Lunes, 02 Diciembre 2013 07:38

Población y economía

Población y economía

Malthus previno que el crecimiento de la población constituía un asunto de principal relevancia para la economía. Esta tendía a aumentar de modo más rápido que la oferta de alimentos, lo que llevaría a un estancamiento productivo con el consiguiente conflicto social.


No es la producción de alimentos lo que frena la expansión del producto ni compromete la existencia de los habitantes del planeta. Son otras causas las que obstaculizan la creación de ingreso y de riqueza, y las que provocan que mucha gente no tenga acceso suficiente a la comida.
Prácticamente al mismo tiempo, Augusto Comte señalaba que la demografía es destino y que el futuro del ser humano está ligado a los nacimientos y los fallecimientos, a la edad de la población y su evolución.


La demografía es, sobra decirlo, un tema crucial del análisis social en general: marca de modo decisivo las condiciones económicas de las naciones el proceso de desarrollo y las pautas del bienestar colectivo. Define, también, las relaciones geopolíticas. Este es un aspecto central de las consideraciones acerca del poder, de las posibilidades y alcances de la exigencia permanente de innovación en la sociedad. El ser destino no la convierte necesariamente en fatalidad.


Una de las cuestiones que se discuten hoy de modo recurrente es el envejecimiento de la población. Este proceso afecta a unas sociedades de modo más acuciante, como es el caso de Europa, donde el número de habitantes aumenta de manera lenta y tiende a estancarse y, aun, a disminuir. Al mismo tiempo se extiende la esperanza de vida y esto representa cambios relevantes en materia de producción, empleo, ingresos, financiamiento, pensiones, servicios públicos y modalidades de consumo, entre muchas otras.


El financiamiento de las pensiones se ha colocado en el centro del debate en los países de la Unión Europea, sobre todo los del sur, en el marco de la severa recesión que se extiende ya desde 2008. Se trata no sólo de los fondos para cubrirlas y de cómo se van reponiendo cuando el desempleo crece.


Mantener a los pensionados es cada vez más costoso y si se confronta con las condiciones reales del envejecimiento de la gente se advierte que no es sensato hacer que el retiro ocurra a edades tan tempranas como los 55 años, lo cual sucede en muchos casos, como el de Grecia. No se puede mantener a la gente durante 25 o 30 años con la manera en que se reproducen los ingresos. Tampoco pueden financiarse con impuestos de modo indefinido, sobre todo si han de ser suficientes, no en términos nominales sino reales.


La presión de las personas más jóvenes en el mercado de trabajo no se expresa ahora en empleos bien remunerados y con capacidad de cotizar a los sistemas de pensiones, y se acentúa la contradicción entre jóvenes y viejos en términos de la disputa por los recursos y las oportunidades.


En una forma bastante explícita, quienes nacieron en lo que se conoce como el baby boom luego de la segunda posguerra, se están quedando con los recursos que habrían de fluir hacia su descendencia. Las pirámides de edades están cambiando significativamente y con repercusiones para las que no se han adaptado las formas de la reproducción social. Esto afecta al mercado de trabajo, las viviendas, el acceso a la salud y otros servicios. La contradicción en esas sociedades no es para nada trivial.


Mientras esto ocurre en las sociedades que habían alcanzado un alto nivel de desarrollo económico y, sobre todo, elevados estándares de bienestar y que ahora están ajustándolos hacia abajo, en otras sociedades la demografía va en sentido contrario.


En China, el crecimiento económico de los últimos años ha sido muy elevado, provocando el surgimiento de una clase de consumidores con altos ingresos frente a grandes segmentos de la población con acceso mucho más limitado, o nulo, a trabajos bien remunerados y servicios públicos. Buena parte de la atención del reciente congreso del PCCh se enfocó en esta cuestión.


Luego de varias décadas de una política de población que limitaba a uno el número de hijos por pareja, esta restricción se ha relajado y el componente demográfico de una nación que tiene ya mil 354 millones de habitantes (19 por ciento del total mundial) será una referencia imprescindible en cuanto a las formas de la acumulación de capital, la distribución de las inversiones, el comercio, las finanzas y las relaciones internacionales.


El aumento de la población mundial a la escala que se registra hoy es un proceso relativamente nuevo. Hasta el 1800 el número de habitantes llegó a mil millones, hoy rebasa los 7 mil millones. Esta evolución tiene que ver con las posibilidades de producción para mantenerla; la demografía y la economía están estrechamente vinculadas.


En México la presión poblacional sigue siendo muy alta, a pesar de que el crecimiento de la tasa natural se va reduciendo. Pero la dinámica productiva es muy reducida y eso da cuenta de fenómenos como la resistencia de la pobreza, la informalidad, la migración y demás. Las reformas, todas las que se han emprendido en poco más de un año, se enfrentan con la necesidad de soltar las amarras del crecimiento y ampliar su manifestación en el conjunto de la sociedad. La demografía es un referente inescapable y tiene que ser explícito en cualquier política pública.

Publicado enInternacional
Lunes, 06 Diciembre 2010 06:42

Un euro diario para sobrevivir

La población mundial sigue siendo más rural que urbana: alrededor de 3.100 millones de personas -es decir, el 55% de la población total- habitan en el campo. De ellas, más de 1.400 millones viven en la pobreza extrema (menos de 1,25 dólares -0,90 euros- al día) y cerca de 1.000 millones sufren hambre: al menos 7 de cada 10 hambrientos habitan en el medio rural.

Son algunos datos del nuevo estudio del Fondo Internacional para el Desarrollo de la Agricultura (IFAD, un organismo de la ONU con sede en Roma), que se presenta hoy en Londres. El informe, que EL PAÍS adelanta en exclusiva para el mundo de habla hispana, afirma, entre otras cosas, que el cambio climático es el mayor de los múltiples riesgos que afrontan los pequeños agricultores en un mundo cambiante y lleno, también, de nuevas oportunidades de mejora.

El Informe sobre la pobreza en el mundo rural 2011 contiene en 300 páginas un detallado análisis de las nuevas oportunidades y peligros que acechan al mundo agrícola de los países en desarrollo. El informe calcula que para alimentar a una población mundial de algo más de 9.000 millones de personas en 2050 será necesario duplicar la producción agrícola de los países en desarrollo. Tras trabajar durante más de un año en el estudio, basado en decenas de entrevistas personales con ONG y líderes asociativos de pequeños agricultores de Asia, África y Latinoamérica, el economista y coordinador del estudio, Edward Heinemann, piensa que "la agricultura debe seguir siendo el motor básico del crecimiento rural y para la reducción de la pobreza".

Pero para ello, explica, es necesaria "una agricultura más sostenible y preparada para abordar los riesgos y oportunidades ambientales y comerciales que se presentan". Eso supone, en gran medida, adaptarse a la situación creada entre 2006 y 2008, cuando se duplicaron los precios internacionales de los alimentos, provocando que unos 100 millones de personas pobres pasaran a engrosar las filas de quienes padecen hambre en el mundo.

Según el IFAD, "los precios han bajado, pero siguen siendo muy volátiles y mucho más altos que antes de la subida", y "es probable que se mantengan en los niveles de 2010, o por encima de estos, durante la próxima década". Sin embargo, el alza de los precios "puede ofrecer nuevos incentivos para participar de forma más rentable en los mercados", dice el estudio. Pero, "los entornos rurales nacionales tienen que mejorar, y es urgente formular políticas adecuadas e invertir más y mejor en la agricultura".

Entre las causas que inciden en la pobreza rural, el estudio destaca "la escasez de oportunidades, las graves desigualdades que afectan a jóvenes, mujeres y minorías, y una educación y una formación técnica colectiva deficiente". Pese a todo, el estudio revela que "un gran número de hogares rurales entran y salen de la pobreza en repetidas ocasiones, a veces en cuestión de años".

El IFAD hace recuento de los problemas más acuciantes del mundo rural, y entre ellos cita "la escasa inversión en la agricultura, políticas nacionales poco apropiadas, mercados débiles y poco competitivos, una infraestructura rural frágil, insuficientes servicios financieros y de apoyo a la producción y una base de recursos cada vez más deteriorada".

Al mismo tiempo, algunos mercados se están expandiendo rápidamente y en muchos países ofrecen nuevas salidas. Heinemann cita como países virtuosos a "Brasil, Vietnam, China, Paraguay o India, que han apostado por la agricultura y se han convertido en fuentes ingentes de demanda y oferta".

Pero las nuevas oportunidades afrontan nuevos peligros. "Los recursos naturales sobre los que se basa la agricultura -sobre todo la tierra y el agua- se están degradando y cada vez hay más competencia para acceder a ellos", afirma Heinemann. "El cambio climático está agravando todavía más la situación y haciendo que la agricultura corra cada vez más riesgos. Y su impacto en el futuro será aún mayor", añade. El IFAD sugiere un plan de acción: mejorar el entorno general de las zonas rurales, reducir los riesgos con políticas de apoyo, fomentar la formación técnica y cultural, y promover las capacidades colectivas (mercados, contratos, sindicatos...).

Sobre los organismos genéticamente modificados, Heinemann es ambivalente: "Hay millones de agricultores en África que querrían tener semillas más resistentes para poder hacer un uso intensivo de la tierra y obtener un mayor rendimiento. Pero es una decisión de cada país".

Población mundial

- La población mundial en 2050 será de 9.000 millones de habitantes y habrá que duplicar la producción agrícola en los países en desarrollo, según IFAD.

- Entre 2020 y 2025 la población rural alcanzará su máximo nivel y luego empezara a disminuir.

- El plan de acción del IFAD propone mejorar las políticas nacionales de ayuda, estimular los mercados, ofrecer las nuevas tecnologías y promover la educación y la formación técnica.
Publicado enInternacional

El desempleo y la revaluación han afectado al agro. Se prevé que este año caigan la producción y las hectáreas sembradas.Esta situación se reveló en un foro realizado por Casa Editorial EL TIEMPO, Portafolio, la SAC, Finagro, el Cega y la Bolsa Nacional Agropecuaria. El ex subdirector de Planeación y catedrático de la Universidad de los Andes Alejandro Gaviria dijo que según cifras de la Misión de Pobreza, de Planeación Nacional, la pobreza pegó un salto en el 2004 y llegó a 69 por ciento frente a 66,2 por ciento en el 2003.

El aumento en la indigencia fue de 24,9 por ciento en el 2003 a 28,3 por ciento en el 2004. Para el investigador, esta situación es preocupante porque en las políticas del Gobierno no se tiene en cuenta el desarrollo social del sector y no se ofrecen alternativas a los jóvenes, que terminan engrosando las filas de la guerrilla o las organizaciones paramilitares. “Los niveles actuales de pobreza rural son similares a los de hace una década, es decir que en los últimos años no ha habido progreso social en el campo.

Y en el fondo, la pobreza rural también tiene que ver con el conflicto”, anotó. Preocupación por la revaluación Por eso planteó una revisión de la concentración de la tierra, del crédito y del rezago educativo y dijo que el énfasis del desarrollo se debe concentrar más en el bienestar de la población y en la ampliación de servicios públicos, que en las exenciones tributarias o subsidios que benefician a unos sectores pero no a los campesinos. “La agricultura va bien pero el campo no tanto”, aseguró.

El presidente de la Bolsa Nacional Agropecuaria, Gustavo Bernal, sostuvo que en el segundo semestre de este año se espera un descenso del 15 por ciento en la producción y el área sembrada en cultivos de arroz, maíz, sorgo, soya y algodón debido a la revaluación, la baja de precio de estos productos el año pasado y problemas de comercialización, lo que tendrá un impacto negativo en el empleo rural. A la preocupación por el impacto de la revaluación se sumaron gremios exportadores como Asocolflores y Augura. El ministro de Agricultura, Andrés Arias, dijo que el sector se debe acostumbrar a vivir con el riesgo de la tasa de cambio así como vive con el riesgo climático o de precios.

“Me temo que todavía no estamos en el límite inferior de la tasa de cambio”, dijo. Defendió las políticas del sector, al asegurar que se están diseñando subsidios, se está incentivando el crédito asociativo y se está impulsando la asistencia técnica. El codirector del Banco de la República Carlos Gustavo Cano dijo que en dos años la competitividad cambiaria real de la economía se ha perdido en un 20 por ciento y advirtió que este año las importaciones crecerán más que el año pasado. “La revaluación es un premio a los importadores y un castigo a la producción nacional”.

Gobierno pidió más apoyo a beneficiarios del TLC El Gobierno formuló ayer un llamado a los ganadores del Tratado de Libre Comercio (TLC) para que salgan a apoyarlo y no lo dejen solo. “Los sectores ganadores no pueden ir detrás de la ola, tienen que salir a apoyar este proceso porque es mucho lo que podemos ganar. El desgaste no puede ser únicamente del Gobierno, de la SAC y de unos pocos gremios”, anotó el ministro de Agricultura, a propósito del debate planteado en las últimas semanas por los cerealeros, palmicultores y pequeños y medianos empresarios, que se han mostrado en contra de la forma como se está desarrollando la negociación. Arias dijo que el agro no puede quedar excluido del TLC y que todos tienen que disciplinarse.

“Lo que no puede ser es que Colombia abra unilateralmente su mercado. Pedimos a E.U.concretar el tema lácteo, abrir las puertas al azúcar y que se pronuncie sobre el Comité Bilateral Permanente”. Estudian subsidios al agro El ministro de Agricultura, Andrés Arias, indicó que están estudiando instrumentos para que los agricultores puedan cubrirse contra todos los riesgos, incluida la tasa de cambio. “Estamos diseñando un esquema de subsidios a las primas de las coberturas contra todo tipo de riesgos, para que los agricultores que le quieran apostar a las coberturas lo puedan hacer”, dijo.

La intención es subsidiar la prima y no el precio del producto, porque eso no solo blinda a los productores sino que el costo es más moderado para el fisco. El sistema estaría listo en el 2005 debido a las implicaciones fiscales y jurídicas. Dependiendo de los recursos se determinará qué productos se van a cubrir y hasta qué porcentaje. Al ser interrogado sobre si este seguro no despertaría una polémica similar a la que se vio con el apoyo a los bananeros y floricultores, Arias señaló que no es polémico reconocer que la agricultura enfrenta riesgos y volatilidades más altos que cualquier otro sector. Recordó que hoy se dan subsidios como el que se otorga al algodón, al fijarle un precio mínimo.

Publicado enColombia

En Colombia tradicionalmente es la institucionalidad gubernamental la que ha convocado a la ciudadanía. En esta ocasión el pueblo, el constituyente primario, es el que se ha convocado para ejercer su derecho constitucional. Son las mismas comunidades las que han diseñado sus formatos y fichas de registro, han nombrado y capacitado a los jurados, han organizado los transportes y todos los asuntos logísticos: han contactado a personalidades nacionales e internacionales para que presten su servicio como veedores y diseñado todo el plan operativo para que la Consulta resulte participativa y transparente. Ante la negativa de la Registraduría Nacional de cumplir con su deber constitucional las mismas comunidades asumieron la tarea y la responsabilidad en todos los sentidos. Los alcaldes municipales, ante esta circunstancia, tuvieron que obedecer el mandato de la comunidad y asumir su deber constitucional y legal de apoyar las iniciativas de participación ciudadana. En tal virtud no son los alcaldes municipales los que han llamado, animado y organizado a la comunidad. Fue al contrario: los alcaldes tuvieron que acoger la fuerza de la comunidad que se organizó para participar. Invitamos a todos y todas a revisar la página www.nasacin.net. Allí puede encontrar todos los materiales diseñados para la consulta: actas, formatos, fichas, etc. Invitamos a otras geografías y organizaciones a preparar su propia consulta. La institucionalidad gubernamental no puede creer que el pueblo se organice para participar. Pero está claramente dicho: el pueblo se prepara y participa desde sus propias iniciativas que son legítimas y constitucionales. COMUNIDADES URBANAS, CAMPESINAS E INDÍGENAS DEL ORIENTE CAUCANO.

Publicado enColombia
Página 16 de 16