Home » Al final del túnel se ve la luz. Vía al posneoliberalismo

Al final del túnel se ve la luz. Vía al posneoliberalismo

Corrían los años 80 delsiglo XX. El
capitalismo salía de la crisis que le afectó a principios de los70. Ajustes en su estructura y
nuevas medidas políticas y económicas lepermitían un nuevo aire. Fueron medidas que implicaron mayor
concentración dela riqueza y multiplicación de la pobreza, materializada en la privatización delo
público, pretendiendo además, por parte de la minoría más rica del mundo ysus aliados en cada país,
apropiarse de todos los recursos comunes de lospueblos. Con el paso de los años, a esas políticas y
modelos económicos quequedaron legalizados en todas las constituciones de la región se les
conociócomo neoliberalismo. En Colombia, la de 1991 así lo corrobora.

 

Empezar a luchar contra esafase del capitalismo les tomó a unas
sociedades 10 años, a otras un poco más. ¿Cómosalir del neoliberalismo? Diversidad de procesos que
así lo intentan se vivenen el continente. Son luchas y cambios no lineales. Hay logros pero
tambiénretrocesos. Así es la disputa entre las clases. Esto lo conocemos con todaclaridad en
Colombia, donde las normas aprobadas por los constituyentes, apesar de estipular todos los derechos,
fueron ajustadas a su conveniencia, conel paso de los años, por los grupos en el poder. Medidas con
las cuales. en tansolo 15 años, se apropiaron de toda la riqueza pública acumulada en casi dossiglos
de vida “independiente”. Se valieron para ello de una ofensiva militar,social, política, ideológica
y económica. Arrinconaron en la derrota a lasfuerzas sociales. El miedo
cundió.

 

En otros países hicieron lopropio pero el movimiento social reaccionó
con mayor prontitud, favorecido talvez por no haber sido objeto de la acción sistemática de fuerzas
armadas(Ecuador, Venezuela), o tal vez porque sus contrarios entraron en totalcontradicción y
desgaste (Argentina). Son movimientos sociales de diversocarácter que han logrado propinarles golpes
certeros a sus contrarios. Se hanhecho del gobierno. Por ahora desarrollan luchas y transformaciones
en el marcode la legalidad existente. Cambios liderados desde las casas de gobierno, enuna
institucionalización de las rebeldías sociales. En casi todos los casos,cambios parciales, que con
la excepción de Venezuela –donde la sociedad no loaceptó– no se plantean un paso adelante, un mañana
distinto de lo que es elcapitalismo.

 

Por ahora son reformasconstitucionales, algunas de
las cuales asumen una nítida salida delneoliberalismo. Es el caso de Ecuador. Otras logran algunos
avances, pero lacorrelación de fuerzas no les permite hacer todo lo que quisieran,  dejando las transformaciones a mitad decamino, en la mera norma
para reglamentar, a merced de la dinámica de lasfuerzas contrapuestas. Es el caso de
Bolivia.

 

Estos cambios
propician los interrogantes ¿Qué vendrá despuésdel neoliberalismo? ¿Se superará el “Estado de
bienestar” (la estatización deempresas y la atención en derechos básicos a la población) o
simplemente se lereeditará? ¿Cómo actuar para ir más allá de lo conocido? Sólo la prácticadespejará
estos interrogantes. No sólo la teoría, por demás en reelaboración.

 

Las luchas y resistencias prosiguen. Los nuevos
capítulos seescenificarán en el subcontinente. Para acercarnos a lo que está en disputa yasimismo a
una mayor o menor radicalidad de cada una de las experiencias encurso, traemos para los lectores
algunos artículos de dos constituciones, lascuales entran en procesos de reafirmación o rechazo por
parte de sus pueblos:la de Ecuador el próximo 28 de septiembre, la de Bolivia, tentativamente, el
25de enero de 2009.

 

Con la lectura del cuadro
anexo se puede, al mismo tiempo, comparar; verificar los avances
y dificultades deesos pueblos. Pero también se puede tomar en la mano la Constitución deColombia y
comprobar las notables diferencias que nos separan de la ecuatorianay la boliviana, y comprender así
que hay sociedades que ya han entrado en elposneoliberalismo, o van en esa ruta, y otras, como la
nuestra, todavíasometidas y agobiadas por ese terrible modelo.

 

Información adicional

Autor/a:
País:
Región:
Fuente:

Leave a Reply

Your email address will not be published.