ACTUALIDAD

Los desaparecidos del Palacio de Justicia sí...
Los pasados 5 y 6 de septiembre sesionó la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Bogotá. En los dos días de labor revisó el estado de varios de los casos por los cuales ha condenado al Estado colombiano, entre ellos el Palacio de Justicia y sus desaparecidos, negados por el fiscal Jorge... Leer Más
Soros intenta torpedear un arreglo comercial de...
George Soros, a sus 89 años de edad, intenta torpedear el inminente acuerdo de Trump con China, que ha sido facilitado por la defenestración del ex asesor de Seguridad (sic) Nacional, John Bolton, quien deseaba librar siete guerras en el mundo contra Rusia (sic), China, Norcorea, Irán, Siria,... Leer Más
De la corrupción y otros males
La corrupción alcanza cada día mayor alcance, permea gobiernos, bancos y empresas privadas o mixtas de todo tipo. El cohecho es internacional. Los sobornos equivalen al cinco por ciento del valor anual de la economía global. Estudios basados en el análisis de 447 casos internacionales llegados a... Leer Más
El aullido
Un solo día después de posesionado como Presidente, Iván Duque radicaba en el Congreso de la República un proyecto gubernamental de ley con el supuesto propósito de cerrar aún más los intersticios por medio de los cuales la corrupción, a través de la contratación pública, mantiene su dominio, así... Leer Más
Edward Snowden: "Los gobiernos están empezando a...
"El Reglamento General de Protección de Datos europeo no será efectivo hasta que las plataformas paguen el 4% de sus beneficios en multas cada año", afirma el exanalista de la NSA, que hoy publica sus memorias "Los presidentes escogen a Amazon porque practican el culto de la eficiencia", asegura... Leer Más
Guaidó, la narcopolítica y la invisibilización...
Dirigentes políticos, directivos de medios, periodistas y blogueros opositores quedaron en medio de una inquietante crisis tras la difusión viral de las fotografías y el video del autoproclamado presidente Juan Guaidó con dos peligrosos cabecillas de la banda narcoparamilitar colombiana Los... Leer Más
La doctrina militar gana terreno en América latina
El catálogo de argumentos con el que Estados Unidos busca intervenir en las políticas de los países latinoamericanos se actualiza constantemente. Como si fuera uno más de los tantos guiones hollywoodenses que se estrenan año a año, ahora algunas de sus agencias gubernamentales, como el Comando Sur... Leer Más
Corrupción y elecciones territoriales
“Durante las elecciones municipales, la mayoría de sus habitantes decide ejercer su derecho al voto de una manera inesperada […] A las diez de la noche el presidente de la república, dijo por televisión, el resultado de las elecciones de hoy es el siguiente: partido de la derecha, ocho por ciento;... Leer Más
prev
next
Martes, 30 Abril 2019 18:04

De nuestro ser social, nuestro pasado, nuestro presente, nuestro…

Escrito por Equipo desdeabajo
Valora este artículo
(0 votos)
De nuestro ser social, nuestro pasado, nuestro presente, nuestro…

Colombia: ¿Qué somos? ¿Quiénes somos? ¿Cómo se formó nuestra nación? ¿Por qué, una vez rotas las cadenas de la Colonia, no tuvieron capacidad –o interés– quienes dirigieron el país a la largo del siglo XIX para romper las estructuras coloniales, con todo lo que ellas implicaban, y nos mantuvieron/mantuvimos en la República señorial? ¿Aún conserva el país parte de esa República señorial? ¿De dónde provienen nuestros conflictos sociales más protuberantes? ¿Cómo se han reproducido estas contradicciones en el tiempo? ¿Por qué hemos vivido transados en disputas armadas de carácter interno? ¿Por qué la exclusión, la opresión y la violencia como políticas de dominio y control de la minoría contra la mayoría? ¿Por qué?

Estos y muchos otros interrogantes están presentes cada vez que pretendemos comprender nuestro ser nacional. Son preguntas vigentes ayer y hoy, y mucho más cuando abocamos los temas de la Colonia y el esfuerzo de los patriotas de aquella época por enfrentar al Imperio español y alcanzar un estado de soberanía para su patria, para darle cuerpo a una República según las enseñanzas desprendidas de las revoluciones Inglesa (1649), Norteamericana (1783) y Francesa (1789), las tres principales gestas de la época, de donde emergieron las reflexiones políticas, filosóficas, jurídicas y de otros tipos para conseguir que la soberanía dejara de estar depositada en manos de reyes y pasara a las de la ciudadanía en general. Tales enseñanzas, pese a su vitalidad y su potencialidad, quedaron ocultas, arrinconadas, por la fuerza del poder tradicional, de la clase de poder sembrado en esta parte del mundo por los invasores: especuladores, y vividores de la tierra y de las manos de quienes la labran, como de rezanderos y especuladores de las esperanzas desprendidas del rezo a un solo Dios, “Señor de Señores”, que garantiza a todo aquel que viva con resignación, en silencio, en trabajo vital al servicio del patrón, una vida de plenitud luego de muerto.

Bicentenario. Estamos en un tiempo de reflexión para comprender nuestro pasado, que proyecta sus contradicciones y conflictos sociales, económicos, políticos y militares no resueltos sobre nuestro presente, permitiéndonos procesar que nuestras sinrazones como nación provienen de una oligarquía que no dejó de amasar la tierra y, para ello, de despojar a medianos y pequeños propietarios de la misma, obligándolos recurrentemente a penetrar selva adentro en procura de un poco de la misma para sustentar la vida propia y la de los suyos. La concentración de tierras que se advierte también es producto del poder político y militar, y con ello de la exclusión y la opresión de las mayorías por las minorías.

La memoria y la reflexión que de aquí surge nos permite hacer un recorrido de doscientos años y en ellos, en todos estos años o en cada periodo de gobierno que los integran, conocer y comprender los intereses de variada índole allí representados y la manera como fueron concretados, de tal modo que la tradición colonial –ya sin el dominio directo del rey y sus funcionarios– seguía determinando las formas de gobierno y de poder entre nosotros. Todo materializado en la existencia de terratenientes y siervos –ya no esclavos, al menos luego de los años 60 del siglo XIX–, comerciantes (importadores de todo tipo de mercancías y exportadores de especies y materias primas) y consumidores; mineros propietarios y barequeros; autoridades religiosas y creyentes; políticos y plebe; burocracia estatal y masa pagadora de impuestos. Se trata de un poder prolongado en medio de la tensión entre opresores y oprimidos –como en los tiempos de José Antonio Galán–, que, pese al paso del tiempo y de reivindicar ideas liberales y similares, seguía negando la democracia que decía profesar.

Con esas características cuajó una República con vida antidemocrática por excelencia, contraria al sueño de quienes imaginaron y batallaron por la libertad y la justicia; una República que exige darle paso a una segunda de su tipo, donde, en este caso, se logre invertir todas las formas de gobernar padecidas por las mayorías de nuestro país a lo largo de dos siglos, al tiempo que la economía, el poder militar y las otras partes fundamentales de toda sociedad se enruten por una vía diametralmente opuesta a la conocida hasta ahora, para lograr así una República soberana a plenitud, y fundada en democracia plena, radical, directa, participativa y refrendataria, todo lo cual presenta plena vigencia en este siglo que será, aunque no lo parezca, el siglo de los pueblos.

Debemos proyectar nuestra mirada por el retrovisor de la Historia para, sobre sus enseñanzas, desechar aquello que ya no debe seguir siendo y aferrarnos a lo que sí debemos ser, lo cual no puede ser dibujado sino por una multitud de manos y voces que escuchan y dicen, que debaten y argumentan, que viven y experimentan; para, como un solo cuerpo, a pesar de sus diferencias, trazar con lápiz común la República de sus sueños, cimentada en las enseñanzas de Biohó, Galán –el Comunero–, Bolívar, Nariño, Miranda, Manuelita, Simón Rodríguez, Quintín Lame, Gaitán y otros muchos que con su convicción y su ejemplo trazaron el camino de la lucha por justicia, igualdad, libertad, integración regional, soberanía.

Tales realidades están sembradas en la memoria nacional, brindan enseñanzas y proyectan el futuro por construir entre todos y todas, en el cual negros, indígenas, mestizos, blancos –que entre nosotros no son puros ni contienen esa sangre que les daba otro status en época pretérita–, hombre y mujeres de todas las edades, reunamos capacidades y fuerza para erradicar de nuestros territorios la herencia de un pasado colonial que no debe tener continuidad alguna entre nosotros.

Son, todas estas, razones de más para la entrega de este segundo número conmemorativo del Bicentenario de nuestra primera independencia (en esta ocasión, más allá de la Campaña Libertadora, enfocados en el tema de la República), con el cual seguimos acercándonos a la comprensión de nuestro ser social, para darle piso a una proyección del futuro que anhelamos para nuestra sociedad. l

Visto 237 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.