ACTUALIDAD

Lawfare y guerra asimétrica vs. Venezuela
Ciudad de México. En la coyuntura de la llamada “epidemia del siglo”, la diplomacia de guerra de Estados Unidos ha decidido profundizar su guerra no convencional, asimétrica, contra Venezuela. Con una serie de acciones sucesivas que pretenden generar miedo y pavor (shock and awe) en filas... Leer Más
“Si la gente no tiene qué comer se va a meter en...
En América Latina hacer frente al Covid-19 es especialmente complejo debido a la pobreza y las desigualdades económicas y sociales. Casi seis de cada diez personas trabajan en el mercado informal   Casi seis de cada diez latinoamericanos, según la Organización Internacional del... Leer Más
El irresistible retorno de los militares en...
En América Latina sonó la hora de las Fuerzas Armadas. En todos los países han recuperado protagonismo en ancas de la pandemia de coronavirus, acelerando una tendencia que se venía perfilando en los últimos años, con seguridad desde la crisis financiera de 2008. Una tendencia que ahora se agudiza... Leer Más
Al borde del desastre. Venezuela entre el...
El sistema de salud venezolano llega a la coyuntura actual en una situación dramática. Mientras, el régimen y la oposición dejan escapar otra oportunidad para lograr una tregua y Estados Unidos recrudece sus ataques. Desde Caracas.El coronavirus estuvo a punto de lograr lo impensable: un acuerdo... Leer Más
Casa por cárcel para la totalidad de personas...
La ley lo permite, la Constitución y los Tratados Internacionales lo reivindican, además la Corte Suprema de Justicia y la Corte Constitucional lo reclaman todos los días.  La detención de los preventivos en la cárcel y en estaciones de policía, no puede olvidarse, es absolutamente... Leer Más
326 colombianos en riesgo de morir por...
Cerca de 326 colombianos y colombianas están atrapados en Perú, y en alto riesgo de perder su vida. Sobreviviendo en dificiles circunstancias, no cuentan con óptimas condiciones para protegerse del Covid-19. Además, y como resultado de las medidas de control social ordenadas allí para garantizar... Leer Más
El experimento sueco. Enfrentar el virus a...
Para desconcierto de sus vecinos, Suecia permanece reacia a las medidas de cuarentena. No ha suspendido las clases ni los torneos deportivos. Tampoco ha cerrado los bares y todavía son comunes las reuniones de amigos. Por detrás de esa decisión, asoma una guerra de epidemiólogos y modelos... Leer Más
Covid19 y la doctrina del shock en los mercados...
A la vez que ha quebrado las cadenas de producción globales, covid19  ha revelado las graves disfunciones de los mercados financieros internacionales. La respuesta sin precedentes de los bancos centrales en favor de las grandes corporaciones, entre ellas las más contaminantes, no hará más que... Leer Más
prev
next
Miércoles, 30 Marzo 2016 06:28

Comunicación y negocios

Comunicación y negocios

Apelando a la historia, Marta Riskin advierte que los peligros de la concentración mediática acechan incluso a los gobiernos elegidos por el voto popular y que las democracias mueren cuando la pluralidad de voces es reemplazada por su caricatura


“Proporcionaré un casus belli propagandístico. Su credibilidad no importa. El vencedor no será cuestionado por si dijo la verdad.” Adolfo Hitler


Después de la primera guerra del siglo XX y con el apoyo económico y financiero de los poderosos empresarios del partido conservador DNVP, el “Ministro del Reich para la Ilustración Pública y la Propaganda” Joseph Goebbels, diseñó la primera gran campaña de comunicación multimedio de la historia.


Con consignas, imágenes y el resurgimiento de mitos medievales, reforzaron al larvado antisemitismo europeo y re-direccionaron el rencor de un pueblo vencido y sometido, a los duros términos del Tratado de Versalles.


El judío sería el principal enemigo y el responsable de la pesada herencia pero, la violencia del régimen incluía a cualquier opositor a la hegemonía del régimen; en especial a intelectuales reacios a plegarse a la imaginería pulcra, práctica y eficiente del profesional ario.


Antes, durante y después del ascenso nazi al poder, la publicidad persuasiva se articuló con acciones de violencia en la producción de “espectáculos” de triste fama, como La Noche de los Cristales Rotos o El Incendio al Reichstag.


Cumplían dos objetivos: reforzar el espíritu de tropa e insensibilizar a la opinión pública respecto a la creciente desocupación y al próximo asesinato de millones de personas. La propaganda incluía cambios en los contenidos semánticos. Los criminales se convertían en “trabajadores que cumplían órdenes” y las deportaciones en “reasentamientos”. Al exterminio se lo llamó “solución final”, a los asesinos “grupos de tareas” y a las víctimas “muñecos”.


Las violaciones a la Constitución y las invasiones a Polonia, Francia, Rusia fueron en defensa de la seguridad nacional y justificadas con inexistentes agresiones previas. La misma simplicidad argumental que adjudicaba a los judíos el origen de todos los males, también sirvió para ocultar a los efectivos beneficiarios de las desgracias populares.


Eduardo Galeano dice en “Espejos”, “... la aventura nazi no hubiera sido posible sin la ayuda que de ellos recibió”. “Ellos” son, entre otros, el Deutsche Bank, financista de la construcción de Auschwitz, GFarben (hoy Bayer, Basf, Hoechst) que “usaba como conejillos de Indias a los prisioneros de los campos”; la Standard Oil (Hoy Exxon y Chevron) y Henry Ford el proveedor de jeeps y camiones; formalmente condecorado por Hitler, al igual que Thomas Watson, el presidente de IBM, cuya tecnología garantizó la eficiencia de la criminal maquinaria de los campos de concentración.
La lista sigue y es dolorosamente larga.


Para la economía global, los negocios nazis con las multinacionales son apenas un dato incómodo y relegado al olvido. En especial, los de aquellos monopolios que nacieron o se fortalecieron, gracias a la comunicación y propaganda del régimen.
Si bien, se sabe que el Ministerio de Propaganda nazi decidía y controlaba todos los contenidos y diseños de publicaciones, radios y películas; se ignoran sus planes de cooperación y tercerización con las 130 editoriales que simulaban una inexistente pluralidad de voces.


Dos editores como ejemplo.


Rienhardt, benefactor de las SS desde 1921, presidió la Asociación de Periódicos y Revistas Alemanes y Heinrich Mohn, patriarca de Bertelsmann fue, según el historiador israelí Saúl Friedländer, el mayor editor de propaganda nazi.


Luego de la guerra, Rienhardt fue CEO de la publicitaria Rienhardt Heumann y de la editorial Burda.


Actualmente, Bertelsmann es el cuarto mayor grupo de comunicación mundial. Entre otras empresas, posee Random House, asociada a Penguin del Grupo Pearson en la mayor editorial del mundo, Penguin Random House.


En diferentes campos de contienda del planeta, sean Estados Nacionales u Organismos Internacionales, basta arañar la superficie de consignas y banderas para toparse con las viejas disputas por el control político y el poder económico.


En democracia, las batallas culturales continúan enfrentando al poder de las corporaciones con las convicciones, la voluntad y la lealtad política de los representantes del pueblo y de la Justicia.


Los peligros de la concentración mediática acechan incluso, a los gobiernos elegidos por el voto popular y a las mayorías que valoran a la diversidad y a la libertad de expresión como garantías de sus derechos y libertades.


La memoria ofrece la oportunidad de la lectura crítica de los acontecimientos y de una perspectiva que convierte a la historia en una herramienta política, evitando la repetición de las trágicas experiencias.


No hay verdad ni justicia sin conciencia histórica. Hoy urge acordarse que las democracias mueren cuando la pluralidad de voces es reemplazada por su caricatura.

 

Por Marta Riskin, antropóloga, UNR.

Publicado enSociedad
Los tratados de libre comercio son anti libre comercio

El libre comercio es uno de los principales mantras del capitalismo como sistema histórico. El libre comercio se predica como el arreglo óptimo para expandir la producción, reducir los costos de ésta y, como tal, reducir los precios del consumo, lo que en el largo plazo incrementaría la igualdad en el ingreso. Todo esto puede ser cierto. Nunca lo sabremos, puesto que nunca de los nuncas hemos conocido un mundo de libre comercio. El proteccionismo ha sido siempre el modo dominante de las relaciones económicas entre los Estados.


Pero, pueden pensar, ¿no constantemente ratifican los Estados tratados que se califican como de libre comercio? Sí, lo hacen. Pero en realidad tales tratados no se basan en el libre comercio, sino más bien en el proteccionismo. Comencemos por el primer hecho básico. No existe algo como el libre comercio si no incluye a todos los Estados en el sistema-mundo.
Si un tratado incluye a algún número de Estados, desde dos Estados a N-1 Estados (siendo N la totalidad de Estados en un momento particular), esto por definición significa que algunos de los otros Estados están excluidos de las previsiones de dicho tratado. La colectividad de Estados dentro del así llamado tratado de libre comercio están de hecho creando una zona proteccionista contra el o los Estados excluidos.


Una de las razones por las que siempre es tan difícil para los Estados el aceptar un así llamado tratado de libre comercio es que los Estados involucrados tienen que negociar una compensación. Cada uno de estos Estados está decidiendo qué medidas proteccionistas está dispuesto a sacrificar vis-à-vis el grupo limitado de Estados que serán incluidos en el tratado, con el fin de obtener las ventajas que resultarán de la disposición del otro Estado o Estados para sacrificar alguna medida proteccionista particular.


Podemos constatar cómo funciona esto observando una negociación importante que lleva ocurriendo ya algún tiempo bajo el rubro de Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (o TPP, por sus siglas en inglés). Actualmente hay 12 Estados implicados en el tratado en perspectiva: Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Estados Unidos y Vietnam. Este grupo de 12 comenzó negociaciones en 2008 y fijaron la fecha 2012 para completarlo. El año 2012 ya quedó atrás. Ahora afirman que será en 2015 cuando las actuales negociaciones lleguen a una fase final para culminarlo supuestamente este año.


Si uno mira la lista de los Estados involucrados, es una curiosa mescolanza geográfica. Además, los países son bastante diferentes en tamaño, en PIB y en importancia en la economía-mundo. Se dice que existe una larga lista de otros países potenciales que podrían buscar entrar, una vez que el TPP esté funcionando. Sin embargo, hay dos países muy grandes de los que no se dice que sean miembros potenciales: China e India. ¿Por qué será


Las listas actual y potencial están basadas obviamente en consideraciones políticas, no económicas. No obstante, en vez de discutir la política de elegir los límites exteriores de la zona del TPP, indaguemos por qué ha llevado tanto arribar a un tratado que 12 Estados están listos a ratificar.


Tomemos la cuestión de los productos lácteos. Canadá los protege. Nueva Zelanda los exporta. Canadá está a punto de celebrar elecciones. El partido que gobierna Canadá actualmente tiene miedo de perder estas elecciones. Por tanto, de ninguna manera firmará Canadá la reducción de sus protecciones a sus granjeros productores de lácteos. La prosperidad de Nueva Zelanda depende de ser capaz de expandir las ventas de lácteos.


Tomemos otro punto que compete a Nueva Zelanda. Ésta mantiene sus extensos beneficios médicos mediante el uso amplio de medicamentos genéricos. Así también lo hace Australia. Las compañías farmacéuticas en Estados Unidos están ansiosas de imponer severas restricciones al uso de genéricos, que dañan los ingresos de los medicamentos protegidos. Le llaman a esto salvaguardar la propiedad intelectual, siendo salvaguardar un eufemismo de proteger.


O tomemos otro punto: las preocupaciones en torno a los llamados derechos humanos. Los sindicatos en Estados Unidos aseguran que existe un éxodo de empleos de Estados Unidos porque otros países permiten condiciones para sus trabajadores que restringen severamente sus derechos, lo que por tanto disminuye sus costos de producción. A esta oposición de los sindicatos se suma la oposición de los grupos de derechos humanos


Para lograr este objetivo varios otros países en el TPP no sólo tendrían que prometer múltiples medidas nada agradables, sino que tendrían que cumplirlas. El problema político para Estados Unidos es cómo arribar a una redacción que mantenga a estos otros Estados en el TPP sin alienar al suficiente número de miembros del Congreso estadunidense como para que se ponga en riesgo la ratificación del TPP. Hasta ahora, esto ha resultado difícil.


Uno puede ir protegiendo el azúcar o definiendo qué es un camión producido dentro de la zona del TPP. El punto esencial es que los Estados del TPP ya perdieron la fecha final más reciente para llegar a un acuerdo. El encabezado del reportaje en el New York Times era lo que iba a ser la última de las sesiones del pacto para el tratado terminó en un amarrón de talones hundidos.


Debido a varios de los requisitos de los calendarios del Congreso estadunidense, aun si se alcanzara un acuerdo ahora, no podría votarse dentro del Congreso antes de 2016, un año de elecciones. Por lo menos, parece muy poco probable que el tratado se ratifique. Si esto es cierto del TPP, es mucho más cierto de las negociaciones en pos de un tratado tras-atlántico, que están ahora en una etapa más temprana de la discusión.


Retorno a mi punto fundamental. En los llamados tratados de libre comercio, de lo que se trata es de administrar los intereses proteccionistas de varias de las partes implicadas en ellos. Hagan lo que hagan, los resultados son contrarios al libre comercio. Para entender lo que ocurre, necesitamos comenzar con eso y evaluar cualquier propuesta teniéndolo en cuenta.


Traducción: Ramón Vera Herrera

Publicado enEconomía
"¿Qué significa, para el esclavo estadounidense, vuestro 4 de julio?"

"¿Qué significa, para el esclavo estadounidense, vuestro 4 de julio?". Esto se preguntó Frederick Douglass ante la multitud congregada en el Corinthian Hall de Rochester, Nueva York, el 5 de julio de 1852. Su discurso, leído por el gran actor James Earl Jones, continúa: "Yo respondería que un día que le revela, más que cualquier otro día del año, la inmensa injusticia y crueldad de la que es víctima constante. Para él, vuestra celebración es una farsa".

Frederick Douglass escapó de la esclavitud en 1838 y se convirtió en uno de los más poderosos y elocuentes oradores del movimiento abolicionista. Su conferencia del Día de la Independencia fue organizada por la Sociedad de Damas de Rochester Contra la Esclavitud. Douglass alabó las virtudes de los Padres Fundadores de Estados Unidos, que suscribieron la Declaración de Independencia. Luego cambió su foco de atención hacia el presente, en 1852.

"¡Este glorioso aniversario no me incluye! Su preciada independencia solo revela la inconmensurable distancia que existe entre nosotros. Las bendiciones que ustedes celebran en el día de hoy no las disfrutamos en común. La rica herencia de justicia, libertad, prosperidad e independencia que constituye el legado de sus Padres Fundadores la comparten entre ustedes, pero no conmigo. El sol que les ha traído a ustedes vida y sanación a mí me ha traído marcas y muerte. Este 4 de julio es de ustedes pero no mío. Puede que ustedes celebren, yo debo llorar. Arrastrar a un hombre encadenado hacia el grandioso e iluminado templo de la libertad y llamarlo para que se una a ustedes en sus himnos de regocijo constituye una burla inhumana y una ironía sacrílega. ¿Pretenden ustedes, ciudadanos, burlarse de mí al pedirme que hable hoy?".

Por supuesto que la Sociedad de Damas de Rochester Contra la Esclavitud no tenía intenciones de burlarse de él. Las ganancias de sus eventos se destinaban principalmente a financiar el periódico de Douglass. Apoyaban a Douglass y vieron la necesidad de hacer algo más, cualquiera fuera la acción que tuvieran el valor de adoptar. En la época en que fue pronunciado el discurso, Estados Unidos se encontraba a menos de diez años de entrar en una brutal guerra civil. La guerra se iniciaría formalmente con el bombardeo de los confederados a Fort Sumter, justo frente a las costas de Charleston, Carolina del Sur.

El Día de la Independencia es un momento adecuado para reflexionar acerca del rol que las organizaciones populares impulsoras del cambio social han tenido en la construcción de este país. La masacre perpetrada en la Iglesia Metodista Africana Emanuel de Charleston, Carolina del Sur, nos obliga además a preguntarnos qué tanto hemos avanzado hacia los ideales consagrados en ese documento suscrito el 4 de julio de 1776, la Declaración de Independencia.

Fue en Charleston que un hombre llamado Denmark Vesey, un ex esclavo que compró su propia libertad, planeó una extensa rebelión de esclavos que tendría lugar en 1822. La conspiración fue descubierta y Vesey, junto a 34 presuntos co-conspiradores, fue colgado. Vesey fue uno de los fundadores de la Iglesia Metodista Africana de Charleston en 1818, que se convirtió posteriormente en la Iglesia AME Emanuel en la que Dylann Roof presuntamente asesinó a nueve personas el pasado 17 de junio, entre ellas, al pastor de la iglesia y senador del estado de Carolina del Sur, el reverendo Clementa Pinckney. Durante casi dos siglos, la renombrada iglesia, llamada coloquialmente "Madre Emanuel", ha ocupado un lugar central en la vida de los afroestadounidenses de Charleston y sus alrededores.

Por lo que cuando surgieron pruebas de que Roof habría actuado impulsado por motivos racistas, entre ellas un manifiesto publicado en Internet junto con numerosas fotos de él con la bandera confederada, creció la presión para quitar esa bandera del Capitolio Estatal de Carolina del Sur, ubicado en la ciudad de Columbia. El movimiento surgió de inmediato y compañías como Wal-Mart y Amazon retiraron de sus estantes todo objeto que hiciera referencia a la Confederación. El gobernador de Alabama, Robert Bentley, ordenó inmediatamente que todas las banderas confederadas fueran retiradas del parlamento estatal de Alabama. Sin embargo, mientras que la bandera de Estados Unidos y la de Carolina del Sur flamearon a media asta en la cúpula del Capitolio después de la masacre, continuó flameando a toda asta la bandera de batalla de la Confederación en un memorial de la guerra de Secesión ubicado en el predio del parlamento estatal de Carolina del Sur.

El viernes 26 de junio, más de 5.000 personas se congregaron en un estadio de Charleston para asistir al funeral del reverendo Pinckney. El presidente Barack Obama pronunció un emotivo discurso de homenaje que finalizó cantando "Amazing Grace" ("Sublime Gracia", en español) cántico al que se unió la multitud. Al día siguiente, al alba, Bree Newsome, una mujer afroestadounidense de 30 años de edad, trepó el mástil de más de nueve metros de altura situado en el memorial de la guerra en Columbia, con casco y equipo de escalar, y retiró la bandera confederada. James Tyson, un compañero activista blanco, vigilaba desde la base del mástil.

Tras desenganchar la bandera, Newsome enunció desde donde se encontraba posada: "Vienen a mí con odio, opresión y violencia. Yo vengo en nombre de Dios. ¡Esta bandera será bajada hoy!" Tras descender, ambos fueron arrestados y la bandera fue izada nuevamente en el transcurso de una hora. Sin embargo, lo que hicieron corrió como reguero de pólvora y destacados líderes y organizaciones defensores de los derechos civiles apoyaron la pacífica acción directa. Newsome y Tyson se enfrentan a tres años de prisión y a una fianza de 5.000 dólares. Mientras tanto, la bandera continúa flameando y no solamente eso, sino que además, desde que tuvo lugar la masacre de Charleston, al menos media docena de iglesias afroestadounidenses han sido incendiadas en el Sur del país. Se está investigando, pero cualesquiera sean las causas de los incendios, han despertado temor a que se repita una historia brutal y bien conocida.

Las palabras pronunciadas por Frederick Douglass en aquel lejano 4 de julio, cobraron vida nuevamente con la acción de Bree Newsome, 163 años más tarde: "No se necesita luz, sino fuego; no se trata de una suave llovizna, sino del trueno. Necesitamos la tormenta, el tornado y el terremoto. El sentir del país ha de ser avivado, la conciencia del país ha de ser despertada, la decencia del país ha de ser sorprendida, la hipocresía del país ha de ser expuesta y sus crímenes contra Dios y contra el hombre han de ser proclamados y denunciados".

 

Traducción al español del texto en inglés: Fernanda Gerpe. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 800 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 450 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

Fuente: http://www.democracynow.org/es/blog/2015/7/3/que_significa_para_el_esclavo_estadounidense

Publicado enSociedad
Sé que la libertad de expresión es de quien la trabaja: Payán

En la recepción del Premio a la Libertad de Expresión en Iberoamérica, que cada año entrega Casa América Catalunya, el galardonado impartió una clase magistral de historia y periodismo.

El maestro Payán recordó los difíciles años fundacionales de La Jornada, en los que trabajó con personajes cruciales en la historia del pensamiento crítico y el compromiso por la defensa de los derechos humanos en México, como Gabriel García Márquez, José Saramago, Francisco Toledo, Rufino Tamayo, Carmen Lira Saade –directora general del diario– y todos los periodistas que contribuyeron a crear un periódico que este año cumple su trigésimo primer aniversario.


Casa América Catalunya decidió reconocer la trayectoria y aportes de Carlos Payán a la historia del periodismo en México en el siglo XX y de nuestros días. Este galardón tiene la tradición de exaltar la labor de defensa de las libertades y del ejercicio del oficio desde una visión crítica y de dar voz a los que no la tienen.


Ahora Carlos Payán figura en la lista que incluye personajes e instituciones.


El galardonado, quien desde hace un tiempo vive junto a su mujer, la escritora colombiana Laura Restrepo, en Ripoll, un pueblo de los Pirineos, enarboló con voz firme un discurso claro que tituló Sobre las dificultades del oficio*.


En esas páginas desplegó algunos pasajes de su singular biografía, pero sobre todo los principales aprendizajes en el periodismo. Destacó que las dos decisiones más importantes que había tomado fueron afiliarse al Partido Comunista Mexicano y abandonar la toga de abogado para cambiarla por la libreta y la pluma del periodista avieso e incisivo en que se convirtió en poco tiempo.


Para abrir boca compartió una de las muchas lecciones que le dio la profesión y haber estado durante 12 años al frente de La Jornada, hasta que en 1996 dejó la estafeta a la actual directora general, Carmen Lira Saade: Uno de los enemigos principales de la libertad de expresión y de su correlativo, la libertad de prensa, es la presión que ejerce el poder gubernamental desde sus diversas instancias.


Alusión al caso Aristegui


Luego de citar una trilogía de episodios curiosos de la historia de México, habló de lo que ocurre en nuestros días, para lo que recordó el caso del despido de Carmen Aristegui de la empresa MVS por las presiones del poder público.
Otra dificultad que enfrenta el periodismo, según Payán, es la presión de la Iglesia católica y sus jerarcas, que lo mismo se han opuesto de forma furibunda a la aprobación de leyes de interrupción voluntaria del embarazo que han estrechado un cerco de boicot de publicidad a los medios de comunicación que publican noticias polémicas sobre sus líderes espirituales, como ocurrió con el caso del fundador de Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, cuando desde La Jornada se denunciaron los casos de abuso de menores.


Carlos Payán Velver, quien vivió con emoción el homenaje de la institución catalana, también advirtió de las presiones de los empresarios.


"Hay que saber –señaló– que cuando los empresarios hablan de libertad de expresión, en realidad están hablando de libertad de empresa. Para ellos, sólo es libertad de expresión la que defiende sus intereses económicos y la ideología que los sustenta. No hay que olvidar que en la inmensa mayoría de los casos, los periódicos, y ni se diga ya la televisión, son propiedad de empresarios, y no de periodistas. Por tanto, de entrada los medios están copados, o coptados. Tienen dueño, y ese dueño tiene intereses particulares, y utiliza el medio a su favor. Es más, justamente para eso lo tiene."


También recordó su peculiar relación con Carlos Slim, a quien conoció mucho antes de que se convirtiera en uno de los hombres más ricos del planeta. "Cuando lo conocí, hace ya un chingo de años, no era tan millonario como ahora, y llegamos a ser grandes amigos. Desde el principio me pareció que el hombre poseía el más agudo sentido común que yo había visto. Un día cenando juntos me dijo: 'Oye, tocayo, tu periódico tiene muy poca publicidad'. Es cierto, le dije, el gobierno y los empresarios nos bloquean. Entonces me preguntó: '¿aceptarías que te enviara una?' Le dije que sí, y empezó a enviarme regularmente avisos de una llantera que poseía. Me dijo: 'cuando los demás empresarios de llanteras vean esto, pensarán, Slim lo hizo apoyándose en un buen estudio de mercadeo, y van a empezar a en-viarte publicidad ellos también'. Así fue, efectivamente. A partir de entonces, Slim nunca dejó de apoyar al periódico, pese a la presión del gobierno para que no lo hiciera, y pese a que los contenidos del diario no eran propiamente afines con su ideología".


Carlos Payán recordó la impronta y esencial aportación en la historia del periódico de personajes como Eduardo Galeano, Gabriel García Márquez, José Saramago, Francisco Toledo y Rufino Tamayo, entre otros.


El director fundador de La Jornada también se refirió a la amenaza que supone para el periodismo en México la connivencia entre narcotraficantes y mafias con las instituciones públicas. Advirtió que 30 años después del asesinato de Manuel Buendía –acribillado antes de develar una lista de figuras públicas relacionadas con el narcotráfico– el crimen organizado campea por casi todas las regiones del país, amparado con frecuencia por las autoridades. Y tuvo unas palabras de recuerdo y de denuncia sobre el caso de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa.


Advirtió que en este universo, en el que la democracia ha pasado a ser un espejismo, o un autoengaño, me atrevo a preguntar dónde existirá realmente esa libertad de expresión de la que hablamos. ¿Existe, o no pasa de ser un desiderátum? O quizás un comodín. Porque cuando tratamos de defenderla, ¿qué estamos defendiendo?


Payán añadió que tras su largo recorrido por la vida le quedan intactas sus convicciones profundas y las enumeró: que los medios deben tener un código de conducta periodística ceñido a una ética estricta; no se debe ejercer el derecho a la libertad de expresión para calumniar, mentir, injuriar o denigrar, pues con ello sólo la dejamos caer en el vacío; la libertad de expresión sólo existe como parodia allí donde se violan los demás derechos humanos; no olvidar que un periódico es producto de un quehacer colectivo; y estar del lado de las víctimas, de los ofendidos y humillados, de los pobres de la tierra, de los indefensos.


Y remató su reflexión con una deliberación sobre la verdad y la objetividad: ¡Cuidado con el uso de la palabra verdad! Pues la verdad es sospechosa. Quizá debiéramos mejor usar la palabra objetividad. Incluso a sabiendas de que ese también es un término resbaladizo y pretencioso. Debemos asumir que todo texto, todo titular, fotografía o caricatura, llevan un sesgo subjetivo. Pero aún así, debemos saber también que la subjetividad puede ser honesta. Una subjetividad honesta: esa es nuestra herramienta.


Finalmente, Payán recordó que dos son los hechos más importantes de mi vida: ingresar al Partido Comunista Mexicano e ingresar al periodismo, lugar este último donde he pasado grandes momentos, aventuras intensas y por supuesto los días más felices y gratos de mi existencia. Al recibir este homenaje, quiero decir ante ustedes una cosa que tengo muy clara en medio de tantas dudas, y que para mí es una certeza moral: sé que la libertad de expresión vive en quien lucha por ella, palmo a palmo, poco a poco, o, a veces, a grades saltos, sin descanso, sin temor, tratando de evadir las zonas de peligro. Sé que la libertad de expresión es de quien la trabaja, como la tierra que soñó Zapata.


Después de las palabras del maestro, Magú –carcaturista de La Jornada– entregó a Carlos Payán la litografía que realizó por encargo de la Casa América Catalunya.


Antes, el periodista español Jordi Évole, quien conduce el programa de televisión más crítico y con más éxito de españa–, elogió a Payán y La Jornada; reconoció que estar aquí es una buena cura de humildad, pues uno se siente muy pequeñito frente a un grande como es Carlos Payán.


Mientras, Antoni Traveria, director de Casa América Catalunya, celebró que se reconozca la trayectoria de un periodista que es referencia en México y en América Latina, quien siempre ha estado al lado de los indefensos y de los que no tienen voz, como prueba de su infatigable afán de construir una sociedad más justa y más democrática.


* El discurso íntegro de Carlos Payán se puede leer en La Jornada en línea.

Publicado enCultura
Universidad, conocimiento y educación pública

Los estudiantes de casi todo el mundo salen a las calles y protestan contra los programas y planes de estudios. Los parámetros sobre los cuales se mueven las reformas educativas han trasformado la educación en todos sus niveles. Los objetivos transmutan, el estudiante es un cliente y los centros educativos deben generar beneficios. El postulado sobre el cual se construye este nuevo sistema educativo es contundente: la institución educativa es una empresa. Si la actividad educativa acarrea pérdidas, sus opciones son: 1) adecuarse a las demandas del mercado; 2) sucumbir a la competencia; 3) cerrar sus puertas por ineficientes. En otros términos, la enseñanza, en la economía de mercado, transmuta sus fines. No se busca instruir, educar en el bien común, comportamientos éticos o formación ciudadana. En estos momentos transmitir valores democráticos, saberes humanistas y promover el desarrollo de la ciencia básica son obstáculos para implantar la reforma educativa.


Dos son los argumentos utilizados por los gobiernos para apoyar tal iniciativa de cambio educativo. La primera, de orden crematístico, marca la línea roja: rentabilidad. La educación pública no es sostenible, se subraya. Sus universidades son deficitarias, su personal está sobredimensionado y su oferta es inadecuada para los nuevos tiempos. Licenciaturas, maestrías y doctorados obsoletos se unen a una masificación estudiantil, la gratuidad de las matrículas y sueldos desproporcionados para el personal docente. El efecto buscado de estos tópicos tiene un fin: la enseñanza, en todos sus niveles, tal como la practicamos, es un lastre. Regenerarse o morir. El segundo postulado presenta una vertiente de alto riesgo. Orienta a los estudiantes a tomar decisiones, construir su horizonte profesional, renunciando a sus vocaciones intelectuales. Se trata de romper con el sentido vocacional a la hora de tomar una decisión. La vocación es un obstáculo. Estudie algo que sea rentable, tenga salida en el mercado y le permita obtener éxito social. No deje que su conciencia y su pensamiento se interponga en una decisión de orden económico. Nada se resiste a las exigencias y demandas del mercado.


Hoy, las universidades privadas muestran el camino. Elevadas matrículas y titulaciones acorde con las demandas de un sistema que potencia y gratifica el éxito individual y económico. Así, en España, que se apunta a lo peor de las ideas neoliberales, crea un nuevo grado universitario de cuatro años de duración: liderazgo emprendedor e innovación. Según su publicidad, los profesores mutan en entrenadores, coach. Sin apenas clases y aulas itinerantes, coworking, desde el minuto uno el objetivo consiste en crear un proyecto innovador y empresarial y lograr ubicarlo en el mercado. Para aprobar, el estudiante debe facturar un mínimo de 15 mil euros netos en el último curso. Si consigue esta meta, recibe el anhelado diploma universitario.
Dos universidades privadas ya lo han puesto en marcha y con éxito. La Universidad de Mondragón, en el País Vasco, y la Universidad Europea Miguel de Cervantes de Castilla y León. La primera cobra una matrícula anual de 10 mil euros. Ya tiene mil 500 peticiones para sólo 72 plazas. Su publicidad advierte que el alumno deberá leer, como mínimo, durante sus cuatro años de formación, 20 libros de marketing, liderazgo o economía. Todo un logro. Según sus promotores, la metodología es una copia de la puesta en práctica por el profesor Johanes Partanen, desde hace 20 años en la educación pública finlandesa, para evitar el fracaso escolar o la falta de motivación. Transformado el método para la acción empresarial, ahora se divulga como parte de un proyecto innovador en el que los pilares básicos son: aprender haciendo, construir un equipo, convertirse en su líder y promotor, y realizar viajes de aprendizaje. El efecto es arrollador. En Madrid y Barcelona, tanto como en las grandes capitales, las universidades privadas están desarrollando proyectos similares de grado en liderazgo emprendedor e innovación. En otros términos, empodérese, consiga sus objetivos, no se ponga límites. Autoexplótese y tendrá un prometedor futuro en el mundo empresarial y la economía de mercado. No sea un fracasado.


La oferta de grados como único atractivo de ganar dinero prolifera en universidades privadas. El gancho: garantizar al cabo de cuatro años el puesto de trabajo. Dichas universidades establecen una lógica perversa y falsa. Promover un título donde el comprador ve su futuro resuelto y el vendedor un nicho donde acrecentar las ganancias. Así, emergen universidades virtuales con instalaciones precarias, sin profesores, sólo coach, entrenadores y personal auxiliar. Universidades dependientes de grandes trasnacionales cuyo objetivo es cazar los talentos argumentando, como hace uno de los promotores del título en innovación empresarial: Las empresas buscan historias inmediatas, ya no buscan gente con carrera (...) este mundo necesita personas con altas dosis de iniciativa y liderazgo, porque también las empresas necesitan hacer cosas que nunca antes habían hecho.


Efectivamente, el grado de explotación, sumisión e involución democrática presupone empresarios sin escrúpulos, sin formación humanista, sin sentido ético ni menos aún comprometidos con los derechos humanos y la defensa del planeta tierra. Por esta razón es urgente reivindicar la educación pública de calidad, gratuita y humanista, centrada en las vocaciones y el conocimiento científico y social.

Publicado enCultura
Por demanda popular, regresa la neutralidad de la red

En enero del año 2011, miles de personas se congregaron en la plaza Tahrir de El Cairo, desafiando por primera vez a la dictadura del presidente egipcio Hosni Mubarak, que llevaba 30 años en el poder. Tanto en las calles, como a través de Internet, se comenzaba a gestar una salida a las décadas de represión y censura de todo intento de oposición al régimen. Seis meses antes, en Alejandría, el joven Khaled Saeed, de 28 años de edad, fue retirado de un cibercafé y golpeado hasta la muerte por la policía. Las fotos de su cadáver, publicadas por su familia, se volvieron un fenómeno viral en Internet, fomentando el descontento. Wael Ghonim, ingeniero informático y activista de Internet, creó una página de Facebook, "Todos somos Khaled Said", que sirvió como plataforma de organización para cientos de miles de personas.


A medida que se incrementaba la multitud en la plaza Tahrir, el poder de Internet como fuerza para el cambio social quedaba demostrado minuto a minuto. En respuesta, Mubarak bloqueó el acceso a Internet y el funcionamiento del mayor servicio de telefonía celular. La descomunal indignación que eso generó lo obligó a reinstaurar ambos servicios.
Esto nos lleva al concepto de neutralidad de Internet: la idea básica de que cualquier persona puede conectarse con otra persona a través de la web, de que los usuarios pueden acceder de igual manera a un sitio web pequeño puesto en marcha desde un garaje, como a los principales portales de Internet como Google o Yahoo. La neutralidad de la red es lo que garantiza la no discriminación en el servicio de Internet.


Durante las últimas dos décadas, mientras Internet florecía y transformaba nuestra sociedad, varias grandes empresas desarrollaron posiciones dominantes e intentaron asumir el rol de "vigías" de Internet, amenazando la neutralidad de la red. Entre ellas, los principales proveedores de servicios de Internet de Estados Unidos: AT&T, Verizon, Time Warner y Comcast. Estas cuatro empresas de telefonía y cable ganan miles de millones de dólares al tiempo que cobran enormes costos y ofrecen, con suerte, un servicio mediocre.


En 2004, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por su sigla en inglés), presidida en ese entonces por Michael Powell, hijo del secretario de Estado, el general Colin Powell, estableció los principios para la llamada "Internet abierta". En la práctica, esos principios favorecían a las mismas corporaciones que se estaban beneficiando de una normativa considerada "light". Powell dejó el cargo para dirigir la Asociación Nacional de Cable y Telecomunicaciones (NCTA, por su sigla en inglés), uno de los principales grupos de presión de la industria del cable, lo que demuestra claramente la corrupción presente entre los reguladores federales y las industrias que presuntamente supervisan.


Casi diez años más tarde, el presidente Barack Obama nombró a Tom Wheeler, ex director de la Asociación Nacional de Cable y Telecomunicaciones, como presidente de la FCC. Wheeler fue uno de los principales donantes de las campañas presidenciales de Obama. Después de que un tribunal federal anulara las normas propuestas durante el mandato de Powell, Wheeler anunció que la FCC establecería otras nuevas. A los defensores de una Internet libre y abierta les preocupó que este ex defensor de las corporaciones pusiera fin a Internet tal como la conocemos y les entregara el poder a las principales empresas de telecomunicaciones y de cable.


El anuncio de Wheeler provocó un masivo movimiento de protesta. Liderados por organizaciones como Free Press y Public Knowledge, un numeroso grupo de personas acampó frente a la FCC durante varios días. Más de cuatro millones de personas enviaron comentarios sobre las normas, convirtiendo a esta solicitud federal de comentario público en la de mayor respuesta por parte de la población de la historia.


Esta semana, en un artículo publicado en el sitio web de la revista Wired, Wheeler hizo una sorprendente revelación. "Originalmente, yo creía que la FCC podía asegurar la apertura de Internet a través de una determinación de 'razonabilidad comercial'", escribió. Esto es lo que tenía preocupados a los defensores de la neutralidad de la red. A los principales proveedores de Internet se les permitiría discriminar, favoreciendo algunos sitios web por encima de otros, siempre y cuando estuvieran dentro de ciertos cánones de "razonabilidad". Wheeler continuó en su artículo de Wired: "Yo propongo que la FCC utilice la autoridad que le confiere el Título II de la Ley de Comunicaciones para implementar y hacer cumplir las protecciones para una Internet abierta".


A lo que se refiere Wheeler con "autoridad conferida por el Título II" es que ha hecho un cambio radical de postura y propondrá normas para que Internet sea regulado como un servicio público básico, como otros pilares centrales de nuestra sociedad tales como el servicio eléctrico, el servicio de agua potable y el sistema telefónico. Imaginen si el agua que sale de sus grifos fuera menos limpia que el agua de la casa de un vecino porque el vecino paga por agua de mejor calidad. Los servicios públicos están regulados. La gente obtiene el mismo servicio, sin discriminación.


Los grandes proveedores de Internet no podrán ejercer discriminación sobre ningún usuario de Internet, ya sea alguien que publique o alguien que busque información en la red. Todos deben ser tratados por igual, sin importar el origen étnico, color, creencias y, quizá lo más importante, lo ricos que sean. Las principales empresas proveedoras de Internet han ejercido enorme presión para crear una Internet de varios niveles y sacar más provecho de este tesoro público. Tom Wheeler y los otros comisionados de la FCC han escuchado, no solo al presidente Obama, sino también a la población del país, a los millones de personas que han exigido el derecho fundamental a comunicarse sin discriminación.
________________________________________

Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Publicado enSociedad
"Si centramos la economía en el bien común, podemos abandonar o reformar el capitalismo"

Con un discurso tan interconectado con la realidad que desborda sus propias líneas argumentales, Bernardo Gutiérrez, colaborador y asesor del gobierno ecuatoriano en el proyecto Flok Society (Free Libre Open Knowledge), nos transporta a un Ecuador que parece salido de una utopía. Pero es real. Hablamos con él durante su visita al Máster de Comunicación, Cultura y Ciudadanía Digitales, en el entorno del Medialab Prado, donde nos explica las líneas maestras de un plan que aspira a cambiar la matriz productiva del país, a poner rumbo a la sociedad del conocimiento común y abierto. La primera cumbre de Flok se celebra esta semana. Sin darnos cuenta, nos vemos inmersos en el proyecto que está revolucionando el país andino. "Ecuador ha generado un marco teórico narrativo muy potente, la economía social del conocimiento, la teoría del buen vivir quechua. Es un proceso largo pero van por el buen camino"


¿Qué es el Flok Society y qué está consiguiendo en Ecuador?


Flok es Free Libre Open Knowledge, el Buen Conocer, como se está traduciendo al castellano. Es un proyecto para generar política pública en el que hay una investigación científica de base para reformular la sociedad entera. Desde la agricultura a la industria pasando por la comunicación, conocimiento... Es una investigación vinculada al sector productivo, no es una investigación aérea, investigación abierta que desde el primer minuto ha estado trabajada en wikis, con pads, existe incluso un software libre llamado coment (cualquier persona puede comentar) y en la que los borradores, los papers académicos, en lugar de ser un producto definitivo es un borrador inicial donde la inteligencia colectiva global, todo el mundo lo puede mejorar.


Es una manera, digamos que más que un proyecto es un proceso de cambio de piel que aspira al cambio productivo de la economía de un estado. Están buscando una solución desde los paradigmas libres, abiertos, copyleft para aplicar a la sociedad. Es una nueva manera de generar política pública, con una llamada top-down, de arriba a abajo, pero que está siendo (la investigación) bottom-up. Es una nueva búsqueda de generación de políticas públicas de forma participativa y desde los paradigmas libres y abiertos.


A efectos prácticos, si la economía se centrase en el bien común, ¿significaría abandonar o reformar el capitalismo?


Sí, abandonarlo, reformarlo, llegar al postcapitalismo o a una economía colaborativa. Ecuador ha generado un marco teórico narrativo muy potente, la economía social del conocimiento, la teoría del buen vivir quechua.


Es otra manera de relacionarse, por un lado con la naturaleza, con la sostenibilidad, y por otro lado con los bienes relacionales, no en la competición sino en la colaboración, no está basada en acumular sino en compartir. El punto de partida narrativo, el Plan nacional del Buen Vivir, que es hermoso, se ha completado en el Flok con la tecnología libre como matriz para incorporarla al buen vivir, que es otro imaginario, otra narrativa, es otro marco teórico. ¿Qué significa esto por ejemplo a nivel de agricultura? Que en lugar de apostar por las semillas transgénicas o comerciales de Monsanto, va a haber cooperativas de intercambio de semillas peer to peer, p2p, en la que las semillas van a tener licencia GPL o copylef, se va incentivar que los propios agricultores tengan sus cooperativas.


Un investigador griego está haciendo los papers de biodiversidad y agricultura abierta. Ahí también está otra parte – están estudiando la open source ecology – agricultura de código abierto, las 50 máquinas de código abierto que todo el mundo puede construir, que por un lado ahorra mucho dinero y por otro incentiva la colaboración.- Están estudiando los modelos cooperativos de la India donde han luchado contra las multinacionales como Monsanto y han generado una cultura abierta de intercambio de semillas muy potente, todo eso significa ya cambiar una matriz productiva en la agricultura, porque estás cambiando la dependencia del agricultor del sistema internacional de patentes, de las semillas de las multinacionales o con la maquinaria que depende del sistema capitalista de obsolescencia programada. Sólo cambiando ese paradigma en la agricultura estás cambiando mucho.


Lo mismo pasa en las universidades basadas en el copyleft, que no dependan de las multinacionales de los libros. Hay depósitos abiertos, reutilizables, donde los alumnos, los profesores y los especialiastas trabajan juntos en el contenido de cada asignatura, y no dependen de Santillana, Alfaguara o la multinacional que sea.


En el fondo, todo, lo que parezca más anecdótico y menos influyente en la economía, como apostar por la cultura libre, cambias el sistema, estamos reformulando el capitalismo. Huyendo de él, acabando con él, llegamos a un postcapitalismo o a un lugar para el que no tenemos nombre o definición.


Lo importante es que hay voluntad de cambiar el sistema productivo, la economía, acabar con las especulaciones y las acumulaciones capitalistas y apostar por esta economía social del conocimiento, donde todo tiene código abierto y se puede participar en los procesos. Es un proceso de cambio de la matriz productiva largo, no se va a poder hacer en pocos años.


En el contexto internacional, Brasil y Ecuador han puesto el cono sur a la cabeza de la búsqueda de modelos alternativos de Internet. Tú que conoces bien ambos países, ¿crees que es cierto?, ¿cómo expresarías las diferencias y coincidencias?


Dos comentarios: El primero, es que esto evidentemente es fruto de políticas públicas puestas en marcha por estados y gobiernos, y de ahí las redes, los activistas y todos los que recelan o recelamos del estado tenemos que reconocer que la generación de estas políticas públicas, aunque sean verticales, tienen unos frutos. Brasil concretamente apostó por el copyleft desde la llegada de Gilberto Gil.


En el caso de Ecuador es lo mismo. Casi Todos los países de América Latina, sobre todo Venezuela, Uruguay, Argentina, Ecuador y Brasil tienen políticas públicas de apoyo al software libre en las instituciones públicas, hay una parte de generación de políticas a partir del estado que están apostando por tecnologías libres. Por un lado por soberanía tecnológica, para mantener su independencia de EEUU y Europa, por otro lado yo creo que América Latina en general tiene la esencia de la colaboración en su ADN, precolombino. Se juntan las prácticas colaborativas y los commons indígenas o afrodescendientes: mecanismos y procesos colaborativos orientados al bien común y a la comunidad, Tekio en México, Aini en Bolivia, la Minga en Ecuador, una gran práctica orientada al bien de la comunidad, mutirao en Brasil o incluso las propias favelas, que ellos mismos se llaman comunidades.

Con este panorama yo creo que sí que es un territorio muy rico y fértil para estas prácticas de lo libre a pesar del intento salvaje del capitalismo de imponer sus convicciones.


¿En qué medida ha podido influir Wikileaks o el propio Assange en todo este proceso?


Es muy interesante porque por ejemplo el marco civil de Brasil que se acaba de aprobar ahora no es una legislación perfecta pero sí muy avanzada para la regulación de Internet, yo creo que no habría sido posible sin las revelaciones de Snowden, que mostraron un mapa geopolítico global muy desigual, muy del siglo XX donde unos pocos espían al resto.


Ecuador ofreciendo asilo a Assange digamos que mostró un nuevo camino y una voluntad de tener una soberanía tecnológica y cuestionar las prácticas de EEUU y Europa a la hora de imponer tecnología, espiar y generar geopolítica con prácticas casi dictatoriales, o prácticas de mercado salvajes. Yo creo que los cryptopunks en general, Wikileaks, Snowden y la criptografía y los hackers globales están teniendo una acogida ideológica y de prácticas.


Muchas redes globales como 15M, Occupy o como la Quadrature o Wikileaks trabajan y colaboran con gobiernos latinoamericanos. En el caso de Ecuador está claro, en el Flok están participando desde Jacob de Wikileaks, Jeremy de la Quadrature, hacktivistas, gente del 15m,... Hay una buena e interesante sinergia entre los estados de la izquierda latinoamericana que buscan soberanía, un mundo libre, participación, bienestar social y el ecosistema hacker del software libre y el activismo en red planetario.


¿Crees que la próxima revolución democrática, el siguiente paso del pueblo hacia un mundo más justo, llegará de la mano de Internet y el conocimiento abierto?


Esa revolución, por un lado ya está en marcha. A lo mejor estamos en una mutación del concepto de revolución como sinónimo de toma de poder. Yo hablaba de un renacimiento en red, que es una tésis de Douglas Rouskoff, the open source democracy, él habla del renacimiento como una fase previa a la revolución, se cuestionan todos los valores, se reformulan y se amplía el horizonte. Probablemente estemos ya en esa revolución que es un renacimiento en red. Yo hablo mucho de la cultura del prototipo, que viene de la cultura digital, a lo mejor no es una revolución que tome el poder de manera inmediata, sino que es una revolución que encuentra soluciones prácticas o concretas a problemas sociales y está generando prototipos sociales, culturales, económicos, cooperativos, formas de relacionarse en red, economía solidaria...La llegada de Internet ha cambiado más el planeta que diferentes signos.


Benkler estudió qué pasaba cuando llegaba la imprenta al planeta tierra. Él tenía la teoría de que tenían que pasar 25 años hasta que se produjese el cambio real de esa revolución real de la imprenta o de la radio. Lo que ocurre es que desde la web a lo mejor no nos hacen falta 25 años, en 10 ya ha cambiado mucho el planeta. Yo creo que estamos como mínimo en el cambio de piel más profundo desde el siglo XX . Es el fin de los intermediarios, esta conexión transversal de personas, redes y comunidades, esta generación de prototipos, estas nuevas interfaces, plataformas participativas, esta narrativa de lo wiki, de lo abierto, lo comparativo, se hace muy difícil ser humano de la manera que era hace 20 años. Si ya no es algo abierto y participativo desde el minuto 1 se hace hasta raro. Todo tiende hacia eso.


Sin duda ya está habiendo una gran revolución y revueltas. El estudio de la Fiedrich Foundation de Nueva York World Protest 2006-2013 ya habla de que es la época más revolucionaria de la historia, 847 revueltas en los últimos 6 años y lo analiza de una manera muy lineal y clásica, de causa – efecto, y aun así llega a esa conclusión. Yo creo que estamos en ese cambio de piel, por eso es importante que desde los estados y gobiernos esten intentando innovar en política pública y buscando otro tipo de experiencias

.
Por otra parte, el proyecto FLOK enfrenta críticas de las empresas de comunicación privadas bolivianas, que imputan la falta de respeto gubernamental a la libertad de expresión. ¿llevan razón esas críticas?


La ley de prensa es un universo aparte, porque en América latina en casi todos los países los medios están controlados por 4, 5 o 6 familias, son monopolios y oligopolios muy duros, me parece un poco injusto criticar una ley de prensa porque va contra la libertad de expresión cuando lo que en el fondo pretende es redistribuir la gobernanza de los medios de comunicación y que está distribuyendo un 30% de las licencias de radio a radios comunitarias, ya sea una radio indígena de los andes o del Río Napo en la amazonia.


Es una ley que está redistribuyendo poder de radiofrecuencias y eso puede chocar un poco con la libertad de expresión, se la ataca un poco por ahí. Yo creo que hay que pensar que en muchos países, Argentina por ejemplo, se ha aplicado una ley de prensa para deshacer un monopolio salvaje de Clarín, como pasa en Brasil, donde todavía no han hecho la ley de prensa pero están en ello. Hay 5 familias que tienen el control de los medios del país y hacen con ellos lo que quieren, por eso creo que es un poco injusto criticar una ley de prensa sin pensar en este tipo de cuestiones.


¿Y de las críticas que señalan, también en lógica privatizadora, que el conocimiento priva a los creadores de remuneración?


Sobre la remuneración de los autores, bueno, dentro del Flok existe una voluntad y dentro de los papers hay una propuesta de 'bono artístico', por la que el Estado garantizaría la redistribución de renta a los activistas que con cultura libre, a los creadores, quisiesen participar en una especie de fondo estatal. Hay alternativas, ni siquiera salió del estado, esto salió de Luis Restrepo, está en los papers, y dentro del documento del borrador de 'política pública de política abierta y libre' también se estudian diferentes casos sobre cómo el creador se puede beneficiar de su creación teniendo todo libre, ahí está un poco intentar buscar la participación del Estado, que garantice esta redistribución y que no hubiese un intermediario, que sea gestor cultural.

En Ecuador ellos trabajan con copyleft mejor que casi ninguna otra en el mundo, reconocen creative commons, la SGAE no lo reconoce... Digamos que en ese sentido están bastante avanzados, reconocen hasta el remix, la remezcla, como obra. El código orgánico de la economía social del conocimiento de Ecuador y Flok en su conjunto están aportando bastante.


Evidentemente la redistribución de los autores no lo tiene resuelto nadie, ni el copyright ni el copyleft, depende mucho de cada caso, pero nadie lo tiene, ni la SGAE, ni las multinacionales y tampoco los creadores libres. Hay creadores libres que funcionan muy bien en un producto determinado, un libro, un disco, porque se viraliza y vive de los conciertos o como sea, y otros que no, pero desde luego que el copyright no tiene la fórmula, de hecho es una fórmula agotada.


¿Cómo se consigue involucrar a la ciudadanía en un proyecto como este?


Es complicado, veíamos que la investigación estaba un poco distanciada de la población civil, de la realidad, por eso hicimos puentes y se crearon mecanismos participativos no sólo en los papers y en las redes y el mundo digital, sino que se hicieron muchos encuentros de los investigadores con la sociedad civil, ya sea en una charla universitaria, en hangouts, en un bar montamos el peer2peer como vamos a compartir una cerveza entre un investigador y la sociedad civil. Por otro lado se accionó unos talleres en todo el territorio ecuatoriano, en 24 ciudades de infodesarrollo, eran talleres de la economía social del conocimiento, no para explicarles lo que era la investigación sino lo contrario, prácticas de lo común y lo colaborativo, de diferentes campos cercanos, economía solidaria, cooperativismo, agricultura ecológica se estaban aplicando, se escuchaba a toda la gente, se iniciaron talleres de una semana en todas las ciudades y de ahí surgió un borrador, surgió un informe, resúmenes por temas y todo eso se canaliza hacia arriba. Después está la parte de investigación, que es intentar llegar abajo y explicarlo, y al revés mediante los talleres de infodesarrollo y economía social del conocimiento.


En todas las mesas de la cumbre del buen conocer va a estar un gran experto internacional, un investigador, y siempre va a haber representantes de la población civil, por ejemplo puede ser el presidente de una comunidad de vecinos, eso es lo importante.


¿Por qué "Buen Conocer"?


El Flok Society, por estar en inglés, había pegado mucho fuera, pero no ha acababa de entenderse en Ecuador, por eso se apostó de lleno por el Buen Conocer, como nexo con el Buen Vivir, y es ahora cuando se ha generado un poco la narrativa, el imaginario, lo que significa el buen conocer, el conocimiento libre común y abierto.


También por un lado el Flok tiene una especie de institucionalidad líquida, ha hecho muchos seminarios, encuentros, talleres. Está dialogando con todos los diferentes sectores, desde los más oplíticos de la izquierda, cultura hacker, a campesinos, cooperativas, e incluso con sectores que llegan a ser críticos con el estado. Sí se ha convertido en un espacio diálogo y creación de política pública, tiene listas de correos abiertas y algunas de ellas son independientes de los colectivos y no hay nadie de la dirección de Flok. Hay que seguir trabajando en este nuevo espacio de diálogo y gestión política que no coincide con el modelo piramidal de gestión de un estado, sino que está diluido, habla y escucha de maneras diferentes a las individuales.


¿Qué expectativas hay de cara a la cumbre del 27-30 de mayo?


Hay bastantes expectativas, también desde las instituciones que quizá al principio creían un poco menos en el proyecto, o criticaban incluso algunos detalles. Hay un apoyo visible y se ha generado un prototipo creíble. Pienso que el Buen Conocer ahora sí que tiene una credibilidad dentro del sistema gubernamental de Ecuador. Evidentemente es un encuentro de más de 200 personas de todo el mundo, ecuatorianos, regionales, internacionales, para trabajar cosas muy concretas, no es un festival, no es un palco, no es una fiesta, va a haber algún espacio cultural, se harán cosas pero no es un encuentro clásico, es una cumbre para trabajar políticas públicas, sí que hay expectativa de que algunos de los campos y sectores donde es más fácil aplicar este tipo de paradigmas, como el conocimiento o la cultura por ejemplo, que de hecho Ecuador ya tiene avanzado una parte del camino, se empiece a aplicar este cambio de piel, este cambio de matriz productiva.


De cualquier manera el Gobierno ecuatoriano se da un par de décadas para empezar a aplicar el cambio porque sería un suicidio para cualquier país del mundo decir yo ya no soy más capitalista y ahora estoy en otro mundo. Sí que pienso que hay una expectativa de la comunidad hacker global, toda la gente que está alrededor de la cultura libre, muchas fundaciones hacktivistas, hay puestas esperanzas porque es de los pocos procesos mundiales que están apostando por esto, por este nuevo mundo en red, copyleft y diferente, y también por la expectativa regional, por ese contexto de América Latina como territorio libre, reafirmar soberanía contra el primer mundo, como lugar de prototipos y prácticas reales, porque tal vez en Europa y en España concretamente, donde está muy avanzado la cultura libre, el copyleft, pero a la vez muy pocas políticas públicas de apoyo a ello, sino todo lo contrario, choca contra un castillo, choca contra un sistema, contra una troika, digamos que no acaba de dar el salto cuántico con una política pública basada en esto.


Para terminar, ¿es el Buen Conocer exportable a otros países?


Pues por ejemplo UNASUR, que curiosamente tiene la sede en Quito, probablemente sea el organismo supranacional que sirva para impulsar esta palanca, que sea una alternativa a este copyright salvaje, a estas prácticas de la UE y Estados Unidos, al espionaje masivo, al sistema de patentes tan obsoleto en el que se basa el primer mundo. Yo creo que sí hay una expectativa de salto regional posible, aunque la prioridad es que un proyecto ecuatoriano, que funcione y que empiece a arrancar en Ecuador, asentar la economía social del Conocimiento, es una base teórica muy potente. René Ramirez, el secretario de Innovación, su libro sobre la buena vida y el Buen Vivir, los bienes relacionales, han creado un marco teórico que va mucho más allá del Buen Vivir Quechua. La economía social del conocimiento es una creación ecuatoriana, así que objetivo es este, consolidar el progreso allí y expandirlo a la región.


¿Más fácil entonces en América del Sur?


Sí, pero no creo que sea fácil en ningún estado, ni en América del Sur ni en ningún país por pequeño que sea. Ecuador es un país muy complejo, con muchas minorías, si es más fácil aplicarlo allí va a ser por la voluntad política de sus gobernantes. Los intereses de las multinacionales, de las élites del capitalismo de cada país siempre van a estar en contra de la aplicación de cualquier proyecto como este, ojalá que sirva de ejemplo y que después el resto del mundo se inspire o por lo menos use una parte del método.


Sí que es verdad que desde el Flok hay la vocación de generar un método, cómo hacerlo, pero evidentemente muy centrado en el Estado ecuatoriano, pero con el mecanismo abierto y copyleft puede ser una inspiración para muchos como lo fue la revolución industrial inglesa. Que la economía social del conocimiento inspire otra dirección sería espectacular.

Publicado enInternacional
La respuesta de JNC al documento final de NetMundial

ALAI AMLATINA, 06/05/2014.- [NetMundial, una reunión global multisectorial sobre el futuro de la gobernanza de Internet, tuvo lugar en São Paulo el 23 y 24 de abril pasado, convocado por el gobierno de Brasil a raíz de las denuncias de Edward Snowden sobre ciberespionaje. La participación apuntó a la paridad entre los distintos sectores (gobiernos, sector privado, sociedad civil, comunidad técnica y académica) y las conclusiones tienen el carácter de recomendaciones no vinculantes. En muchos sentidos fue un ensayo de lo que podría ser un nuevo modelo "multisectorial" o "de múltiples partes interesadas" que se intenta plasmar en esferas de la gobernanza global. El pronunciamiento que sigue es la respuesta de la Coalición por una Internet Justa y Equitativa al documento final(1) de NetMundial.]


La Coalición Just Net reconoce los esfuerzos de los organizadores de NetMundial para concretar un documento de acuerdos y acoge favorablemente algunos avances importantes en el texto final, en particular el énfasis respecto a la administración de Internet para el interés público. Sin embargo, si bien el documento no es vinculante, nos preocupa profundamente la inclusión y la redacción de algunas cláusulas (como las relativas a la propiedad intelectual y al patrullaje privado de Internet), como también la omisión de temas clave como la ciber-paz, la falta de avances respecto a la neutralidad de la red y el mensaje timorato frente a la vigilancia masiva. Pero sobre todo, al no existir definiciones claras, nos inquieta cómo diferentes actores podrían interpretar, en el futuro, el concepto de las nuevas modalidades de procesos multisectoriales, que implican nuevos tipos de resultados.


Para la Coalición Just Net, "los procesos multisectoriales democráticos para la gobernanza de Internet" se refieren a procesos democráticos con directrices claras para la participación de las distintas partes interesadas, desde sus respectivos roles y responsabilidades. Nos alegra que, gracias a numerosas intervenciones, el resultado de NetMundial se haya modificado para no favorecer el "modelo multisectorial en igualdad de condiciones", tal como se propuso en la versión original del documento, que hubiese significado un claro desvío de los principios fundamentales de la Agenda de Túnez.


Si bien la intención de Brasil al convocar esta reunión fue loable, es preocupante que los intereses creados hayan tenido una injerencia indebida en la reunión mediante el control de comités clave; también preocupan los intentos de obtener un respaldo internacional para un nuevo modelo de toma de decisiones en asuntos internacionales. Este "modelo multisectorial en igualdad de condiciones" favorecería muy clara y fuertemente los intereses de los grandes negocios. Nos complace que esta intención no tuviera éxito, y seguiremos oponiéndonos enérgicamente a todo intento de imponer en la práctica la superioridad de los grandes negocios, o a cualquier otra forma que mine la democracia.


Nos sigue preocupando profundamente el hecho que procesos como el utilizado en NetMundial puedan fácilmente conducir a resultados que son determinados por los intereses centrales de las partes con más recursos, o limitados por las líneas rojas que trazan estos actores que, a nivel global, suelen ser EE.UU. y los grandes negocios. Enfrentadas a la presencia nutrida de estos poderosos intereses, que dedican ingentes recursos y esfuerzos, las otras voces pueden quedar relegadas y a la defensiva, al punto de tener que defender la inclusión de lo que son normas universalmente aceptadas, como sucedió en NetMundial.


El documento final de NetMundial contiene algunos elementos positivos, sobre todo el hecho que reconoce que Internet se debe administrar "para el interés público". Si bien queda corto respecto a la demanda de la sociedad civil de caracterizar a Internet como un "bien común global" o "bien público", es un avance apreciable frente a la terminología de la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información -CMSI-, que dice que Internet es "un recurso global disponible para el público, y su gestión debe ser una de las cuestiones esenciales del programa de la Sociedad de la Información".


Esperamos que los nuevos procesos democráticos multisectoriales para la gobernanza de Internet, bien desarrollados y ejecutados apropiadamente, fomenten explícitamente una red de redes descentralizada, libre, abierta y no jerárquica. Los procesos democráticos de gobernanza no favorecerán necesariamente las tendencias actuales de la gobernanza de Internet, ya que éstas nos están llevando cada vez más hacia jardines amurallados centralizados y monolíticos. Estos procesos democráticos deben interpelar también la apropiación de datos privados por parte de gobiernos y empresas privadas y su posterior monetización por empresas privadas.


El Proceso de NetMundial: Un nuevo comienzo, el modelo multisectorial democrático


La presidenta Rousseff anunció que NetMundial iba a ser un diálogo entre el multilateralismo y el multisectorialismo. En efecto, el documento final, en la sección de hoja de ruta, acepta "la plena participación de todas las partes interesadas desde sus respectivos roles y responsabilidades" lo que es una reafirmación positiva del consenso de la CMSI y la Agenda de Túnez. En el documento final se afirma asimismo, "Los gobiernos tienen la responsabilidad jurídica y política primordial de la protección de los derechos humanos". Así, pues, el resultado de NetMundial esboza una nueva fase dentro de la Agenda de Túnez, al crear aperturas para mejoras específicas en el modelo de toma de decisiones que se siga para la futura gobernanza de Internet. El aprovechamiento de estas nuevas aperturas implicará definiciones y directrices claras para el modelo del "proceso democrático multisectorial".


NetMundial fue claramente un intento para institucionalizar el "multistakeholderism" (multisectorialismo) a nivel global. Esta implementación del "multisectorialismo en la práctica" contempló el formato aparentemente abierto de "seleccionar" los miembros del comité organizador, la forma abierta de establecer la agenda y la invitación en línea, universalmente accesible, para contribuir propuestas. Sin embargo, los procesos de consolidación de las presentaciones recibidas y para buscar puntos en común, resultaron algo polémicos, y el proceso de redacción, inicialmente abierto y participativo, contrastó fuertemente con el proceso de finalización de los acuerdos, bastante menos abierto. Si, por un lado, (con optimismo) se podría visualizar estos procesos como los pasos vacilantes hacia un modelo multisectorial de formulación de políticas, que sea debidamente incluyente y -en última instancia- democrático, por otro lado, se podría considerar que pusieron en evidencia fallas fundamentales respecto a cómo operativizar el multisectorialismo. En tal sentido, el hecho de que los procesos iniciales de selección para los cupos organizativos en NetMundial eran defectuosos y carecían de una legitimidad más amplia, el que los propios procesos de organización resultaron evidentemente captados por algunas partes interesadas, y el que los procesos multisectoriales de redacción estuvieron, en fin de cuentas, en gran medida dominados por el big business, y arrojaron ciertos resultados desafortunados, ¿deben ser vistos como los defectos de un sistema inmaduro, o como las características de un modelo que en última instancia sólo funciona a favor de unos pocos?


En tal sentido, vemos la referencia a los "procesos democráticos multisectoriales" en el documento como un correctivo claro y convincente. En adelante, necesitamos precisar en qué consistirían "procesos democráticos multisectoriales". Esto, por supuesto, incluye el llamado de NetMundial de seguir examinando las "diferentes funciones y responsabilidades de las partes interesadas, en la gobernanza de Internet" y sus dos referencias a los "respectivos roles y responsabilidades". Este llamado debe ser entendido como la búsqueda de una elaboración de lo que es un "proceso democrático multisectorial", donde, por supuesto, a las corporaciones no se les puede dar el mismo estatus que a la ciudadanía en las decisiones, respecto a cuestiones de política pública.


La Coalición Just Net cree que la democracia sólo puede garantizarse si las decisiones de política pública se adoptan o se pueden anular a través de procesos y acciones cuya legitimidad deriva del ejercicio de la voluntad de la ciudadanía o de los representantes o instituciones, que a su vez responden democráticamente ante los ciudadanos y ciudadanas a los que representan

.
El Artículo 21 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) y el Artículo 25 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) disponen que toda persona tiene el derecho a participar en la dirección de los asuntos públicos (y por tanto en las decisiones de política pública) directamente o por medio de representantes libremente escogidos. Los procesos basados en las partes interesadas deberían ayudar a ampliar la base de participación para involucrarse en tales procesos de toma de decisiones, pero este modelo no puede otorgar a las corporaciones derechos en la formulación de políticas, iguales a los de las personas, puesto que sería una violación de los principios de la democracia esbozados en la DUDH y el PIDCP.

Áreas en las que el documento final de NetMundial no satisface


Compartimos las preocupaciones de muchas organizaciones de la sociedad civil respecto a ciertos aspectos del documento final de NetMundial, (ver: http://bestbits.net/NetMundial-response).


En lugar de señalar claramente que la vigilancia masiva es incompatible con el derecho a la intimidad y de ratificar el principio de lo "necesario y proporcional", la redacción final se ha diluido con calificativos que no van más allá de la resolución de la Asamblea General de la ONU de noviembre de 2013, que fue en sí misma una solución de compromiso. Sin embargo, observamos que la declaración de NetMundial subraya que los gobiernos tienen la responsabilidad jurídica y política primordial de la protección de los derechos humanos. Esos derechos deben ser protegidos tanto en línea como fuera de línea y, globalmente, así como a nivel nacional, debido a que Internet es un sistema global, como se señala en el documento final de NetMundial. Por lo tanto, los gobiernos deben proteger la privacidad de los datos personales, no sólo de sus propios ciudadanos, sino también de las personas que no están directamente bajo su jurisdicción. La responsabilidad de los gobiernos en materia de derechos humanos es global.


Además, en el documento de NetMundial, no hay ninguna referencia a las ciber-armas ni a la ciber-paz. Esto, a pesar del llamado de la presidenta Rousseff de abordar la cuestión de las ciber-armas.


Otra omisión significativa del documento es la neutralidad de la red. Tanto Brasil con el Marco Civil --la Ley de Derechos de Internet- como el Parlamento Europeo han avanzado recientemente en su compromiso con la neutralidad de la red. Lamentablemente, parece que los intereses de las empresas pudieron enterrar la neutralidad de la red en la sección "Planes para el futuro" del documento final de NetMundial.


Dos disposiciones altamente significativas, y de hecho peligrosas, relacionadas con los derechos de autor y su cumplimiento se introdujeron en el texto tardíamente, a raíz de la demanda de representantes empresariales. Esto ocurrió mucho después de que se había anunciado que se incluirían nuevos temas sólo si había consenso. Dado que claramente no había consenso para agregar dichas disposiciones, éstas no deberían haber sido introducidas en el documento final de NetMundial, y por tanto carecen de validez en el mismo.


En primer lugar, si bien existen referencias al "derecho a acceder, compartir, crear y distribuir información" en numerosos documentos de la ONU, sin condicionamiento alguno(2), la referencia a este derecho en el documento NetMundial se limita a lo que es "consistente con los derechos de los autores y creadores como establecido en la legislación". El derecho a compartir y comunicar estaría ahora circunscrito por los derechos de los "autores y creadores", lo que parece ser un intento de ampliar los derechos de autor al añadir algo llamado creadores, siendo que sólo los autores son reconocidos en el derecho internacional sobre la materia. Asimismo, consideramos inaceptable que en un documento normativo se trate de supeditar un derecho humano a cualquier ley existente, independientemente de si tal ley sea o no compatible con los derechos humanos. Nosotros creemos más bien que la duración de la protección actual de los derechos de autor debe ser drásticamente reducida, por ejemplo a 15 años; y que la descarga no comercial de material bajo copyright debe ser legalizada.


En segundo lugar, el tema de limitar la responsabilidad de intermediarios en Internet, que fue introducido para proteger la libertad de expresión de los usuarios de la Red, ahora se ha asociado al de "patrullaje privado" para asegurar el respeto de la propiedad intelectual. Así, se ha añadido una cláusula específica que alienta "la cooperación entre todas las partes interesadas" con el fin de "tratar y desalentar la actividad ilegal", lo que, de hecho, es claramente una referencia codificada al patrullaje privado por parte de los Proveedores de Servicios de Internet (PSI) y otros intermediarios.


Cabe notar que estos dos puntos corresponden expresamente a los dos puntos sobre los cuales la sociedad civil se había disociado de los Principios de la OCDE para las Políticas de Internet, hace dos años.


Además, no vemos ninguna referencia en el documento a los temas a los que la presidenta Rousseff se refirió en el marco del acceso a Internet: es decir, los programas sociales y económicos que Brasil ha introducido para responder a las necesidades de los pobres. Internet y la economía digital en general se han convertido en elementos muy importantes en la distribución y redistribución de la riqueza, el empleo y las oportunidades, tanto dentro de los países como a escala mundial. Por desgracia, no se hizo referencia alguna en el documento final a las medidas que se deben tomar para garantizar la justicia económica en un contexto donde aumenta la penetración global de Internet y de la economía digital.


Por último, encontramos que la mención que hace NetMundial sobre la transición de IANA(3) es muy endeble y que en esencia ratifica el enfoque actual hacia la transición. Ese enfoque fue establecido unilateralmente por el gobierno de EE.UU., sin consultas multisectoriales previas, y establece condiciones previas que no fueron objeto de ningún debate abierto. Si bien celebramos una transición que retire la supervisión unilateral del gobierno EE.UU. a las funciones de IANA, no podemos acoger favorablemente esta manera unilateral de fijar las condiciones para la transición, ni el hecho de que el gobierno estadounidense decidirá unilateralmente si la transición se lleva a cabo o no. Un posible resultado de esta transición sería que las funciones de IANA puedan confiarse a ICANN(4) en forma más permanente. De ser así, el hecho de que se haya encargado implícitamente a la propia ICANN la gestión del "proceso abierto con la participación de todas las partes interesadas, más allá de la comunidad ICANN" para "la discusión sobre los mecanismos que garanticen la transparencia y la rendición de cuentas de esas funciones una vez que termine el rol del Gobierno de EE.UU.", no parece ser un ejemplo de buena gobernanza. (Traducción ALAI)
- Coalición Just Net (Coalición por una Internet Justa y Equitativa)


Una coalición de organizaciones y personas de la sociedad civil, de diferentes regiones del mundo, preocupadas por la gobernanza de Internet, los derechos humanos y la justicia social. http://JustNetCoalition.org, Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
03 de mayo 2014

Notas:


(1) Documento final de NetMundial (en inglés) http://netmundial.br/wp-content/uploads/2014/04/NETmundial-Multistakeholder-Document.pdf
(2) La Declaración de Principios de la CMSI afirma el compromiso de construir una Sociedad de la Información en la que "todos puedan crear, consultar, utilizar y compartir la información y el conocimiento, para que las personas, las comunidades y los pueblos puedan emplear plenamente sus posibilidades en la promoción de su desarrollo sostenible y en la mejora de su calidad de vida...".
(3) IANA, Internet Assigned Numbers Authority, es la entidad responsable, en particular, de la gestión administrativa de los cambios en la zona raíz del Sistema de Nombres de Dominio de Internet (DNS).
(4) ICANN, la Corporación de Internet para Nombres y Números Asignados, es el operador actual de la función de IANA, sobre la base de un contrato con el gobierno de EE.UU.

Publicado enInternacional
Miércoles, 02 Abril 2014 06:20

Nullius in verba

Nullius in verba

Atreverse a saber —como le gustaba decir a Kant—, significa un acto de valor, de valentía y osadía. Saber por sí mismos, sin el peso de cualesquiera autoridades. Pensar por sí mismo, en fin: orientarse en el pensar, decía el mismo filósofo alemán.


La expresión proviene de Horacio —Quinto Horacio Flaco—. El más importante poeta lírico y satírico de la Roma antigua. El mismo autor de Sátiras, y Odas y Epístolas.


Literalmente, nullius in verba quiere decir "en la palabra de nadie", o "de nadie en su palabra". "No soy dado a reverenciar la palabra de ningún maestro, donde quiera que la tormenta me arrastre, me tenderé como un huésped", se lee en el verso que contiene la expresión citada.
Fundada en 1660, la Royal Society de Londres —la primera sociedad científica del mundo moderno y durante mucho tiempo la más prestigiosa— convierte la expresión de Horacio en su lema, hasta la fecha.


Pues bien, el sentido de la expresión, en rigor, la invitación del poeta es la siguiente: no creer en la palabra de nadie, por mayor autoridad que sea, si no ha sido objeto de examen propio. Estrictamente, se trata de una anticipación, con muchos siglos, del ideal de la Ilustración: sapere aude! —atrévete a saber—, y que Kant convertirá en un motivo de su filosofía en un opúsculo menor, pero de inmenso valor filosófico y político, por no mencionar ético y educativo.


Todo parece indicar que el mundo contemporáneo está articulado en torno a tres ejes: intereses, planes y estrategias. Un mundo sujeto a la planeación, a los flujogramas y cronogramas. Un mundo manejado por el costo–beneficio. En este mundo, consiguientemente, velada o implícita, el peso de la autoridad se yergue señera. Se identifican leyes y patr

ones, se elaboran y se controlan algoritmos de diversa índole. Pues bien, en un mundo semejante bien cabe traer a colación a Horacio. O a Kant.


No confiar en la palabra de nadie no significa, en absoluto, el escepticismo, y ciertamente no una especie de escepticismo metafísico. Por el contrario, es el más directo, el más generoso, el más amplio de los regalos e invitaciones a la libertad y la autonomía. Y la autarquía, si se quiere.


No aceptar criterios pre–establecidos, algoritmos pre–fabricados, normas interesadas y restrictivas. Por el contrario, someter al propio juicio las palabras escuchadas o leídas. O someterlas, acaso, también, a la experiencia.

¿Por cuántos estaríamos verdaderamente dispuestos a meter las manos en el caldero? ¿Por cuántos podríamos hipotecar nuestra propia vida y entregarlo todo? En fin, ¿por cuántos podríamos cerrar los ojos y hacer tantos ejercicios de confianza libre, pura, desprevenida? ¿Por militares y policías? Ya sabemos que en todo el mundo los sistemas policivos y militares son brutales, a pesar de las apariencias. ¿Por políticos,

economistas y financistas? ¿Ellos, que han generado la crisis financiera actual de la cual ni ellos mismos logran encontrar la salida? Entonces, acaso, ¿por sacerdotes, padres y pastores, por ejemplo? ¿Ellos, los de la doble moralidad y la falsa promesa de pobreza, los quemadores de hombres en nombre de un dios mal–vendido?


Nullius in verba. El lema de una de las instituciones científicas más prestigiosas en la historia de la humanidad. Esto es, uno de los —si cabe— templos cuidadores de "verdad" y de "criterio". Y a cualquiera podría acusarse de "anarquista" menos a los miembros de la Royal Society. O a Horacio, ni siquiera.


A nadie en su palabra —hasta que esta no haya sido suficiente y largamente sopesada—. ¿Y mientras tanto? La abstención del juicio. Eso que una escuela filosófica llama la epojé o la puesta entre paréntesis. Y si el mundo no nos da tiempo y nos impele a pronunciar alguna verdad, pues tanto peor para ese mundo. Porque ningún hombre o mujer libres pueden aceptar la palabra de nadie hasta que no la ponderen. En su propia conciencia, o en el debate público.


Ninguna autoridad merece ser acreedora, y ciertamente no a priori, de verdad alguna. Por una sencilla razón: por ser autoridad. Sólo la búsqueda paciente de "verdad" puede ser garantía, y la verdad es que es al cabo, en el tiempo, a largo plazo, que las verdades se revelan como tales. O bien las falsedades.


El tiempo de la vida es, al fin y al cabo, como el tiempo de la investigación. No sabemos lo que estamos buscando hasta que lo encontramos. Y la investigación como la vida son esencialmente eso: un proceso, nunca un estado. La investigación es un fenómeno esencialmente abierto. Sólo aprendemos de los errores y los aciertos son momentos de regocijo pasajero. Sin quedarnos en aquellos ni tampoco abandonarnos a éstos.
De palabras, pudiera decirse, está hecho el camino al infierno. Específicamente de esas palabras engañosas y de verdades a medias. O de "mentiras blancas".


El rey va desnudo, como recuerda el cuento infantil, y nadie se atreve a decirlo o a gritarlo de viva voz. Porque impera el miedo o la conveniencia que dobla a las cervices. "El rey va desnudo": eso sólo lo puede ver un niño. El mismo que justamente se encuentra, finalmente, si se lo lee con los ojos del presente, en las sátiras de Horacio.
Atreverse a saber —como le gustaba decir a Kant—, significa

un acto de valor, de valentía y osadía. Saber por sí mismos, sin el peso de cualesquiera autoridades. Pensar por sí mismo, en fin: orientarse en el pensar, decía el mismo filósofo alemán.


A nadie por sus promesas, o por sus gritos e improperios. A nadie por sus discursos, o por su retórica y dialéctica. A nadie tampoco por sus argumentos, sino por la experiencia misma de la certeza y la evidencia.


Muy pocas, demasiadas pocas veces encontramos en la historia una invitación a la libertad más plena. Horacio o Kant, y alguno que otro más. Pero sobran la mayoría de los dedos de las dos manos.


La libertad, la independencia, la autonomía: eso que el sistema mismo jamás perdona, y sin embargo, lo único que vale como la vida misma.

Publicado enColombia
Sábado, 01 Febrero 2014 07:59

Los censores y los malhechores

Los censores y los malhechores

La libertad de expresión sólo existe cuando se aplica a las opiniones que se reprueban. Por otra parte, los ultrajes a su principio sobreviven mucho tiempo a los motivos que los justificaron y a los gobernantes que los usaron para reprimir. El 25 de octubre de 2001, en el clima rayano al pánico que siguió a los atentados homicidas del 11 de septiembre, un solo senador estadounidense, Russel Feingold, votó contra la Patriot Act, arsenal de disposiciones liberticidas que fue aprobado en bloque por los representantes del Congreso con el pretexto de la lucha contra el terrorismo. Trece años y un presidente después, esas medidas excepcionales siguen siendo la ley de Estados Unidos.

 

Es sabido que los ministros del Interior se preocupan más por el orden y la seguridad que por las libertades. Cada amenaza los alienta a exigir nuevos pertrechos represivos que concitarán a su alrededor a una población escandalizada o inquieta. En enero, a título preventivo, Francia ha prohibido varias reuniones y espectáculos juzgados contrarios "al respeto debido a la dignidad de la persona humana". Al denunciar los monólogos antisemitas de Dieudonné, que "ya no es un cómico", y cuyo método "ya dejó de ser creativo", Manuel Valls amenazó: "No quiero descartar ninguna posibilidad, incluso un endurecimiento de la ley" (1). Pero un Estado democrático no debe aceptar sin estremecerse que un ministro de la policía juzgue el humor y la creación –aun cuando tanto uno como el otro estén ausentes.

 

En julio de 1830, Carlos X revocó por ordenanza la libertad de prensa. Uno de sus partidarios justificó, en ese momento, el restablecimiento del principio de la censura previa, que sustituía al recurso a posteriori frente a la justicia, en los siguientes términos: "Cuando interviene la represión, el daño ya está hecho; lejos de repararlo, el castigo le añade el escándalo del debate" (2). Sin embargo, tras la ordenanza real, los diarios se publicaron igual sin autorización previa, gracias a diversos subterfugios. El público se precipitó a leerlos y comentarlos. Y la Revolución derrocó al régimen de Carlos X.

 

Cerca de dos siglos después, los rebeldes, los parias y los malhechores tienen decenas de miles de seguidores en su cuenta de Twitter; YouTube les permite organizar reuniones en su salón, y perorar interminablemente desde un sillón, frente a una cámara. Si se prohíben espectáculos y reuniones públicas por ser juzgados indignos de la persona humana, ¿entonces también debe sancionarse la difusión de los mismos mensajes por las redes sociales? Eso equivaldría al inmediato otorgamiento del aura de víctimas del "sistema" a unos comerciantes de la provocación y a dar crédito a sus acusaciones más paranoicas.

 

En reacción a las últimas iniciativas de Valls, un ex ministro socialista expresó su preocupación por una "profunda regresión que tiende a instaurar una especie de régimen preventivo, incluso de censura moral previa a la libertad de expresión". Y concluyó, sin duda, caritativamente: "En este caso, la emoción, la rabia y la rebeldía contra la infamia han hecho vacilar a los mejores espíritus" (3).

 

Serge Halimi
Le Monde Diplomatique


Notas


(1) Entrevista en Aujourd'hui en France, París, 28 de diciembre de 2013.
(2) Citado por Jean-Noël Jeanneney, Les Grandes Heures de la presse qui ont fait l'histoire, Flammarion, París, 2013.
(3) "Jack Lang sur l'affaire Dieudonné: 'La décision du Conseil d'Etat est une profonde régression'", Le Monde, París, 13 de enero de 2014

Publicado enInternacional