ACTUALIDAD

Casa por cárcel para la totalidad de personas...
La ley lo permite, la Constitución y los Tratados Internacionales lo reivindican, además la Corte Suprema de Justicia y la Corte Constitucional lo reclaman todos los días.  La detención de los preventivos en la cárcel y en estaciones de policía, no puede olvidarse, es absolutamente... Leer Más
326 colombianos en riesgo de morir por...
Cerca de 326 colombianos y colombianas están atrapados en Perú, y en alto riesgo de perder su vida. Sobreviviendo en dificiles circunstancias, no cuentan con óptimas condiciones para protegerse del Covid-19. Además, y como resultado de las medidas de control social ordenadas allí para garantizar... Leer Más
El experimento sueco. Enfrentar el virus a...
Para desconcierto de sus vecinos, Suecia permanece reacia a las medidas de cuarentena. No ha suspendido las clases ni los torneos deportivos. Tampoco ha cerrado los bares y todavía son comunes las reuniones de amigos. Por detrás de esa decisión, asoma una guerra de epidemiólogos y modelos... Leer Más
Covid19 y la doctrina del shock en los mercados...
A la vez que ha quebrado las cadenas de producción globales, covid19  ha revelado las graves disfunciones de los mercados financieros internacionales. La respuesta sin precedentes de los bancos centrales en favor de las grandes corporaciones, entre ellas las más contaminantes, no hará más que... Leer Más
Los movimientos en la pandemia
“Hay tiempos de luchar, hay tiempos de paz y de guerra, hay tiempos de epidemias”, explica Dilei en una comunicación por wasap. La militante del Movimiento Sin Tierra (MST) del estado de Paraíba, nordeste de Brasil, explica cómo están enfrentado la situación. En los campamentos y asentamientos... Leer Más
Qué mundo queremos
Antes de la llegada del inesperado virus, filósofos y sociólogos nos avisaban de que nos encontrábamos ante los estertores de la segunda modernidad. De repente lo normal se ha vuelto extraño, nos empezamos a plantear qué es lo verdaderamente útil, funcional, importante. En los últimos meses... Leer Más
«La pandemia se enmarca en una crisis...
En un artículo reciente, escribiste: «el coronavirus constituye la chispa o el detonador de la crisis bursátil pero no es la causa». ¿Podrías aclarar lo que piensas sobre esta cuestión? Mientras que los grandes medios y los gobiernos afirman constantemente que la crisis bursátil ha sido provocada... Leer Más
Plan golpista del Departamento de Estado de EE.UU.
La extorsión a Venezuela crece  EE.UU. planteó la creación de un “Consejo de Estado para un gobierno de transición”, que excluya a Maduro y a Guaidó.   El ajedrez golpista se acelera en tiempo de pandemia. Estados Unidos, al frente de la estrategia para derrocar a Nicolás Maduro, dio... Leer Más
prev
next
Apuntes postsoviéticos : Al borde de la guerra

En el estratégico flanco meridional de Rusia, en Asia central, dos repúblicas de la antigua Unión Soviética, Kirguistán y Uzbekistán, se encuentran al borde de la guerra.

 

Muchas son las controversias que enfrentan a estos vecinos –entre otras, la disputa de territorio a lo largo de casi 300 kilómetros de zona limítrofe; el reparto de bienes de la época soviética; las alianzas geopolíticas que buscan establecer sus líderes y que se interpretan por la otra parte como amenaza a su seguridad nacional–, pero el añejo problema del agua, en meses recientes, se ha convertido en la mayor divergencia.

 

El sistema centralizado de planificación de la economía generó el actual nudo de contradicciones –que se agrava con los años, ya un cuarto de siglo desde que se disolvió la Unión Soviética–, y lo que antes se pensaba una idónea distribución de recursos ahora es fuente permanente de tensión: las repúblicas centroasiáticas, que ya no dependen sólo de la voluntad de Moscú, padecen un marcado desequilibrio en la posesión de las principales riquezas de la región, esto es, el petróleo y el gas natural, la energía eléctrica y el agua.

 

Tan preciada ahí como los combustibles, el agua –que da trabajo a decenas de miles de personas a ambos lados de la frontera– puede provocar un conflicto armado entre Kirguistán y Uzbekistán. En lo que va del año, después de que la crisis frenó el proyecto de construir una cascada de hidroeléctricas en Kirguistán por parte de Rusia, que Uzbekistán considera un riesgo para sus cultivos de algodón en caso de desastre, el principal foco de confrontación se volvió el embalse de Orto-Tokoisk, a 13 kilómetros de la frontera en territorio kirguiso y que reclaman como suyo los uzbekos.

 

Tashkent asegura que la presa se construyó en 1949 con dinero de los habitantes del valle de Ferganá y Bishkek revira que al firmar Uzbekistán el tratado de 1993 aceptó que todas las repúblicas ex soviéticas se quedaran con la infraestructura que había en sus territorios. Para Uzbekistán, la decisión de Kirguistán de construir la hidroeléctrica de Kambarata en ese embalse, sobre el río Naryn, puede reducir la cantidad de agua que reciben sus productores de algodón.

 

Tiroteos y otros incidentes llevaron a Tashkent a decretar el cierre unilateral de la frontera y a reforzar las posiciones de su ejército, mientras Bishkek denuncia que su vecino quiere quitarle el embalse.

 

Rusia, que procura evitar una guerra al sur de sus fronteras, realizó esta misma semana, en el linde de Tayikistán y Afganistán, unas maniobras de sus tropas de desembarco aéreo con soldados adscritos a las fuerzas de reacción rápida de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, que integra con otras cinco repúblicas ex soviéticas, Kirguistán entre ellas.

 

Tras la exhibición de músculo militar, es hora de propiciar una solución negociada y Moscú, que aspira a ejercer el liderazgo en el espacio postsoviético, está llamado a desempeñar un papel clave como mediador.

 

 

Publicado enInternacional
Jueves, 26 Noviembre 2015 12:02

Lecciones y retos

El año 2015 desgaja sus últimas hojas. Cuando terminen de caer, quedará en el ambiente de los actores sociales y políticos, el interrogante por lo hecho y lo dejado de hacer pero, sobre todo, por los retos que deparará el nuevo calendario. Los desafíos y lances que trae el 2016.

 

De lo hecho y dejado de hacer, con perspectiva regional, sobresale con fuerza: El desgaste, por no decir crisis, en que han entrado las ideas de cambio, enlodazadas en un institucionalismo que les impide romper con el modelo social, político y económico que pretenden superar. El "progresismo" entró en una etapa defensiva. En política oficial y común esto significa que cada día concede reivindicaciones a su contrario, realiza marañas para sostenerse, y ya no tiene capacidad para conservar la iniciativa ni desestructurar.

 

Ante este resultado, vale la pena retomar un aspecto que cada día es más evidente: los cambios que se pretendan llevar a cabo en cualquier país, deben tomar en cuenta la inmensa transformación sufrida por las estructuras políticas globales, ahora dominadas y determinadas por la lógica y el poder del sistema financiero, a la par que, por la entramada maraña urdida por los organismos multilaterales. Organismos tras los cuales, las soberanías nacionales son un formalismo desueto. Desconectarse de unas y otras, para permitir que otro sueño de sociedad sea factible, no es cuestión de una sola sociedad ni de algunos decretos.

 

 

Ahora, como antes, es evidente que el cambio no es posible sin ruptura, menos con acomodo. Y ruptura es la que no se ve por lado alguno. Están en curso reformas que alivian la vida de los menos favorecidos, todas ellas inscritas en la lógica de reproducción social heredada y vigente, pero no destaca, por lado alguno, un intento real de cambio. El poder aún continúa depositado en los Estados y el protagonismo social no va más allá de llenar plazas y gritar arengas. La integración regional, rompiendo fronteras, uniendo pueblos e integrando recursos de todo tipo, dando cuerpo a nuevas matrices de producción y reproducción, vía indispensable para poder llevar a cabo cualquier pretensión de cambio, aún es un sueño, que está sin alas grandes.

 

Dentro de este cuadro regional, con coletazos negativos para las banderas que tratan de levantar otros actores de base, de proyectarlos por un modelo social más allá del hoy dominante, destacan Venezuela, Brasil y Nicaragua. La realidad de estas experiencias políticas, económicas y sociales alternativas, proyectan imágenes que, tal vez potenciadas por los poderes mediáticos globales o, tal vez, simplemente como reflejo, de cosechar fundamentalmente modelos maniatados, en las lógicas del poder global, trasladan al conjunto social de la región todo aquello que no puede ser referente de cambio: reproducción de las lógicas del poder, prolongación indefinida de las relaciones de producción heredadas, sometimiento de las organizaciones de base a las partidarias y, en esta forma tradicional, levantan diques.

 

Diques a la explosión de imaginación, participación decisiva, cambio, en la vida cotidiana de esas mismas sociedades; concentración del poder; persistencia del dominio cultural de las iglesias, defensa y profundización del modelo extractivista y con éste, sometimiento del dilema ambiental ante la matriz económica tradicional: pueblos originarios, campesinos y naturaleza prolongados como sujetos de segunda ante la imposición y el afán de obtener divisas.

 

En los logros regionales sobresale el triunfo cubano frente al mayor poder mundial. Asimismo, el zapatismo, no solo conservado sino ampliado en su base social local, regional, nacional e internacional, con una lógica de ruptura, afectando la matriz cultural que rodea su territorio original. Su modelo de confrontación, recuerda la clásica estrategia de aproximación indirecta, que es recomendada por Liddell Hart, con la cual se evita atacar de frente al contrario y si envolverlo, buscando e identificando su flanco más débil, y lugar por donde debe rompérsele. Con paciencia, buscar debilitar su resistencia antes que intentar quebrarla, todo lo cual puede demandar más tiempo pero con seguridad brindará mejores resultados.

 

En el escenario nacional el 2015 deja unos procesos avanzados en la búsqueda de paz, tanto de la Mesa instalada en La Habana, como de la que está en vísperas de instalación, de manera pública, con la otra insurgencia. Su límite: estar negociando en el terreno impuesto por el Estado (modelo económico, poder militar, estructura de la propiedad, nada de esto es negociable, dice quien habita ahora la Casa de Nariño), en un esquema que implica, que las reformas acordadas en el diálogo, no afecten de manera profunda al conjunto social. Realidad que descarga un reto inmenso a las organizaciones sociales y políticas de todo carácter, pero sobre todo, a las radicadas en las ciudades: abrir la demanda nacional sobre la real democratización de la sociedad colombiana.

 

Marco y objetivo sustancial en cuanto pueda significar, que debe ser discutido por todas las organizaciones que lideren tal iniciativa. Pero, si no hay superación del actuar y significado para las mayorías sociales, de la democracia que vemos, no avanzará un proceso de cambio y transformación nacional, que tenga además, ecos prolongados en el contexto internacional.

 

En este escenario, el plebiscito que impondrá el establecimiento, creará un ambiente de paz nacional que no corresponde necesariamente con los aspectos avanzados y acordados con la insurgencia. La firma de la paz con las farc, posibilidad latente para el 2016, aun depende de la discusión y aceptación entre las partes, de una variedad de temáticas no fáciles de superar. El tiempo de seis meses para su firma, que tanto recuerda Santos, según el grupo guerrillero, aún no ha empezado a correr.

 

Deja también este 15, una izquierda mal situada. Mal dentro de su lógica de disputa institucional-electoral para 2018, que con seguridad instalará con toda fuerza, como agenda política, 2017. Múltiples opciones son previsibles desde ya, en la disputa entre ellos del nombre que encabezará tal reto: uno, quien figure por el Polo Democrático Alternativo (PDA); dos, Gustavo Petro –si sobrevive a las demandas de la Procuraduría– y, tres, de haber firma de la paz, la figura que ponga las farc (¿Álvaro Leyva?), y cuatro, el perfil que derive desde el eln.

 

Como reto que surge del resultado electoral octubre 2015, y del propio perfil del PDA –organización amarrada y sometida por su matriz electoral, obstáculo para transformarse en alternativa social con tamaño nacional y desde cada municipio–, emana el que resulta desafío inmenso, para quienes no compartan tal sendero ni perfil de acción para el presente. Diferente, con latencia de un sujeto decidido, es el mediano y el largo plazo, que encare y propicie el surgimiento de un proceso colectivo-alternativo. Encuentro, suma y siembra, reconstruir tejido, con vocación de disputa de las simpatías sociales.

 

Esperanza realidanza* que sin negar el escenario electoral, arriesgue, opte desde una lectura dinámica del momento concreto, determine la calidad de su hervor expectativo, con imaginación; por la disputa ágil del escenario nacional. Empeño cuyo eje deberá estar marcado en el mediano plazo, por buscar y propiciar en el país: un poder con raíz y cotidianidad de gente, que dado el poder institucional con achaques de legitimidad, plantee ante la conciencia y la noticia una dualidad de poderes. La calle debe ser su cuna. Y sus padrinos, un robustecido sistema nacional de comunicación alternativo.

 

Plataforma que vaya abriendo y permita la disputa de la opinión pública. Asimismo, que prodigue una marcada intervención en la cotidianidad de las mayorías, a través y al conducto, de una agenda cultural que implique usos y consumos, formas de ver y percibir, transformación de los territorios y el manejo de los recursos naturales.

 

Está claro, que la crisis económica que se adentra en el país y, por tanto, las medidas tributarias que afectarán a las mayorías, con las cuales los de siempre, tratarán de remediarla (socializar perdidas –privatizar ganancias), así como, hacer recortes de inversión social, que potenciarán el descontento social, circunstancia a favor de una coyuntura que desde ya se muestra propicia para cualquier proyecto de cambio que quiera calar a fondo en el cerebro y corazón de las mayorías nacionales.

 

Estas son partes del legado que arroja el pequeño ciclo que termina el 31 de diciembre. Son algunos retos, que toman forma para el nuevo calendario que arranca con enero. Ni unos ni otros son menores. Exigen que identifiquemos con toda nitidez las valoraciones e intereses que unos y otros proyectos, abordan con rutina o desafío sobre este tiempo. Son las lecciones y dinámicas serenas por el largo plazo, pero alertas a todos los momentos. Algunas indican de manera reiterada que vivimos uno de los mayores cambios de la historia. Producto, en esta ocasión, de la profunda e intensa revolución tecnico-científica que está removiendo toda la estructura económica, política y social vigente.

 

Comprender esos cambios es indispensable. Necesario para encarar cualquier intento en levantar alternativas al sistema hasta hoy dominante.

Publicado enEdición Nº219
Agua de Israel: milagro tecnológico con apartheid a palestinos y despojo a sus vecinos

Der Spiegel aborda el milagro acuífero de Israel en el desierto y señala a la planta Sorek, en Rishon LeZion, como "la mayor instalación de desalinización en el mundo ( http://goo.gl/iniuLb ).


El agua salada es bombeada del mar Mediterráneo a la planta donde las algas y las criaturas marinas son removidas para luego ser conducida a una construcción de membrana que constituye el núcleo de la planta, a través de ductos equipados con miles de membranas plásticas que usan la ósmosis inversa, que produce 26 millones de litros de agua por hora, suficiente para abastecer el área metropolitana de Tel Aviv.


La tecnología de ósmosis inversa consume menos energía, hasta 40 por ciento, que la desalinización térmica.


Diez por ciento de la producción eléctrica de Israel es usada por la desalinización y Der Spiegel considera que no existen estudios para evaluar la carga ambiental cuando el concentrado de sal es bombeado de nuevo al mar ¬Mediterráneo.
El portal alemán apunta que Israel ha invertido fuertemente en investigación, lo cual le ha propulsado a colocarse como un líder global en varias tecnologías acuíferas, ya que ningún país recicla tanta agua de desecho para su agricultura.
Israel ha construido cuatro plantas de desalinización que producen 600 millones de metros cúbicos de agua que satisfacen cerca de la tercera parte de sus necesidades acuíferas.


El problema radica en el apartheid acuífero del estado de Israel cuando el agua es accesible solamente una vez por semana (¡supersic!) a los hogares palestinos en Cisjordania.


En el acuerdo asimétrico Oslo II de 1995, Israel se lleva 80 por ciento (¡supersic!) del agua extraída en Cisjordania, mientras los palestinos solamente tienen derecho a 20 por ciento, una solución injusta que supuestamente debía ser transitoria.


No faltan críticos, como los afectados palestinos, que fustigan que el acuerdo histórico (sic) entre Israel y Jordania constituye un "robo hidráulico por Israel ( http://goo.gl/wua8XS ). ¿Cuál es la ¬novedad?


La situación en Gaza, donde varios gobiernos de Israel han perpetrado infanticidios, es aún más desesperada que en Cisjordania cuando alrededor de 96 de todos los pozos en Gaza están contaminados con agua salada y agua de desecho. ¿Contaminación ¬deliberada?


Gaza es el basurero de las milagrosas plantas desalinizadoras de Israel: ostenta una carestía de agua bebible y la calidad del agua es terrible (¡supersic!), pese a que Israel duplicó la cantidad de agua desalinizada que envía a Gaza.


Aquí cabe rememorar el apotegma humanista del Renacimiento: La ciencia sin conciencia es nesciencia (Nota: ignorancia).
Joe Stork –vicedirector de Human Rights Watch para el Medio Oriente y Noráfrica– aborda el "agua y la estrategia de ocupación de Israel (http://goo.gl/wZ0qoB ) y la centralidad del agua para la estrategia de Israel con sus vecinos árabes: Palestina, Líbano y Siria.


Juzga que su enorme (sic) consumo de varias centenas de millones de metros cúbicos al año han sido bombeadas a Israel desde un extenso acuífero que subyace en su mayor parte bajo la parte norte y occidental de Cisjordania.


La Cisjordania palestina es el territorio ocupado por el ejército de Israel y sus zelotes colonos que expolian el agua ajena.
Según Stork, Israel ostenta la mayor proporción de explotación de los recursos acuíferos disponibles en el mundo: 95 por ciento, que incluye los recursos acuíferos de los territorios ocupados de Cisjordania, el Golán y Gaza, así como el agua que se origina de los ríos en Siria, Jordania y Líbano.


Aunque el estudio de Stork fue elaborado en 1983, el despojo acuífero de Israel a sus vecinos árabes no ha variado mucho, con la salvedad del acuerdo para el reparto del río Jordán con Jordania, del que nos instruyó el entonces príncipe heredero jordano Hassan a un grupo de misión de hallazgo de hechos, bajo los auspicios de la ONU en 1997, del que formé parte.


El problema del acuerdo entre Israel y Jordania es que perjudica a los otros tres países ribereños del río Jordán: Líbano, Palestina y Siria, cuando a los palestinos se les niega el acceso (http://goo.gl/r09B8m ). ¡Todo lo que aguantan los palestinos!


Stork consagra un apartado a las aguas de Líbano, cuyo río Litani es la mayor fuente potencial de nueva agua para Israel en los años venideros.


Gran parte del involucramiento de Israel en el sur de Líbano desde 1976 y su ocupación militar (¡la enésima ocupación!) del sur desde 1982 –cuando la guerrilla chiíta de Hezbolá obtuvo un triunfo resonante al expulsar al ejército israelí– forman parte de la paleobíblica codicia acuífera de Israel que tiene también la mira puesta en los ríos Nilo (Egipto) y Éufrates (Turquía/Siria/Irak).


Mediante sus paleobíblicos mitos racistas, Israel justifica su despojo militar de territorios, agua y gas a los países árabes y hasta se adueña en forma aberrante del término "semita ( http://goo.gl/9WVhns )".


Según Stork, el básico esquema ingenieril para el desvío del río Litani en Líbano fue diseñado para Israel por el ingeniero estadunidense John Cotton, lo que requeriría el control físico de la mitad sureña del valle de la Bekaa (nota: su zona mas fértil) y la mayor parte del sur de Líbano abajo del río Zahrani.


Stork cita a David Karmeli, ingeniero de Technion de Israel (hiperactivo en México), quien proclamó que el desvío del agua de Líbano a Israel estaría bajo control y secreto (¡supersic!) militares.


Se ignora si estos esquemas de despojo neocolonial y racista de Israel, todo un " apartheid acuífero", sean aún vigentes cuando su agenda se trasladó a sus pletóricas reservas de gas que posee: limítrofes con las costas de Líbano y Gaza (http://goo.gl/UfV98a).


Las guerras de Israel contra todos sus vecinos –Egipto, Gaza, Líbano, Siria, etcétera– son multifactoriales: desde los territorios pasando por el agua hasta el gas (http://goo.gl/H44lXh), sin contar la hollywoodense guerra lingüística para despojar el término semita a los árabes, cuando hoy la mayoría israelí, los jázaros ashkenazis de origen mongol centroasiático, no lo es, a diferencia de los discriminados misrajíes y sefarditas que sí lo son, si hacemos caso a Shlomo Sand, historiador israelí de la Universidad de Tel Aviv (http://goo.gl/7XBvsD). ¡Puro mito!


Una de las causas de la anexión de Israel de las Alturas del Golán (Siria), es que contiene algunas de las fuentes de agua del mar de Galilea: el mayor lago de agua fresca de Israel y la principal fuente del río Jordán.


El transportador nacional de agua de Israel canaliza el líquido del mar de Galilea, que constituye gran parte del caudal potable de Israel.


Israel se aprovecha de la implosión en Siria para colonizar en forma masiva el Golán y así controlar las varias fuentes que nutren al mar de Galilea desde el suelo sirio (http://goo.gl/bml9JN).


La irredentista codicia acuífera de Israel no se detiene al gran Medio Oriente y ha incursionado negativamente en Argentina y en el México neoliberal itamita mediante la fétida ley Korenfeld de la Conagua que parece operar aún como una sucursal hidráulica de Tel Aviv (http://goo.gl/ysZ26w).


http://alfredojalife.com
@AlfredoJalifeR_
https://www.facebook.com/AlfredoJalife
http://vk.com/id254048037

Publicado enInternacional
Sábado, 26 Septiembre 2015 10:55

El negocio con los derechos fundamentales

El negocio con los derechos fundamentales

"Es el primero de su tipo en Latinoamérica", dicen los medios de comunicación cuando hablan del nuevo proyecto piloto de las Empresas Públicas de Medellín –EPM–: agua potable prepago.

 

El negocio ante todo. Este proyecto es la nueva innovación en la ciudad de Medellín, que deberá permitir a las más de 24.327 familias deudoras morosas con EPM acceder al servicio de agua solo con recargar 5.000 o 10.000 pesos.

 

Agua potable prepago es un programa implementado por las que se suponen son las empresas públicas más importantes del país, y fue diseñado e implementado luego del éxito obtenido con la venta de energía prepago, con el cual ahora venden este recurso fundamental, a 42 mil viviendas, las que superan con creces, en solo tres años, las 35 mil que fueron proyectadas para reconexión al servicio en 5 años. El negocio es tan bueno que EPM proyecta ampliar esta estrategia comercial a todo el mercado que atiende.

 

Valga recordar que en Medellín hasta hace tres años existían más de 50 mil hogares desconectados de estos derechos básicos.

 

En particular, la energía prepago es un modelo mercantil para familias que perdieron el acceso a tal servicio por atraso en el pago de la factura, fraude o contrabando en las conexiones; el consumo mínimo es de $3.000

 

Más de lo mismo. Según Juan Esteban Calle Restrepo, gerente general de EPM y líder del Grupo del mismo nombre, el objetivo con este tipo de proyectos es estar más cerca del cliente y acoplarse más a lo que éste necesita. Resaltó, también, que en la medida que las personas recarguen el servicio un 10 por ciento del dinero pagado, amortiza la deuda y la tarifa de aseo, además del alcantarillado y acueducto. Sin duda, todo un diseño financiero para recoger cartera morosa; un diseño que no repara en la realidad social y económica que agobia a miles de familias en esta ciudad, sometida a uno de los más altos indicadores de desigualdad social que reina en el país.

 

No son simples cambios de palabras

 

"Cliente", "mercado", "servicio", estas y otras palabras son las que dominan y determinan en la labor de las EPM. Borradas quedan: derecho, población, ciudadanía, crisis, y otras similares, que deberían resaltar como referente a la hora de determinar por qué una familia no alcanza a cancelar una deuda contraída por el consumo de un bien fundamental como lo son agua y energía.

 

Más aún cuando las familias en deuda morosa no son pocas, mucho más cuando el problema gana ribetes cómo los ya relacionados, donde 50 mil o más familias quedan por fuera de un derecho fundamental, pese a negociaciones, programas de pago, los cuales son una y otra vez reprogramados.

 

El problema aquí es mayúsculo, y si bien algunos pueden aludir a la llamada cultura del "no pago", la verdad es que la problemática es mucho más profunda, es el reflejo de una crisis social que debe ser atendida, entre otros, con los dividendos que le procura una empresa, como las EPM, al gobierno municipal del cual depende y al cual se debe. Adjunto a esto debe estar la investigación sobre el inmenso problema social que afecta a miles de medellinenses, procurando identificar por qué el desempleo no decae, por qué los sueldos son insuficientes, por qué, si es el caso, la gente no quiere pagar, etcétera. Es decir, el problema no es de simple recaudo de cartera vencida e impedir que esta siga creciendo.

 

Y así debe ser, pues lo público es eso: de todos/as, y si bien esto no significa dilapidar sí representa algo muy distinto a funcionar como una empresa privada o cuyo propósito fundamental es multiplicar ganancias. Y con este funcionamiento está el reto de potenciar la discusión pública de lo qué significa e implica aquello de ser público, cómo administrarlo, cómo apropiarlo por parte de toda la ciudadanía, en qué sectores invertir, por qué y cómo, etcétera.

 

Las EPM, valga recordar, obtuvieron ganancias netas, durante el 2014, por 1,8 billones de pesos, y el Grupo EPM registró una utilidad neta de $1,78 billones, con ingresos operacionales por $11,5 billones y activos totales por $38,7 billones, y un patrimonio de 21,1 billones.

 

Lo que debe llamar la atención de los pobladores de Medellín, es que mientras sus empresas registran estos números positivos, su afán principal es cómo continuar incrementando ganancias para lo cual proyecta operaciones en otros países de la región, sin pararse a detallar lo que sucede en su entorno inmediato, que es su razón de ser.

 

Valga recordar, además, que en el caso del agua, en la ciudad existe el derecho al mínimo vital, pero el mismo está birlado a todo hogar que deje de cancelar dos facturas. Según la Organización Mundial de la Salud se deben brindar 2.500 litros de agua por persona al mes (500 litros para el aseo personal; 500 litros para preparación de alimentos; 833 litros para el aseo del hogar; 667 litros para el lavado de ropa). En Medellín, solo quienes están registrados en el programa "Medellín solidaria", que sean de estratos 1 y 2, y paguen oportunamente sus facturas, pueden gozar de este derecho.

 

Llama poderosamente la atención que las EPM no se preocupen por la ampliación del programa sino por incluir en sus ventas prepago a las miles de familias que no gozan ni de un mínimo en su calidad de vida.

 

En estas condiciones, ¿tiene sentido seguir considerando como público lo que no funciona como tal? ¿No le habrá sucedido a las EPM que, aunque conserva el nombre, funciona como empresa privada? ¿No será hora de debatir de cara a toda la ciudad el cómo reapropiar lo que es de todos, pasando de lo público a lo común?

Publicado enEdición Nº 217
Agua de Bolivia: fracaso de su privatización y revuelta ciudadana

Bolivia, en la etapa de su notable presidente, Evo Morales, es un país fascinante por sus logros épicos, pero que carece de publicidad, ya que hoy es el país que ostenta el mayor crecimiento económico de toda Sudamérica, paso que ha sostenido en los recientes siete años con un promedio espectacular de 5.3 por ciento, pese al declive de la cotización de los hidrocarburos.


Poco se habla del milagro económico de Bolivia en la fase de la economía mixta con rectoría estatal de Evo Morales, lo cual tuvo como detonador a la revuelta ciudadana contra la perniciosa privatización del agua y encaminó al país a su presente ruta exitosa que culminó con la renacionalización de sus hidrocarburos y minería que le proveen hoy el grueso de sus ingresos que antes se esfumaban en las arcas trasnacionales.


Mientras el devaluado México neoliberal itamita mal crece a menos de 2 por ciento, Bolivia este año supera(rá) 6 por ciento de crecimiento gracias a sus triunfales nacionalizaciones, donde descuellan los hidrocarburos, en medio de una remarcable tolerancia a su banca privada, que, a mi juicio, es aldeana/regionalista y todavía no alcanza el anhelado impulso nacional.
Irish Times sintetizó cómo la guerra del agua derrocó al régimen neoliberal de Hugo Banzer en Bolivia, lo cual ejemplica la debacle a la que puede conducir el mal manejo del recurso en Irlanda.


A su juicio, el gobierno neoliberal de Banzer manejó pésimamente una disputa local sobre el líquido que escaló en la primera (sic) guerra del agua del siglo XXI y eventualmente ayudó a encabezar el derrocamiento del orden político entero.


Bolivia se había vuelto el laboratorio de experimentación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) que exigían al gobierno neoliberal la privatización del recurso sin el menor miramiento a sus daños estructurales y colaterales.


Irish Times juzga que a cambio de la ayuda (¡supersic!) financiera para rescatar su economía quebrada (sic), el FMI y el BM exigieron reformas estructurales (sic), incluyendo la privatización de las empresas estatales del agua de Bolivia.
Ya todo había sido vendido: minas, campos de gas y petróleo, ferrocarriles y empresas de electricidad, mientras decenas de miles de trabajadores eran despedidos con un desempleo disparado y una pobreza intensificada.


En 1999, el gobierno de Banzer otorgó al consorcio trasnacional Aguas del Tinari –encabezado por Bechtel (cuarta empresa privada por ingresos en el ranking de Forbes de 2014), además de la estadunidense Edison, la española Abengoa y las bolivianas Petrovich y Doria Medina– una concesión de 40 años (¡supersic) para manejar el agua de Cochabamba, la tercera ciudad, a cambio del compromiso de modernizar (¡supersic!) su red acuífera.


Entonces, Semapa, la todavía agencia gubernamental hidráulica de Cochabamba, elevó en forma demencial hasta 300 por ciento (¡supersic!) las tarifas del consumo (http://goo.gl/ychou1) y eliminó los subsidios, haciendo oídos sordos a las realidades sociales de un país empobrecido, de acuerdo con el inflexible guión del BM, mientras el gobierno se encargaba de privatizar el líquido.


Ya a inicios de 2000, el alcalde privatizador de Cochabamba, Manfred Reyes –anterior capitán del ejército apuntalado por Banzer– enloqueció al intentar cobrar la captura de lluvia, lo cual desembocó en un levantamiento insurgente.


Bolivia se partió en dos, ya que Cochabamba se encuentra ubicada en la principal carretera que conecta al oriente con el occidente.


El gobierno del Banzer declaró el estado de si¬tio, que produjo seis muertos y centenas de heridos, mientras la ciudadanía se volcaba contra la receta de la privatización y la austeridad impuesta por Washington.


La revuelta histórica contra la privatización hídrica en Cochabamba constituyó el catalizador primordial del ascenso al poder cinco años más tarde de Evo Morales y su Movimiento al Socialismo (MAS), con una mayoría nunca vista, que consagraron la ley de la propiedad pública del agua.


En forma increíble, la plutocracia racista criolla había sido sustituida en la cúpula por un movimiento contestatario indígena: la mayoría de su población marginada durante siglos.


Para empeorar las cosas y blindar los intereses de las trasnacionales, el parlamento neoliberal de Bolivia había aprobado la ley 2029, que otorgaba patente de corso al cobro del uso particular de los acuíferos públicos con el fin de que los ciudadanos garantizaran sus adeudos con sus bienes inmuebles (¡supersic!).


El consorcio multinacional Aguas del Tunari podía desahuciar a los ciudadanos que no podían pagar su adeudo hidráulico y hasta embargar sus casas, como consecuencia del alza exagerada de las tarifas.


La guerra del agua de Cochabamba propulsó al entonces joven diputado indígena Evo Morales a alturas insospechadas junto a sus legendarios cocaleros.


Banzer no tuvo más remedio que negociar y expulsar a la empresa Aguas del Tunari, mientras remunicipalizaba a Semapa, la compañía de aguas de Cochabamba.


En el estrujante reporte de Der Spiegel (http://goo.gl/v5kbJs), que sinteticé (http://goo.gl/1rrWWq), no podía faltar la paradigmática guerra del agua en Bolivia, bajo la presión privatizadora del BM en la primavera de 2000, que carcomió la cuarta parte de los ingresos de la clase ordinaria fagocitados por un alza de 300 por ciento de las tarifas.


La revuelta ciudadana e indígena –el segmento más afectado debido a su pauperización por el neoliberalismo– obligó a revocar la privatización del líquido que catalizó la restitución estatal de los hidrocarburos que forman parte de la médula de su presente auge económico y entronizó el liderazgo de Evo Morales, quien creó el Ministerio del Agua y consagró el derecho al agua en la nueva Constitución.


Evo, quien vivió en su infancia la carencia del líquido vital, sentenció que el agua no puede ser un negocio. Debe ser un bien común.


En contraste al selectivo ostracismo acuífero del previo modelo neoliberal –con dedicatoria discriminatoria contra sus maravillosos indígenas: su mayoría–, el portal alemán señala que hoy 83 por ciento de los bolivianos tienen acceso a agua potable bebible, comparado con menos de la mitad de la población en 1990. ¡Vaya hazaña!


El modelo de la renacionalización hídrica en Bolivia ha sido imitado en varios países y regiones (sic), incluyendo Argentina, Indonesia, Ghana y Malí, que han colocado otra vez su agua bajo el control público.


Todo lo contrario del devaluado cuan inepto México neoliberal itamita, un vulgar "banzerismo après la lettre", que insiste en privatizar el líquido bajo la fétida ley Korenfeld (http://goo.gl/OC7rm7) de Conagua, cuya pésima gestión afecta a las zonas paupérrimas del DF (Iztapalapa, http://goo.gl/dhUOZz) y el estado de México ( Neza, Ixtapaluca, Chalco, Texcoco, etcétera): ¡una Bolivia mexicana!


Conagua –aún telecontrolada por el felón David Korenfeld Federman, dedicado a promover los intereses hidráulicos de Israel en detrimento de México– está provocando la imitación de la primavera ciudadana de Bolivia.
Pocos temas levantan tanta pasión como el agua.


¡Cuidado: con el agua no se juega!


http://alfredojalife.com
@AlfredoJalifeR_
www.facebook.com/AlfredoJalife
http://vk.com/id254048037

Publicado enMedio Ambiente
Sábado, 29 Agosto 2015 11:28

Magdalena Medio, 13 años después

Magdalena Medio, 13 años después

Las inversiones de capital en la región del Magdalena Medio, en el contexto de una rigurosa crisis ambiental y social, con el control de estructuras neo-paramilitares enquistadas en el dominio de la tierra y el Estado local, amparado para ello en la complicidad del Estado nacional y los medios de comunicación, merecen una revisión constante. En efecto, el conflicto armado tiene intencionalidades económicas aún no esclarecidas, que en escenarios de diálogos entre el Estado y los grupos insurgentes, son un factor determinante.

 

En este contexto, la salida al conflicto armado, pasa, entre otros factores, por el esclarecimiento de las responsabilidades que tienen los grupos económicos y sus empresas en la reproducción de un modelo desarrollado en medio de la guerra y consolidado a partir de violaciones masivas a los derechos humanos y el desplazamiento forzado en extensos territorios del país.

 

El territorio

 

La región del Magdalena Medio1, es una zona de conexión entre el Caribe y el interior del país. Por allí transitan buena parte de las mercancías que circulan entre los centros urbanos del interior (Bogotá, Santander, Antioquia) y las rutas marítimas del comercio globalizado, para potenciar lo cual están en desarrollo varios proyectos de infraestructura: La ruta del Sol, la hidrovía del Magdalena, El puerto de Barrancabermeja, los puertos de Gamarra, y varias conexiones férreas entre las que está el proyecto del Ferrocarril del Carare.

 

En paralelo, están en proceso fuertes transformaciones en la estructura productiva de la región. La "agroindustria" se expande de manera notoria, sobresaliendo los cultivos de palma africana y ganadería. Por ejemplo, la palma ha pasado de 80.000 hectáreas en la primera década del dos mil a casi 140.000 en la actualidad, con perspectivas de aumentar a 300.000 hectáreas para la próxima década, lo que demanda profundizar las transformaciones de la estructura social, ambiental, económica y política regional.

 

Las notorias inversiones de capital dirigidas hacia esta región no son comprensibles si al margen quedan tres factores centrales: 1) la extracción de recursos naturales, 2) el control y transformación del uso de la tierra y, 3) la hegemonía del proyecto político paramilitar en la región.

 

1) La extracción de recursos naturales. En este aspecto hay que valorar la potencial expansión de la explotación de recursos naturales, como el carbón y otros minerales, en las montañas de la Cordillera Oriental (Cundinamarca, Boyacá, santanderes), cuyo principal obstáculo operativo son los altos costos de transporte desde los yacimientos hasta los buques de embarque en el Caribe (70 US/ton)2. También existe la actividad extractiva petrolera y los potenciales yacimientos de hidrocarburos, que con la tecnología del fracking, poseen la capacidad de seguir transformando la región3.

 

Este factor está sujeto a la coyuntura de precios internacionales de minerales y petróleo –materia prima esencial de los circuitos económicos globales–, cuyo precio por barril aumentó desde 40 dólares en el año 2004 a 140 en el año 2008, fluctuando alrededor de los 90 hasta mediados del 20144. En contraste, a finales del 2014 e inicios del 2015, se observa un notable descenso en el precio internacional de las materias primas, entre las que –por ejemplo el petróleo– cayó hasta los 49 dólares por barril en enero de 2015. A la par, los precios de la onza de oro, por ejemplo, descienden hasta 1.194 dólares, precios comparables con la crisis financiera del año 2008, desestimulando las inversiones en los proyectos extractivos. No obstante, la tendencia mundial de agotamiento de materias primas, más su creciente demanda (por el incremento de la población y su mayor demanda en Asia), permite pensar que los precios tendrán un crecimiento paulatino y sostenido en el tiempo.

 

2) Control y transformación del uso de la tierra. En Colombia, 8,6 millones de hectáreas de tierra fueron despojadas en los últimos veinte años. En este contexto, todos los departamentos con coordenadas en la región del Magdalena Medio registran un notable incremento del indicador de concentración de tierra (Gini)5. Se encuentran casos, como el de La Dorada (Caldas) donde el Gini de tierras pasó de 0,639 en 2000 a 0,740 en 2009 o en Yondó (Antioquia) aumentó de 0,641 a 0,696. La concentración de tierras se ha apalancado en proyectos agroindustriales, especialmente de palma africana y la ganadería extensiva.

 

3) La hegemonía del proyecto político paramilitar en la región. No es posible entender el mapa político de la región sin considerar la masiva ola de violaciones a los derechos humanos, en particular el desplazamiento forzado que azotó la región por décadas, una de cuyas consecuencias más notorias ha sido la concentración criminal de la tierra, el establecimiento de estructuras mafiosas en el Estado a nivel regional6, y el debilitamiento de los movimientos sociales7.

 

Estas expansiones se han llevado a cabo en el contexto de una grave conflictividad social, dominada por el control político paramilitar. Uno de los más claros indicadores de este hecho, descansa en las cifras de desplazamiento forzado en la región. Tomando como base la población censada en el 2005, y comparándola con el acumulado de desplazados entre los años 1999-2011 –población desplazada 1999-2011/población censada 2005–, es posible encontrar las dimensiones dramáticas del desplazamiento forzoso. Se encuentran casos entre el 2 por ciento de Puerto Salgar (Cundinamarca), hasta Cantagallo (Bolívar) en el que el equivalente al 119 por ciento de la población censada en el 2005 sufrió expulsión por desplazamiento forzado. En total, entre los años 1999 y 2011, fueron desplazadas 144.274 personas en los municipios de la región, es decir el 20 por ciento de la población censada en el 2005.

 

Por otro lado, los campesinos que quedan se encuentran acorralados entre cultivos de palma y ganadería, controlados por estructuras neo paramilitares que todavía ejercen control territorial de manera velada8. La pérdida de sus medios de vida, el deterioro de las condiciones ambientales que garantizaban su autonomía alimentaria (pesca, caza, leña, materiales de construcción, entre otros), está llevando a comunidades enteras a enfrentarse a la migración forzada por la pérdida de sus medios de vida.

 

Si bien el desplazamiento está determinado por la acción de actores armados, es necesario subrayar que muchas actividades extractivas se llevaron a cabo en estas regiones en medio del conflicto, es el caso de las exploraciones mineras y petroleras9, pero también la siembra de cultivos como palma africana y la potrerización para ganadería. La expansión de las inversiones extractivistas en medio del conflicto, refuerza la afirmación sobre la relación entre actores armados y grupos económicos. Acción violenta que persiste.

 

El narcoparamilitarismo en el año 2015 es una realidad. Indepaz señala en su VIII informe sobre grupos paramilitares 201210, que estas estructuras se han expandido en los últimos años a través de nuevas membresías. De 259 municipios con presencia de grupos paramilitares identificados en el 2008 se pasó a 409 en el año 2012. De los 32 municipios de la cuenca media del Magdalena, se reportan 23 municipios con presencia y actividad de Los Rastrojos, 14 municipios con actividad de Los Urabeños, 7 municipios con actividad de Las Águilas Negras y 3 municipios con actividad de Los Paisas.

 

Dimensiones del uso de la tierra

 

De las dimensiones del uso de la tierra, pueden cuantificarse de manera aproximada los conflictos territoriales. La cuenca media del Magdalena tiene 3,4 millones de hectáreas. Si se suman los actuales uso de la tierra arroja como resultado 3,8 millones. El aumento de la ganadería, la siembra de palma africana y la minería presionan de manera permanente a la cobertura de bosques, el área de ciénagas y a la agricultura minifundista.

 

Al revisar las perspectivas de crecimiento de las principales actividades extractivistas, es posible dimensionar las proporciones del conflicto. En la cuenca de 3,4 millones de hectáreas, los proyectos extractivistas suman 5,1 millones de hectáreas, entre solicitudes mineras (1,8 mill ha), bloques de exploración de hidrocarburos (1,4 mill ha), y aumento de área sembrada de palma africana (300.000 ha), cifras que revelan una clara conflictividad producto de la expansión de las inversiones extractivistas, de las que, seguramente, derivarán nuevos conflictos ambientales y por la apropiación de tierras.

 

Persistente presencia

 

El paramilitarismo no es una estructura militar desmantelada. Es un proyecto político-militar que sigue controlando varias regiones del país. El paramilitarismo, es un fenómeno que abarca no sólo estructuras militares, se relaciona de manera estrecha con las élites políticas regionales, coopta las rentas del Estado a nivel regional y encausa significativas sumas de dinero del narcotráfico para la financiación de grandes proyectos productivos. En el Magdalena Medio hay una coexistencia no suficientemente esclarecida de capitales del lavado, con grandes inversiones especulativas del extractivismo. Es posible pensar en la existencia de sinergias entre estos capitales, que quedarían a nivel de hipótesis ante el control efectivo que ejercen estructuras mafiosas en la región. Realzar, por ahora, que la evidencia más clara de los estragos causados por el modelo extractivista implementado, son las altas proporciones de desplazamiento forzado, desnutrición en la población regional, la concentración de la propiedad de la tierra, el control del Estado a nivel local y la angustiosa crisis ambiental.

 


 

* La investigación completa puede consultarse en cedins.org.
1 En este documento, se entiende la región del magdalena medio se entiende como la correspondiente a la cuenca hidrográfica del río, que empieza en Puerto Salgar Cundinamarca hasta La Gloria en el Cesar. Los límites se circunscriben a las líneas divisorias de aguas. Aunque no puede pasarse por alto que la región tiene fuertes conexiones con otros centros políticos y económicos del país, por lo que el análisis desde la cuenca puede tener claros limitantes.
2 El camino hacia la competitividad del carbón. Jorge Taboada, Gerente de la corporación para el Desarrollo del Ferrocarril del Carare.
3 Magdalena Medio, llamado a liderar producción con "Fracking". Vanguardia.com, 7 de diciembre de 2014.
4 Información obtenida de: charts.kitco.com
5 Cesar: 0,75 (2000), 0,77 (2009); Caldas: 0,87 (2000), 0,88 (2009); Santander: 0,79 (2000), 0,80 (2009).
6 Y refundaron la patria... Claudia López (Editora). Edt. Debate, Bogotá 2010.
7 El lado oscuro del carbón. La violencia paramilitar en la zona minera del Cesar, Colombia. Marianne Moor y Jorls van de Sandt. PAX. Junio de 2014.
8 Y refundaron la patria... op. cit.
9 "¿Sólo coincidencias?", periódico desdeabajo Nº 214, Junio 20 - Julio 20 de 2015. "AngloGold Ashanti y El Bloque Central Bolívar: ¿Sólo son coincidencias?" Equipo de investigación sobre territorio y extractivismo. Cedins. 2015.
10 VIII Informe sobre grupos paramilitares. Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz –Indepaz–. 2012.
11 Datos tomados de: Deterioro de humedales en el Magdalena Medio: un llamado para su conservación. Fundación Alma, Valentina Garzón y Juan Gutiérrez. Bogotá 2013.

Publicado enEdición Nº 216
Privatización global del agua por megabancos de Wall Street y el Banco Mundial

El muy crítico portal Project Censored –con sede en la Universidad estatal de Sonoma, uno de los 23 campus del sistema público universitario de California– comenta que el Banco Mundial (BM) adoptó una política de privatización del agua con un precio de pleno costo, cuando el "consumo global del líquido se duplica cada 20 años, más de dos veces la tasa del crecimiento de la población humana ( http://goo.gl/Ny0TrV )".


Según la ONU, más de mil millones de personas carecen ya de acceso al agua potable fresca.


En caso de persistir estas tendencias, en 2025 la demanda del agua fresca aumentaría 56 por ciento (¡supersic!) que la presente cantidad asequible.


Las megatrasnacionales estadunidenses, como Monsanto y Bechtel (la mayor constructora de EU), intentan monopolizar el abasto de agua en el mundo, por lo que buscan el control de los sistemas mundiales de agua y su abasto.


Project Censored refiere que una de las grandes batallas por la privatización global del líquido se escenificó en Bolivia, donde fracasó hasta ahora debido a la revuelta ciudadana que impidió el cobro por la captura de lluvia (¡supersic!).


El investigador Jo-Shing Yang revela la identidad de los megabancos de Wall Street y la City/Londres que han iniciado el asalto de los países en el planeta entero para privatizar el recurso: Goldman Sachs, JP Morgan Chase, Citigroup/Banamex, UBS, Deutsche Bank, Credit Suisse, Macquarie Bank, Barclays Bank, Blackstone Group, Allianz y HSBC ( http://goo.gl/wY77xp ).


Tales megabancos están consagrados a la especulación de los derivados financieristas que equivalen a un mínimo de 20 veces el PIB global.


Valen algunas precisiones a la excelente investigación de Jo-Shing Yang: Blackstone está ligado genealógicamente a Black¬Rock, que dirige el israelí-estadunidense Larry Fink (http://goo.gl/QC5VLg).


Se recuerda que el organigrama de la triada financierista Blackstone/BlackRock/Evercore Partnership (Protego) se despachó con la cuchara grande de la privatización exógena del petróleo del cada vez más fallido "México neoliberal itamita (http://goo.gl/WlOYm7)", a costa de la extinción gradual de Pemex ( http://goo.gl/qlHkmw ).


Los megabancos israelí-anglosajones consideran el agua una "materia prima crítica ( critical commodity)", mucho más importante que el petróleo.


Ya en 2008 la polémica Goldman Sachs –con crapulosos fraudes a cuestas en todo el planeta– calificó el agua como el petróleo del próximo siglo y uno de los "cinco grandes riesgos globales ( http://goo.gl/D39cB8 )".


Goldman Sachs explota las carencias del género humano para sacar enormes ganancias, por lo que lleva(ba) colectados más de 10 mil millones de dólares para inversiones en infraestructura que incluyen al agua y cuyo supernegocio ascendía hace siete años a estratosféricos 425 mil millones de dólares.


Junto a Blackstone, Goldman Sachs ha incursionado en la adquisición de muchas empresas consagradas al agua.
Para Williem Buitler, principal economista de Citigroup/Banamex en 2011, el agua es un activo de clase (¡supersic!) que será eventualmente la más importante materia prima física (sic) que empequeñecerá al petróleo, cobre, las materias primas agrícolas y los metales preciosos. ¡Súper uf!


En la conferencia Inversiones del agua, de 2008, Citigroup/Banamex identificó las 10 principales tendencias del sector hidráulico: 1) sistemas de de¬salinización, 2) tecnologías de reutilización, 3) instalaciones/producción, 4) membranas de fil¬tración, 5) desinfección ultravioleta, 6) tecnologías de trata¬miento de agua de lastre, 7) ósmosis para la desalinización, 8) tecnologías de eficiencia, 9) sistemas de tratamiento punto de uso y 10) competidores chinos (sic).


Se desprende que cada una de las 10 tendencias representa un rubro multimillonario de lucro pantagruélico.
A mi juicio, EU libra(rá) una guerra del agua contra China –mediante su privatizacion tangencial– cuando Pekín enfrenta una grave carestía con 20 por ciento de la humanidad y el control de sólo 7 por ciento del abasto global de agua, además de una clase media demandante de agua embotellada.


Para Citigroup/Banamex, el letal fracking (fractura hidráulica) constituye una oportunidad lucrativa (sic), ya que genera demanda masiva de agua y sus servicios. La desgracia de la humanidad es la felicidad financierista para Citigroup/Banamex, que admite que "80 por ciento del agua del fracking no (¡supersic!) puede ser reutilizada ya que es de tres a 10 veces más salada que el agua de mar".


The New York Times expone a las entidades financieristas que han colectado 250 mil millones de dólares para inversiones en infraestructura, primordialmente en agua (http://goo.gl/N8JqqG): Goldman Sachs, Morgan Stanley (que fichó al ex director de Pemex: Jesús Reyes-Heroles González Garza, http://goo.gl/JUN5AX ), Credit Suisse, KKR y el Grupo Carlyle (vinculado al nepotismo dinástico de los Bush y a su empleado local Luis Téllez Kuenzler).


New Scientist revela la identidad ( http://goo.gl/p06ycx ) de la plutocracia bancaria (uno por ciento) que controla al mundo (99 por ciento) y que, coincidentemente, se encuentra detrás de la privatización global del agua.


Russia Today devela las cuatro entidades financieristas condensadas que controlan a los megabancos privados que dominan a su vez a la Reserva Federal: BlackRock, State Street, Vanguard Corp. y FMR/Fidelity ( http://goo.gl/UjlfE3 ).


Existen señalamientos polémicos de que los banqueros esclavistas Rothschild controlan a estas cuatro entidades financieristas cupulares –BlackRock, State Street, Vanguard Corp. y FMR/Fidelity– que dominan a su vez a las principales 500 empresas globales de Fortune ( http://goo.gl/uF7142 ).


El término agua es muy amplio para los financieristas de la banca israelí-anglosajona de Wall Street/la City, ya que incorpora los derechos acuíferos –el derecho a extraer mantos freáticos y ríos–, terrenos con agua en la superficie o subterrá¬neos –lagos y estanques–, proyectos de de¬salinización, purificación de agua y tecnologías de trata¬miento, irrigación, fracking, mantenimiento y construcción –acue¬ductos, agua embotellada–, etcétera.


En mi reciente participación en el Congreso mexicano, durante el foro El campo en México, la reforma pendiente, alerté a los legisladores sobre los alcances geoestratégicos/regionales/locales de la privatización del agua y su amenaza a la seguridad nacional y a la inhumana dislocación de 30 millones de miserables campesinos locales ( https://goo.gl/2ygZMD ).


A propósito, el portal texano-israelí Stratfor amenazó que "México se quedará sin agua si no la privatiza ( http://goo.gl/z3fMKQ )".


En mi conferencia en Ciudad Neza advertí sobre el impacto a los asentamientos irregulares y a la propiedad catastral (https://goo.gl/VrM3ea) por la perniciosa ley Korenfeld, que favorece los interses de la empresa estatal (sic) Mekorot de Israel mediante sobornos al equipo íntimo del premier Netanyahu ( http://goo.gl/DpgNlF ).


Ante la depredación financierista de Wall Street y la City, hoy la última batalla, que libran los humanistas que quedan en nombre del último reducto de la democracia en vías de extinción, es el agua: principal botín plutocrático del siglo XXI.


http://alfredojalife.com 
@AlfredoJalifeR_
https://www.facebook.com/AlfredoJalife
http://vk.com/id254048037 

Publicado enEconomía

Se intensificaron las presiones anglosajonas de The Economist (29/11/13), The Financial Times (3/12/13) y de Moody's (5/12/13) para la privatización de Pemex, mientras la OPEP arguye que la burbuja del shale gas (gas esquisto/lutitas) estallará en un máximo de cinco años ( The Voice of Russia, 3/12/13).

 

La batalla arrecia entre turiferarios y detractores del shale gas debido a su probable daño a la salud pública y al ambiente.

 

El multimedia Russia Today se ha vuelto referencia obligada de la antítesis de la revolución energética de Estados Unidos (EU), propulsada como la nueva Arabia Saudita (Saudi America) que cambiará la geopolítica mundial ( McClatchyDC, 28/11/13). Aunque mercadotécnicamente sea atractivo, falta cerciorarse que sea verdad.


El multimedia ruso (29/11/13) evidencia que Texas, el epicentro mundial del fracking (fracturación hidráulica de multiperforación horizontal), ha sido sacudida por 16 (¡supersic!) sismos en las pasadas tres semanas, uno de los cuales fue el más intenso en los pasados cinco años: "muchos sospechan (sic) que el fracking es el culpable". Sea lo que fuere, lo relevante es la percepción de la población texana afectada y que no entiende mucho de correlaciones probabilísticas y menos de hallazgos científicos maquillados y maquilados por las grandes trasnacionales petroleras, cuando un sector importante de los ciudadanos de EU, no se diga de la comunidad científica, comienzan a inquietarse por los efectos del fracking, sin dejar de lado los hallazgos perturbadores sobre el calentamiento global, como acaba de demostrar el Panel Intergubernamental del Cambio Climático de la ONU.


En Massachusetts, el Comité Am¬biental de su legislatura aprobó una enmienda que impone una moratoria de 10 años al fracking del shale gas ( Russia Today, 30/11/13). ¿Por qué el kakistocrático Congreso mexicano, en lugar de aprobar alocadamente una reforma energética a todas luces tóxica, no impone una moratoria de 10 años al shale gas en el territorio nacional?


La nota de The Voice of Russia es implacable sobre la agonía del shale gas: "No es una revolución; es sencillamente una ola. La euforia del shale gas pronto se desvanecerá. La OPEP ha hecho una declaración sobre el efecto inmediatista del golpe de Estado (¡supersic!) en la extracción de los hidrocarburos".


Alexander Razuvayev, director del departamento de análisis de la empresa Alpari, citado por The Voice of Russia, considera que en 2018 (sic) solamente quedarán ilusiones (sic) sobre la revolución energética de EU. No más de cinco años: este es el máximo que concede la OPEP a la supuesta revolución espuria del shale gas en EU que en su inicio ha sido exitosa, cuando el pasado noviembre la producción de petróleo excedió sus importaciones por primera vez en 20 años. Pero sucede que las investigaciones de la OPEP, que produce alrededor de la tercera parte del petróleo mundial, "revelaron que el volumen de producción está disminuyendo en varios de los depósitos del petróleo shale en EU"; incluso, en algunos lugares el desplome de la producción ha sido abrupta en más de 50 por ciento.
La OPEP admite que las fuentes no tradicionales darán a EU 5 millones de barriles adicionales al día, que luego empezarán a declinar en forma dramática.


Razuvayev explica: "A diferencia del método tradicional, la producción de un pozo de petróleo shale es de corto plazo" por lo que se alcanza un máximo de volumen de producción y a partir de entonces, se genera su desplome. Comenta que EU deseaba disminuir su dependencia en el abastecimiento del petróleo de Medio Oriente a corto plazo. No se puede negar que lo consiguieron, mientras probaron sus tecnologías. Pero apareció lo inesperado: resulta y resalta que el fracking no es redituable.


Este asunto de la ausencia de ganancias, amén de ser muy extraño, ha sido expuesto ampliamente por el director de Shell (Bajo la Lupa, 6/10/13), mientras los chinos empiezan a abandonar su apuesta en el shale gas de Canadá. Curioso: cuando muchos países del mundo empiezan a abandonar el espejismo del shale gas, como la Unión Europea, llama la atención el masoquismo del "México neoliberal itamita", que se aferra a hundirse con EU en el naufragio del shale gas bajo el embelesamiento de la seguridad energética de Norteamérica –de Canadá (y canadienses con visa) y México (sin mexicanos, con muro de la ignominia, drones y patrulla fronteriza) bajo la batuta anglosajona de EU.


Es evidente que alguna de las posturas antagónicas entre turiferarios y detractores va a perder y, a mi juicio, el "México neoliberal itamita" actúa en forma irresponsable al apostar parte de su destino en la incertidumbre de la burbuja del shale gas cuando México todavía ostenta pletóricas reservas en las profundidades del Golfo de México ¡En contraste de EU que dilapidó sus reservas on-shore y off-shore!
The Voice of Russia aduce que las consecuencias para el ambiente no han sido plenamente estudiadas, cuando los ambientalistas de EU han pegado el grito en el cielo y han advertido que el fracking llevaría a la contaminación de las fuentes de agua potable, además que la amenaza de sismos ha aumentado. Por lo pronto, se vislumbra una ola de demandas legales contra las empresas de shale gas.
Sergei Pravosudov, director del Instituto de Energía Nacional de Rusia, documenta una serie de atentados ambientales provocados por el polémico fracking.


The Voice of Russia cita que la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) –el brazo energético armado de la OTAN– advirtió recientemente el inminente fin del sector de la revolución energética y ha calculado que "en siete años el auge de la energía shale en EU se desvanecerá".


Mantengo mi hipótesis de que la burbuja del shale gas promovida por el gobierno de EU, su industria petrolera y la bancocracia de Wall Street, constituye una pérfida jugada de atracción que le da respiro a su sector energético en un lapso de cinco a 10 años (en suelo mexicano) mientras consiguen apoderarse de las aguas profundas del Golfo de México que piensan cambiar de nombre a Golfo de EU para que forme parte del mar Mediterráneo de EU (Bajo la Lupa, 24/11/13).


Ignoro si la reforma energética entreguista/masoquista de Peña/Videgaray/Aspe cayó en la trampa que le tejió EU bajo el modelo de la seguridad energética de norteamérica, o si claudicó en forma deliberada –aunque poseo datos de mayor ponderación para la segunda opción que van desde Scotiabank pasando por Black¬Rock hasta los Rothschild (Bajo la Lupa, 7, 21 y 28/7/13, 18/9/13 y 13/11/13). El shale gas de México –que daría cinco a 10 años adicionales de gracia a EU– es una trampa. La verdadera jugada se centra en las aguas profundas, pero muy profundas, del Golfo de México que pasa por el aniquilamiento de Pemex y que daría a Washington otro respiro, ese sí superlativo, para una generación entera, si es que no acontecen antes sucesos inesperados.


http://alfredojalife.com
@AlfredoJalife
https://www.facebook.com/AlfredoJalife

Publicado enInternacional

Como todos los años por estas fechas la Agencia Internacional de la Energía (AIE) publica su "Prospectiva Energética Mundial" (World Energy Outlook) con sus proyecciones a futuro[1]. En este caso particular con el horizonte puesto en el año 2035. El mundo se prepara para una explotación exhaustiva de los recursos no convencionales y cruzar despreocupadamente el umbral del cambio climático.

 

El escenario central del informe incorpora todas las medidas que los gobiernos del mundo han anunciado en materia de energía y mitigación del cambio climático. Es decir, es el mejor de los mundos posibles en el contexto del orden económico actual. En este mundo futuro el petróleo seguirá fluyendo de manera creciente para alimentar el aumento esperado del consumo que superará los 100 millones de barriles diarios para el año 2035. El consumo de petróleo se concentrará en sólo dos sectores: el transporte y la petroquímica y los principales centros de demanda serán China, India y el Medio Oriente.

 

Todo el aumento esperado de la extracción de crudo provendrá de los yacimientos no convencionales: petróleo extra pesado, arenas asfálticas, plataformas submarinas, etc. El petróleo convencional, el cual ha alimentado el crecimiento económico durante el último siglo, continuará su declive y apenas podrá ofrecer 65 millones de barriles diarios.

 

El costo del crudo para esa fecha se situará en el entorno de los 128 dólares el barril, lo que hará viable la explotación de aquellos yacimientos no convencionales. Sin embargo no descarta que esto sea posible gracias a los fabulosos subsidios que los gobiernos del mundo destinan para mantener los precios bajos y que en el 2012 alcanzaron la suma de 544.000 millones de dólares.

 

Como contraparte las fuentes energéticas renovables recibieron USD 100.000 millones en subsidios durante 2012 a nivel global y podrían llegar en 2035 a ser beneficiadas con subsidios por un valor de USD 220.000 millones. Esto demuestra que el petróleo sigue siendo la fuente energética privilegiada para los gobiernos y que las renovables aún no gozan del respaldo y la confianza necesaria.

 

A pesar de todo la energía eólica y la solar fotovoltaica aumentarán su participación en la generación de electricidad pero apenas lograrán alcanzar un 30% de la matriz eléctrica mundial. Por su parte la energía nuclear también crecerá en algunos países –particularmente China, Corea, India y Rusia- a pesar de los riesgos que ha demostrado la reciente experiencia de la central de Fukushima que, a casi tres años del accidente, aún continua derramando agua radioactiva al océano.

 

La generación de electricidad crecerá en más de dos tercios en el período considerado y los combustibles fósiles seguirán siendo la mayor fuente primaria para alimentarla. La tecnología de captura y almacenamiento de CO2 apenas estará presente en el 1% de los nuevos emprendimientos energéticos.

 

Las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía crecerán un 20% hacia el 2035. Este escenario energético supondrá una elevación de la temperatura media a largo plazo de 3,6 °C, es decir, muy por encima del objetivo de 2 °C acordado internacionalmente.

 

Como puede apreciarse el panorama que traza el informe reafirma la viabilidad del suministro creciente de energía aunque a costa del cambio climático, altos impactos ambientales y amplios subsidios gubernamentales. Este nuevo reporte ha disminuido sus preocupaciones ambientales presentadas en las ediciones anteriores donde alertaba acerca de la imposibilidad de consumir más de un tercio de las reservas fósiles existentes si se quiere mantener un sistema climático estable. Tampoco hace referencia a su anterior "Escenario 450" donde hacía una serie de recomendaciones para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero a un nivel sostenible para el clima.

 

En estos días se está celebrando la 19ª Conferencia de las Partes de la Convención de Cambio Climático en Varsovia. Habrá que ver si los resultados que de allí emerjan logran poner algo de freno a esta loca carrera energética que está a punto de llevar a la humanidad a una crisis ambiental nunca antes conocida.

 

Gerardo Honty es analista en Energía y Cambio Climático de CLAES (Centro Latinoamericano de Ecología Social)

[1] www.worldenergyoutlook.org

Publicado enInternacional
El agua podría provocar una guerra en Oriente Medio

Pese a la creencia más extendida, el petróleo no es el líquido más valioso en Oriente Medio.

Esa condición le pertenece al agua y un reciente informe asegura que su escasez conducirá a que algunos países no puedan satisfacer las necesidades básicas de la población.


De acuerdo con el informe del analista Russell Sticklor, del Instituto de Estudios Estratégicos Stimson Centre, publicado en el portal GulfNews, la próxima guerra global de Oriente Medio estallará por el agua.


Una de estas guerras, opina Sticklor, ya ha comenzado parcialmente en Siria y además se está desarrollando allí con una crueldad sin precedentes.


Sticklor recordó que a principios del siglo XXI investigadores israelíes advirtieron que la explosión demográfica en Siria y la sequía sin precedentes que sufría la región conducían al desastre en el país árabe, una tragedia que hoy en día está teniendo lugar ante los ojos de todo el planeta.


Oriente Medio y África del Norte se consideran las zonas más pobres del mundo en lo que se refiere a recursos de agua potable. El clima desértico y la falta de lluvias hace que la población local sea completamente dependiente de las aguas subterráneas y de los ríos: el Nilo, el Jordán, el Éufrates y el Tigris.


Históricamente, la región no estaba tan densamente poblada y las fuentes de agua de las que disponía eran suficientes, aunque no sin dificultad, para satisfacer las necesidades de la gente. Sin embargo, desde 1950 la población de esta región aumentó en un total de 300 millones de personas, una cantidad equivalente a toda la población actual de Estados Unidos.


El analista destaca que los países todavía no han encontrado una solución al problema de cómo suministrar agua a un número tan elevado de ciudadanos. Siria, Egipto y Yemen casi han agotado totalmente las fuentes subterráneas de agua y otros recursos que tenían a su disposición.


Sticklor añade que el problema del agua en Oriente Medio se complica aún más por el hecho de que sus fuentes se ubican fuera de la región. En Egipto, por ejemplo, la principal fuente de agua es el Nilo, que fluye desde Etiopía, que, por su parte, planea construir una presa que servirá para alimentar el generación de una futura central eléctrica. Las aguas del Éufrates fluyen a Siria e Irak desde Turquía, por lo que estas naciones se ven bastante vulnerables ante la manipulación del agua por parte de sus vecinos.


Según subraya Sticklor, los países de la región deben tomar medidas inmediatas para la conservación y el reciclaje del agua, la modernización de los sistemas de abastecimiento del líquido elemento y su drenaje. La solución inevitable para los países de Oriente Medio será también la desalación del agua marina, a pesar del enorme costo de esa operación.


Sticklor cree que la crisis del agua también podría tener ciertas consecuencias positivas. "El agua es indiferente a los desacuerdos religiosos, nacionales y políticos que dividen tan rígidamente a Oriente Medio. Es probable que ya no se pueda evitar la crisis del agua en la región, pero todavía es posible mitigar su escala si los países vecinos inician un diálogo abierto sobre la búsqueda de estrategias comunes en esa área", indicó el analista.


(Con información de Europa Press)

Publicado enInternacional