Aviones de EU lanzan comida sobre Gaza
El lanzamiento de cajas con alimentos desde aviones militares es un recurso para paliar el hambre, sostuvo la Casa Blanca. Foto Afp

La Fuerza Aérea de Estados Unidos dejó caer unas 38 mil comidas en Gaza, dos días después de que más de 100 palestinos perecieron cuando trataban de recibir ayuda de un convoy. El Comando Central estadunidense informó que tres aviones de carga C-130 participaron en la operación, junto con naves de la Real Fuerza Aérea jordana.

Los aviones estadunidenses dejaron caer 66 bultos con comidas de tipo militar la mañana de ayer. Un alto funcionario del gobierno de Washington declaró a los reporteros que es el más reciente en un esfuerzo colectivo, “en los más altos niveles del gobierno estadunidense”, para encabezar la tarea “de dotar de ayuda salvadora de vidas a Gaza, para aliviar el sufrimiento de palestinos inocentes que nada tienen que ver con Hamas.

“Esto será parte de un plan sostenido, en conjunción con nuestros socios internacionales, para aumentar la asistencia vital a la población de la franja”, expuso el funcionario. Las entregas desde el aire continuarán como parte de una “campaña general”, incluyendo cruces por tierra y una potencial ruta por mar que se negocia con funcionarios israelíes y chipriotas.

“Estamos explorando vías de tierra y marina, así como la aérea, para asegurarnos de que agotamos toda oportunidad de hacer llegar alimentos”, añadió el funcionario. Otro empleado del gobierno estadunidense señaló que el principal desafío de llevar ayuda a Gaza no ha sido pasar camiones por los retenes, “sino distribuir los paquetes a las personas”. La falta de legalidad, “que siempre ha sido un problema de fondo, ha alcanzado un nuevo nivel”, expuso este funcionario, y añadió que ha habido una “comercialización” de la ayuda humanitaria de parte de “bandas criminales” que la saquean y luego la revenden.

La forma de resolver este problema es “inundar el mercado” con ayuda “desde todo lugar: aire, tierra y mar”, para desmonetizar las provisiones, añadió.

“Si se desincentiva a los maleantes, a las bandas que atacan los camiones, reducimos la presión sobre las personas desesperadas, no delincuentes, que sólo quieren comida”, expresó.

El jueves pasado, al menos 115 palestinos murieron y cientos más fueron heridos cuando trataban de llegar a un convoy con ayuda. De acuerdo con el Ministerio de Salud de Gaza, controlado por Hamas, los decesos se debieron al fuego disparado por las fuerzas de Defensa israelíes, pero éstas sostienen que muchos murieron en una estampida cuando trataban de llegar a la ayuda, y que tropas israelíes hicieron disparos de advertencia cuando la multitud avanzó hacia ellas “de manera amenazadora”.

Un funcionario del gobierno de Joe Biden calificó de “trágico” el incidente, el cual, declaró, “subraya la importancia de expandir y sostener la ayuda en Gaza, en respuesta a la funesta situación humanitaria”.

Servidores públicos estadunidenses creen que los envíos desde el aire aliviarán algo del sufrimiento en Gaza, pero que, sin un esfuerzo sostenido, en el cual los aviones dejen caer ayuda a lo largo del día, este método no puede remplazar la mayor capacidad que aportan los camiones.

John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, sostuvo antier que las entregas aéreas tienen la ventaja de la rapidez y de actuar sobre locaciones en particular, pero “no sustituyen las distribución de alimentos por tierra”. Los aviones usados para las entregas de ayer sólo pueden llevar 21 toneladas de carga puesta en plataformas de madera (palets). Ese método se utilizó en Afganistán, Irak y Haití.

Siguiendo el ataque de Hamas en Israel, el 7 de octubre, en el que unos mil 200 habitantes fueron asesinados, Israel ha impedido el cruce de gran parte de los alimentos, agua, medicinas y otra ayuda en la frontera con Egipto, y la garita israelí de Kerem Shalom.

La cuarta parte de los 2.3 millones de habitantes en Gaza están en riesgo de inanición, de acuerdo con la Organización de Naciones Unidas. Agencias humanitarias advierten que las entregas por aire son un recurso y no una forma eficiente de repartir ayuda en una localidad en la que el recuento de la guerra registra más de 30 mil pobladores muertos desde hace casi seis meses.

Un tercer funcionario estadunidense indicó ayer que Israel, en principio, ha accedido a un cese el fuego por seis semanas, el cual podría concluirse “hoy” si Hamas “accede a liberar a una categoría específica de rehenes vulnerables, como heridos, ancianos y mujeres.

“El pacto llevaría alivio inmediato a la gente de Gaza y crearía las condiciones para realizar el urgente trabajo humanitario que debe hacerse… y la pelota está actualmente en la cancha de Hamas”, indicó el funcionario, quien añadió que las pláticas continúan en Qatar.

El avance en las negociaciones ocurre pocos días después de que el presidente Joe Biden expresó la esperanza de que se logre un acuerdo antes de este fin de semana. Cuando salía de la Casa Blanca hacia Campo David, Biden respondió sobre si una tregua podría empezar antes del mes sagrado musulmán de Ramadán, y contestó: “Eso estoy esperando. Aún trabajamos duro para lograrlo. No hemos llegado”, y añadió más tarde que un punto crítico era que las partes aún estaban “muy lejos” de un consenso respecto de “definir los tiempos”.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya

Información adicional

Trasciende que Tel Aviv acepta tregua de seis semanas; falta respuesta de Hamas
Autor/a: Gustaf Kilander y Andrew Feinberg
País: Palestina
Región: Medio Oriente
Fuente: La Jornada

Leave a Reply

Your email address will not be published.