Cómo funciona la aplicación del Gobierno colombiano que será obligatoria para salir a la calle

Por medio de CoronApp el Gobierno planea diseñar su estrategia de “aislamiento inteligente” para cuando termine la cuarentena. Esta ampliación funcionará como un “pasaporte de movilidad” para los ciudadanos

El Gobierno colombiano lanzó una aplicación para centralizar y monitorear toda la información referente al desarrollo del coronavirus en el país y que será obligatoria para la movilidad de las personas en la calle una vez termine el periodo de cuarentena decretada hasta el 27 de abril.

La aplicación se llama CoronApp Colombia y con ella se busca facilitar los protocolos de protección y mitigación del virus en el país. De acuerdo con la ministra de las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicaciones), Sylvia Constaín, la aplicación ya cuenta con un millón de descargas en todo el país, pero se está promoviendo una campaña llamada “Por tu vida, por mi vida”, para instar a todos los colombianos a descargarla en su celular.

CoronApp Colombia es totalmente gratis y no consume datos, es decir, es zero rating, y entre sus diferentes aplicaciones sirve para que las personas puedan reportar en tiempo real la aparición de síntomas, identificar si hay motivos de alerta, u obtener información sobre los centros de atención más cercanos.

De acuerdo con la ministra Constaín en un futuro cercano esta aplicación funcionará como “un pasaporte de movilidad, en momentos en los que se busque reactivar la economía”.

En concreto, mediante CoronApp los ciudadanos podrán soportar los permisos para transitar por las calles en los casos de excepción que definió el decreto de cuarentena nacional. La aplicación permitirá escoger entre una de las 35 excepciones que a la fecha se tienen para transitar por las calles y con ella se entregarán los detalles e información que validan esas reglas.

La aplicación entregará al usuario información sobre cuidados en casa, consejos de salud mental y podrá mantenerlo actualizado sobre los nuevos casos, recuperados y demás estadísticas del coronavirus en el país. Pero, sobre todo, le servirá al Gobierno para recopilar datos y diseñar la estrategia de “aislamiento inteligente” que ya ha sido mencionada varias veces por el presidente Iván Duque en sus alocuciones sobre los siguientes pasos a tomar en el plan de mitigación de la emergencia sanitaria.

Duque ha dicho que después de la cuarentena muchas medidas de aislamiento social van a mantenerse, pero otras se van a flexibilizar, permitiendo que ciertos sectores de la economía empiecen a reactivarse y gradualmente retomen a sus actividades regulares.

“Es muy importante, que todos los colombianos, sin excepción, descarguemos CoronApp porque es parte de la estrategia de prevención”, expresó el Consejero Económico de transformación digital Víctor Muñoz.

Él explicó que gracias a los datos recopilados por CoronApp se van a poder tener reportes diarios y en tiempo real de los colombianos que estén presentando síntomas, permitiendo hacer trazabilidad en mapas de calor que identifiquen las zonas de mayor riesgo. Esto le ayudará a las autoridades a priorizar en la recolección de muestras, también a endurecer controles de ser necesario.

Además, los usuarios podrán recibir alertas y notificaciones si han pasado más de 15 minutos cerca a una persona diagnosticada positivo por coronavirus durante los últimos 7 o 15 días.

Todo lo anterior será la piedra angular de la estrategia de “aislamiento inteligente”, por lo que el Ministerio de las TICS reitera la importancia de que todos los colombianos descarguen la aplicación y de que sean honestos y transparentes con su uso.

Aplicaciones similares se están usando en países como Estados Unidos, España, Corea del Sur y Singapur, y el Gobierno colombiano está alianza con ellos para la coordinación de las estrategias derivadas de su uso. Incluso ha conversado con Apple y Google para que CoroApp sea respaldado por sus plataformas.

Aunque innovadora, los anuncios alrededor de la aplicación no han estado exentos de polémica, pues surgen grandes interrogantes sobre el manejo que se hará de los datos recolectados. No se ha especificado, por ejemplo, cuanto tiempo quedará almacenada la información entregada por los ciudadanos ni qué se hará con ella una vez pase el perÍodo de la emergencia.

Al respecto de esto el consejero Muñoz dijo que el manejo de los datos se hará cumpliendo con “todos los protocolos de ciberseguridad y habeas data" y que toda la información recolectada será encriptada. Dijo también que para los “mapas de calor” y demás estrategias de monitoreo estadístico los datos serán anonimizados.

Por Jorge Cantillo

15 de abril de 2020

desde Bogotá, Colombia

Publicado enColombia
La sana distancia no será por única vez; se requerirá repetirla en 2022, según estudio

Washington. Un confinamiento único no detendrá al nuevo coronavirus, el Covid-19, y se requerirán periodos repetidos de distanciamiento social en 2022, con el fin de evitar que los hospitales se vean abrumados, señalaron el martes científicos de la Universidad Harvard en Estados Unidos, quienes simularon la trayectoria de la pandemia.

El estudio se produce cuando Estados Unidos entra en el pico de su número de casos de Covid-19 y los estados de esa nación observan una eventual relajación de las medidas restrictivas duras.

La simulación por computadora del equipo de Harvard, que se publicó en un artículo en la revista Science, asumió que el Covid-19 se volverá estacional, como los coronavirus estrechamente relacionados que causan el resfriado común, con tasas de transmisión más altas en los meses más fríos.

Pero aún se desconoce mucho sobre el mal, incluido el nivel de inmunidad adquirido por una infección previa y cuánto tiempo dura, explicaron los autores.

"Descubrimos que es probable que las medidas de distanciamiento social por única vez sean insuficientes para mantener la incidencia del SARS-CoV-2 (causante del Covid-19) dentro de los límites de la capacidad de atención crítica en Estados Unidos", sostuvo el autor principal, Stephen Kissler, en una conferencia con periodistas.

"Lo que parece ser necesario en ausencia de otros tratamientos son los periodos intermitentes de distanciamiento social", agregó.

De todas maneras, se requerirían pruebas virales generalizadas para determinar cuándo se han cruzado los umbrales para reactivar el distanciamiento, indicaron los autores.

Sin embargo, una cosa es casi segura: el virus llegó para quedarse. El equipo aseguró que era muy poco probable que la inmunidad fuera lo suficientemente fuerte y duradera como para que el Covid-19 se extinga después de la ola inicial, como fue el caso del brote de SARS de 2002-2003.

Mark Woolhouse, un epidemiólogo de enfermedades infecciosas de la Universidad de Edimburgo, destacó que "es un estudio excelente", aunque remarcó que "es importante reconocer que es un modelo; es consistente con los datos actuales, pero, no obstante, se basa en una serie de suposiciones, por ejemplo, sobre la inmunidad adquirida, que aún no se han confirmado".

El balance más reciente de la Universidad Johns Hopkins –centro de referencia de los datos– indicó el martes que Estados Unidos registró 2 mil 228 muertes en 24 horas por coronavirus. El total de muertos en el país superó 25 mil, la mayor cifra a nivel mundial.

Descubren seis nuevos coronavirus en murciélagos

Por otro lado, investigadores del Programa de Salud Global del Instituto Smithsoniano descubrieron seis nuevos coronavirus en murciélagos en Myanmar.

Según los autores, no están estrechamente relacionados con el síndrome respiratorio agudo severo (SARS CoV-1), el síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS) o el SARS-CoV-2.

Los hallazgos, publicados en Plos One, ayudarán a comprender la diversidad de los coronavirus en los murciélagos y apoyarán los esfuerzos globales para detectar, prevenir y responder a enfermedades infecciosas que pueden amenazar la salud pública, particularmente a la luz de la pandemia.

"Las pandemias virales recuerdan lo estrechamente conectadas que están la salud humana, la silvestre y el medio ambiente", precisó en un comunicado Marc Valitutto, ex veterinario de vida silvestre del Programa de Salud Global del Smithsoniano y autor principal del estudio. "En el mundo, los humanos interactúan con la vida silvestre con mayor frecuencia, por lo que cuanto más comprendamos acerca de estos virus en los animales, lo que les permite mutar y cómo se propagan a otras especies, mejor podremos reducir su potencial pandémico".

Los expertos detectaron los nuevos virus mientras vigilaban animales y personas para comprender mejor las circunstancias del contagio de enfermedades, parte del proyecto Predict, financiado por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional.

Miden fiebre en una fila para comprar barbijos en Taipei, Taiwan.   ________________________________________ Imagen: AFP

En el país apenas se registran 6 muertos y 385 casos por coronavirus

El gobierno le había advertido al organismo sanitario que un virus desconocido provocaba una neumonía atípica. La institución había asegurado que el mail nunca existió.

 Taiwán, una pequeña nación cercana a China, es uno de los pocos lugares del mundo que logró enfrentar con éxito al coronavirus. Sin embargo, el organismo que se niega a reconocer su destacada labor es la misma institución que coordina a nivel global la respuesta a la pandemia: la Organización Mundial de la Salud (OMS). El gobierno taiwanés había alertado a la OMS a fines de diciembre sobre el riesgo de transmisión del nuevo virus de humano a humano, y para evitar suspicacias compartió los mails que lo comprueban. La isla de 24 millones de habitantes solo reportó en tres meses 6 muertos y 385 casos de Covid-19, y la mayoría de los contagios son importados. El gobierno taiwanés no necesitó meter mano a las rígidas medidas adoptadas en otros puntos del planeta para combatir la pandemia.

El vínculo entre Taiwán y la OMS no goza de buena salud. Funcionarios sanitarios de Taipei, la capital taiwanesa, habían informado días atrás que a fines de diciembre le alertaron a la OMS sobre el potencial riesgo del nuevo virus, pero nunca tuvieron una respuesta concreta. Por ese motivo, Taiwán decidió hacer público el intercambio de mensajes. "Este es el correo electrónico del pasado 31 de diciembre del 2019 que el gobierno de Taiwán envió a la OMS sobre la detección de una neumonía atípica en China conocida como SARS con pacientes tratados de forma aislada, es decir, transmisión de persona a persona", detallaba uno de los mails reservados difundidos el martes. En ese mensaje, el gobierno taiwanés informaba la existencia de siete contagios en Wuhan, donde se originó la pandemia. Previamente, la OMS había negado enfáticamente la existencia de esos intercambios.

Pero el enfrentamiento entre Taiwán y la OMS tiene varios capítulos. El jueves pasado, el gobierno de Taiwán había condenado las acusaciones de racismo vertidas por el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien aseguró que existe una campaña en su contra orquestada por la cancillería taiwanesa. "Protesto enérgicamente por las acusaciones de que Taiwán está instigando ataques racistas en la comunidad internacional", dijo al respecto la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen. "Taiwán siempre se ha opuesto a toda forma de discriminación. Durante años, hemos estado excluidos de organizaciones internacionales y sabemos mejor que nadie qué se siente al estar discriminados y aislados", apuntó la mandataria.

En una conferencia de prensa celebrada en Ginebra una semana atrás, el director de la OMS se había referido a supuestos insultos provenientes de Taiwán. "Hace tres meses, este ataque vino de Taiwán. Hay que ser honestos. Voy a ser claro: de Taiwán. Y el ministerio de Exteriores también conoce la campaña. Y no se disociaron de ella. Incluso empezaron a criticarme, pero no me importó", dijo Ghebreyesus. "Comentarios racistas, insultos, 'negro'. Estoy orgulloso de ser 'negro'. No me importa. Hasta amenazas de muerte. Me dan igual", agregó. Hasta el momento, Ghebreyesus no mostró ninguna prueba concreta de las acusaciones, más allá de decenas de tweets de dominio público.

A esta polémica se une la surgida a fines de marzo a raíz de una entrevista por videoconferencia de la cadena hongkonesa RTHK con el jefe del comité de Expertos Covid-19 de la OMS, Bruce Aylward. En el segmento, la periodista Yvonne Tong le preguntó si la OMS reconsideraría permitir que Taiwán se uniera a la organización. Luego de un largo silencio, Aylward le dijo que no podía escucharla bien y le pidió que pasara a la siguiente pregunta. Insistente, Tong le dijo que le gustaría hablar sobre Taiwán. En ese momento, Aylward pareció colgar la videollamada.

Cuando la periodista llamó nuevamente, le preguntó otra vez si podía referirse a la respuesta de Taiwán al coronavirus. A lo que Aylward respondió: "Bueno, ya hemos hablado de China". La respuesta generó una gran polémica en las redes sociales, ya que para muchos reflejaba la postura de China sobre Taiwán, que considera a la isla como una "provincia rebelde".

El enfrentamiento entre Taiwán y la OMS parece no tener fin, al menos en el corto plazo. La membresía de la organizacion mundial solo es otorgada a países miembros de Naciones Unidas (que tampoco reconoce a Taiwán), o cuyas solicitudes son aprobadas por la Asamblea Mundial de la Salud. Pero el desprecio de la OMS va incluso más allá: la institución enumera las estadísticas de coronavirus de Taiwán junto con las de China.

El modelo taiwanés

La estrategia satisfactoria de Taiwán contra el coronavirus es un combo que incluye la vigilancia temprana, el ágil intercambio de información con el público, la aplicación de tecnología a través de la big data y plataformas en línea. El enfoque taiwanés cosecha elogios en todo el mundo porque logra mantener en un nivel extremadamente bajo los niveles de muerte y contagio por Covid-19. 

"Países como Taiwán (..) mostraron que la acción rápida para la detección y el aislamiento de nuevos casos puede resultar un factor decisivo para contener la propagación", expresó a la BBC el epidemiólogo Tolbert Nyenswah, profesor de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos. Otras medidas incluyen la drástica reducción de vuelos entrantes desde China y la precoz imposición de cuarentenas a los recién llegados al país.

Un artículo publicado por el Journal of the American Medical Association destaca además la preparación de Taiwán frente a eventuales eventos de este tipo, con la creación en 2003 de un comando central para el control de epidemias. El organismo fue instalado tras la crisis del SARS y desde entonces realizó varios ejercicios e investigaciones para dar respuesta a potenciales epidemias. Allí parece residir otro de los secretos de un éxito que continúa siendo ignorado por la OMS.

Publicado enInternacional
Casos acumulados de coronavirus en el mundo (mapa de la Universidad John Hopkins)

El editor de la prestigiosa revista científica The Lancet aporta su visión crítica sobre la gestión de la epidemia

"En esta ocasión, los expertos y los científicos dieron como hechas algunas realidades que luego resultaron no ser ciertas"

 

Sabíamos que esto iba a pasar. En 1994 Laurie Garrett publicó un libro clarividente, un aviso, The Coming Plague [La próxima plaga]. Su conclusión era: "Mientras el género humano se pelea entre sí, la partida cae del lado de los microbios, que ganan terreno. Son nuestros depredadores y vencerán si nosotros, homo sapiens, no aprendemos a vivir en una aldea global que deje pocas oportunidades para los microbios".

Si les parece que esa forma de expresarse es hiperbólica, tengan en cuenta un análisis más sobrio realizado por el Instituto de Medicina de Estados Unidos en 2004. Se evaluaban las lecciones del brote de Sars de 2003 citando a Goethe: "Saber no es suficiente; debemos aplicar. Querer no es suficiente, debemos actuar". Concluía que "la veloz contención del Sars es un éxito de la salud pública pero también una advertencia… si el Sars sucede de nuevo… los sistemas sanitarios de todo el planeta recibirán una presión extrema… una vigilancia continua es de vital importancia".

El mundo hizo caso omiso a las advertencias.

Ian Boyd, quien fuera asesor científico del gobierno británico entre 2012 y 2019 recordó recientemente que "un entrenamiento realizado para un escenario de pandemia de gripe en el que morían alrededor de 200.000 personas me dejó hecho trizas". ¿Sirvió para que algún gobierno tomara medidas? "Aprendimos lo que funcionaría en caso de tener que aplicarlo, pero no necesariamente se pusieron en marcha las lecciones aprendidas".

Las políticas de austeridad acabaron con la ambición y compromiso por parte de los gobiernos de proteger a sus ciudadanos. El objetivo político fue disminuir el rol del Estado, que tuviera menor capacidad de intervención: el resultado fue dejar al país herido de gravedad. Sean cuales fueren las razones por las que no se aplicaron las lecciones de las simulaciones de Sars y gripe, el hecho es que –Boyd lo ha sintetizado- "nuestra preparación era deficiente".   

La respuesta global al Sars-CoV-2 es el mayor fracaso de la política científica de nuestra generación. Las señales estaban ahí. Hendra en 1994Nipah en 1998, Sars in 2003, Mers en 2012 y Ébola en 2014; todas esas grandes epidemias que afectaron a los humanos fueron causadas por virus que nacen en los animales y luego saltan al ser humano. El Covid-19 lo causa una nueva variante del virus que causó el Sars.

A nadie sorprende que las señales de alarma pasaran inadvertidas. Pocos de nosotros tienen la experiencia de una pandemia y todos tenemos parte de culpa por haber ignorado información que no refleja nuestra propia experiencia del mundo. Las catástrofes ponen de manifiesto la debilidad de la memoria humana. ¿Cómo puede planificarse ante un suceso aleatorio y extraño, más cuando el sacrificio exigido es tan intenso?

Como argumenta la sismóloga Lucy Jones en su libro de 2018 The Big Ones,"los riesgos naturales son inevitables, el desastre no lo es".

El primer deber de un gobierno es proteger a sus ciudadanos. Los riesgos de una pandemia pueden medirse y cuantificarse. Como han demostrado Garrett y el Instituto de Medicina, los peligros de una nueva epidemia se sabían y comprendían desde la aparición del VIH en la década de los 80. Desde entonces, al menos 75 millones de personas se han contagiado de ese virus y han muerto 32 millones de personas. Puede que no se haya extendido por el planeta a la velocidad del Sars-CoV-2 pero su alargada sombra debería haber puesto sobre alerta a los gobiernos para que tomaran las medidas necesarias ante el estallido de un nuevo virus.

Durante una crisis, es comprensible que tanto ciudadanía como políticos se conviertan en expertos. Pero en esta ocasión, los expertos, los científicos que han modelizado y simulado futuros posibles, dieron como hechas algunas realidades que luego resultaron no ser ciertas. El Reino Unido asumió que esta pandemia se parecería bastante a una gripe. El virus de la gripe no es benigno, el número de personas fallecidas cada año por gripe en Reino Unido varía mucho con un pico reciente de 28.330 muertos en 2014-2015 pero la gripe no es Covid-19.

En contraste, China quedó marcada por su experiencia con Sars. Cuando el gobierno se dio cuenta de que había un nuevo virus en circulación, las autoridades chinas no recomendaron el lavado de manos, ni toser con más educación o tener cuidado con el lugar en el que se tiraban los kleenex. Pusieron ciudades enteras bajo cuarentena y apagaron la economía. Como me dijo un ex secretario de salud inglés, nuestros científicos sufrieron un ataque de "sesgo cognitivo" ante el riesgo medio que supone la gripe.

Quizás por ese motivo, el comité más importante del gobierno en esta crisis, el recién creado grupo de asesoramiento ante las amenazas de virus respiratorios (Nrevtag) llegó a una conclusión el 21 de febrero, tres semanas después de que la Organización Mundial de la Salud hubiera declarado la crisis una emergencia de salud pública de alcance internacional: no objetaba la evaluación de riesgo "moderado" a la salud pública de la población del Reino Unido.

Cometieron un error importante.

No elevar el nivel de riesgo tuvo como consecuencia un retraso mortal a la hora de preparar al sistema de salud ante la ola de infecciones que estaba por venir. Es doloroso releer las peticiones desesperadas de ayuda por parte del personal de primera línea del sistema sanitario público en Reino Unido. "El agotamiento del personal de enfermería nunca ha sido tan alto y muchas de nuestras heroicas enfermeras están al borde de un ataque de nervios". "Enferma ver que esto sucede y que, de algún modo, el país, cree que es lo correcto permitir que algunos trabajadores enfermen, reciban ventilación y mueran". "Me siento como un soldado que va a la guerra desarmado". "Es un suicidio". "Estoy harto de que me llamen héroe porque si tuviera opción no vendría a trabajar".

La disponibilidad y el acceso a equipos de protección individual ha fracasado de manera estrepitosa en el caso de muchos sanitarios, médicos y personal de enfermería. Algunos gestores de hospitales habían hecho la planificación correcta. Muchos no han sido capaces de proveer los equipos de protección necesarios a sus equipos de respuesta en primera línea.

En cada conferencia de prensa, el portavoz del gobierno incluye la misma frase: "Hemos seguido los consejos médicos y científicos". La frase es buena. Sólo es cierta en parte. Los políticos sabían que el sistema de salud no estaba preparado. Sabían que no se habían organizado las capacidades suficientes para proveer de cuidados intensivos ante un incremento de casos y necesidades como las actuales. Un doctor me escribió lo siguiente: "Parece que nadie quisiera aprender de la tragedia humana de Italia, China, España… Es realmente triste… Los médicos y los científicos no han sido capaces de aprender los unos de los otros".

Se supone que vivimos en el 'antropoceno', una era en la que la actividad humana  impone su influencia sobre el medioambiente. El concepto de antropoceno conjura una cierta idea de omnipotencia humana. Pero el Covid-19 revela la sorprendente fragilidad de nuestras sociedades. Ha expuesto nuestra incapacidad para cooperar, coordinarnos y actuar juntos. Quizás no podamos controlar el ámbito de lo natural en absoluto. Quizás no tengamos la capacidad de control que alguna vez creímos tener.

Si el Covid-19 es capaz de imbuir algún grado de humildad al ser humano, es posible que después de todo acabemos mostrando cierta receptividad a las lecciones de esta pandemia letal. O quizás nos sumerjamos de nuevos en nuestra cultura de complacencia y excepcionalismo en tanto llegue la próxima plaga. Que lo hará.

La historia reciente nos muestra que más temprano que tarde

por Richard Horton - Director de la revista científica The Lancet

Traducción de Alberto Arce.

11/04/2020 - 20:29h

Sábado, 11 Abril 2020 06:34

Didier Raoult: chaleco amarillo

Didier Raoult: chaleco amarillo

El investigador francés Didier Raoult, microbiólogo de reputación mundial especializado en enfermedades infecciosas, se encuentra en el centro de una polémica desencadenada por la pandemia del nuevo coronavirus. Este científico propone un tratamiento a base de chloroquina, más precisamente hydroxichloroquine, producto que, según Raoult y el grupo de especialistas que lo secundan, podría curar las enfermedades contaminadas por el virus a condición de seguir sus instrucciones y aplicar el tratamiento al inicio de la enfermedad. Estos especialistas dan resultados en cifras que probarían la exactitud y la eficacia de su programa. Didier Raoult es director del Instituto Hospitalario-universitario en Enfermedades infecciosas de Marsella y laureado con el gran premio del Inserm (Instituto Nacional de la Salud y de la Investigación Médica) en 2010.

Esta esperanza de curación gracias al chloroquine produjo, de inmediato, un levantamiento de críticas, protestas y agresiones verbales. Otros investigadores de medicina, no menos diplomados y respetables, impugnaron resueltamente el resultado de los trabajos efectuados por el instituto de Marsella bajo la dirección de Didier Raoult. Cuestión de método: según ellos, las estadísticas no habían sido establecidas de acuerdo con las normas científicas requeridas.

Los científicos del instituto de Marsella respondieron que esta ola de reprobaciones era una prueba más de la arrogancia incorregible de los parisienses y de su menosprecio hacia los pobres provincianos marselleses. El tema dejaba el terreno de la medicina para tomar el de la eterna rivalidad entre la capital y la provincia, dando a la polémica un giro irracional. Excepción que confirma la regla: un grupo de doctores parisinos, entre ellos Alain y Jean-Pierre García, hicieron un llamado en apoyo al tratamiento de Raoult.

Después del desacuerdo médico y la rivalidad de las metrópolis, como si hicieran falta otras causas de cizaña, se declararon otras guerras. Para empezar, la política, siempre subyacente en los conflictos. ¿Hacia qué lado se inclinaba el Poder Ejecutivo: el presidente y el gobierno franceses? La controversia se extendió a la persona misma de Didier Raoult: ¿era un opositor, una especie de rebelde insumiso a las autoridades? Su aspecto fascina y desconcierta desde que se dejó crecer el cabello. Y este pelo largo ha dado lugar a todas las interpretaciones, incluso las más inverosímiles. Quienes prefieren bromear de su lado lo llaman Panoramix, nombre del druida que prepara una poción mágica, gracias a la cual los habitantes de un pequeño pueblo resisten a la invasión de los romanos. Se agrega a esta controversia, en importantísimo lugar, la guerra financiera. Intereses económicos disimulados a menudo tras el importante papel de los laboratorios farmacéuticos. No sería la primera vez que un escándalo estalle alrededor de los productos y maniobras de la poderosa y rica industria farmacéutica. Mientras el tratamiento del investigador y médico Didier Raoult no cuesta casi nada. Este científico, y quienes lo siguen, desean, en primer lugar, curar a los enfermos, sin ocuparse de ganar dinero. De ahí la nueva polémica que una cierta casta médica o mandarinato de investigadores al servicio de intereses financieros trata de encubrir poniendo en duda y desacreditando los trabajos científicos de Raoult. Así, los ataques se multiplicaron en todos sentidos a tal extremo que algunos observadores se decidieron a plantear algunas graves cuestiones: ¿los intereses monetarios prevalecen sobre las cuestiones de salud pública? ¿El coronavirus no sería el único enemigo invisible del bienestar sanitario? El polifacético Didier Raoult, fiel al juramento de Hipócrates, rebelde a la tecnocracia médica dominante, personalidad original que no teme decir lo que piensa y hace tambalearse ideas preconcebidas, ¿sería, como ya se dice, el chaleco amarillo de la medicina?

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Walter Souza Braga Netto al frente de la Casa Civil

La salida que no fue del titular de Salud, Luiz Henrique Mandetta

Permanece al frente de Salud el médico retirado del Ejército que defiende la cuarentena. Lo respaldaron los generales instalados en puestos clave. Uno de los grandes ganadores es el vicepresidente, Hamilton Mourao.

"Por ahora sigo siendo ministro" declaró el titular de Salud Luiz Henrique Mandetta advertido de que su jefe, el presidente Jair Bolsonaro no lo quiere en el cargo. A media tarde de este lunes los portales de los medios de más audiencia daban como segura su salida y asesores del ministro "comenzaron a vaciar los cajones de mi escritorio y se llevaron los papeles" porque la suerte parecía echada. La certeza del fin de Mandetta afectó a la Bolsa de Valores de San Pablo, obligándola a detener sus operaciones. Pero al final no fue destituido y el mercado cerró el día en alza.

La continuidad en el gabinete de este médico retirado del Ejército y diputado por el conservador partido Demócratas (Dem) representó una derrota para el capitán-presidente frente a los cada vez más poderosos generales instalados en los puestos clave de la máquina estatal.

Uno de los victoriosos de la batalla, que no de la guerra que desangra al gobierno, es el vicepresidente Hamilton Mourao. "Mandetta sigue en combate, él se queda" declaró el general retirado Mourao, cuyo nombre suena como potencial jefe del Planalto si el mandatario no llega al final de la gestión, en diciembre de 2022. Otro ganador fue el general Walter Souza Braga Netto, flamante jefe de la Casa Civil, alguien que responde menos a las órdenes de Bolsonaro que a las emanadas de la comandancia del Ejército, .

Por las oficinas de ministros, legisladores y jueces circulan bocetos sobre un eventual gobierno post-Bolsonaro. El primero que se conoció fue una "carta de renuncia" de la que dio cuenta el diario Valor Económico. También se habla de un impeachment, pero se lo considera poco probable como vía para revocar el mandato. En todo caso se trata de hipótesis.

Desgastado políticamente y ajeno a la realidad acuciante de la pandemia el líder neofascista aún mantiene margen de maniobra y una encuesta de este domingo indica que solo tres de cada diez brasileños comparten su política ante el virus, pero seis de cada diez no quiere que renuncie.

Exagera quien lo vea como un expresidente en funciones.

Lo que está en juego con la continuidad del ministro Mandetta es, en primer lugar, la política del gobierno frente al coronavirus que entre el domingo y el lunes mató a 67 brasileños, el número más alto desde que la llegada de la pandemia hace poco más de un mes. La cifra total de pacientes fallecidos es 553 y el de infectados subió a 12.053.

Mandetta al igual que la mayoría de los gobernadores defiende la cuarentena denostada por Bolsonaro, abocado a incitar a la población a deambular por las ciudades hasta convertirlas en bombas de tiempo sanitarias con millones de infectados. Demencial.

A tal grado de negación llegaron el gobernante y la secta de evangélicos que lo secundan que el domingo se juntaron a orar contra "satanás" encarnado en los opositores defensores del confinamiento.

Con esta forma de actuar y un sectarismo acendrado Bolsonaro logró perder el apoyo de los "superministros" Sergio Moro, de Justicia, y Paulo Guedes, titular de Economía, ambos a favor de la cuarentena.

Hasta hace dos semanas el ocupante del Planalto se jactaba de integrar el "dream team" de la ultraderecha global junto a Donald Trump y el ahora hospitalizado premier Boris Johnson. Pero eso es pasado porque tanto el gobernante norteamericano como el político británico se apartaron de este Pinochet tropical.

A las presiones de los generales para que Bolsonaro deje en su cargo a Mandetta se unieron las de jueces del Supremo Tribunal Federal y los titulares del Senado y Diputados, Davi Alcolumbre y Rodrigo Maia, ambos del Dem.

Magistrados y parlamentarios le hicieron saber que se despedía al ministro y firmaba un decreto prohibiendo el aislamiento esto podría abrir paso a una denuncia judicial.

Mientras se realizaban las conversaciones en la casa de gobierno el juez Roberto Barroso, miembro del Supremo, declaró que no tolerará un "genocidio".

Diputados de la Comisión de Derechos Humanos informaron casi a la misma hora que enviaron cartas a la Organización Mundial de la Salud y el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en la que acusaron al gobernante de "genocidio".

Publicado enInternacional
Miércoles, 01 Abril 2020 06:44

Lecciones de una pandemia

Lecciones de una pandemia

El ser humano ingresa en el mundo material y externo al nacer, proceso que es individual para cada persona; es decir llega solo como un humano, quien para crecer, desarrollarse y adaptarse al nuevo ambiente necesita de acompañantes, empezando por sus padres, hermanos, familia y luego, con el tiempo, de la comunidad a la que pertenece. Es decir, difícilmente permanece solo o aislado después de su nacimiento.

Este proceso forma y transforma a las personas, que forjan su existencia dentro de algún grupo de semejantes, que influyen en su manera de ser y hacer. Se crea así la interdependencia y la vida social que es la esencia del existir humano, desde los ancestros que se forjó con agrupaciones por necesidad, colaboración, afinidad y/o afectos.

El sentido comunitario se incrementó y las organizaciones sociales adquirieron carácter humanizado, sentimental y emotivo entre ellas. Se conocían entre todos y valoraban los sentimientos, alegrías, desengaños, tristezas y sufrimientos. Había comunicación, respeto, comprensión, solidaridad y sobretodo relaciones interpersonales. Definitiva mente no se estaba SOLO.

Llegó la era digital con la pesada sombra de la individualidad, autoformación personal con interrelaciones virtuales, cero presencia real de la persona. A pesar de las múltiples conexiones y facilidades de relación; la esencia de la persona en colectivos se desvaneció completamente. Estamos actualmente muy acompañados, pero AISLADOS.

El planeta Tierra, nuestro GRAN HOGAR, está totalmente poblado de gente que no se conoce ni a sí misma, ni a los demás y, por tanto, no hay amistad auténtica, hermandad, solidaridad, respeto, menos afecto; es más, por intereses particulares se atenta contra la tierra, contaminándole, destruyendo, e irrespetando su generosa acogida.

Se ha ofendido a nuestro planeta y al ser humano por mucho tiempo; es hora de rendir cuentas. Una PANDEMIA nos ha convocado a reflexionar individualmente en las acciones tanto para ella, como para nuestros semejantes, que por su presencia se han visto obligados a convivir en soledad con la familia (célula fundamental de la sociedad) y también en comunidad. Comprender que si hay unidad entre personas es posible enfrentar las pruebas que se presentan sorpresivamente.

Claro que la pandemia es una exigente lección, porque al quedar dentro de un espacio limitado entre desconocidos familiares, se requirió esfuerzo, sacrificio, diálogo. Redescubriendo con el pasar de los días, a los tiempos, el valor de la FAMILA.

Sin embargo, esta soledad permitió un auto análisis personal, sintiendo el espacio silencioso de cada yo, con pensamientos de aburrimiento, incertidumbre y fragilidad. Fue necesario redescubrirse entre hermanos, padres, abuelos… tratar de buscar temas y afinidades comunes. Fue un espacio triste y oscuro a pesar de ser tiempo soleado, pero penetró en cada interior como una enseñanza por aprender, para toda la humanidad.

El coronavirus presentó la oportunidad de reflexionar y despertar como seres humanos terrenales; al atacar sin distinción a la raza humana, con la fortaleza de virus microscópicos, agresivos y veloces, doblegando el orgullo humano.

Los virus producen enfermedades, son considerados sin vida, porque no se reproducen como cualquier célula, sino que se duplican cuando se hospedan en ella, invadiéndole su interior a velocidades y cantidades increíbles, acabando así con la vida.

Una persona debe cuidar y preservar su vida de la mejor manera, valorando: su alimentación sana y saludable, el ejercicio físico dosificado a cada realidad, con formación corporal, intelectual y emocional correctas, solo así está dotando a su organismo de defensas internas naturales ante cualquier infección.

Esto genera un sistema inmunitario unipersonal, con un conjunto de elementos y procesos biológicos internos que permiten mantener el equilibrio entre agresiones externas: biológicas, patógenas, físico químicas, radiación, contaminación y/o agresiones internas en el cuerpo humano de virus, bacterias, tumoraciones, células cancerosas…

El sistema inmunológico bien cuidado; identifica la agresión y los agentes patógenos, para reaccionar ante ellos en defensa de la vida, formando moléculas solubles en la sangre, linfa y otros, también en diferentes tejidos y órganos; en la médula ósea se forman células con función inmunitaria (neutrófilos, eosinófilos, monocitos, dendritas y macrófagos…) que se movilizan por la sangre y el sistema linfático a los órganos afectados, para defenderlos.

Hay respuesta inmunitaria natural en el organismo por sí mismo y hay respuesta inmunitaria adquirida a través de la vacunación, para esta última hay que esperar que se creen o que exista. Se depende de lo externo.

En la inmunidad natural no, porque somos dueños de la ella cada uno, si hemos cuidado: mente y cuerpo consciente y consistentemente, en cada etapa de nuestra existencia.

Una célula infectada por un virus secretará interferones, activando de diferentes maneras las defensas antivirus en células cercanas a la infectada. En el ser humano se han identificado interferones de más de 20 genes y proteínas. Las proteínas identificadoras del germen patógeno son proporcionadas por las células, reconociendo la presencia de diferentes factores (virus, bacterias, parásitos, células tumorales).

Un interferón está formado por proteínas conocidas como citocinas que se comunican entre células, para desencadenar las defensas protectoras del sistema inmune, para la erradicación de patógenos. Deben su nombre por interferir la replicación viral. También activan las células asesinas naturales y los macrófagos, regulando la presencia de antígenos.

Síntomas como fiebre, dolor muscular generan la producción del interferón, muy valioso para combatir infecciones virales: activan células inmunes (macrófagos), identifican células cancerígenas, incrementan la capacidad de las células sanas para resistir las nuevas infecciones. En definitiva, es un agente proteico especial defensor de la salud humana.

El cuerpo humano ese gran laboratorio

No se valora la capacidad del laboratorio interior que tenemos las personas, que nos responsabiliza en su cuidado y respeto. Un constituyente básico es la alimentación cotidiana de todos, que por su importancia para la salud debe contar siempre entre los variados nutrientes, con una ración apropiada de proteinas, protagonistas interiores valiosas de salud y enfermedades humanas.

Hay proteinas animales y vegetales, que participan en el crecimiento, reparación y mantenimiento de músculos, órganos y tejidos. Actúan en la producción de hormonas y son parte de los neurotransmisores (transmiten impulsos nerviosos y del cerebro), son fuente de energía con el 10 al 15 por ciento de las calorías diarias. Son un componente vital del ser humano.

Las proteínas animales como la carne, pescado, huevos, leche, queso, tienen la totalidad de aminoácidos esenciales necesarios para el ser humano, se incorporan fácilmente al cuerpo y toman su tiempo en el proceso digestivo, su adquisición tiene valor económico.

Proteínas vegetales como los garbanzos, arveja, soja, pistachos, quinua y amaranto, tienen también los aminoácidos esenciales necesarios. Hay aminoácidos en otros granos como la lenteja, el maíz, frijol, frutos secos: nuez, almendras, semillas de girasol y zambo. Cereales como la avena, el trigo, pero no cubren todos los aminoácidos esenciales, pero siempre es posible completarlos al combinar entre ellos para que se complementen y cumplan con su papel en el organismo humano.

Tienen además fibra insoluble, tanto en cáscaras como en tallos. Esto favorece el tránsito intestinal y evacuación. Indudablemente, puede tomar más tiempo el proceso digestivo, pero son asimilables y sobretodo más económicos; al alcance de la mayoría. Se sugiere, sin necesidad de que sea en la misma comida, combinarles durante el día consumiendo legumbres con cereales, legumbres con frutos secos, cereales con frutos secos. Aportan además micronutrientes como calcio, magnesio, omega 3 y 6, complejo B, excepto B12.

Es decir, la naturaleza que estamos agrediendo tiene entre sus verdes sembríos todo lo que requiere el ser humano para vivir sano y por largo tiempo.

También hay las vitaminas que el cuerpo humano no puede sintetizar excepto la vitamina D y pero no puede funcionar correctamente sin ellas, deben ser suministradas en la alimentación personal, su carencia produce deficiencias y enfermedades. Son de dos clases: vitaminas solubles en agua son eliminadas por orina, sudor y solubles en grasas pueden incorporarse a grasas del cuerpo porque no se eliminan, debe respetarse la dosis establecida.

Entre las vitaminas hidrosolubles está la vitamina C conocida como preventiva de resfríos, cicatrización, radicales libres, se encuentra en frutas especialmente cítricas y vegetales (repollo, tomates, papas, lechuga). El complejo B tiene variedades (B1, B6, B12….) se encuentra en cereales integrales, leche, verduras, carne, maní, participa en el metabolismo de energía, es respaldo del sistema nervioso, ayuda en la visión normal, salud de la piel. B6 participa en la producción de glóbulos rojos. Cabe anotar que debe ingerirse de acuerdo a indicación médica, el exceso especialmente de B6 es dañino..

Las vitaminas liposolubles (solubles en grasas) como la vitamina A, útil para una buena visión, cuidado de piel y cabello, se obtiene en vegetales verdes, zanahorias, aceite de hígado de pescado, frutas.

La vitamina D (calciferol) presente en aceite de hígado de pescado y en la yema del huevo, puede formarse en la superficie de la piel, por acción de los rayos solares. Participa en la fijación del calcio, en la formación de la estructura ósea, la falta de esta vitamina produce raquitismo. Vitamina E es antioxidante, protege la pared celular hay en la soja, maíz, germen de trigo, huevos, hígado, nueces y semillas. Vitamina K apoya la coagulación sanguínea, se encuentra en hojas verdes, coles, espinacas, brócoli, espárragos, se produce en el intestino por bacterias presentes.

Pensando en una vida saludable, y en la no-saludable, resaltar la existencia de alimentos que aportan sustancias que ayudan al bienestar y buena salud, otros a menguar los efectos de las infecciones, de ahí que cuando nos alimentemos debemos considerar nuestra salud, en las defensas que ayudan a crear los alimentos cuando hay enfermedades, eso sí concienciando sólo si nos alimentamos bien, considerando los beneficios de los nutrientes, vitaminas y agua.

Publicado enSociedad
Virólogo: pandemia de COVID-19 concluirá cuando se infecte toda la población mundial

La pandemia de la enfermedad respitatoria COVID-19 (causada por el nuevo coronvirus) se terminará cuando todos los habitantes del planeta hayan sido infectados, lo que ocurrirá en poco más de un año, dijo a Sputnik el virólogo colombiano Jaime Castellanos.

"¿Cuándo va a terminar la pandemia? Cuando todas las personas del mundo hayamos sido infectadas, todos somos susceptibles entonces todos vamos a tener en algún momento el virus", afirmó Castellanos, director del Instituto de Virología de la Universidad de El Bosque de Bogotá.

Explicó que todos los humanos son "susceptibles" de contraer el nuevo coronavirus porque "era un virus que estaba en animales y empieza a infectar humanos, eso significa que los humanos no tenemos anticuerpos (elemento clave para combatir una infección de virus o bacterias que afecta al organismo)".

El nuevo coronavirus surgió en diciembre pasado en la ciudad china de Wuhan (sureste), se extendió a más de 150 países en semanas y este mes la enfermedad fue catalogada como pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El profesor titular de la Universidad Nacional de Colombia y de la Universidad de El Bosque afirmó que "seguramente también se va a terminar cuando aparezca la vacuna, pero la vacuna va a salir dentro de 18 meses".

Ante la pregunta de si la población se puede infectar antes de tener la vacuna, aseguró que "sí, los modelos matemáticos dicen que en un año aproximadamente el 70, 80% de los individuos del mundo habremos sido infectados".

Las medidas como las de aislamiento social que están adoptando los gobiernos de los países con casos de COVID-19 son para evitar la saturación de los sistemas de salud que deriven en numerosas muertes.

Afirmó que "la ventaja es que si nos infectamos despacito y controlamos la tasa de transmisión, la cantidad de enfermos va a ser menor y se van a poder salvar más vidas".

"Una situación de contagio masivo sin ninguna medida de control lo que va a causar es un colapso de los servicios de salud, de las camas de hospital, sobre todo las camas de cuidados intensivos que van a requerir los adultos mayores", añadió.

Por su parte, el médico Fabio Grill Díaz, de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del hospital Maciel de Uruguay, dijo que el COVID-19 "vino para quedarse y en los próximos años persistirá, probablemente con menor agresividad".

Agregó que "los antecedentes de nuevos coronavirus tuvieron comportamientos diferentes, SARS (Síndrome respiratorio agudo grave) 2003 duró casi tres años y MERS CoV (síndrome respiratorio de Oriente Medio) del 2012 aún sigue el brote, aunque claramente en menor medida".

Castellanos y Grill Díaz coinciden en que una vez que una persona tuvo COVID-19 ya no se vuelve a infectar con el nuevo coronavirus que causa esa enfermedad.

El virólogo colombiano afirmó que "lo que dicen los expertos en China es que la persona que tuvo la infección produce anticuerpos que son protectores por lo menos por un año, así que esa persona no se vuelve a reinfectar".

En el mundo hay 413.467 casos confirmados y 18.433 muertos por el COVID-19, según el último informe de la OMS del miércoles.

Contagiosidad de SARS-CoV-2 indica que lo peor está por llegar en Latinoamérica

Cada brote local del nuevo coronavirus se presenta en general con muy pocos casos y, 15 días después, se registra un pico de crecimiento porque surgen todos juntos los contagiados del primer enfermo, explicó a Sputnik el virólogo colombiano Jaime Castellanos, director del Instituto de Virología de la Universidad de El Bosque de Bogotá.

"Arranca despacio, una transmisión por tres pacientes, y entre el día 15 o 20, aparecen simultáneamente los infectados de los originales que infectaron hace una semana, semana y media", explicó.

La nueva cepa de coronavirus SARS-CoV-2 se detectó en diciembre pasado en la ciudad china de Wuhan (sureste) y se extendió a más de 150 países.

La enfermedad respiratoria que causa, bautizada COVID-19, este mes fue catalogada como pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las autoridades de Brasil, que registraron el primer caso en América Latina, lo hicieron el 26 de febrero.

Para el 12 de marzo, es decir 15 días después, había 52 casos confirmados; el 17 de marzo se presentó la primera muerte y los casos subieron a 234, y el 23 de marzo hubo un gran salto en las cifras: 34 muertos y 1.891 infectados.

Para este jueves Brasil reportaba 57 muertos y 2.433 casos confirmados.

Castellanos, profesor titular de la Universidad Nacional de Colombia y de la Universidad El Bosque, afirmó que "uno de los problemas más complejos que le vemos a este virus es que tiene una alta tasa de contagiosidad, lo que se ha llamado el "R sub cero" (número reproductivo básico), que es la medida de cuántas personas se contagian por cada infectado".

Ese número "está entre 2,5 y tres, o sea un contagiado puede infectar a 2,5 o tres personas, entonces a los tres o cuatro días esas tres personas infectan, cada una, a tres personas", explicó.

"Eso significa que al tercer día por un infectado tendremos tres, a los seis días tendremos nueve, a los nueve días tendremos 27, a los 12 días tendremos 81 y así sucesivamente hasta que se haya alcanzado a todos los susceptibles", añadió Castellanos.

Aplanando la curva

Castellanos indicó que "si la transmisión ocurre sin ninguna medida (para impedirla), avanza rápidamente el virus por esa curva y llega a un pico y empieza a descender, pero lo que hacen las medidas es ese concepto de aplanar la curva".

Según el virólogo, el distanciamiento social "tiene mucho valor" porque el coronavirus tiene tres rutas de transmisión.

La primera es "la cercanía; las personas expulsan gotas de saliva y esas secreciones pueden alcanzar a una persona que esté a menos de un metro".

La segunda "son las gotitas que quedan en el aire y pueden contagiar a una persona que estaba cerca; y la tercera es el contacto con superficies contaminadas por las secreciones de una persona infectada", detalló.

El virus puede sobrevivir en distinta superficies entre ocho y 12 horas.

Uruguay en situación preocupante

Los primeros cuatro casos de COVID-19 en Uruguay fueron anunciados por el Gobierno el viernes 13 de marzo, y el pasado miércoles ya había 217.

El médico Fabio Grill Díaz, de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del hospital Maciel, dijo a Sputnik que es "preocupante" la evolución del COVID-19 en Uruguay.

Grill Díaz, expresidente de la Sociedad de Infectología Clínica del Uruguay, argumentó que "en una semana se diagnosticaron 100 casos y es casi similar a lo observado en el inicio de la epidemia italiana y española".

En España hay actualmente 56.188 casos confirmados y 4.089 muertos por COVID-19, mientras que en Italia hay 57.521 contagiados, y 7.503 fallecidos.

Grill Díaz espera que en Uruguay se dé la misma curva que en otros países, donde a los 20 días, aproximadamente, hay un crecimiento exponencial; "por ello nos estamos preparando", dijo.

Si bien no se puede asegurar que lo que está pasando en Europa "se reproduzca igual, sabemos que las posibilidades son muy grandes", estimó.

El 13 de marzo el director general de OMS, Tedros Adhanom, dijo que "Europa se convirtió en el epicentro de la pandemia COVID-19 y tiene más informes de nuevos casos y muertes que en los demás países juntos menos China".

El domingo el representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Uruguay, Giovanni Escalante, dijo al diario local El País que "es de esperar que dentro de una semana se vea un auge de los contagios, esa curva puede crecer más si la gente no cumple con el aislamiento domiciliario".

El representante de la OPS sostuvo que "la experiencia que hemos visto en otros países, en especial en China y Corea del Sur, es que a las dos semanas levanta más la curva y luego empieza a estabilizarse".

Grill Díaz cree que en Uruguay "el aislamiento social con política diagnóstica intensiva parecería ser una de las medidas para lograr" estabilizar la curva de crecimiento del brote epidémico.

21:54 GMT 26.03.2020(actualizada a las 02:45 GMT 27.03.2020) URL corto

Publicado enSociedad
Covid 19, oportunidad popular, Sin dilaciones, un país para todos y todas

Como lo habíamos previsto, el país entra a partir del próximo martes 24 de marzo, en una larga cuarentena, con posibilidades de prolongación. La decisión del gobierno Duque, sin permitir un día de respiro para las poblaciones que ya estaban en aislamiento obligatorio –para que pongan en orden al menos parte de aquello que lo requiera–, resume con claridad la disputa del gobierno nacional con los municipales. La ausencia de una acción pública de los sectores alternativos, entre ellos el Comando nacional de paro, demandando medidas previas en favor del conjunto nacional, reduce el espacio social y político para liderar la construcción de otro modelo social y económica, uno donde la democracia sea real, directa, radical, y no simplemente formal, uno donde la riqueza no quede en manos de unos pocos, con un gobierno sometido y actuando en favor de ellos.

 

Las cifras sobre el avance del Covid-19 en Colombia no dejan lugar a dudas: poco a poco el conjunto de nuestra población se verá afectada por esta pandemia. No es casual que así sea, ya que gobernantes y empresarios actuaron de manera mancomunada para mantener los aeropuertos abiertos, las empresas de aviación en plena operación, sin obligar a quienes administran las terminales a implementar verdaderos sistemas de control para toda aquella persona que llegara procedente de otro país. Los que viajaban desde el interior del país también deberían someterse a medidas de control.

Paralelo a ello, como radiografía de nuestro sistema de salud pública, la posibilidad de acceder a pruebas médicas sin costo alguno –test Coronavirus– para verificar si es una gripe tradicional o si en efecto se trata del virus, tampoco fue implementado. Medida que no se cumple, incluso, en el momento actual, expresión de Improvisación, negligencia, que llega hasta al punto que la persona diagnosticada de padecer el virus, sale para su casa a cumplir una terapia de aislamiento voluntario, con unos controles laxos por parte de las secretarías de salud y centros hospitalarios, algunas/os de ellas/os, por ejemplo en municipios que no son capitales de departamento, mal dotados, lo que obliga al personal médico a prestar atención con alto riesgo de contagio.

Como es conocido, por decretos y comunicaciones oficiales, la destinación de ayudas financieras por el gobierno nacional tiene como preocupación central extender la mano a los grandes empresarios, inyectarles liquides, facilitarles créditos de diverso tipo, además de autorizarles acudir al recurso de vacaciones individuales o colectivas anticipadas de los trabajadores. En tanto, para los pequeños y medianos empresarios, no hay opciones, como tampoco las facilitan los bancos (ver propuesta No. 7). Situación igual para los sectores populares, para quienes no han destinado recursos extras a los existentes en programas como Familias en Acción y otros similares, en este caso centralizados o reorientados para atender esta coyuntura.

En estas condiciones, asumiendo que la pandemia no terminará en pocos días, no menos de 8 semanas, y que estamos ante una oportunidad para ahondar relacionamientos sociales, profundizar solidaridades y fraternidades, así como levantar una alternativa ante lo estatal, es imperioso, a la par de la demanda de la respuesta del Estado (ver artículo, https://www.desdeabajo.info/colombia/item/39098-covid-19-oportunidad-popular-construyamos-un-pais-para-los-50-millones-que-somos.html), precisar medidas por implementar entre y para los marginados y excluidos de siempre.

Pero antes de proponer algunas medidas para el debate, las que demandan coordinación de experiencias sociales existentes, así como potenciar recursos de todo orden, además de disposición popular para dejar a un lado la atomización que desde siempre ha sido su sello, algunas demandas que no podemos dejar de plantear (en próximo artículo desarrollaremos las medidas por acordar e implementar desde el campo popular).

Acción urgente

  1. Reubicación de partes del presupuesto nacional.

En el momento actual vivimos una confrontación entre la vida y la muerte, y para que venza la vida necesitamos muchos más recursos orientados hacia la vida, y esos recursos existen. La sociedad debe exigir que por lo menos el 50 por ciento del presupuesto 2020 de las Fuerzas Armadas, se destine para la financiación de un plan de salubridad pública y de asistencia social de emergencia, para atender las demandas a las cuales nos expone la pandemia.

  1. Disposición de hospitales, edificios, hoteles y otros para atender la pandemia.

Una de las mejores dotaciones con que cuenta el país a nivel de atención médica está en manos de los militares, instalaciones que hoy tienen menor ocupación como efecto directo de la reducción de heridos producto de la guerra. Bien, el hospital militar, así como aquellos bajo la administración de la Policía, deben prepararse, reorganizar secciones y alistar personal para atender esta coyuntura.

De igual manera debe hacerse con secciones de cuarteles, para atender infectados en caso de no poderlos atender en otras instalaciones.

Muy importante concretar la utilización de hoteles que disponen de infraestructura que rápidamente se puede adecuar para esta contingencia, y de otras edificaciones, colegios y coliseos. Con todos ellos hay que pasar a reorganizarlos y prepararlos para recibir y cuidar gente diagnosticada como portadora pasiva o activa del virus.

  1. Vincular más personal médico.

La demanda de personal médico es palpable. Hay que hacer una convocatoria nacional a todos los médicos, enfermeras, técnicos de atención prehospitalaria, egresados en las promociones de los últimos años, que no hayan prestado su año rural y que estén desempleados, para que se presenten para contratación, al menos por 6 meses. Este personal tiene el conocimiento básico para atender el potencial de pacientes que se tendrán, y a la par son jóvenes, quienes, según los informes de prensa, son menos propensos a caer dominados por el virus.

El llamado a este personal por los diversos medios de comunicación o, simplemente, a partir de la base de datos construida para citarlos al sorteo en el que participan para realizar el año rural.

  1. Descongestionar cárceles y centros de detención.

Una situación dramática, conocida y prolongada a pesar de las sentencias de la Corte Constitucional, es el hacinamiento en cárceles de todo tipo, así como de los centros de detención transitorios. El hacinamiento, además de la insalubridad que caracteriza a todas las edificaciones del encierro, es una realidad que atenta contra el derecho a la vida de quienes ahora ven correr los días tras las rejas. ¿Qué puede ocurrirle a cientos de presos/as que conviven casi sin distancia alguna entre unos y otros, si uno de ellos/as llega a padecer el virus?

Para superar esta realidad y esta posibilidad, para cumplir en parte con lo señalado en reiteradas ocasiones por la Corte Constitucional, para proteger la vida de miles, es urgente: 1. Otorgar casa por cárcel a todas las personas presas de manera preventiva; 2. Liberar en igual condición domiciliaria a los menores de edad sometidos a encierro en calabozos improvisados, preventorios y centros similares, para el caso de Bogotá las Unidades de Reacción Inmediata y Centro Especializados para Adolecentes –Cespa–. 3. Brindar el beneficio de casa por cárcel también a todas aquellas personas que ya han purgado por lo menos el 50 por ciento de su pena.

  1. Plan urgente para traer al país a todos los nacionales que ahora están bloqueados en distintos países del mundo.

La inesperada realidad que ahora afecta al mundo en su totalidad sorprendió a muchos nacionales en diversas geografías, bloqueados por la cancelación de tiquetes aéreos, sin recursos propios para prolongar su estancia por semanas y meses. Es imperioso realizar un censo de todos ellos y diseñar un plan de urgencia para traerlos de regreso. Como es obvio, antes y después de abordar el transporte aéreo, someterlo a todas las medidas de rigor, además del aislamiento por el tiempo requerido en centros especialmente dispuestos para ello.

  1. Viendo por todos y todas

Varias ciudades y departamentos del país implementaron planes experimentales –pequeñas ‘cuarentenas’– este fin de semana y en la noche del viernes 20 de marzo se decretó, desde el próximo martes 24 de marzo, aislamiento preventivo obligatorio en todo el país, extendido hasta el 13 de abril, que con seguridad se ampliará en término por varias semanas más. No olvidar que las personas mayores de 70 años estarán asiladas por ahora hasta el 31 de mayo.

Es así como iniciamos un prolongado encierro generalizado en el país, una medida que no puede dejar de lado, a su suerte, a miles de miles que viven del rebusque diario. Un plan urgente de entrega mensual, de un salario mínimo por familia, para garantizar su manutención, es indispensable. Estos recursos se pueden conseguir en acción conjunta del gobierno central con los presupuestos municipales y distritales. Una emisión extraordinaria por parte del Banco de la República, en caso de ser indispensable, puede ser la solución para el permanente lamento del gobierno nacional.

Que nadie quede tirado a su suerte, y que los recursos públicos lleguen a una parte ampliada de la ciudadanía.

  1. Apoyo y crédito para pequeños y medianos empresarios, así como para comerciantes.

Desde esta semana se viene cerrando todo, y los empleadores, solo algunos, han dispuesto que sus trabajadores salen a vacaciones anticipadas, y solo con 15 días de salario en el bolsillo, pero la gran mayoría serán despedidos porque el tipo de contrato lo permite, o la calamidad pública lo habilita, y el empleador no tiene cómo pagar sino produce. De acuerdo al discurso del empresariado, nadie quiere despedir, pero ese es el resultado más visible sino hay una acción urgente, de cambio, desde el poder central. El país es de todos, y no de la minoría que ha concentrado la riqueza (revise cada uno las ganancias de los bancos, por ejemplo, para que llegue a conclusiones), y en pos del país todo hay que actuar.

Por ello, sino queremos empezar a escuchar al empresariado diciendo “tuve que despedir a los trabajadores pues no tengo con que pagar la nómina”, pues el gobierno central tiene que liberar apoyos económicos, cubrir parte de la nómina, obligar a los bancos a conceder créditos diferidos para su cancelación con cero intereses. Todo esto es posible, el gobierno inglés acaba de promulgar medidas similares. Lo fundamental es mantener la producción en pie, y si algunos tienen que cerrar que los trabajadores/as tengan un ingreso para sobrevivir en esta calamidad.

Además muy pocos trabajos pueden realizarse en casa, y en estos casos, si bien el empleo puede mantenerse, a los pequeños empresarios y comerciantes les queda imposible cumplir con las cargas laborales. Entonces, insistimos, debe disponerse que las entidades bancarias faciliten el dinero para cancelar estos salarios, sin interés, por lo menos por 8 semanas, y los empresarios se comprometen a cancelar el crédito luego de salir de la crisis. La nóminas de estas empresas está bancarizada, y la entidad puede consignar a cada trabajador el valor de su salario, en los términos que desde tiempo atrás lo venía haciendo el empleador.

El gobierno dispuso que se faciliten créditos para estos empresarios, pero hoy los bancos solo refinancian deudas, y dicen que no puede realizar nuevos créditos para estos efectos. Saben el riesgo y por eso no sueltan el dinero, en un claro mensaje de lo que están visualizando, y de la crisis en la que esta situación nos dejará sumidos.

  1. Protección para quienes atienden a las personas infectadas

Debe disponerse, de manera inmediata, la compra de suministros para proteger a quienes atienden a los infectados. La precariedad con que se labora en las instituciones de salud pública es lamentable y en la situación es que entramos conlleva poner al límite a su personal. Protegerlo con todas las garantías es un acto ético indiscutible así como una manifestación de responsabilidad y respeto con el conjunto que lo integra.

  1. Transportistas en general

De igual manera hay que proceder con quienes transportan alimentos, medicinas, elementos de primera necesidad en general, así como aquellos que mantienen las instalaciones de los servicios públicos, el combustible, para todos los cuales hay que disponer medidas y recursos para protegerlos en su integridad.

Que nadie pierda la vida como resultado de no invertir para impedir que quienes atienden a la mayoría de la sociedad, ahora obligada al resguardo, terminen infectados por el virus.

Para hacerlo posible

Las propuestas y acciones aquí extendidas para el debate y la acción, no se harán efectivas si quienes detentan el poder no sienten pisadas de animal grande. Sin descuidar las medidas de protección requeridas hay que actuar, entre todas y todos, para que asì sea. 

 

 

Publicado enColombia
La emergencia, prueba del fracaso del neoliberalismo: Noam Chomsky

El intelectual estadunidense negó una intención política en la propagación del virus

Sábado 21 de marzo de 2020,

El intelectual estadunidense Noam Chomsky rechazó versiones de que el coronavirus se haya propagado intencionalmente con fines políticos, como se ha especulado en diversas partes del mundo. Sin embargo, sostuvo que el colapso de los sistemas de salud ante la crisis se debe a los gobiernos neoliberales de muchos países y culpó al presidente estadunidense Donald Trump de minimizar la situación y arriesgar la salud de millones de personas.

El diario italiano Il Manifesto contactó a Chomsky, quien permanece aislado en su hogar en Tucson y afirmó: "La situación es muy grave. No hay credibilidad en la afirmación de que el virus se propagó deliberadamente. La reacción de Estados Unidos ha sido terrible. Era casi imposible incluso hacer pruebas a las personas, así que no tenemos idea de cuántos casos hay realmente".

Añadió: "En general, esta crisis es otro ejemplo importante del fracaso del mercado, al igual que lo es la amenaza de una catástrofe medioambiental. El gobierno y las multinacionales farmacéuticas saben desde hace años que existe gran probabilidad de que se produzca una grave pandemia, pero como no es bueno para las ganancias prepararse para ello, no se ha hecho nada".

Agregó que "el huracán Trump" y su gobierno "han minimizado la gravedad de la crisis" en una actitud que ha sido replicada y aumentada por los medios de comunicación, lo que ha ocasionado que "muchas personas han dejado de tomar las precauciones básicas".

En cuanto a las condiciones generales de la pandemia, Chomsky indicó: “El asalto neoliberal ha dejado a los hospitales sin preparación. Un ejemplo son las camas, que han sido suprimidas en nombre de la ‘eficiencia’”.

Publicado enInternacional