Home » ¿Pura coincidencia?

¿Pura coincidencia?


No estoy seguro si calificaría lo que dice el famoso cartelito en lo que voy analizar en el presente comentario.


 


En estos días se ha hablado y discutido bastante sobre la aparición, no muy publicitada, de la continuación del llamado Plan Bush para Cuba o como se denomina formalmente “Informe de la Comisión para la Asistencia a una Cuba Libre”.


 


Uno de los más agresivos y repudiados capítulos del Plan Bush es donde se puede leer sobre la imaginaria “devolución de propiedades”. El compañero Ricardo Alarcón en su trabajo publicado en Granma, Crónica de una guerra anunciada, describe así lo que, como aspiración, plantea este acápite:


“Devolución a sus antiguos dueños de todas las propiedades, incluidas todas las viviendas de las que millones de famil ias serían desalojadas, en menos de un año y bajo la supervisión y el control del Gobierno norteamericano mediante la Comisión del Gobierno de Estados Unidos para la Devolución de Propiedades.”


 


Pues bien, hay algo que encontré en las páginas desde la 202 hasta la 207 del libro “Dinastía Americana: Aristocracia, fortuna, y las políticas de engaño en la Casa de los Bush”, del autor norteamericano Kevin Phillips, que fue publicado por la editorial Penguin, de Nueva York, en el 2004.


Dice así el citado texto:


 


“Walker (se refiere a George Herbert Walker bisabuelo del actual Presidente) además de sus negocios europeos, tenía viejos y duraderos vínculos con Cuba y sirvió como Director de siete compañías vinculadas entre sí durante la mitad de los años 20 y los primeros años de la década de los treinta:


 


· The Cuba Company.


· The Cuban Railroad.


· Cuban Dominican Sugar.


· Barahona Sugar.


· Cuba Distilling.


· Sugar Estates of Oriente.


· Atlantic Fruit and Sugar.


 


Explica el autor: “Walker estaba involucrado con la Isla a través de tres industrias principales: el azúcar, la destilación de ron y el ferrocarril que servía a estas compañías. En los finales de los 30 y principios de los años 40, el tío favorito del joven Bush (se refiere al padre del actual Presidente) Herbie, tomó el directorado de varias de estas compañías azucareras cubanodominicanas, las cuales finalmente se unieron en la West Indies Sugar Company en 1942¼&”¼George Herbert Walker Jr. (tío del padre del actual Presidente) debe de haber estado aun más enfurecido en 1960 cuando Castro nacionalizó la compañía West Indies Sugar Company de la que había sido director hasta 1959¼ entre 1957 y 1960 los activos de la compañía West Indies Sugar cayeron de un valor de 53 millones hasta prácticamente nada, al nacionalizar el régimen de Castro las tierras, los ingenios y la maquinaria de la compañía.”


 


Y continúa explicando Kevin Phillips en su libro: “El abuelo Walker (bisabuelo del actual Presidente) había muerto en 1953, pero Prescott Bush (abuelo del actual Presidente) también tenía una considerable involucración sicológica con Cuba, su política y su importancia para los EE.UU.¼&¼El destino de Cuba sería una preocupación personal y profesional para Prescott y George Herbert Walker Bush (abuelo y padre respectivamente del actual Presidente)¼&“Las lealtades de la vieja era de Batista persistirían aun hasta el siglo XXI, cuando el gobernador de la Florida Jeb Bush nominó al nieto de Batista, Raúl Cantero, para la Corte Suprema del Estado.”


 


Quizás lo anterior ayude a entender algo que ocurrió desde EE.UU. en relación con Cuba en los años 1960 y 1961, como parte de lo que fue la fracasada invasión de Playa Girón.


 


El investigador californiano Paul Kangas, en un artículo publicado en la revista The Realist, en 1990 reveló:


 


“Un documento desclasificado del FBI coloca a Bush (padre) trabajando con el ahora famoso agente de la CIA Félix Rodríguez en el reclutamiento de exiliados cubanos de extrema derecha para la invasión a Cuba. Trasladándose semanalmente de Houston a Miami, Bush junto a Félix Rodríguez se pasó buena parte de los años 60 y 61 reclutando cubanos en Miami para la invasión.”


 


El mismo autor, en otro trabajo publicado en el magazín True Democracy en el verano del 2002 afirmaba:


 


“Recientemente yo entrevisté al antiguo oficial de enlace de la CIA, L. Fletcher Prouty, quien me dijo que uno de los proyectos que él hizo para la CIA fue en 1961, y consistió en enviar en barcos de la Marina Norteamericana desde un embarcadero a los agentes de la CIA en Guatemala que planeaban la invasión a Cuba. El agregó que envió los tres barcos a un agente de la CIA nombrado George H.W. Bush, quien pintó los tres navíos de manera que lucieran como embarcaciones civiles. Aquel agente de la CIA decidió nombrar los tres barcos y les puso los nombres de su esposa, su ciudad natal y su compañía de petróleo. Les llamó Bárbara, Houston y Zapata.”


 


Y como colofón a todo lo anterior, el autor Kevin Phillips en su ya citado libro del 2004, “Dinastía Americana: Aristocracia, fortuna y la política de engaño en la Casa de los Bush” recordó algo casi desconocido:


 


“El motivo de los intensos sentimientos de Bush sobre Cuba (se refiere a Prescott Bush, abuelo del actual presidente) aun se mantenían y latían en la campaña que hizo para el Senado en 1964, cuando llamó a una invasión de los EE.UU.”


 


Hasta aquí lo que encontré en este libro y hoy comparto con ustedes.


 


Para mí está claro que este Plan Bush de anexión y la política de Estados Unidos contra la nación cubana es algo de profundas causas y no un simple conflicto familiar, pero es curioso el vínculo empresarial y sentimental de los Bush.


 


Por eso creo válido preguntarse:


¿Están algunas de estas compañías o alguna heredera en la lista de reclamaciones que sirve de soporte a la Ley Helms-Burton?


Puede ser que me equivoque y que todo sea pura coincidencia, pero lo que hemos comentado es el espíritu de la Ley de la Esclavitud, como la definió el compañero Raúl; es la raíz de este Plan Bush y ha sido uno de los asuntos neurálgicos de la política de los Estados Unidos contra la nación cubana.


Aquí están de nuevo los hechos, saque usted sus propias conclusiones.


 


Por: REINALDO TALADRID HERRERO


 



 

Información adicional

Autor/a:
País:
Región:
Fuente:

Leave a Reply

Your email address will not be published.