Ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales aseguraron que están preparados para adoptar medidas que mitiguen riesgos.Foto tomada de la cuenta de Twitter de Arturo Herrera

Riad. Ministros de Economía y Finanzas del Grupo de los 20 (G20) resaltaron ayer que tras señales de estabilización en 2019 hay signos de un repunte del crecimiento económico mundial este 2020 y 2021, y se comprometieron a acelerar los trabajos para un acuerdo global en materia de fiscalidad internacional.

En la misma cita en Riad, Arabia Saudita, la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, consideró que "la proyectada recuperación es frágil" y el coronavirus reducirá el crecimiento mundial en torno a 0.1 por ciento este año y llevará el de China a 5.6.

En su comunicado final tras dos días de reuniones, los ministros explicaron que la recuperación proyectada está respaldada por la continuación de las condiciones financieras acomodaticias y algunas señales de alivio de las tensiones comerciales.

Admitieron, sin embargo, que todavía hay un entorno complejo, marcado por la incertidumbre derivada de dichas tensiones, el cambio climático y los efectos del nuevo virus.

"Mejoraremos la vigilancia del riesgo global, incluido el reciente brote del Covid-19", señalaron en el documento. "Estamos listos para adoptar más medidas con el fin de abordar esos riesgos".

Avanza el acuerdo sobre tributación

Respecto del acuerdo en materia de fiscalidad internacional, los ministros resaltaron los progresos en el contexto de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con el fin de garantizar una tributación mínima de sociedades a escala mundial.

"Alentamos un mayor progreso para superar las diferencias restantes y reafirmamos nuestro compromiso de alcanzar una solución basada en el consenso con un informe final que se entregará a finales de 2020", afirmaron.

Así, los trabajos continuarán con miras a alcanzar un consenso que siente las bases para un acuerdo político en una reunión prevista para julio próximo en Berlín y la cumbre de líderes de noviembre.

El documento deberá abordar las estrategias de planificación fiscal utilizadas por las multinacionales para aprovecharse de las discrepancias de los sistemas fiscales y así trasladar sus beneficios a países de escasa o nula tributación.

El G20 representa 85 por ciento del producto interno bruto mundial y está conformado por Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, México, República de Corea, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turquía, Reino Unido, Estados Unidos y Unión Europea.

Covid-19 impactará el crecimiento mundial: FMI

De su lado, Georgieva apuntó que si bien el crecimiento mundial estaba listo para una recuperación modesta a 3.3 por ciento este año –por arriba del 2.9 del año pasado–, “el Covid-19 ha afectado la actividad económica en China y puede ponerla en riesgo.

Arturo Herrera, secretario de Hacienda de México, afirmó en su cuenta de Twitter que una de las últimas reuniones formales del G20 trató sobre la tributación de la economía digital. "Este es uno de los temas internacionales más importantes y en el que aún no se logra consenso entre los países, pero sobre el que esperamos llegar a un acuerdo a finales de año."

Publicado enEconomía
La epidemia en el país asiático, que ha causado hasta ayer mil 868 muertos y 72 mil 436 contagios, obligó a autoridades de provincias y ciudades a imponer cuarentenas y limitaciones de viaje en distintos grados, reveló un estudio. En Hubei, donde surgió el coronavirus, se anunciaron ayer nuevas medidas, que incluyen la prohibición total de desplazamientos con vehículo y el cierre de negocios no esenciales. En la imagen, atención a un infectado en un hospital de Wuhan. Foto Ap. Agencias

Pekín. Casi la mitad de la población de China –más de 780 millones de personas– vive bajo diversas restricciones que van desde cuarentenas hasta límites sobre quién puede entrar y salir de los vecindarios, mientras las autoridades luchan por contener la propagación del Covid-19.

La epidemia del coronavirus, que ha provocado hasta este martes mil 868 muertos y 72 mil 436 contagiados, obligó a provincias y ciudades chinas a imponer cuarentenas y limitaciones de viajes de distintos grados, reveló un análisis de CNN. En la provincia de Hubei, donde surgió el virus, y las ciudades de Pekín, Shanghái y Lianoning, las restricciones van desde el encierro autoimpuesto hasta controles de ingreso en cada barrio.

Hubei, donde 56 millones de habitantes están aislados del mundo desde el 23 de enero, restringió la libertad de movimiento de sus ciudadanos más allá de la capital, Wuhan, donde surgió el primer caso.

Esta provincia anunció ayer nuevas medidas que incluyen la prohibición total de los desplazamientos con vehículo y el cierre de negocios no esenciales.

Las ciudades de Wuhan, Huanggang, Shiyan y Xiaogan, todas en Hubei, están sometidas a "una estricta gestión cerrada", las 24 horas del día, lo que significa que los habitantes no pueden salir de sus casas hasta nueva orden.

Las compras y la distribución de comida y de medicamentos se hará en puntos designados "sin contacto cara a cara", dieron a conocer ayer las autoridades de Wuhan.

Xiaogan, de 5 millones de habitantes y la segunda metrópolis con más contagios, ordenó a sus habitantes permanecer en sus hogares o podrían enfrentar hasta 10 días en detención, informó el diario inglés The Guardian.

El Parlamento chino y sus principales cuerpos consultivos consideran retrasar sus reuniones anuales previstas para marzo, informaron medios estatales.

China acusó a Estados Unidos de utilizar la crisis del coronavirus para "desprestigiar" al gigante asiático, actitud que Pekín consideró "temeraria", publicó el Diario del Pueblo.

Las fuerzas de seguridad de Hong Kong detuvieron a dos presuntos atracadores tras robar 600 rollos de papel higiénico con valor de mil 700 dólares hongkoneses (218 dólares) en un supermercado de la región administrativa especial china, donde se ha registrado escasez de productos provocada por el brote viral.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, informó que el virus es menos mortal que el síndrome de respiratorio agudo severo (SARS, por sus siglas en inglés) y el síndrome respiratorio de Medio Oriente, y destacó que cuatro de cada cinco de los afectados padecen la enfermedad de manera leve y se van a recuperar.

"De los pacientes con Covid-19 ligero, 80 por ciento se recuperarán; 14 por ciento de los casos el virus lleva al desarrollo de enfermedades serias incluidas la neumonía y la disnea; las formas críticas se registran en 5 por ciento de los enfermos, como el fallo de vías respiratorias, choque séptico y múltiple fallo de órganos", declaró Tedros, quien señaló que estas conclusiones se basan en los datos de 44 mil casos en Hubei.

En las últimas 24 horas se reportaron mil 886 nuevos casos, de los cuales 80 por ciento "son moderados", según autoridades chinas.

El número de contagiados por el coronavirus fuera de China alcanzó 694 personas, añadió el director de la agencia. Tailandia y Corea del Sur confirmaron nuevos casos.

Japón entró en una "nueva fase" de la infección viral, después de que el país constató cada día casos adicionales entre personas que no han viajado a China y que no han estado en contacto con visitantes provenientes de ese país, advirtió el ministro de Salud, Katrsunobu Kato, quien pidió evitar reuniones y lugares concurridos. Como consecuencia, fue cancelada la celebración pública por el cumpleaños del emperador Naruhito, el domingo.

Los casos del Covid-19 en Japón superaron medio millar este lunes, después de que se confirmaron 99 contagios más a bordo del crucero Diamond Princess, lo que eleva a 454 personas los contagios.

Catorce personas infectadas figuran entre los más de 300 estadunidenses desalojados del crucero. Los enfermos serán puestos en un "área especial de contención", señaló el Departamento de Estado.

Las autoridades sanitarias intentan contactar a cientos de viajeros del crucero Westerdam que desembarcaron en Camboya la semana pasada, después de que una pasajera estadunidense dio positivo al Covid-19.

La empresa naviera Holland America, propietaria del crucero, trabaja "en estrecha colaboración" con varios gobiernos, la OMS y centros de análisis de Estados Unidos "para investigar y detectar a las personas que pueden haber estado en contacto" con la turista infectada.

La OMS estimó que no era necesario suspender los cruceros y manifestó su oposición a cualquier "medida general" de este tipo para frenar la propagación de la epidemia.

Médicos en Shanghái están usando infusiones de plasma sanguíneo de personas que se han recuperado del virus para tratar a quienes aún luchan con la infección, lo que ha llevado a resultados preliminares alentadores, informó Lu Hongzhou, codirector del Centro Clínico de Salud Pública de la ciudad, sin dar más precisiones.

Publicado enInternacional
Asesor de la OMS alerta de que el nuevo coronavirus podría infectar a dos tercios de la población mundial

Actualmente podría haber miles de millones de casos de infección con el Covid-19, ya que tuvo la oportunidad de propagarse por China y más allá de sus fronteras, opina Ira Longini.

 

A medida que el número de casos del nuevo coronavirus aumenta drásticamente en China y en la provincia de Hubei, donde se originó el brote, y luego de que este jueves se diagnosticaran casi 15.000 casos nuevos, Ira Longini, uno de los asesores de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha advertido que la situación podría empeorar y hasta dos tercios de la población mundial podrían contraer el Covid-19.

A esta preocupante conclusión ha llegado el científico, tras realizar un seguimiento de los estudios sobre la transmisibilidad del virus en China. Longini estima que eventualmente podría haber miles de millones de casos de infección con el Covid-19, en contradicción con las estadísticas oficiales, que sitúan el nivel actual en unos 60.000.

El virus ya tuvo oportunidad de propagarse

Longini, que es codirector del Centro de Estadísticas y Enfermedades Infecciosas Cuantitativas de la Universidad de Florida (EE.UU.), opina que las medidas tomadas por las autoridades de China, como las cuarentenas, pueden retrasar la propagación, no obstante el nuevo coronavirus ya tuvo la oportunidad de propagarse por el país asiático y más allá de sus fronteras, antes de que estas restricciones entraran en vigor.

"Aislar casos y poner en cuarentena a los contactados no va a detener este virus", ha declarado en una entrevista con Bloomberg en la sede de la OMS en Ginebra (Suiza).

De acuerdo con el modelo de Longini, cada persona infectada con el Covid-19 normalmente transmite la enfermedad a otros dos o tres individuos. Con ello, la falta de diagnóstico rápido y la relativa levedad, con la que algunas personas experimentan la enfermedad, dificultan bastante el seguimiento de la propagación del coronavirus.

Incluso si hubiera una manera de reducir la transmisión del Covid-19 a la mitad, cerca de un tercio de la población mundial se infectaría, cree Longini.

El número de víctimas mortales del nuevo coronavirus en la China continental este jueves ha ascendido a 1.380, mientras que 6.723 personas han logrado recuperarse. El número total de infectados en la parte continental de China se ha elevado a 63.851.

A lo largo de este jueves, en la parte continental de China se han registrado un total de 121 nuevas muertes y 5.090 casos de la infección con el Covid-19, ha informado este 14 de febrero el Comité Estatal de Higiene y Salud del país.

Ya anteriormente, una persona murió por el coronavirus en la región administrativa especial china de Hong Kong y otras dos personas han perdido la vida por el Covid-19 fuera de China: el 1 de febrero, un hombre de nacionalidad china, de 44 años, falleció en Filipinas y este 13 de febrero una japonesa, de unos 80 años, murió en la prefectura de Kanagawa, que limita con Tokio,lo que ha elevado el número total de fallecidos a 1.383.

Publicado: 13 feb 2020 23:59 GMT

Publicado enSociedad
Elige China fármaco cubano interferón alfa 2B para enfrentar el coronavirus

La Habana. La Comisión de Salud de China seleccionó al interferón alfa 2B recombinante (IFNrec), antiviral producido en la industria biotecnológica de Cuba, para aplicarlo contra el coronavirus 2019-nCov, enfermedad que hasta ayer había dejado al menos 722 muertos y 34 mil 546 contagiados en la nación asiática.

“Interferón alfa 2B: el medicamento cubano usado en China contra el coronavirus. Nuestro apoyo al gobierno y pueblo chinos en sus esfuerzos por combatir el coronaviru”s, tuiteó ayer el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.

La presidencia de Cuba confirmó en Twitter que “China seleccionó nuestro producto entre los usados en la lucha contra el coronavirus”.

Desde el pasado 25 de enero, la planta chino-cubana ChangHeber, en Changchun, provincia de Jilin, elabora el IFNrec, uno de los casi 30 fármacos seleccionados por la comisión china el miércoles debido a su potencial para curar la misteriosa afección. El embajador de Cuba en China, Carlos Miguel Pereira, dijo que esta planta inició la elaboración del fármaco cubano el pasado 25 de enero, teniendo en cuenta “su potencial para curar la afección respiratoria”.

El medicamento se usa contra infecciones causadas por el VIH, la papilomatosis respiratoria recurrente causada por el virus papiloma humano, el condiloma acuminado y la hepatitis tipos B y C, además es efectivo contra distintos tipos de cáncer.

Guo Yanhong, funcionaria sanitaria china, indicó que más de 500 casos están curados tras estar internados unos 10 días, incluidos aquellos con síntomas leves y graves. Expertos destacaron que métodos de tratamiento antivírico, que incluyen apoyo sintomático, especialmente de la medicina tradicional china, han producido buenos efectos.

Mientras, investigadores de la Universidad de Agricultura del Sur de China identificaron al pangolín como posible “huésped intermedio”, que no se enferma, que facilitó la transmisión del virus al humano. Otros científicos apuntan al murciélago como principal transmisor.

La enfermedad también se contagia entre personas. Un nuevo reporte indica que la diarrea puede ser vía secundaria de transmisión del nuevo coronavirus luego de que se reportaron pacientes con síntomas abdominales y heces blandas. Se cree que la vía principal de contagio son las gotas de saliva cargadas de virus en la tos de un infectado.

El presidente chino, Xi Jinping, aseguró por teléfono a su par estadunidense, Donald Trump, que Pekín es “completamente capaz” de detener la afección, además de que libra una “guerra popular” contra la epidemia con una “movilización nacional” y “medidas de prevención y control muy estrictas”.

Trump respondió que el gigante asiático “hace un trabajo muy profesional” contra el 2019-nCov, aseguró que las dos naciones trabajan en el tema y calificó la llamada como “muy buena”. Estados Unidos ofrecerá hasta 100 millones de dólares a China y otros países golpeados por el nuevo coronavirus para combatir la epidemia, informó el secretario de Estado, Mike Pompeo.

En Ginebra, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud, advirtió que la cantidad de mascarillas y otros materiales de protección contra la infección a escala internacional es insuficiente, y reiteró su petición a los gobiernos a luchar contra el brote.

En tanto, Pekín anunció la apertura de una investigación por la muerte de un médico Li Wenliang, quien fue sancionado por la policía a fines de diciembre por haber alertado sobre la aparición de un nuevo coronavirus en el centro de China.

Por último, un argentino figura entre los pasajeros infectados por coronavirus en un crucero que está en cuarentena en Yokohama, Japón, el primer caso reportado de un latinoamericano contagiado.

Publicado enInternacional
El oftalmólogo Li Wenliang, fallecido por el coronavirus de Wuhan. En vídeo, reacciones a la muerte del doctor. Vídeo: reuter

Varios medios chinos y la OMS habían informado sobre su muerte, pero entre una oleada de manifestaciones de dolor en las redes sociales, el hospital aseguraba que seguía vivo. El centro ha ratificado finalmente su muerte

Li Wenliang, el oftalmólogo que junto con otros siete médicos fue el primero en lanzar la alarma sobre el nuevo coronavirus y acabó enfermando él mismo, ha muerto, según han confirmado finalmente el hospital de Wuhan en el que estaba ingresado y la prensa estatal china. El fallecimiento ha sido ratificado tras horas de confusión en el país, debido a que por la tarde se anunció su muerte, pero posteriormente, en medio de una oleada de manifestaciones de dolor y rabia en las redes sociales, las autoridades del país aseguraban que aunque el médico había sufrido un paro cardiaco, seguía vivo y conectado a un respirador artificial. Li Wenliang ha acabado sus días convertido en un héroe nacional tras ser represaliado por “difundir rumores”.

Según el hospital Central de Wuhan, Li había sufrido una parada cardíaca en torno a las 21.30 de la noche. Pero se le había conectado a una máquina ECMO (oxigenación por membrana extracorpórea), un sistema que insufla aire en los pulmones y bombea sangre por el sistema circulatorio, por lo que seguía vivo, sostenido artificialmente. 

Con este anuncio, el hospital conseguía parar la riada de duelo, en unos niveles insólitos en China, por un doctor que se había convertido en un héroe nacional. Y cuya muerte, la de un hombre joven y sin aparentes problemas de salud previos —un perfil muy distinto del que las autoridades describen como el de la víctima más habitual del virus, una persona mayor de 70 años con otras dolencias anteriores— podría generar una reacción popular que pusiera en peligro la prioridad sacrosanta para el régimen chino, la estabilidad social. Finalmente, el hospital ha anunciado que, esta vez sí, había muerto.

El médico, de 34 años, casado, con un hijo y con otro en camino, había escrito un mensaje el 30 de diciembre en un grupo de antiguos compañeros de la facultad en las redes sociales. Según les explicaba, en su hospital de Wuhan habían ingresado siete pacientes, todos ellos con síntomas muy similares al SARS, la epidemia causada por otro coronavirus que en 2003 mató a casi 800 personas. Li también precisaba que los siete enfermos tenían algún tipo de relación con el mercado de pescado y marisco Huanan, donde se vendían también todo tipo de animales salvajes y que posteriormente se identificaría como el lugar de donde la infección se transmitió al ser humano.

Cuando escribió el mensaje, Li no tenía intención de diseminar la información más allá de su círculo de amistades. Simplemente, pedía a sus antiguos compañeros que tuvieran cuidado y que advirtieran a sus familias. Pero alguien en el grupo comenzó a difundirlo y las redes hicieron el resto. Cuatro días más tarde recibía una visita de la policía: le acusaban de “difundir rumores”, un cargo que en China puede suponer hasta siete años de cárcel. Otros siete médicos también recibieron la misma acusación.

En su caso, Li tuvo que acudir a comisaría y firmar una declaración en la que admitía su falta y prometía no reincidir, antes de que se le permitiera regresar a su casa.

El 8 de enero atendió en el hospital a una paciente con glaucoma, sin saber que era portadora del virus. El día 10 comenzó a sentirse mal, con los síntomas que provoca ese patógeno: dolor de garganta, tos seca, fiebre, dificultad para respirar. A los dos días tuvo que quedar ingresado en un hospital, donde continuó empeorando.

Finalmente, el 1 de febrero recibió el diagnóstico. Sufría la neumonía atípica que puede causar el virus, algo que se encargó él mismo de comunicar en su cuenta de Weibo, el Twitter chino. “Hoy ha llegado la prueba del ácido nucleico con un resultado positivo. La suerte está echada, finalmente diagnosticado”, escribía.

El caso de Li había alimentado la furia de un público chino que desde que se declaró el bloqueo de Wuhan y otra quincena de ciudades en Hubei, la provincia más afectada por la epidemia, había criticado duramente la gestión de las autoridades en el comienzo de la crisis.

De haber permitido que el público prestara oídos a las denuncias de los ocho médicos, se lamentaba el clamor en las redes, los ciudadanos habrían podido tomar precauciones. Y si las autoridades locales, en lugar de silenciarlos, les hubieran hecho caso, se habrían visto obligadas a tomar medidas que habrían frenado antes la propagación de la enfermedad. Ahora el virus ha matado ya a más de 500 personas e infectado a más de 28.000, en China y cerca de una treintena de países.

La semana pasada, el propio Tribunal Supremo de China dio la razón a esas críticas. Emitió un dictamen en el que se mostró muy crítico con el comportamiento de la policía. Según afirmaba, debían haber permitido que circulara la advertencia de los médicos. Pese a que no fuera cierta al 100% –aunque emparentados, el nuevo coronavirus es distinto del causante del SARS– habría permitido a la población precaverse llevando mascarillas o evitando aglomeraciones.

Desde su cama de hospital, y mientras recibía millares de mensajes de agradecimiento y ánimo de numerosos internautas a través de las redes sociales, enviaba breves textos de tranquilidad en Weibo: no le habían retirado la licencia para ejercer como resultado de la denuncia; tampoco iba a denunciar él a la policía. Le bastaba con que se supiera la verdad.

Este jueves sufría un fallo cardiaco que hacía que numerosos medios chinos anunciaran su muerte. La Organización Mundial de la Salud se apresuraba a rendirle tributo. En un tuit, se declaraba “profundamente entristecida por la muerte del doctor Li Wenliang. Todos debemos celebrar el trabajo que hizo sobre el #2019-nCoV”.

En WeChat, el WhatsApp chino, y otras redes sociales se multiplicaban también los homenajes ciudadanos al médico, en una oleada sin precedentes por su número, su tristeza y su rabia. “Es terrible. Realmente es una muerte que no debía haber ocurrido. Era tan joven. Lo siento”, comentaba una internauta que se identificaba como “Ai Dandan”. “Esta vez la bandera roja de cinco estrellas (la china) está en deuda contigo”, comentaba otro.

Tras el anuncio del hospital, los mensajes de dolor se cambiaban por otros de ánimo. Aunque algunos ya parecían anticipar un anuncio del fallecimiento en un futuro, cuando esa posibilidad hubiera calado entre la población y la reacción de la opinión pública fuera, previsiblemente, menos airada: "Recordad después cómo nos sentimos ahora", apuntaba una usuaria de las redes. Ahora, ya de madrugada en China, ha vuelto la oleada de mensajes de duelo tras la confirmación del fallecimiento de Li Wenliang, también confirmada en Weibo.

Por Macarena Vidal Liy

Pekín 7 FEB 2020 - 04:01 COT

Publicado enInternacional
La OMS declara la emergencia sanitaria internacional

Un comité de emergencia de 15 expertos declara la alerta, tras haberla descartado hace una semana, ante el rápido aumento de los pacientes afectados por el virus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró este jueves la emergencia internacional ante el rápido aumento de los pacientes afectados por el coronavirus de Wuhan, ya más de 8.000 en cerca de una veintena de países, aunque el 99 % de los casos se han diagnosticado dentro de China, donde ya han muerto 170 personas.

Un comité de emergencia de 15 expertos, convocado por el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró esta alerta, tras haberla descartado hace una semana, ante la aparición de varios contagios entre humanos en países como Alemania, Japón, Estados Unidos o Vietnam, en pacientes que no habían viajado recientemente a China.

"Declaramos esta alerta no por lo que está ocurriendo dentro de China sino por la situación en otros países, y porque [el coronavirus] podría extenderse a lugares con sistemas sanitarios más débiles", declaró Tedros en rueda de prensa, al anunciar la declaración de emergencia internacional.

La alerta mundial "no significa que desconfiemos de China: al contrario, creemos en la plena capacidad de ese país para combatir esta emergencia", aseguró el director general, quien esta semana viajó a Pekín y se reunió con el presidente chino, Xi Jinping, para analizar el avance de la epidemia.

Tedros señaló que la emergencia internacional no supone necesariamente límites al transporte o el comercio con China.

La declaración, subrayó el director general de la OMS, busca un mayor apoyo a los países menos desarrollados y con sistemas de salud insuficientes para detener posibles casos, y también una llamada a que la comunidad internacional acelere la investigación en tratamientos y vacunas.

Es la sexta ocasión en que la OMS declara este tipo de emergencia global, tras las que activó ante el brote de gripe H1N1 (2009), los de ébola en África Occidental (2014) y en la República Democrática del Congo (2019), el de polio en 2014 y el de virus zika en 2016.

PÚBLICO | EFE

Publicado enSociedad
Coronavirus: qué es, cómo se contagia, cuáles son sus síntomas y su tratamiento

Las siete claves del virus que alerta a la comunidad mundial

 

¿Qué está ocurriendo?

A finales de diciembre del 2019 se detectó en Chinaun virus nunca antes conocido.

Hasta ahora hay más de 400 casos de infección confirmados y 9 muertos.

Además de China, ¿hay algún otro país afectado?

Sí, se han confirmado casos en otros 7 países: EEUU, Hong Kong, Taiwan, Corea del Sur, Japón, Macao y Tailandia.

En todos los casos se trataba de personas que habían viajado recientemente a China.

¿Qué síntomas provoca el nuevo virus?

El virus causa una neumonía. Quienes enferman desarrollan fiebre, tos y dificultades respiratorias.

¿Hemos visto algo parecido antes?

Los análisis científicos realizados hasta ahora dicen que el nuevo virus se parece mucho al virus del “SARS” (síndrome respiratorio agudo grave, por sus siglas en inglés). Aquella infección se propagó a una veintena de países y murieron 765 personas.

¿Dónde se originó?

Sabemos que los primeros infectados fueron los trabajadores de un mercado de animales vivos en el centro de Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes en el interior de China.

Este tipo de virus se transmite normalmente entre animales, pero a veces aparecen mutaciones que les permiten saltar a los humanos.

¿Y no tenemos antibióticos para esto?

No. Se trata de un virus y los antibióticos sólo funcionan contra las bacterias.

¿Por qué estas fechas preocupan a los científicos?

El próximo 24 de enero comienzan las festividades del Año Nuevo Chino y millones de chinos viajan desde las ciudades donde trabajan a sus pueblos de origen. Semejante movimiento de población complica mucho contener la enfermedad.

Los últimos registros

El último balance del virus señala que hasta ahora el virus causó 17 muertes y contaminó a centenares de personas, según el último registro que desató temores de propagación. La OMS podrá detectar este día una "urgencia internacional", utilizada por el organismo solamente en 2009 con la gripe porcina H1N1, el virus Zika en 2016 y la fiebre del Ébola, que devastó parte de África occidental de 2014 a 2016 y la la República Democrática del Congo desde 2018.

El número total de personas contaminadas subió a 444 en la provincia de Hubei, epicentro de la epidemia, precisaron responsables de esta provincia del centro de China en una conferencia de prensa televisada. En total, 1.394 personas están bajo observación médica.

Las autoridades aseguraron que el coronavirus podría mutar y propagarse más fácilmente, afirmación que aumentó el temor a escala internacional, ya exacerbado tras la detección de un primer caso en Estados Unidos.

Especial de Público para Página/12

Autogestionar la salud para salvar la vida

Puede establecerse un paralelismo entre los efectos del cambio climático y los graves problemas sanitarios que padece la humanidad, como la resistencia a los antibióticos que se resume en la aparición de superbacterias que provocan cientos de miles de muertos, en particular a través de infecciones intrahospitalarias.


Los datos disponibles no coinciden. Algunas fuentes aseguran que en Europa se producen cuatro millones de infecciones intrahospitalarias o nosocomiales, la mayoría urinarias, respiratorias y sanguíneas. En el viejo continente habría 37.000 muertos cada año por esta razón, mientras en Estados Unidos habría unos 70.000 muertos por la misma causa.
“La situación es tan grave que las autoridades del Reino Unido alertaron hace unos meses de que nos enfrentamos a un riesgo mayor que el terrorismo: si no se desarrollan nuevos bactericidas eficaces, los microbios podrían llevarnos de vuelta al siglo XIX, cuando las infecciones campaban a sus anchas” (goo.gl/ete5XP).


Sin embargo, otras fuentes hablan de 23.000 muertos en Estados Unidos y de 25.000 en Europa, diferencias que avalan la idea de incertidumbre ante la crisis sanitaria por los antibióticos.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que durante décadas hubo un mal uso de los antibióticos para tratar enfermedades como gripes y resfriados, que realmente no los necesitan, pero que los médicos recetan porque forman parte del negocio de la industria farmacéutica. Según The New Times, “La tasa a la que han surgido nuevas cepas de bacterias resistentes a los medicamentos en años recientes, promovida por el uso excesivo de antibióticos tanto en humanos como en ganado, aterroriza a los expertos en salud pública”.


Más aún, la subdirectora de la OMS, Marie-Paule Kieny, “si lo dejamos solo a los dictados del mercado, los nuevos antibióticos que necesitamos con más urgencia no serán desarrollados a tiempo” (goo.gl/xcfBHR). La situación es tan crítica para los expertos, que Inglaterra ha propuesto dar “premios” de mil millones de dólares por cualquier nueva familia de antibióticos descubierta.


En este punto, es necesario considerar que los sistemas de salud están dominados por las multinacionales farmacéuticas, por lo que de ese ámbito es inútil esperar soluciones de fondo a problemas estructurales que afectan, en particular, a los sectores populares del mundo.


Una de las tareas que están abordando los movimientos antisistémicos es el cuidado de la salud, en los espacios y territorios propios, sin la necesidad de depender del sistema estatal o privado de salud. Además de estar profundamente mercantilizada, el sistema de salud resulta humillante para las mayorías negras, indias y mestizas, para los pobres de nuestro continente. Médicos, enfermeras y otros especialistas integran las clases medias o medio-altas, urbanas, consumistas, sólidamente integradas al sistema. ¿Porqué habría de preocuparles la salud de los pobres que, además, no les ofrecen ganancias ni se inclinan ante las jerarquías hospitalarias?


En casi todos los países de América Latina, los movimientos están recuperando los saberes curativos de las y los mayores. Así vemos cómo los negros de Colombia y de Brasil utilizan la herbolaria tradicional, las curaciones en base a masajes y cuidados integrales, del cuerpo y del espíritu, sin rechazar dogmáticamente los saberes occidentales.


Las comunidades zapatistas son seguramente el mejor ejemplo. En cada comunidad, por pequeña que sea, hay una sala de salud con cuatro saberes que se complementan: yuyeras, parteras, hueseras y las pastillas de la medicina de las pastillas. Las clínicas en los municipios y los hospitales en las regiones, completan un sistema de salud controlado por las comunidades.


Si no nos esforzamos por sostener nuestra salud, individual y colectivamente, en pocos años nuestros pueblos serán diezmados por enfermedades y plagas, como lo fueron los pueblos originarios ante la llegada de los virus que traían los conquistadores. Nadie lo va a hacer en nuestro lugar. Confiar en el sistema estatal de salud para curarnos, es tan ingenuo como esperar justicia de los jueces del sistema o esperar protección de militares y policías. Dicho de otro modo: la salud es demasiado importante como para dejarla en manos de los médicos del sistema y de sus farmacéuticas.

Publicado enSociedad
OMS retira oseltamivir: un triunfo para la ciencia

En junio la Organización Mundial de la Salud (OMS) resolvió retirar el oseltamivir (Tamiflu o Zanamivir) de su lista de medicamentos esenciales. Fue el resultado de una larga lucha de los científicos, que inició en 2009 a raíz de la "pandemia" de influenza A/ H1N1. En esta lucha el British Medical Journal (BMJ) ha desempeñado un papel sobresaliente junto con investigadores especialistas de Cochrane (organismo internacional dedicado a evaluaciones basadas en evidencias) sobre el tema. A partir de este proceso se han creado nuevas reglas para la publicación en algunas revistas científicas con el requisito de proporcionar las bases de datos completos que apoyan un artículo y una creciente conciencia de la falta de rigor aún de las investigaciones publicadas en revistas reconocidas.

Su gran contrincante en este combate es la farmacéutica La Roche. La vergonzosa historia empieza con la publicación del primer plan para influenza pandémica de la OMS en 1999 a raíz de los primeros casos humanos de influenza aviar elaborado junto con un grupo (ESWI) financiado por Roche y otros productores de medicamentos contra la influenza. Durante los años siguientes oseltamivir es autorizado en Estados Unidos –con ciertas reservas– y en Europa. En 2002 la OMS recomienda a los países mantener grandes reservas de este medicamento. Se basa para ello en una investigación que supuestamente mostraba que oseltamivir disminuía las complicaciones de la enfermedad.

El siguiente capítulo empieza con la pandemia de influenza A/ H1N1 en 2009, cuando Cochrane volvió a revisar los artículos sobre oseltamivir y descubrió que Roche tenía más resultados no publicados. Solicitó a Roche las bases de datos completos, pero al recibirlas encontró que todas estaban incompletas. Mientras tanto Roche contrata otro estudio de las mismas bases de datos a la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, cuyo director en este momento era Julio Frenk. Finalmente Cochrane consigue los informes de investigación completos de Roche (25,453 páginas) por medio de un nuevo mecanismo de transparencia de la Unión Europea en 2011.

Los hallazgos finales del estudio hecho con estos datos (Ebell, 2017 10.1136/bmj.j3266) fueron una pequeña reducción del tiempo de duración de los síntomas, ningúna evidencia de que se reducía la probabilidad de neumonía, hospitalización o complicaciones que requerían tratamiento con antibióticos. Estos resultados llevaron a la OMS a retirar oseltamivir de su lista de medicamentos escenciales, donde había estado desde 2010.

El negocio para Roche ha sido de 18 mil millones de dólares entre 1999 y 2014 (BMJ 2014;348:g2695).

Paralelamente se desató una polémica internacional en 2009 sobre la recomendación de la OMS respecto al uso masivo de oseltamivir y de vacunación con biológicos sin las debidas pruebas clínicas. Fue especialmente cuestionada la composición de su grupo de expertos con vínculos estrechos con la industría farmacéutica productora de medicamentos y vacunas. Como resultado varios países suspendieron la vacunación masiva, y posteriormente se ha comprobado que la vacuna Panderix ha causado casos de narcolepsia.

Esta historia tiene importancia para México por ser el país donde que desató el pánico por la epidemia de la influenza A/ H1N1. Como se recordará la autoridad sanitaria mexicana inicialmente no descubrió la epidemia por fallas en la vigilancia epidemiológica y la falta de recursos de virología a pesar de que se tenía en el papel un plan de emergencia presentado a la OMS en cumplimiento de sus recomendaciones.

Tal fue el miedo del gobierno mexicano que paralizó el país, lo que provocó un costo de uno por ciento del producto interno bruto (PIB). La OMS originalmente hizo una declaratoria de pandemia, pero al observar la progresión de la epidemia negó a México un apoyo especial lo que se ha interpretado como un reconocimiento de que se había precipitado.

Adicionalmente el gobierno mexicano hizo compras masivas de oseltamivir y las polémicas vacunas, violando las reglas de compras gubernamentales, de tiempos de caducidad y de registro sanitario de los productos. La Auditoría Superior de la Federación demostró que no sólo se había violado estas reglas, sino también se había cargado ilegalmente el costo, unos mil millones de pesos, al Fidecomiso de Protección Social en Salud.

Cabe preguntar si están mejor preparadas las autoridades sanitarias del país para enfrentar una emergencia epidemiológica actualmente. Por lo pronto parece que el intenso debate sobre oseltamivir no ha llegado a oídos de la Secretaría de Salud que hace poco declaró que el país tenía el Tamiflu suficiente para enfrentar los casos de influenza.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Wikileaks revela cómo la CIA ataca aparatos Apple

El portal de filtraciones detalló las técnicas que utiliza la agencia de inteligencia para hackear iPhones y iMacs.


Después de las últimas revelaciones de la semana pasada de más de 8.000 documentos sobre la intervención de la CIA a teléfonos, computadoras y televisores con más de 1.000 virus espías; ahora Wikileaks vuelve a la carga con nuevos documentos que certifican que la agencia de seguridad norteamericana también infecta a iPhones y iMacs de Apple, aún después de que se borre el disco duro o se reinstale el sistema operativo.


En este nuevo apartado del proyecto “Vault 7”, el portal de filtraciones a cargo del ciberactivista Julián Assange presentó nuevos trabajos sobre cinco virus que son capaces de hackear a los artefactos electrónicos de la compañía fundada por Steve Jobs para convertir a los artefactos electrónicos en micrófonos, incluso cuando están apagados. "Este es sólo un pequeño ejemplo del material que se va a venir", adelantó Assange en una conferencia por Periscope, y agregó: "Esto puede afectar a millones de personas por lo que tiene que hacerse con cautela. Tiene que haber canales de seguridad involucrados y tiene que haber acuerdos".


Assange se había negado a dar detalles a las grandes empresas electrónicas sobre las vulnerabilidades que la CIA aprovechaba, hasta que no solucionaran los vacíos de seguridad. Samsung y Apple reaccionaron en consecuencia y señalaron hace unos días que ya hicieron las modificaciones necesarias en sus programas.


El manual del “Sonic Screwdiver”, que publicó hoy Wikilieaks, data de noviembre de 2012 y tiene dentro de sus funciones principales “ejecutar códigos maliciosos en computadoras Mac”, tanto laptops como de escritorio, “para permitir ataques cibernéticos”. Los documentos sobre el virus MacOSX “Triton, su infector “Dark Mallet” y su versión “DerStake” también se incluyen en este nuevo apartado que llamaron "Dark Matter" (Materia Negra).


Si bien muchos de los análisis de “Vault 7” son de 2012 o 2013, Wikileaks confirma que en 2016 la CIA actualizó estos sistemas y que, incluso, está trabajando en la producción de la evolución del DerStake para adaptarse a las nuevas actualizaciones de los sistemas Apple.


La CIA ya negó que la primera ola de documentos sean reales y aseguró, a través del director de la Oficina de Asuntos Públicos del organismo (Dean Boyd), que la agencia “no hace” vigilancia electrónica a los individuos del país. También acusó a Wikileaks de intentar “dañar la capacidad de la comunidad de inteligencia de proteger a Estados Unidos contra los terroristas y otros adversarios".