Home » Entre la perplejidad y lo paradójico. Jóvenes y educación en Medellín:

Entre la perplejidad y lo paradójico. Jóvenes y educación en Medellín:

Entre la perplejidad y lo paradójico. Jóvenes y educación en Medellín:

¡Qué insolencia!, ¡qué descaro! Atreverse
a afirmar que la Alcaldía de Medellín no garantiza ni protege nuestros derechos. Qué gran osadía es
insinuar que en nuestra ciudad no se atiende a cabalidad el derecho a la educación, sobre todo
cuando hablamos de una ciudad que dice ser la más educada: ¡Ahí están de manera imponente las
bibliotecas!, ¡ahí están los nuevos colegios! No se pueden negar los programas de Jóvenes con Futuro
y Jóvenes Aprendices, y no hay lugar a dudas sobre el aumento de cupos escolares y en formación
técnica. “¡Somos eficientes y estamos cumpliendo!”, es el grito triunfal de la Administración
Municipal.

 

Pero qué paradójico es saber
que la educación, investida por la figura de Derecho Fundamental, es simplemente un artificio que
sostiene y posibilita la implementación y la consolidación de un modelo económico que se desarrolla
desde hace más de una década en la región: la internacionalización de la ciudad y el Área
Metropolitana con el fin de entrar en la lógica de las exigencias del mercado mundial.

 

Se nos habla –en materia de derecho a la
educación– de equipamiento institucional y cobertura en la ciudad, elementos necesarios parael
desarrollo de una política pública, pero más allá de eso se encuentra el problema estructural del
asunto que permite plantearse interrogantes tales como: ¿Cuál es el enfoque pedagógico? ¿Frente al
aumento de cobertura, se ha incrementado la calidad? ¿A quiénes está dirigida tal política pública?
Y ¿cuáles el proyecto de Nación que encarna la política pública de educación para laciudadanía? Sí.
Tenemos derecho a la educación y al trabajo, pero la educaciónrecibida por gran parte de la
población juvenil en la ciudad está enfocada alabores técnicas, inglés, informática, negocios y
finanzas, con el objetivo deconstituir una fuerza de trabajo acorde y funcional con la
implementación del modelo económico que genera precariedad y vulneración de las garantíaslaborales
en los jóvenes. El derecho a la educación no se define en un espaciodemocrático como política
pública, pero sí se determina en las oficinas de la élite financiera.

 

La educación como excusa

 

En la actual coyuntura, la población juvenil más
vulnerable de la ciudad ha sido vinculada por la Administración Municipal con el tema de la
seguridad. El motivo: el impacto público ocasionado por la desmovilización yreinserción del Bloque
Cacique Nutibara y Héroes de Granada de las Auc.

 

En la política pública, el programa de
reinserción iniciado en 2002 generó una fuerte tensión entre la Administración, y sectores políticos
y de la ciudadanía, que veían cómo del presupuesto público se les daban a los desmovilizados, como
ayuda humanitaria, subsidios económicos, cupos de educación en todos los niveles, acompañamiento
psicosocial, capacitación en diferentes ámbitos, inclusión política por medio de la Corporación
Democracia, variados tipos de oferta laboral y de programas de emprendimiento empresarial, y
préstamos en efectivo con asesoría y bajos intereses. Mientras esto sucedía, a los jóvenes pobres de
la ciudad, que soportan laexplotación diaria, el asedio de los vigilantes del espacio público, la
deserción académica, el desempleo y la falta de oportunidades, se les abandonaba en su crítica
situación. De ahí la tensión. Y de ahí que la Administración local se viera obligada a legitimar el
proceso de reinserción creando el programa “Jóvenes con Futuro”, que, según el objetivo del
mismo,“pretende premiar la actitud positiva que tienen los jóvenes y las jóvenes en medio de una
situación de conflicto”, con el fin de “dar nuevas oportunidades”. Lo anterior deja la impresión de
que, entonces, ¿ser bueno sí paga? O, por el contrario ¿el crimen brinda
beneficios?

 


Espacios
estériles de participación juvenil

 

En 1997 se
expide la Ley 375(Ley de Juventud), la cual prescribe la creación de mecanismos democráticos
departicipación y representación para la definición de políticas públicas desdelos jóvenes y para
los mismos. Con base en dicha ley se crea en Medellín la oficina de Metro juventud, responsable de
generar espacios destinados a la participación y el desarrollo integral de los jóvenes
medellinenses. Es de sumarelevancia afirmar que desde tal dependencia municipal los procesos de
construcción de políticas juveniles han sido limitados y estériles, no han encarnado lo dispuesto
por el ordenamiento jurídico y se han centralizado entemas bizantinos, quedando ausentes de la
discusión de las problemáticas estructurales del modelo de ciudad, los mismos que se reflejan cada
día en lasituación de Derechos Humanos de todos los jóvenes.

La perplejidad se torna recurrente al saber que los
diferentes programas diseñados en materia educativa dirigidos a jóvenes son el resultado de
coyunturas y compromisos con “ex jefes paras” o con determinado grupo económico, y no la resultante
de la construcción colectiva y democrática, desde los propios sujetos sociales, de una política
integral que represente unnuevo modelo económico y un nuevo proyecto de gobierno.

Información adicional

Autor/a:
País:
Región:
Fuente:

Leave a Reply

Your email address will not be published.