueline Montanez fue declarada culpable de dos asesinatos cometidos en mayo de 1992, poco antes de su 16 cumpleaños. En el momento del delito era una adolescente que había pasado una infancia de abusos", señala el informe de Amnistía Internacional Aquí es donde voy a estar cuando muera. Estados Unidos: Menores condenados a cadena perpetua sin posibilidad de libertad, publicado en 2011.


Jacqueline es apenas una de las "2.500 personas que Estados Unidos ha decidido que deben morir en prisión por delitos cometidos cuando eran menores de edad". El país que se proclama campeón de los derechos humanos, defiende condenas que violan los derechos de niños y niñas.


Casi dos tercios de los miles de menores condenados a cadena perpetua son de color, algunos de los cuales llevan más de media vida encerrados. Hay 79 presos con menos de 14 años cumpliendo cadena perpetua, pese a que la Corte Suprema declaró en mayo de 2012 que la cadena perpetua a menores es inconstitucional.


Cuando tenía dos años, Cristian Fernández fue encontrado desnudo y sucio caminando de madrugada por las calles de Miami. Nació fruto de la violación de su madre por un vecino, que acabó condenado a diez años de prisión. La violencia y los abusos sexuales fueron una constante en la vida de Cristian, que a los 13 años se convirtió en el preso más joven del país. Está acusado de haber asesinado a golpes a su hermanastro de sólo dos años mientras lo cuidaba y de abuso sexual sobre otro hermanastro, de sólo 5 años.


La pareja de su madre se suicidó delante de los hijos después de dar una brutal paliza a Cristian. Apenas seis meses después, fue detenido como responsable de la muerte de su hermanastro cuando tenía 12 años.


Miles de firmas se recogieron pidiendo que Cristian sea juzgado como un menor y no como un adulto. En 29 estados la justicia no hace diferencia entre adultos y niños. Pero la fiscalía sostuvo que debe "proteger a la sociedad de este individuo". Ahora, ¿quién protege a esos niños de la sociedad?


Amnistía Internacional finaliza su informe señalando: "Es hora de que Estados Unidos se una al resto del mundo ratificando la Convención sobre los Derechos del Niño e implementando plenamente su prohibición de imponer cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional a menores, incluidos los casos de personas ya condenadas". Una convención que no ha sido firmada sólo por Somalia y el país de la libertad.

Publicado enSociedad
Miércoles, 25 Marzo 2015 05:54

La historia, en los genes americanos

La historia, en los genes americanos

Un estudio comprobó que los genes de los americanos hablan de "la estructura geohistórica" del mestizaje. El análisis establece, inclusive, de qué zonas africanas fueron traídos los esclavos y en qué enclaves pesó más la colonización.

 

"La composición genética de América ha sido significativamente moldeada por la época colonial y el comercio de esclavos del Atlántico", señala un estudio que rastreó los ancestros de la actual población americana entre distintos grupos europeos. Los seis investigadores responsables de "Unravelling the hidden ancestry of American admixed populations" (que podría traducirse como "Desentrañando el ancestro oculto de las poblaciones mestizas americanas") publicaron en la revista especializada Nature el trabajo se sirve de un nuevo enfoque a la hora de seleccionar qué dato de los disponibles en el ADN leer y retomar para armar mapas con perspectiva histórica.


Los científicos llevaron adelante una investigación centrada en la identificación de haplotipos, una combinación de material genético que sólo puede ser compartida por individuos vinculados biológicamente. "Usamos un nuevo método de inferencia que reconstruye el ancestro genómico local, usando un enfoque basando en el haplotipo", explicaron, y agregaron que eso "permite una reconstrucción más acertada de la estructura genética cuando se lo compara con los enfoques clásicos, que directamente emplean marcadores genotípicos únicos".


El estudio fue dirigido por el biólogo doctorado en genética forense Cristian Capelli, de la Universidad de Oxford, que trabajó con Francesco Montinaro, George B.J. Busby, Vincenzo L. Pascali, Simon Myers y Garret Hellental, un grupo heterogéneo, integrado por expertos en genética, estadísticas y el estudio genético de los rastros de grandes migraciones,


En al artículo de Nature, señalan que, en el origen de las actuales poblaciones americanas, su estudio "identifica una serie de noveles y previamente no reportadas contribuciones de Africa y Europa, y subraya la estructura geohistórica en la ascendencia de las poblaciones mestizas americanas". Para ello, en una primera etapa recolectaron información genética de individuos de distintos puntos de Europa, pertenecientes a grupos que identificaron como "donantes": País Vasco, Cerdeña, este, sur, oeste y sudoeste de Africa, Senegambia (es decir, la zona que constituyó la confederación efímera formada por Senegal y Gambia en la década de 1980), noreste, sedeste, noroeste y sudoeste de Europa, y la zona de Joisán (donde habitan poblaciones pigmeas). En un segundo paso, tomaron material biológico de grupos considerados "receptores" a los fines de la investigación: poblaciones afroamericanas, colombianas, dominicanas, ecuatorianas, mexicanas, reconocidos como descendientes mayas, peruanos, portorriqueños y barbadenses (de Barbados, en el Caribe).


Los investigadores cotejaron los materiales genéticos de ambos grupos y complementaron esas observaciones con documentación histórica y contextos geopolíticos. Así concluyeron, por ejemplo: "Las poblaciones del Caribe muestran un componente africano más alto que el de las sudamericanas, lo que es consistente con los registros históricos que documentaron un gran número de esclavos en las islas caribeñas".


"Aunque nuestro muestreo es incompleto, vemos variaciones entre los grupos similares a las de las poblaciones actuales de diferentes partes de Africa. En todos los grupos, los yorubas del oeste de Africa son los más grandes contribuyentes, confirmando a la región como la mayor fuente de esclavos africanos", algo que el estudio complejiza, porque los datos hablan de "contribuciones genéticas adicionales de poblaciones de otras partes de Africa, con contribuciones de grupos particulares de Senegambia (los mandenka), Africa del Sur (hablantes de lengua bantú de Sufrádica) y Africa del Este (hablantes de lengua bantú keniana)". Los científicos precisaron otra evidencia escrita en los genes: "Más del 30 por ciento del total de esclavos que llegaron a la América española a partir de 1630 llegó de Senegambia".


La historia de la colonización también puede rastrearse en las diferencias de ancestros biológicos por los cuales, por ejemplo, el componente europeo "oscila entre el 0,078 en Barbados y el 0,79 en Puerto Rico". La española es la ascendencia "más representada para las nueve poblaciones hispánicas/latinas" estudiadas, mientras que "las fuentes europeas más representadas entre los afroamericanos y barbadenses provienen de Gran Bretaña".


Los investigadores señalaron con sorpresa haber identificado "por primera vez una marca genética de ancestro vasco en cinco de seis de las poblaciones continentales sudamericanas, que va del 0,015 por ciento en la población maya al 0,07 en Colombia". "Quedó documentado que los individuos vascos fueron una fracción considerable de los inmigrantes españoles en los siglos XVI y XVII, especialmente en México, Cuba, Chile, Perú y Colombia", señalaron los investigadores.

Viernes, 06 Marzo 2015 18:21

Bogotá en la revolución urbana.

Bogotá en la revolución urbana.

Expertos urbanistas coinciden en caracterizar el actual momento de muchas ciudades a nivel global como el de una revolución urbana. Fue Gordon Childe (http://bit.ly/1wMIHWY) quien utilizó por primera vez en su obra maestra sobre la Antigüedad dicha categoría para identificar el punto inicial de conformación de las primeras ciudades de la civilización humana.

Las últimas décadas han registrado una considerable expansión de las ciudades por todo el planeta. Lo que se ha conformado es un nuevo entorno urbano que se ha denominado Metapolis, una ciudad de ciudades.

Se trata de un sistema de redes urbanas creado por la conexión de las ciudades, el territorio y los pueblos a partir del desarrollo de los medios de transporte, el avance en el almacenamiento de bienes, información y personas, y la evolución científica continua de las tecnologías para mejorar el rendimiento de este sistema. El resultado son grandes conurbaciones extensas y discontinuas, heterogéneas y multipolarizadas, en las que la incertidumbre y el azar juegan importantes papeles que desmontan el absolutismo y los principios categóricos del urbanismo moderno. El prefijo meta- ya nos sugiere sobre un "ver más allá" de la forma de la "polis", de su realidad, de su significado según la concepción tradicional de la ciudad.

Bogotá hace parte del sistema de grandes ciudades del mundo en la que se concentran millones de personas. Es ya una Metapolis. Es el resultado del proceso de metapolizacion de la ciudad y el territorio de la Gran Sabana.

Así, en su condición de gran urbe, la capital de Colombia también es escenario de la denominada revolución urbana a la que se refiere Francoise Ascher (http://bit.ly/1wMIXFm), el conocido investigador francés cuya reflexión se especializó en el tema de las ciudades del siglo XXI (http://bit.ly/1ExjvV7).

Varias son las cuestiones que resulta obligado plantearse a propósito de dicho tema. ¿En qué consiste dicha revolución urbana? ¿Qué contradicciones surgen con dicho fenómeno? ¿Cómo actuar para sobreponerse a las deformaciones urbanas que aparecen con dichas transformaciones?

Utilizamos los términos de revolución y contrarrevolución no solamente por la historia que conlleva el concepto de revolución urbana y su renovación a lo largo del tiempo, como se comprueba en la literatura sobre el auge de las ciudades metropolitanas a lo largo del siglo 20 y más recientemente sobre la "explosión de la ciudad" o el ya clásico concepto de Metapolis acuñado por François Ascher.

La revolución urbana está asociada a un grupo de aspectos tecnológicos, económicos, políticos, sociales y culturales que igualmente se vinculan a la globalización neoliberal.

Esos procesos son los siguientes:

a) La informatización (por ejemplo la difusión de los ordenadores y las redes) ha modificado las relaciones espacio-tiempo y permite desarrollar actividades diversas (profesionales, de ocio o cultura, de educación, de consumo) sin depender de una localización rígida. Si a ello se une la generalización de las formas modernas de comunicación como el vehículo privado y las redes regionales de transporte y la telefonía móvil, es fácil deducir que la ciudad hoy ya no es lo que era.

b) Los nuevos territorios urbanos ya no se reducen a la ciudad central y su entorno más o menos aglomerado, lo que se llamó el "área metropolitana", es decir el modelo de ciudad de la sociedad industrial. El territorio urbano-regional es discontinuo, mezcla de zonas compactas con otras difusas, de centralidades diversas y áreas marginales, de espacios urbanizados y otros preservados o expectantes. Una ciudad de ciudades en su versión optimista o una combinación perversa entre enclaves globalizados de excelencia y fragmentos urbanos de baja calidad ciudadana.

c) El capital dominante es hoy especulativo más que productivo, nómada más que sedentario. Las decisiones se han "externalizado" del territorio, el cual se ha debilitado al tiempo que ha entrado en la carrera competitiva para atraer inversiones, actividades emblemáticas, turistas, etc. El capital fijo, dependiente del entramado económico local, se resquebraja y las infraestructuras que soportan la nueva economía corren el riesgo de ser de uso efímero.

d) El ámbito local-regional ha sido históricamente el de la reproducción social (educación, sanidad, vivienda, etc.), hoy afectado por la crisis del Estado de bienestar (o por su carácter limitado) al mismo tiempo que las demandas se multiplican (formación continuada, envejecimiento, reducción del tamaño del núcleo familiar, colectivos pobres o marginales, etc.). Los poderes locales, distritales y regionales deben reorientar sus funciones hacia la "producción social" puesto que la "competitividad" del territorio corresponde a esta escala más que a la del "Estado-nación". Pero no disponen de las competencias y recursos para ello.

e) La sociedad urbana se ha hecho más compleja, más individualizada y más multicultural. Las grandes clases sociales de la época industrial se han fragmentado, los grupos sociales se definen en función de criterios múltiples (territoriales, culturales, etc. además de su relación con la producción), la autonomía del individuo se ha multiplicado. Los comportamientos urbanos se han diversificado (en los tiempos, movilidades, relaciones sociales, etc.) y por lo tanto también las demandas. Las políticas urbanas hoy no pueden ser simplemente de "oferta" masiva dirigida a grandes colectivos supuestamente homogéneos.

f) Pero, paradoja: al mismo tiempo que individuos y ciudades apuestan por la distinción y la diferencia, las pautas culturales se globalizan y se homogeneizan. Arquitecturas y formas de consumo, informaciones y comportamientos de ocio, lenguas y vestimentas se banalizan y pierden sus elementos distintivos cualificantes. La carrera hacia la competitividad mediante la distinción lleva a la no-competividad por la homogeneización.

g) La gobernabilidad de los territorios urbano-regionales se convierte en un difícil desafío. Especialmente difícil debido a los siguientes factores:

• La multidimensionalidad del territorio urbano-regional (centros, periferias, red incompleta de geometría variable de ciudades medias y pequeñas, urbanización difusa, enclaves y hábitat marginal, etc.)

• Las potentes dinámicas privadas de ocupación de suelo.

• La nueva complejidad de la sociedad urbana y la diversidad de sus demandas y de sus comportamientos (movilidad, doble residencia, etc.)

• La fragmentación de los poderes locales que cooperan y se solapan, compiten, se estorban.

• La fuerza económica y a veces legal de las iniciativas privadas o de entes públicos sectoriales a la hora de definir o modificar grandes proyectos sectoriales sobre el territorio.

Importa señalar, como lo plantea Borja (http://bit.ly/1ExjvV7), que las revoluciones, sean políticas, sociales, económicas, científicas, culturales o tecnológicas generan procesos (o por lo menos expectativas) que para simplificar podemos calificar de "democráticos" o socializadores del progreso.

En el caso de la revolución urbana a la que nos estamos refiriendo, se enfatiza la mayor autonomía de los individuos, la diversidad de ofertas (de empleo, formación, ocio, cultura, etc.) que se encuentran en los extensos espacios urbano-regionales, las nuevas posibilidades de participación en las políticas públicas de las instituciones de proximidad y a partir de la socialización de las nuevas tecnologías, las mayores posibilidades de elegir residencia, actividad o tipo de movilidad, etc.

Sin embargo, observa, nunca la segregación social en el espacio había sido tan grande: crecen las desigualdades de ingresos y de acceso real a las ofertas urbanas entre la población; colectivos vulnerables o más débiles pueden vivir en la marginación de ghettos o periferias (ancianos, niños, inmigrantes, etc.)

Los tiempos sumados de trabajo y transporte aumentan; la autonomía individual puede derivar en soledad e insolidaridad; la incertidumbre sobre el futuro genera ansiedad; se pierden o debilitan identidades y referencias; hay crisis de representación política y opacidad de las instituciones que actúan en el territorio, etc. Así, las esperanzas generadas por la revolución urbana se frustran y el malestar urbano es una dimensión contradictoria de la vida urbana actual.

Estos efectos perversos de la revolución urbana no son una fatalidad si no que resultan de un conjunto de mecanismos económicos, de comportamientos sociales y de políticas públicas como son: el carácter sobre determinante de la renta urbana en la definición de usos del territorio; el consiguiente carácter de "inversión" que han adquirido las compras en suelo o en vivienda; las alianzas sucias entre constructores y autoridades locales; el afán de distinción y de separación de importantes sectores medios y altos; los miedos múltiples y acumulativos que actúan sobre una población de cohesión débil; la fragmentación de los territorios urbanos extensos y difusos; la homogeneización de pautas culturales en los que la "imitación global" se convierte en obstáculo a la integración local, etc. Todo lo cual configura que vivimos no solo tiempos de revolución, de igual manera son tiempos de contrarrevolución, urbana obviamente.

Es una contra revolución, que en el caso de Bogotá, se refleja en la tendencia a la acentuación de la homogeneidad social de los barrios ricos, producto de la preferencia de sus habitantes por vivir tan alejados como sea posible de los diferentes (esto es, de las "clases peligrosas") y en la proximidad de sus iguales. De donde, "la homogeneidad social de los barrios ricos permite tomar conciencia de la ambivalencia de la segregación: ella no es nunca solamente separación, sino también siempre agregación y búsqueda de sus similares". Sin embargo, esta búsqueda de los iguales, no significa una búsqueda de convivencia en comunidad, no obstante que el "producto comunidad" se haya transformado en uno de los más promovidos por la nueva oferta inmobiliaria. Como señala Bauman, "la 'comunidad' que buscan equivale a un 'entorno seguro', libre de ladrones y a prueba de extraños. Comunidad' equivale a aislamiento, separación, muros protectores y verjas con vigilantes" ( http://bit.ly/1qG8vdA). En lo fundamental, se trata de una tendencia de lo que este mismo autor caracteriza como "la secesión de los triunfadores", que tiene como manifestación culminante la tendencia a la auto guetización, la guetización voluntaria, materializada en la explosión de los condominios y barrios cerrados. Son justamente estas islas urbanas, una de las principales expresiones de la estructuración social de la ciudad de nuestro tiempo: la fragmentación social urbana como expresión de una discontinuidad del tejido urbano derivado de un crecimiento marcado por un estallido y una dispersión de nuevas implantaciones, con vacíos no urbanizados y aún no urbanizables entre ellas. Donde la ausencia de articulaciones entre los pedazos en los que estalla el aglomerado urbano y la disimilitud extrema de las formas de los paisajes, tanto al nivel del tejido como al del Habitat, así como una gran heterogeneidad de los tipos de niveles de equipamiento (de infra-estructura y colectivos) y de servicios urbanos, aparecen como rasgos distintivos de esta evolución. A ello habría que agregar las peculiaridades de las áreas ocupadas por los sectores medios, donde la periurbanización y la gentrifcación (aburguesamiento) aparecen como dos modalidades residenciales que influyen de manera importante en la nueva morfología urbana; de un lado, una parte importante de los nuevos grupos medios en ascenso promueven la recuperación y reconversión de una parte de las antiguas áreas centrales. Y, de otro lado, una parte muy significativa de los sectores medios más tradicionales, motivados por su preferencia por la vivienda individual y, también, por su aspiración a condiciones de vida diferentes a las que pueden tener en las partes más inseguras, congestionadas y contaminadas de la ciudad, se desplazan hacia un periurbano semi-rural (Chía), que por esta misma razón tiende a crecer de manera incontrolable. Estas dos tendencias, gentrifcación y periurbanización, marcan dos de las velocidades que caracterizan la transformación de la ciudad actual.

Por otra parte, en contraposición a estos mundos de la riqueza, el panorama se completa con la ciudad de los tugurios y los ranchos, que se constituye en un componente ineludible de la ciudad de la revolución urbana y caracteriza la tercera velocidad, la de la relegación social. Al respecto, algunos números de los informes recientes de UN-Habitat son muy elocuentes: "el número total de habitantes en tugurios en el mundo alcanzó a alrededor de 1200 millones en el 2009. Esto representa cerca del 32% del total de la población urbana mundial. En ese momento, el 43% del conjunto de la población urbana de todas las regiones en desarrollo vivían en tugurios, mientras el 78,2% de la población urbana en los países menos desarrollados habitaban en tugurios y ranchos viejos. En algunas ciudades de países en desarrollo, los tugurios y ranchos son tan invasivos que los ricos han tenido que segregarse en pequeños enclaves amurallados. La conclusión lógica que se deriva inexorablemente de estas cifras es que "en lugar de ser un foco de crecimiento y prosperidad, las ciudades se han transformado en una tierra inundada por un excedente de población trabajando en servicios industriales y comerciales no calificados, desprotegidos y de bajos salarios.

Esta nueva realidad obliga al pensamiento crítico a plantearse nuevos parámetros en la lucha por la democracia urbana.
En plena campaña por elegir la nueva alcaldesa o alcalde de Bogotá, resulta obligado profundizar el tema del derecho a la ciudad y la democracia urbana en una ciudad convertida hoy en una Metapolis.

Publicado enColombia
Domingo, 22 Febrero 2015 05:52

El multiculturalismo y sus dilemas

El multiculturalismo y sus dilemas

En los días que corren, está muy extendido por todo el mundo un debate muy apasionado en torno a algo llamado multiculturalismo. Tanto los que lo proponen como quienes lo impugnan parecen estar bajo la ilusión de que el multiculturalismo es algo muy nuevo. Pero no tiene nada de nuevo. El multiculturalismo es tan viejo como la existencia de las culturas humanas. Y siempre ha estado sujeto a un apasionado debate.


Donde quiera que residan grupos humanos, siempre ha habido quienes de algún modo se consideran más indígenas de la región que otros. Los indígenas han tendido a utilizar una retórica de pureza cultural, que ellos consideran que es profanada o está amenazada por otros que son marginales o de nuevo arribo a la región, y que como tal tienen menos derechos que los grupos indígenas (o ningún derecho, para el caso). La respuesta de este último grupo ha sido reclamar alguna de las versiones del multiculturalismo. Es decir, han argumentado en favor de acordar derechos iguales para todos (o casi todos) los residentes, sea que compartan o no algunas de las prácticas culturales de la población autodefinida indígena.


Los humanos siempre se están movilizando, por muchas razones. Una de ellas es la devastación ecológica del área de la cual se salieron. Otra es la atracción hacia un estándard de vida más alto en alguna otra parte. Una tercera motivación es que por alguna razón se les persigue y expulsa del área de donde salen. La realidad es que, si rastreamos las líneas de descendencia lo suficiente lejos hacia el pasado, nadie se encuentra donde alguna vez estuvieron sus ancestros. Todos somos migrantes. Nadie de nosotros somos indígenas a menos que suprimamos la realidad histórica.


Con toda seguridad, en las décadas recientes este punto ha ocasionado las más agudas contiendas, por dos simples razones. Los avances tecnológicos en transportes y comunicaciones vuelven mucho más fácil migrar más lejos y más pronto que en épocas anteriores. Y la polarización del sistema-mundo es mucho mayor, haciendo que sea considerablemente más tentador para las personas de los países más pobres el mudarse a países más ricos.


Además, el hecho de que vivamos en medio de la crisis estructural del sistema-mundo moderno ha significado que la tasa de desempleo real aumentara muy abruptamente. Por tanto, la búsqueda de chivos expiatorios ha provocado que se mire a los migrantes como la supuesta causa de las altas tasas de desempleo de los países más ricos.


La tendencia de trepar la escalera de riqueza de los países se aplica por supuesto a personas del Sur Global que migran al Norte Global. Digamos de México a Estados Unidos, de Marruecos a Francia, de Filipinas a Japón. Aplica también a regiones mucho más abajo en la escalera de la riqueza. Digamos de Guatemala a México, de Mozambique a Sudáfrica, de Paraguay a Brasil. En cualquier caso, siempre hay una reacción del país receptor exigiendo la exclusión o la expulsión de los inmigrantes, y lo ostensible es que sea para conservar los empleos en el país receptor, y también para conservar la llamada cultura indígena.


La retórica contra el multiculturalismo sirve (y se intenta que sirva) para hacer que los votantes de izquierda en cualquier país respalden a quienes utilizan el lenguaje xenofóbico de la derecha y de los movimientos de extrema derecha. Y sin duda es frecuente que logren hacer esto. La retórica a favor del multiculturalismo sirve (e se intenta que sirva) para lograr que los votantes relativamente centristas respalden a los movimientos más hacia la izquierda como baluarte respecto de la xenofobia. Y sin duda es frecuente que así suceda.


¿Qué es lo que sabemos que ocurre en realidad en casi todos los países? De un modo u otro, todos los países son multiculturales. Es decir, hay grupos o personas que mantienen prácticas culturales distinguibles. Tienen diferentes religiones, lenguajes o costumbres matrimoniales. Estas costumbres diferentes se buscan con diferentes grados de diligencia. En los periodos que no son demasiado estresantes en términos económicos, hay un buen margen de interacción afable entre personas de diferentes grupos, y con frecuencia y un grado considerable de matrimonios entre éstos, haciendo que las distinciones entre los grupos sean todavía menos importantes o más difíciles de discernir.


Sin embargo, en otros momentos de estrés económico, los temas xenofóbicos crecen en importancia en el discurso popular y con frecuencia conducen a agudas contiendas. Los hijos de los matrimonios entre los grupos son forzados a jurar lealtad a uno u otro grupo. Los países se tornan más proteccionistas. La libertad legal de movimiento entre las fronteras se vuelve más difícil. Hay un considerable incremento en la violencia de todo tipo.


Con toda seguridad, necesitamos distinguir entre diferentes situaciones en términos de demografía. Ha habido zonas en las que una población existente quedó sumergida por una población inmigrante relativamente grande y fuerte que barrió (o subordinó por completo) a los grupos que ahí existían. Piensen en los taínos de las islas del Caribe o los fidjianos que enfrentaron una inmigración hindú en el Pacífico.


Y también existen inmigraciones de personas acaudaladas del Norte Global hacia las zonas donde pueden comprar la tierra anhelada. Por lo general elevan los costos y fuerzan a los grupos que ahí habitaban a pasar a existencias marginales. Esto ocurre ahora por todo el planeta en las zonas que son climáticamente más deseables.


Los reclamos de los grupos indígenas en pos de mantener sus patrones culturales y sus valores colectivos tienen una tonalidad bastante diferente en el caso de ser una resistencia a la inmigración de grupos que están al fondo de una escala social que cuando se trata de personas que se sitúan en la cúspide de esa escala. Y aquí surgen los dilemas.


¿Somos acaso capaces de entender y actuar ante esta distinción? ¿Podemos emprender políticas sensiblemente diferentes en cada uno de estos casos? ¿Podemos, en efecto, respaldar la inevitable y deseable forma de un multiculturalismo que sea la base de un intercambio pacífico de valores culturales? ¿O sucumbiremos a las limpiezas étnicas xenofóbicas por todo el mundo?


Traducción: Ramón Vera Herrera

Publicado enInternacional
Los latinos, antes consumidores que ciudadanos en EE UU

Suponen el 17% de la población de Estados Unidos. A día de hoy, más de 54 millones de habitantes tienen raíces hispanas. El grupo de mayor crecimiento del país. Entre los más jóvenes, datos oficiales apuntan a que cada año unos 800.000 latinos cumplen 18 años. De media, tienen 27, diez menos que la población general. El panorama actual, y el futuro que se avecina, apuntan al optimismo para esta comunidad; el día a día dicta otra máxima: la influencia de los latinos es mayor en el consumo cultural que en la relevancia en la sociedad estadounidense.


"Crecen más como consumidores que como ciudadanos", ahonda Jéssica Retis, profesora de la California State University Northridge y coautora del documento de trabajo Los latinos y las industrias culturales en español en Estados Unidos, elaborado por el Real Instituto Elcano, a partir de datos de distintas instituciones y organismos como Nielsen o el Pew Center, por ejemplo. Con él, Retis y Ángel Badillo buscan "poner en perspectiva" la situación de los latinos. "No se trata de un estudio académico, pero sí un documento a partir del cual poder trabajar en áreas más concretas", añade Retis.


A pesar de que la palabra latino, o hispano, englobe a decenas de millones de personas de distintas nacionalidades y clases sociales, el idioma (el español) y la religión (catolicismo) actúan de vasos comunicantes entre todos ellos. Además, hay un aspecto, según recalca el trabajo del Elcano, que facilita la integración: su incorporación como consumidores. De acuerdo con datos de Nielsen recogidos en el informe, en 2012 el poder adquisitivo de los latinos se estimaba en un billón de dólares (880.000 millones de euros), mientras que se presupone un billón y medio para este año. Todo ello ha impulsado la creación de mercados propios dirigidos a la comunidad latina en concreto.


Mientras esto ocurre, y pese a que cada vez se escucha más en boca de los políticos estadounidenses la importancia del voto latino, que alcanzó una marca histórica en las elecciones de 2012 (11,2 millones de latinos votaron), solo suponen un 48% de quienes pueden acudir a las urnas. Como recuerda el documento de trabajo, menos de la mitad de los hispanos tienen derecho a votar (exactamente un 43,4%), un porcentaje inferior al de otros grupos de la población, como los asiáticos (51,7%), los afroamericanos (69,1%) y los blancos (78,9%). Los Ángeles, Nueva York, Houston, Miami y Chicago continúan siendo las áreas que aglutinan los principales mercados de consumidores, y aunque se mantienen creciendo, otros lugares como Charlotte, Atlanta, Orlando o Seattle lo hacen a mayor rapidez, pese a estar alejados de los focos.


La industria del cine es una muestra de la realidad de los latinos. Por un lado, se hacen notar en las taquillas; suponen el 17% de la población que acude a las salas de cine, con una media de seis veces al año. Si esa división se hace por grupos, se trata del 32% de los espectadores, un porcentaje que no ha dejado de crecer, al contrario que el de los anglosajones, mayoritario, obvio, pero que desde 2000 ha caído un 4%. Pese a ello, como recuerda el documento de Retis y Badillo, históricamente la industria de Hollywood "no sólo ha ignorado a los hispanos, sino que cuando los ha incorporado a sus narrativas ha tendido a hacerlo desde perspectivas estereotipadas y discriminatorias". Además, según un estudio de la Asociación Nacional de Productores Latinos Independientes (NALIP, por sus siglas en inglés), de 2010 a 2013 en la plantilla profesional solo un 2,3% eran directores; un 2,2%, productores y un 6% guionistas, unos porcentajes muy bajos.


En cuanto a datos sobre el consumo de información, los latinos en Estados Unidos han incrementado el uso de Internet, que pasó del 37% al 56% entre 2006 y 2012. Un crecimiento que contrasta sin embargo con la disminución del consumo de radio (del 64% al 56%) o de periódicos (58% a 42%). También baja el consumo de televisión, aunque se mantiene con un porcentaje alto, al pasar del 92% al 86%.


Los estudios más recientes a los que hace referencia el documento de Retis y Badillo sí recalcan una mayor adquisición de smartphones, a través de los que consumen información.

Publicado enEconomía
Miércoles, 28 Enero 2015 06:19

El tercer "linaje" de los europeos

El tercer "linaje" de los europeos

Se publicaron resultados de un trabajo monumental sobre genética de poblaciones, que reúne a 120 científicos de 88 institutos de 35 países, entre ellos varios investigadores argentinos. El estudio encuentra, para los europeos y descendientes de europeos, un tercer "linaje", además de las dos que ya se conocían: esta línea de origen los emparienta con los pueblos originarios americanos. El descubrimiento también aporta a entender aquel momento misterioso de la prehistoria. cuando, hace unos 8.000 años, independientemente y en lugares tan alejados como China, América y Medio Oriente, los humanos aprendieron a practicar la agricultura y a domesticar animales. Tan importante como los resultados del estudio es la metodología empleada: técnicas que, a partir de fragmentos ínfimos, permiten reconstruir cadenas de genes de hace 45.000 años; su próxima aplicación forense permitirá, a partir de un mínimo rastro de ADN, saber cómo son los ojos de un sospechoso y hasta dibujar su cara. La contribución de los científicos argentinos se enmarca en una serie de estudios que ya mostraron cómo más del 50 por ciento de los argentinos, por la línea materna, desciende de pueblos originarios, y más del 95 por ciento, por la línea paterna, desciende de europeos.
El estudio, publicado en la revista Nature, fue realizado por Iosif Lazaridis (Universidad de Harvard), Alissa Mittnik (Universidad de Tübingen, Alemania) y unos 120 investigadores, entre ellos los argentinos Daniel Corach, Graciela Bailliet y Claudio Bravi, del Conicet.


El trabajo recuerda que "migrantes de Medio Oriente y Anatolia (Turquía) jugaron un rol principal en la introducción de la agricultura en Europa", ya que "estudios sobre ADN antiguo indican que los agricultores europeos tempranos eran distintos de los europeos cazadores-recolectores, y estaban muy próximos a los actuales habitantes del Medio Oriente. Sin embargo, considerar a los europeos actuales como una mezcla de esas dos poblaciones ancestrales no da cuenta del hecho de que los europeos también están mezclados con una población relacionada con los americanos nativos".
Entonces, "para aclarar la prehistoria de las personas de origen europeo, secuenciamos nueve genomas antiguos, provenientes de un esqueleto de aproximadamente 7000 años encontrado en Alemania en el contexto de artefactos provenientes de la primera expansión de una cultura agrícola en Europa central; un esqueleto de unos 8000 años, de Luxemburgo, descubierto en el contexto de artefactos de cazadores-recolectores; y siete muestras de aproximadamente 8000 años de un entierro de cazadores-recolectores en Suecia".


Graciela Bailliet –investigadora del Conicet en el Instituto Multidisciplinario de Biología Celular (Imbice)– explicó que "esos tres linajes están en todos los europeos o personas de ascendencia europea en la actualidad. El correspondiente a las muestras obtenidas en Suecia es el que este estudio puso de manifiesto; sus ancestros serían poblaciones del norte de Asia, ancestros a su vez de los pobladores originarios de América".


Daniel Corach –director del Servicio de Huellas Digitales Genéticas de la Facultad de Farmacia y Bioquímica, profesor de Genética Diagnóstica y Forense e investigador superior del Conicet– observó que "el mismo equipo de investigación participó en el trabajo clave que, el año pasado, mostró la presencia de componentes genéticos Neanderthal en todos los grupos humanos excepto los africanos". En cuanto al descubrimiento del tercer linaje europeo, "permite reinterpretar la historia de la población actual. Los componentes básicos de la información genómica del europeo actual se rastrean así hasta el límite de la preagricultura. Sabemos que hace unos 7000 años, y luego de unos 200.000 años de prehistoria, el hombre cambió su estilo de vida. Hasta entonces no estaba en condiciones de modificar sustancialmente su ambiente. La posibilidad de hacerlo surgió en forma prácticamente simultánea e independiente en diferentes focos del planeta: en China, se aprendió a desarrollar el arroz y a domesticar los cerdos; en las regiones andinas de América, se desarrolló el uso de la llama como animal doméstico y el cultivo de la papa, y en Mesoamérica el maíz; en la región mesopotámica de Medio Oriente, el cultivo del trigo y la domesticación de las vacas".


La investigación fue posible gracias a nuevas técnicas de análisis genético, que permiten examinar restos de gran antigüedad. "Estas técnicas aprovechan fragmentos pequeñísimos de información genética y los empalman, como si se pudiera reconstituir una película a partir de unos pocos fotogramas. Así se ha logrado reconstruir ADN a partir de fragmentos provenientes de restos humanos de hasta 45.000 años de antigüedad", precisó Corach.


"Estas técnicas sin duda llegarán a utilizarse también en el orden forense –anticipó el investigador–. Por ahora se usan fundamentalmente para investigación, y es así porque en este campo hay cierto rango de error admisible; en cambio, cuando se trabaja en identificación humana, donde se juega la determinación de responsabilidades criminales o la existencia de vínculos biológicos entre personas, ahí no puede haber error. Por eso todavía no se usan con fines forenses. Cuando su uso sea admisible, el trabajo se agilizará muchísimo, ya que será posible analizar muchos marcadores simultáneamente. Y también se podrá obtener, sobre la base de muestras pequeñísimas, información respecto de las características externas de un individuo: la pigmentación, el color de los ojos, el color del pelo, la forma del pelo. La tecnología ya existe, pero por ahora no se utiliza. Lo que sí está autorizado en países como Holanda es el análisis de rasgos externos a partir de información genética: hay kits que, a partir de una muestra de sangre u otro vestigio biológico, permiten establecer con alta probabilidad rasgos como el color de ojos de la persona."

Imparables, las protestas en EU contra racismo y abusos policiacos

Decenas de miles de manifestantes, incluidas familias de víctimas de homicidios recientes por la policía, marcharon en Washington y Nueva York, mientras decenas de acciones han continuado sin cesar en días y semanas recientes en protesta por la violencia policiaca contra minorías y la impunidad oficial.

En lo que llamaron un día nacional de acción, los inconformes repitieron las consignas que se han vuelto emblemáticas de este movimiento. Corearon en decenas de ciudades: Manos arriba, no disparen y No puedo respirar –en referencia a la acción del joven afroestadunidense Michael Brown antes de ser abatido por un agente en Ferguson, Misuri, y las últimas palabras de Eric Garner, afroestadunidense, en Staten Island, en esta ciudad, al morir después de ser estrangulado por un uniformado. En mantas, pancartas y camisetas llevaban el lema de las vidas negras importan.


En Washington, unos 10 mil marcharon de Freedom Plaza al Capitolio, incluyendo unos 400 que llegaron de Ferguson, en lo que se llamó la movilización Justicia para todos. Los familiares de Brown se manifestaron junto con la madre y esposa de Garner, y los padres de Tamir Rice, niño de 12 años ultimado por un policía en un parque porque estaba jugando con un arma de juguete (el forense del condado determinó ayer que el deceso fue un homicidio). También la de Trayvon Martin y de Amadou Diallo, entre otras, que han perdido a seres queridos, pues policías han asesinado a negros desarmados.


La madre de Rice declaró ante los manifestantes que lograremos conseguir justicia para nuestros hijos, créanme. Agregó: Mi hijo tenía 12 años, era un bebé, mi bebé. El más joven de cuatro. Si él estuviera conmigo ahora, esto es lo que desearía que hiciera, y fusionando consignas concluyó: Manos arriba, no disparen. No puedo respirar. Por favor, no disparen, quiero llegar a ser grande.

En Nueva York, más de 25 mil (según cifras de oficiales municipales) y posiblemente 50 mil (de acuerdo con organizadores) participaron en la mayor marcha hasta la fecha en esta ciudad, desde que un gran jurado decidió no presentar cargos contra un policía por la muerte de Garner, la cual partió desde Washington Square y durante horas tomó las calles al dar vuelta por el corazón de la ciudad, subiendo por la Quinta y Sexta avenidas a la calle 32, regresando por Broadway hasta la alcaldía y la jefatura de policía. Igual que en Washington, familiares de víctimas encabezaron las marchas, un mosaico de caras multirraciales y multigeneracionales que se unían con coros de Sin justicia no hay paz.
Jóvenes negros, blancos, latinos y asiáticos marcharon junto con sindicalistas de automotrices, de medios y del gobierno, y universitarios con agrupaciones laborales, incluyendo empleadas domésticas. Un contingente de doctores y estudiantes de medicina, con sus uniformes blancos, se sumaron. Un maestro de escuela pública sostenía una pancarta que decía: "No disparen contra mis estudiantes –tienen sueños". Un joven negro caminaba con otro que simplemente preguntaba: ¿Soy el próximo?


Un letrero con el número 43 pasó, y un contingente coreaba: De Ferguson a Ayotzinapa, una sola lucha. Había símbolos y consignas que de alguna manera vinculaban luchas, desde el movimiento de derechos civiles de los 60 a la rebelión altermundista de Seattle. También Ocupa Wall Street.


Ya por la noche, cientos tomaron las dos vías del puente Brooklyn y algunas calles obstaculizando el tráfico por ratos, antes de proceder a otro cruce, evitando ser cercados por la policía. Algunos informaron sobre un par de arrestos, pero las acciones continuaban al cierre de esta edición.

Desobediencia civil


A la vez, se llevaron a cabo marchas y y acciones de desobediencia civil en decenas de ciudades más, incluyendo Chicago, Charlotte, Cleveland, Minneapolis y Boston (donde hubo más de 26 arrestos), parte de una serie de actos de ira que se han expresado sin cesar por múltiples puntos del país a lo largo de los últimos días.

En Berkeley, California, ha habido marchas y enfrentamientos contra la policía toda la semana. A diario se han registrado protestas en el país, sobre todo acciones como acostarse sobre los pisos en centros comerciales, escuelas y terminales, llamadas die-ins. Hace un par de días, cientos de asesores y otros trabajadores de la legislatura federal salieron en masa de sus oficinas en el Capitolio para protestar contra la brutalidad policiaca.


La ira popular también ha sido expresada por actores, músicos y atletas. Nuevas canciones de protesta han sido creadas por músicos de hip hop y otros. Estrellas de Broadway y algunas de Hollywood también se han sumado.

La estrella de basquetbol Lebron James –el mejor jugador profesional de ese deporte en Estados Unidos– se puso una camiseta que decía: No puede respirar, al iniciar un partido contra los Nets, en Brooklyn, la semana pasada. Días antes, jugadores de futbol americano del equipo Ravens y algunos de los Rams de San Luis salieron de su túnel a la cancha con las manos arriba, símbolo de solidaridad.

Publicado enInternacional
Uso de grilletes, un tipo de esclavitud moderna en EU: garífunas hondureñas

Al llegar a Estados Unidos, cientos de mujeres garífunas hondureñas son encadenadas a su pasado por las autoridades de migración, al colocarles en el tobillo un grillete por el único delito de haber cruzado la frontera de manera ilegal.


Nosotros, los garífunas, fuimos esclavos y nos liberamos. Somos un pueblo que luchó contra los colonialistas. Entonces, este tipo de programas (de migración), con los cuales nos colocan grilletes, nos hacen recordar nuestra historia, nada más que antes colocaban a los esclavos cadenas de hierro y ahora, en una economía capitalista, son electrónicas, relata Carla García, coordinadora de relaciones internacionales en Estados Unidos de la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh). El uso del grillete es un tipo de esclavitud moderna, afirma en entrevista con La Jornada.


María Asunción, otra mujer garífuna, dice al respecto: Me siento como animal, porque sólo a ellos les colocan algo así. Continúa: "Mi hijo me pregunta 'por qué te pusieron ese aparato, mamá. En mi escuela me dijeron que sólo los ladrones los usan, pero yo sé que tú no eres ladrona'. ¿Cómo les explicamos a nuestros hijos?"


Libres, pero presas, se encuentran aproximadamente unas 400 mujeres de la comunidad garífuna hondureña emigradas recientemente a Nueva York. En lugar de encarcelarlas en un centro de detención, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) les colocó en los tobillos grilletes electrónicos para monitorearlas las 24 horas del día, mientras esperan que se resuelva su proceso de deportación.

Originarias de diferentes pueblos garífunas o garínagu hondureños –con ascendencia amerindia y africana–, la mayoría de estas madres solteras detenidas son parte de una reciente ola de migración que ha salido huyendo del desolado mar de violencia y marginalidad que desde hace décadas vive su país. Asociado con la actual crisis territorial, producida por el proyecto de ciudades modelos o desarrollo turístico, que ha orillado al pueblo garífuna en tiempos recientes a desplazarse de sus tierras y emigrar por la presión de políticos y empresarios.


Cuando Adriana Colón y un grupo de mujeres garífunas de su comunidad cruzaron el río Bravo hacia Estados Unidos por Piedras Negras, Coahuila, ya los esperaba la migra. Como veníamos con nuestros hijos no nos deportaron, dice Adriana. Sin embargo, añade, los agentes de migración nos tomaron nuestras huellas digitales y nos obligaron a firmar, sin explicarnos qué tipo de documentos estábamos signando, aprobación para participar en el Programa de Apariencia de Supervisión Intensiva (ISAP).


El ISAP es coordinado por el ICE, con la finalidad de garantizar alternativas a la detención de migrantes y ofrecer al gobierno federal condiciones económicas más viables, pues mientras la estadía en una prisión cuesta aproximadamente 122 dólares diarios, la detención mediante el monitoreo electrónico no rebasa 20 dólares por día.


El ISAP es un negocio que funciona a través de la empresa Behavioral Interventions Incorporated (BI), subsidiaria de GEO, segundo mayor contratista privado del ICE y una de las corporaciones de cárceles privadas más grandes de Estados Unidos. BI, como contratista del ICE, maneja y supervisa a esos mediante un dispositivo GPS capaz de rastrear el movimiento y la ubicación de una persona en tiempo casi real.


El grillete es una forma de controlarnos fuera de la cárcel. A través de él la policía puede saber cada paso que das, dónde te encuentras. Incluso, si estás fuera de casa muy noche el grillete emite una voz de advertencia, relata Adriana Colón.
Una vez que te lo colocan, comenta Berni Lara, debes presentarte regularmente ante las oficinas del programa de ISAP para que revisen tu grillete y recibir visitas a domicilio sin previo aviso por la policía de migración.


Uno debe tener mucho cuidado al andar con el grillete, pues por ejemplo, cuando se te olvida recargarlo o estás en un lugar que no es permitido, puede llegar la policía de inmediato y eso es muy peligroso, porque pueden hasta deportarte, asegura Zully García.

Además de la estigmatización social, muchas garífunas han expresado vergüenza al usar el grillete. "Utilizarlo es una tortura. Cuando sales a la calle, todo mundo se te queda viendo. Hace unos días un policía me paró y me preguntó si había estado presa. Le dije que no, y me respondió: 'entonces, ¿por qué traes ese grillete? Eso sólo se los ponen a los presos que han cometido crímenes'. Me sentí muy mal", relata García.

La comunidad garífuna hondureña no es la única afectada por estas medidas de seguridad. Un reporte de la escuela de leyes de la Universidad de Rutgers, la Clínica de Derechos de los Migrantes y el Comité de Amigos estima que, durante 2011, alrededor de 17 mil 454 personas de diferentes nacionalidades en toda la nación estaban bajo supervisión electrónica.


Algunas garífunas refieren que los oficiales de migración nunca les explicaron las razones por las que les habían colocado el grillete, cuándo se los quitarían y en qué estatus legal se encuentran. La mayoría, incluso, no sabe que está en proceso de deportación.


Además, estas mujeres enfrentan precariedades económicas, pues como el programa de supervisión no nos permite trabajar, muchas veces no tenemos ni para comer y alimentar a nuestros hijos o mandarlos a la escuela, afirma Cinthya Colón.

No obstante, algunas de estas mujeres cuentan con apoyo comunitario. Al sur del condado del Bronx, la Iglesia Evangélica Española, a cargo del reverendo Danilo Lachapel, ha abierto sus puertas a la comunidad garífuna hondureña brindándole diariamente desde comida gratuita hasta apoyo legal.

Publicado enInternacional
Peatonalización de la carrera 7ª ¿problema o solución urbanística?

El pasado 24 de agosto arrancaron las obras de peatonalización de la carrera 7ª, también llamada avenida Alberto Lleras Camargo o Calle Real, importante e histórica vía de la capital colombiana. Con esta iniciativa Bogotá retoma iniciativas, como las de Londres, Barcelona, Nueva York, Quito, y otras ciudades con proyección mundial donde el centro prioriza al peatón, al caminar lento, le abre espacios a la conversación, al despliegue cultural, incentivando de esta manera el turismo, fuente fundamental de ingresos para diversidades de urbes y países en todo el mundo.

El proceso de peatonalización busca, según lo expuesto por el alcalde Gustavo Petro, convertir en protagonista al ciudadano que no usa carro.

La reorganización de esta avenida está proyectada en dos etapas: la primera cubre desde la calle 7ª hasta la Avenida Jiménez, y deberá entregarse a la ciudad el próximo mes de diciembre.

La segunda etapa, que va entre la Avenida Jiménez o calle 13, y hasta la calle 26, deberá concluirse en febrero de 2015.

La transformación de esta avenida en peatonal implica una inversión inmensa para la ciudad: $14.500'000.000 (catorce mil quinientos millones de pesos). ¿Será este tipo de obras la prioridad en las inversiones de la ciudad?

Voces dispares

Desde que la Alcaldía informó sobre este proyecto se levantaron voces, unas a favor, otras en contra. Estas últimas indican, por ejemplo, que el cierre de estas calles para los carros aleja a mucha gente de esta parte de la ciudad. Según quienes así piensan, ante la reducción de los potenciales compradores mayor inseguridad pues los más pobre no tienen a quien solicitar ayuda, acudiendo, por lo tanto, al raponeo o procederes similares.

Así piensa Camilo Camargo, profesor de la Pontificia Universidad Javeriana, magister en el área de urbanismo, al argumentar que "[...] peatonalizar la carrera 7ª significará que muchos transeúntes dejaran de ir al centro de la capital, dejarán de visitar los negocios, dejarán de visitar monumentos históricos como el Capitolio, la Catedral Primada, la Media Torta, entre otros, todo lo cual representa la muerte inminente del centro capitalino".

Una vez iniciadas las obras el gremio de los comerciantes –Fenalco–, insistió en el tema de la inseguridad, quejándose, además, por la reducción de ventas de sus afiliados. Una voz que parece quedarse en lo inmediato sin proyectar el futuro y el beneficio que en sus ventas tendrán en el futuro inmediato quienes poseen allí locales comerciales.

Por su parte, para los expertos que ven positiva esta reorganización urbana, el proceso de peatonalización permitirá que la gente tenga más zonas de recreación y culturales, más oportunidad de ejercer las caminatas sin ningún sobresalto, tendrán más espacio los ciclistas entre otros deportistas, peatones, etcétera.

Así reflexiona y expone el concejal Carlos Roberto Sáenz del Partido Alianza Verde, quien aduce que este proyecto es una solución netamente positiva, la misma que han puesto en marcha otras ciudades en el mundo con resultados positivos.

El deterioro y la pobreza

Edgar Montenegro, representante de movimientos sociales localizados en esta parte de la ciudad al responder a la pregunta ¿cómo está la peatonalización?, responde con otro interrogante: ¿cómo está?, más bien debe decirse, ¿a qué horas? Y él mismo responde: "a las 10 de la mañana es un sueño pero a las 10 de la noche es una completa pesadilla".

Y continúa argumentando: "La pobreza extrema se volcó sobre la carrera 7ª, se volcó sobre el centro de la ciudad". Por esta razón los visitantes de esta parte de la ciudad sienten que la inseguridad es mayor, "lo cual no se supera con peatonalizar unas calles pues este proceso de mayor pobreza evidente, este proceso de 'descomposición' es un simple reflejo de la dinámica que vivimos como sociedad". Se necesita, entonces, que peatonalización y pobreza se aborden con unos mismos ojos de manera que ahora no vengan con mayor control policial como mecanismo para sacar la pobrecía del centro, arrojándola sobre otra parte de la ciudad. Esto no se soluciona tapando.
El interrogante

Tenemos, pues, ante los ojos de todos un proyecto urbanístico que le inyecta nuevo aire a la ciudad, proyectándola como territorio de servicios. Los beneficiaros de esta iniciativa, de manera inmediata, son los comerciantes de las marcas más reconocidas, un pequeño nicho de los que allí llegan cada día para abrir sus locales, quienes no habitan en este territorio. Pero, de manera contradictoria, el costo de tal transformación recae en los bolsillos de todos los que vivimos en Bogotá.

Así las cosas, y ante esta contradicción, además de la variedad de frentes que en toda la ciudad reclaman el concurso de los dineros oficiales, y consecuentes con el discurso oficial que hoy campea en esta urbe –de participación e inclusión–, al momento de proyectar la posibilidad de esta obra debió levantarse una consulta popular entre quienes sí habitan esta parte de la ciudad, entre quienes habitan todos y cada uno de sus barrios y entre ellos decidir dónde invertir, de manera prioritaria, la millonada aprobada para esta peatonalización. De así proceder, con seguridad, todos caminaremos de mejor manera, y con mayor tranquilidad, por toda Bogotá.

Publicado enColombia
Es indígena 15% de la población en pobreza extrema en el mundo

Pese a que sólo representan 5 por ciento de la población mundial, 15 por ciento de los habitantes del mundo que viven en pobreza extrema son indígenas, destacó hoy la Organización de Naciones Unidas (ONU).


Con motivo del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, que se celebra cada 9 de agosto desde hace dos décadas, la ONU expresó que ante esta situación este año se dedicará la conmemoración a acortar las diferencias y a hacer efectivos los derechos de los pueblos originarios.


El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, indicó en un mensaje que para promover el desarrollo de los pueblos originarios en el mundo es preciso adoptar un nuevo acuerdo jurídico sobre el tema, que en verdad se aplique en la práctica.


Precisó que aunque varios países tienen marcos constitucionales y legislativos en los que se reconoce a los pueblos indígenas, muchos no los aplican, en tanto que otros ni siquiera los tienen, lo que deja a los pueblos originarios y a sus tierras expuestos a amenazas.


Con demasiada frecuencia las injusticias históricas han resultado en exclusión y pobreza. Las estructuras de poder han creado y siguen creando obstáculos al derecho de los pueblos indígenas a la libre determinación, afirmó.


El titular de la ONU aseguró que los indígenas se enfrentan con obstáculos comparativamente mayores al progreso, y que estas barreras afectan el desarrollo de las sociedades en su conjunto.


Con el fin de discutir mejores maneras de impulsar los derechos de las comunidades originarias, la ONU celebrará el 22 y 23 de septiembre de este año la primera Conferencia Mundial sobre los Pueblos Indígenas.


La intención será compartir puntos de vista y mejores prácticas para hacer efectivos los derechos de las comunidades originarias, incluyendo la consecución de los objetivos de la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Publicado enEconomía